¿Hasta qué edad deben ir los bebés a contramarcha?

Contents
  1. #dalelavuelta: la dura campaña de los bebés a contramarcha — Autobild.es
  2. ¿Hasta cuándo deben viajar los niños de espaldas a la marcha?
  3. Niños a contramarcha, lo que dice la Ley
  4. Niños a contramarcha, lo que dicen los expertos
  5. Britax Max Way, una silla para ir de espaldas hasta los 6-7 años
  6. Siete (falsas) creencias que llevan a muchos padres a no elegir una silla a contramarcha para sus hijos
  7. Ocupan mucho espacio
  8. ¿Y dónde meten las piernas?
  9. Mi hijo se marea y llora si viaja así
  10. Se aburre porque no ve
  11. Pero es que así ¡yo no le veo!
  12. Si no es seguro viajar a favor de la marcha, ¿por qué no se prohíbe?
  13. ¿Recomienda la DGT las sillas a contramarcha?
  14. Normas de la DGT para llevar niños en el coche
  15. Viajar a contramarcha según la DGT
  16. ¿Cuándo poner a los niños a favor de la marcha?
  17. Los niños menores de 4 años deberían viajar siempre a contramarcha
  18. Viajar a contramarcha reduce hasta en un 95% el riesgo de fallecimiento o lesiones
  19. ¿Realmente tienes claro cuándo llevar a tu peque a contramarcha?
  20. ¿Por qué debemos llevarlo a contramarcha?
  21. ¿Con qué tipos de sillitas podemos llevarlo a contramarcha?
  22. ¿Y qué modelo de sillita debo comprar?
  23. ¿Con qué edad debemos llevar a los niños a contramarcha?
  24. En busca del modelo sueco
  25. hasta cuándo bebé a contramarcha
  26. ¿Hasta cuándo tiene que ir un bebe a contramarcha según el Reglamento General de Circulación?
  27. ¿Hasta cuándo tiene que ir un bebe a contramarcha según las normativas internacionales?
  28. ¿Por qué los bebes deben viajar hasta los 105 cm o 18 kg a contramarcha?
  29. ¿Hasta cuándo tiene que ir un bebe a contramarcha?

#dalelavuelta: la dura campaña de los bebés a contramarcha — Autobild.es

¿Hasta qué edad deben ir los bebés a contramarcha?

La pregunta de hasta cuándo deberían viajar los niños a contramarcha tiene dos respuestas: el 'deber' legal y el 'deber' real. Ajustándonos a la norma, los menores deben ir de espaldas a la marcha hasta los 9 kilos (más o menos un año); atendiendo a las pruebas de seguridad la respuesta es: el mayor tiempo posible (a poder ser hasta los cuatro años o más…).

#dalelavuelta es el nombre y el hashtag que mueve la campaña de seguridad vial puesta en marcha por un grupo de padres y madres movidos por el loable objetivo de convencer al resto de que los bebés de viajar a contramarcha el mayor tiempo posible. Lo explican con la misma crudeza con que puede llegar a ser la realidad:

¿Hasta cuándo deben viajar los niños de espaldas a la marcha?

Cuando me preguntan hasta cuándo deben viajar los niños a contramarcha, me veo obligada a soltar una perorata que aburre a muchos padres.

Ellos quieren saber un peso o una edad sin más matizaciones; por eso, la mayoría suelen quedarse con la primera parte de mi respuesta, la que dice que, legalmente, los menores deben ir de espaldas hasta que alcanzan los nueve kilos de peso o hasta los 15 meses si utilizan sillas homologadas bajo la norma i-Size.

Les vale con eso porque saben que si lo respetan no tendrán que pagar una multa, pero si no escuchan la respuesta completa se quedan sin saber que al girar a sus hijos con un año (edad aproximada a la que se llega a los nueve kilos) están cumpliendo la Ley, pero les están exponiendo a un peligro innecesario.

Una de las cosas que más me gusta de escribir en Internet es que puedo explayarme todo lo que quiera, asi que esta vez lo voy a aprovechar para dejar todo lo que tiene que ver con los niños y la contramarcha bien clarito.

Para empezar, vamos a ver las diferencias entre el 'deber'legal y el 'deber' real.

Niños a contramarcha, lo que dice la Ley

La Ley obliga a llevar a todos los niños que no superen los 135 cms de altura con un sistema de retención (SRI) homologado a su talla. En este sentido hay que establecer tres matizaciones:

– La norma habla de 135 cms como altura mínima para usar el cinturón de seguridad sin otro mecanismo; los expertos aconsejan esperar a que el menor llegue a metro y medio para dar este paso.

– Ahora mismo en Europa hay dos normas de homologación en vigor:

Normativa ECE R 44/04. Es la más popular, la que divide las sillitas de auto en tres grupos en función de la talla del niño:

– Grupo 0-0+. De recién nacidos a 13 kilos, deben ir siempre en contra de la marcha.

– Grupo 1. Homologadas para noños de 9 a 18 kilos. Pueden ir de frente a la marcha, pero las hay que se colocan en ambos sentidos.

– Grupo 2/3. De 15 a 36 kilos, sujetan al niño con el cinturón de seguridad del coche.

Normativa i-Size. En vigor desde 2013 ya no se basa en el peso sino en el tamaño del niño.

Las sillas que cumplen estos estándares son más seguras porque se someten a pruebas de impactos laterales (no solo frontales) y están preparadas para que los niños viajen a contramarcha hasta los 15 kilos.

De momento, conviven ambas normativas pero las últimas pruebas de seguridad han colocado a las i-Size en los primeros puestos de calidad.

– El nuevo Reglamento de Circulación prohíbe que los niños viajen en el asiento delantero con una única excepción: cuando el resto de asientos estén ocupados por niños que viajen en sus correspondientes SRI. Eso sí, recuerda que si le llevas de copiloto y de espaldas a la marcha debes desactivar el airbag.

Significa esto que en el momento en que el niño alcanza los nueve kilos puede pasar a una silla del Grupo 1. Muchas de estas sillitas se colocan de frente a la marcha con lo cual si llevas a tu pequeñ@ en una de ellas nadie podrá decirte que estás incumpliendo la norma, ahora bien estarás exponiéndolo a un peligro innecesario…

Niños a contramarcha, lo que dicen los expertos

Las estadísticas muestran que viajar de espaldas a la marcha es hasta cinco veces más seguro que ir en la misma dirección que el vehículo.

La web 'A contramarcha' lo explica a la perfección: un impacto a 50 km/h transforma 1 kg de peso en 32 kg.

En un bebé de 9 kilos, la cabeza debe pesar unos 2 kg; de manera que su cuellecito tendría que soportar una fuerza de más de 60 kg, yendo solo a 50 km/h».

Con una silla instalada a contramarcha esto no ocurre, pues la cabeza, el cuello y la espalda están alineados sobre el respaldo y la fuerza del impacto es absorbida por la propia silla salvaguardando al máximo las zonas más vulnerables del niño y reduciendo considerablemente la presión sobre su tórax y abdomen.

En este vídeo, queda mucho más claro:

Volvemos a formular de nuevo la pregunta: ¿hasta cuándo deberían viajar los niños de espaldas a la marcha? La respuesta correcta: el mayor tiempo posible, mínimo hasta los 15 kilos o dos años; si se puede hasta los cuatro años, mejor y si es hasta los 7 (una de las niñas del vídeo que te acabo de enseñar los tiene), mejor que mejor.

Tres falsos mitos sobre llevar a los niños de espaldas

1. Si viajan de espaldas se marean

Los expertos asegura que un niño que siempre ha viajado en contra de la marcha y no conoce la sensación de ir de frente no puede marearse por sentarse en contra de la marcha.

Es más, no está probado que un adulto que viaje a contramarcha se vaya a marear por ello.

El mareo se produce por otros muchos factores: ingesta excesiva o mala digestión, golpe de calor, problema de reflujo gastroesofágico…

2. Si lleva las piernas flexionadas, en caso de accidente se le pueden romper

Son muchos los papás que en el momento en que ven que su hijo dobla las rodillas porque los pies le chocan contra el respaldo corren a comprar una silla del grupo 1 o a girar la que tienen.

«Si chocamos se le puede dislocar una cadera!» es algo que he escuchado en más de una ocasión. Un experto me dió una vez la mejor respuesta: «dales a elegir a esos padres entre que se parta una pierna o el cuello, a ver qué prefieren».

No existe constancia de que, en caso de impacto, el pequeño sufra riesgo de lesión en las piernas por ir a contramarcha; pero aunque lo hubiere sus piernas siempre estarán mejor preparadas que sus cervicales.

3. En impactos traseros, estas sillas son más peligrosasLos impactos traseros normalmente se producen cuando el vehículo está parado y los pasajeros que van dentro también, esto hace que las consecuencias de la inercia sean muchísimo más leves.

Matias Masso, expero en seguridad vial, asegura que «a partir de los 15 meses y cuanto mayor es el niño las ventajas dependen en gran medida del tipo de accidente».

«Por ejemplo, las sillas de cara a la marcha son más estables ante el impacto lateral, que es el más frecuente en vías urbanas -de ahí que se haya incluido en la norma i-Size-; y ofrecen mejores resultados en los impactos de alcance (traseros), que aunque se dan a menor velocidad son responsables del 9% de víctimas en accidentes de tráfico», matiza.

En los países nórdicos, donde la costumbre es llevar a los niños en sillas a contramarcha, al menos hasta los cuatro años, esto no es un problema: los pequeños están acostumbrados a cruzar las piernas o apoyarlas en el respaldo. «Y no hay casos registrados de roturas en estas posiciones», matiza Masso.

Britax Max Way, una silla para ir de espaldas hasta los 6-7 años

Comparados con otros países, en España se puede decir que en lo que a viajar de espaldas se refiere, estamos en pañales. Lo primero, por la norma y, lo segundo, por que no hay muchas sillas de auto que permitan viajar en contra de la marcha superados los 15 kilos.

Britax comercializa una de las pocas sillas que pueden llevar a niños de 6-7 años de espaldas. La Britax Max Way es una silla homologada desde los 9 y hasta los 25 kilos.

Lleva cinturones Low Tether, un tensor que sale del respaldo de la sillita para fijarse en algún punto del suelo del automóvil, evitando que despues del impacto se pueda levantar y retroceder hacia la parte trasera del vehículo.

Источник: https://www.autobild.es/noticias/hasta-cuando-deberian-viajar-los-ninos-contramarcha-300437

Siete (falsas) creencias que llevan a muchos padres a no elegir una silla a contramarcha para sus hijos

¿Hasta qué edad deben ir los bebés a contramarcha?

Por desgracia, el uso de sillas a contramarcha en el vehículo más allá de los 15 meses de edad sigue generando mucha incertidumbre, e incluso rechazo, entre algunos padres.

Creencias como que los pequeños van incómodos en ellas, se marean o se aburren suelen hacer que las familias acaben decantándose por llevarles a favor de la marcha antes de lo recomendado, con los riesgos que esto conlleva.

La DGT recomienda viajar en el sentido contrario a la marcha el mayor tiempo posible, y tanto expertos en seguridad vial como bomberos y guardias civiles insisten en la importancia de mantener este tipo de sistemas de retención infantil al menos hasta los cuatro años de edad. Aún así, los mitos en torno a estas sillas siguen vigentes y como creo que es importante derribarlos, voy a hacerlo en base a mi experiencia.

Muchos padres creen que las sillas a contramarcha son muy caras y se quejan de no poder afrontar semejante desembolso económico. Pero nada más lejos de la realidad. En este artículo os compartí un completo listado de sillas a contramarcha que además abarcaban varios grupos.

¿Que quiere esto decir? Pues que si invertimos una cantidad de dinero en comprar una silla del grupo 0 que posteriormente debemos desechar para adquirir otra del grupo 1, acabaremos gastando la misma cantidad de dinero que si adquirimos de inicio una silla que abarque dos o tres grupos y que podamos usar durante años instalada siempre en sentido contrario a la marcha.

Mi consejo es que incluyais la silla a contramarcha como regalo de nacimiento, de bautizo, o de alguna otra ocasión especial.

Desde que anunciamos el embarazo es frecuente que nuestro entorno quiera regalarnos cosas para nuestro bebé, y aunque quizá una única persona no pueda hacerse cargo de un regalo de esta embergadura, podéis dar la idea de comprarlo entre varios amigos o familiares.

En cualquier caso, como ocurre con todos los objetos de puericultura (algunos incluso menos necesarios que un sistema de retención infantil seguro), el mercado de sillas a contramarcha va siendo cada vez más amplio y esto nos lleva a barajar diferentes precios que van desde los 200 euros hasta los 400 euros o incluso más.

Ocupan mucho espacio

Tres sillas de diferentes grupos colocadas a contramarcha

Realmente, el espacio que ocupa una silla de coche, ya sea a favor de la marcha como a contramarcha, es más o menos similar y abarca una plaza trasera completa. Por tanto, es posible poner dos o incluso tres sillas a contramarcha, en función del modelo de vehículo que tengamos.

Lo que sí es cierto es que puede que tengamos que echar hacia adelante el asiento delantero, reduciendo el habitáculo del conductor o del copiloto (según donde hayamos colocado nuestra silla).

Así pues, mi consejo es que antes de adquirir una silla a contramarcha midáis bien los espacios y el habitáculo trasero y delantero del coche para elegir aquella que más se adapte a vuestro vehículo y que resulte cómoda para todos. Porque no siempre la silla que os haya recomendado vuestro vecino puede ser la más indicada para vuestro caso concreto.

También os recomiendo acudir a una tienda especializada con asesores que entiendan bien de sillas a contramarcha.

Ellos os informarán de los diferentes modelos existentes y el que mejor os vendría en función de vuestro coche y vuestras necesidades.

Igualmente, es importante que un profesional cualificado os instale por primera vez la sila en el vehículo, y os explique cómo desmontarla y montarla de nuevo cuando sea necesario.

¿Y dónde meten las piernas?

Niños de dos y cuatro años en una silla a contramarcha

Cuando son bebés nadie cuestiona que los niños vayan cómodos en una silla a contramarcha, pero a medida que van creciendo la pregunta sobre dónde meten las piernas se vuelve casi una obsesión inexplicable para muchos. La gente cree que no tienen espacio, que van incómodos o que las piernas se les duermen. Pero esto no es así.

Si la silla elegida es la adecuada al peso y altura de nuestro hijo (y de nuevo apelo a contactar con profesionales cualificados que nos guíen en la elección), habrá espacio suficiente para que el niño ponga sus piernas de forma cómoda, en ocasiones extendidas sobre el respaldo y en otras cruzadas, en esa posición tan característica suya con la que acostumbran a sentarse en el suelo cuando juegan.

Niños de ocho, cinco años y medio y un año en sillas a contramarcha

En ningún caso irán incómodos, se les dormirán las piernas o sufrirán lesiones en ellas en caso de accidente, como erróneamente también se piensa.

Según explica en su blog el experto en seguridad vial Matías Massó, no se han resgitrado roturas de piernas por ir a contramarcha, pero en caso de que se produjeran debido a un accidente, esta lesión nunca llegaría a ser tan grave como los daños, a menudo irreversibles, que se producen en las cervicales ante un impacto frontal con una silla de cara a la marcha.

Mi hijo se marea y llora si viaja así

También me he encontrado con padres que creen firmemente que sus hijos se marearán o llorarán por viajar a contramarcha.

Pero pensemos un momento: cuando nuestro bebé es pequeño debe viajar en el vehículo en un grupo 0 o 0+ y éstos van colocados de espaldas a la marcha.

Somos los padres los que decidimos darles la vuelta cuando escogemos un grupo 1 a favor de la marcha.

Por tanto, cuando tu hijo deje el grupo 0 pásale a una silla de un grupo superior que esté adaptada para seguir viajando a contramarcha, que es la única forma que conoce de viajar. Y así no notará ningún cambio

Y si nuestro hijo llora o se marea cuando va en coche es probable que tenga predisposición a ello. ¿Se marea también en el barco, en las atracciones de feria, en el tren…? Si es así, cuando viaje en coche también se mareará, con independiencia de si va a favor o en contra de la marcha. Os comparto este post cuya lectura sobre la cinetosis me ha resultado realmente interesante.

Así pues, cambiarle de sentido no sólo no nos garantiza que vayan a terminar los berrinches y los mareos, sino que estaremos aumentando las probabilidades de lesión en caso de accidente. Así pues, mi consejo es buscar otros trucos o alternativas para calmarle durante el trayecto que no incluya un cambio en la dirección de su viaje.

Se aburre porque no ve

Otro de los mitos de viajar a contramarcha es que los niños se aburren porque «no ven».

Y yo me pregunto, ¿qué es exactamente lo que no ven o lo que tendrían que ver? No ven la carretera de frente como la vemos los adultos que viajamos delante, pero ven por ambos lados a través de las ventanillas, ven a sus hermanos sentados a su lado y ven lo que vamos dejando atrás por la luna trasera del vehículo.

Ven el cielo, paisajes, árboles, carretera… Ven lo mismo que vemos nosotros pero desde otra perspectiva diferemte. De todos modos, si el niño se aburre cuando viaja en coche siempre hay alternativas más seguras para entretenerle que colocarle de frente a la marcha antes de tiempo.

Pero es que así ¡yo no le veo!

Hay también quien cree que colocar al niño a contramarcha hará que no podamos verle mientras conducimos. Pero tener contacto visual con tu hijo a través del espejo retrovisor interior del vehículo es posible si instalamos un espejo adicional y lo colocamos en el reposacabezas del asiento trasero en el que vaya instalada la silla.

En cualquier caso, y aunque resulte una obviedad recordarlo, lo importante cuando conducimos es no apartar la vista de la carretera y si nuestro hijo llora o reclama nuestra atención (ya vaya viajando a contramarcha o a favor de la marcha) deberemos mantener la calma y parar siempre en una área habilitada para poder atenderle.

Si no es seguro viajar a favor de la marcha, ¿por qué no se prohíbe?

También he escuchado alguna vez este argumento de boca de gente que considera que en la actualidad hay un excesivo alarmismo sobre este tema, y que piensan que «si tan seguras son las sillas a contramarcha deberían ser obligatorias y prohibir las otras».

Desgraciadamente, el hecho de que algo sea legal no quiere decir que sea lo más seguro. Las sillas homologadas bajo la normativa ECE R44/04 permiten colocar a los niños de frente a la marcha a partir de los 9kg, y la normativa ECE R129 o i-Size, lo eleva a los 15kg.

Sin duda esta nueva normativa ha dado un paso más en la seguridad de los más pequeños, pero aún resulta insuficiente ya que según muestran las estadísticas y recoge también la Fundación Mapfre, viajando a contramarcha hasta los cuatro años de edad como mínimo o los 25 kg de peso, se reducen hasta en un 80% las lesiones producidas en choques frontales.

Considero que ya sólo con este dato, los padres deberíamos tomar conciencia y valorar todas las opciones posibles, sin prejuicios ni ideas preconcebidas. Y, finalmente, tomar la decisión que consideremos más apropiada.

Y si tu peque tiene menos de cuatro años pero ya viaja a favor de la marcha, tómate unos minutos y medita la posibilidad de darle la vuelta. ¡Nunca es tarde para hacerlo!

Источник: https://www.bebesymas.com/nuestras-experiencias/siete-falsas-creencias-que-llevan-a-muchos-padres-a-no-elegir-una-silla-a-contramarcha-para-sus-hijos

¿Recomienda la DGT las sillas a contramarcha?

¿Hasta qué edad deben ir los bebés a contramarcha?

Viajar a contramarcha es una de las claves más importantes para la seguridad de los niños según la DGT y todos los expertos. Te contamos porqué y hasta cuándo deben viajar en el sentido contrario.

Normas de la DGT para llevar niños en el coche

En líneas generales,existen en España dos normativas: la R/44 en su versión 04 y la UN 129, más conocida como i-Size. Aunque en realidad, el término i-Size designa a una de las fases que regula sólo los SRI con ISOFIX, y que ha sido la primera en desarrollarse.

Actualmente y durante los próximos años convivirán en nuestro país sillas de las dos normativas.

Sello Plus Test

Hay que tener en cuenta que el hecho de que estén homologadas con la nueva normativa no significa que necesariamente tengan que ser más seguras.

Por ello recomendamos buscar el sello Plus Test. Este sello de excelencia que concede el gobierno de Suecia nos certifica cuáles son las sillas de coche más seguras (en sillas de grupos 1 y 2, exclusivamente a contramarcha).

En la normativa R/44 no se establece una obligatoriedad para que los niños viajen a contramarcha. Todas las sillas portabebés del grupo 0 y 0+ (hasta 10 y 13 kg) son ACM. Pero podemos encontrar sillas a partir del grupo 1 (9 kg) a favor de la marcha.

La DGT recomienda viajar a contramarcha todo el tiempo que sea posible y como mínimo hasta los 15 meses, ya que es a lo que obliga la norma i-Size. Pero hasta los 4 años el cuello de un niño no está preparado para soportar la fuera que ejerce la inercia en un impacto frontal.

Infografía de la Fundación Mapfre sobre el uso de SRI a contramarcha

Viajar a contramarcha según la DGT

La DGT, al igual que todos los organismos nacionales e internacionales expertos en seguridad recomienda viajar a contramarcha todo el tiempo que sea posible.

¿Cuándo poner a los niños a favor de la marcha?

En la sillas con normativa R/44 que se rigen por peso es posible que vayan a contramarcha hasta los 25 kg.

En las sillas de la nueva normativa UN129 Belt Seated hasta los 125 cm. Dependiendo del niño, pueden ser entre los 6 y 8 años de edad.

Ten en cuenta que deberán cambiar de silla cuando lleguen al límite de peso indicado por el fabricante o al límite de altura (al que lleguen antes). Un niño sobrepasará el límite de altura de la silla cuando su cabeza sobresalga del cabezal.

En esta cuña de radio la DGT explica la importancia de que los niños viajen a contramarcha todo el tiempo que sea posible.

Los niños menores de 4 años deberían viajar siempre a contramarcha

Elena Valdés, asesora médica de la DGT explica la importancia de que los niños viajen ACM

Poner a los niños a favor de la marcha antes de tiempo es exponerles a un grave riesgo innecesario. A pesar de ello, la legislación lo permite a partir de los 15 meses.

La gran decepción que hemos sufrido con la normativa i-Size es que se podría haber alargado esta obligatoriedad hasta los 4 años, que es el mínimo que recomiendan los expertos.

Por consiguiente, que los bebés viajen a favor de la marcha desde los 15 meses es claramente insuficiente. No existen informes ni recomendaciones de expertos que avalen esta cifra. Suponemos que el motivo es permitir que los fabricantes ofrezcan a los padres más soluciones, y así generalizar el uso de los SRI.

Viajar a contramarcha reduce hasta en un 95% el riesgo de fallecimiento o lesiones

Por este motivo los países nórdicos como en Suecia, casi la totalidad de los niños viaja a contramarcha hasta al menos los 6 años de edad.

Nos demuestran con cifras y numerosos estudios que es la forma más segura de viajar. Se reduce hasta en 5 veces la probabilidad de que fallezcan o sufran lesiones en un accidente.

Por último, si tienes dudas sobre seguridad infantil o buscas la mejor silla de coche para tu bebé, puedes venir a uno de nuestros talleres en Madrid, reservando plaza en el siguiente enlace.

Reservar cita para Asesoramiento

NUESTRAS MARCAS DE SILLAS DE COCHE

Silla barata a contramarcha, sólo 199€

TIENDAS FÍSICAS EN MADRID

ULTIMO KOALA ATOCHA
Pº Santa María de la Cabeza 50
28045 Madrid
Metro: Atocha
TF: 910019247 ULTIMO KOALA PRADILLO
C/ Pradillo 10 – 13
28002 Madrid
Metro: Concha Espina
TF: 912372316

Источник: https://elultimokoala.com/blog/recomienda-la-dgt-las-sillas-a-contramarcha/

¿Realmente tienes claro cuándo llevar a tu peque a contramarcha?

¿Hasta qué edad deben ir los bebés a contramarcha?

En los últimos años hay una gran concienciación sobre cómo sentar a los más pequeños en el coche. Ya en su primer viaje desde el hospital a casa debemos saber qué tipo de sillita es la más apropiada para él, pero sobre todo, ¿cuándo debemos llevarlo a contramarcha? ¿Podemos transportarlo en este sentido en todo tipo de soportes? ¿A qué edad ya no es necesario?

¿Por qué debemos llevarlo a contramarcha?

En condiciones normales, las sillitas para bebés y niños (llamados legalmente Sistemas de Retención Infantil o SRI) ofrecerán mejor protección si están colocadas a contramarcha, dejando al menor de espaldas al sentido de la circulación. Según Fundación MAPFRE, en esta posición se reducen hasta en un 80% las lesiones producidas en choques frontales, mientras que las sillitas colocadas a favor de la marcha solo alcanzan un 50% de efectividad.

También expertos como la Dra.

Cristina Puente Sánchez, pediatra del Hospital Ruber Internacional, afirman que las sillitas a contramarcha son 5 veces más seguras, y que llevarlos de frente puede multiplicar por 7 la carga que puede sufrir un niño en el cuello, llegando incluso a ser mortal, debido a la presión de hasta 320 kg que se ejercería en la zona en caso de colisión frontal.

Las sillitas a contramarcha reducen hasta en un 80% las lesiones producidas en choques frontales

Esta diferencia se debe a que las sillas a favor de la marcha sujetan al niño solo por la zona de la clavícula, los hombros y las caderas, dejando desprotegidos el cuello y la cabeza y pudiendo provocar una elongación en caso de choque frontal. Esta elongación puede llegar a ser muy grave y, como decíamos, incluso fatal, teniendo en cuenta que en los menores de 4 años la columna vertebral no está aún osificada y el peso de su cabeza en relación a su peso total es mucho mayor que en un adulto.

¿Con qué tipos de sillitas podemos llevarlo a contramarcha?

Como sabemos, las sillitas están divididas en grupos según la edad y el peso del niño, aunque en el futuro, con las novedades introducidas en la normativa vigente, pasarán a clasificarse también en función de la altura.

  • Grupo 0 y 0+: de 0 a 13 kg, y de 0 a 18 meses aproximadamente. Son las del tipo capazo o silla-cesta diseñadas para ser colocadas a contramarcha y sujetando al niño con arneses.
  • Grupo 1: de 9 a 18 kg, y de 9 meses a 4 años aproximadamente. Sillitas infantiles con sujeciones propias para el niño, independientes de las propias del vehículo (cinturón de seguridad). Las hay para llevar al niño de frente (sujetándolo con arneses o escudo) o a contramarcha (exclusivamente con arneses).
  • Grupo 2: de 15 a 25 kg, y de 3 a 6 años aproximadamente. Sillas infantiles con respaldo, donde tanto silla como niño quedan sujetos por el cinturón de seguridad del coche. Suelen ser a favor de la marcha, pero poco a poco se ven más modelos de sillas de este grupo a contramarcha.
  • Grupo 3: de 22 a 36 kg, y de 6 a 12 años aproximadamente. Los famosos cojines elevadores sobre los que se sienta el niño para que el cinturón de seguridad le quede a la altura correspondiente.

Colocar a nuestro hijo en favor o en contra de la marcha dependerá del modelo que hayamos adquirido

Como todas los avances en seguridad, los Sistemas de Retención Infantil han ido evolucionando y se han desarrollado modelos más sofisticados que abarcan rangos de edad y peso más amplio, esto es, que podemos encontrar sillitas que abarquen varios grupos. Eso sí, solo las de grupo 0 y 0+ (de 0 a 18 meses) son siempre a contramarcha, por motivos que luego veremos. Del resto de grupos podemos encontrar de una u otra posición, según el modelo.

¿Y qué modelo de sillita debo comprar?

Si queremos comprar una sillita a contramarcha para nuestro niño, tendremos que buscar aquellos modelos que estén diseñados para ello.

Por lo general no podremos escoger entre una u otra posición porque normalmente los modelos están diseñados específicamente para una posición.

Además, la normativa vigente de la DGT establece que es obligatorio instalar las sillitas según las instrucciones del fabricante, y no como nosotros queramos ponerlas.

Además de esto, tenemos que comprobar que el modelo esté debidamente homologado. Actualmente hay dos normas de homologación vigentes, la ECE R44/04 y la más reciente R129 i-Size.

La norma R129 incluye criterios de lesiones más avanzados que la R44/04

La ECE R44/04 entró en vigor en el año 1983, aunque por supuesto ha ido actualizándose a medida que se incluían novedades en las normativas vigentes. Esta R44 se encarga de categorizar las sillas en los distintos grupos que conocemos hoy.

La norma ECE R129 o norma i-Size, entró en vigor en 2013 y se está implantando en varias fases.

Categoriza las sillas por peso y altura del niño en vez de por grupos, e incluye novedades y requisitos más exigentes, como la obligación del anclaje isofix, el aumento de edad de la obligación de la contramarcha hasta los 15 meses, y criterios de lesiones más avanzados (sobre todo para impacto lateral).

Ambas normas conviven desde 2013 y lo harán hasta 2018, momento en el que solo permanecerá la R129 i-Size. Por supuesto, hoy en día puedes comprar una sillita con cualquiera de los dos sellos de homologación, pero ni que decir tiene que es mucho mejor decantarse por una con el distintivo de la i-Size, al tratarse de una normativa más restrictiva.

Por todo ello, es importante que cuando vayamos a comprar una sillita para nuestro niño, hagamos un buen repaso a los modelos disponibles, nos informemos debidamente con vendedores y expertos, y pensemos cuál es el modelo más adecuado para nuestro hijo.

¿Con qué edad debemos llevar a los niños a contramarcha?

Actualmente, la legislación española y la normativa europea solo obliga a viajar de espaldas a los niños menores de 15 meses.

Este límite de edad para exigir el uso de sillitas a contramarcha no es casual, sino que según las tablas de percentiles 50 aplicadas en el momento en que se estableció la norma, a esta edad el niño pesa unos 9 kilos, esto es, el peso mínimo para pasar de una sillita de grupo 0+ a una de grupo 1. Por eso solo veremos sillas de grupo 0 y 0+ a contramarcha.

Asesores y padres exigen la obligación de los asientos a contramarcha hasta los 4 años

Sin embargo, expertos e instituciones recomiendan colocar a los niños a contramarcha al menos hasta los 4 años, edad en la que podrán viajar en sillas de grupo 1 o 2. O incluso mantenerlos en esa posición hasta los 25 kg de peso y 1,20 metros de altura, lo máximo permitido para estos grupos.

Esta divergencia entre uno y otro criterio es achacado por los expertos a la interpretación incorrecta de las tablas de percentiles y de las instrucciones, y a la creencia de que un niño de 2 años ya tiene más proporcionado el peso de su cabeza con el resto de su cuerpo. Sin embargo, instituciones como la DGT alegan que hasta los 4 años el niño no tiene aún las vértebras lo suficientemente fuertes para soportar desaceleraciones bruscas sin sufrir daños graves.

En busca del modelo sueco

Yendo un paso más allá de las meras recomendaciones, campañas como «Ni un peque más en peligro», o la más reciente «Dale la Vuelta», y colectivos como Acontramarcha salva vidas exigen que la normativa obligue a las sillas a contramarcha hasta los 4 años de edad del niño.

Todos ellos apuntan al sistema sueco como modelo a seguir.

En Suecia, país que siempre se ha caracterizado por ser pionero en materia de seguridad vial y sistemas de retención infantil, es obligatorio colocar a los niños a contramarcha desde hace más de medio siglo.

Precisamente, su prestigioso sello Plus Test para SRI penaliza especialmente las sillitas que van a favor de la marcha, y de hecho ninguna de ellas obtiene el citado sello.

Tanto el sistema sueco como el Plus Test están generalizados en todos los países escandinavos, y ningún menor de 4 años viaja a favor de la marcha. Solo así han podido conseguir un importante hito como el conseguido en Noruega en 2015: ningún niño menor de 4 años falleció en todo el año.

Imágenes | iStock/monkeybusinessimages, iStock/galinast, iStock/SbytovaMN, iStock/Antonio_Diaz, BeSafe Scandinavian Safety

Источник: https://www.motorpasion.com/espacioford/realmente-tienes-claro-cuando-llevar-a-tu-peque-a-contramarcha

hasta cuándo bebé a contramarcha

¿Hasta qué edad deben ir los bebés a contramarcha?

Para responder la pregunta de “¿hasta cuándo debe ir un bebé a contramarcha?” (en el sentido contrario a la marcha del vehículo) tenemos varias alternativas:

  • Reglamento General de Circulación.
  • Foros en RRSS.
  • Consenso científico.
  • Normativas internacionales.
  • Tu cuñado.

Si somos puristas, podríamos resumir estos cinco epígrafes en tan sólo dos o tres, sin embargo, no queremos ser demasiado controvertidos y sí muy constructivos en este artículo.

¿Hasta cuándo tiene que ir un bebe a contramarcha según el Reglamento General de Circulación?

El actual Reglamento General de Circulación, en su última modificación de 2015, obliga a llevar a los bebés a contramarcha hasta los 9 kg de peso, en adelante y hasta que midan 135 cm deberán viajar en un sistema de retención infantil adecuado a su talla y peso en sentido de la marcha o se puede mantener más tiempo sus viajes en sentido contrario a la marcha. Tanto que los niños puedan dejar de usar silla de coche con 135 cm, cómo que puedan viajar en el sentido de la marcha con 10 kg de peso, en RiveKids, nos parecen incoherencias si hablamos de la protección de los mas pequeños.

En países como Alemania, en su Reglamento General de Circulación, los niños deben viajar en silla de coche adaptada a su talla y peso hasta que midan 150 cm para garantizar que el cinturón de seguridad los va a proteger de forma adecuada. Para ampliar información al respecto pueden pinchar aquí.

Para centrarnos en el tema que nos ocupa en este post, que es hasta cuándo tiene que ir un bebé a contramarcha, ya hemos desvelado la opción que dice la ley en España.

¿Hasta cuándo tiene que ir un bebe a contramarcha según las normativas internacionales?

Actualmente hay dos normativas internaciones, en Europa, para la homologación de sistemas de retención infantil, la ECE R44/04 (antigua) y la ECE R129 (i-Size).

En la segunda y mucho más moderna se mejoran exponencialmente los requerimientos de seguridad con respecto a la norma más antigua y ya se tiene previsto que se mantenga a los bebés a contramarcha hasta los 15 kg de forma obligatoria y opcional hasta los 105 cm o 33 kg de la suma de silla de coche y niño, lo que en la práctica es un niño de unos 18 kg, existiendo algunos modelos de silla de coche más ligeros que admiten niños de 105 cm ó 21 kg de peso.

Esta nueva normativa de homologación de sillas de coche nace del consenso científico de los distintos centros tecnológicos internacionales y demás especialistas en seguridad pasiva

infantil. Podemos afirmar que el GRSP, que depende de NNUU, aglutina el consenso internacional científico como para obligar a los bebés a viajar en sentido contrario a la marcha hasta los 15 kg y aconsejar que lo prolonguen hasta los 105 cm o 18 kg.

Por primera vez se obliga a los fabricantes de sillas de coche a hacer ensayos de impacto lateral y a medir valores biomecánicos en cabeza y cuello, aunque por el momento sólo es obligatorio cumplir unos valores biomecánicos en cabeza, está previsto que lo sea también cumplirlos en el cuello. Estos valores biomecánicos y los impactos laterales son posibles gracias a la familia de dummies Q que suponen un salto exponencial frente a sus predecesores los dummies P (que toman su nombre del famoso muñeco de madera Pinocho).

Podemos afirmar que siempre que hay un dummy Q se mide la fuerza y el momento en cuello, desmintiendo de esta forma el bulo que dice que el único ensayo en el que se mide la fuerza en cuello es el Plus Test.

En los ensayos de la norma ECE R129 se ha de medir la fuerza y el momento en cuello, para comprobarlo sólo hay que hojear la ley y esperemos que, dentro de poco, además de medirlo, se ponga un valor máximo que no se pueda sobrepasar.

El fabricante de dummies Q es Humanetics y en su web se pueden leer las descripciones de sus dummies para mayor veracidad de la afirmación sobre la medición de momentos y fuerzas en dummies de la serie Q.

¿Por qué los bebes deben viajar hasta los 105 cm o 18 kg a contramarcha?

Para ser más precisos en la explicación de que los bebés deben viajar a contramarcha hasta los 18 kg o 105 cm tenemos un post específico que puede leer aquí.

Podríamos resumirlo en que ante un impacto frontal es la forma más segura de proteger a un bebé que no tiene suficiente fuerza cómo para soportar una deceleración en la que el pecho es solidario mediante el arnés al coche y la cabeza queda libre.

Esto que puede parecer válido sólo para bebés lo podemos extrapolar a adultos, ante un impacto frontal lo más seguro es viajar en el sentido contrario a la marcha y por eso en RiveKids, cuando viajamos en tren, lo hacemos en el sentido contrario a la marcha.

Como adultos o en niños ya más mayores, la protección en la silla de coche la realiza el cinturón de seguridad, que permite un acompañamiento cabeza-cuello-pecho y esto mitiga mucho y de una forma muy uniforme los esfuerzos que sufre el cuerpo y en concreto el cuello con respecto a viajar en el sentido de la marcha con arnés. Los pilotos profesionales de automoción que pilotan con arnés deben usar obligatoriamente HANS para que no haya una fuerza excesiva en el cuello cuando hay una deceleración brusca en un impacto frontal.

¿Hasta cuándo tiene que ir un bebe a contramarcha?

Actualmente existen en el mercado sistemas de retención infantil en los que pueden viajar a contramarcha niños de hasta 135 cm o 25 kg de peso. En ciertas ocasiones, sobre todo en niños con necesidades especiales, este tipo de sillas de coche que requieren de una complicada instalación y un coche amplio pueden ser una solución.

Si nos ceñimos a la técnica, nos encontramos con que existen dummies Q3, Q6 y Q10 y a grandes rasgos estos dummies nos limitan en gran medida poder verificar fuerzas, momentos y aceleraciones en cabeza.

Si tenemos un dummy de un metro, otro de un metro y 15 centímetros aproximadamente y otro de ciento cuarenta y cuatro centímetros debemos ceñirnos, como mucho, a sillas en las que se las pueda ensayar con un dummy Q6, ya que no conocemos sillas en sentido contrario a la marcha en las que entre el dummy Q10.

Por esta pequeña limitación técnica en RiveKids sólo recomendamos el uso de silla de coche a contramarcha hasta los 22,9 kg aproximadamente o 114 cm que es algo muy similar a lo que técnicamente se puede ensayar en laboratorio de ensayos y fuera de él.

Para rematar el post de forma sencilla y resumida:

  • Ante un impacto frontal la forma más segura de viajar es a contramarcha (sentido contrario a la marcha del coche).
  • Como mínimo debemos (no tenemos) llevar a los bebés a contramarcha hasta los 18 kg o 105 cm.
  • Para sobresaliente… podemos llevar a nuestros hijos en sentido contrario a la marcha hasta los 114 cm o 22,9 kg que es lo mismo que mide y pesa un dummy Q6.

En multitud de post podrás leer que viajando a contramarcha la fuerza se reparte y la absorbe el respaldo de la silla, que la protección es cinco veces mayor, etc.

En Rivekids te mostramos los valores biomecánicos de un ensayo de impacto real de una silla en el sentido contrario a la marcha con una deceleración de 24,89 g, que es lo que la mayoría entiende como un impacto a 50 km/h, pero ojo que la velocidad no es importante, lo importante es la deceleración.

Con datos técnicos es posible que no quede un post grandilocuente, lo que sí se consigue es una forma distinta de escribir sobre la seguridad pasiva infantil respecto a lo habitual.

“El verdadero viaje es el que termina como comenzó, con felicidad e inocencia”.

¿Hasta cuándo tiene que ir un bebe a contramarcha? was last modified: octubre 1st, 2020 by Oficina Técnica

Источник: https://www.rivekids.com/hasta-cuando-contramarcha/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: