Herpangina en bebés

Herpangina

Herpangina en bebés

La herpangina es una enfermedad infecciosa que puede ser producida por varios virus del género Enterovirus, que aparece normalmente en niños menores de 4 (años aunque también se puede dar en niños de entre 3-10 años), sobre todo en verano y en otoño. Produce lesiones en la boca y la faringe muy dolorosas. Es una enfermedad común que habitualmente no presenta gravedad, aunque produce muchas molestias al niño.

Causas de la herpangina

El origen de esta enfermedad es la infección por virus del género Enterovirus (Cosackie A1-10,  A16, A22 y B1-5 y los Echovirus 3, 6, 9, 11, 16, 17, 25 y 30),  cuya transmisión se realiza por contagio fecal-oral o por pequeñas gotas expulsadas por la tos. Su periodo de incubación es de 3 a 6 días, y durante él pueden ser contagiado a otros niños.

Síntomas de la herpangina

Aparece fiebre y malestar general de forma brusca con dolores musculares.

Comienzan a salir unas manchitas rojas en la boca y en la faringe que después se convierten en pequeñas vesículas  de 1-2 mm, de coloración blanquecino-grisáceas con una corona rojiza alrededor.

Poco a poco se van agrandando y finalmente tienden a ulcerarse. Esto produce un dolor importante en la orofaringe, sobre todo al tragar. Evoluciona a una resolución espontánea en unos 5-6 días.

Tratamiento para la herpangina

El tratamiento es sintomático, adoptando medidas generales de hidratación y alimentación blanda y poco irritante. Además, se indica analgesia y control de la fiebre (por ejemplo con Paracetamol). A veces se asocian soluciones anestésicas tópicas para ayudar a controlar el dolor en las lesiones.

Pruebas complementarias del tratamiento de la herpangina

El diagnóstico de la herpangina se realiza básicamente por la situación clínica que presenta el paciente. Sólamente en casos dudosos y muy determinados se realizan cultivos celulares y determinación de la presencia del virus en las heces y el exudado de las lesiones.

Factores desencadenantes de la herpangina

El factor desencadenante de la infección es la entrada del virus en el organismo.

Factores de riesgo de la herpangina

La convivencia o contacto con un paciente que tiene la infección es el mayor factor de riesgo para poderse contagiar por el virus y padecer esta enfermedad.

Complicaciones de la herpangina

  • Las principales complicaciones posibles son la deshidratación del niño y la anorexia (falta de apetito), producidas por el dolor que le produce el tragar por las lesiones que le salen en la boca y en la faringe.

Prevención de la herpangina

  • Para prevenir la infección se debe lavar las manos del niño a menudo para prevenir la propagación de la enfermedad, así como las de todas las personas que conviven con él.
  • También es recomendable lavar aquellos elementos y ropa (sábanas, toallas…etc.) con los que habitualmente está en contacto el niño.

Especialidades a las que pertenece la herpangina

Es una enfermedad que de manera habitual es diagnosticada y tratada por el pediatra o el médico de familia.

¿Qué es el virus pie, mano, boca?

Los virus que provocan la enfermedad llamada boca-mano-pie, son algunos de los virus de la especie de los Enterovirus, provocando esta infección que aparece sobre todo en niños de 1-3 años y que se da en brotes, sobre todo en primavera y verano. Produce fiebre, malestar general y aparición de ampollas pequeñas dentro y fuera de la boca, palmas de las manos, plantas de los pies y el área del pañal.

¿Qué es un exantema viral?

Un exantema viral es la aparición de una erupción cutánea producida por la infección de un virus. Existen varios tipos de infecciones víricas que pueden producir este tipo de lesiones dérmicas con características comunes y diferenciales de cada una (sarampión, rubéola, mononucleosis…etc).

¿Qué es el rash cutáneo?

Un rash cutáneo es una erupción de la piel que tiene unas características morfológicas según una enfermedad concreta. Frecuentemente lo que se da es enrojecimiento, picor y pequeños “granitos”.

¿Qué es el sarpullido en la piel?

Un sarpullido es un nombre coloquial que se le da a la aparición de lesiones punteadas rojizas que producen picor en la piel.

Источник: https://www.saludsavia.com/contenidos-salud/enfermedades/herpangina

Herpangina: todo lo que debes saber — Mejor con Salud

Herpangina en bebés

La herpangina es una infección causada comúnmente por el virus Coxsackie del grupo A que suele afectar con mayor frecuencia a los niños que tienen entre 3 y 10 años de edad, durante el verano y el otoño. No obstante, cualquier persona puede padecerla en cualquier estación del año.

El patógeno de esta enfermedad también puede causar alteraciones como la enfermedad mano-pie-boca, que de acuerdo con la evidencia científica “es una enfermedad completamente benigna, cuyo periodo de incubación oscila entre los 3 y 7 días, no deja secuelas, huellas ni cicatrices cuando desaparece, generalmente a los 7-10 días”.

Veamos más detalles a continuación.

Síntomas más comunes

El paciente suele presentar una serie de alteraciones o síntomas característicos de esta enfermedad. Entre los más comunes encontramos:

  • Inapetencia.
  • Cefalea (de intensidad variable).
  • Fiebre (no tiene por qué ser alta).
  • Cansancio, fatiga o debilidad en líneas generales.
  • Dolor o molestia en la garganta que se acentúa al tragar.
  • Formación de ampollas o úlceras que pueden aparecer en la boca, la garganta, los pies, las manos e incluso los glúteos. Suelen ser de un tamaño reducido y presentar una tonalidad blanquecina en el centro y rojiza en los extremos.

Te puede interesar: Fiebre en los niños pequeños: qué debemos hacer

Diagnóstico de la herpangina

De acuerdo con el Manual MSD, el diagnóstico se realiza después de haber realizado examen físico al paciente para evaluar los síntomas que pueda presentar.

Por supuesto, también se realiza una comprobación de la historia clínica y los antecedentes.

De esta manera, el médico es capaz de identificar la enfermedad y descartar otras alteraciones con características similares.

En raras ocasiones se llevan a cabo otros procedimientos médicos, ya sea un análisis de sustancias (sangre y orina) o la obtención de imágenes internas. Por ejemplo, las radiografías, las ecografías, la tomografía axial computarizada (TAC) o la resonancia magnética (RM).

Tratamiento de la herpangina

El tratamiento lo ha de definir el médico especialista. El objetivo final del mismo será calmar los síntomas que muestre el paciente. También son aconsejables una serie de pautas para evitar complicaciones durante la evolución de la patología. Entre las terapias más comunes encontramos:

  • Fármacos (paracetamol e ibuprofeno) para aliviar las molestias y tratar la fiebre. Asimismo, el médico puede sugerir la utilización de otros medicamentos para calmar las llagas (tratamiento tópico).
  • Por otra parte, se deberá adaptar la dieta del niño para que consuma más líquidos de los habituales. De esta manera, reducimos el riesgo de deshidratación durante el transcurso de esta enfermedad.
  • La ingesta de lácteos (sobre todo el helado) es un remedio natural que alivia el dolor de las llagas y favorece su eliminación. En cualquier caso, se evitará el consumo de alimentos calientes o irritantes

Por norma general, la enfermedad remite tras una semana de infección o desde el inicio del trastorno. En los primeros momentos, el virus es capaz de extenderse por nuestro organismo, alterando las actividades usuales.

Poco después, el sistema inmunitario produce las defensas necesarias para contraatacar al microorganismo. Finalmente, nuestros anticuerpos destruyen todas las copias del patógeno y nuestro cuerpo vuelve a la normalidad.

Te recomendamos leer: La anfotericina B y su uso en las infecciones fúngicas

¿Se puede prevenir?

Lavarse las manos, cuando es posible, supera la efectividad antibacterial de los geles.

El método de prevención más eficaz es evitar el contagio del virus por parte de personas ya infectadas por él. Por tanto, es importante prestar especial atención a las medidas de higiene cotidianas como lavarse las manos o no morderse las uñas.

También es recomendable mantener un estilo de vida saludablea través de la ingesta de una dieta equilibrada y adecuada junto a la realización de actividad física moderada de manera usual. Todas estas acciones ayudan a mantener un buen estado del organismo.

Este hecho es fundamental para que el sistema inmunitario realice sus funciones correctamente y así podamos combatir las infecciones. Especialmente las de carácter vírico en las que el uso de antibióticos no es eficaz y el paciente es más propenso a sufrir reinfecciones.

Todas las situaciones de inmunodeficiencia son factores de riesgo a la hora de sufrir infecciones, ya sea congénita por algunas enfermedades hereditarias o adquiridas por otras patologías. En estos pacientes el sistema inmunitario no consigue erradicar el agente patógeno.

Источник: https://mejorconsalud.as.com/herpangina/

Infecciones por el virus de coxsackie

Herpangina en bebés

  • Tamaño de texto más grande

Los virus de coxsackie forman parte de la familia de enterovirus (que también incluye a los virus de la poliomielitis y de la hepatitis A) que viven en el aparato digestivo de los seres humanos.

Los virus se pueden transmitir de persona a persona, generalmente por no lavarse las manos y por las superficies contaminadas con excremento (caca), donde pueden vivir durante varios días.

En la mayoría de los casos, las infecciones por el virus de coxsackie provocan síntomas gripales y desaparecen sin tratamiento. Pero en algunos casos, pueden provocar infecciones más graves.

¿Cuáles son los signos y síntomas de las infecciones por el virus de coxsackie?

Los síntomas del virus de coxsackie pueden ser variados. Aproximadamente la mitad de los niños con una infección no tienen síntomas.

Otros tienen repentinamente fiebre alta, dolor de cabeza y dolores musculares, y algunos también presentan dolor de garganta, molestias estomacales o náuseas.

Un niño con una infección por el virus de coxsackie tal vez solo tenga temperatura y no presente ningún otro síntoma. En la mayoría de los niños, la fiebre dura aproximadamente tres días y después desaparece.

¿Qué problemas pueden surgir?

El virus de coxsackie puede causar síntomas que afectan a diferentes partes del cuerpo, como las siguientes:

  • La enfermedad de mano, pie y boca, un tipo de síndrome por virus de coxsackie, causa ampollas rojas y dolorosas en la lengua, las encías, el paladar, el interior de las mejillas, las palmas de las manos y las plantas de los pies.
  • La herpangina, una infección de la garganta, causa ampollas y úlceras con un anillo rojo en las amígdalas y el paladar blando (la parte carnosa ubicada en la parte posterior del paladar).
  • La conjuntivitis hemorrágica, una infección que afecta a la parte blanca de los ojos y suele comenzar con dolor en los ojos, seguido de enrojecimiento y lágrimas en los ojos, junto con inflamación, sensibilidad a la luz y visión borrosa.

En contadas ocasiones, el virus de coxsackie puede provocar infecciones más graves que tal vez requieran tratamiento en el hospital, como las siguientes:

  • meningitis viral, una infección de las meninges (membranas que rodean al cerebro y la médula espinal)
  • encefalitis, una infección cerebral
  • miocarditis, una infección del músculo del corazón

Las madres pueden contagiar la infección a los recién nacidos durante el parto o inmediatamente después de este. Los bebés tienen más riesgos de sufrir una infección grave, incluidas la miocarditis, la hepatitis y la meningoencefalitis (una inflamación del cerebro y las meninges). En los recién nacidos, los síntomas pueden aparecer dentro de las dos semanas posteriores al parto.

¿Son contagiosas las infecciones por el virus de coxsackie?

El virus de coxsackie es muy contagioso. Se puede contagiar de persona a persona por las manos sucias y las superficies contaminadas con excremento. También se puede contagiar por medio de las gotas de líquido que se esparcen en el aire cuando una persona tose o estornuda.

Cuando una comunidad se ve afectada por un brote, la infección con el virus de coxsackie es más elevada entre los bebés y los niños menores de 5 años. El virus se extiende fácilmente en ambientes con varias personas, como escuelas, guarderías y campamentos de verano. El mayor nivel de contagio se da en la primera semana que una persona está enferma.

En los climas más fríos, los brotes suelen ocurrir en el verano y el otoño, pero en las zonas tropicales, los brotes ocurren durante todo el año.

¿Cómo se tratan las infecciones por el virus de coxsackie?

Según el tipo de infección y los síntomas que provoque, el médico tal vez recete medicamentos que alivien al niño. Como los antibióticos solo sirven para tratar las bacterias, no es posible usarlos para combatir una infección por el virus de coxsackie.

Puede darle paracetamol o ibuprofeno para aliviar los dolores leves. Si la fiebre dura más de 24 horas o si su hijo tiene síntomas de una infección más grave por el virus de coxsackie, llame al médico.

La mayoría de los niños con una infección simple por el virus de coxsackie se recuperan por completo en unos pocos días sin necesidad de recibir tratamiento médico. Si un niño tiene fiebre y no presenta ningún otro síntoma, debe quedarse en cama y jugar tranquilamente en el interior. Ofrézcale muchos líquidos para prevenir la deshidratación.

¿Cuánto duran las infecciones por el virus de coxsackie?

La duración de la infección puede variar. Los niños que solo tienen fiebre tal vez vuelvan a tener una temperatura normal en 24 horas, aunque la fiebre suele durar 3 días en promedio. La enfermedad de mano, pies y boca suele durar entre 2 y 3 días; mientras que la meningitis viral puede tardar de 3 a 7 días en desaparecer.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Llame al médico inmediatamente si su hijo presenta alguno de estos síntomas:

  • fiebre superior a 100,4 °F (38 °C) en el caso de bebés menores de 6 meses y superior a 102 °F (38,8 °C) en niños mayores
  • falta de apetito
  • problemas para alimentarse
  • vómitos
  • diarrea
  • dificultad para respirar
  • convulsiones
  • somnolencia inusual
  • dolor en el pecho o el abdomen
  • llagas en la piel o dentro de la boca
  • dolor de garganta muy intenso
  • fuerte dolor de cabeza, en especial con vómitos, confusión o somnolencia inusual
  • rigidez de cuello
  • ojos enrojecidos, inflamados y con lágrimas
  • dolor en uno o ambos testículos

¿Se pueden prevenir las infecciones por el virus de coxsackie?

No existe una vacuna para prevenir las infecciones por el virus de coxsackie. Lavarse las manos es la mejor protección.

Recuérdeles a todos los miembros de su familia que se laven bien las manos y que lo hagan frecuentemente, sobre todo después de ir al baño o de cambiarle los pañales a un bebé, antes de comer y antes de preparar la comida.

Los juguetes que se comparten en guarderías y centros de preescolar se deberían limpiar a menudo con desinfectante porque el virus puede vivir en esos objetos durante días.

Los niños enfermos con una infección por el virus de coxsackie no deben ir a la escuela o la guardería por unos pocos días para evitar el contagio de la infección.

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/coxsackie-esp.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: