Hidronefrosis fetal: evaluación y pronóstico

Hidronefrosis en recién nacidos | NIDDK

Hidronefrosis fetal: evaluación y pronóstico

La hidronefrosis en recién nacidos es un agrandamiento o dilatación de la pelvis renal, el embudo en la parte central del riñón donde se acumula la orina. La hidronefrosis puede ocurrir en uno o en ambos riñones. Esta afección a menudo se diagnostica antes del nacimiento, durante una ecografía prenatal.

En algunos casos, la hidronefrosis es leve y desaparece por sí sola sin tratamiento. En otros casos, la hidronefrosis puede ser una señal de un bloqueo en el conducto urinario, o reflujo o acumulación de orina de la vejiga hacia el riñón que necesita tratamiento.

El conducto urinario es el sistema de drenaje del cuerpo para eliminar las toxinas y el exceso de líquido. El conducto urinario incluye los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra.

El conducto urinario incluye los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra

¿Tiene la hidronefrosis otros nombres?

La hidronefrosis puede tener otros nombres, incluidos:

  • hidronefrosis antenatal, fetal o prenatal, cuando la afección se diagnostica antes del nacimiento
  • conducto urinario dilatado o agrandado

¿Cuán común es la hidronefrosis en recién nacidos?

En 1 o 2 de cada 100 embarazos se diagnostica la hidronefrosis en el feto.1 En la mitad de estos casos, aproximadamente, la hidronefrosis ya ha desaparecido cuando nace el bebé.2

¿Quiénes tienen más probabilidad de presentar hidronefrosis?

Los niños tienen aproximadamente el doble de probabilidad que las niñas de presentar hidronefrosis.3

¿Es la hidronefrosis señal de un problema?

Si se descubre que un feto o un recién nacido tiene hidronefrosis, los profesionales de atención médica examinarán cómo drena la orina de los riñones.

Cuanto más grave es la hidronefrosis, más probabilidad de que sea una señal de obstrucción en el conducto urinario o de reflujo de la orina desde la vejiga al riñón, lo que puede requerir tratamiento.

El diagnóstico y el tratamiento tempranos de la obstrucción o el reflujo pueden ayudar a prevenir complicaciones o a evitar que las complicaciones empeoren.

Normalmente, la orina del feto se convierte en parte del líquido amniótico que rodea al feto en el útero. En un feto con hidronefrosis grave, puede quedar demasiada orina en el conducto urinario, lo que causa concentraciones bajas de líquido amniótico en el útero. Las concentraciones bajas de líquido amniótico pueden dañar los pulmones del feto que se están desarrollando.

Después de que nace el bebé, la hidronefrosis puede causar complicaciones como infecciones de las vías urinarias, cálculos renales (en inglés) e insuficiencia renal crónica (en inglés).

¿Cuáles son las señales o síntomas de la hidronefrosis en un recién nacido?

Los recién nacidos con hidronefrosis a menudo no muestran señales. En algunos recién nacidos, el abdomen puede estar hinchado debido a la obstrucción grave del conducto urinario. En otros casos, los recién nacidos con hidronefrosis pueden desarrollar una infección de las vías urinarias, que puede causar señales o síntomas (en inglés).

Si a su hijo le han diagnosticado hidronefrosis, consulte con el profesional de atención médica sobre las opciones de evaluación y tratamiento adecuadas.

¿Qué causa la hidronefrosis en recién nacidos?

En algunos fetos y recién nacidos con hidronefrosis, los profesionales de atención médica no pueden encontrar la causa y la hidronefrosis desaparece por sí sola. Esto se conoce como hidronefrosis transitoria.

En otros casos, la causa de la hidronefrosis es un bloqueo en el conducto urinario o el reflujo de orina de la vejiga al riñón.

Hidronefrosis transitoria

Los expertos creen que el estrechamiento de una parte del conducto urinario durante el desarrollo temprano puede causar hidronefrosis transitoria. La situación se resuelve a medida que madura el conducto urinario.

Aproximadamente la mitad de los fetos diagnosticados con hidronefrosis tienen esta forma transitoria que desaparece antes del nacimiento. En los niños que nacen con hidronefrosis, la afección a veces es transitoria y puede desaparecer por sí sola, generalmente hacia los 3 años de edad.2

Defectos de nacimiento

Los defectos de nacimiento en el conducto urinario pueden causar hidronefrosis. Aun cuando los defectos de nacimiento son la causa, la hidronefrosis puede ser leve y mejorar a medida que el niño crece. Sin embargo, los defectos de nacimiento también pueden causar hidronefrosis grave o que empeora con el tiempo.

Defectos del uréter. Los defectos de nacimiento en el uréter que causan hidronefrosis incluyen:

  • obstrucción de la unión ureteropélvica, en la que hay un bloqueo donde el uréter se une a la pelvis renal
  • reflujo vesicoureteral (RVU) (en inglés), en el cual la orina se devuelve, o refluye, desde la vejiga a uno o a ambos uréteres y, a veces, a los riñones
  • otros defectos en el uréter o en la unión del uréter a la vejiga, lo que puede impedir el flujo normal de orina de los riñones a la vejiga

Entre todos los defectos de nacimiento que causan hidronefrosis en fetos y recién nacidos, la obstrucción de la unión ureteropélvica y el RVU son los más comunes.1

Obstrucción del conducto urinario inferior. En la obstrucción del conducto urinario inferior, también conocida como obstrucción de la salida de la vejiga, hay un bloqueo en la uretra o donde la vejiga se une a la uretra.

Los defectos de nacimiento que causan obstrucción del conducto urinario inferior incluyen las válvulas uretrales posteriores, que son pliegues anormales de tejido que bloquean la uretra. Las válvulas uretrales posteriores solo ocurren en varones.

Dado que la obstrucción del conducto urinario inferior bloquea el flujo de orina de ambos riñones, es más urgente que los médicos examinen la obstrucción del conducto urinario inferior que el bloqueo o reflujo en un uréter.

Defectos en el conducto urinario y otras partes del cuerpo. Algunos bebés con hidronefrosis presentan defectos de nacimiento en el conducto urinario y en otras partes de su cuerpo.

Por ejemplo, el síndrome del abdomen en ciruela pasa es un grupo de defectos congénitos que incluye músculos abdominales poco desarrollados, testículos no descendidos y defectos del conducto urinario.

Los defectos de nacimiento que afectan la médula espinal, como la espina bífida, pueden afectar los nervios que controlan el conducto urinario y causar retención urinaria (en inglés). La orina retenida en la vejiga puede devolverse hacia los uréteres y los riñones, y causar hidronefrosis.

¿Cómo diagnostican los profesionales de atención médica la hidronefrosis antes de que el niño nazca?

Los profesionales de atención médica pueden diagnosticar la hidronefrosis antes de que nazca el bebé durante una ecografía prenatal. La ecografía hace rebotar ondas sonoras seguras e indoloras en los órganos del feto para crear una imagen de su estructura. Una ecografía puede mostrar qué partes del conducto urinario están agrandadas debido a la hidronefrosis.

Las ecografías durante el embarazo son parte de las pruebas prenatales de rutina.

Si a un feto se le diagnostica hidronefrosis, los profesionales de atención médica pueden recomendar ecografías adicionales para observar si la hidronefrosis empeora o mejora con el tiempo.

Los profesionales de atención médica también pueden usar ecografías u otras pruebas prenatales para tratar de encontrar la causa de la hidronefrosis o detectar otros problemas de salud.

¿Cómo diagnostican los profesionales de atención médica la hidronefrosis en recién nacidos?

Los profesionales de atención médica usan la historia clínica del recién nacido, un examen físico y pruebas de diagnóstico por la imagen para diagnosticar la hidronefrosis.

Historia clínica

Los profesionales de atención médica usan los resultados de las ecografías prenatales y otras pruebas prenatales para determinar qué tipo de prueba o tratamiento necesitarán los bebés después del nacimiento.

Examen físico

Durante el examen físico, el profesional de atención médica buscará un bulto o masa en el abdomen, lo que podría ser una señal de agrandamiento del riñón o de la vejiga; también buscará señales de defectos de nacimiento en otras partes del cuerpo.

Pruebas de diagnóstico por la imagen

Los profesionales de atención médica pueden usar pruebas de diagnóstico por la imagen del conducto urinario (en inglés) para diagnosticar y encontrar la causa de la hidronefrosis. Las pruebas de diagnóstico por la imagen pueden incluir:

  • ecografía, que usa ondas sonoras para ver el conducto urinario del niño
  • cistouretrograma miccional, que utiliza radiografías para mostrar cómo fluye la orina a través de la vejiga y la uretra
  • exploración con radionúclidos, que crea imágenes del conducto urinario a medida que pasa una sustancia radiactiva

¿Cómo tratan los profesionales de atención médica la hidronefrosis en recién nacidos?

El tratamiento de la hidronefrosis en recién nacidos dependerá de:

  • cuán grave es la afección
  • si están afectados uno o ambos riñones
  • lo que ocasiona la hidronefrosis

Los tratamientos pueden incluir espera vigilante, prevención y tratamiento de las infecciones de las vías urinarias, y cirugía.

Espera vigilante

Si la hidronefrosis en un recién nacido no es grave y no es probable que dañe los riñones, los profesionales de atención médica pueden recomendar la espera vigilante y harán pruebas de vez en cuando para ver si la hidronefrosis cambia o causa daño a los riñones a medida que el bebé crece.

La hidronefrosis puede mejorar o desaparecer con el tiempo. Sin embargo, si la hidronefrosis empeora o causa complicaciones, el profesional de atención médica podría recomendar una cirugía.

Si la hidronefrosis en un recién nacido no es grave y no es probable que dañe los riñones, el médico podría recomendar una espera vigilante

Prevención y tratamiento de infecciones de las vías urinarias

En algunos casos, los profesionales de atención médica pueden recetar antibióticos para ayudar a prevenir infecciones de las vías urinarias en bebés y niños con hidronefrosis. Si un niño desarrolla una infección de las vías urinarias, también se usan antibióticos para tratar la infección.

En los bebés varones con hidronefrosis, las investigaciones sugieren que la circuncisión puede reducir la probabilidad de contraer infecciones de las vías urinarias.4

Cirugía

Si la hidronefrosis es grave o empeora con el tiempo, los profesionales de atención médica podrían recomendar una cirugía. La cirugía puede mejorar el flujo de orina y reducir la posibilidad de complicaciones o evitar que las complicaciones empeoren.

Los profesionales de atención médica rara vez practican una cirugía para tratar la hidronefrosis en un feto mientras aún está en el útero. La cirugía fetal conlleva muchos riesgos, por lo que se practica solo en casos especiales.

Ensayos clínicos para la hidronefrosis en recién nacidos

El NIDDK realiza y respalda los ensayos clínicos de muchas enfermedades y afecciones, incluidas las de las vías urinarias. Los ensayos clínicos buscan nuevas formas de prevenir, detectar o tratar enfermedades y mejorar la calidad de vida.

¿En qué consisten los ensayos clínicos y qué papel tienen los niños en la investigación?

Los ensayos clínicos son estudios de investigación que involucran a personas de todas las edades.

Los ensayos clínicos buscan nuevas formas seguras y eficaces de prevenir, detectar o tratar enfermedades.

Los investigadores también usan los ensayos clínicos para analizar otros aspectos del cuidado, como mejorar la calidad de vida. Las investigaciones con niños ayudan a los científicos a:

  • identificar la mejor atención médica para un niño
  • encontrar la mejor dosis de los medicamentos
  • encontrar tratamientos para afecciones que solo afectan a niños
  • tratar afecciones que se comportan diferente en los niños
  • comprender cómo el tratamiento afecta el cuerpo de un niño en crecimiento

Obtenga más información sobre los ensayos clínicos y los niños (en inglés).

Mire un video del Dr. Griffin P. Rodgers, Director del NIDDK, que explica la importancia de participar en los ensayos clínicos.

¿Qué ensayos clínicos están abiertos?

En www.ClinicalTrials.gov (en inglés) puede ver los ensayos clínicos que están abiertos actualmente y reclutando participantes.

Bibliografía

[1] Nguyen HT, Benson CB, Bromley B, et al. Multidisciplinary consensus on the classification of prenatal and postnatal urinary tract dilation (UTD classification system). Journal of Pediatric Urology. 2014;10(6):982–998. [2] Al-Salem AH. Chapter 2: Hydronephrosis in infants and children. In: An Illustrated Guide to Pediatric Urology. Cham, Switzerland: Springer International Publishing, 2017. 43–69. [3] Baskin LS. Overview of fetal hydronephrosis. UpToDate website. www.uptodate.com/contents/overview-of-fetal-hydronephrosis. Updated December 20, 2018. Accessed January 15, 2019. [4] Ellison JS, Dy GW, Fu BC, Holt SK, Gore JL, Merguerian PA. Neonatal circumcision and urinary tract infections in infants with hydronephrosis. Pediatrics. 2018;142(1).

Источник: https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/enfermedades-urologicas/hidronefrosis-recien-nacidos

Hidronefrosis fetal: evaluación y pronóstico

Hidronefrosis fetal: evaluación y pronóstico

La hidronefrosis es la hinchazón del riñón, una enfermedad que puede desarrollarse en adultos, pero que normalmente es un defecto de nacimiento que se detecta en alguna de las ecografías de revisión que se hacen a lo largo del embarazo. La mayoría de los casos se curan solos y no dan lugar a ningún problema más.

Indice

¿Qué es la hidronefrosis?

Lo normal, cuando el riñón funciona correctamente, es que la orina drene a través del uréter hacia la vejiga. Pero en las personas afectadas con hidronefrosis la orina no drena normalmente, lo que provoca la inflamación del riñón y, a veces, también del uréter.

La hidronefrosis, uroectasia o ectasia piélica puede ser unilateral, es decir, sucede solo en un riñón, o bilateral, si afecta a ambos. Asimismo, si la acumulación de orina afecta a otras partes del tracto urinario como el riñón y el uréter se le denomina hidroureteronefrosis.

Aunque es una enfermedad que puede darse en adultos, lo normal es que aparezca en fetos y que se descubra en alguna de las revisiones que se hacen a lo largo de la gestación.

Es uno de los defectos congénitos más comunes en medicina, afectando a aproximadamente 1 de cada 300 embarazos.

 Dentro de las anomalías renales que afectan al feto y al recién nacido, la hidronefrosis es la más frecuente de ellas, muy por delante de otras como las agenesias, hipoplasias, displasias o lesiones tumorales renales.

La hidronefrosis supone la alteración congénita más común detectada por ecografía prenatal, representando el 50% de las anormalidades.

¿Por qué aparece este problema?

La mayoría de las veces se desconoce porque surge este problema en el embarazo, aunque hay varias alteraciones del sistema urinario que pueden causar esta enfermedad:

• Válvulas uretrales posteriores: un colgajo de tejido anormal en la uretra que bloquea el flujo de salida de orina de la vejiga. Esta afección sólo se presenta en fetos varones.

• Reflujo vesicoureteral: se produce cuando hay una válvula entre el uréter y la vejiga que no se cierra adecuadamente, permitiendo que la orina retroceda desde la vejiga hacia el riñón.

• Obstrucción de la unión pélvica: una obstrucción donde el uréter se conecta con el riñón, que bloquea el flujo de salida de orina desde el riñón.

En algunos casos es hereditaria, pero normalmente aparece sin una causa justificada.

¿Cómo se detecta?

Evidentemente, estando el feto dentro de la mamá solo puede diagnosticarse en alguna de las ecografías que se realizan durante la gestación ya que la hinchazón del riñón es visible para el médico mediante esta prueba.

Algunos casos no se detectan hasta que el bebé nace.

¿Cómo se trata la hidronefrosis?

La mayoría de los casos de hidronefrosis fetal o ectasia pielocalicial se resuelven solos y no causan problemas permanentes. Sin embargo, en los casos graves, la hidronefrosis puede dañar los riñones o poner en riesgo la vida del feto.

Por lo tanto, lo primero que se hace al detectar este problema es evaluar la gravedad del mismo. Si no presenta problemas, lo normal es que se hagan revisiones rutinarias para ver si la condición mejora o empeora.

Si no se agrava, no se hace nada hasta que el bebé nace. Una vez que se produce el parto, si la hidronefrosis sigue existiendo, el médico valorará cuál de estos tratamientos es el más adecuado:

Antibióticos para prevenir las infecciones del tracto urinario mientras el problema se resuelve.

– Pruebas adicionales para ver si hay una causa detrás de esta inflamación, como una ecografía de los riñones o una cistouretrografía miccional (VCUG por sus siglas en inglés).

En esta prueba se coloca un tubo pequeño en la uretra del bebé, a través del cual se inyecta un tinte especial hacia la vejiga y, cuando está llena, se toman imágenes con rayos X para ver si existen otras alteraciones en el sistema urinario.

Cirugía para corregir la causa de la afección. Para evitar daños permanentes en el riñón, en algunos casos es necesario realizar una operación a lo largo del primer o segundo año de vida del bebé.

En raras ocasiones la hidronefrosis puede poner en riesgo la vida del feto. En estos casos se recurriría a la cirugía fetal.

¿Se puede hacer algo durante el embarazo?

Si han diagnosticado hidronefrosis a tu bebé, lo único que puedes hacer en estos meses es cumplir con todas las revisiones médicas para vigilar la evolución de la inflamación; elegir un pediatra o centro en el que sepan bien cómo tratar la hidronefrosis una vez el bebé haya nacido; y tratar de estar tranquila y pensar que la mayoría de casos se curan solos, sin necesidad de hacer nada.

Recuerda que el diagnóstico prenatal permite un seguimiento precoz de esta patología, lo que favorece un mejor tratamiento para prevenir el daño del parénquima renal.

Al favorecerse un mejor tratamiento con el diagnóstico precoz, disminuye la incidencia de insuficiencia renal crónica secundaria a estas malformaciones, muy importante para mejorar la calidad y esperanza de vida de estos bebés.

Hidronefrosis

Definición:

Dilatación de la vía excretora de uno o ambos riñones. En general se produce por una obstrucción a nivel del uréter o la uretra, por cálculos, tumores, etc.

Síntomas:

Dolor de costado Masa abdominal Náuseas y vómitos Infección urinaria Fiebre Micción dolorosa (disuria) Aumento de la frecuencia urinaria Aumento de la urgencia urinaria

Tratamiento:

Una sonda para drenar el uréter y antibióticos.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/hidronefrosis-fetal-evaluacion-y-pronostico-7859

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: