Incompatibilidad de Rh

La incompatibilidad de Rh durante el embarazo

Incompatibilidad de Rh

  • Tamaño de texto más grande

Una de las primeras pruebas que debe esperar hacerse una mujer embarazada es un análisis de sangre para determinar su grupo sanguíneo. En esta prueba se analiza tanto su grupo sanguíneo como su factor Rh. Su factor Rh podría desempeñe un papel importante en la salud de su bebé; por eso, es importante disponer de esta información desde el principio del embarazo.

¿Qué es el factor Rh?

El factor Rh es una proteína que se encuentra en algunos glóbulos rojos. No todos llevamos esta proteína en nuestros glóbulos rojos, pero la mayoría de las personas la llevan. Son Rh positivas. Las personas que no son portadoras de esta proteína son Rh negativas.

¿Y si los padres no tienen el mismo factor Rh?

Cuando la futura madre y el futuro padre no son los dos Rh negativos o Rh positivos, esto recibe el nombre de incompatibilidad de Rh.

Por ejemplo:

  • Si una mujer que es Rh negativa y un hombre que es Rh positivo conciben a un bebé, el feto puede tener sangre Rh positiva, heredada de su padre. (Aproximadamente la mitad de los hijos de una madre Rh negativa y un padre Rh positivo son Rh positivos.)

La incompatibilidad de Rh no suele ser un problema si se trata del primer embarazo. Esto se debe a que la sangre del bebé no suele entrar en el sistema circulatorio de la madre durante el embarazo.

De todos modos, en el momento del parto la sangre de la madre y la del bebé se pueden mezclar. De ocurrir esto, el organismo de la madre identificará la proteína Rh como una sustancia ajena. Por lo tanto, podría empezar a fabricar anticuerpos (proteínas que actúan como protectoras ante la entrada de células extrañas en el cuerpo) contra la proteína Rh.

Una mujer embarazada que sea Rh negativa se puede exponer a la proteína Rh y empezar a fabricar anticuerpos contra esta proteína también de otras formas, como las siguientes:

  • una transfusión de sangre Rh positiva
  • un aborto
  • un embarazo ectópico

¿Cuándo se expone al bebé a riesgos derivados de la incompatibilidad de Rh?

Los anticuerpos Rh serán completamente inofensivos hasta que la mujer se vuelva a quedar embarazada.

Si la mujer se vuelve a quedar embarazada de otro bebé Rh-positivo, sus anticuerpos Rh reconocerán las proteínas Rh en la superficie de los glóbulos rojos del bebé como sustancias extrañas.

Los anticuerpos de la madre entrarán en el torrente sanguíneo del bebé y atacarán a las células que contengan proteínas Rh.

Esto puede hacer que los glóbulos rojos del bebé se hinchen y exploten. Esto se conoce como enfermedad hemolítica o enfermedad Rh del recién nacido. Y puede hacer que en el hemograma del bebé salgan muy pocos glóbulos rojos.

¿Cómo se trata la incompatibilidad de Rh?

Si una mujer embarazada tiene la posibilidad de desarrollar una incompatibilidad Rh, los médicos le administrarán dos inyecciones de inmunoglobulina Rh durante el embarazo. Recibirá:

  • la primera inyección alrededor de la semana 28 de embarazo
  • la segunda inyección 72 horas antes de dar a luz

La inmunoglobulina actúa como una vacuna. Impide que el organismo de la madre fabrique anticuerpos contra el Rh que podrían ocasionar graves problemas al recién nacido o afectar a un futuro embarazo.

Una mujer embarazada también puede recibir una dosis de inmunoglobulina Rh si tiene un aborto, se somete a una amniocentesis, o tiene cualquier sangrado o hemorragia.

Si el médico averigua que una mujer ya ha fabricado anticuerpos Rh, observará atentamente su embarazo para asegurarse de que la concentración de estos anticuerpos no es demasiado alta.

En contadas ocasiones, si la incompatibilidad es grave y el bebé está en peligro, el bebé deberá recibir unas transfusiones de sangre especiales llamadas transfusiones de intercambio o exsanguinotransfusiones, sea antes de nacer (transfusiones fetales intrauterinas) o después del parto. Las exsanguinotransfusiones aportan al bebé sangre cuyos glóbulos rojos son Rh negativos. Esto estabiliza su nivel de glóbulos rojos y minimiza el daño causado por los anticuerpos Rh presentes en su torrente sanguíneo.

Gracias al éxito de las inyecciones de inmunoglobulina Rh, las transfusiones de intercambio en embarazos de incompatibilidad de Rh se necesitan muy raramente en EE.UU.

¿Qué más debería saber?

Si no sabe cuál es su factor Rh y cree estar embarazada, es importante que inicie sus visitas prenatales regulares lo antes posible, incluyendo el análisis de su grupo sanguíneo. Si la incompatibilidad Rh se detecta y se trata al principio del embarazo, usted se podrá centrar en cosas más importantes, como dar la bienvenida a un nuevo bebé completamente sano.

Revisado por: Armando Fuentes, MD

Fecha de revisión: octubre de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/rh-esp.html

Qué es la incompatibilidad de Rh y qué peligros tiene para el embarazo

Incompatibilidad de Rh

Uno de los primeros y más importantes análisis que debe hacerse la mujer embarazada es el de sangre. Este análisis básico determina qué tipo de sangre tiene y cuál es su factor Rh. Y es que el factor Rh desempeñará un papel importante en la salud del bebé.

El factor Rh es una proteína presente en las células y, de acuerdo con su tipo de sangre, cada persona tiene proteínas específicas de ese tipo de sangre en la superficie de los glóbulos rojos. Existen cuatro grupos sanguíneos: A, B, AB y O.

A su vez, cada uno de los cuatro grupos sanguíneos se clasifica según la presencia o no en la superficie de los glóbulos rojos de otra proteína que determina el factor Rh. Si la persona es portadora de esta proteína, es Rh positivo; si no es portadora, es Rh negativo.

La mayor parte de la población, un 85%, tiene esa determinada secuencia de aminoácidos que en lenguaje común es denominada habitualmente Rh+. Hay muchas combinaciones posibles según sean los Rhs de los progenitores, pero la sensibilización Rh o la incompatibilidad Rh únicamente puede darse cuando la madre es factor Rh negativo y el padre Rh positivo.

Madre Rh negativo y padre Rh positivo

De entre todas las combinaciones posibles, el riesgo existe cuando se combinan el grupo sanguíneo de la mujer Rh- y el del hombre Rh+, aunque no habría riesgo si el bebé hereda el Rh- de la madre.

Pero cuando una mujer Rh negativo y un hombre Rh positivo conciben un hijo, existe la posibilidad de que el bebé tenga problemas de salud. Es posible que el bebé que está formándose dentro de la madre que es Rh negativo tenga sangre Rh positivo que heredó del padre.

Aproximadamente la mitad de los niños con una madre Rh negativo y un padre Rh positivo son Rh positivos.

Hay que señalar que los posibles efectos adversos no se darían normalmente en el primer embarazo, sino en los siguientes.

No existe riesgo de incompatibilidad de Rh en el primer embarazo

La madre normalmente no está sensibilizada en el primer embarazo, sino en el segundo o siguientes; a estos efectos se considera primer embarazo cualquiera anterior aunque no haya llegado a término.

Esto significa que, por lo general, la incompatibilidad Rh no es un problema cuando se trata de un primer embarazo ya que, a menos que haya algún tipo de anormalidad, la sangre del feto no entra en el sistema circulatorio de la madre durante el embarazo.

Sin embargo, durante el parto, la sangre de la madre y la del bebé pueden entremezclarse. Si esto sucede, el cuerpo de la madre reconoce la proteína Rh como una sustancia extraña y comienza a producir anticuerpos (moléculas proteicas en el sistema inmunológico que reconocen, y luego destruyen, las sustancias extrañas) para atacar a las proteínas Rh que entran en su sangre.

La mujer Rh negativo embarazada también puede entrar en contacto con la proteína Rh (algo que podría producir anticuerpos) en las transfusiones de sangre con Rh positivo, los abortos espontáneos y los embarazos extrauterinos.

Durante los siguientes embarazos, los glóbulos rojos del feto pueden pasar al torrente sanguíneo de la madre a medida que ella lo alimenta a través de la placenta.

Los anticuerpos Rh no son inofensivos en los siguientes embarazos, ya que si la madre concibe un bebé Rh+ el organismo de la mujer ahora sí va a reconocer las proteínas Rh como cuerpos extraños. Entonces sus anticuerpos pasarán al torrente sanguíneo del bebé para atacar a esas células.

¿Qué es el Test de Coombs?

Por eso es tan importante detectar desde el principio del embarazo si la madre ha comenzado a generar anticuerpos. Para ello se realiza una prueba llamada Test de Coombs indirecto, también conocida como prueba indirecta de antiglobulinas.

Es una prueba no invasiva que se realiza a través de una muestra de sangre de la madre en el primer trimestre, en la 8va o 9na semana, y se repite en el segundo trimestre, en la semana 26 de embarazo.

Consecuencias de la incompatibilidad Rh para el feto

Si el organismo de la madre comienza este “ataque” se puede llegar a la dilatación y ruptura de los glóbulos rojos del bebé. Cuando ocurre esta afección, que se conoce con el nombre de enfermedad hemolítica o enfermedad Rh del recién nacido.

Esta enfermedad, cuyo nombre científico es “eritroblastosis fetal”, es un trastorno sanguíneo por el que, dados los tipos de sangre diferentes, una madre produce anticuerpos durante el embarazo que atacan los glóbulos rojos de su propio feto.

El nombre eritroblastosis se debe a la aparición en la sangre circulante de una cantidad elevada de eritroblastos, que son precursores de los glóbulos rojos, que han sido liberados a la circulación.

La gravedad de esta condición puede variar ampliamente. En algunos casos, el bebé no presenta síntomas de la enfermedad; en otros casos puede conducir a la muerte del bebé antes o poco después de nacer. Este trastorno se puede tratar en el útero (antes del nacimiento del bebé) por medio de una transfusión intrauterina.

Cuando el bebé nace, los signos que se pueden presentar como señales de incompatibilidad de Rh son: agrandamiento del hígado o del bazo, hinchazón generalizada, ictericia y anemia. Después del nacimiento, dependiendo de la gravedad de la condición, generalmente es necesario realizar una transfusión de sangre.

Suscríbete para recibir cada día nuestros consejos sobre embarazo, maternidad, bebés, lactancia y familia.

¿Cuál es el tratamiento para la incompatibilidad RH?

En el pasado era mucho más complejo, pero en la actualidad el tratamiento es muy sencillo. Para prevenir la sensibilidad producida por la incompatibilidad Rh se utilizan inmunoglobulinas especiales llamadas RhoGAM.

Tanto si los resultados del test son positivos como negativos, si el padre tiene factor Rh positivo y la madre negativo, la embarazada recibe una inyección de gammaglobulina anti-D alrededor de la semana 28 para prevenir la fabricación de anticuerpos durante el parto, cuando la sangre de la madre puede mezclarse con la del bebé, y otra inyección dentro de las 72 horas después del parto para impedir que la madre genere anticuerpos.

Si la mujer ya ha desarrollado los anticuerpos, el embarazo deberá ser seguido muy de cerca para controlar que los niveles de Rh no sean muy elevados. Únicamente en casos excepcionales si la incompatibilidad es muy grave y puede poner en riesgo al bebé se realizan transfusiones de sangre llamadas exanguinotransfusiones durante la gestación y después del parto.

Las exanguinotransfusiones reemplazan la sangre del bebé por glóbulos rojos con factor Rh negativo para minimizar el daño que puede causar la circulación de anticuerpos Rh ya presentes en su flujo sanguíneo.

Fotos | iStockphoto y Arek Socha en Pixabay

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/que-incompatibilidad-rh-que-peligros-tiene-para-embarazo

¿Qué es la incompatibilidad Rh?

Incompatibilidad de Rh

Uno de los primeros exámenes que se realizan durante el embarazo es un análisis que revele el factor Rh, que sirve para determinar si la sangre del bebé es compatible con la de la madre, factor primordial para garantizar el buen desarrollo del feto.

Rh es la abreviatura del nombre latino del Macacus Rhesus, un mono con el que se realizó un experimento en 1948, que consistía en introducir sangre humana en las venas del simio.

El sistema inmunitario del animal, que era incapaz de reconocer la proteína presente en los glóbulos rojos humanos, reaccionó con una defensa contra el elemento desconocido, y empezó a destruir los glóbulos rojos de la sangre extraña.

Así pues, las personas Rh+ (positivas) son las que poseen este tipo de proteína en la sangre (el 84% de los europeos). Las personas Rh- (negativas) carecen de este elemento y, si sus glóbulos rojos se mezclan con otros de Rh+, los destruyen.

Factor Rh: ¿Cuáles son las combinaciones de riesgo?

Entre las diferentes combinaciones, la más peligrosa es madre Rh- con padre e hijo Rh+.

 En este caso, si la sangre de la madre entra en contacto con la del feto, se desencadena una reacción contra los glóbulos rojos del bebé, con la consiguiente formación de anticuerpos, que permanecen circulando en el cuerpo materno para siempre. Para el feto significa un empobrecimiento de la sangre, es decir, anemia.

Para la madre, el riesgo de sufrir el mismo inconveniente en el siguiente embarazo, si el segundo hijo también resulta ser Rh positivo, con el agravante de que en la sangre de la madre circulan más anticuerpos, que «atacan» a la sangre del feto.

Sin embargo, esta situación se produce raramente en la actualidad, gracias a la prevención que se efectúa en las mujeres embarazadas a través de: el test de Coombs, efectuado en la sangre materna, la ecografía, el examen que sirve para valorar el correcto desarrollo del feto, y la fluximetría, que observa la correcta irrigación de la sangre en el pequeño. El problema podría subsistir en las embarazadas que llegan al parto sin conocer su Rh.

¿Cómo prevenirlo?

Una vez comprobada la incompatibilidad entre los dos tipos de sangre, se deben tomar algunas medidas preventivas:

  • Inyectar inmunoglobulinas en la sangre materna. Son unas sustancias capaces de bloquear la producción de anticuerpos. Esto evita cualquier riesgo en un posible nuevo embarazo, en el caso de que el feto vuelva a tener un factor Rh+.
  • Reducir al mínimo cualquier riesgo con ciertas pruebas del embarazo. Las siguientes pruebas que pueden efectuarse a lo largo de la gestación deben llevarse a cabo con la máxima cautela: la amniocentesis (extracción de líquido amniótico), la funiculocentesis (extracción de sangre fetal del cordón umbilical) y la biopsia corial (extracción de una muestra de las vellosidades del corion, pequeños tentáculos que el huevo fecundado desarrolla para anclarse en la pared uterina). (Te interesa: Amniocentesis: solucionamos tus dudas)

Las madres con factor Rh negativo que se han sometido a uno de los exámenes mencionados deben aplicarse una inyección de inmunoglobulina inmediatamente después, como medida rutinaria.

La inyección de inmunoglobina también debe realizarse cuando existe una amenaza de aborto importante, con rotura y desprendimiento de las membranas, y en caso de aborto y de incertidumbre acerca del grupo sanguíneo del padre.

De todos modos, el parto natural es más adecuado para los casos de problemas de incompatibilidad del Rh, puesto que, en tal caso, se produce una menor transfusión de sangre en comparación con una cesárea.

¿Qué hacer si se produce anemia en el bebé?

Aunque se trate de un caso muy raro, puede ocurrir que los agentes de la sangre materna se pongan en movimiento, generando una reacción en el feto, que es inducido a producir nuevos glóbulos rojos y a debilitar su propio sistema inmunitario. Este mecanismo provoca anemia en el bebé, que, inicialmente, es grave, y que, después, se vuelve de tipo crónico.

En los casos de anemia es posible: 

  • Hacer transfusiones al feto en el útero.
  • Inducir el parto unas semanas antes de la finalización de la gestación.
  • Administrar concentrados de glóbulos rojos al feto, para que recupere los perdidos.
  • Inyectar antígenos, sustancias que ponen en marcha la producción de anticuerpos. Aunque es una técnica que no está muy explotada, los antígenos confunden a la sustancia de la madre encargada de destruir los glóbulos rojos del hijo que está esperando.

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/embarazo/salud/incompatibilidad-rh

El embarazo y el recién nacido

Incompatibilidad de Rh

(What is Rh Incompatibility?)

Si acaba de enterarse de que está embarazada, uno de los primeros y más importantes análisis que debe hacerse es el de sangre. Este análisis básico determina qué tipo de sangre tiene y cuál es su factor Rh. Su factor Rh desempeñará un papel importante en la salud del bebé. Por lo tanto, es importante que cuente con esta información desde el comienzo de su embarazo.

¿Qué es el Factor Rh?

De acuerdo con su tipo de sangre, cada persona tiene proteínas específicas de ese tipo de sangre en la superficie de los glóbulos rojos. Existen cuatro grupos sanguíneos: A, B, AB y O.

A su vez, cada uno de los cuatro grupos sanguíneos se clasifica según la presencia en la superficie de los glóbulos rojos de otra proteína que determina el factor Rh. Si usted es portador de esta proteína, es Rh positivo. Si no es portador, es Rh negativo.

La mayor parte de la gente (el 85%) es Rh positivo. Cuando una mujer Rh negativo y un hombre Rh positivo conciben un hijo, existe la posibilidad de que el bebé tenga problemas de salud.

Es posible que el bebé que está formándose dentro de la madre que es Rh negativo tenga sangre Rh positivo que heredó del padre.

Aproximadamente la mitad de los niños con una madre Rh negativo y un padre Rh positivo son Rh positivos.

Por lo general, la incompatibilidad Rh no es un problema cuando se trata de un primer embarazo ya que, a menos que haya algún tipo de anormalidad, la sangre del feto no entra en el sistema circulatorio de la madre durante el embarazo.

Sin embargo, durante el parto, la sangre de la madre y la del bebé pueden entremezclarse.

Si esto sucede, el cuerpo de la madre reconoce la proteína Rh como una sustancia extraña y comienza a producir anticuerpos (moléculas proteicas en el sistema inmunológico que reconocen, y luego destruyen, las sustancias extrañas) para atacar a las proteínas Rh que entran en su sangre.

La mujer Rh negativo embarazada también puede entrar en contacto con la proteína Rh -algo que podría producir anticuerpos- en las transfusiones de sangre con Rh positivo, los abortos espontáneos y los embarazos extrauterinos.

Los anticuerpos Rh no son inofensivos en los próximos embarazos.

Si en otros embarazos la mujer lleva en su vientre un bebé que es Rh positivo, sus anticuerpos Rh identificarán a las proteínas Rh en la superficie de los glóbulos rojos del bebé como cuerpos extraños y pasarán al torrente sanguíneo del bebé para atacar a esas células.

Esto puede llevar a la dilatación y ruptura de los glóbulos rojos del bebé. Cuando ocurre esta afección (conocida con el nombre de enfermedad hemolítica o enfermedad Rh del recién nacido), el número de glóbulos rojos puede ser muy bajo y peligroso.

¿Cómo se previene y trata la enfermedad Rh del recién nacido?

En el pasado, la incompatibilidad Rh era un problema muy serio. Afortunadamente, se han logrado avances médicos significativos para prevenir las complicaciones asociadas con la incompatibilidad Rh y tratar al recién nacido afectado por este problema.

Hoy, cuando una mujer con el potencial de desarrollar una incompatibilidad Rh está embarazada, los médicos administran dos inyecciones de inmunoglobulina Rh durante el primer embarazo.

La primera inyección se da alrededor de las 28 semanas de embarazo y la segunda, dentro de las 72 horas después del parto.

La inmunoglobulina Rh actúa como una vacuna, impidiendo que el cuerpo de la madre genere anticuerpos peligrosos Rh que pueden causar complicaciones serias en el recién nacido o complicar futuros embarazos.

También se puede inyectar esta dosis de inmunoglobulina Rh en una mujer que acaba de tener un aborto espontáneo, una amniocentesis o algún tipo de hemorragia durante el embarazo.

Si el médico determina que la mujer ya ha desarrollado los anticuerpos Rh, entonces, el embarazo será controlado muy de cerca para asegurarse de que los niveles de Rh no sean muy elevados.

En casos excepcionales, si la incompatibilidad es grave y el bebé se encuentra en peligro, se puede realizar una serie de transfusiones especiales de sangre (denominadas exanguinotransfusiones) mientras el bebé está en el útero materno o después del parto.

Las exanguinotransfusiones reemplazan la sangre del bebé por glóbulos rojos cuyo factor Rh es negativo. Este procedimiento estabiliza el nivel de glóbulos rojos del bebé y minimiza el daño que puede causar la circulación de anticuerpos Rh ya presentes en el flujo sanguíneo del bebé.

Dado el porcentaje de éxito que se logra en este momento con las inyecciones de inmunoglobulina Rh, las exanguinotransfusiones sólo son necesarias en el 1% de los embarazos con incompatibilidad Rh en los Estados Unidos.

¿Qué puede suceder si no se previene la enfermedad Rh?

La incompatibilidad Rh difícilmente causa complicaciones en el primer embarazo y no afecta la salud de la madre.

Pero los anticuerpos Rh que se generan durante los siguientes embarazos pueden ser peligrosos para la madre y el bebé. La enfermedad Rh puede derivar en una anemia aguda, ictericia, daño cerebral y paro cardíaco en el recién nacido.

En casos extremos, cuando la cantidad de glóbulos rojos eliminados es muy alta, puede causar la muerte del feto.

Si no está segura de qué factor Rh tiene y cree que está embarazada, es importante que comience con las consultas prenatales cuanto antes. Cuando la incompatibilidad Rh se detecta y trata temprano, usted puede concentrarse en cosas más importantes, como recibir a un bebé sano en su hogar.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: noviembre de 2011

Источник: https://www.rchsd.org/health-articles/qu-es-la-incompatibilidad-rh/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: