Herpes durante el embarazo

Herpes en el embarazo: contagio, síntomas y prevención

Herpes durante el embarazo

Durante el embarazo, es muy habitual la aparición de herpes. La forma más extendida de herpes es el herpes labial, causado por un virus muy extendido, el herpes simplex. Se estima que la mayoría de la población lo contrae sin saberlo, aunque, si afecta a los genitales, puede resultar muy doloroso.

El virus tiene dos formas: el herpes simplex de tipo 1, que afecta principalmente a los labios o a la cara; y el herpes simplex de tipo 2, que a menudo está asociado a infecciones en los genitales debidas a la transmisión sexual o a contagios contraídos en los recién nacidos durante el parto.

También puede darse el herpes zóster, queestá provocado por el virus de la varicela, que pertenece a la misma familia del virus del herpes labial y genital, y que puede manifestarse solo si la persona ha contraido la varicela.

Herpes labial

Se considera que, al llegar a los seis años, el 50% de los niños ha sido afectado por este virus. Una vez se ha producido el contagio, el virus se desplaza a las células subcutáneas, donde queda latente. En algunos casos, queda oculto y nunca más vuelve a aparecer, pero cerca del 15% de los casos vuelven a brotar de nuevo.

Síntomas del herpes labial

– Este herpes forma los característicos racimos de pequeñas vesículas en el labio, en la zona ocular y más raramente en otras partes del cuerpo.

– La aparición de las vesículas va precedida de quemazón, picor y hormigueo.

– En algunos casos, de las vesículas fluye serosidad y, a continuación, se forma una costra.

– Las vesículas desaparecen en unos 10-15 días sin dejar cicatrices.

Herpes genital

Puede aparecer en los genitales tanto masculinos como femeninos. Se transmite a través de la relaciones sexuales, pero se dan casos de autotransmisión en caso de que se tenga herpes labial y se toquen los genitales con las manos infectadas.

El herpes genital es extremadamente peligroso para las mujeres embarazadas. El riesgo de aborto espontáneo es muy elevado, cuando la infección se adquiere durante las primeras 20 semanas de embarazo. Si aparece después de semana 32 de embarazo, hay probabilidad de que el recién nacido se contagie durante el parto.

Síntomas del herpes genital

– Este herpes, que suele manifestarse durante la pubertad o al principio de la actividad sexual, se caracteriza por irritación y enrojecimiento de los genitales, que duran unos dos días, al producirse la infección.

– Asimismo, aparecen pequeñas úlceras dolorosas de unos 3-5 mm de diámetro, y una base blanca sobre la piel, que suelen desaparecer al cabo de unas cuatro semanas.

– También se produce el engrosamiento de los ganglios linfáticos de las ingles que, en ocasiones, viene acompañado con algunas décimas de fiebre.

– Las lesiones provocadas por el herpes desaparecen en pocas semanas. Sin embargo, después de sufrir una primera infección, el virus permanece en el organismo, instalándose en las raíces de los nervios, alrededor del hueso sacro. Por ello, es normal que vuelva a aparecer cada cierto tiempo.

– Cuando se producen nuevos episodios, los síntomas son menos visibles y molestos.

Herpes zóster

El herpes zóster es conocido popularmente por los españoles como fuego de San Antonio, porque antiguamente se creía que el santo podía curar esta infección, que provoca dolores muy fuertes.​ La molestia afecta al 1,1% de la población y, aunque es más frecuente entre las personas de más de 50 años, puede también afectar a los niños.

Síntomas del herpes zóster

– En general, el fuego de San Antonio afecta a la zona que está por debajo de las costillas, el dorso, el tórax y el abdomen. Más raramente, se manifiesta en los brazos o en el cuello. A veces, el herpes zóster también puede aparecer a un lado de la cara y puede afectar a un ojo.

– En los adultos, el herpes zóster provoca un intenso dolor en la zona afectada. En los niños, por suerte, el malestar es menor y el pequeño, en general, se encuentra bien.

– Característica de este trastorno es la aparición, en las zonas afectadas, de pequeñas ampollitas que provocan prurito. Al cabo de algunos días, las vesículas adquieren un color amarillento, se secan y se cubren de costras. Éstas, después de unas dos semanas, caen, a veces dejando pequeñas cicatrices. El herpes zóster no provoca, en general, complicaciones.

Hay que consultar al pediatra si:

– Las ampollas provocan dolor o si el picor es muy fuerte.

– La erupción está cercana a un ojo.

– La enfermedad dura más de 14 días.

– Las vesículas parecen infectadas.

Cómo se contagia el herpes genital en el embarazo

La vía de transmisión más frecuente del herpes se produce durante el parto. Las vesículas que se encuentran en la vagina o en el cuello del útero contagian al niño cuando éste pasa por el canal del parto.

Este riesgo es mucho mayor cuando la embarazada ha contraído el virus por primera vez cerca de la fecha de parto.

Si la mujer ya ha tenido una infeccion por herpes antes del embarazo, o padece un rebrote cerca del momento del parto, las posibilidades de contagiar al bebé se reducen a un tres por ciento.

La transmisión del virus a través de la placenta suele ser bastante rara, ya que ésta desarrolla un papel protector frente a muchos organismos nocivos para el feto.

También son poco frecuentes las infecciones del feto en el caso de rotura del saco amniótico.

Prevención del herpes

Las medidas que se deben adoptar para combatir el virus del herpes varían en función de si éste se presenta antes del embarazo, durante el mismo o en el momento del parto.

Antes del embarazo

– Si aparecen lesiones sospechosas, debes practicarte un control serológico anual que, durante el embarazo, debe ser mensual o, incluso, quincenal.

– Si el resultado del test del herpes da positivo, debes adoptar normas higiénicas muy escrupulosas.

Durante las primeras de embarazo- Debes someterte a un control del nivel de los anticuerpos, para ver si puedes transmitir la enfermedad a tu hijo.

– Si el test del virus te da positivo, el especialista te examinará mediante un colposcopio (instrumento óptico que aumenta la imagen hasta 25 veces), para verificar la existencia de vesículas que indican la presencia de la enfermedad.

– Las mujeres que hayan dado positivo al test del herpes antes del embarazo, deben efectuarse exámenes sexológicos semanales a partir de la semana 32 de embarazo.

En el momento del parto

– Si la infección está activa, es decir, si hay vesículas o úlceras en el cuello del útero, la vagina o la vulva, se deberá recurrir a una cesárea, para evitar que el recién nacido contraiga el herpes.

(Te interesa: Cesárea: en qué casos está indicada)

Cuando el bebé ha nacido

– Lávate con mucho cuidado las manos antes de coger al niño en brazos.

– Dale el pecho únicamente si no tienes lesiones herpéticas en el pezón.

– No debéis besar al niño si tanto tú como los demás miembros de la familia tenéis herpes labial; lo ideal sería cubrirse con una mascarilla sanitaria para acercarse a él durante los diez días de la fase activa.

– Debes tener en cuenta que el riesgo de contagio disminuye considerablemente tras las cuatro-seis primeras semanas.

Tratamiento del herpes labial

Generalmente, el herpes labial se cura espontáneamente y no necesita tratamiento específico. En algunos casos, se puede aplicar una crema antiherpética a base de acyclovir, si el médico lo considera necesario.

Tratamiento del herpes genital

En cuanto al herpes genital, no existe tratamiento para este trastorno, aunque la infección puede controlarse con un tratamiento antiviral. Este tipo de tratamiento contribuye para acelerar la curación de las lesiones, aliviar los síntomas, impedir complicaciones y reducir el riesgo de transmisión.

Tratamiento del herpes zóster

Si el niño tiene dolor, cosa que sucede raramente, se le puede administrar paracetamol. Antes, sin embargo, es aconsejable consultar con el pediatra. Será él quien prescriba al niño, si lo considera necesario, el tratamiento antiviral más adecuado.

(Te interesa: Enfermedades en el embarazo)

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/enfermedades/enfermedades-infantiles/herpes-796

Todo lo que necesitas saber sobre el herpes en el embarazo

Herpes durante el embarazo

Una gran preocupación para muchas madres es la aparición del virus herpes en el embarazo, debido a que puede contagiar al bebé durante el parto y el nacimiento.

Esta es una enfermedad que se divide en el herpes simple tipo 1  (HSV-1), que afecta principalmente a los labios o a la cara, y el herpes simple tipo 2 (HSV-2), que puede afectar a la zona genital y que se transmite, por lo general, a través de las relaciones sexuales.

Tipos de virus herpes

El herpes se transmite por el contacto directo con las lesiones. Aunque se trate de dos tipos de virus, pueden contagiarse; es decir, también se puede contraer herpes simple HSV-1 en la zona genital a través del sexo oral.

Síntomas de una infección de herpes genital

La mayoría de las personas infectadas no presentan síntomas o estos son muy leves, por eso incluso suelen desconocer la existencia de la infección. El brote más fuerte comúnmente es el primero, debido a que la persona infectada no tiene anticuerpos para combatir a la infección.

Los síntomas del herpes suelen aparecer a los 14 días después de la exposición al virus y se manifiestan de la siguiente forma:

  • Sensación de comezón, ardor, dolor o hormigueo en la zona genital.
  • Flujo o secreción vaginal.
  • Ganglios linfáticos inflamados.
  • Dolor al orinar.
  • Aparición de puntos enrojecidos en la vagina o vulva, que posteriormente se rompen y convierten en úlceras dolorosas.
  • Las lesiones pueden durar unas cuantas semanas en el primer brote.

“Algunas personas pueden presentar síntomas parecidos a la gripe como fiebre, dolor de cabeza y dolores musculares”

¿Cómo se transmite el herpes en el embarazo?

Aunque la medicina avanza y los expertos destacan que los contagios a recién nacidos son cada vez menores, sí existe el peligro de que la madre transmita el virus al bebé, lo que puede causar graves consecuencias en su salud.

Si el virus está activo durante el parto, aumentan las posibilidades. En detalle, estas serían las formas más comunes de contagio:

  • La forma de transmisión más frecuente se produce durante el nacimiento. Las vesículas que se encuentran en la vagina o en el cuello del útero contagian al niño cuando pasa por el canal del parto.
  • El riesgo es mucho mayor cuando la madre contrae el virus cerca de la fecha del parto.
  • Son pocos los casos en los que el contagio se debe a la rotura del saco amniótico.

¿Se realiza cesárea en caso de herpes?

Todo depende del tiempo del contagio. En el caso de que la madre haya contraído el virus antes del embarazo o antes del tercer trimestre del embarazo y no presente ningún síntoma, al comenzar el parto podrá dar a luz de forma natural.

Esto ocurre debido a que la madre desarrolla anticuerpos contra el herpes poco después de haber contraído la enfermedad, lo que transmite inmunidad al bebé.

Sin embargo, si la madre presenta una erupción o síntomas de un posible brote cuando está cerca el parto, será necesario realizar una cesárea de inmediato.

En caso de haber contraído herpes en el embarazo en su etapa final, los expertos recomiendan realizar la cesárea incluso aunque no se presenten síntomas de parto.

Después del nacimiento del bebé

  • Lavarse con mucho cuidado las manos cuando se vaya a tomar al niño en brazos.
  • Darle pecho únicamente si no existe presencia de lesiones herpéticas en el pezón.
  • No besar al niño si existe la presencia de herpes labial.
  • El riesgo de contagio disminuye después de las cuatro semanas.

El herpes en el embarazo puede ser enormemente peligroso para el bebé, por ello se deben tomar las medidas para evitar el contagio y, si es necesario, realizar una cesárea y no arriesgarse a realizar un parto natural.

Es sumamente importante informarse acerca de este virus para evitar cualquier contagio que pueda sufrir el niño.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/herpes-en-el-embarazo/

Infeccion por virus herpes y embarazo

Herpes durante el embarazo

El herpes simple es una infección provocada por el virus del herpes simple (VHS). Se distinguen dos tipos: VHS-1 y VHS-2. El virus del herpes simple o VHS puede causar lesiones en la cara y los labios (herpes facial, por ejemplo), o lesiones genitales (herpes genital).

El VHS-1 es la causa habitual del herpes facial, y el VHS-2 lo es del herpes genital.

Pero cualquier tipo del VHS puede infectar cualquier parte del cuerpo. Cualquier tipo del virus del herpes puede también infectar a un recién nacido.

Cómo puede el herpes simple transmitirse a un recién nacido?

  • El VHS es transmitido con frecuencia a un niño durante el nacimiento si el virus está presente en el canal del parto durante el nacimiento.
  • El VHS puede también ser propagado al bebé si éste es besado por alguien que sufre de herpes labial.
  • En raros casos, el VHS puede ser transmitido por contacto, si alguien toca un herpes labial activo e inmediatamente toca al bebé.

Cómo puede el herpes dañar al bebé?

El VHS puede causar herpes neonatal, una enfermedad rara pero grave.

El herpes neonatal puede causar infecciones en piel, ojos y boca, daño al sistema nervioso central y a otros órganos internos, retardo mental, o la muerte.

La medicación con antivirales puede ayudar a prevenir o a reducir el daño perdurable si se administra con prontitud.

Cuántos bebés contraen herpes neonatal ?

Aunque el herpes genital es común, el riesgo de que su bebé sea afectado por herpes neonatal es bajo, particularmente si usted contrajo herpes genital antes del tercer trimestre del embarazo.

En los Estados Unidos, uno en 1800-5000 nacidos vivos son afectados, en el Reino Unido uno en 60.000, en Australia y Francia uno en 10.000 y en Holanda uno en 35.000.

Esto significa que la mayoría de las mujeres con herpes genital dan nacimiento a bebés sanos.

Cuáles bebés están en mayor riesgo?

Los bebés están en mayor riesgo de contraer herpes neonatal si la madre contrae infección por VHS genital en el último trimestre del embarazo.

Esto es debido a que una madre recién infectada no ha producido aún anticuerpos suficientes contra el virus, por lo que no hay una protección natural para el bebé antes y durante el nacimiento.

Sumado a esto, la infección genital por VHS recientemente adquirida es frecuentemente activa, por lo que es probable que el virus esté presente en el canal del parto durante el nacimiento.

Qué pasa con las mujeres embarazadas con historia de herpes genital?

Las mujeres que adquieren herpes genital antes de quedar embarazadas poseen un muy bajo riesgo de transmitir el VHS a sus bebés. Esto ocurre porque su sistema inmune ya ha producido anticuerpos que son pasados al bebé en la corriente sanguínea a través de la placenta.

Aún si el VHS está activo en el canal del parto durante el nacimiento, los anticuerpos presentes en la madre y que pasan al bebe ayudan a proteger al niño al nacer.

Además, si una madre sabe que tiene herpes genital, su médico puede tomar medidas para proteger a su bebé.

Protección del bebé: las mujeres con herpes genital

Si usted está embarazada y tiene herpes genital, podrá estar preocupada por el riesgo de transmitir la infección a su bebé.

Asegúrese de que el riesgo sea lo menor posible, especialmente si ha tenido herpes desde hace algún tiempo.

Los siguientes pasos pueden ayudar a que el riesgo sea aún menor:

  • Hable con su médico de familia, con su obstetra o con su partera. Asegúrese que el o ella sepa que usted tiene herpes genital.
  • En el momento del parto, compruebe usted misma cualquier síntoma en el área genital – llagas, picazón, hormigueo o sensibilidad.

    Su médico la examinará también con una luz fuerte para detectar cualquier signo de lesión.

  • Sería ideal que su obstetra discutiera con usted las opciones de manejar un brote de herpes activo en el momento del parto precozmente en el embarazo.

    Las opciones son proceder con un parto vaginal (evitando el uso rutinario de instrumentos), o practicar una cesárea. Actualmente se dispone de información insuficiente para apoyar claramente una opción o la otra, el riesgo de transmisión con parto vaginal es muy bajo y debe ser sopesado contra el riesgo de practicar cesárea a la madre.

  • Pida a su médico no romper la bolsa de agua alrededor del bebé a menos que sea necesario. La bolsa de agua puede proteger al bebé tanto tiempo como sea posible contra algún virus en el canal del parto.
  • Pida a su médico que no use monitor fetal en el cuero cabelludo (electrodos en el cuero cabelludo) durante el parto para monitorear el ritmo cardíaco a menos que sea médicamente necesario. Este instrumento realiza diminutos pinchazos en el cuero cabelludo del bebé, lo cual permite al VHS penetrar en él.

    En la mayoría de los casos, puede usarse un monitor externo en su lugar.

  • Pida que no se use forceps o vacío durante el parto a menos que sea médicamente necesario. Estos instrumentos pueden causar también rupturas en el cuero cabelludo del bebé, lo que puede permitir penetrar al VHS.

  • Luego del nacimiento, observe al bebé de cerca por alrededor de 4 semanas. Los síntomas del herpes neonatal incluyen ampollas en la piel, fiebre, cansancio, irritabilidad, o falta de apetito. Mientras que estos síntomas pueden ser inicialmente leves, no espere a ver si su bebé mejora. Llévelo a un médico rápidamente. Asegúrese de decirle a su médico que usted sufre de herpes genital.
  • ¡Piense positivamente! Las probabilidades de tener un bebé sano están a su favor.

Protegiendo al bebé: las mujeres que no tienen herpes genital

Los bebés cuyas madres contraen la infección genital en el último trimestre del embarazo tienen mayor riesgo de herpes neonatal.

A pesar de ocurrir raramente, esto sucede, y puede causar una enfermedad severa, aún con riesgo de vida para el bebé.

La mejor manera de proteger a su bebé es conocer la realidad sobre el VHS y la manera de protegerse a sí misma.

El primer paso puede ser investigar si usted ya es portadora del virus. Si usted tiene una pareja que sabe que sufre de herpes genital, y usted no sabe si lo tiene o no, necesita discutir esto con su médico.

Cómo puedo practicarme una prueba de herpes genital?

Si usted presenta síntomas genitales, la prueba más usual es un cultivo del virus que detecta el VHS del área genital afectada.

Para practicar esta prueba, su médico debe tomar una muestra del lugar afectado con herpes mientras esté activo, preferiblemente el primer día. Los resultados la prueba estarán disponibles en alrededor de 7 días.

Si usted no tiene síntomas, un análisis de sangre puede indicar si está infectada con VHS-2, el tipo de VHS que habitualmente infecta el tracto genital. (Un análisis de sangre puede también indicar si usted tiene VHS-1, pero en muchos casos esto significa simplemente que usted tiene herpes facial).

Otras pruebas, tales como los ensayos inmunoblot y los tests POCKitTM son mas facilmente disponibles . Algunas de estas pruebas pueden sólo identificar la infección por VHS-2, otras pueden detectar el VHS-1 y el VHS-2, y otras no especificarlo.

Pregunte a su médico acerca de estas pruebas pues la disponibilidad difiere según el país y algunas no son tan precisos como otros.

Lea también: Diagnóstico del herpes genital

Cómo puedo estar segura de no contraer la infección por virus herpes?

Si su prueba para el herpes genital es negativa, las siguientes medidas pueden ayudar a protegerla de adquirir la infección durante el embarazo:

  • Si su pareja sufre de herpes genital, absténgase del sexo durante los brotes activos. Entre los episodios, use un preservativo desde el comienzo hasta el final cada vez que tenga una relación sexual, aún si su pareja no tiene síntomas (el VHS puede transmitirse aún cuando no se presenten síntomas).

    Haga que su pareja hable con su médico acerca del uso de terapia antiviral oral supresora mientras dure el embarazo. Considere abstenerse del sexo durante el último trimestre.

  • Si usted no sabe si su pareja tiene herpes genital, sería deseable pedirle que se realice una prueba.

    Si su pareja tiene infección VHS genital o facial, existe la posibilidad de que usted también pueda adquirirla a menos que tome medidas para prevenir la transmisión.

  • No permita a su pareja practicar sexo oral con usted si él tiene un herpes labial activo (herpes facial).

    Esto puede ocasionarle herpes genital.

Qué pasa si contraigo VHS genital durante la última etapa del embarazo?

Si usted experimenta síntomas genitales, o cree que ha estado expuesta al VHS genital, dígaselo a su obstetra o partera de inmediato, ya que la infección durante este tiempo presenta el mayor riesgo de transmisión a su bebé.

No obstante, el virus del herpes puede permanecer dormido en el cuerpo humano por varios años. Lo que parece ser una nueva infección puede ser una antigua que esté causando síntomas por primera vez.

Los análisis de sangre pueden indicar si sus síntomas son el resultado de una antigua infección o si usted ha adquirido la infección por VHS genital recientemente.

Consulte con su médico acerca de la mejor manera de proteger a su bebé. Cuando una mujer embarazada contrae infección por VHS genital durante el último trimestre, algunos médicos prescribirán un medicamento antiviral.

Algunos recomiendan practicar una cesárea bajo estas circunstancias, aún cuando no se presenten brotes.

Lea también: Síntomas del herpes genital

Tratamiento antiviral recomendado en la mujer embarazada con herpes genital

La terapia antiviral esta recomendada en las mujeres embarazadas que presentan un primer episodio de herpes genital o que presentan cuadros recurrrentes de herpes genital. Para estos casos el uso de aciclovir ha demostrado ser seguro para el beber en todos los estadíos del embarazo y durante la lactancia. 

Dosis recomendada

Aciclovir 400 mg tres veces al día durante el resto del embarazo comenzando por la semana 36 de gestación. 

Cómo puedo proteger al bebé luego del nacimiento?

Un bebé puede contraer herpes neonatal en las primeras semanas luego del nacimiento.

Dichas infecciones son casi siempre causadas por un beso de un adulto que tiene herpes labial.

Para proteger a su bebé, no lo bese cuando tenga un herpes labial, y pida a los demás no hacerlo. Si usted tiene herpes labial, lave sus manos antes de tocar al bebé.

Para parejas de mujeres embarazadas

Si su pareja está embarazada, y ella no tiene infección por VHS genital, usted puede ayudar a asegurar que el bebé permanezca seguro sin infección.

Compruebe si tiene VHS genital (ver «Diagnóstico del herpes genital»).

Recuerde que aproximadamente el 20% de los adultos sexualmente activos tienen infección por VHS genital, y la mayoría no presenta síntomas.

Si usted comprueba que posee el virus, siga estos lineamientos para proteger a su pareja durante el embarazo:

  • Use preservativos desde el comienzo hasta el final cada vez que tenga una relación sexual, aún si no presenta síntomas. El VHS puede transmitirse aún cuando no se presenten síntomas.
  • Si usted tiene lesiones de herpes genital, absténgase del sexo hasta que las lesiones hayan curado completamente.
  • Consulte con su médico acerca del uso de medicación antiviral para suprimir los empujes (esta estrategia puede reducir el riesgo de transmisión entre los mismos).
  • Considere abstenerse de la relación sexual durante el último trimestre. Explore alternativas tales como tocarse, besarse, fantasías y masajes.
  • Si usted tiene herpes labial activo (habitualmente causado por el VHS-1), evite practicar sexo oral con su pareja.
  • Su pareja necesita decirle a su médico que usted tiene herpes genital para que todos los temas puedan ser discutidos.

La mejor manera de proteger al bebé del herpes neonatal es prevenir el herpes genital durante la última etapa del embarazo.

Fuente

CDC. 2015 Sexually Transmitted Diseases Treatment Guidelines. 2015. Genital HSV Infections. Consultado en: https://www.cdc.gov/std/tg2015/herpes.htm

​Actualizado: 26 de Septiembre, 2020

Источник: https://www.geosalud.com/enfermedades-transmision-sexual/herpes_embarazo.htm

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: