Ir a la playa embarazada

Ir a la playa embarazada

Ir a la playa embarazada

Con la llegada del verano, lo que más apetece es aprovechar nuestras vacaciones en la playa con nuestra familia. Sin embargo, no debes olvidar que si estás embarazada debes de tener en cuenta una serie de precauciones antes de pisar la playa o la piscina. 

Índice

Consejos para ir a la playa embarazada

Es muy normal que, cuando estés en el periodo gestacional, te surjan dudas sobre lo que se puede o no hacer, sobre todo en los meses de verano.

Lo cierto es que la visita a la piscina o a la playa no es un inconveniente si tu embarazo lleva un trascurso normal, sin peligro de aborto espontáneo o parto prematuro.

No obstante, debes seguir una serie de pautas para no exponer ante peligros innecesarios a tu bebé:

– Intenta ir a la playa a primera hora de la mañana o al atardecer para evitar las horas de más calor en las que el sol pega con más intensidad.

– Si decides ir a medio día, es mejor que te resguardes a menudo bajo la sombra de la sombrilla. También puedes llevarte un vaporizador para refrescarte con agua frecuentemente.

– Ir a la playa a últimas horas de la tarde ayuda a evitar las famosas bajadas de tensión que sufren las embarazadas.

– Aunque se puedan usar bikinis si te aplicas protección solar, la mejor opción es siempre el bañador premamá. Esto se debe a que si la luz del sol es muy fuerte, puede alterar el ritmo de sueño del feto. Igualmente, la piel de la tripa al estar muy tirante favorece la aparición de quemaduras solares en esta zona.

– Lleva siempre encima la botella de agua fresca para evitar la deshidratación. No te olvides de que tienes que beber con frecuencia.

– Utiliza crema de protección solar superior a 30.

– En los momentos de descanso, el mejor asiento es la silla plegable para evitar agacharnos mucho al sentarnos en las toallas.

– Cuando decidas darte un baño, ten cuidado con las olas fuertes para que no te golpeen en la tripa o espalda.

– No te bañes si hay peligro de medusas o si hay bandera roja a causa del gran oleaje. Asegúrate de estar en una zona que no te cubra y puedas hacer pie. Y entrar poco a poco para que el cuerpo vaya aclimatándose, evitando que se produzca un corte de digestión.

– No bucees a mucha profundidad porque los cambios de presión pueden dañar a los órganos del feto que todavía son inmaduros.

– Tampoco te conviene alejarte de la orilla puesto que en el embarazo son muy comunes los calambres en las piernas y podría suponer un impedimento a la hora de salir.

– Si tienes más hijos y son pequeños, intenta pedir ayuda a tu pareja a la hora del baño porque es muy dañino para la espalda coger a más niños cargando ya de por sí al bebé que viene en camino.

– Consulta a tu médico por si acaso, ya que no todos los embarazos son iguales. Si hay complicaciones, como hemorragias, hipertensión o problemas con la placenta, es mejor no moverse mucho.

– Consulta antes dónde hay un hospital o centro de salud cerca por si ocurriera algo mientras estás en la playa.

– Durante las últimas semanas, lo mejor es mojarse solo las piernas o dar un paseo por la orilla, ya que puedes haber expulsado el tapón mucoso sin haberte dado cuenta y un baño de inmersión puede causar una infección uterina.

– Por último, intenta cambiar asiduamente el bañador o bikini para evitar la humedad permanente en la zona genital porque puede provocar la aparición de hongos.
 

Beneficios de ir a la playa embarazada

Ir a la playa embarazada puede ser muy beneficioso para el feto, ya que la playa es sinónimo de relax, tranquilidad, descanso… lo que ayuda a reducir el estrés y las prisas del día a día.

Además, la playa y el mar pueden aportar una serie de beneficios:

– el agua marina aporta muchas sustancias como yodo, magnesio, potasio, sodio, calcio, azufre, que resultan muy beneficiosas para el organismo.

– nadar en el agua mejora la circulación y alivia algunas molestias del embarazo como el dolor de espalda o los edemas. También pasear por la orilla mejora la circulación y evita la retención de líquidos.

– la brisa marina ayuda a oxigenar la sangre y regenerar los alvéolos pulmonares, aportando más oxígeno al feto.

– purifica la piel.

– ayuda a eliminar toxinas.

– el baño en el mar produce una serie de movimientos provocados por la diferencia de presiones, que favorece el retorno venoso, aliviando la pesadez de piernas.

– mejora el tono muscular.

– proporciona felicidad, tranquilidad y paz, aliviando los miedos y las preocupaciones propios de la gestación.

Calambres en las piernas

Definición:

Dolor y cosquilleo en las piernas. No se sabe a ciencia cierta qué provoca los calambres.

Quizá esté relacionado con el nivel de calcio o de magnesio o la fatiga unida a la retención de líquidos o bien se deba a la ralentización de la circulación sanguínea; lo cierto es que los calambres, principalmente nocturnos y sobre todo en las extremidades inferiores, son relativamente frecuentes en el tercer trimestre.

Síntomas:

Cosquilleo, pesadez de las piernas, dolor…

Tratamiento:

Para prevenirlos evita estar sentada durante mucho tiempo y realiza movimientos suaves. Los esfuerzos muy violentos pueden desencadenar contracturas musculares. Para calmar el dolor, apoya el pie en el suelo y anda descalza, a continuación masajea el músculo afectado.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/ir-a-la-playa-embarazada-7682

Ir a la playa embarazada: Los mejores consejos

Ir a la playa embarazada

Ir a la playa embarazada puede ser muy placentero, puesto que desconectas, te relajas, liberas tensiones acumuladas, algo de ejercicio, pero cuidado! Llegar a esas fechas con una tripa súper avanzada no tiene color de cuando ibas de soltera y a lo loco. Aprovechando al máximo las horas de sol para broncearse y lucir el verano sin agotamiento. Solo hay que preocuparse de disfrutar del lugar y de la compañía, estando tirada en la arena y tu única preocupación: ¡ir al chiringuito y de ahí al mar!

El embarazo veraniego también es para saborearlo, sabiendo medir y con consejos, aplicándoselos para tener un verano feliz y sobre todo aprovechando la combinación de playa, sol y embarazo. Tiene multitud de ventajas, desde remojarse y combatir las altas temperaturas, hasta momento idílico para realizar algo de ejercicio físico para disfrutar del mar y su brisa marina.

La playa y el tercer trimestre de embarazo

El embarazo y la playa en el tercer trimestre, son buenos aliados siempre que tu médico no te lo prohíba, también puedes bañarte en la playa embarazada en el primer y el segundo trimestre.

Darse un chapuzón resulta súper enriquecedor, porque el agua marina reporta muchas sustancias como el yodo, magnesio, potasio, sodio, calcio, azufre.

Cada una con sus beneficios para el organismo y si le sumas un plus de rayos de sol es súper saludable pero tomando medidas y con precaución.

La pancita bronceada tiene su encanto, pero hay que tener cuidado de no exponerse por demás al sol, ya que durante el embarazo se produce un gran aumento de la hormona que estimula la pigmentación de la piel, y esto puede colaborar con la aparición de manchas en algunas zonas del cuerpo y rostro.

 Asegurarse de un buen verano y sin riesgos

Antes de salir de vacaciones hay que asegurarse de ciertas cosas importantes. Así podremos pasar un feliz verano sin que se exista ningún acontecimiento o prevenirlo.

  • Consultar al médico antes de prender un viaje. No todos los embarazos son iguales, ni todos los destinos a los que acudáis pueden ser los idóneos. Depende mucho del mes de gestación en que os encontréis.
  • Si hay complicaciones en el embarazo, como hemorragias, antecedentes de hipertensión, habéis sufrido un aborto, no es aconsejable realizar un viaje.
  • Lo más importante, a la hora de elegir destino es que donde vayas asegúrate de que haya asistencia médica, y conocer los centros de salud en la zona que os alojéis por si hubiera un inconveniente ir a tiro hecho.

Consejos para combatir el calor durante el embarazo

Durante el verano con las temperaturas tan extremas y estando embarazada es especialmente desagradable, porque se juntan a algunas de las molestias habituales de la gestación, malestar, agotamiento, cansancio, no descansar bien. Es aconsejable modificar algunos cambios en las rutinas y en la alimentación para llevarlo de la mejor manera posible.

  • Si soléis hacer deporte, realizadlo a primera hora de la mañana con la fresquita para evitar las horas que más calor hace
  • Para refrescarse, y estar más fresquita, ducharse con más frecuencia
  • Hidratarse mucho, con agua, zumos, fundamental en este periodo.
  • Alimentarse de más ensaladas o comidas frescas, como gazpacho, salmorejo, etc.
  • Consumir frutas y verduras ya que aporta más cantidad de agua.

Consejos para disfrutar del sol y la playa sin riesgos

  • Protégete del calor, buscar sitios que den la sombra o refugiarse bajo la sombrilla, las temperaturas extremas pueden afectar negativamente a la salud. Remojarse de vez en cuando, o bien entrando y saliendo del mar o bien con vaporizadores para mantenerse fresquitas.
  • Especial cuidado a la hora de introducirse a la mar, por muchos motivos; mar picada, oleaje, bandera roja, bichos de mar, bañarse en zonas profundas, etc. Asegúrate de estar en una zona que no te cubra y puedas hacer pie por cualquier motivo que pueda acontecer. Y entrar de poco a poco para que el cuerpo vaya aclimatándose.
  • Aplicar protección solar cada cierto tiempo, ya que durante el embarazo hay que prevenir, ya que las embarazas son más propensas a desarrollar melasmas o manchas en la piel.
  • Ingerir mucho líquido para ayudarnos a mantener la temperatura perfecta para no padecer los golpes de calor. Muy típico en estas fechas.

 Al agua patos

El medio acuático, idóneo para nadar y andar para mujeres embarazas. Procurad no distanciaros mucho de la orilla cuando nadéis, ya que es muy común sufrir calambres. Esto sería una causa para dificultaros el que lleguéis al mismo lugar del que partisteis.

Si paseáis por la orilla acordaros de protegeros la cabeza con una pamela o gorro, momento para descubrir las ventajas de la talasoterapia (mezcla de arena y algas marina) trata la piel.

El elemento del agua es ideal para refrescarnos y mantenernos en buenas temperaturas para poder llevar el embarazo en estas fechas de la mejor manera posible, además el agua del mar contiene diversos minerales beneficiosos para la salud, como el yodo, el potasio y el magnesio.

Te mantiene liviana porque su oleaje sirve de masaje mejorado la circulación y aliviando algunos síntomas del embarazo como el dolor de espalda o inflamación de las piernas.

Beneficios de ir a la playa embarazada

  • Oxigenación (aire purificador) la brisa del mar llega como bocanada de aire fresco, está libre de pólenes y ayudará a oxigenar tu sangre y a regenerar tus alvéolos pulmonares.
  • Purifica la piel
  • Eliminación de toxinas
  • El contacto con la arena mejora y activa la circulación, lo que evita que se retengan líquidos.

Ropa de baño más recomendable

Ir a la playa embarazada es maravilloso, pero en verano más! Porque se luce la barriguita. El tejido de las prendas debe ser de licra o algodón. Y el tipo de prenda con el que os sintáis más cómodas.

Bikinis: es el tipo de ropa de baño por excelencia además de ser cómodo. Las futuras mamás además de lucir barriguita, eso si, protegiéndola con protectores solares, y usando una braguita ancha, los rayos solares en nuestra piel son numerosos los beneficios y más estando embarazas.

Tankinis: Las embarazadas que en esta época quiere proteger su panzita y no exponerla al sol ni lucirla, existen este tipo de prendas formadas por short y camiseta, prendas que cubren por completo el vientre.

Enterizas: Prendas de baño de una sola pieza. Aportan mayor seguridad.

Tips indispensables

  • Antes que nada, lo prioritario es llevar junto tu documentación, los controles prenatales al ir a la playa embarazada. Así si surge cualquier contratiempo y tenéis que asistir al centro médico de Salud de donde os encontréis de vacaciones, el personal pueda disponer de toda la información para asistiros.
  • Prepara el viaje con tiempo para que se pueda organizar con la más calma posible y sin olvidarnos nada.
  • Evitar las horas más puntuales, aconsejando las primeras horas del día y las últimas de la tarde para realizar paseos así prevenimos las bajadas de tensión y golpes de calor.
  • En la medida de lo posible acudir siempre acompañadas para ir a la playa.
  • Situarse en una zona de sombra o protegerse bajo la sombrilla
  • Utilizar protector solar alto y cada hora y media volver a aplicar la crema.
  • Siempre bien hidratada, bien con agua, zumos o frutas.

¿Necesitáis enfermeras para bebés para que cuidemos de ellos mientras disfrutáis de la playa? Podéis realizar aquí vuestra consulta.

Источник: https://www.pequesalus.com/ir-a-la-playa-embarazada/

Vacaciones en la playa estando embarazada

Ir a la playa embarazada

21 Enero 2020 – Publicado por Planeta Mamá

El segundo trimestre es el ideal para tomarse unas vacaciones antes de ser mamá. Si elegiste la playa, te damos algunas sugerencias para disfrutarla al máximo:

La pancita bronceada tiene su encanto, pero hay que tener cuidado de no exponerse por demás al sol, ya que durante el embarazo se produce un gran aumento de la hormona que estimula la pigmentación de la piel, y esto puede colaborar con la aparición de manchas en algunas zonas del cuerpo y rostro.

Por eso, lo mejor es no exponerse directamente a los rayos del sol, sobre todo en el peor horario, que es entre las 10 y las 16, aprovechar las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde para disfrutar de la playa, y utilizar un protector solar con un FPS alto (de 35 para arriba), que se puede ir bajando gradualmente, pero no mucho.

Si la temperatura es sofocante en la playa, es preferible ir a algún lugar fresco, descansar un rato y volver cuando haya descendido. De esta manera evitarás sufrir de presión baja, edemas y otras molestias típicas del embarazo que se exacerban con el calor.

¿Bikini o enteriza?

En realidad no hay ningún inconveniente con que tu panza esté al aire libre, pero debés tener en cuenta que la piel está más susceptible a quemaduras, sobre todo en esa zona, y que el sol puede llegar a oscurecer aún más la línea alba (esa línea de color más oscuro que el resto de la piel y que va desde la pelvis hasta el ombligo y más arriba también) o producir alguna otra mancha nueva.

De todas maneras, si seguís los cuidados antes mencionados, podés lucir tu pancita sin problemas.

Los alimentos y bebidas

Seguir una dieta balanceada y ordenada, lejos de los desajustes típicos de las vacaciones, es fundamental para cuidarse y cuidar al bebé. Además de mantener una buena alimentación, hay que tener en cuenta ciertas precauciones, sobre todo al comer afuera:

  • Evitar comer en lugares que luzcan poco higiénicos.
  • Pedir las preparaciones bien cocidas, en especial las carnes rojas, pollo, pescados y huevos.
  • Evitar preparaciones que contengan pescado crudo o carne cruda como ceviche, ciertas piezas de sushi, carpaccio, etc.
  • Evitar los jugos servidos en vaso y/o agua de procedencia dudosa, clásicos de las barras playeras. Lo mejor es pedir agua embotellada y reservar el gusto de tomarse un buen jugo exprimido para casa. 
  • Evitar brotes crudos de todo tipo (incluidos soja, alfalfa, trébol, rábano y frijoles mung). Las bacterias pueden introducirse -antes de que crezca el brote- en sus semillas a través de aberturas en la cáscara. Una vez que esto sucede, es casi imposible quitarlas mediante el lavado. Por eso es importante controlar que las preparaciones no los contengan y, en todo caso, pedir que no los incluyan en el plato. 
  • Consumir solo aquellos alimentos que sepas que han sido bien refrigerados.

Las caminatas

Hacer actividad física en esta etapa es muy beneficioso, y caminar entra dentro de esta categoría. Descansando todas las veces que lo necesites, las caminatas por la playa pueden resultarte muy placenteras.

Si están en tus planes de vacaciones, lo mejor es hacerlas a horas muy tempranas de la mañana o al atardecer, caminando sobre arena firme (cerca de la orilla) y no en arena seca que demanda un mayor esfuerzo y puede hacer que tu panza se contraiga.

No olvides descansar apenas lo necesites.

El mar

Aunque seas buena nadadora, en el mar también debés cuidarte: no te alejes mucho de la orilla ni vayas a zonas donde no hagas pie, porque en el embarazo estás expuesta frecuentemente a calambres en las piernas y esto puede colocarte en situación de riesgo. También debés tener cuidado con las olas grandes y fuertes, y asegurarte de que no golpeen la panza o la espalda.

Si hay medusas o «aguas vivas» debés evitar la inmersión. En caso de sufrir una picadura, no frotes ni laves la zona con agua dulce, solo con agua salada y vinagre para desecar los tentáculos que quedaron en la piel. Una vez que se haya calmado el ardor inmediato, podés ir a una guardia para que un médico te recete analgésicos que aliviarán la hinchazón.

Los deportes playeros

Los deportes competitivos son una tentación para las futuras mamás más activas o que les gusta ganar, sin embargo, lo mejor es evitarlos, dejar la competencia para otro momento y optar por actividades más relajantes, en armonía con esta nueva etapa y que no exijan de más al cuerpo, poniéndolo en riesgo.
 

Источник: https://www.planetamama.com.ar/nota/vacaciones-en-la-playa-estando-embarazada

Embarazadas en la playa: disfruta del verano sin riesgos

Ir a la playa embarazada

Durante los meses estivales los médicos recomiendan a las mujeres embarazadas adquirir algunas pautas y rutinas esenciales que incluyen cuidar más la hidratación y la alimentación. Estos consejos son especialmente importantes en las embarazadas en la playa, ya que el calor y la exposición al sol pueden suponer un riesgo para su salud y la de su bebé.

Algunos consejos generales para combatir el calor durante el embarazo

El embarazo durante el verano puede ser especialmente incómodo debido a que, algunas de las molestias habituales de la gestación como el cansancio, la sensación de agotamiento, la somnolencia o los problemas para conciliar el sueño, se une otra más que aumenta y agudiza todas las anteriores: el calor.

Para combatir las altas temperaturas del verano estando embarazada se recomienda  realizar pequeños cambios en sus rutinas como:

  • Salir a pasear a primera hora o a última del día para evitar las horas de más calor.
  • Ducharse con mayor frecuencia para refrescarse
  • Mantener la piel tonificada

También conviene hacer ciertas modificaciones en la dieta:

  • Consumir frutas y verduras de temporada, que suelen tener más cantidad de agua.
  • Evitar comidas copiosas
  • Recurrir más a ensaladas o macedonias, siempre con cuidado de lavar bien todas las frutas y verduras que consumamos en crudo.
  • Tener siempre a mano agua y zumos.

No debemos olvidar que la hidratación en este periodo es, si cabe todavía, más importante que en cualquier otro momento de la vida de la mujer.

Por último, la forma de vestir también contribuye a hacer el verano más llevadero a las embarazadas. El consejo es apostar por tejidos naturales y prendas amplias (tipo vestidos sueltos y ligeros), y utilizar calzado cómodo, preferiblemente abierto, que facilite la transpiración. De esta forma podremos disminuir hinchazones en pies y tobillos.

Embarazo y calor: riesgos que debes tener en cuenta

El verano suele coincidir con las vacaciones laborales y es el momento perfecto para tomarse unos días de relax con tu pareja o en familia.

Evidentemente esto es muy positivo para la embarazada, pues implica salir de la rutina habitual y vivir la gestación de forma más tranquila con sus seres queridos.

La playa también puede ayudar a combatir los calores veraniegos y a relajarse, por lo que es un buen destino vacacional a tener en cuenta.

Sin embargo, no conviene olvidar que las embarazadas en la playa deben tomar una serie de medidas especiales ya que por su estado tienen más riesgo de sufrir:

  • Deshidratación
  • Taquicardia
  • Bajadas de tensión
  • Fallo circulatorio causado indirectamente por el calor

Además, las embarazadas son más propensas a desarrollar melasmas o manchas en la piel, así que deben protegerse bien para evitar exponerse a riesgos innecesarios y disfrutar de estos días con total tranquilidad.

Tips indispensables para embarazadas en la playa

  • Prepara tu viaje con antelación teniendo en cuenta estos tips para viajar si estás embarazada.
  • Independientemente de tu destino de vacaciones, es conveniente llevar junto con tu documentación tus controles prenatales. Lo mismo ocurre con las embarazadas en la playa. De esta forma, si surge algún problema, el personal sanitario tendrá toda la información necesaria para tratarte.
  • Intentar ir a la playa siempre acompañada.
  • Evita las horas centrales del día. Las últimas horas de la tarde son las mejores para estar y pasear por la playa y se previenen las bajadas de tensión producidos por el calor.
  • Las embarazadas en la playa deben utilizar una crema de protección solar de factor alto y renovarla cada dos horas.
  • Hamaca para tener una postura cómoda, sombrilla, gafas de sol y sombrero son complementos fundamentales para las embarazadas en la playa. También es indispensable tener a mano siempre una botella de agua y localizada una zona de sombra.
  • Estar mucho tiempo sentada no es bueno para la circulación. Además, el agua del mar es muy buena para paliar el edema, refrescarnos y reducir la retención de líquidos. Por eso se recomienda a las embarazadas caminar y estirar las piernas durante su estancia en la playa paseando por la orilla.
  • La prenda ideal para las embarazadas en la playa es el bañador. El estado hormonal de la mujer durante este periodo afecta a la producción de melanina en la piel y, además, cuando la gestación es avanzada la piel de abdomen y pechos está ya muy tirante aumentando el riesgo de quemaduras solares.

Embarazadas en la playa: cuidados a la hora del baño

Los baños en playas, lagos o ríos no son malos durante la gestación. De hecho estar en el agua puede aportar a la mujer una  agradable sensación de ligereza y relajación. Pero también es cierto que, especialmente en las últimas semanas del embarazo y si existe riesgo desprendimiento del tapón mucoso, los médicos pueden aconsejar a la embarazada no bañarse.

En todo caso todas las embarazadas deben tener precaución durante sus baños veraniegos, por lo que se recomienda:

  • Asegurarse de que la playa o lago no está contaminado y está suficientemente cuidado.
  • Tener cuidado al caminar por las irregularidades en el fondo o los hoyos.
  • Utilizar calzado tipo cangrejera o
  • Entrar poco a poco en el agua para aclimatar el cuerpo y evitar las inmersiones violentas.
  • Bañarse en zonas poco profundas para ponerse en pie cuando sea necesario.
  • No bañarse si el mar está revuelto. Las grandes olas pueden causar inestabilidad y provocar revolcones o caídas peligrosas.
  • No practicar buceo. El buceo está contraindicado para las embarazadas porque las inmersiones profundas y los cambios bruscos de presión pueden afectar a la salud del bebé.
  • Evitar los deportes acuáticos. Surf, windsurf, saltos,… prácticamente todos los deportes acuáticos (excepto la natación) están contraindicados para las embarazadas por ser un importante riesgo para su estado.
  • Evitar sumergirse en aguas demasiado calientes o meterse en saunas (incluidas las naturales de los balnearios al aire libre). El calor afecta al feto y la madre puede marearse si tiene una bajada de tensión.

Consejos para disfrutar del verano

Una de las cosas que más tranquilidad te aportará durante los meses de gestación es asegurarte de que todo está yendo bien y que tu bebé va a nacer sanopara ello se recomienda realizarse todas las pruebas necesarias en el embarazo. Una de ellas es el Test Prenatal Nace, un test no invasivo en sangre materna, alternativo a la amniocentesis.

Es Test Nace es una prueba completamente segura para ti y tu bebé. Se realiza de forma completa en España y entrega los resultados en tan sólo tres días. Podrás detectar determinadas anomalías como por ejemplo: Síndrome Down, síndrome de Patau o el síndrome de Edwards. Infórmate y disfruta de un verano embarazada lleno de paz.

Источник: https://nace.igenomix.es/blog/embarazadas-en-la-playa/

Beneficios de ir a la playa durante el embarazo

Ir a la playa embarazada

¿Sabes cuáles son los beneficios de ir a la playa durante el embarazo? Con un embarazo “veraniego” tienes la suerte de poder disfrutar de los múltiples beneficios del agua de mar y de la brisa marina. En este sentido la playa, el sol y el embarazo son siempre una buena combinación. ¿Preparada para disfrutar?.

Morrowlight || Shutterstock

Baños en la playa durante el embarazo

Si tu idea este verano es viajar embarazada e ir a la playa y a la piscina en el embarazo son dos buenas opciones para combatir las altas temperaturas estivales. Además, seguramente ya sabrás que nadar resulta una forma ideal de realizar ejercicio físico y de mantenerte en forma durante el embarazo.

Toma nota del algunas recomendaciones y de los 7 consejos para tomar el sol embarazada:

  • Tanto si te bañas en la playa como si lo haces en la piscina, deberás tener en cuenta ir sumergiéndote poco a poco.
  • No deberás entrar de golpe ni tirarte de cabeza. Así mismo, bañarse en agua fría estando embarazada no presenta ningún inconveniente, pero sí deberás tener presente que si está demasiado fría puedes sufrir algún calambre.
  • La playa no es sólo para tomar el sol tumbada en una toalla. Son muchas las actividades que podrás hacer para disfrutar del entorno. Relajarte, respirar profundamente, caminar por la arena, darte un baño de arena… son algunos de ellos.

La playa y el primer trimestre de embarazo

Bañarse en el mar durante el primer y segundo trimestre de embarazo resulta muy beneficioso.

Piensa que el agua marina aporta más de 75 sustancias beneficiosas para el organismo, entre las que se encuentran el yodo, con propiedades desinfectantes; el magnesio, que aumenta las defensas; el potasio, que te ayuda a mantener el tono muscular; o el sodio, el más abundante de todos y que participa en muchas de las funciones realizadas por el organismo. Así mismo, también están presentes el calcio o el azufre entre muchos otros.

Beneficios de ir a la playa embarazada

Si quieres dar un paseo por la playa durante el embarazo, toma nota de todos los beneficios que te proporciona.

El aire que trae consigo la brisa marina, permanece libre de pólenes o ácaros y, si padeces de alergias estacionales, puede resultare muy útil para descongestionarte.

Además, otro de los beneficios de ir a la playa durante el embarazo es queel aire de mar es rico en iones negativos, que ayudarán a purificar tu sangre, mejorar el tono muscular y regenerar tus alvéolos pulmonares. De modo que… ¡Toma aire y respira profundamente! Eso sí, recuerda los tips para ir a la playa embarazada y evitar los mareos o sofocos.

  • Mejora la circulación sanguínea

Caminando por la arena estás activando y mejorando la circulación sanguínea y disminuyendo la retención de líquidos. Al darte un baño, como la presión del agua es superior en el fondo y va reduciéndose en la superficie, los movimientos que se generan favorecen la circulación venosa de retorno y en los vasos capilares.

Sumérgete en agua de mar y conseguirás un efecto drenante, mediante el que además de tu sistema venoso, también se activará tu sistema linfático.

Como resultado de la diferencia de presión del agua y del mar, se produce una movilización del agua extra celular, que favorecerá la eliminación de líquidos.

Una buena opción para disfrutar de los beneficios de ir a la playa durante el embarazo, es cubrirte de barro y algas. Nutrirán y purificarán tu piel, aportándote vitaminas, minerales y oligoelementos.

El aire del mar es rico en iones negativos, unas partículas cargadas energética mente que poseen un efecto beneficioso sobre el organismo. Son los responsables de favorecer la producción de serotonina, cuya liberación produce sensación de bienestar.

Ante cualquier duda, acude a tu doctor y pregúntale sobre cualquier cuestión que pueda preocuparte a la hora de bañarte en la playa o en la piscina.

Además, sólo por bañarte en el mar, te sentirás más ligera y obtendrás una sensación agradable de relajación, ligereza y bienestar. ¡Disfruta de los beneficios de ir a la playa durante el embarazo!

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • SíNo

Redactora especializada en educación emocional para niños. Formada en Mindfulness y en técnicas de relajación y meditación, es la creadora del Laboratorio de las emociones, un espacio donde encontrar recursos para trabajar la inteligencia emocional con los más pequeños.

Posee años de experiencia como redactora y, en la actualidad se dedica a reseñar, con todo tipo de detalle, libros, cuentos y juegos que servirán de ayuda en el desarrollo de diversas competencias y habilidades emocionales. Considera que el saber identificar, aceptar, comprender y expresar las emociones es fundamental para que los niños de hoy se conviertan mañana en adultos emocionalmente sanos y felices.

Источник: https://elembarazo.net/beneficios-de-ir-a-la-playa-durante-el-embarazo.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: