Hitos en el desarrollo del feto

Las 3 fases del desarrollo intrauterino o prenatal

Hitos en el desarrollo del feto

Durante los nueve meses que dura normalmente el embarazo, el óvulo fecundado se desarrolla siguiendo una serie de fases: la preembrionaria, la embrionaria y la fetal. El concepto de “desarrollo prenatal” o “intrauterino” se utiliza para hacer referencia estas tres etapas en su conjunto, si bien el paso de una a otra es progresivo y la distinción es de tipo práctico.

En este artículo analizaremos el proceso por el cual el embrión se convierte en un bebé a lo largo de las fases del desarrollo intrauterino. Aunque el parto es entendido por muchas personas como el hito que marca el inicio del crecimiento, el desarrollo posnatal es en buena medida una continuación natural del que tiene lugar en el útero materno.

Principales fases del desarrollo intrauterino

La cadena de etapas biológicas que van del óvulo fecundado hasta la formación del feto son las siguientes.

1. Periodo preembrionario

La fase preembrionaria del desarrollo intrauterino, que en ocasiones también es denominada “fase germinal”, es la más breve de las tres: se prolonga desde la fecundación hasta la segunda semana. Dado que el embarazo no suele detectarse hasta después de un mes aproximadamente, la mujer aún no es consciente de la fecundación.

En este periodo de tiempo el óvulo fecundado (conocido como cigoto) desciende por la trompa de falopio hasta llegar al útero, donde se implanta aproximadamente entre el octavo y el décimo día de gestación. Cuando esto sucede empieza a desarrollarse la placenta.

Durante este proceso el cigoto se autorreplica repetidamente. Esta división da lugar primero a la mórula y más adelante a la blástula, nombres que se otorgan al conjunto de células que darán lugar al embrión en función de su grado de desarrollo.

Durante la primera semana el futuro embrión no crece porque se encuentra contenido dentro de la zona pelúcida, una capa de glicoproteínas. Posteriormente, ya implantado en el útero, empezará a desarrollarse rápidamente a partir de un proceso de diferenciación celular.

La presencia de agentes nocivos externos (teratógenos), como infecciones, enfermedades de la madre o determinadas sustancias, puede provocar abortos espontáneos o bien no afectar en absoluto al preembrión si se da durante esta fase del desarrollo prenatal.

  • Quizás te interese: «Diferencias entre la mitosis y la meiosis»

2. Periodo embrionario

A partir de la tercera semana de gestación el embrión es conocido como gástrula. Las capas de células de la blástula se han diferenciado hasta el punto de dar lugar a las tres estructuras a partir de las cuales se formará el cuerpo del bebé: el ectodermo, el mesodermo y el endodermo.

A lo largo del desarrollo intrauterino el ectodermo dará lugar al sistema nervioso y a la epidermis. A partir del mesodermo surgirán los huesos, los músculos y el sistema circulatorio. Por su parte, las células del endodermo se diferenciarán como células de los sistemas respiratorio y digestivo.

Se considera que el periodo embrionario dura hasta las ocho semanas y media de gestación; aunque no hay un punto concreto que distinga cuándo el embrión se convierte en un feto, poco después de los dos meses ya es posible identificar a un futuro bebé.

Durante esta fase el embrión adquiere los rasgos físicos básicos, tanto a nivel interno como externo. Así, la cabeza, la cara, las extremidades, los sistemas corporales y los órganos internos empiezan a desarrollarse, y también aparecen los primeros movimientos.

El desarrollo intrauterino sigue los principios céfalo-caudal y próximo-distal; esto significa que maduran primero las partes superiores del cuerpo, así como las más cercanas a la médula espinal. A grandes rasgos este patrón se mantendrá en el crecimiento durante los primeros años de vida.

En el periodo embrionario el futuro bebé es muy vulnerable a los teratógenos; dado que los órganos y sistemas fundamentales se están desarrollando, los agentes nocivos pueden provocar daños irreparables en estos al alterar su crecimiento normal.

3. Periodo fetal

En la etapa fetal continúa y se consolida el desarrollo de las estructuras fundamentales del cuerpo, que ya estaban presentes al final del periodo embrionario. Se trata del estadio más largo del desarrollo intrauterino, abarcando desde la novena semana hasta el momento del parto.

El sexo biológico se manifiesta durante el periodo fetal a través de la diferenciación progresiva de los órganos sexuales. No obstante está determinado desde la fecundación, ya que depende de si el espermatozoide exitoso lleva un cromosoma X o Y; en el primer caso el bebé será una niña y en el segundo un niño, aunque existe cierta variabilidad en este sentido.

En este periodo el organismo del feto se prepara para la supervivencia fuera del útero. Entre otros aspectos, el sistema inmunitario se refuerza mediante la obtención de anticuerpos maternos y aparece una capa de grasa en la piel con la función de mantener el cuerpo a una temperatura estable y adecuada.

Los efectos de los teratógenos son más leves en el periodo fetal que en el embrionario. Los tejidos del cuerpo ya están formados, por lo que la potencial interferencia en su desarrollo es menor, si bien sigue siendo habitual que se den retrasos en el crecimiento y defectos crónicos de gravedad variable a causa de los teratógenos.

Источник: https://psicologiaymente.com/desarrollo/fases-desarrollo-intrauterino

Desarrollo embrionario

Hitos en el desarrollo del feto

El desarrollo embrionario es el periodo que se produce entre la fecundación y el parto. Dura normalmente nueve meses, y en cada uno de los trimestres en los que se divide se desarrollan diferentes partes del cuerpo.

Primer trimestre

Se considera la tercera semana de embarazo como la primera efectiva, pues en las dos primeras semanas se produce la ovulación y desprendimiento del óvulo que será fecundado. Esta fecundación tiene lugar ya en la tercera semana: el óvulo y el espermatozoide se unen formando el cigoto mientras bajan a través de una de las trompas de Falopio.

El cigoto continúa dividiéndose formando las nuevas células, a las que pronto les aparecerá un recubrimiento, denominando a todo el conjunto como blastocisto. La división de células continúa ocurriendo mientras tanto, hasta que en un cierto punto del desarrollo este blastocito se transforma en embrión.

En la cuarta semana, el embrión, que ya mide cerca de cinco milímetros, se introduce en la pared uterina y comienza a nutrirse a través de esta. En la quinta semana ya comienza a desarrollar los principales sistemas del embrión como el cerebro, la médula espinal, el corazón o el tracto gastrointestinal.

Las células comienzan a adquirir funciones específicas durante esta semana, y entre las que se desarrollan se pueden encontrar las células sanguíneas, las del riñón y las neuronas.

Esta quinta semana es una de las que cuenta con mayores riesgos para el correcto desarrollo del bebé, pues hay un riesgo mayor de que se puedan producir anomalías genéticas por la ingesta de medicamentos, alcohol, drogas o por infecciones como la rubeola.

Durante la sexta y séptima semana se continúan desarrollando rasgos que permiten identificar partes del embrión como los ojos, los oídos o el corazón, así como las manos y los pies durante la octava semana. El cerebro del embrión también continúa su desarrollo y se forma el tejido de los distintos huesos. En la novena semana también se pueden empezar a ver los brazos, los codos, y comienzan a crecer sus órganos esenciales.

A partir de la décima semana ya no se considera embrión, sino feto. El feto ya mide cerca de 7 centímetros. Durante esta semana también se comienzan a ver los párpados, las orejas y la cara, y la placenta comienza a nutrir al feto a través del cordón umbilical.

Segundo trimestre

Al principio de este trimestre lo más apreciable del feto es su cabeza, que ocupa cerca de la mitad de su tamaño total. Se continúan desarrollando durante estas semanas aspectos como las uñas o los genitales, y la cara ya está formada. Los párpados cierran los ojos del bebé, y hasta la 28 semana permanecerán así.

El feto empieza a hacer sus primeros movimientos entre las semanas 15 y 18. A estas alturas, el feto ya tiene una medida cercana a los 18 centímetros y pesa cerca de 200 gramos.

Los huesos se vuelven más duros y comienza a aparecer el primer pelo, denominado lanugo.

Entre las semanas 19 y 21 el bebé comienza a oír, y además se mueve de forma más activa, de modo que la madre puede llegar a sentir sus movimientos.

En la semana 22 el lanugo ya se ha extendido a todo el cuerpo del feto, apareciendo también las cejas y las pestañas. El bebé también hace su primera deposición, llamada meconio, la cual expulsa por el tracto intestinal. El movimiento también sigue siendo activo, desarrollando ahora  los músculos y pudiendo escuchar los latidos de su corazón.

Al final de esta etapa, se desarrollan las vías respiratorias del bebé y la médula ósea comienza a producir células sanguíneas. El feto también comienza a almacenar grasa.

Tercer trimestre

El bebé comienza a terminar de desarrollar diferentes partes de su cuerpo: todo lo relacionado con los ojos y las huellas de los pies ya son bien perceptibles. Los pulmones también alcanzan un alto grado de funcionamiento, aunque no el necesario para sobrevivir fuera del útero. El feto además es capaz de oír ruidos fuertes del exterior.

Entre las semanas 27 y 30 el bebé vuelve a abrir los párpados, y el sistema nervioso se desarrolla mucho, sobre todo en el cerebro y para las órdenes de diferentes funciones del cuerpo.

El sistema respiratorio comienza a producir agente tensioactivo, que hace que los alveolos puedan llenarse de aire cuando nazca.

El tamaño del feto para la semana 28 ya ocupa la mayor parte del útero, y se suele posicionar de forma invertida, de forma que tenga más facilidad para mover las rodillas y los pies.

A partir de la semana 31 el bebé comienza a retener hierro, calcio y fósforo en su organismo, lo que impulsa aún más el desarrollo del cuerpo. Los huesos ya están completamente formados, aunque aún blandos. El sistema respiratorio también continúa su desarrollo, pero los pulmones aún no son lo suficientemente maduros.

Para la semana 35 el bebé ya pesa cerca de 2,5 kilos, y su corazón y vasos sanguíneos ya se han formado por completo, como también lo están los músculos y los huesos. El bebé además adquiere patrones de sueño.

En las últimas semanas, entre la 38 y la 40, desaparece el lanugo excepto de hombros y brazos, siendo el cabello desarrollado en la cabeza además más grueso y resistente. Aparecen también los brotes mamarios.

A partir de la semana 40 se considera que el embrión está desarrollado por completo y listo para nacer, variando la fecha en que ocurre.

Un embrión en la semana ocho de gestación.

Noticias sobre desarrollo embrionario:

La grasa materna influye negativamente en el desarrollo del embrión

El gen eed desempeña un papel clave en el desarrollo embrionario

Источник: https://cuidateplus.marca.com/reproduccion/fertilidad/diccionario/desarrollo-embrionario.html

Hitos en el desarrollo del feto

Hitos en el desarrollo del feto

La formación de los principales órganos del feto se produce en las primeras semanas de vida, por lo que en la semana 12 la mayoría están ya formados.

Desde ese momento, cada órgano va madurando para prepararse para el funcionamiento fuera del útero. Además, el feto va creciendo en tamaño para, llegado el momento del parto, pesar en torno a 3,5 kilos y pesar unos 50 cm.

Durante estas 40 semanas que dura el embarazo, se producen algunos momentos clave:

Semana 3: implantación. En esta semana, el blastocisto llega al útero y anida en el mismo. Hasta que no se produce la implantación, no se considera que ha empezado el embarazo.

Semana 5: comienza el periodo embrionario. En esta semana el corazón comienza a latir, aunque es complicado escucharlo en una ecografía hasta la semana 7.

Semana 6: comienza a formarse la placenta, un órgano fundamental en la gestación, puesto que es la encargada de proteger al bebé, transmitir los nutrientes, producir ciertas hormonas y transmitir anticuerpos maternos. Además, empiezan a formarse el hígado o los pulmones.

Semana 8: las piernas y los brazos comienza a formarse. El cerebro está completamente creado y las neuronas empiezan a dividirse formando el sistema nervioso. El feto comienza a moverse, aunque no podrás notarlo hasta la semana 18 más o menos.

Semana 10: se termina el periodo embrionario y comienza el periodo fetal. Se forman las manos, los pies y los huesos de la columna vertebral. Empieza a bostezar.
 

Desarrollo fetal en el segundo trimestre de embarazo

Semana 14: el bebé comienza a mostrar sus primeras expresiones faciales, aunque son expresiones reflejas de preparación, no reflejan un estado de ánimo real. También empieza a chuparse el dedo.

Semana 15: el feto comienza a secretar orina en la bolsa amniótica, que expulsará junto con los demás desechos a través del cordón.

Semana 18: el feto ya puede escuchar oídos del exterior, así que ha llegado el momento de hablarle y cantarle todos los días para estimular sus sentidos y potenciar las conexiones neuronales del feto.

Semana 20: ya le funcionan las cuerdas vocales y podría llorar. También empieza a producir el meconio.

Semanas 21 a 24: su sistema límbico y sus sentidos están en pleno desarrollo y se crean muchísimas neuronas nuevas, formando unas primeras conexiones (aunque de forma rudimentaria). Los estudios afirman que los bebés entran en la fase REM y pueden tener sueños, sueños que estarían relacionados con las sensaciones que experimenta dentro del útero.
 

Desarrollo fetal en el tercer trimestre de embarazo

Semana 25: sus ojos, pestañas, cejas y párpados ya están cerrados y realiza movimientos oculares rápidos.

Semana 28: en esta semana muchos bebés se colocan ya boca abajo en preparación al parto, aunque todavía pueden moverse con soltura hasta la semana 34. Además, abre y cierra los ojos, que estaban sellados desde las primeras semanas de gestación.

Semana 30-32: el bebé reacciona ante la luz proyectada en tu vientre dilatando sus pupilas.

Semana 32: sus huesos ya están desarrollados.

Semana 35: se alcanza la maduración pulmonar y el desarrollo final de las conexiones cerebrales, por lo que el feto está casi listo para nacer, solo necesita coger más peso.

Semanas 37: se considera que el bebé ya está a término, por lo que puede nacer sin ningún problema y ya no sería considerado prematuro. No obstante, lo normal es que esto ocurre más cerca de la semana 40, por lo que el pequeño aprovecha para seguir cogiendo peso.

La mayor parte de la vermix (la grasa que lo cubre) ha desaparecido, aunque pueden quedar algunos restos en sus pliegues. Los huesos del cráneo siguen abiertos para permitir la salid del feto por el canal de parto. Estos huesos (fontanelas) se fusionarán una vez nacido.
 

¿Cómo ayudar al desarrollo del feto?

Como ves, semana a semana el feto se desarrolla y avanza para, cuando nazca, ser una personita completa a la que solo le falta crecer y aprender.

Por eso, es importante que te cuides durante todo el embarazo desde el momento que sepas que estás encinta y que estimules lo más posible a tu pequeño para favorecer su aprendizaje posterior y su desarrollo.

Está demostrado que la estimulación prenatal potencia las habilidades del bebé y puede favorecerle en ámbitos como el lenguaje.

También es importante que acudas a todas las revisiones ginecológicas para poder detectar cuanto antes cualquier pro0belma en el embarazo y evitar las complicaciones más graves. Y, por supuesto, que disfrutes de tu embarazo que es un momento muy especial.
 

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/semanas-embarazo/hitos-en-el-desarrollo-del-feto-9963

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: