La 1ª semana de embarazo

Semanas de embarazo (SE) 1-4

La 1ª semana de embarazo

Semanas de embarazo (SE) 1-4

¡Enhorabuena por el embarazo! A partir de ahora inicia una época muy bonita y emocionante. Aún no puedes notar que estás embarazada, pero en tu interior ya se está desarrollando una pequeña personita.

En las semanas 1, 2, 3 y 4 del embarazo (el primer mes de embarazo) se decide si en este ciclo se va a crear una nueva vida o no. Las primeras dos semanas son especialmente un factor de cálculo. La ovulación, y con ello la posibilidad de fecundar, tiene lugar a partir de finales de la segunda semana o a principios de la tercera.

Por consiguiente, la mujer no está embarazada en la primera y segunda semana. Puesto que en la mayoría de las mujeres resulta difícil calcular el momento en el que se produce la ovulación, el embarazo se calcula de manera segura a partir del primer día de la última menstruación y dura 40 semanas.

En función de los datos que el médico obtiene a partir de las distintas ecografías del bebé, suele ocurrir que más adelante se modifique la fecha de nacimiento pronosticada. Si el óvulo se fecunda a lo largo de la semana de embarazo (SE) 3, a continuación viene una fase extremadamente sensible.

Hasta el final de la SE 4 se decide si el embrión logra anidar en la pared uterina o si se expulsa en la siguiente menstruación.

Muchas mujeres no notan ninguno de estos procesos entre las semanas 1 y 4 del embarazo, otras empiezan a notar los primeros síntomas físicos del embarazo poco después de la fecundación.

La forma más segura para comprobar si se ha producido fecundación es con un análisis de sangre en la SE 4 o de orina a partir del primer día calculado de la siguiente menstruación, que corresponde a la semana de embarazo 5.

SE 1 – Menstruación normal y primeros preparativos para el embarazo

Consejo: Si tienes previsto quedarte embarazada, deja ya de fumar y evita beber alcohol.

En la SE 1 la mujer no está embarazada, sino que experimenta su menstruación normal. A pesar de ello y en el marco de este ciclo, durante este periodo el cuerpo se acondiciona para un posible embarazo. Las mujeres que planean quedarse embarazadas pueden empezar en la SE 1 a hacer algunas cosas para asegurarle a su bebé un buen comienzo.

Si se renuncia completamente al alcohol y a la nicotina, se consigue que estas sustancias nocivas ni siquiera lleguen al gameto: durante el primer tercio del embarazo son especialmente nocivas para el bebé. A partir de ahora solo se deberán consumir medicamentos (también naturales) después de haberlo consultado con el médico.

Para que el cerebro y el sistema nervioso del embrión se desarrollen correctamente, es preciso que haya un consumo suficiente de ácido fólico (vitamina B9, vitamina B11) especialmente durante los primeros tres meses de embarazo (el primer trimestre). Un déficit de ácido fólico puede tener como consecuencia problemas graves en el desarrollo y daños.

El ácido fólico natural se encuentra altamente concentrado en levaduras, germen de trigo, salvado de trigo, hígado de ternera y ave, así como en muchas verduras y frutas, en pescado y carne. Las mujeres que desean tener hijos deben tomar 0,4 miligramos de ácido fólico diariamente, también en forma de suplemento alimenticio, antes de que comience el embarazo y luego a partir de la SE 1.

SE 2 – Fecundación y ovulación

En la SE 2 la mujer sigue todavía sin estar embarazada. Su cuerpo se acondiciona ahora para la fecundación en este ciclo al engrosarse el endometrio y prepararse para la ovulación. Alrededor de la mitad del ciclo, un folículo maduro se rompe y expulsa un óvulo maduro en las proximidades de las trompas de Falopio.

Con la ayuda de numerosos cilios, el óvulo comienza a migrar a través de las trompas de Falopio hasta el útero. Un óvulo vive entre 12 y 24 horas después de salir del ovario.

La fecundación del óvulo tiene pues lugar hacia el final de la SE 2 o al principio de la semana siguiente.

Puesto que los espermatozoides masculinos sobreviven unos 2-5 días, los días fértiles de la mujer comienzan unos días antes de la ovulación. Es decir, es fértil durante un total de 6 días.

Después del orgasmo del hombre, unos 500 millones de espermatozoides comienzan una «carrera» que solo gana un espermatozoide. La fecundación del óvulo se suele llevar a cabo en las trompas de Falopio.

Para los espermatozoides este camino es complicado, sobre todo porque tienen que nadar contra los movimientos de los cilios.

Los nadadores más rápidos pueden superar esta distancia de 15 a 18 centímetros en media hora, otros necesitan días, muchos nunca llegan a su destino.

Si bien varios espermatozoides pueden penetrar la membrana exterior del óvulo, solo uno de ellos puede penetrar la membrana interna del mismo.

El espermatozoide que lo consigue viene determinado por señales bioquímicas del óvulo.

En cuanto el espermatozoide penetra en el óvulo, cambia su estructura química, lo que altera la corriente eléctrica alrededor de la membrana celular cerrando así el paso al resto de espermatozoides.

SE 3 – Comienza el embarazo

El embarazo propiamente dicho comienza a principios de la SE 3.

Inmediatamente después de la fecundación, el interior del óvulo presenta dos núcleos celulares: el núcleo del óvulo con el factor genético femenino y la cabeza del espermatozoide con la información genética masculina.

Su fusión crea el código genético único de un nuevo ser humano. Al poco tiempo, este cigoto se empieza a dividir convirtiéndose así en el punto de partida de miles de millones de otras células.

Consejo: El ácido fólico (vitamina B9, B11) es vital para que los órganos del bebé se desarrollen de manera saludable.

Al segundo día de la fecundación, este grupo celular consta de cuatro células, un día después de ocho células.

En la SE 3, su apariencia se asemeja al de una mora (latín: morula), por lo que los científicos denominan mórula al óvulo fecundado.

Un día después, se forma una cavidad dentro del grupo celular: la mórula se ha convertido en una estructura celular compleja (blastocisto) formada por dos tipos diferentes de células:

Los embrioblastos se convierten en el auténtico embrión: el bebé lleva este nombre científico hasta el final del primer trimestre, solo después de que se hayan formado todos los órganos importantes se le llamará feto.

La placenta se desarrolla a partir de los trofoblastos y, junto con el cordón umbilical conectado a ella, se hace cargo más adelante de la alimentación y del suministro de oxígeno del bebé y elimina los deshechos de su metabolismo.

Durante la semana de embarazo 3, el embrión se mueve incansablemente desde las trompas de Falopio hasta el útero, al que generalmente llega al principio de la semana siguiente del embarazo.

Cuando llega al útero, ya consta de unas 70 a 100 células. Los signos externos del embarazo todavía no son visibles en esta temprana etapa.

En la SE 3 la mayoría de las mujeres todavía no saben que están embarazadas.

Sin embargo, la fecundación lleva consigo un gran número de cambios hormonales que aseguran el mantenimiento del embarazo y el desarrollo del embrión. Inmediatamente después de la ovulación, el folículo asume una nueva función como cuerpo lúteo: Empieza a producir la progesterona, responsable del engrosamiento del endometrio y, por lo tanto, es crucial para la anidación del óvulo.

SE 4 – ¡Todo o nada!

Aproximadamente siete días después de la fecundación y a principios de la SE 4 el óvulo fecundado anida en el útero. En esta etapa se decide según el principio de «todo o nada» si sigue el embarazo.

Justo antes de la anidación, las influencias externas pueden resultar perjudiciales para el embrión. Si el organismo no logra compensar este tipo de daño, su desarrollo se detiene y el blastocisto se expulsa en la siguiente menstruación.

Poco antes de la anidación, el embrión sale de la membrana que lo rodea y penetra en el endometrio hasta que queda completamente cubierto.

Entre los embrioblastos y los trofoblastos se forman el saco gestacional y el saco vitelino, que se encarga de alimentar al embrión en las próximas semanas. A partir de ahora se forma la placenta alrededor del óvulo anidado.

A finales de la SE 4 el embrión mide solo medio milímetro: hasta el nacimiento, el bebé alcanza una longitud de entre 51 y 52 centímetros y un peso medio de unos 3.200 gramos.

Tres capas germinales como órganos

Hasta la SE 4, las células embrionarias son pluripotentes: en teoría cualquier órgano podría desarrollarse a partir de cualquier célula. La especialización celular comienza a partir de esta semana. A partir de los embrioblastos se desarrolla el denominado disco germinativo, que tiene una forma redondeada. Se forma a partir de dos capas germinales y poco después de tres:

Durante el desarrollo embrionario, la mayoría de los órganos internos (incluyendo los pulmones, el hígado, el páncreas, la vejiga urinaria y la uretra, así como el tracto digestivo interno) se forman a partir de la capa germinal interior (endodermo).

El corazón y los vasos sanguíneos, el tejido conjuntivo y el esqueleto, los músculos lisos de los intestinos, el bazo, los glóbulos sanguíneos y el sistema linfático, los riñones así como las gónadas y los órganos sexuales internos se desarrollan a partir de la capa germinal media (mesodermo).

A partir de la capa germinal externa (ectodermo) se forma la piel, el sistema nervioso y los órganos sensoriales.

Primero síntomas de embarazo en la madre

En la SE 4, muchas mujeres experimentan los primeros signos físicos del embarazo. La anidación del embrión en el útero puede dar lugar a lo que se conoce como sangrado de implantación, que es una ligera pérdida de sangre. A menudo esta semana los senos comienzan a estirarse y tensarse dolorosamente, a algunas mujeres se les oscurece la piel de la areola.

La producción de la progesterona retrasa el curso de todos los procesos corporales de la mujer embarazada para proteger el embrión, pero también asegura que a menudo se siente cansada y que aparezcan los primeros síntomas de estreñimiento provocados por el embarazo.

Algunas mujeres ya empiezan a experimentar las primeras molestias en la SE 4: Náuseas matutinas, aumento de la salivación y subidas y bajadas emocionales que la acompañarán durante todo el primer trimestre de embarazo.

Resumen de las semanas de embarazo 1 a 4 En las SE 1, 2, 3 y 4 se decide si se produce un embarazo en este ciclo menstrual. En las primeras dos semanas de embarazo todavía no existe embarazo. Dado que son pocas mujeres las que conocen el momento exacto de su ovulación, su inicio se calcula a partir del primer día del último período. La fecha de nacimiento calculada es aproximadamente a las 40 semanas. En la SE 1 la mujer tiene su menstruación regular. Si te estás planteando quedarte embarazada, puedes empezar a prescindir del alcohol y de la nicotina, de la automedicación y empezar a tomar ácido fólico, que resulta vital para el desarrollo sano del bebé. La ovulación ocurre al final de la SE 2, es decir, a la mitad del ciclo. Si el óvulo maduro se fecunda ahora o a principios de la SE 3 quiere decir que el embarazo ha empezado. En la SE 3, el óvulo fecundado comienza a dividirse y migra de las trompas de Falopio al útero hasta finales de esta semana. En la SE 4 el embrión anida en el endometrio. Esta semana es cuando se especializan las células: las tres capas germinales con diferentes tipos de células se transformarán en diferentes órganos durante las próximas semanas y meses. Muchas mujeres empiezan a experimentar los primeros síntomas de embarazo.

Este artículo ha sido revisado por nuestro equipo de expertos.

Источник: https://www.bebitus.com/magazine/embarazo/calendario-de-embarazo/semanas-de-embarazo-se-1-4.html

Semana 1 de embarazo

La 1ª semana de embarazo

¡Bienvenida a tu primera semana de embarazo! Ahora mismo aún es pronto para confirmar que estás embarazada y es probable que ninguno de los primeros síntomas del embarazo se haya manifestado.

El porqué es sencillo: aunque se cuenta el primer día de tu última regla como el primer día de tu embarazo, en la primera semana el desarrollo del embrión todavía no ha empezado.

La duración aproximada de un embarazo son 280 días, por lo que calculamos 40 semanas desde la última menstruación o 38 semanas (9 meses) desde que se produce la fecundación del óvulo, lo que suele suceder 14 días después de tu última regla (semana 3).

Si te has hecho un test de embarazo y las líneas rosas han confirmado que estás embarazada, es probable que la gestación esté un poquito más avanzada de lo que creías. En cualquier caso, no importa: ¡hay muchas cosas de las que tenemos que hablarte esta primera semana también, así que empezamos!

Esta semana tú..

A nivel biológico, esta semana estarás experimentando los síntomas típicos de inicio de tu menstruación: tu cuerpo expulsará el óvulo no fertilizado del mes anterior junto al revestimiento uterino y, en las siguientes dos semanas (casi con toda seguridad, en la semana 3 de gestación), te quedarás embarazada.

Varios síntomas que puedes experimentar desde el primer día de gestación serán que: 

  • Te encuentres más cansada, somnolienta o con un olfato más desarrollado. 
  • Notes una mayor sensibilidad en los pechos o un aumento en su tamaño.
  • Es posible que sufras náuseas o vómitos debido al aumento de la hormona gonadotropina coriónica.

Sin embargo, estos síntomas se pueden dar desde el inicio de la gestación (recuerda, semana 3 de esta guía) y no debemos olvidar que cada caso será distinto. Un indicio bastante habitual en muchas futuras mamás es sentir presión en la pelvis y las caderas o un aumento en las ganas de orinar. Pero de esto ya hablaremos más adelante, ¿de acuerdo?

Esta semana tu bebé..

Como decíamos, oficialmente estás en tu primera semana de embarazo, pero el desarrollo del embrión no empezará hasta dos semanas más tarde (14 días), coincidiendo con tu periodo de ovulación.

Ahora mismo, tu cuerpo se prepara para el embarazo: se genera la membrana del útero (es decir, el endometrio) y, en este caso, alojará al cigoto o blastocito tras la fecundación y allí se desarrollará la placenta para la personita que crecerá en tu interior.  

Además, aunque tú no lo puedas percibir, se generan otros procesos para favorecer la concepción, por ejemplo: tu glándula pituitaria empezará a producir una hormona foliculoestimulante para el desarrollo de folículos que contienen estrógeno y, a la vez, estimulan una hormona luteinizante que incrementará tus procesos de ovulación. En estos días de mayor fertilidad, los niveles de estrógeno y progesterona se mantendrán bajos para favorecer una relajación del cuello uterino, que permite a los espermatozoides llegar al óvulo con mayor facilidad.  

Si estás pensando en quedarte embarazada, este es el momento ideal para empezar a cuidar de tu futuro hijo o hija y seguir cuidándote a ti misma.

Por esto, es muy importante que suplementes tu dieta con ácido fólico/vitamina B9 (0,4 mg/día) desde el primer día: por regla general, se encuentra en verduras de hoja verde y el cuerpo no suele absorber todo el que ingerimos, por lo que los suplementos son una buena forma de asegurar que tienes los 600 microgramos mínimos que necesitas de forma óptima (0,4 mg en suplementos y 0,2 mg por dieta).

La carencia de ácido fólico está relacionada con bajo peso del recién nacido, alteraciones de la placenta, sangrado uterino o lesiones precursoras de cáncer de útero y colon, y en los peores casos con defectos congénitos, como el labio leporino, el paladar hendido o defectos del tubo neural, como la espina bífida, por lo que es muy importante que te asegures de tomar la cantidad suficiente.

Pero no todo es agregar suplementos a tu rutina de futura mamá, cuidarte también significa quitar algunos malos hábitos:

  • Es importante que evites el alcohol y el tabaco, incluidos los cigarrillos electrónicos: puede suponer que tu bebé tenga un peso menor al nacer o mayor predisposición a enfermedades bronquiales y, en casos extremos, síndrome de alcoholismo fetal, por ejemplo.
  • Evita cargar mucho peso: en estos momentos, estás intentando favorecer la implantación del embrión en el útero y debes evitar la posibilidad de un aborto espontáneo y, más adelante, el exceso de peso hará que tu espalda sufra.
  • Sé consciente de que puedes vivir cambios de humor similares a los del síndrome premenstrual: emotividad, tristeza, irritabilidad…
  • Debes estar vacunada de la varicela y la rubéola; si no lo estás, deberías vacunarte y esperar un mes para quedarte embarazada. En caso de que ya lo estés, consulta con tu ginecólogo.  
  • Si sufres diabetes, lupus, epilepsia, problemas de tiroides, cáncer u otra enfermedad que requiera de tratamiento, es muy importante que hables abiertamente con tu médicocon respecto a la medicación y las posibles contraindicaciones. 

En la consulta

Si no habías visitado a tu médico antes de quedarte embarazada, ahora es un buen momento para una primera visita.

Esto te permitirá mantenerte informada de las vitaminas prenatales que puedes necesitar y, a la par, tu médico revisará tu historial médico, las vacunas y te realizará un examen físico exhaustivo: posibles ETS, nutrición, estilo de vida, ejercicio y otros hábitos que puedan afectar a tu embarazo.

Durante las próximas semanas, más allá del test prenatal, llegarán las ecografías, los análisis de sangre, y en el caso de que se considere necesario la amniocentesis y un largo etcétera de pruebas diagnósticas para asegurarte que todo va como tiene que ir. Tranquilidad, vigila ese estrés y ¡a por todas! Recuerda siempre que son análisis y pruebas que te aseguran tu mayor bienestar y el de tu bebé.

Tu próxima visita

Tras esta primera visita, puedes esperar hasta las 8 o 12 semanas desde tu última regla para volver al especialista. Por descontado, si tu embarazo requiere de necesidades especiales (por ejemplo, un embarazo ectópico u otros embarazos de alto riesgo), será el ginecólogo quien te asesorará sobre la frecuencia de las visitas y el porqué de las mismas. 

Siempre que no hayas querido concebir como madre soltera,  es recomendable que tanto la futura mamá como su pareja se impliquen al 100%. 

En el caso de los hombres, para una mejor salud sexual y reproductiva, es aconsejable evitar —o, por lo menos, limitar— el tabaco, el alcohol y cualquier tipo de droga ilegal para asegurarnos la mejor calidad posible del esperma, así como problemas en la concepción del bebé.

Puntos clave

  • Aunque contamos como el primer día de regla como tu primer día de embarazo, la gestación del embrión no empezará hasta la semana 3.
  • Debes tomar suplemento de ácido fólico (vitamina B9) desde antes de quedarte embarazada para evitar defectos congénitos.
  • Tras la primera visita, siempre que tu embarazo no sea de alto riesgo, puedes esperar a la semana 8 para volver al ginecólogo.
  • Cuidarte también significa evitar malos hábitos: en especial, evitar el alcohol, el tabaco, el estrés y cargar peso.

Источник: https://www.clubfamilias.com/es/primera-semana-embarazo

Semana 1 de embarazo: ¡Empieza la aventura!

La 1ª semana de embarazo

Te explicamos cómo evoluciona tu cuerpo en la primera semana de embarazo y cómo va creciendo tu bebé. Te ayudamos a despejar todas tus dudas.

El tamaño de tu bebé esta semana

En la primera semana de embarazo, aún es pronto para confirmar que estás embarazada, puesto que hace apenas dos o tres semanas de tu último periodo.

Sin embargo, el desarrollo embrionario aún no ha comenzado, aunque la maquinaria ya se ha puesto en marcha.

Esta semana es probable que ninguno de los síntomas propios del embarazo se manifieste, pero hay una fecha que deberá permanecer grabada en tu memoria: el primer día de tu última menstruación, ya que contará como el primer día del embarazo.

(Te interesa: Calculadora de fecha de parto)

Aunque esta es oficialmente la primera semana de embarazo, la concepción no llegará hasta dos semanas después, cuando se empiece a producir el desarrollo embrionario, coincidiendo con el periodo de ovulación.

Durante estos días, que coinciden con el periodo, la membrana del útero o endometrio se genera y se prepara para el embarazo. Si este no se produce, la membrana se desprende y tiene lugar la menstruación, que difiere en volumen y duración entre una y otra mujer.

Durante esta semana 1, también empieza la disposición de las hormonas para la ovulación, que se producirá a finales se la segunda semana.

Para ello, la glándula pituitaria (ubicada en la base del cerebro) produce una hormona folículoestimulante, que estimula el desarrollo de los folículos, los cuales contienen los óvulos en distintas fases de maduración. Estos folículos generan estrógeno, una hormona que provoca que la glándula pituitaria también genere la hormona luteinizante, que dispara la ovulación.

Esta primera semana de embarazo, sin embargo, aunque los niveles de estrógeno y progesterona se mantengan bajos, favorecen que los músculos del cuello del útero se relajen, lo que permite que se abra el canal uterino y que la mucosa se vuelva más fluida, algo que favorece a su vez que el espermatozoide pueda nadar en ellas más fácilmente, dando lugar a la concepción y al posterior desarrollo embrionario.

El bebé en la ecografía: semana 1

Aún no vas a ver nada si te haces una ecografía. Probablemente, ni siquiera has concebido a tu futuro bebé. No obstante, queremos ofrecerte la imagen de una ecografía de lo que sería la primera semana de la gestación, para que te empieces a familiarizar con este tipo de imágenes. ¡Disfrútala!

Ecografía de 1 semana

En la primera semana de embarazo, el cansancio, el sueño, un olfato más avispado, el aumento de la sensibilidad en los pechos, las náuseas o incluso algunos cambios en el estado de ánimo todavía tardarán alguna semana en hacer acto de presencia.

No obstante, sentir presión en la pelvis y en las caderas o un aumento de las ganas de orinar son algunos síntomas que podrás empezar a sentir ya en las primeras semanas de embarazo.

Visitas al ginecólogo, test prenatales, ecografías, análisis de sangre, amniocentesis… Durante las próximas 40 semanas, los controles médicos y las pruebas diagnósticas se sucederán una tras otra.

Deberás ser paciente y dejar la hipocondría aparcada, ¡si es que sufres de ello! Todo sea por tu bienestar y el de tu futuro bebé.

Qué hacer en las primeras semanas

Para empezar, cuando comiences a planificar tu embarazo, deberás hacerte una revisión médica y ginecológica preconcepcional. La ginecológica incluye una citología, una ecografía ginecológica y una mamografía en caso de ser mayor de 40 años, o a partir de los 30 años si existen antecedentes de cáncer de mama, además de análisis de sangre y orina.

Asimismo, si se trata de un embarazo precoz, por ejemplo, si la futura mamá se ha quedado embarazada a los 16, o incluso a una edad inferior, deberá recibir un apoyo psicológico en caso necesario.

Qué precauciones debes tomar

Además, deberás estar vacunada de la varicela y la rubéola, vacunarte si no es así y esperarte al menos un mes para quedarte en estado.

En el caso de sufrir alguna enfermedad previa, como diabetes, hipertensión, lupus, epilepsia, hipo o hipertiroidismo, cáncer u otra que requiera tratamiento médico, deberás comunicar al especialista tus deseos de gestación por si existe alguna contraindicación o es necesario cambiar el tipo o las dosis de la medicación que estás tomando.

¡Ya estás en tu primera semana de embarazo! Si no lo has hecho con anterioridad, cuando ya estabas buscando el embarazo, es recomendable empezar a tomar ácido fólico, un suplemento clave para el desarrollo embrionario y fetal, y para reducir el riesgo de defectos en el tubo neural, como es el caso de la espina bífida.

Cabe señalar, asimismo, que el yodo favorece el desarrollo cerebral del bebé y que la vitamina B es clave a la hora de evitar fallos en la ovulación e implantación (B1), infertilidad y aborto espontáneo (B2), así como para favorecer la concepción y correcto desarrollo del feto (B5 y B12) y la formación y funcionamiento de las hormonas sexuales (B6).

Información importante para ti

Si previamente al embarazo, el papel de una dieta y unos hábitos de vida saludables ya era importante, imagínate ahora, que hay una nueva vida a punto de gestarse en tu interior.

Es necesario, por tanto, que evites especialmente determinados alimentos, como los productos lácteos no pasteurizados o manipulados indebidamente, que pueden dar lugar a la listeriosis, así como determinados pescados y mariscos que pueden contener mercurio como el pez espada, el tiburón, la aguja y el pescado de agua dulce, así como mantener a raya el consumo de pescados azules como el atún, la caballa, la sardina o la trucha.

Desde la primera semana de embarazo hay que evitar asimismo parásitos como la toxoplasmosis, que se transmite a través de las heces de gato y de la carne de buey, cerdo o cordero poco cocida, y bacterias como la salmonela, presente en el pollo y los huevos.

Evidentemente, nada de fumar ni de beber alcohol. Debes tener en cuenta, asimismo, que durante el primer trimestre del embarazo el único medicamento sin receta seguro es el paracetamol.

……….

¿Sabes cómo se implanta el óvulo?..

La implantación del óvulo fecundado en el útero de la mujer es un proceso que no todo el mundo conoce. ¿Quieres saber qué sucede en tu organismo?

¡Cómo se produce la implantación del óvulo fecundado!

En caso de estar embarazada, ¿cuál sería tu fecha de parto?..

Quizás aún no has podido comprobar que estás embarazada, pero, ¿no sientes curiosidad por saber cuándo darías a luz?

¡Descubre cómo calcular tu fecha de parto! 

Un consejo para hacerte el test de embarazo cuando toca..

Sabemos que te mueres de ganas por saber si estás esperando un bebé. Pero, para asegurarte, debes esperar al momento adecuado.

¡Toda la información sobre el test de embarazo!

Empieza a tomar ácido fólico desde ya..

No importa si aún no te has quedado embarazada. Si tu intención es tener un hijo pronto, debes tomar este suplemento.

¡Descubre para qué sirve tomar ácido fólico en el embarazo!

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/embarazo-semana-semana/semana-1-del-embarazo

Embarazo semana 1 y 2: Cómo preparar tu gestación

La 1ª semana de embarazo

  • Al final de la segunda semana, si tienes ciclos regulares de 28 días, se produce la ovulación.
  • El ovario produce un ovocito -mal denominado óvulo- que libera hacia la trompa de Falopio y será el futuro óvulo en caso de ser fecundado por un espermatozoide.
  • Por tanto, denominamos óvulo al ovocito fecundado por un espermatozoide.
  • Al mismo tiempo, el endometrio (las paredes del útero) comienza a engrosarse preparándose para una posible implantación del óvulo.

Los primeros signos y señales de gestación pueden cambiar en cada embarazo (náuseas, vómitos, mareos…

), aunque puedan mantenerse algunos síntomas.

¿Cómo afectará el Covid-19 a mi embarazo? 

Hasta enero de 2021, con lo hay publicado en la literatura médica de los casos de gestantes infectadas y tras la experiencia acumulada, os dejo información  rigurosa que espero que os sea de utilidad tanto a las embarazadas infectadas como a las gestantes que teméis infectaros: 

1. La infección por el coronavirus causante del Covid-19 afecta a una mujer embarazada igual que a una mujer sana de su misma edad.

2. La embarazada puede infectarse en cualquier trimestre de la gestación, aunque es más frecuente en el tercer trimestre del embarazo.

3. Los síntomas de Covid son similares a los de una mujer no embarazada: fiebre, cansancio, dolor muscular, cefalea, dolor articular, anosmia (pérdida de olfato), ageusia (pérdida del gusto), tos, disnea, exantema cutáneo, náuseas, vómitos y diarrea.

4. Las embarazadas infectadas con más riesgo de complicaciones  son las que tienen obesidad o alguna enfermedad de base como hipertensión arterial, diabetes, enfermedad autoinmune, cardiopatía congénita o cáncer.

5. Se pueden realizar radiografía de tórax a la embarazadas para descartar neumonía.

6. Se pueden administrar los mismos tratamientos que a las pacientes no embarazadas como antivirales, hidroxicloroquina, toziluzumad y paracetamol. 

7. Pueden madurarse los pulmones fetales con corticoides.

Calcula tu ventana de fertilidad: ovulación y días fértiles para lograr el embarazo.

8. Hasta el momento el Covid-19 no se ha relacionado con abortos o malformaciones fetales.

9. Hasta el momento no se han descrito casos de transmisión vertical de la madre al hijo.

10. Está permitido el parto vaginal de la gestante infectada por Covid-19. Se realizará una cesárea por causa obstétrica.

11. La infección descrita en algunos recién nacidos es por contagio nosocomial en el hospital o en casa posterior al parto.

12. Está permitida la lactancia materna.

13.

Toda embarazada con diagnóstico de Covid debe recibir tromboprofilaxis preventiva con heparina de bajo peso molecular (enoxaparina, bimiparina, tanziparina) que no atraviesan la placenta,  para evitar trombosis o tromboembolislmo pulmonar hasta que la PCR nasofaríngea sea negativa. En caso de haber sufrido una complicación trombótica por el Covid, deberá mantenerse la heparina a dosis terapéutica hasta el final del embarazo.

14. Las complicaciones en los recién nacidos se han relacionado con la prematuridad en los casos de complicaciones graves en la madre que requiere la realización de una cesárea antes del término.

Ácido fólico, clave desde que planeas el embarazo

A estas alturas, el ácido fólico debes estar tomándolo ya: seguro que ya sabes que todas las autoridades médicas recomiendan la ingesta de 400 microgramos al día desde antes del embarazo para prevenir defectos del tubo neural.

La razón es que el tubo neural del bebé se cierra en las primeras semanas tras la concepción (antes de que te enteres de que estás embarazada).

Además, el ácido fólico , o con más propiedad los folatos, tomado antes del embarazo, también disminuye el riesgo de aborto.

Estas medidas preventivas se deben aconsejar desde la consulta pregestacional ya sea por arte del obstetra, matrona o médico de familia. Luego, deberás continuar con el ácido fólico todo el embarazo.

Síntomas de la semana 1 y 2: dolor pélvico y sangrado

  • Un 25% de las mujeres nota dolor pélvico (o en la zona baja del abdomen) durante la ovulación debido a la irritación del líquido o la sangre segregados cuando se rompe el folículo en el ovario para liberar el ovocito.
  • La vagina también puede estar más lubricada debido al aumento del moco cervical en la ovulación.
  • Debes saber que el test de embarazo realizado en la orina no da positivo hasta diez días después de producirse la concepción. Por ello,no tiene sentido realizarse un test de embarazo al día siguiente o a los pocos días de haber tenido relaciones sexuales.

Pruebas diagnósticas: consulta preconcepcional

Toda mujer que desee quedarse embarazada debería haberse hecho una revisión médica y ginecológica previamente: es la consulta preconcepcional.

En la revisión ginecológica se incluye una citología (para diagnosticar lesiones premalignas o malignas del cuello del útero) y también descartar la presencia de infecciones vaginales como por ejemplo la candidiasis; una ecografía ginecológica (para evaluar el útero y los ovarios) y una mamografía en caso de ser mayor de 40 años o a partir de los 30 años si se tienen antecedentes de cáncer de mama. En la revisión médica debe incluirse una exploración general acompañada de análisis de sangre y orina.

¿Estás siguiendo tratamiento médico?

En el caso de sufrir alguna enfermedad previa como diabetes, hipertensión, lupus, epilepsia, hipo o hipertiroidismo, cáncer o cualquier patología que requiera tratamiento médico, debes consultar al especialista de tus deseos de gestación por si existe alguna contraindicación o es necesario cambiar el tipo o las dosis de la medicación que estás tomando.

Diabetes y embarazo

En el caso de las pacientes diabéticas, deberán tener un buen control metabólico antes de plantearse quedarse embarazadas.

La hemoglobina glicosilada HbA1C deberá estar por debajo de 6,5 por ciento. Si hay afectación de retina, deberán hacerse una coagulación laser antes del embarazo o ser evaluadas por un oftalmólogo.

 La decisión de cuál es el momento óptimo para embarazarse la deberá decidir el endocrino.

Hipertensión arterial y embarazo

En el caso de las pacientes hipertensas, deberán tener un buen control de su tensión arterial antes de plantearse un embarazo.

Será imprescindible un chequeo médico que incluya toma de tensión arterial, electrocardiograma, análisis de sangre y proteinuria en 24 horas.

 Además se reevaluará el tratamiento antihipertensivo para indicar el más adecuado para el embarazo así como el menos teratogénico para el bebé.

Enfermedades genéticas

En caso de que algunos de los progenitores tenga una enfermedad genética, o hayan tenido un hijo previo con una enfermedad genética, se deberá remitir a una consulta especializada con  un genetista para que asesore a los padres sobre el riesgo de trasmisión de la enfermedad genética a su futuro hijo.

Si tomas anticonceptivos..

Si estás utilizando algún método anticonceptivo con hormonas como la píldora, el parche semanal o el anillo mensual, lo ideal es que lo suspendas un par de meses antes de quedarte embarazada y tengas dos menstruaciones normales antes del embarazo.  Durante estos meses podéis utilizar preservativo. 

Si por el contrario, te quedas embarazada inmediatamente después de suspender estos métodos, será más difícil calcular la fecha de la concepción.

Artículos Relacionados Has llegado a la semana 17 de embarazo y tu bebé sigue su desarrollo: su cuerpo está recubierto de grasa, se mueve con fuerza dentro del útero. La embarazada puede notar dolor en el abdomen a medida que el útero crece. La dieta materna es muy importante para el correcto desarrollo fetal…. En la semana 16 en embarazo se producen muchos cambios en el bebé, que va adquiriendo un aspecto más humano: cejas, uñas, dedos de manos y pies, desarrollo de las extremidades… La embarazada de 16 semanas puede notar los primeros signos del bebé dentro del útero en forma de aleteo… La semana 15 de embarazo es un hito en el desarrollo del bebé: dobla su peso en una semana, empieza el proceso de osificación de los huesos, y lo más emocionante de todo, algunas mamás ya pueden sentir a su hijo dentro del útero materno. El pequeño se recubre un pelo muy fino denominado… La primera gran aventura del ser humano dura unas 40 semanas, el tiempo aproximado de una gestación. El embarazo humano dura una media de 40 semanas, que pueden traducirse también en meses, unos 9 (o bien 10 meses lunares de 28 días). La gestación de un niño supone 280 días aproximadamente…

Источник: https://www.natalben.com/embarazo-semana-1-y-2

Cómo es la primera semana de embarazo: síntomas

La 1ª semana de embarazo

Te levantas con sensación de náuseas, dolor de cabeza, te encuentras cansada… ¡ya está! «¡Seguro que estoy embarazada!» te repites una y otra vez. No debes obsesionarte, el estrés no ayuda a la hora de concebir una vida. Lo mejor, si piensas que podrías estar embarazada es realizarte un test de embarazo y salir de dudas.

Enhorabuena, el test ha dado positivo. ¡Estás embarazada!

Semana 1 de embarazo: qué se siente

Esta primera semana de embarazo realmente no cuenta dentro del proceso, es el punto de partida y se ha puesto en marcha tu cuerpo, pero aún no se ha producido la gestación.

Tendremos el periodo y tomaremos el primer día de esta regla como fecha de comienzo oficial del embarazo, a partir de ahí será cuando contemos 40 semanas. El sangrado vaginal se produce porque el endometrio está preparando el espacio para alojar al óvulo fecundado, pero como este no ha llegado aún, la membrana se desprende y da lugar a la menstruación.

Al finalizar esta menstruación, comienza la cuenta atrás y será ahí cuando empecemos a sentir nuestro cuerpo algo extraño. Sin embargo, los cambios son tan leves que te costará notarlos mínimamente.

Síntomas de embarazo: primera semana

El embrión aún no ha comenzado a formarse, pero tu cuerpo ya está preparándose para alojar y alimentar a un bebé.

 Lo primero que sentirás, debido a la alteración de tus hormonas, son alteraciones en tu estado emocional que pueden provocar cambios bruscos de actitud.

Luego existen otros síntomas más claros como, levantarte con ganas de vomitar o náuseas, puede que notes que tus pechos aumentan su tamaño considerablemente.

También sentirás ganas de orinar, mucho más a menudo que de costumbre, ya que el útero está creciendo y presionando tu vejiga. Sentirás también los olores más intensos, puede que te apetezcan alimentos específicos a deshora y tendrás presión en la pelvis o en la cadera como cuando estás en tus días del mes.

Cómo es el bebé en esta semana

El feto aún no se ha formado, de hecho, no comienza la gestación hasta dentro de dos semanas, pero voy a contarte en el proceso en el que está tu futuro bebé.

Un día después de haber sido fecundado, tu óvulo se ha dividido para formar lo que se denomina con el nombre de célula embrionaria.

A continuación, comienza a construirse la capa germinal con la división de estas células hasta llegar a tener más de 100 en solo cuatro días.

En el quinto, estas células se separan para determinar, por una parte, el lugar donde se alojará el feto, es decir, la placenta junto con el aro exterior.

Por otra parte, se forma el aro interior, donde se establecen las células madre, que son las encargadas de crear las nuevas células que darán vida a tu embrión.

En el séptimo día, el óvulo fecundado se desplaza por las trompas de Falopio y se implanta en el útero, donde va a ir creciendo hasta que llegue el momento de dar a luz.

Qué hacer cuando ya sabes que estás embarazada

Lo primero es pedirle cita a tus médicos, para que te asignen un ginecólogo cuanto antes, que siga tu embarazo en cada momento y te haga una valoración inicial.

 Lo segundo, aunque más importante, es cuidarse. Si ya es necesario hacerlo por ti misma, imagínate llevando una vida dentro, tu bienestar debe ser tu prioridad ahora más que nunca.

¡Así que, tómatelo muy en serio!

Es recomendable comenzar a tomar ácido fólico ya que reduce el riesgo de defectos del tubo neural. Estos defectos son los que pueden provocar alteraciones en la médula espinal o en el cerebro. Si el embarazo ha sido premeditado, lo ideal es que empieces a tomar este suplemento vitamínico, antes de nada.

El yodo, también es recomendable, ya que favorece el desarrollo cerebral de nuestro bebé. Estas vitaminas son necesarias para la producción de hormonas tiroideas. Si sufrimos de hipotiroidismo durante el embarazo, corremos un mayor riesgo de sufrir un aborto.

Qué debo comer durante el embarazo

Otro tema importante del que voy a hablarte es la alimentación. No, de la alimentación de tu futuro bebé, sino de la tuya. Seguir una dieta saludable y unos hábitos correctos es, obligatorio. Para empezar, debes evitar los productos lácteos que esté muy procesados o no pasteurizados.

En cuanto a los pescados y mariscos debemos prestar especial atención ya que determinadas especies pueden contener mercurio.

 Evidentemente debes olvidarte de los embutidos crudos o curados, como el jamón, el chorizo… Suelen decir que si congelas el jamón durante un par de meses, al tercero ya puedes comer ya que el riesgo consiste en evitar un parásito que provoca toxoplasmosis y que muere al estar un tiempo helado. Chicas, no os lo recomiendo, no va a pasaros nada por que estéis 9 meses sin comer embutidos.

Otra bacteria es la salmonella presente en los huevos o el pollo.

Lo sé, nos estamos quedando sin alimentos, ¿de que nos vamos a alimentar? Nos quedan frutas, hortalizas, verduras, frutos secos, cereales y siempre podemos comer carne cuando esta esté bien cocinada.

Por supuesto, nada de alcohol ni tabaco, esto queda estrictamente prohibido, no solo durante el embarazo, si también si tenemos pensado dar el pecho. Si eres una persona fumadora, te mostramos algunos trucos para dejar el tabaco y mejorar la calidad de vida y la de tu bebé.

¡Vive tu embarazo y disfruta de tu hijo!

Источник: https://www.elespanol.com/como/primera-semana-embarazo-sintomas/423708283_0.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: