¿Hasta qué edad funciona la hormona del crecimiento?

Contents
  1. Deficiencia de la Hormona de Crecimiento
  2. ¿Cuáles son las causas de la GHD?
  3. ¿Cómo se diagnostica la GHD?
  4. ¿Cuál es el tratamiento para la GHD en los niños?
  5. Señales de la GHD
  6. ¿Cuáles son los efectos secundarios de la terapia con la hormona de crecimiento?
  7. ¿Qué puede hacer para ayudar a su hijo con GHD?
  8. Preguntas que debe hacerle a su médico
  9. ¿Hay que tratar a los niños con talla baja idiopática con hormona de crecimiento?
  10. Estudio: Wit JM, Rekers-Mombarg LTM, Cutler GB, Crowe B, Beck TJ, Roberts K et al. Growth hormone (GH) treatment to final height in children with idiopathic short stature: evidence for a dose effect. J Pediatr. 2005; 146: 45-532
  11. Estudio: van Gol SA, Kamp GA, Visser-van Balen H, Mul D, Waelkens JJ, Jansen M et al. Final height outcome after three years of growth hormone and gonadotropin-releasing hormone agonist treatment in short adolescents with relatively early puberty. J Clin Endocrinol Metab. 2007; 92; 1402-83
  12. Hormona del crecimiento: Uso y abuso
  13. ¿Para qué se usa la terapia con hormona del crecimiento?
  14. ¿La hormona del crecimiento es apropiada para adultos sanos?
  15. ¿De qué se trata el abuso de la hormona del crecimiento?
  16. ¿Cuáles son los riesgos del abuso de la hormona del crecimiento?
  17. Venta de hormona del crecimiento sin receta
  18. ¿Qué es importante que recuerde?
  19. Recursos
  20. Problemas de crecimiento
  21. Qué es normal y qué no lo es
  22. ¿Qué son los trastornos del crecimiento? 
  23. Deficiencia de la hormona del crecimiento 
  24. ¿Qué hacen los médicos?
  25. Cómo afrontar los trastornos del crecimiento

Deficiencia de la Hormona de Crecimiento

¿Hasta qué edad funciona la hormona del crecimiento?

La deficiencia de la hormona de crecimiento (GHD, por sus siglas en inglés) es una afección poco común en la que el cuerpo no produce suficiente hormona del crecimiento (GH, por sus siglas en inglés). La glándula pituitaria, un órgano pequeño que se encuentra en la base del cráneo, produce la GH.

En los niños, la GH es esencial para su crecimiento normal, fortaleza muscular y ósea, y distribución de grasa en el cuerpo. También ayuda a controlar el nivel de glucosa (azúcar) y lípidos (grasa) del cuerpo. Sin suficiente GH, es probable que el niño crezca lentamente y sea de menor estatura que otros niños de la misma edad y el mismo sexo.

Es importante que los padres sepan que existen motivos para que su hijo presente un crecimiento lento y una estatura por debajo del promedio. En ocasiones, el crecimiento lento es normal y temporal, como en la etapa inmediatamente anterior al inicio de la pubertad.

Un endocrinólogo pediátrico (especialista en las hormonas de los niños) o un médico de atención primaria pueden ayudarlo a determinar por qué el niño está creciendo lentamente.

La mayoría de los niños con deficiencia de la hormona de crecimiento crece menos de 2 pulgadas (5 centímetros) al año.

¿Cuáles son las causas de la GHD?

Algunos niños nacen con GHD. En otros, se desarrolla después de nacer debido a una lesión cerebral, un tumor o un tratamiento con radiación en la cabeza. En algunos niños, los médicos no logran encontrar una causa.

¿Cómo se diagnostica la GHD?

Su médico analizará los antecedentes médicos y las tablas de crecimiento de su hijo, en busca de señales de GHD y otros trastornos que afecten el crecimiento. Es posible que su médico le haga pruebas para ayudar a determinar la causa del crecimiento lento. Las pruebas incluyen:

  • Una radiografía de la mano para determinar el crecimiento de los huesos (edad ósea) y evaluar el potencial de crecimiento
  • Análisis de sangre y otras pruebas de laboratorio para descartar otros trastornos que afectan el crecimiento
  • Entre las pruebas específicas de diagnóstico de la GHD se encuentran:
  • Factor de crecimiento similar a la insulina tipo 1 (IGF-1, por sus siglas en inglés). Un análisis de sangre determina el nivel de IGF-1, una hormona que refleja el nivel de GH.
  • Prueba de estimulación de la GH. Se le dan al niño medicamentos que estimulan la glándula pituitaria para que libere la GH. Luego, si el nivel de GH en la sangre no aumenta hasta cierto punto, puede significar que la pituitaria no está produciendo suficiente GH.
  • Resonancia magnética. Mediante una resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés) de la cabeza se buscará un problema en la pituitaria o el cerebro, y se puede descartar la presencia de un tumor en el cerebro.

¿Cuál es el tratamiento para la GHD en los niños?

Los niños con GHD reciben como tratamiento inyecciones diarias de una versión sintética (fabricada) de la hormona humana del crecimiento, un medicamento de venta con receta. La GH se administra en el hogar mediante una inyección debajo de la piel. Por lo general, un endocrinólogo pediátrico evalúa el crecimiento cada 3 a 6 meses y cambia la dosis según sea necesario.

Se obtienen los mejores resultados cuando la GHD se diagnostica y se trata a temprana edad.

En algunos niños, la GH puede producir un crecimiento de 4 pulgadas (10 centímetros) durante el primer año de tratamiento.

Otros niños crecen menos, pero generalmente lo hacen más rápidamente que sin tratamiento. Algunos necesitan tratamiento hasta la adolescencia; otros lo necesitan al llegar a la adultez.

Señales de la GHD

  • Poco aumento de estatura en bebés, niños o adolescentes
  • Rostro con aspecto más joven que el de otros niños de la misma edad
  • Cuerpo regordete, manos y pies pequeños, y desarrollo muscular insuficiente
  • Nivel bajo de glucosa en la sangre (en bebés y niños pequeños con GHD grave)
  • Pene muy pequeño (en recién nacidos varones con GHD grave)
  • Retraso de la pubertad

¿Cuáles son los efectos secundarios de la terapia con la hormona de crecimiento?

Los efectos secundarios leves o moderados son poco frecuentes. Estos incluyen:

  • Dolores de cabeza
  • Dolor de los músculos o las articulaciones
  • Hipotiroidismo leve
  • Hinchazón de las manos y los pies
  • Curvatura de la columna vertebral (escoliosis)
  • Desarrollo de tejido mamario en los varones

Los efectos secundarios poco comunes pero graves incluyen:

  • Dolor de cabeza muy fuerte con problemas en la vista
  • Problemas de cadera, cuando la parte superior del hueso del muslo se sale de su lugar
  • Inflamación del páncreas (pancreatitis)

En la mayoría de los niños, los beneficios de recibir GH superan los riesgos.

¿Qué puede hacer para ayudar a su hijo con GHD?

Con las siguientes medidas, usted puede ayudar a que su hijo reciba la mejor atención para tratar la GHD:

  • Llame al médico si tiene preguntas sobre el tratamiento.
  • Siga las instrucciones detenidamente cuando le dé la GH y otros medicamentos recetados a su hijo.
  • Dígales a todos los médicos de su hijo que este recibe GH.
  • Asegúrese de que su hijo se realice exámenes médicos frecuentes.
  • Lleve a su hijo a terapia si nota problemas de autoestima o tristeza que podrían estar relacionados con tener menor estatura que sus compañeros.

Preguntas que debe hacerle a su médico

  • ¿Qué estatura debe tener mi hijo a esta edad?
  • ¿Por qué mi hijo está creciendo lentamente?
  • ¿Mi hijo necesita tratamiento para la GHD?
  • Si es así, ¿cómo y cuándo le coloco las inyecciones a mi hijo?
  • ¿Debemos consultar con un endocrinólogo pediátrico?

Editor(s): Henry Anhalt, DO

Last Updated: September 2017

Источник: https://www.hormone.org/pacientes-y-cuidadores/deficiencia-en-la-hormona-del-crecimiento-en-ninos

¿Hay que tratar a los niños con talla baja idiopática con hormona de crecimiento?

¿Hasta qué edad funciona la hormona del crecimiento?

Objetivo: evaluar los efectos de la hormona de crecimiento (HC) humana recombinante sobre el crecimiento a corto plazo y la estatura final de los niños con talla baja idiopática (TBI).

Diseño: revisión sistemática.

Fuentes de datos: búsquedas electrónicas en MEDLINE, PubMed, The Cochrane Library, Science CitationIndex, BIOSIS y los ensayos en curso (Current Controlled Trials: National Research Register, (www.controlled –trials.com; 7 junio 2006). También se revisó la literatura gris, la bibliografía incluida en los estudios y se estableció contacto con la industria farmacéutica en busca de ensayos adicionales.

Selección de los estudios: ensayos clínicos aleatorios (ECA) que: 1) fueran realizados en niños con TBI y secreción normal de HC, 2) comparaban la administración de HC con placebo o con ningún tratamiento, 3) evaluaban una o más medidas de resultado.

Los participantes fueron niños con TBI y secreción normal de HC. La HC debía ser administrada por un mínimo de seis meses, para evaluar los resultados a corto plazo.

Para evaluar el resultado sobre la estatura final, la HC debía ser administrada hasta que se alcanzara dicha estatura.

La medida de resultado primaria fue la estatura final y las medidas secundarias fueron el crecimiento a corto plazo, la calidad de vida y los efectos adversos.

Extracción de datos: realizada por dos revisores. Los desacuerdos se resolvieron mediante discusión. La evaluación de la calidad metodológica se basó en los criterios de Jadad.

En base a estos, los estudios se dividieron en tres categorías: cumple todos los criterios, uno o más criterios de calidad se cumplieron parcialmente, uno o más criterios de calidad no se cumplieron.

Se realizó síntesis de los datos (metanálisis) cuando se pudieron combinar los resultados de varios estudios. No se realizaron análisis de subgrupos debido a que no había datos suficientes.

Resultados principales: se incluyeron 10 estudios, con 741 niños y una duración entre seis meses y 6,2 años. Las dosis administradas fueron entre 0,22 y 0,4 mg/kg/semana (s), en unos estudios y entre 5 mg/m2/s y 14 mg/m2/s. Ningún estudio fue de buena calidad metodológica.

Un ECA informó de la estatura cercana a la final en niñas y encontró que las tratadas con HC eran 7,5 cm más altas que los controles no tratados (grupo HC, 155,3 cm +/- 6,4; control, 147,8 cm +/- 2,6; p = 0,003). Un ECA encontró que los niños tratados con HC fueron 3,7 cm más altos que los tratados con placebo.

Los otros ensayos informaron de resultados a corto plazo y encontraron que las ganancias de altura pueden encontrarse en el rango de cero hasta 0,7 DE en un año. No se encontraron mejorías en cuanto a la calidad de vida relacionada con la salud en los niños tratados con HC en comparación con el grupo control.

La talla baja en los niños con TBI no se asoció con problemas de adaptación psicológica o autoconcepto. No se comunicaron efectos adversos graves con el tratamiento

Conclusión: el tratamiento con HC en niños con TBI puede aumentar el crecimiento a corto plazo y mejorar la estatura cercana a la final. Los incrementos en la altura son de una magnitud tal, que los individuos continúan siendo relativamente bajos en comparación con los de su edad y sexo de estatura normal.

Conflicto de intereses: ninguno reconocido.

Fuente de financiación: no consta.

Estudio: Wit JM, Rekers-Mombarg LTM, Cutler GB, Crowe B, Beck TJ, Roberts K et al. Growth hormone (GH) treatment to final height in children with idiopathic short stature: evidence for a dose effect. J Pediatr. 2005; 146: 45-532

Objetivo: investigar el efecto de dos dosis diferentes de HC en la talla final y en la velocidad de crecimiento en los dos primeros años de tratamiento en niños con TBI con un índice de desviación estándar medio (Standard deviation score* [SDS] ) de -3,2.

Diseño: estudio aleatorio abierto.

Emplazamiento: estudio multicéntrico en 10 países europeos (incluido España).

Población de estudio: se incluyeron 239 niños diagnosticados de TBI. Se excluyeron los niños con enfermedades orgánicas, óseas, crónicas o síndromes dismórficos. Se incluyeron 33 niños con crecimiento intrauterino retardado (CIR) y 4 con el síndrome de Russell-Silver.

Intervención: se hicieron tres grupos para recibir tratamiento con distintas dosis de HC administradas por vía subcutánea 6 días a la semana (s). 1) 0,24mg/kg/s (n=78) , 2) 0,24mg/kg/s el primer año y 0,37 mg/kg/s después (n = 78) , 3) 0,37 mg/kg/s (n=83).

Medición del resultado: se midió la velocidad de crecimiento (VC) durante 2 años (n= 209) y la talla final en aquellos pacientes que completaron el estudio hasta alcanzar dicha talla.

Resultados principales: de los 239 pacientes que comenzaron el estudio, 209 completaron la fase inicial (VC durante 2 años) y 50 se siguieron hasta alcanzar la talla final.

Los abandonos del tratamiento fueron por decisión del paciente, investigador o patrocinador (134 en total).

Los grupos de tratamiento al inicio fueron similares, excepto en que la talla de los que recibieron la dosis más alta fue mayor.

A los 2 años, la VC en los que recibieron 0,37 mg/kg/s, fue significativamente mayor que en los que recibieron 0,24 mg/kg/s o 0,24 -0,37 mg/kg/s con una ganancia media de 3,5 cm (0,54 +/-0,15 SDS).

Respecto a la talla final, después de una media de tratamiento de 6,5 años y con una edad media de medición de 18 años, la talla fue mayor en el grupo de mayor dosis [ 3,6 cm (0,57+/- 0,25 SDS)].

Ante el elevado número de pérdidas se realiza un análisis por intención de tratar de todos los pacientes teniendo en cuenta la última talla observada y no la talla final. En este grupo la ganancia es de 2,8 cm.
No hubo diferencias en cuanto a la aceleración de la edad ósea ni el comienzo y la evolución de la pubertad.

Alcanzaron la talla dentro de -2 a + 2 DS el 71% de los que recibieron la dosis de 24 mg/kg/s y el 91% de los que recibieron 0,37 mg/kg/s. En 3 pacientes hubo efectos secundarios graves en posible relación con el tratamiento (epifisiolisis de la cabeza femoral, alteración de la tolerancia a la glucosa y tumor intrabdominal de células pequeñas).

Conclusión: con tratamiento con HC a dosis de 0,37 mg/kg/s la mayoría de los niños con TBI alcanzaran una talla adulta en el rango de la normalidad.

Conflicto de intereses: de los 11 autores, cinco son empleados y accionistas de Eli Lilly and Company, uno es un consultor y accionista. Los miembros restantes son investigadores principales del estudio.

Fuente de financiación: financiado por Eli Lilly and Company.

*SDS (standard deviaton score) o valor Z: permite conocer el múltiplo o fracción de desviaciones estándar que un individuo se separa de la media.

Estudio: van Gol SA, Kamp GA, Visser-van Balen H, Mul D, Waelkens JJ, Jansen M et al. Final height outcome after three years of growth hormone and gonadotropin-releasing hormone agonist treatment in short adolescents with relatively early puberty. J Clin Endocrinol Metab. 2007; 92; 1402-83

Objetivo: evaluar la talla final y los efectos secundarios del tratamiento combinado con HC y agonistas LHRH (LHRHa) en adolescentes con TBI o pequeños para la edad gestacional (PEG).

Diseño: ensayo clínico aleatorizado procedentes un estudio multicéntrico realizado entre 1993-1996.

Emplazamiento: 4 hospitales de 4 ciudades holandesas.

Población de estudio: se incluyeron 40 adolescentes con talla baja.

Los criterios de inclusión fueron: edad cronológica y ósea menor de 12 años en chicas y 13 en chicos; estadio puberal G2-3 en chicos o T2-3 en chicas.

Talla menor de -2 SDS de las referencias holandesas, o entre -1 y -2 SDS con predicción de talla adulta (PTA) menor de -2 SDS según el método de Bayley and Pinneau.

Intervención: se distribuyeron de forma aleatoria para recibir tratamiento combinado, con HC y LHRHa, o ningún tratamiento durante un periodo de 3 años. La distribución aleatoria a cada grupo se realizó de forma separada en los niños con PEG y TBI. La HC se administró a dosis de 0,05 mg/kg/dia (0,35 mg/kg/s) y la LHRHa como preparado depot, a dosis de 3,75 mg mensual.

Medición del resultado: se midió la talla final cuando la edad cronológica era igual o mayor de 18 años en chicas y 19 en chicos. Se analizan los posibles efectos adversos en la densidad mineral ósea (DMO), en la densidad mineral ósea aparente (DMOA) y en el índice de masa corporal (IMC).

Resultados principales: terminaron el estudio 32 pacientes (80%). Los grupos fueron similares aunque en el grupo de tratamiento (GT) la predicción de la talla adulta y la talla diana fueron unos tres cm menos que en el grupo control (GC).

A los tres años de tratamiento hay una ganancia significativa de 9,3 cm en la talla adulta prevista en el GT comparado con 1,2 cm en el GC.

Durante el seguimiento, se pierde un 50% de la ganancia de talla prevista tras la retirada del tratamiento, resultando una ganancia media de 4,9 cm en el GT en comparación con el GC.

La ganancia de talla (talla final-predicción de talla al inicio) fue de 4,4 cm (4,9)** en el grupo tratado y de -0,5 cm (6,4) en el grupo control. Tuvieron una talla final más alta de la prevista 76% de los niños tratados y 60% de los controles.

La ganancia de talla fue similar en ambos sexos. Las niñas tratadas tuvieron una talla final más cercana a la talla diana que las no tratadas, mientras que no hubo diferencias en los chicos.

La densitometría se realizó en 21 pacientes (69%). No hubo diferencias aparentes en la columna lumbar y cadera entre los dos grupos.

En el grupo de los varones, en los 6 tratados, la DMO fue menor que en los 2 controles [-2,5 (1)** SDS frente a -1,1 SDS (0,3)].

Conclusión: el tratamiento con HC y con LHRHa produce una modesta ganancia de talla y tiene posibles efectos secundarios en el pico de mineralización ósea en varones, por lo que su utilización no se puede recomendar de forma rutinaria en los niños con TBI o PEG.

Conflicto de intereses: un autor fue remunerado por sus conferencias por Novo Nordisk y Pfizer. Otro por Pfizer, Lilly y Pisen.

Fuente de financiación: Ferring, Pfizer y una beca ZonMW (Netherland Organization for Health Research and Development).

**los números entre paréntesis son las desviaciones estándar de la media.

Источник: https://evidenciasenpediatria.es/articulo/5392/hay-que-tratar-a-los-ninos-con-talla-baja-idiopatica-con-hormona-de-crecimiento

Hormona del crecimiento: Uso y abuso

¿Hasta qué edad funciona la hormona del crecimiento?

Skip Nav Destination

La hormona del crecimiento humano (Growth Hormone o GH) es una sustancia que regula el metabolismo y el crecimiento del cuerpo. La glándula pituitaria, ubicada en la base del cerebro, produce la GH.

Esta hormona ayuda a los niños a aumentar de estatura (también llamado crecimiento lineal), aumenta la masa muscular y disminuye la grasa corporal.

Tanto en niños y adultos, la GH ayuda a controlar el metabolismo del cuerpo, que es el proceso por el cual las células convierten la comida en energía y producen otras sustancias que el cuerpo necesita.

Si un niño o un adulto tiene demasiada GH o insuficiente GH, esto puede ocasionar problemas de salud. La deficiencia de hormona del crecimiento (insuficiente GH) y otros problemas de salud pueden ser tratados con GH sintética (producida artificialmente). A veces, la GH se usa ilegalmente para propósitos no médicos.

¿Para qué se usa la terapia con hormona del crecimiento?

La Dirección de Alimentos y Medicinas (Food and Drug Administration o FDA) de Estados Unidos ha aprobado el tratamiento con GH para enfermedades específicas. La GH sólo está disponible con receta médica en inyectable.

En niños, la GH se usa para tratar

  • la deficiencia de hormona del crecimiento
  • trastornos que causan baja estatura (si el niño es más bajo que otros de la misma edad), tales como enfermedades renales, el síndrome de Turner y el síndrome de Prader-Willi

En adultos, la GH se usa para tratar

  • la deficiencia de hormona del crecimiento
  • la pérdida de masa muscular (tejido muscular) debido al VIH
  • el síndrome de intestino corto

Además de estos usos, los médicos fuera de Estados Unidos recetan la GH para otras enfermedades. (Cuando los doctores recetan medicamentos para trastornos diferentes a los oficialmente aprobados, el proceso se denomina “uso no regulado.”)

¿La hormona del crecimiento es apropiada para adultos sanos?

Se han estudiado los efectos de la GH en adultos sanos y los resultados no han sido concluyentes.

Algunos estudios a corto plazo descubrieron que los adultos mayores desarrollaron musculatura, perdieron grasa corporal y aumentaron su resistencia y fuerza física. Pero otros estudios no mostraron beneficios similares.

Se requieren más estudios para comprender plenamente los beneficios y riesgos del uso de la GH en adultos sanos.

Además de su uso en la investigación, recetar o consumir GH para usos no regulados es ilegal en Estados Unidos. Los adultos pueden mejorar su salud, estructura corporal, fuerza física y resistencia con una dieta saludable y ejercicio con regularidad.

¿De qué se trata el abuso de la hormona del crecimiento?

La gente a veces toma la GH ilegalmente para detener o revertir los efectos del envejecimiento o para mejorar el desempeño atlético.

Algunos atletas creen que la GH por sí sola no logra los resultados deseados, de modo que la toman con esteroides anabólicos (que generan tejidos) en un esfuerzo por aumentar la musculatura y la fuerza física, y disminuir la grasa corporal.

Algunos atletas también usan insulina para aumentar los efectos musculares de la GH, lo cual es peligroso, porque disminuye la glucosa en la sangre.

¿Cuáles son los riesgos del abuso de la hormona del crecimiento?

Los efectos del abuso de la GH pueden ser serios. Los efectos secundarios del uso a corto plazo son dolores en las articulaciones, dolores musculares, retención de líquidos e hinchazón en las articulaciones. Si la GH se inyecta con agujas usadas, las personas pueden exponerse al VIH, SIDA o hepatitis.

Las dosis altas de GH a largo plazo pueden provocar enfermedades cardiacas. La GH de venta ilegal puede contener ingredientes desconocidos y potencialmente nocivos.

Por ejemplo, si se toma GH derivada de tejido humano, se corre el riesgo de desarrollar una enfermedad similar al síndrome de las vacas locas, la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, que es mortal.

Venta de hormona del crecimiento sin receta

Algunas compañías venden pastillas de GH o “sustancias liberadoras de GH”, y sostienen que son sustancias “anti envejecimiento”.

Pero no se ha probado que éstas aumenten la producción de GH en el cuerpo ni que contrarresten el envejecimiento, aumenten la musculatura o produzcan otros beneficios.

La GH no tiene efecto alguno en la forma de pastilla, porque la digestión la desactiva.

¿Qué es importante que recuerde?

  • La GH sintética es segura y eficaz si se usa para las enfermedades aprobadas por la FDA.
  • La GH debe ser recetada por un médico.
  • El abuso de la GH puede ser muy nocivo para la salud.
  • Los adultos sanos pueden mejorar su salud y condición física con dieta y ejercicio.
  • Si le preocupa una probable deficiencia de GH en usted o un familiar, hable con su médico.

Recursos

  • El servicio Encuentre a un Endocrinólogo de la Fundación de Hormonas: Visite www.hormone.org o llame 1-800-HORMONE (1-800-467-6663)
  • La página de Internet sobre trastornos del crecimiento de la Fundación de Hormonas: Visite www.hormone.org/Growth
  • MedlinePlus: Visite www.medlineplus.gov

Источник: https://academic.oup.com/jcem/article/94/6/E1/2596359

Problemas de crecimiento

¿Hasta qué edad funciona la hormona del crecimiento?

  • Tamaño de texto más grande

¿Te sientes como si fueras la persona más baja de tu clase? Los chicos y las chicas de baja estatura pueden tener la sensación de que no encajan en su grupo de edad, igual que los chicos que maduran antes y se sienten raros por tenerse que afeitar o las chicas a quienes les viene la menstruación antes que a sus compañeras de clase. 

En la mayoría de los casos, los adolescentes que son más bajos o más pequeños están madurando desde el punto de vista físico un poco más despacio que sus amigos. O tal vez sus padres son más bajos y lo han heredado de ellos. 

De todos modos, en algunas ocasiones, hay una razón médica de que algunas personas crezcan más despacio de lo normal.

Qué es normal y qué no lo es

Los niños y los adolescentes crecen y atraviesan la pubertad en momentos diferentes. En las niñas, la pubertad se suele iniciar entre los 7 y los 13 años de edad. La mayoría de los niños la suelen iniciar un poco más tarde (entre los 9 y los 15 años). 

Las chicas se vuelven más formadas en la zona de las caderas y se les desarrollan los senos. Por lo general, unos dos años después de que se les empiecen a desarrollar los senos, las niñas empiezan a menstruar, o les viene el período.

El pene y los testículos de los chicos aumentan de tamaño, y aparece vello en la zona púbica y axilar tanto en los chicos como en las chicas.

Los chicos se vuelven más musculados, les empieza a crecer barba en la cara y se les vuelven las voces más graves. 

Algunos adolescentes maduran físicamente mucho antes que sus amigos (lo que se llama pubertad precoz), mientras que otros maduran más tarde que otra gente de su misma edad (lo que se llama pubertad tardía). 

Los niños y los adolescentes pueden no crecer tan deprisa como sus compañeros de edad por muchos motivos. Si eres bajo, tal vez solo tengas una estatura baja familiar (genética). En otras palabras, padres de baja estatura tienden a tener hijos de baja estatura.

Si tu médico constata que no padeces ningún trastorno del crecimiento y que estás creciendo de forma sostenida y madurando sexualmente según lo esperable para tu edad, entonces lo más probable es que crezcas con normalidad, aunque tal vez seas algo más bajo que una persona promedio.

Los adolescentes que tienen un retraso constitucional del crecimiento crecen a un ritmo normal cuando son pequeños, pero se quedan atrás y no inician el desarrollo propio de la pubertad hasta muchos después que sus compañeros de edad. Las personas con retraso constitucional del crecimiento tienen una maduración física tardía. 

Si un niño o un adolescente parece tener un retraso constitucional del crecimiento, un médico le puede pedir radiografías óseas y compararlas con radiografías de lo que se considera un valor promedio para su edad.

Los adolescentes con retraso constitucional del crecimiento tienden a tener huesos de aspecto más juvenil de lo esperable para su edad. Estos adolescentes harán un estirón tardío y seguirán creciendo y desarrollándose hasta que sean más mayores.

Suelen alcanzar el nivel de desarrollo físico de sus compañeros cuando son adultos jóvenes. 

El hecho de no ingerir una cantidad adecuada de proteínas, calorías y otros nutrientes en la dieta también puede causar un crecimiento lento, así como una serie de afecciones médicas crónicas, como las enfermedades renales, cardíacas, pulmonares e intestinales. 

Las personas afectadas por una anemia falciforme también pueden crecer y desarrollarse más despacio de lo normal. El hecho de seguir un plan de tratamiento diseñado por un médico puede ayudar a los adolescentes con afecciones médicas a alcanzar un patrón de crecimiento más normal.

¿Qué son los trastornos del crecimiento? 

Los adolescentes también pueden tener problemas de crecimiento por otros motivos. El crecimiento está controlado por las hormonas que fabrica el cuerpo. Muchas enfermedades del sistema endocrino, que está compuesto por glándulas que fabrican hormonas, pueden afectar al crecimiento. 

Las hormonas son segregadas por las glándulas endocrinas y transportadas por todo el cuerpo a través del torrente sanguíneo.

El hipotálamo (una parte del cerebro) controla una glándula llamada la hipófisis, que se encarga de fabricar algunas de las hormonas que controlan el crecimiento y el desarrollo sexual.

El estrógeno y la testosterona son dos hormonas importantes que dirigen el desarrollo sexual y la función sexual y que también desempeñan un papel en el crecimiento. 

El hipotiroidismo puede causar un crecimiento lento porque la glándula tiroidea no produce una cantidad suficiente de hormonas tiroideas, que son necesarias para que se produzca un crecimiento normal.

Uno de los principales síntomas del hipotiroidismo es sentirse cansado y sin ganas de hacer nada.

Un análisis de sangre que mide la concentración de las hormonas tiroideas permite indicar si una persona padece este trastorno, que se puede desarrollar en cualquier momento de la vida y que es frecuente en chicas y mujeres en edad reproductora. 

Hay algunas enfermedades que no son de causa hormonal pero que pueden repercutir en la capacidad del cuerpo para fabricar las hormonas necesarias para crecer y desarrollarse. Por ejemplo, el síndrome de Turner es una afección genética (debida a un problema en los genes de la persona) que solo afecta al género femenino.

Se debe a la ausencia de un cromosoma X o a la presencia de un cromosoma X anormal. Las niñas y las chicas con síndrome de Turner tienden a ser bajas y no suelen tener un desarrollo sexual normal porque sus ovarios (ubicados en el abdomen inferior y encargados de fabricar óvulos y hormonas femeninas) no maduran ni funcionan con normalidad.

 

Otra afección que puede llevar a una estatura considerablemente baja es el enanismo. El enanismo se debe a un crecimiento anormal de los huesos y del cartílago. En muchas formas de enanismo, la persona tiene unas proporciones corporales anormales, como unas extremidades visiblemente más cortas de lo normal. La mayoría de los casos de enanismo son de origen genético.

Deficiencia de la hormona del crecimiento 

Uno de los trastornos del crecimiento que es específico de las hormonas que regulan el crecimiento es la deficiencia de la hormona del crecimiento (deficiencia de HC).

En esta afección participa la hipófisis, una pequeña glándula ubicada en la base del cerebro que fabrica la hormona del crecimiento y otras hormonas.

Si la hipófisis no fabrica una cantidad suficiente de esta hormona para un crecimiento normal, el crecimiento se enlentece o se detiene. 

La deficiencia de HC puede ocurrir en cualquier edad, y el signo más común en niños y adolescentes es que se enlentece el crecimiento a menos de dos pulgadas (o 5 centímetros) al año.

Los niños con este trastorno suelen tener unas proporciones corporales normales, en otras palabras, sus cuerpos se ven normales y bien proporcionados, pero de menor tamaño.

La deficiencia de HC no afecta a la inteligencia ni a la función cerebral. 

La causa de esta deficiencia puede ser una hipófisis o un hipotálamo poco desarrollados, lesionados, o que funcionan de una forma inadecuada, lo que puede ocurrir antes del nacimiento o durante el mismo, o puede estar causado más adelante por un accidente, un traumatismo o ciertas enfermedades.

Los tumores ubicados cerca de la hipófisis, como un craneofaringioma, también pueden lesionar el hipotálamo y la hipófisis y afectar al crecimiento. De todos modos, en la mayoría de los casos, la causa de la deficiencia de la hormona del crecimiento es desconocida e inexplicable.

 

La deficiencia de la hormona del crecimiento suele afectar solo a una persona de la familia y no se suele trasmitir de padres a hijos.

¿Qué hacen los médicos?

Tu médico lleva representando tu crecimiento desde que naciste para asegurarse de que existe una «curva de crecimiento» que muestra un «crecimiento sostenido» en peso y estatura. Si esta curva se aplana, los médicos suelen hacer una detenida exploración física y es posible que soliciten unos análisis de sangre especiales y radiografías óseas. 

Tu médico también se fijará en los patrones de crecimiento presentes en tu familia. Los adolescentes con baja estatura familiar han heredado este rasgo de sus padres. Y los adolescentes con retraso constitucional del crecimiento suelen tener parientes cercanos de maduración tardía. 

Afecciones del crecimiento como tener una estatura baja familiar o un retraso constitucional del crecimiento no suelen requerir ningún tratamiento especial. Los suplementos vitamínicos o las dietas especiales no harán que una persona afectada por una de estas afecciones crezca más o más deprisa. 

De todos modos, en algunas ocasiones los médicos aplican un tratamiento hormonal, generalmente administrando testosterona, a chicos con retraso constitucional del crecimiento que lo están pasando muy mal esperando la llegada de la pubertad. Este tratamiento puede incrementar de forma temporal el crecimiento y el desarrollo hasta que el chico empiece a fabricar las hormonas de la pubertad por sí mismo. 

Si un médico averigua que alguien tiene una deficiencia de la hormona del crecimiento, lo puede tratar administrándole esta hormona. Es una hormona que se fabrica en el laboratorio y que se administra en forma de inyección diaria.

No se puede tomar por vía oral (por boca) porque sería destruida por los jugos digestivos gástricos.

Dependiendo de cuándo se haga el diagnóstico, el tratamiento suele durar varios años: hasta que se cierren las áreas de crecimiento de los huesos (después de ese momento, no podrá haber más crecimiento). 

Los efectos de la administración de la hormona del crecimiento pueden tardar semanas o meses en manifestarse, pero la mayoría de los niños crecen de dos a cinco veces más deprisa durante el primer año de tratamiento de lo que crecían antes. La tasa de crecimiento a partir de entonces suele ser algo menor, aproximadamente de 3 a 4 pulgadas (entre 7,6 y 10,2 centímetros) al año. 

Hace poco, se ha aprobado el tratamiento con la hormona del crecimiento para niños y adolescentes que no padecen una deficiencia de la hormona del crecimiento pero que parecen estar abocados a tener una estatura muy baja como adultos (menos de 5 pies con 4 pulgadas [1,6 metros] en los hombre y menos de 4 pies con 11 pulgadas [1,5 metros] en las mujeres). Este tratamiento puede ayudar a aumentar la estatura final de una persona en unas 2 a 3 pulgadas (entre 5 y 7,6 centímetros). 

Los trastornos del crecimiento causados por otras afecciones también se pueden tratar. Las niñas con síndrome de Turner se pueden beneficiar del tratamiento con la hormona del crecimiento y con estrógeno.

La medicación tiroidea puede ayudar a restablecer el ritmo de crecimiento en niños y adolescentes con hipotiroidismo.

En la mayoría de los casos, el crecimiento también mejorará con el tratamiento específico de las afecciones médicas crónicas que están haciendo que un adolescente crezca más despacio de lo normal.

Cómo afrontar los trastornos del crecimiento

Puede ser duro tener un trastorno del crecimiento durante la adolescencia porque puede afectar a la imagen corporal y a la autoestima. Hablar con un profesional de la salud mental es una forma en que algunos adolescentes afrontan los sentimientos y las preocupaciones relacionadas con su crecimiento. 

Tu médico también puede ser un buen recurso para informarte y aconsejarte sobre tu patrón de crecimiento. Y, aunque nadie puede tener mucho control sobre los cambios que ocurren en el cuerpo durante la pubertad, tú puedes hacer todo lo que esté en tus manos para mantener un cuerpo en la máxima forma posible, siguiendo una dieta saludable, durmiendo lo suficiente y haciendo ejercicio físico.

Revisado por: Steven Dowshen, MD

Fecha de revisión: julio de 2014

Источник: https://kidshealth.org/es/teens/growth-hormone-esp.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: