Higiene bucal en el embarazo

Estoy embarazada, ¿qué tratamientos dentales me puedo hacer?

Higiene bucal en el embarazo

Durante la gestación se producen una serie de cambios en la mujer que pueden favorecer la aparición de problemas bucodentales.

Conocer cuáles son es fundamental para detectarlas a tiempo y tomar las medidas o aplicar los tratamientos más adecuados con el fin de evitar su aparición ya que, en ocasiones, estos problemas no sólo afectan a las madres sino también a la salud del feto

Según diversas investigaciones «algunas patologías, como la periodontitis, en poblaciones de riesgo, pueden afectar el desarrollo del embarazo, favoreciendo los nacimientos prematuros o de niños de bajo peso, diabetes gestacional y situaciones graves como la preclampsia», advierte Isabel Santacruz, miembro de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) y coordinadora del Diploma Avanzado de Periodoncia de la SEPA y de la Universidad Complutense de Madrid. 

Más en detalle, «las hormonas femeninas (estrógenos y progesterona), que aumentan durante el embarazo, producen cambios en la encía que favorecen el desarrollo de patologías como la gingivitis o el agravamiento de otras como la periodontitis». A esta afectación, «las náuseas y los vómitos así como el cambio en los hábitos alimentarios también pueden favorecer la aparición de caries».

De todas estas afecciones la más común durante el embarazo es, sin duda, la gingivitis. «Entre el 36 y el 100 por cien de las embarazadas tienen este problema«, afirma Santacruz. Aunque también es habitual ver pacientes con caries e, incluso, xerostomía fisiológica.

Cuáles son las señalas de alarma:

  • Detectar los problemas en las encías es relativamente sencillo ya que los principales signos de alarma son «la inflamación y el sangrado gingival».   
  • La movilidad  
  • Las molestias al masticar  
  • El mal aliento   
  • La recesión de encías   
  • La sensibilidad  
  • Por otro lado, «el malestar al tomar alimentos fríos, calientes o dulces puede ser una señal de caries dental», apunta la experta.

Tratamientos, radiografías e intervenciones quirúrgicas

Tras la detección de algún tipo de problema en la boca, el segundo paso será aplicar un tratamiento. Sin embargo, muchas embarazadas no saben cuáles pueden y cuáles no pueden realizarse durante la gestación.  

Según Santacruz, las urgencias odontológicas «se deberán tratar en cualquier momento del periodo gestacional», eso sí, «tomando las oportunas precauciones». 

Y es que, tal y como indica, «la inmunidad materna está disminuida a favor de la inmunidad fetal, por lo que las infecciones dentales pueden desarrollarse con rapidez, de ahí que el tratamiento definitivo tenga que ser inmediato, en lugar de prolongar la enfermedad mediante tratamientos paliativos a base de antiinflamatorios, analgésicos o antibióticos».

Por otro lado, en cuanto a los tratamientos periodontales básicos no quirúrgicos, conocidos como raspados, realizados durante el embarazo «serán seguros tanto para la madre como para el feto», señala.

La experta recomienda realizarlos «en el segundo trimestre del embarazo (entre la 14-20 semana de gestación), ya que ha finalizado la organogénesis y hay menos riesgo de aborto espontáneo». En este periodo es mejor ya que «la paciente presenta menos náuseas y la posición en el sillón dental es más cómoda».  

Asimismo, avisa, «también se pueden realizar los empastes que la paciente precise«.

En cuanto a las radiografías, a diferencia de lo que la gente pueda pensar, «sí se pueden realizar durante el embarazo siempre que sean necesarias para realizar un correcto diagnóstico«, señala la experta.

Y es que, «el examen radiográfico dental produce una exposición muy baja de radiación, por lo que el riesgo de efectos nocivos es extremadamente bajo».

Aun así, añade, «el profesional deberá proteger debidamente el abdomen y el cuello de la embarazada con delantal y collarín de plomo».

La limpieza bucal o profilaxis profesional, «se puede hacer con toda seguridad durante el embarazo y además es recomendable para prevenir la gingivitis en el embarazo».

Otra de las preguntas que se hacen las embarazadas antes de someterse a una intervención es qué fármacos pueden o no pueden administrarse.

Según Santacruz, «los anestésicos locales empleados en los tratamientos dentales son relativamente seguros si se utilizan de forma racional».

Así, recomienda la utilización de «lidocaína» y evitar, «en la medida de lo posible, los anestésicos con epinefrina«. 

Los tratamientos que puedan posponerse para después del parto, como los blanqueamientos, tratamientos estéticos, cirugía periodontal, cirugía de implantes etc., «es preferible realizarlos después del parto».

¿Qué debe hacer la paciente embarazada?

Sobre los cuidados que debería tener la mujer gestante, la experta recomienda seguir las medidas habituales de limpieza para cualquier persona: «Un cepillado de los dientes, al menos, dos veces al día, y las medidas de higiene interdental, bien con seda o hilo dental, bien con cepillos interproximales, son imprescindibles». 

Lo que sí es más importante son las revisiones al especialista. «Será imprescindible siempre una primera revisión al comienzo del embarazo, en el primer trimestre, para diagnosticar posibles patologías». 

En el caso de que se detecte algún problema, la paciente deberá volver a la consulta al mes de terminado el tratamiento «para comprobar que se ha conseguido la salud gingival», apunta.

Asimismo será necesaria una tercera visita en el tercer trimestre del embarazo «momento en el que se produce el pico de máxima intensidad y frecuencia de la gingivitis», destaca Santacruz.

 

Cepillos, pastas y enjuagues bucales

Sobre el cepillo de dientes más indicado para este periodo, de forma general, «se aconsejará un cepillo de cabeza pequeña, que evitará las náuseas y vómitos, y de dureza media».

También será recomendable el uso de un cepillo eléctrico «con control de presión y rotatorio-oscilante». A esto hay que sumar el uso de seda o cepillos interproximales. 

En cuanto al tipo de pasta de dientes y enjuagues bucales, la experta aconseja el uso de la que más se adapte a las necesidades de restablecimiento de salud oral del paciente.

Así, «en pacientes con caries y en presencia de náuseas y vómitos «se aconsejará una pasta fluorada, al menos dos veces al día. Esto es importante porque ante estas situaciones pueden aparecer erosiones dentales y mayor riesgo de caries». 

Ante el riesgo combinado de erosión, caries y gingivitis en estos pacientes, muchos expertos destacan los dentífricos con fluoruro de estaño estabilizado como eficaces para este problema.

Concretamente frente a la erosión, una reciente publicación de la Federación Europea de Odontología Conservadora (EFCD) concluye que «sólo el estaño ha demostrado actividad preventiva ante este problema» .

Ante la variedad de enjuagues bucodentales que hay en el mercado, Santacruz informa: «Se pueden utilizar los que tienen clorhexidina, cuando estén indicados por el profesional, y como coadyuvante a los tratamientos de gingivitis y periodontitis».

Además, existen otros que también han demostrado seguridad y eficacia. En todo caso se aconsejarán siempre los que no tienen «alcohol». 

Para profundizar en estos asuntos, recientemente la Federación Europea de Periodoncia ha publicado unas guías con información detallada y actualizada sobre el cuidado y prevención de la salud oral de la paciente embarazada. Estas guías están dirigidas tanto a profesionales como a público general y se pueden consultar y descargar en aquí

 “Y como preparación para el nuevo miembro de la familia que está por llegar, en este link encontrarás una información esencial para el cuidado de la boca de tu bebé publicada por el Colegio de Odontólogos de Madrid (COEM): 

  • Google +
  • E-mail
  • Imprimir

Источник: https://cuidateplus.marca.com/reproduccion/embarazo/2018/10/31/embarazada--tratamientos-dentales-167828.html

10 Consejos de salud bucodental para embarazadas

Higiene bucal en el embarazo

Si estás embarazada probablemente estés viviendo uno de los momentos más emocionantes de tu vida. Muchas emociones y cambios hormonales se presentan en esta etapa y afectan a tu estado de ánimo y tu salud.

Pero lo más importante, ¡enhorabuena! Vas a ser mamá y llevas dentro de ti el mayor tesoro.

Ahora tienes que cuidarte por dos, comer bien, hacer ejercicio, descansar y prestar atención a tu salud, para que tu bebé se desarrolle sano.

Y es por ello que la salud bucodental en embarazadas es tan importante como el resto, ya que los numerosos cambios que estas experimentando te afectan en todos los sentidos.

Por lo tanto, es fundamental que acudas a tu dentista durante tu embarazo para hacerte, como mínimo, una limpieza bucal durante tu periodo de gestación. Numerosos estudios demuestran que una buena salud bucal evita un parto prematuro o que el bebé nazca con bajo peso.

En Nutribén® queremos ponértelo fácil y a través de estos 10 consejos de salud bucodental para embarazadas te guiaremos en tu embarazo para que todo vaya sobre ruedas.

1.       Informa a tu dentista de tu embarazo

Tu dentista debe saber que vas a ser mamá lo antes posible, ya que va a informarte debidamente sobre los siguientes pasos a dar respecto a salud dental.  Va a ser el encargado de realizarte una revisión bucodental completa y determinar, si es necesario, los tratamientos que debes seguir, en caso de que se produzca cualquier cambio en tu boca.

2.       Revisa tu boca cada 3 meses

Si todo está yendo bien y no es necesario realizar tratamientos no bajes la guardia. Debes realizar una higiene bucal trimestral. Los cambios hormonales no sólo afectan a tu estado de ánimo, también afectan a tu boca.

Las encías se vuelven más vulnerables a la placa bacteriana, ya que muchas de las hormonas se liberan a través de la saliva favoreciendo el desarrollo de bacterias y reduciendo el efecto del sistema inmune en ellas.

No es algo grave, pero si no se trata correctamente con un odontólogo puede derivar en un problema mayor.

3.       Cuidado con los problemas periodontales

No debes dejar pasar ningún cambio que se produzca en tu boca porque, como hemos dicho, aunque no sea grave si no se trata debidamente puede convertirse en un problema. La gingivitis es uno de los problemas comunes que suele aparecer en el tercer mes de embarazo.

Las encías se enrojecen e inflaman y portan bacterias que pueden afectar al correcto desarrollo del bebé. Es recomendable enjuagarse con agua y sal  para aliviar la inflamación.

Por tanto, el correcto tratamiento de caries, gingivitis y enfermedades periodontales se traduce en una buena salud para ti y tu bebé.

4.       Limita los alimentos azucarados para evitar las caries

Esta indicación no sólo debes tenerla en cuenta para evitar caries, sino también para tu salud en general. Debes limitar los dulces muy cariogénicos y picotear fuera de las 5 comidas recomendadas al día.

Las molestas y comunes náuseas también provocan un cambio en el pH de tu saliva, haciendo que se vuelva más ácido y afecte al esmalte de tus dientes, volviéndolos más vulnerables ante las caries y la erosión dental. Los odontólogos suelen recomendar tratamientos con flúor para prevenir estos problemas.

Otros factores que pueden influir en la aparición de caries son los cambios en los hábitos alimentarios durante el embarazo, la frecuencia de comidas y la falta de tiempo para lavarse los dientes después de cada ingesta de comida son decisivos.

5.       Cepilla tus dientes después de cada comida

Aunque suene a tópico, en tu embarazo es más importante que nunca que mantengas tu boca siempre limpia. Por eso, se recomienda cepillar dientes y lengua tras cada ingesta de comida durante al menos 3 minutos.

6.       El cepillo de dientes debe tener filamentos finos

Para conseguir una higiene completa y sana utiliza un cepillo suave, ya que las encías como hemos visto están más sensibles en el embarazo, y podrían dañarse del uso reiterado de un cepillo duro. Esto ayudará a prevenir su irritación y a proteger el esmalte. Es recomendable que pases el hilo dental al menos una vez al día. Para utilizarlo correctamente consulta con tu dentista.

7.       No uses el mismo cepillo más de 3 meses

Aunque aparentemente pueda parecer que está como nuevo, el cepillo de dientes acumula bacterias y se expone a agentes externos que pueden afectar a tu salud bucodental. Es recomendable sustituirlo por uno nuevo cada tres meses y también si has tenido alguna enfermedad contagiosa, como un resfriado.

8.       Mantén una alimentación equilibrada

Cuidar tu alimentación es muy importante no sólo para tu salud bucodental como embarazada, sino para tu salud general.

Debes seguir una dieta sana y equilibrada, con cinco comidas al día sería lo ideal. Limita los dulces más cariogénicos y el picoteo entre comidas.

Las frutas y verduras son tus aliados junto a los productos lácteos y ricos en proteínas, calcio, fósforo y vitaminas A, D y E.

9.       Bebe mucha agua

Con el embarazo es muy probable que sufras xerostomía o sequedad de boca. Es normal debido a los cambios hormonales que se presente esta anomalía. Lo mejor es que tengas siempre a mano una botella de agua para aliviarlo.

10.   No hagas caso a los falsos mitos

Habrás escuchado muchas afirmaciones sobre la salud bucodental para embarazadas, lo primero es saber qué es y qué no es cierto. Por ejemplo, durante el embarazo no se pierden dientes ni el bebé agota las reservas de calcio de tu cuerpo para formar sus piezas dentales.

En Nutribén® te recomendamos seguir el consejo de un profesional para resolver todas tus dudas en materia de salud dental.

Superándonos para que ellos nos superen.

Más información

Источник: https://www.nutriben.es/embarazo/10-consejos-de-salud-bucodental-para-embrazadas

Embarazo y salud bucodental (Actualizado a Mayo de 2019)

Higiene bucal en el embarazo

El embarazo comporta una serie de cambios orgánicos y de conducta que pueden repercutir en la cavidad bucal provocando un mayor riesgo de caries y de enfermedad de las encías.

Por ello, cuando la mujer planee quedar embarazada o sepa de su embarazo, debería solicitar una visita de revisión con su odontólogo que le indicará si tiene alguna patología y realizará los tratamientos preventivos necesarios.

¿Es verdad que el embarazo pone en peligro los dientes de la madre?

Es muy importante que durante el embarazo mantengas una correcta higiene oral y sigas una dieta equilibrada.

Contrariamente a las creencias populares, el bebé no obtiene el calcio de los dientes de su madre. Cuando el bebé necesita calcio, lo obtiene a través de la dieta o de los huesos de la madre, pero nunca de sus dientes.

Tampoco es verdad el dicho popular de que “cada embarazo me costó un diente”. Si estás desarrollando más caries puede ser debido a:

  1. Un descuido de tu higiene oral con el consiguiente acúmulo de placa bacteriana. Las bacterias de la placa dental utilizan el azúcar que comes para producir ácidos que atacarán el esmalte de tus dientes provocando caries.
  2. Cambio de los hábitos dietéticos y horarios. A medida que tu abdomen aumente de tamaño empezarás a comer pequeñas cantidades de comida con más frecuencia por qué en seguida tendrás sensación de saciedad. Debes evitar comer alimentos dulces y/o de consistencia pegajosa (chucherías, zumos envasados, refrescos, bollería…)
  3. Vómitos asociados al embarazo o reflujo del ácido del estómago. El ácido del estómago provoca una erosión del esmalte del diente volviéndolo más susceptible a la caries.

¿Por qué me duelen las encías?

Los cambios hormonales que acompañan al embarazo favorecen la aparición de gingivitis.

La gingivitis es una inflamación y enrojecimiento de las encías que puede provocar dolor generalizado de la boca y una mayor tendencia al sangrado.

Los problemas de las encías aparecen a menudo durante el segundo mes del embarazo, suelen ser máximos en el octavo mes y mejoran tras el parto.

Si antes del embarazo ya tenías problemas gingivales o enfermedad periodontal probablemente se agraven.

Durante el segundo trimestre también puede aparecer un “granuloma del embarazo”. Es una lesión abultada localizada en la encía y que sangra con facilidad. La mayoría disminuyen de tamaño o desaparecen tras el parto.

Los cambios hormonales del embarazo no podemos controlarlos pero sí está en tu mano eliminar el resto de factores que provocan gingivitis y que son principalmente: la placa dental (hay que limpiar cada día los dientes) y el sarro (deberás realizar una limpieza de boca con tu odontólogo).

¿Representan algún peligro el tratamiento dental o las radiografías durante el embarazo?

El embarazo no es una enfermedad por lo que la embarazada puede recibir el tratamiento dental que precise. Durante el primer trimestre se suelen realizan sólo tratamientos de urgencia, ya que es durante el primer trimestre cuando se van a formar las estructuras principales, tales como el Sistema Nervioso Central con el cerebro, el corazón y el Sistema Vascular, etc…

El segundo trimestre suele ser el momento ideal para realizar cualquier tratamiento dental, no existiendo ningún problema en utilizar anestesia local para asegurar la analgesia durante el tratamiento. El odontólogo usará fármacos anestésicos que no afectaran a tu bebé.

El exámen radiográfico es un importante instrumento diagnóstico y de seguimiento de algunos tratamientos dentales.

El haz de rayos radiográficos no va dirigido hacia el abdomen y la cantidad de radiación que se produce es pequeña, por lo que podrán realizarse radiografías dentales durante el embarazo siempre y cuando se ponga un delantal de plomo que cubra el abdómen de la embarazada y proteja al bebé.

En el último trimestre del embarazo puede resultar molesto el permanecer sentada en el sillón dental durante un período prolongado de tiempo y es por ello que se procura evitar la realización de tratamientos largos, aunque no existe inconveniente en practicar tratamientos dentales. El dentista se ocupará de que el abdomen no dificulte el retorno venoso de tus piernas.

No está recomendado el uso de óxido nitroso durante el primer y tercer trimestres del embarazo ya que podría estimularse la musculatura uterina y favorecer la aparición de abortos espontáneos, durante el primer trimestre, y la aparición de contracciones con riesgo de parto prematuro, durante el tercero. Si existen antecedentes de partos prematuros debe evitarse el tratamiento dental durante los últimos meses.

¿Cuándo empezaran a salirle los dientes a mi hijo?

La erupción de los “dientes de leche” o “dientes temporales” suele empezar a los seis meses de edad acabando aproximadamente a los dos años y medio, aunque es completamente normal que a un niño con 9-12 meses todavía no le haya salido ningún diente.

Cuando el diente está preparado para erupcionar la encía suele inflamarse. El bebé puede babear más y encontrarse irritable e inquieto. Dar al bebé un mordedor ayuda a calmarle.

Solo consigo que pare de llorar cuando le doy el chupete con miel

Igual que en los adultos los azúcares son metabolizados por las bacterias de la placa dental produciendo ácidos que atacaran el esmalte de los dientes de tu hijo.

NUNCA mojes el chupete de tu hijo con alimentos dulces como el azúcar o la miel. Tampoco debes darle con el biberón bebidas azucaradas o ácidas (leche con azúcar, zumos envasados, agua azucarada o con miel…) y mucho menos antes de acostarlo ya que tu hijo podría desarrollar “caries del biberón” que destruirían sus dientes.

¿Cuándo debo empezar a limpiar los dientes de mi hijo?

Cuando erupcionen los primeros dientes deben limpiarse con ayuda de un dedal de silicona o un cepillo para lactantes. Una vez erupcionen los molares podrás empezar a utilizar un cepillo dental adecuado a su edad.

El cepillado requiere de una cierta habilidad por lo que los primeros años debes supervisar y ayudar a tu hijo a limpiarse los dientes. Hacia los 8 años el niño ya habrá adquirido la suficiente destreza como para realizar él sólo el cepillado pero deberás seguir vigilándolo, y ayudando si es necesario, sobre todo en el cepillado nocturno.

Los dientes deben limpiarse, un mínimo de dos veces al día, siendo la vez más importante antes de acostarse. A partir de la erupción del primer diente podrá empezar a utilizar pasta de dientes en pequeña cantidad, el tamaño de un grano de arroz, de pasta con una concentración de 1000 partes por millón de ión flúor.

Siempre he padecido de caries ¿Mi hijo tendrá el mismo problema que yo?

La aparición de la caries está asociada a diferentes factores: dieta rica en azúcares, mala higiene oral, el tipo de bacterias presentes en la boca y la susceptibilidad de la persona. Ahora ya sabes cómo y cuándo debes empezar a limpiarle los dientes a tu hijo y que alimentos deberías evitar darle.

Hay algo más que puedes hacer para evitar que tu hijo padezca caries en un futuro. Los dientes, cuando erupcionan, lo hacen “limpios” de bacterias. Las primeras bacterias que llegan a la superficie del diente la colonizan y permanecen allí toda la vida.

Si tú eres una persona con tendencia a padecer caries tendrás unas bacterias cariogénicas.

Las bacterias se transmiten por la saliva, y gestos tan frecuentes como el limpiar el chupete de tu hijo chupándolo tú, probar el biberón para ver si está caliente, probar la comida con la misma cuchara de tu hijo o darle besos en los labios favorecerá que tus bacterias productoras de caries lleguen hasta los dientes de tu hijo.

Mi hijo tiene una caries en un diente de leche, ¿se le tiene que empastar?

Hay que recordar que una cavidad es una situación de riesgo para la aparición de una infección y, por tanto, ante una cavidad en cualquier diente, sea “de leche” o “definitivo” se debe acudir al DENTISTA DE NIÑOS u ODONTOPEDIATRA que valorará la situación y recomendará lo indicado en cada momento.

Los niños necesitan el conjunto de sus 20 dientes temporales para comer y hablar correctamente. Estos dientes también guardan el espacio para los dientes permanentes que erupcionarán posteriormente. El conjunto completo de los dientes temporales sanos permite el adecuado desarrollo de la mandíbula y la cara del niño.

No deberías esperar a que tu hijo tenga dolor para llevarlo por primera vez al odontopediatra.

Una primera visita con el odontopediatra al año ayudará al diagnóstico precoz de enfermedades y a que tu hijo se acostumbre a la consulta dental, ya que se recomiendan las revisiones cada seis meses hasta completar la adolescencia, crean los padres o no que hay algún problema en la boca de sus hijos.

Como odontopediatras, nuestra labor también es formar a los padres en el sentido de inculcarles el valor añadido que tiene la prevención. Es importante recalcar que deberíamos ir uno o dos pasos por delante de los problemas y no medio paso por detrás.

Recuerda: una dieta equilibrada, un cuidado dental regular y una consulta temprana con el dentista te ayudará a prevenir los problemas dentales de tu hijo.

Источник: https://www.odontologiapediatrica.com/para-padres/embarazo-y-salud-bucodental/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: