La 34ª semana de embarazo

Semanas Embarazo. La 34ª semana de embarazo, 34 semanas de embarazo

La 34ª semana de embarazo

En esta semana ya adopta su postura definitiva, y es complicado que cambie en las siguientes, aunque todavía podría girarse si sigue boca arriba o podrían hacerte una versión cefálica externa un profesional de medicina para girarle y evitar una cesárea.
 

Cambios en la madre en la semana 34 del embarazo

Es posible, sobre todo si es verano, que tus pies y tobillos estén muy hinchados por la presión que ejerce sobre ellos el peso del bebé. Trata de evitar las comidas que contengan mucha sal. Te sugerimos poner los pies en alto y recostarte sobre tu lado izquierdo, verás que esta hinchazón disminuye.

Si notas una hinchazón repentina de las manos y cara, llama inmediatamente a tu doctor. Puedes sentirte cada vez más fatigada. No vayas muy rápido y ahorra energía durante el trabajo. Si tienes que pasar mucho tiempo de pie, trata de llevar un cinturón de maternidad que ayuda a redistribuir el peso.

Si has estado acostada o sentada mucho rato, no te levantes bruscamente, puedes marearte.

Puedes notar la aparición de una erupción de manchas rojas en tu vientre, que podrían extenderse a tus nalgas y piernas. Esto se llama erupción polimorfa del embarazo (PEP). Son lesiones diversas (placas eritematosas, pápulas, vesículas, púrpura, lesiones tipo eritema multiforme) y prurito. Acude a tu médico para que te recete un tratamiento.

Las contracciones de Braxton Hicks se vuelven cada vez más habituales y puedes sentir varias en una hora. Mientras cedan al descansar o cambiar de postura y no se vuelvan cada vez más frecuentes y regulares, no hay problema. Si notas que se vuelven rítmicas, frecuentes y dolorosas o pérdida de líquido amniótico, debes ir a Urgencias.
 

¿Cómo cuidarse en esta semana?

Hacia esta semana ya deberías estar asistiendo a clases prenatales donde aprenderás técnicas de relajación y de respiración si es que has optado y estás en condiciones de tener un parto natural.

Te ayudarán a relajarte durante el trabajo de parto y serás capaz de enfrentarte a las contracciones.

Estas técnicas también te pueden ayudar durante lo que queda del embarazo para que logres relajarte y así superar cualquier dolor que puedas tener.

Procura descansar y estar tranquila para que el bebé pueda estar también tranquilo y engorde lo que necesita en estas últimas semanas. Quizá notes que ya estás muy cansada y que no rindes, puede que sea momento de pedir la baja en el trabajo, sobre todo si el estrés impide que el bebé engorde adecuadamente.

A partir de esta semana es conveniente que prepares la bolsa para el hospital con lo que necesitas llevar para ti y el bebé, puesto que el parto puede adelantarse.  Haz una lista con lo necesario para que no te olvides nada y, recuerda llevar todos los papeles del embarazo.

Si has empezado a realizarte los masajes en la zona perineal para evitar una episiotomía o desgarros, sigue con ellos, ya que solo son efectivos si se realizan de forma regular. Deben realizarse todos los días unos 10 minutos, usando una crema de aceite de rosa de mosqueta, y haciendo diversos movimientos con tus dedos para dar mayor flexibilidad y elasticidad a la zona.

Si no te han hecho todavía el frotis vaginal, puede que te lo hagan esta semana para comprobar si está presente en tu vagina la bacteria estreptococo del grupo B, una bacteria habitual en esta zona que puede ser peligrosa para el bebé si se infecta con ella al salir por el canal de parto, por lo que hay que ser conscientes de su presencia o no para administrar antibióticos en el parto.

También debes haberte hecho la ecografía del tercer trimestre o hacértela esta semana. Esta ecografía sirve para comprobar si el bebé se ha colocado ya en la postura definitiva para el parto y su tamaño.

Si se detecta un posible retraso del crecimiento fetal te pueden hacer una ecografía Doppler para ver la circulación sanguínea del bebé, del cordón umbilical y de la placenta por si hubiera algún problema y es necesario un control más exhaustivo o reposo.

La mitología griega y romana tiene nombres tan usuales en nuestro vocabulario como los de los planetas del sistema solar (mercurio, venus, marte, etc.), Aunque es poco corriente encontrarlos entre los… (34 semanas de embarazo)

La mayoría de partos empiezan por la noche, por eso hay muchos nombres, de diversos orígenes, que significan “nacido de noche”. También hay muchos nombres que significan simplemente “noche”. ¿Quieres conocerlos?… (embarazo de 34 semanas y 5 dias)

El imperio egipcio desarrolló una cultura y una civilización sorprendentes desde el año 3050 hasta el 31 a. C. Para ellos, la religión era muy importante. Esta se centraba en la interacción de los egipcios… (un bebe de 34 semanas esta listo para nacer)

Desarrollo del feto semana a semana

Desde el momento en que el óvulo es fecundado, comienza a crecer y desarrollarse a un ritmo frenético para pasar en 9 meses de medir menos de un milímetro a medir unos 50 cm y pesar alrededor de 3 kilos…. (34 semanas y 2 dias de embarazo)

Estos bonitos nombres que te proponemos en este artículo tienen todos un significado común: belleza. La belleza está asociada a la hermosura. Se trata de una percepción bastante subjetiva, pues lo que… (semana 34 de embarazo)

Desde hace unos años existe la tendencia de buscar nombres cortos para los niños. Os mostramos algunos de los más cortos y sus significados. (34 semanas y 5 dias de embarazo)

La luna es el satélite de la tierra, un elemento mágico y místico que representa para muchas culturas el poder femenino, la diosa madre, por lo que muchos de los nombres relacionados con la luna son femeninos…. (embarazo de 34 semanas y 2 dias)

Actores, cantantes, futbolistas… los personajes más conocidos influyen en la moda, los peinados… y también en los nombres. ¿Quieres conocer los nombres más extravagantes de algunos de estos famosos? (34 semanas de embarazo national geographic)

Dios está presente en todas las culturas y pueblos desde los albores de la humanidad. Ya sea en una religión politeísta o monoteísta, para la mayoría de los hombres dios ha sido muy importante en sus vidas,… (embarazo 34 semanas)

¿por qué mi bebé se mueve mucho?

Cuando el bebé se mueve dentro de nosotras nos emociona como nunca, pero si este lo hace demasiado nos puede llegar a preocupar. Es por ello que te recomendamos informate sobre por qué tu bebé se mueve… (34 semanas embarazo masturbacion)

Son muchos los significados que encontramos de los diversos nombres que existen. Uno de ellos es “salud” o “sano”, haciendo referencia al buen estado físico de una persona. Si quieres que tu hijo tenga…

La luz es el día, la vida, el inicio de muchas cosas, el bien… todos los nombres que aquí te presentamos están relacionados con la palabra luz de un modo u otro. Quizá alguno te guste para tu bebé.

Todos estos nombres que te presentamos tienen algo en común: significan “tierra” o esta palabra forma parte de su significado. ¿Quieres conocerlos? Quizá alguno sea el elegido para tu hijo.

La grandeza es una cualidad que hace referencia a una persona que es grande en importancia, tamaño, intensidad o bondad. Son muchos los nombres que encontramos de diversos orígenes, tanto para chica como…

Existen muchísimos nombres para niño y para niña relacionados con la naturaleza ya que los seres humanos somos, al fin y al cabo, animales rodeados de flora, fauna, montañas, ríos… si lo tuyo es la naturaleza,…

Cuando te enteras de que vas a ser mamá una de tus primeras «preocupaciones» será la decisión del futuro nombre de tu hijo. Tendrás que tener en cuenta que el nombre sea apropiado tanto para un niño como…

Existen muchos nombres, de diversos orígenes aunque predomina el germánico, con nombres cuyo significado hace referencia a la inteligencia de una persona.

Calcular el tiempo de embarazo no siempre resulta fácil. Especialmente porque el cómputo se puede hacer de dos formas principalmente: en meses o en semanas.

¿se acuerdan de sofía, martina, carla, valeria, noa y olivia? Sí, son los nombres de niña que se pusieron de moda en 2019, pero este 2020 la cosa cambia un poco…de hecho, lo que sucede es que muchos de…

En ocasiones es difícil entender cómo un bebé puede encontrar espacio suficiente para crecer en un lugar tan pequeño como el útero de una mujer. Sin embargo en esto del embarazo has de saber que no todo…

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/semanas-embarazo/34-semanas-de-embarazo

Semana 34 de embarazo: ¡Se pone cabeza abajo!

La 34ª semana de embarazo

Te explicamos, cómo evoluciona tu cuerpo a las 34 semanas de embarazo y cómo va creciendo tu bebé. Te ayudamos a despejar todas tus dudas.

El tamaño de tu bebé esta semana

En la 34 semanas de embarazo, las enzimas digestivas del bebé ya están activas, con lo que, si naciera ahora, sus intestinos podrían procesar la comida.

Su oído está muy desarrollado y empieza a reconocer los sonidos que le son familiares, sobre todo la voz de la madre.

Si esperas gemelos, la fecha de parto podría estar cerca, ya que pocos llegan hasta la semana 37 de gestación.

En la semana 34 de embarazo, el bebé mide alrededor de 44 centímetros desde la coronilla hasta el talón y tiene un peso medio de 2 kilos 146 gramos.

Embarazada de 34 semanas

El desarrollo de sus sentidos está ya más que avanzado. Es el caso del oído, con el que reconoce aquellos sonidos familiares o repetitivos. También se sobresalta y gira hacia los ruidos altos o repentinos, algo que incluso puede hacer que aumente su ritmo cardiaco.

Debes saber, asimismo, que el 80% de las necesidades energéticas del bebé las cubren los carbohidratos, especialmente en forma de glucosa, y el 20%, las proteínas.

La grasa, en cambio, no se utiliza como fuente de energía, aunque bien es cierto que se usa para el crecimiento.

Sus necesidades de minerales, vitaminas y calcio se cubren a través de las reservas y la dieta de la madre, aunque es posible que, durante la gestación, sus niveles de hierro y folato estén algo bajos, por lo que el médico puede recomendar tomar algún suplemento

En estas semanas, el bebé adopta la posición que tendrá al nacer. Generalmente, hacia finales del séptimo mes de embarazo, se pone cabeza abajo, que es la mejor posición y la más frecuente.

Sin embargo, pueden haber excepciones que podrían hacer necesaria una cesárea: presentación de cara (permite el parto por vía natural), presentación de frente (a causa de la mayor dimensión del diámetro con el que el pequeño se presenta al canal del parto, es necesario practicar una cesárea) y presentación de hombros (precisa también, casi siempre, de una cesárea).

Edad del feto: 32 semanas.

El bebé en la ecografía: imágenes y vídeo, semana 34

Si te estás preguntando cómo será tu bebé en la barriga en esta semana del embarazo, aquí te ofrecemos una idea aproximada. Te presentamos una ecografía y un vídeo muy interesantes, con el bebé en movimiento. ¡Increíble!

Ecografía de 34 semanas

​La semana 34 de embarazo, así como las venideras, podrían resultarte más cansadas respecto a las anteriores, ya que se evidencian con mayor intensidad las molestias que has experimentado hasta ahora.

Podrías sentirte más cansada, a causa de la pesadez del cuerpo y de una respiración más afanosa debida a la altura del útero, que presiona sobre el diafragma y los pulmones.

El insomnio también es cada vez más frecuente.

A partir de las 34 semanas de embarazo, el tamaño de la barriga se deberá cada vez más solo al bebé, algo que se explica por la progresiva disminución del nivel de líquido amniótico, ese que hasta ahora ha ayudado a que los pulmones y los intestinos de tu bebé maduraran y a controlar su temperatura, además de aportarle las proteínas que necesita.

En estos momentos, la cantidad de líquido amniótico que le rodea está en su punto álgido y la placenta ya casi ha terminado de crecer.

Un efecto de la cada vez menor presencia de líquido amniótico, así como de que el bebé disponga cada vez de menos espacio en tu útero, es que sus patadas y movimientos te resultarán más obvios.

En esta etapa, el útero llega a estar hasta 14 centímetros por encima del ombligo y esto hace que los órganos intestinales como el intestino, el hígado o el bazo se desplacen hacia arriba y puedas notar dolor, presión y escozor en la zona costal.

Este cuadro se conoce como neuritis del intercostal y se debe a la irritación de los nervios situados entre las costillas. Para aliviar el dolor, puedes aplicar calor local en la zona con una manta eléctrica o bolsa de semillas caliente y tomarte un paracetamol si persiste la molestia, siempre bajo prescripción médica.

Estás embarazada de 34 semanas y, ahora, observarás que las citas prenatales con tu médico y tu matrona se vuelven más frecuentes.

En ellas, una de las cosas que se comprueba siempre es el riesgo de sufrir preclampsia, cuyas señales de alarma son una presión arterial alta, la presencia de proteína en la orina o una hinchazón extrema, sobre todo en cara y/o tobillos.

Durante la recta final, no debes olvidarte de practicar aquellas técnicas de respiración y relajación que has aprendido en las clases de preparación al parto o en las de yoga o Pilates, si es que practicas.

Dedicar diariamente unos minutos a tomar conciencia de tu propio cuerpo y respiracióntraerá consigo muchos beneficios, tanto en las semanas venideras como en el momento del parto, al que también beneficiará si, a partir de ahora, dedicas cinco minutos al día a masajear tu zona perineal –situada entre la vagina y el ano- con aceite, algo que puede reducir el riesgo de desgarro o de tener que realizar una episiotomía.

Si esperas gemelos, tener un parto prematuro es más que probable. De hecho, aunque su fecha prevista de parto se sitúe en la semana 37, casi en la mitad de los casos su llegada se adelanta todavía más.

Las mujeres que esperan gemelos tienen más riesgo de presión arterial alta, preclamsia, diabetes gestacional, insuficiencia placentaria y parto prematuro, si bien es cierto que algunas paren de forma natural e incluso llegan a la semana 40.

Si, en cambio, los bebés comparten placenta o saco, algo que puede ocasionar que uno de los bebés no crezca tan bien como el otro, el médico sugerirá un parto inducido o una cesárea entre las semanas 34 y 37.

……….

Un consejos por si quieres evitarte el corte en el parto..

La episiotomía es una incisión que se efectúa en el parto en caso de necesidad. Pero si tomas algunas precauciones en el embarazo, la podrías evitar.

¡Descubre cómo el masaje perineal puede evitar la episiotomía! 

Las posiciones en las que se puede presentar el bebé en el parto..

Te informamos sobre todas las presentaciones que se pueden dar, y qué conlleva cada una de ellas.

¡Descubre cómo se puede presentar el bebé en el parto! 

Por si la tensión sube… ¡demasiado!

La preeclampsia es una complicación grave del embarazo. El equipo médico que te lleva te dará todas las pautas, pero está bien informarse.

¡Guía práctica sobre la preeclampsia en el embarazo!

La figura de la matrona, tu aliada

La matrona es la persona que más cerca ha estado de ti durante el embarazo, y también lo estará en tu parto. Así te ayuda.

¡Descubre qué representa la figura de la matrona!

……….

Y ahora, haz clic sobre la imagen y mira tu DIBU correspondiente a la semana 34 de embarazo. 

¡Te enganchará!

Crecimiento y desarrollo en la Semana 35 Crecimiento y desarrollo en la Semana 36 Crecimiento y desarrollo en la Semana 37

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/embarazo-semana-semana/semana-34-del-embarazo

Semana 34 de Embarazo – Semanas del Embarazo » LetsFamily

La 34ª semana de embarazo

Semana 34 de embarazo

Peso: 1.750 – 2.450 gr

Tamaño: Tamaño: 36 – 50 cm

34 semanas equivalen a siete meses y aproximadamente dos semanas de embarazo, por lo tanto: ¡Estás a sólo seis semanas de convertirte en mamá!

No sabemos si te lo habrán dicho ya, pero queremos decírtelo: lo estás haciendo súper bien, ¡sigue así! come alimentos saludables, no te castigues, haz ejercicio y descansa mucho, que empieza la recta final

Источник: https://letsfamily.es/semanas-de-embarazo/semana-34-del-embarazo/

Semana 34 de embarazo

La 34ª semana de embarazo

Estás en… Tercer trimestre
Te quedan: 6 semanas 

El parto sigue acercándose y, con él, llegan nuevos cambios físicos y, también, psicológicos. Tu bebé crece y crece y tú puede que te sientas más cansada, pero también más ansiosa ante tu último mes de espera. ¡Vamos a ver qué pasará en los próximos 7 días!

Esta semana tú…

A unas 6 semanas del parto, los próximos días probablemente te resultarán más cansados. Tu cuerpo empieza a acusar la falta de descanso y todas las molestias que has sentido hasta ahora, junto con el aumento de peso y una respiración más dificultosa. Todo esto hará que la fatiga sea tu principal compañera durante este último mes. 

El nivel de líquido amniótico, que ya ha llegado a su punto álgido, empezará a disminuir progresivamente. Aun así, tu barriga seguirá creciendo a medida que lo haga tu bebé. Notarás que el líquido amniótico se reduce porque cada vez te serán más obvios los movimientos del peque e, incluso, podrás ver sus pies o manitas apoyándose contra tu tripa.

Como tu útero se ha desplazado hacia arriba, a unos 14 centímetros por encima del ombligo, los órganos de la zona abdominal también se han movido hacia arriba.

Esto puede provocar que sientas presión en los costados; a veces los nervios que se encuentran entre las costillas se inflaman y provocan dolor en la zona: si es tu caso, estás padeciendo lo que se conoce como neuritis del intercostal.

Para aliviarlo puedes aplicarte calor local con una manta eléctrica o una bolsa de agua caliente.

Las hormonas, principalmente la relaxina, siguen haciendo de las suyas y en la semana 34 de embarazo podrás notar sus efectos también en tu vista. El síntoma más destacado es la sequedad y la irritación ocular, que se debe a una disminución del trabajo de tus lagrimales.

Por suerte son síntomas temporales, como la gran mayoría, y no tienen importancia más allá de la incomodidad del momento.

Aun así, ten en cuenta que otros síntomas más graves, como la visión borrosa, pueden ser un indicativo de preeclampsia, así que, ante cualquier duda, consulta con tu médico.

A partir de esta semana también notarás un aumento de flujo. Es normal: los estrógenos hacen que aumente el riego sanguíneo en la zona pélvica y provocan una estimulación de las mucosas que se traduce en un flujo más elevado. En estas semanas, las braguitas de algodón y los salvaslips serán buenos compañeros.

Esta semana tu bebé…

En la semana 34 de embarazo tu peque mide, aproximadamente, 45 centímetros y pesa algo más de 2 kilos.

Su trabajo en las próximas semanas será seguir ganando peso, ya que sus órganos ya están bien desarrollados: si naciera ahora, su sistema digestivo podría procesar la comida sin problemas.

También el oído se ha afinado mucho y es capaz de reconocer tu voz entre otras voces menos conocidas, y se sobresalta ante ruidos altos o repentinos.

La vérnix que cubre su cuerpo es cada vez más abundante.

La función principal que ha tenido hasta ahora ha sido proteger la piel del líquido amniótico, pero en el momento del parto también servirá como lubricante para facilitar su salida a través del canal de parto.

Muchos bebés mantienen una parte de esta capa cerosa varios días tras el nacimiento: es totalmente normal. Su piel es muy delicada y la vérnix es una forma de protegerla de agresiones externas, así que no te esfuerces en quitarla cuando bañes a tu peque una vez nacido.

Si estás esperando un niño, en esta semana sus testículos descenderán: primero se han estado formando en el abdomen, y es a lo largo de esta semana cuando se colocan en el escroto.

Un porcentaje muy bajo de niños nacen sin que esto haya sucedido (es lo que se conoce como criptorquidismo), especialmente los que nacen prematuros: en aproximadamente la mitad de los bebés, esto suele solucionarse por sí mismo durante los 6 primeros meses de vida.

Ahora mismo tu pequeño recibe todos los nutrientes que necesita a través de la placenta. Pero alimentar al bebé no es su única función: también recibe defensas para poder protegerse ante gérmenes y virus, ya que su sistema inmunológico se está desarrollando en estos momentos para poder hacer frente a pequeñas infecciones.

En los próximos días, lo más probable es que el bebé adopte la posición que tendrá al nacer.

La más habitual es que se coloque cabeza abajo y con su espalda apoyada contra tu barriga, pero también puede ponerse espalda con espalda o, incluso, no llegar a darse la vuelta.

Estas otras posiciones no requieren necesariamente de una cesárea, pero si te inquieta el tema, recuerda que tu ginecólogo o matrona están ahí para resolver todas tus dudas y tranquilizarte.

En la recta final del embarazo es más importante que nunca que pongas en práctica las técnicas de relajación y respiración que, probablemente, te habrán explicado en las clases de preparación al parto.

También puedes incorporar técnicas de yoga o Pilates.

Estos métodos te ayudarán a estar más relajada en este último mes y, además, te aportarán muchos beneficios en el momento del parto, especialmente para controlar tu respiración.

El masaje perineal, del que ya te hablamos en la semana anterior, también será muy útil para prevenir posibles desgarros en el momento del parto.

Dedica cada día unos minutos a realizarlo y no olvides tus ejercicios de Kegel.

De esta manera llegarás al parto con un suelo pélvico fortalecido y reducirás las probabilidades de desgarro pero, también, de que tengan que hacerte una episiotomía.

En la consulta

Las citas prenatales se vuelven ahora más habituales. Las pruebas siguen siendo las que ya conoces: tomarte la tensión, pesarte, un análisis de orina y una evaluación general para ver la hinchazón. Tu ginecólogo o ginecóloga sigue en búsqueda de síntomas de preeclampsia, que son: hipertensión, proteínas en la orina e hinchazón elevada en cara o tobillos.

También es probable que te hagan una prueba de perfil biofísico si todavía no te la han hecho.

Se trata de una prueba no invasiva que incluye una ecografía fetal y una cardiotocografía en reposo en la que se realiza una monitorización cardíaca del feto.

Con esta prueba es posible medir la frecuencia cardíaca, el movimiento, la respiración y el tono muscular del bebé, así como la cantidad de líquido amniótico que tiene a su alrededor.

Tu próxima visita

Entre la semana 35 y la semana 37 te harán un cultivo vaginal y rectal para ver si tienes estreptococos del grupo B.

Esta bacteria habita en el tracto genital de, aproximadamente, un cuarto de las mujeres sanas y no supone ningún riesgo para ti, pero puede ser muy peligrosa para el bebé, que se puede contagiar al pasar por el canal de parto, por lo que su presencia en muchas ocasiones comporta la administración de un tratamiento antibiótico

¿Habéis notado que la futura mamá tiene cierta hiperactividad que la impulsa a ordenar y a limpiar la casa y, especialmente, la habitación del bebé? ¡No os lo estáis imaginando! A partir de la semana 34, las mujeres embarazadas pueden desarrollar lo que se conoce como síndrome del nido

Muchas madres deciden hacer cosas por las que no han mostrado interés antes, como reordenar los armarios, cambiar la distribución de las habitaciones, ordenar a fondo la ropa del bebé o, incluso, limpiar los techos o pulir el suelo. Todas estas acciones vienen acompañadas de nerviosismo e incluso cierta dificultad para conciliar el sueño.

Si es vuestro caso, ¡recordad que una embarazada de 34 semanas no puede hacer ciertos esfuerzos! Ayudadla a ordenar y limpiar si es lo que necesita, evitando que se suba a sillas o escaleras, levante peso o se esfuerce demasiado. 

Puntos clave

  • El nivel de líquido amniótico empieza a reducirse.
  • El sistema inmune de tu bebé se está desarrollando para protegerle ante infecciones.
  • Dedica un rato cada día a practicar técnicas de relajación y respiración.
  • Puede que te hagan un perfil biofísico para observar el desarrollo y constantes vitales del bebé.

Источник: https://www.clubfamilias.com/es/semana-34-embarazo

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: