La 9ª semana de embarazo

Semana 9 de embarazo

La 9ª semana de embarazo

Estás en… Primer trimestre
Te quedan: 31 semanas 

Tras la primera visita prenatal todo se ha vuelto un poco más real, ¿verdad? Muchas mamás empiezan a sentir en esta novena semana de embarazo una vorágine de sentimientos y emociones: alivio, ansiedad, miedo… ¡Es normal! El embarazo ya está modificando parte de tu vida —sobre todo si eres primeriza— y los cambios físicos ya confirman esto. Ahora veamos cómo sigue creciendo tu embrión hasta convertirse en un feto…

Esta semana tú..

Entre la semana 6 y la semana 10 las variaciones de los niveles de estrógenos y progesterona harán que sientas cambios de humor.

La explicación científica dice que es debido a cómo las sustancias químicas (cambios hormonales) afectan a los neurotransmisores de tu cerebro, que regulan los estados de ánimo.

¡Un incordio, vamos, pero también parte de este bonito proceso! No obstante, estos cambios de humor se relacionan, cada vez más, con problemas de tiroides: aunque los profesionales médicos tienen más en cuenta esta posible patología, asegúrate de comentarle cómo te sientes a tu ginecólogo u obstetra. Asimismo, aunque nunca hayas tenido problemas de tiroides, el embarazo también puede alterar la glándula tiroidea, lo que supondría algunas complicaciones que es mejor evitar.

A nivel fisiológico, los cambios son más visibles, ¿verdad? Es muy probable que tus pechos hayan aumentado de tamaño y sientas dolor o picor: esto es debido a que las glándulas productoras de leche materna se están expandiendo y, a la vez, los cambios hormonales (GCH, progesterona, prolactina) se preparan para la producción de la leche y hacen que crezca el tejido mamario (¡de ahí viene la picazón!). Puede que aparezcan venitas azules encima de tus senos, pero tienen un origen similar: están expandiéndose y llevando un extra de sangre a los pechos.

En paralelo, tu útero sigue creciendo y ahora es posible que ya puedas percibirlo encima de tu pubis. Las fibras se vuelven más elásticas y el cuello uterino se ablanda: ¡y todo esto ya está ocurriendo antes de cumplir dos meses de gestación! 

No es extraño que sientas que tu libido no es la que era. Puede ser por múltiples motivos y todos son muy habituales ahora mismo, desde aquellos físicos (malestar, sensibilidad, etc.

) a la falta de ganas, aunque es completamente seguro practicar sexo durante todo el embarazo (siempre que no existan factores de riesgo), no dejes a tu pareja con dudas. Habla con él o ella y comparte lo que estás sintiendo.

Hablar sobre vuestra intimidad en pareja es algo que el embarazo debe reforzar y jamás debilitar.

Por último, en el caso de que tu ginecólogo o matrona te los haya recomendado, no olvides seguir tomando tu suplemento de vitaminas, minerales y DHA y mucha agua (8-12 vasos, por lo menos); además, puede que con los cambios en tus pechos sea momento de buscar un sostén adaptado a tu nueva situación.  

Esta semana tu bebé..

El periodo de embrión está llegando a su fin. En tu interior, están pasando cosas maravillosas con ese guisante que mide 3 cm y pesa unos 3 gramos. Pese al tamaño, tu futuro bebé ya siente la presión del músculo uterino y la pared abdominal mediante el tacto y su piel, poco a poco, se irá volviendo menos transparente.

Los riñones, el estómago, el corazón… todo está en su lugar y sigue creciendo y creciendo. En estos momentos, podemos escuchar el latido de su corazón con un Doppler y, a cada minuto, se crean 100.

000 nuevas células cerebrales: la estructura básica de su futuro cerebro ya está completa y empieza a lanzar sus primeras señales a los músculos.

El embrión se ve mucho más humano tras la desaparición de la cola embrionaria, como se conoce al desarrollo de la columna vertebral por la zona inferior del futuro bebé.

Como curiosidad, una vez el feto esté desarrollado solo quedará el coxis como órgano vestigial de la cola de los primates, aunque este mantiene utilidad en los seres humanos.

Si sumamos los lóbulos de las orejas, la punta de la nariz y los párpados del embrión… Tu hijo o hija comienza a tener una forma decididamente humana, ¿no te parece?

¿Qué está haciendo por ahí dentro nuestro futuro bebé? A grandes rasgos, no deja de probar todo lo que puede hacer: mueve hombros, codos, rodillas, ¡incluso puede ser que empiece a cerrar el puño y a poner la mano en posición de chuparse el dedo! Aunque todavía no puede hacerlo, en realidad.

Mientras se lo pasa en grande dentro de ti, el corazón ya se ha dividido en cuatro cámaras distintas y las válvulas empiezan a desarrollarse.

Los órganos reproductivos que nos indicarán el sexo del bebé empiezan ahora su formación, pero todavía tenemos entre seis y diez semanas más de intriga para saber si será niño o niña.

Casi con total seguridad, durante esta novena semana de embarazo lo que más molestias te va a ocasionar es el dolor en los senos. Hay un par de buenos consejos que te ayudarán:

  • Aplicar frío reducirá la inflamación y “adormecerá” la zona; para ello, puedes usar bolsas de hielo o duchas frías (¡aunque depende de la época, esto último puede ser todo un reto!).
  • Utilizar cremas hidratantes de mentol y alcanfor que aliviarán el picor y la inflamación en la zona.

Estrías durante el embarazo

Aunque no lo creas, puede que el dolor y la inflamación no sean el único contratiempo relacionado con tus pechos. Sí, vamos a hablar un poco sobre las estrías, ¿de acuerdo? Como quizá ya sabes, la hidratación es la clave para mantener la elasticidad de tu piel y prevenir las estrías del embarazo

Sin embargo, tu ginecólogo obstetra te confirmará que no hay cremas que puedan evitar al 100% las estrías, puesto que las cremas son absorbidas por la epidermis (la capa superior de tu piel), mientras que las estrías se desarrollan de manera más profunda: en la dermis. Por descontado, puedes seguir todo tipo de trucos y mantener un estilo de vida activo y cuidarte al máximo para evitar estrías, pero no asegurarte de que no vas a tener ninguna. 

De todos modos, ¡esa actividad física te va a servir y mucho! Y siempre puedes consultar a un dermatólogo durante el posparto para eliminar o disimular las estrías con láser o dermoabrasión, así que, visto así, las estrías pueden ser una molestia circunstancial. 

La semana 9 es tan buena como cualquier otra para empezar una rutina de fortalecimiento de la espalda y de ejercicio.

Durante el embarazo, los dolores lumbares debido al peso del feto y la adaptación de la columna vertebral motivada por el crecimiento de tu útero serán algo con lo que vas a tener que lidiar: si dedicas unos minutos diarios a realizar gimnasia para tu espalda, te ahorrarás buena parte de este malestar. No está mal el trato, ¿no? 

En lo que se refiere al ejercicio, puede que esta semanas (náuseas, fatiga, dolor en los senos) te cueste mantener unos horarios fijos.

Recuerda que caminar todo los días entre media hora y una hora puede ser un gran éxito ahora mismo, ¡incluso si eres un as en atletismo, pilates o en algún arte marcial! Tu cuerpo está gastando mucha energía en convertir ese embrión en un bebé.

En la consulta

Si la semana 8 todavía no hiciste tu primera visita prenatal, ya va siendo hora de que te acerques a tu obstetra: puedes consultar el artículo anterior para comprobar que no hay nada que temer y que es una visita de control tras la que estarás más tranquila y en la que te ayudarán en todo lo que sea posible.

Si los resultados de tus analíticas son correctos y no sucede nada fuera de lo esperado, es muy probable que no vuelvas a visitar al ginecólogo hasta la semana 12 de tu embarazo, cuando te realizarán varias pruebas médicas como el test prenatal para detectar anomalías genéticas. En realidad, estos exámenes de detección durante el primer trimestre pueden realizarse a partir de la semana 9, tras la primera visita prenatal, pero lo habitual en España es esperar hasta la semana 12. En cualquier caso, pueden realizarse desde esta semana hasta la semana 14.

Tu próxima visita

En tu próxima visita, es posible que te hablen de una prueba de diagnóstico. ¿En qué se diferencian las pruebas de diagnóstico de las de detección? Las pruebas de detección se realiza a mujeres menores de 35, mientras que a mujeres mayores de 35 años se le suelen realizar directamente una prueba de diagnóstico, como el test prenatal genético o la amniocentesis.

Si no estás dentro de un grupo de riesgo por edad o por otros factores, como una anomalía cromosómica por ejemplo, simplemente deberás esperar a la semana 12, donde se te harán análisis de sangre y un ultrasonido especial con el que detectar marcadores para el síndrome de Down. 

Tras la primera visita prenatal, las cosas suelen relajarse un poco para la mamá. Todo es más real que hace quince o veinte días y es habitual que, al observar los cambios en el útero a través de las primeras ecografías, las emociones y el malestar físico cobren un sentido más tangible.

Con los ánimos más relajados, puede ser que aparezca el tema de la sexualidad durante el embarazo.

Es importante resaltar que, si no existen sangrados vaginales u otros problemas de riesgo para el bebé y la madre, el sexo es seguro durante las 40 semanas de gestación: en ningún caso la penetración puede lastimar al bebé, pero si no os sentís cómodos, podéis explorar otras formas de intimidad también.

Igualmente, el malestar físico (fatiga, sensibilidad, náuseas) puede hacer que la libido de la futura mamá no esté en su mejor momento: la clave ahora es hablarlo y encontrar el modo de conectar, física y emocionalmente.

Puntos clave

  • Los estrógenos y la progesterona te van a regalar… ¡muchos cambios de humor!
  • Puede ser que necesites un sostén para embarazadas si sientes que tus pechos están fuera de control.
  • Cada minuto de gestación de tu embrión se crean 100.000 nuevas células cerebrales.
  • Aplica frío para evitar el dolor de senos y mantente activa e hidratada para evitar estrías.
  • El sexo no afecta al bebé durante todo el embarazo.

Источник: https://www.clubfamilias.com/es/semana-9-embarazo

Semana 9 de embarazo: ya tiene el tamaño de una uva, unos dos centímetros y medio

La 9ª semana de embarazo

Seguimos nuestro recorrido por el Embarazo semana a semana, avanzando una semana más después de haber visto todo lo que sucede en la semana 8 de embarazo. Estamos inmersas en el segundo mes, y vamos a tratar las características de esta semana 9 de embarazo.

Es un momento muy especial y mágico pues pasados los dos primeros meses la mamá se va relajando y la conciencia de estar embarazada aumenta. La mayoría todavía no lo ha contado a casi nadie pero las ganas de hacerlo crecen. Nuestro bebé crece en nuestro interior y tenemos ganas de que el tiempo pase muy deprisa.

El embarazo en la novena semana, habitualmente, sigue sin ser perceptible por otras personas. Pero la madre si lo nota. El vientre está un poco hinchado y los pechos han aumentado su tamaño y sensibilidad. Incluso puede que lo note en su cara, más redondita y con la piel brillante.

Claro que es una época, también, en la que muchas mujeres sufren algunos inconvenientes y molestias: mareos, cansancio, mucho sueño y vómitos. Hay que escuchar a nuestro cuerpo y no dudar en tomarse los descansos que nos pide.

Desde ya hay que ser conscientes de que, aunque el embarazo normal no es una enfermedad, si merecemos descansar y cuidarnos. Primero, por el bienestar físico y emocional del pequeño ser que va creciendo dentro de nosotras, y segundo, también, por nosotras mismas, que estamos haciendo un trabajo importantísimo, el más importante, quizá, de toda nuestra vida.

La salud de la madre debe ser una prioridad y la base es una nutrición correcta. Hay que comer sano y equilibrado.

Eliminar los productos procesados con azúcar añadida, grasas saturadas y trans y exceso de sal.

Vigilar que estamos tomando suficiente cantidad de frutas y verduras frescas, calcio y proteínas de calidad. Evitar bebidas gaseosas y, por supuesto, alcohol y tabaco.

Para llevar mejor las molestias gástricas (gases y acidez) que pueden producirse por los cambios hormonales y por la modificación de la posición de nuestros órganos internos el comer de forma pausada, masticando bien, con alimentos frescos y no muy condimentados es importantísimo, como lo es también el repartir las comidas en cinco o seis ingestas diarias, en vez de hacer dos comidas abundantes.

Es momento de, si todavía no lo has hecho, plantearte acudir al dentista para hacer una revisión.

En el embarazo aumentan las posibilidades de problemas dentales y es importante prevenirlos, manteniendo una higiene adecuada y con una visita al especialista.

Deberemos estar atentas a inflamaciones de encías, sangrado o dolores dentales, sin obsesionarnos, pero como una medida más del cuidado necesario de nuestro cuerpo.

No debemos sentirnos mal por necesitar cuidarnos y descansar. Es algo que toda embarazada debe recordar, pues a veces sentimos la presión externa de mantener un ritmo excesivo. El límite lo debes poner tu y si necesitas tumbarte, dar un paseo, descansar debes poder hacerlo, sea en casa o sea en el trabajo.

Desarrollo del embrión en la semana nueve del embarazo

El embrión en la semana nueve de embarazo sigue desarrollándose, cambiando y creciendo. Ya tiene el tamaño de una uva, unos dos centímetros y medio. Muy chiquitín todavía para que lo notemos pero para él, el crecimiento es vertiginoso. La cola al final de la espalda desaparece: nuestro hijo va pareciendo cada vez más un ser humano.

El embrión ya puede moverse aunque lo haga de forma involuntaria. El desarrollo de su sistema nervioso aumenta y a veces, como os contaba, el embrión no está ya quiero, sino que se puede detectar que tiembla. Su cerebro no controla estos movimientos, sino que son espasmos que indican que va formando conexiones correctamente.

En la novena semana de embarazo no es posible todavía distinguir con una ecografía si es un chico o una chica, pero lo cierto es que ya han comenzado a formarse sus órganos sexuales. Si decides que quieres saberlo antes del nacimiento te queda esperar un poquito más y ahora concentrarnos en mandarle mucho amor a nuestro hijo y sentirnos tranquilas, cuidándonos con mimo.

Se formarán los párpados, que mantendrá cerrados hasta la semana 26. También se va viendo cada vez más clara la forma de sus orejas y comienza la estructuración de la oreja por dentro. Y además su corazón y pulmones continúan su desarrollo.

La osificación continúa en la parte superior del embrión rápidamente. Observamos que la cabeza va tomando forma claramente: podemos ver los ojos, obscuros, a los lados de la cabeza pero poco a poco irán migrando a su posición frontal, se distinguen nariz, orejas y hasta el labio superior.

La cabeza ya no se ve tan grande comparada con el resto del cuerpo y van a comenzar a formarse las costillas y los huesos de la cara. Sus extremidades se van formando y ya son visibles los codos, rodillas y los minúsculos dedos de los pies.

El pequeño embrión sigue creciendo y desarrollándose a toda velocidad en la semana nueve de embarazo y en este tercer mes de embarazo que comienza todavía nos asombrará más. Seguimos descubriéndolo todo sobre el Embarazo semana a semana.

Siguiente semana: semana 10 de embarazo

Fotos | The multidimension Human Embryo
En Bebés y más | Embarazo semana a semana: de la concepción al nacimiento

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/semana-9-de-embarazo

Semana 9 de embarazo: ¿cómo están el embrión y la madre?

La 9ª semana de embarazo

Con la novena semana empieza el tercer mes de embarazo, el que será el último mes del primer trimestre.

Esta semana supone el fin de la etapa embrionaria. El embrión termina de formar todos sus sistemas básicos que empezarán a funcionar.

El embarazo todavía pasa desapercibido en la mujer con 9 semanas. No obstante, ésta sí que nota todos los síntomas característicos y va ganando peso poco a poco.

La semana 9 de embarazo también es una etapa de grandes cambios para el bebé: casi duplica su tamaño y su alimentación ya depende de la placenta.

El embrión mide aproximadamente 2,5-3 cm con nueve semanas y los cambios más relevantes en su desarrollo son los siguientes:

  • Aparecen las manos con todos sus dedos formados.
  • Las piernas se alargan y también aparecen los pies con todos sus dedos.
  • Aparecen primero las muñecas y después los tobillos.
  • La cabeza ya no está tan desproporcionada y el cuerpo empieza a alargarse y enderecerse.
  • La cara va tomando una forma más normal: los ojos migran a la parte frontal, se forman los párpados que permanecerán cerrados y la boca ya puede incluso abrirse.
  • Los órganos del sistema digestivo se empiezan a desarrollar.
  • Los huesos siguen su crecimiento y el esqueleto se endurece poco a poco.
  • La cola embrionaria del final de la columna vertebral desaparece.
  • Se forma el tubérculo genital, a partir del cual se distinguirán los órganos genitales en función del sexo establecido, pero aún no es posible saberlo en una ecografía.

El embrión ya puede moverse en esta novena semana de embarazo, pero son movimientos involuntarios que la mujer no puede percibir.

Estado del embrión con 9 semanas de embarazo

La novena semana de embarazo supone el final de la etapa embrionaria. A partir de este momento, el embrión pasa a denominarse feto, el cual sigue creciendo rápidamente.

Síntomas en la madre

Los síntomas de embarazo en la semana 9 siguen siendo los mismos que la mujer tenía la semana anterior. Puesto que se trata del inicio de la gestación, el cuerpo de la madre todavía se está adaptando y sufriendo varios cambios.

Estos síntomas puede ser diferentes de una mujer a otra. De hecho, algunas comentan tener muchas molestias en el primer trimestre, mientras que otras apenas notan nada, lo cual también es completamente normal.

A continuación, vamos a comentar los síntomas más comunes durante esta semana nueve:

  • Mayor cansancio
  • Mareos y náuseas
  • Dolor en la pelvis por el crecimiento del útero
  • Crecimiento de los pechos
  • Acidez de estómago y gases
  • Cambios de humor
  • Antojos

La fatiga y los mareos en la madre se deben a la disminución de la presión arterial. A partir de este momento, aumenta la demanda de sangre materna para poder alimentar al embrión.

La tripa aún no se nota porque el útero no ha salido de la pelvis todavía. No obstante, éste sí que tiene un mayor tamaño y la mujer comienza a aumentar ligeramente de peso.

Hinchazón y liberación de gases en la embarazada

Control del embarazo

Durante el tercer mes de gestación, es necesario hacer una visita al ginecólogo para empezar con el seguimiento del embarazo y hacer algunas pruebas diagnósticas.

En primer lugar, se hacen unos análisis de orina y de sangre para comprobar que todos los parámetros son normales. También se anotará el peso de la madre y su presión arterial, medidas que deben controlarse durante todo el embarazo.

A continuación, el ginecólogo hará una ecografía para tomar las medidas del embrión y comprobar que tiene latido cardiaco.

Cribado combinado del primer trimestre

Esta prueba también es conocida como triple screening e informa de la probabilidad de riesgo de que el embrión posea alteraciones cromosómicas.

Para hacer el triple screening, el ginecólogo tiene en cuenta los siguientes parámetros obtenidos del análisis de sangre materna y la ecografía:

  • La proteína placentaria asociada al embarazo: PAPP-A
  • La hormona beta-hCG
  • La translucencia nucal del feto

Si te interesa obtener más información sobre este tema, te recomendamos seguir la lectura en el siguiente post: Control médico durante el embarazo.

Estimación de la fecha de parto

En la primera consulta al ginecólogo una vez confirmado el embarazo, éste hará una estimación de la fecha de nacimiento del bebé.

Para ello, es necesario hacer una ecografía para medir al embrión y tener en cuenta cuando fue la última menstruación de la mujer antes de la concepción.

Normalmente, el parto tiene lugar unas 40 semanas después de la fecha de la última regla (FUR), siempre y cuando la mujer tenga los periodos regulares.

Cuidados

A medida que el embrión va creciendo y la mujer va aumentando de peso, las molestias en la espalda y las lumbares se van a ir incrementando. Por tanto, es recomendable que las embarazadas practiquen deporte desde el inicio de la gestación.

Caminar todos los días es una buena actividad para mantenerse en forma, combatir la fatiga y mejorar la circulación. Además, los deportes de intensidad moderada como la natación o el pilates aportan múltiples beneficios también.

Hábitos saludables en el embarazo

En cuanto a la alimentación, la mujer debe seguir con la misma dieta sana y equilibrada de las semanas anteriores. Las frutas y verduras que aporten ácido fólico y vitamina C son indispensables. También es importante tener un buen aporte de calcio para el correcto desarrollo esquelético del feto.

Por otra parte, para tener una buena digestión y evitar la formación de gases, sería importante seguir las siguientes recomendaciones:

  • Evitar las bebidas gaseosas.
  • Evitar los alimentos como los garbanzos, alubias o lechuga que provocan gases.
  • Masticar despacio y tomarse el tiempo necesario para comer.
  • No realizar comidas abundantes.
  • Hacer unas 5 o 6 ingestas diarias en poca cantidad.

Por último, es importantísimo que la mujer mantenga una buena hidratación, bebiendo agua de manera frecuente.

¿Cuántos meses de embarazo son nueve semanas?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Nueve semanas de embarazo equivale a 2 meses y una semana.

¿Qué puede indicar un sangrado con 9 semanas de embarazo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Si se trata de un sangrado leve, no debes alarmarte. Algunas mujeres pueden sufrir pequeñas pérdidas de sangre durante todo el embarazo. En caso de ser un sangrado más abundante, es recomendable acudir al médico tan pronto como sea posible, pues podría tratarse de una amenaza de aborto.

Te recomendamos leer el siguiente post para más información: ¿Es normal sangrar en el embarazo?

¿Cómo es un embarazo de gemelos a las 9 semanas?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

En la ecografía de la semana 9, es posible establecer el tipo de embarazo gemelar, es decir, el número de placentas y bolsas que hay.

Por otra parte, el aumento de peso en la mujer embarazada de gemelos o mellizos será más notorio que en un embarazo simple. Por tanto, el control de la talla y el peso debe hacerse de manera más cuidadosa, además de seguir todas las recomendaciones médicas para evitar posibles riesgos.

Para más información sobre el embarazo múltiple, te aconsejamos leer el siguiente post: ¿Qué diferencia el embarazo de gemelos del embarazo de mellizos?

Lectura recomendada

Si te interesa continuar leyendo sobre las semanas de embarazo, te recomendamos entrar en el siguiente artículo: La décima semana.

Mantener una buena salud es indispensable para el correcto desarrollo del embarazo. Por tanto, la mujer embarazada debería seguir los consejos que comentamos en el siguiente post: La salud en el embarazo.

Источник: https://www.reproduccionasistida.org/nueve-semanas-de-embarazo/

Cómo es la semana 9 de embarazo: cambios y consejos

La 9ª semana de embarazo

Entre las semanas 8 y 12 se producen muchos cambios en el cuerpo de la madre y lo más importante, cambios de crecimiento en el feto. Ya dejamos atrás la semana ocho de embarazo, ahora hablaremos de la semana 9.

Semana 9 de embarazo: cuántos meses son

El embarazo de nueve semanas no llega a los 3 meses. A las nueve semanas de embarazo, la futura mamá empezará a notar la tripita, aunque el embrión apenas medirá unos 3 centímetros.

Sus manitas y deditos ya asomarán, y sus piernas se irán alargando para formar, poco a poco, los pies. Además, y aunque todavía podamos notarlo, el feto empezará a realizar sus primeros movimientos, aunque muy pequeños.

A partir de esta semana de embarazo, la placenta se va a encargar de alimentar al feto, y sus huesos comenzarán a desarrollarse, mientras que su esqueleto se endurecerá de forma gradual, y empezará a calcificarse.

Los ojos se estarán formando, aunque los bebés seguirán manteniendo cerrados los párpados.

Y aunque es todavía un embrión muy pequeño para realizar funciones digestivas, sus órganos digestivos estarán empezando a formarse.

Los cambios en las madres

En esta semana, las náuseas desaparecerán tal y como vinieron, muy probablemente cuando el primer trimestre de embarazo vaya tocando a su fin.

Otros cambios y molestias derivadas del embarazo en este período serán los frecuentes ardores de estómago, los gases, la pesadez en las digestiones, y muy importante, empiezan los cambios de humor derivados de los cambios hormonales, y sin saber por qué, estaremos más sensibles.

Además, aunque el embrión es muy pequeño, el cuerpo se irá adaptando para hacerle sitio y podremos notar dolor pélvico, síntoma de que el útero sigue creciendo. Otro cambio claro en la semana nueve de embarazo es la aparición de los conocidos como antojos.

Nuestro organismo sentirá rechazo por determinados alimentos como el café, los alimentos fritos, o los picantes y los fuertes. También es posible que recurramos a alimentos que antes no eran muy importantes en nuestras dietas habituales, o que hagamos mezclas raras de sabores.

Esto se debe, según los expertos, a que nuestro organismo nota la falta de nutrientes.

Consejos para estar mejor durante la semana 9 de embarazo

En la semana nueve de embarazo empezarán a ser más frecuentes las pruebas diagnósticas, así como los análisis de sangre y orina.

También habrá una determinación de las hormonas en la tiroides y una ecografía del primer trimestre.

En las siguientes dos semanas a las semana nueve de embarazo nuestro ginecólogo nos pedirá una primera cita con la matrona, y ésta primera toma de contacto será muy importante.

Esta profesional nos sacará de dudas sobre las molestias que estamos sintiendo, cómo debe ser nuestra alimentación y cuidados diarios, y será de gran ayuda, por lo que podemos hacerle todas las preguntas y plantearle todas las inquietudes que nos vayan surgiendo, para que nos pueda ayudar.

Para hacer más llevaderas las náuseas de por la mañana un buen consejo es tomar el aire fresco y que nos concentremos en nuestra respiración, o bien ir bebiendo pequeños sorbos de agua frecuentemente. En cualquier caso, esto no nos impedirá comer, aunque si vemos que no somos capaces de ingerir, debemos pedir una cita inmediatamente con nuestro ginecólogo.

La buena noticia es que, aunque más del 75% de las mujeres gestantes sienten náuseas asociadas con los primeros meses de embarazo, éstas son pasajeras, y en el tercer mes, como por arte de magia, desaparecerán. No nos olvidemos de beber agua frecuentemente para no deshidratarnos, y siempre embotellada.

Para hacer más llevaderas, en la medida de lo posible, las náuseas y el cansancio, es recomendable que, si vamos a viajar, lo hagamos de una manera en la que nos sintamos a gusto, evitando viajes largos y extenuantes, temperaturas demasiado extremas de frío o calor, y lugares donde hay mucha humedad e insectos.

En muchos casos en los que las madres gestantes permanecen mucho tiempo sentadas, se empezarán a notar las molestias hinchazones en los tobillos por la mala circulación. Si eres una de esas personas, debes estimular la circulación sanguínea no permaneciendo sentada más de dos horas. Levántate y camina un rato, y siempre que tengas ocasión, hay que poner los pies en alto.

Las primeras pruebas de embarazo

Es posible que en la semana nueve de embarazo (se suele dar entre la 8 y la 12 dependiendo del criterio de nuestro ginecólogo) se haga el primer análisis de sangre y orina.

Respecto al análisis de sangre, éste será más completo y detallado de lo habitual, y ofrecerá información sobre nuestro grupo sanguíneo, y se analizarán algunas sustancias para el poder usarlas en el cribado del primer trimestre.

Este cribado consiste en una prueba que nos permitirá saber si hay más riesgo de problemas de cromosomas del feto, y los resultados del primer análisis de sangre son parte de este primer cribado.

Además, se hará una primera ecografía para determinar el tamaño del feto y su situación, y también para determinar cuál es la edad exacta de gestación (es decir, de cuántas semanas estamos en realidad), para conocer si se trata de un embarazo múltiple o de un solo feto, y también para diagnosticar posibles complicaciones prematuras que puedan conducir a un aborto espontáneo.

Por último, puede que queramos empezar con la habitación del bebé, para ello ya os dimos algunas pautas para la decoración de una habitación pequeña, si ese es tu caso, aplica estos sencillos trucos y observarás un espacio más amplio y aprovechado.

Источник: https://www.elespanol.com/como/semana-embarazo-cambios-consejos/434956617_0.html

Embarazo semana 9: Dedos del bebé, a la vista

La 9ª semana de embarazo

En la semana 9 de embarazo empieza a notarse la tripa de la gestante, aunque el embrión apenas alcance los 3 centímetros de largo.

 En este periodo se concentran varias pruebas diagnósticas como análisis de sangre y orina, determinación de hormonas tiroideas, cribado combinado del primer trimestre o ecografía.

 Pero si has tenido más hijos, la tripa se notará antes de la novena semana.

El embrión mide entre 2 y 3 centímetros en la semana 9 de embarazo y su forma ya es mucho más parecida a un ser humano:   

  • Aparecen las manos con los dedos y las muñecas, que se sitúan a la altura del corazón.
  • Las piernas se alargan, se dirigen a la línea media del cuerpo y en ellas aparecen los pies con sus dedos correspondientes.
  • La cabeza sigue siendo la parte más grande en proporción con el resto del cuerpo. La cabeza vez está más erecta y con forma redondeada.
  • En la cara, lo párpados cubren parcialmente los ojos. Los pabellones auriculares están bien formados. La boca se aprecia e incluso se abre.
  • Todavía es pronto para diferenciar los órganos genitales. Se observa una protuberancia común denominada tubérculo genital, que dará lugar más adelante a los genitales femeninos o masculinos.

El aumento de la secreción hormonal típica del embarazo favorece la inflamación de las encías que rodean los dientes, provocando la gingivitis.

La gingivitis del embarazo se puede dar entre el 60 y 75% de gestantes, y suele aparecer generalmente entre el tercer y el octavo mes de embarazo.

Ésta se ve agravada si ya existía una gingivitis previa y si hay acúmulo de placa dental y sarro.

Peligro: periodontitis y caires

Así mismo, alrededor de un 25% de las mujeres en estado fértil pueden tener periodontitis, lo que podría implicar la futura pérdida del diente o desencadenar un parto prematuro y/o niños con bajo peso al nacer.

Otras enfermedades y trastornos bucales asociados al embarazo serían el aumento en el número de caries, por un aumento del consumo de azúcar y una acidificación de la saliva; la erosión dental provocada por las náuseas y vómitos, también la sequedad bucal o xerostomía, la hipersensibilidad dental y, por último, el mal aliento o halitosis.

  • Para prevenir y tratar estos trastornos se recomienda cepillar los dientes al menos 2 veces al día o después de cada comida con un cepillo específico de cabezal pequeño y filamentos muy suaves para no dañar las encías y con una pasta dentífrica específica que contenga algún antiséptico bucal seguro durante el embarazo.
  • Se debe prestar atención a la limpieza de los espacios interdentales mediante cepillos interproximales, sedas y cintas dentales y/o irrigadores bucales.
  • Se pueden realizar enjuagues con colutorios específicos que también contengan algún antiséptico bucal seguro durante el embarazo.
  • Además, es recomendable visitar al dentista antes y durante el embarazo sobre todo para prevenir estas enfermedades y trastornos.
  • Si hay que realizar algún tratamiento, el segundo trimestre es el periodo ideal empleando una anestesia local segura la salud del bebé. Para el exceso de salivación que padecen algunas embarazadas, es aconsejable enjuagarse la boca con agua con sal.

Para muchos obstetras este es el momento más aconsejable de realizar los primeros análisis de sangre y orina. Debes saber que en la sanidad pública se realizan tres analíticas en todo el embarazo, una por trimestre.

Sin embargo, algunos centros privados optan por realizar análisis cada mes o mes y medio.

El intervalo entre un análisis y otro también depende de si la paciente tiene alguna enfermedad que queramos controlar más estrechamente como la diabetes mellitus o la anemia.

Hormonas tiroideas TSH y T4 libre

Actualmente se recomienda la determinación de hormonas tiroideas TSH y T4 libre en la semana 9 de embarazo para diagnosticar posibles hipo o hipertiroidismos gestacionales. Si la TSH está aumentada por encima de los valores normales, es diagnóstico de hipotiroidismo, aunque la T4 libre esté normal.

En ese caso te prescribirán la toma de hormona tiroidea en ayunas durante el embarazo para evitar complicaciones maternas y el riesgo de que tu bebé tenga un hipotiroidismo congénito al nacimiento.

Tras el diagnóstico de un hipotiroidismo, te controlarán las hormonas tiroideas mensualmente hasta que se normalicen.

Se consideran valores normales si la TSH está por debajo de 4 UI/mil. Si la T4 libre está normal, aunque la TSH esté alta se considerará un hipotiroidismo subclínico. Hablamos de hipotiroidismo clínico cuando la TSH está aumentada y la T4 libre disminuida por debajo de los rangos normales.

Es estos casos se aconseja también la determinación de anticuerpos antitiroideos (antitiroglobulina y antiperoxidasa). Es conveniente la derivación de  la gestante a un endocrinólogo para valorar la administración de levotiroxina en caso de duda.

  Tras la administración de levotiroxina debe volverse a solicitar TSH y T4 libre en un mes y en cada trimestre del embarazo.

Vitamina D en el embarazo

Durante el embarazo, el déficit de vitamina D se ha relacionado con diferentes complicaciones tanto maternas como fetales.

El desarrollo de hipertensión gestacional y preeclampsia en gestantes con niveles bajos de vitamina D ha sido ampliamente estudiado, llegándose a describir un riesgo cinco veces mayor de presentar una preeclampsia en embarazadas con niveles de vitamina D bajos.

La diabetes gestacional también se ha relacionado con la hipovitaminosis D, así como el riesgo aumentado de realización de una cesárea en el primer embarazo y la presencia de vaginosis bacteriana en la gestación.

En relación a los fetos, el déficit de vitamina D se ha relacionado con bajo peso al nacimiento, retraso de crecimiento intrauterino y alteración en el desarrollo óseo fetal Actualmente no hay datos suficientes para recomendar un cribado rutinario de vitamina D a todas las embarazadas.

En aquellas gestantes con mayor riesgo de hipovitaminosis D como las obesas, las que tengan factores de riesgo de preeclampsia, poca exposición al sol o las que han sido sometidas a cirugías gastrointestinales que limiten la absorción, debería realizarse esta determinación al inicio de la gestación. En el embarazo el nivel óptimo de 25 hidroxivitamina D es desconocido pero debería encontrarse por encima de 20 ng/ml para prevenir las complicaciones descritas.

Suplementación de gestantes con vitamina D

La suplementación diaria de las embarazadas con vitamina D (colecalciferol o ergocalciferol) es segura durante el embarazo, siendo preferible el colecalciferol (vitamina D3) al ergocalciferol (vitamina D2). La dosis de vitamina D que recomiendan algunas sociedades médicas es entre 400-600 unidades diarias.

La mayoría de los polivitamínicos administrados en nuestro país a las gestantes sólo contienen 5 microgramos (200 unidades) de vitamina D, resultando insuficientes y sólo algunos contienen 400 unidades. En gestantes con alto riesgo de hipovitaminosis D o niveles insuficientes (15-30 ng/ml), se aconseja aumentar la dosis al menos hasta 25 microgramos/día (1.

000 unidades), y en gestantes con niveles deficientes (

Источник: https://www.natalben.com/embarazo-semana-9

9 semanas de embarazo

La 9ª semana de embarazo

¡Sobre la 9ª semana de embarazo, las papilas gustativas y los órganos se le están empezando a formar.

Su cuerpo se está desarrollando ahora de tal modo que ya es posible medirlo de dos maneras diferentes durante la ecografía: desde la coronilla hasta el coxis y desde la coronilla hasta los talones.

Los párpados le cubren los ojos y en la cavidad torácica el diafragma separa ahora el corazón y los pulmones del aparato digestivo. El corazón late a su propio ritmo, entre 110 y 160 lpm (latidos por minuto).

Late más rápido que el tuyo y puede acelerarse aún más por la adrenalina en situaciones estresantes. Así que trata de evitar el estrés. Es muy fácil decirlo, ¡pero vale la pena intentarlo!

El proceso de la formación del embrión, que ya mide 30 mm y pesa unos 3 gramos, está finalizando para dar paso a la fase fetal. Ya ha terminado la formación básica de todos los sistemas. Ahora estos órganos deben madurar para que el feto sea capaz de vivir fuera de tu vientre.

El feto ya se mueve, son movimientos involuntarios. La cabeza es proporcionalmente mucho más grande que el cuerpo, y en la cara ya se distinguen nariz, orejas y párpados, que estarán cerrados una temporada. Los labios están formados y empieza a abrir la boca. El feto tiene ya pies y manos, con todos los dedos e incluso una minúscula huella digital.

Esta semana aún es difícil saber si el feto es niño o niña: los genitales son iguales en ambos. Sólo se aprecia un tubérculo genital que más adelante se diferenciará en la forma de cada sexo.

Cambios en el cuerpo

Por ahora, a las 9 semanas de embarazo, los cambios en tu cuerpo no son demasiado notables y seguramente mucha gente no ha notado que un pequeño ser está creciendo en tu interior.

Sin embargo, todavía hay muchas más cosas que a lo mejor ni te imaginas. Se han desarrollado muchos órganos y muchos otros están aún por formarse. Quizás te encuentres más cansada de lo que te habrías imaginado, pero es completamente normal.

¡Estás fabricando un pequeño ser humano dentro de ti!

Seguimos en el primer trimestre y las molestias, muy distintas de mujer a mujer, continúan igual. Las náuseas, el cansancio y los mareos derivados del embarazo son las más pesadas.

Los mareos se producen porque la tensión arterial durante el embarazo se reduce. Tu cuerpo se está adaptando para poder tener más sangre en circulación, para satisfacer al bebé.

Y para que el corazón suma este sobreesfuerzo, la presión arterial disminuye. De ahí el cansancio, los mareos y, a veces, desmayos. Por eso es aconsejable no estar mucho rato seguido de pie o levantarse de golpe.

Cuando hace calor, estos síntomas se agudizan.

Es normal si no notas cambios en tu cuerpo. Es cierto que el útero va creciendo y ya es casi el doble de lo que era antes, pero todavía está dentro de la pelvis. La hinchazón que puedes notar en el vientre es consecuencia de la retención de líquido.

Qué comer y qué no

La palabra clave de las 9 semanas de embarazo, bueno, en realidad la del embarazo, es el agua. Recuerda beber suficiente cada día. La cantidad de líquido amniótico, dependiendo en qué punto del embarazo te encuentres, se compone de agua. ¡Lo que supone el 80 % de tu bebé! Así que necesita agua para mantener su masa líquida. Y tú también la necesitas.

Beber suficiente agua ayudará a tus riñones a eliminar los residuos de tu bebé y los tuyos. Además, si has estado vomitando o hace mucho calor, necesitas evitar la deshidratación. ¿Con cuánta agua basta? Aproximadamente 1,5 litros de líquido al día, y un poco más si hace calor.

Recuerda, evita el alcohol y limita el consumo de té y el café ya que puede aceleraros tanto a ti como al bebé.

Consejos para embarazadas

“Yo bebía cerveza cuando todavía no sabía que estaba embarazada. ¿Puse a mi bebé en peligro?” Es una pregunta habitual. Siempre se debe beber con moderación.

Si te tomabas una cerveza o un vaso de vino en una barbacoa antes de saber que estabas embarazada, probablemente no hayas perjudicado a tu bebé. De todas maneras, es aconsejable no beber alcohol durante el resto del embarazo.

Aumentas el riesgo de sufrir el síndrome de alcoholismo fetal, tener un aborto, un parto prematuro, así como que el bebé nazca con poco peso.

8 semanas de embarazo 10 semanas de embarazo

Leer más

Источник: https://www.nestlebebe.es/mi-embarazo/mi-embarazo-semana-a-semana/primer-trimestre/9-semanas

Semana de embarazo (SE) 9

La 9ª semana de embarazo

La siguiente fase, la fetal, dura hasta el nacimiento del niño.

Dicha fase se centrará en el crecimiento intensivo, en la maduración de los órganos, así como en el desarrollo completo de las diversas funciones corporales y reflejos.

En la SE 9 el bebé se encuentra todavía en una fase de desarrollo muy delicada que se centra especialmente en continuar con la diferenciación del cerebro y de las fibras nerviosas.

En muchas mujeres embarazadas, algunos de los síntomas de principios del embarazo desaparecen a partir de esta semana, especialmente el cansancio se alivia gradualmente.

El bebé en la SE 9: desarrollo importante en cerebro y células nerviosas

Resumen del desarrollo del bebé en la SE 9: En la novena semana de embarazo, el feto, nombre que recibe ahora el bebé, mide unos dos centímetros. Sus contornos corporales se perciben ahora claramente. El médico lleva semanas pudiendo hacer un seguimiento de los latidos de corazón con ayuda de un aparato de ultrasonidos. En la próxima semana se podrán medir por primera vez los latidos.

Entre los brazos y las manos se visibilizan las muñecas, las «membranas interdigitales» en los pies van liberando ahora los dedos. La «cola evolutiva» ha desaparecido completamente esta semana. Los órganos interiores y las células nerviosas van asumiendo cada vez más sus funciones.

En la ecografía se pueden ver por primera vez esta semana los movimientos del bebé. La seguridad social suele cubrir los costes de 3 revisiones con ecografía durante todo el embarazo.

En la SE 9, el desarrollo se centra en el cerebro y el sistema nervioso. El cerebro se empieza a diferenciar cada vez más a partir de esta semana.

Las distintas regiones cerebrales se van preparando para asumir sus funciones. Hasta el momento del nacimiento, el bebé aprenderá a moverse de manera coordinada y será capaz de sentir así como tener numerosos reflejos.

Sin embargo, el desarrollo completo del cerebro dura hasta la adolescencia.

Hasta la SE 9, el cerebro del niño estaba casi completamente desprotegido, ahora se forman los huesos craneales. Al igual que el resto del esqueleto, estos huesos son durante mucho tiempo blandos y flexibles y al principio presentan una estructura predominantemente cartilaginosa.

Consejo: Durante la fase de formación de los órganos de tu bebé es particularmente importante evitar completamente el alcohol.

Como la cabeza del niño pasa más tarde a través del canal de parto y su cerebro todavía tiene que crecer mucho, los huesos están vagamente conectados por las denominadas fontanelas, que se cierran hacia el final del segundo año de vida. A partir de las células nerviosas ya existentes, en la SE 9 crecen pequeños apéndices (axones) y entran en contacto con otras células nerviosas y musculares.

Las células de la musculatura cardíaca también siguen especializándose durante esta semana. Además, el hígado del bebé comienza a producir sangre: hasta el momento, las denominadas islas de sangre en el saco vitelino habían cumplido esta tarea. La médula ósea, así como el bazo y la glándula timo solo aparecen más tarde como órganos hematopoyéticos.

Las células nerviosas, del cerebro y de los órganos son ahora muy sensibles frente a los daños del exterior. Por ejemplo, el consumo de alcohol durante esta fase del embarazo puede llevar a una discapacidad motriz y a muchos otros trastornos en el desarrollo del bebé.

En la novena semana del embarazo, la madre suele sufrir las consecuencias de los cambios hormonales y diversas molestias durante el embarazo. Sin embargo, el cansancio y el agotamiento van disminuyendo lentamente. Muchas mujeres se vuelven muy sensibles a los olores a partir de esta semana, lo que puede provocar náuseas.

Su sentido del gusto se vuelve más sensible. Algunos alimentos que antes resultaban agradables ahora se rechazan, o viceversa. A algunas mujeres les apetece comer combinaciones bastante inusuales de comidas.

Consejo: La automedicación sin supervisión médica es tabú.

La piel y el cabello también reaccionan a las hormonas del embarazo. En esta etapa, algunas mujeres ya consiguen un cabello particularmente espeso y brillante y se ven extremadamente radiantes, lo que se intensificará a principios del cuarto mes. Otras sufren una pérdida abundante de cabello alrededor de la novena semana de embarazo, que generalmente dura solo unas pocas semanas.

Las molestias físicas que provoca el embarazo consisten en acidez estomacal y estreñimiento, problemas circulatorios, dolor de espalda o síntomas de ciática. Esta semana los senos se ponen más firmes, pesados y sensibles, para lo que se necesita un sujetador que sujete bien. Aparte de tener el pecho ligeramente más grande, el embarazo no se nota todavía en la SE 9.

Embarazo saludable: alimentación integral y actividad física

Para el bienestar físico y mental de la futura madre, esta semana es especialmente importante que lleve un ritmo diario equilibrado con tiempo para el descanso y la relajación, porque las tensiones de las últimas semanas están pasando factura. Llevar una dieta equilibrada que contenga todos los nutrientes, vitaminas y oligoelementos importantes es indispensable para la salud de la madre y del bebé desde el comienzo del embarazo.

Consejo: El cansancio y las náuseas pueden acompañarte hasta el final del primer trimestre de embarazo.

Los médicos recomiendan tomar 0,8 miligramos de ácido fólico (vitamina B9, vitamina B11) como un suplemento alimenticio hasta el final del primer trimestre del embarazo. Esta vitamina es esencial para el desarrollo del cerebro y el sistema nervioso del bebé. También favorece el desarrollo de los órganos del niño el consumo abundante de vitamina C, yodo y calcio.

Si la embarazada no ha practicado ningún deporte hasta ahora, es mejor optar por una rutina de ejercicio moderado. Los deportes de resistencia o el yoga, que a menudo se pueden practicar hasta poco antes del nacimiento, son ideales para tal fin.

Varios estudios han demostrado que las mujeres que hacen regularmente ejercicio durante el embarazo sufren menos molestias y suelen tener un parto más fácil.

La primera revisión importante es posible a partir de la SE 9

A partir de la SE 9 se puede realizar la primera revisión importante, los médicos recomiendan concertar una cita lo antes posible. Por primera vez se realiza una ecografía en la que se mide detalladamente al bebé.

Los embarazos gemelares/múltiples se pueden ver ahora en la ecografía. Los controles de diagnóstico prenatal (medición del pliegue nucal, biopsia corial) se realizan como muy pronto a partir de la SE 10 o 11.

Источник: https://www.bebitus.com/magazine/embarazo/calendario-de-embarazo/semana-de-embarazo-se-9.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: