La avispa

Apidena Apicultores de Navarra Nafarroako Erlezainak

La avispa

Origen

La avispa asiática, Vespa velutina, originaria del Norte de la India y posiblemente procedente del sudeste asiático, es considerada un peligroso enemigo para la abejas. Además de ser depredadores de las abejas y de otras especies de insectos polinizadores, también pone en peligro la diversidad de especies y la producción agraria (frutales).

Fue detectada en Francia en el año 2004 en las proximidades de Burdeos, donde al parecer entró a través del comercio marítimo en un barco cuya mercancía procedía de Yunnan (China).

La primera descripción de Vespa velutina en Francia fue publicada a mediados de 2006, y las primeras movilizaciones de los apicultores franceses para denunciar que el problema empezaba a ser acuciante no fueron hasta principios de 2007. Para entonces ya había miles de nidos en el Sudoeste de Francia. Actualmente esta extendida por 34 departamentos del país.

A finales de 2010 ha pasado la frontera habiéndose identificado ya su presencia en Gipuzkoa y Navarra. Las condiciones climáticas de la zona asiática de donde esta especie es originaria parecen ser similares a las del sur del continente europeo.

  

Ciclo de vida

El ciclo comienza cuando las reinas fecundadas por los machos el otoño anterior, salen en primavera de los lugares donde han pasado el invierno (huecos en troncos de árboles, grietas del suelo, etc.) y comienzan la puesta en marcha de su nido. Es importante tener en cuenta que cada reina fundará un nuevo nido, nunca lo hará en un nido del año anterior.

La actividad de las reinas fundadoras dependerá de la temperatura y de la abundancia de comida. En general la actividad puede comenzar en febrero, pero el comienzo de la formación de nidos es algo más tardía. Para junio puede estar ya la primera generación de obreras, de tamaño más pequeño que las reinas, y a partir de entonces el nido irá aumentando de tamaño.

El nuevo enjambre tendrá su punto álgido en septiembre-octubre, donde se criarán nuevas reinas que se fecundarán y empezarán de nuevo el ciclo en primavera.

Los machos aparecen a finales del verano-principios de otoño y serán atraídos por las hembras (mediado por las feromonas de las hembras) para fertilizarlas.

 La reina “madre” muere tras el nacimiento de las futuras reinas, y los machos, finalizada la fecundación.

En Francia, en el 90% de los casos, los nidos se han detectado en árboles. En el 10% de los hallazgos, los nidos son construidos en edificios (viviendas, establos, cabañas, etc.) o en muros.

En los árboles, los nidos pueden estar a una altura de 20-30 metros del suelo, resultando muy difícil su detección en primavera y verano cuando la frondosidad de los árboles es máxima. En Francia han asociado la localización de los nidos con la cuenca hidrográfica, es decir, en las zonas húmedas.

Se han hallado nidos con hasta 17.000 celdillas, lo que supone el nacimiento de hasta 17.000 avispas por nido y año.

Daños provocados a la abejas

Todas las avispas son depredadoras de abejas, pero en diferentes grados según la especie y forma de alimentación, considerándose a Vespa velutina como un enemigo temible de los colmenares.

La avispa asiática se alimenta de abejas, pero también atrapa moscas, mariposas, orugas y otros insectos.

Necesita proteína (“carne”) para alimentar a la cría y también glúcidos (azúcares) para potenciar su actividad.

Inicialmente será la reina la que acuda a las colmenas en busca de alimento para llevar a la cría, pero avanzada la temporada, aproximadamente a partir de junio, irán las obreras.

Si hay una o dos avispas delante de una colmena, el daño no será irreversible en la colmena, pero sin embargo, si se llegan a contabilizar 10 o 15 avispas en los alrededores, es previsible que la colmena sea destruida en un plazo breve de tiempo.

La avispa asiática se muestra activa durante todo el día, volando alrededor de la colmena a una distancia de 30-40 cm delante de la piquera.

Cuando ven la llegada de las abejas pecoreadoras cargadas con polen y néctar, las atacan de forma rápida, llevándolas al suelo, donde las matan, separándoles la cabeza y el abdomen. Forman una especie de pasta con el tórax que es lo que llevan para alimentar a la cría.

El estrés que supone la presencia de avispas en los alrededores de la colmena hace que las abejas no entren en la colmena, contribuyendo al despoblamiento de las mismas. A partir de cierto umbral, las avispas se introducen en la colmena, matan a las abejas, devoran a las larvas y se comen la miel, ocasionando el abandono del resto de abejas de la colmena.

Métodos de control de la avispa

1.-Trampeo de reinas en primavera: La puesta de trampas para la captura de reinas en primavera es fundamental, ya que cada reina “fundadora” capturada significará que hay un nido menos en el entorno. Desde finales de febrero hasta mayo inclusive, solo se va a capturar reinas.

Hay varios tipos de trampas, unas de fabricación casera y otras comerciales. Por lo que hemos podido probar, las de fabricación casera son igual de eficaces o incluso más que las comerciales. El atrayente más apropiado es el realizado mezclando cerveza, vino blanco y sirope de frutas; también da buenos resultados el realizado macerando cera vieja y un poco de miel.

2.-Trampeo de obreras en verano y otoño: Entre julio y setiembre, cuando la presión sobre la colmena es mayor, la eficacia de las trampas es muy baja y sólo una proporción muy pequeña de avispas se ven atraídas a ellas.

3.-Trampeo de reinas en otoño: La intención es atrapar el mayor número de avispas reinas que dejan el nido entre setiembre y noviembre. La eficacia de esta medida es desconocida. 

4.

-Destrucción de los nidos: En general, cuando se detectan los nidos, si éstos son pequeños y están accesibles, se pueden desprender fácilmente de su localización e introducir en bolsas resistentes utilizando directamente un espray insecticida, ya que unos cuantos chorros con el atomizador pueden ser suficientes para destruirlos. Si los nidos no están accesibles hacen falta equipos especiales para desprenderlos de las ramas de los árboles.

Situación actual en Nafarroa

La confirmación de la presencia de Vespa velutina en Navarra se produce durante el otoño-invierno de 2010, con la detección de 9 nidos localizados en Etxalar, Oieregi, Baztán, Urdax y Valcarlos.

La expansión de la avispa durante el año 2011 ha sido muy rápida detectándose la presencia confirmada de 83 nidos, repartidos de la siguiente forma:

Etxalar: 15; Bera: 15; Sunbilla: 7; Urdax: 6; Zugarramurdi: 5; Bertizarana: 5; Lesaka: 4; Legasa: 3; Igantzi: 3; Elizondo: 2; Goizueta: 2; Valcarlos: 2; Pamplona: 2; Zozaia: 1; Endarlatza: 1; Santesteban: 1; Almandoz: 1; Orabidea: 1; Ituren: 1; Ariztkun: 1; Lekunberri: 1; Beruete: 1; Aribe: 1; Villava: 1; Torre de Peña: 1.

Se confirma también la presencia de avispas en Orbara, Olite, Cildoz, Larrayoz, Marcalain y Arazuri (avispas atrapadas en las trampas o bien vuelo de avispas en las cercanías de las colmenas o en flores y frutales).

Conclusiones de lo realizado y sufrido en el 2011

  • No conocemos la eficacia del trampeo de primavera ni en que medida influye en el número final de nidos.
  • El trampeo estival, por si mismo y sin otra actuación añadida, no es suficiente para proteger los colmenares fuertemente atacados.
  • El trampeo otoñal parece que es algo más efectivo, seguramente por la propia disposición de la avispa hacia los atrayentes azucarados.
  • Los trampeos por si mismos no pueden frenar la expansión de Vespa velutina ni proteger un colmenar de su ataque.
  • Por ahora la única manera de frenar algo la acción de las avispas asiáticas esdestruyendo los nidos, si es posible antes de que empiecen a nacer las futuras reinas fundadoras (a partir de setiembre) o incluso mejor antes de que empiecen los ataques serios a las colmenas (antes de agosto). Con esto conseguimos dos cosas:
    • Disminuir la población de reinas fundadoras y por lo tanto disminuir el número de futuros nidos.
    • Proteger a las abejas que están bajo la influencia del nido retirado.
  • La dificultad radica en encontrar los nidos de forma activa antes de agosto.

  • Existen varios métodos de destrucción de nidos:

    • Mediante insecticidas unido a la retirada del nido.
    • Destrucción mediante disparos de escopeta (4-5 escopetas simultáneas).
  • La amplitud de la invasión de la avispa asiática es tal que toda tentativa de erradicación parece inútil, ya que su buena capacidad de adaptación le permite colonizar nuevos espacios fácilmente.

Previsión para el 2012

El área de expansión de Vespa velutina se desconoce, pero probablemente seguirá colonizando nuevos territorios hacia el sur siguiendo los cursos de los ríos (donde encuentran agua y alimento suficiente).

Los datos existentes señalan que mediante vuelo, las avispas pueden avanzar una media de 90 kilómetros anuales, aunque probablemente se vean nidos o avispas en localizaciones alejadas e inusuales, llevadas por diferentes medios de transporte.

En nuestra zona, los mayores problemas se van a producir en la cuenca del Bidasoa, Malerreka, Baztan, Bortziriak, pero también en la cuenca de Pamplona, aunque aquí todavía el número de nidos de avispa será relativamente bajo. Probablemente serán localizados algunos nidos en la ribera de Navarra.

  • En la primavera se encontrarán gran cantidad de nidos primarios cerca (o dentro) de instalaciones humanas (tejados, balcones, terrazas, almacenes, patios…).
  • En verano y otoño la presencia de gran cantidad de avispas obreras en lugares donde puedan tener alimento será constante: Contenedores de basura, ferias, fiestas, terrazas de bares…
  • El número de nidos de Vespa velutina se multiplicará por 10 en relación al 2011.
  • La situación de los colmenares de la zona norte de Nafarroa será crítica debido a la presión que sufrirán las abejas.
  • Algunos apicultores decidirán dejar la actividad, tal y como a ocurrido en Aquitania.

Recomendaciones para la lucha contra Vespa velutina

  • Fomentar la creación de un organismo que se encargue de planificar la lucha contra Vespa velutina. Integrantes:
    • Representantes del Gobierno de Navarra (Dpto. Desarrollo Rural y Medio Ambiente).
    • Agentes del guarderío de montes o forestales.
    • Representantes de los apicultores (Apidena).
    • Científicos-Universidad.
    • Bomberos (acciones puntuales)
    • Cazadores (acciones puntuales)
  • Caracterización de biotopos proclives a la implantación de nidos de avispa.

  • Cuantificar el impacto y los daños producidos por Vespa velutina a la apicultura.

  • Recomendar medidas para la protección de las abejas frente a los ataques de la avispa.

  • Promover métodos para la localización activa de nidos.

  • Promover métodos para disminuir la población de avispas asiáticas.

  • Realizar un protocolo para destruir o desactivar los nidos encontrados (Formación de equipos para la localización y destrucción de nidos).

  • Establecer una serie de puntos dotados con material adecuado (trajes de protección y pértigas para aplicación de insecticidas) para eliminación de nidos (por ejemplo en parques de bomberos de las zonas más afectadas a los que puedan acudir apicultores).

  • Declaración de esta especie como dañina por afectar a abejas, frutales y viñedos (inclusión de Vespa velutina en el Catálogo Especial de Especies Exóticas Invasoras. Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad.

    El capítulo III, artículo 61, señala la creación de dicho catálogo y regula la inclusión de nuevas especies exóticas invasoras que constituyen una amenaza grave para las especies autóctonas).

    Además obliga a las CCAA a llevar a cabo un seguimiento de las especies exóticas con potencial invasor, en especial aquellas que han demostrado ese carácter en otros países o regiones, y a elaborar estrategias para la gestión , control y posible erradicación de la especie invasora.

Источник: https://apidena.org/index.php/es/la-avispa-asiatica

Venenos, el arma bioquímica: El caso de la avispa esmeralda

La avispa

La avispa usa la Bioquímica para atrapar a su presa sin violencia ni dolor

No hay víspera del día de difuntos sin cuento de miedo. Y no hacen falta fantasmas ni fenómenos paranormales para ello, ya que la Naturaleza nos provee de historias que podrían inspirar muchas películas truculentas. Es el caso de la relación mortal entre la avispa esmeralda (Ampulex compressa) y las cucarachas. 

La avispa parasitoide

Las avispas-joya o avispas esmeralda (género Ampulex) son un caso único desde el punto de vista del comportamiento y de la Bioquímica. Viven en una amplia distribución, fundamentalmente en África, Sur y Sudeste asiático, América e islas del Pacífico; aunque en Europa también se encuentran, son poco abundantes.

Estas avispas son parasitoides, insectos que viven su vida adulta independientemente, pero que durante su estado larval parasitan y destruyen otro insecto hospedador. Normalmente, el adulto captura, ataca o inmoviliza al hospedador, sobre el que deposita un huevo.

El hospedador servirá de refugio y alimento a la larva hasta su transformación en adulto, implicando la muerte del hospedador, normalmente lenta y macabra.

Un ejemplo de comportamiento parasitoide lo tenemos en el cine: las películas Alien (Ridley Scott, 1979) y Aliens (James Cameron, 1986).

La avispa esmeralda se aproxima cuidadosamente a su víctima, una cucaracha de tamaño y fuerza muy superior a ella. Cuando localiza la posición de ataque adecuada, la avispa se lanza sobre la víctima, clavando su aguijón justo en una zona específica de su tórax, paralizando un par de las patas de la cucaracha.

Esta parálisis dura un par de minutos, suficiente para la avispa, que se agarra fuertemente a lo que podríamos llamar el cuello de la víctima e inyecta veneno de nuevo, esta vez con gran precisión, directamente en el cerebro de la cucaracha.

  La cucaracha entonces entra en un estado placentero, que dura unos 20 minutos, similar a un post-coito o el que se produce tras una comida abundante, en el que se dedica a limpiarse cuidadosamente, mientras la avispa espera.

Tras ese tiempo, el veneno ha ido haciendo su efecto completo y la cucaracha pierde toda voluntad para realizar cualquier movimiento, reflejo de huida o defensa.

Entonces, la avispa se acerca y mordisquea las antenas de la víctima (se cree que es un test para comprobar que el veneno inyectado haya hecho efecto, pero no sea tanto como para matar a la cucaracha).

La víctima, a partir de ese momento, solo se moverá si la avispa, a la que ha dejado de ver como una amenaza, tira de ella. Dócilmente y en un estado cerebral inducido por unos niveles muy altos de dopamina (similar a los que tienen los enamorados o los individuos muy motivados), la cucaracha irá donde la avispa la lleve. Una vez en la guarida de la avispa, ésta coloca un huevo justo debajo de una de las patas y en una zona con acceso a tejidos blandos.

  • Avispas esmeraldas picando su aguijón en el cerebro de cucarachas (arriba) y avispa conduciendo a su víctima al nido, donde colocará el huevo del que saldrá la larva que consumirá los tejidos de la cucaracha aún viva (imágenes del naturalista  italiano Emanuele Biggi)

En unos tres días, la larva eclosionará del huevo y empezará a succionar la hemolinfa de la cucaracha mientras segrega un cóctel de compuestos antimicrobianos, hasta que, en la siguiente fase, una vez desarrolladas las mandíbulas, entrará dentro de su cuerpo y devorará lentamente sus tejidos internos, de modo selectivo para mantener viva a la cucaracha el mayor tiempo posible en una tortura que puede durar 8 días. Tras ese tiempo, tiene lugar la fase de pupación, y en cuatro semanas una nueva avispa adulta saldrá de los restos secos de la cucaracha. Es interesante que el efecto del veneno en el cerebro de la cucaracha dura unos 8 días (suficiente para cubrir el proceso). En experimentos en los que se retira el huevo de una cucaracha atacada, el animal se recupera y vuelve a la normalidad en ese periodo.

Avispa adulta emergiendo de los restos de una cucaracha muerta. Foto: Emanuele Biggi.

Este mismo año (2018), gracias a dos extraordinarios trabajos científicos se ha encontrado y caracterizado uno de los componentes únicos y esenciales del veneno de la avispa esmeralda: el péptido ampulexina.

 Además de estos nuevos compuestos, el veneno de la avispa contiene otra sustancia característica, que es la dopamina, neurotransmisor que, entre otras funciones, activa los circuitos cerebrales de placer y recompensa y tiene un efecto excitante que ayudará a mantener a la cucaracha con vida.

El cóctel de ampulexinas y dopamina, inyectado directamente en el cerebro de la cucaracha, anula totalmente su voluntad, convirtiéndola en un dócil, amigable y enamorado sirviente de la avispa, que la seguirá ciegamente hacia un destino mortal: ser alimento de su carnívora descendencia.

Ampulexina 1 (izquierda) y ampulexina 2 (derecha), un pequeño péptido que forma una alfa-hélice y es el componente esencial y único del veneno de la avispa esmeralda.

La ampulexina provoca hipocinesia (pérdida de la capacidad de moverse a voluntad) y hace que la cucaracha sólo se mueva cuando la avispa la dirige. Imagen tomada de  Moore et al.

, Biochemistry, 2018, 57 (12), pp 1907–1916 DOI: 10.1021/acs.biochem.7b00916

El análisis mediante proteómica ha revelado que el veneno de la avispa contiene la ampulexina como uno de los componentes esenciales y únicos, característico de esta avispa.

Además contiene otros péptidos no identificados (posiblemente relacionados en función, pero que pueden dar sorpresas) y otros componentes, comunes en venenos de insectos, arañas, escorpiones y serpientes.

Los venenos de éstos animales, a pesar de su distancia evolutiva, tienen sorprendentes características comunes.

Proteínas del veneno de la avispa esmeralda. Imagen tomada de  Arvidson, R., Kaiser, M., Lee, S. S., Urenda, J. P., Dail, C. J., Mohammed, H., … & Adams, M. E. (2018). Parasitoid Jewel Wasp Mounts Multi-Pronged Neurochemical Attack to Hijack a Host Brain. Molecular & Cellular Proteomics, mcp-RA118.

Un componente habitual, muy abundante en el veneno, es la hialuronidasa.

Esta enzima, componente importante en los venenos de abejas, avispas, arañas, serpientes y otros animales venenosos, tiene como función destruir el ácido hialurónico, degradando la matriz extracelular de los tejidos.

En la abeja esmeralda, la hialuronidasa facilita la penetración en el cerebro de la ampulexina, haciendo que ésta tenga efecto.

La hialuronidasa, inyectada en gran cantidad en el veneno de arácnidos, contribuye a licuar los tejidos de la víctima, que luego son succionados por la araña. Las células cancerosas humanas también liberan hialuronidasa, que facilita la invasión de los tejidos por los tumores malignos. Es curioso que la hialuronidasa humana es extremadamente similar a la hialuronidasa del veneno de abejas:

Superposición de las estructuras PDB 1FCV y PDB 2PE4 (hialuronidasa de abeja y de tumores humanos) mostrando la gran similitud de las estructuras.

Las líneas gruesas coloreadas indican las partes homólogas de la proteína.

El análisis estructural  a partir del Protein Data Bank indica que son similares con alta significatividad e idénticas en un 30% de la secuencia. (Imagen C. Menor-Salván-Protein Data Bank)

La similitud estructural y de secuencia de la hialuronidasa de los humanos y el veneno de abejas y avispas es sorprendente e indica que provienen del mismo ancestro común. En cierto modo, los humanos conservamos la «programación genética» para generar un veneno similar al de insectos, arañas y serpientes. 

Otro componente importante del veneno de nuestra protagonista (y de todos los insectos que pican) es la PLA2 o fosfolipasa A2.

Esta enzima destruye los fosfolípidos y uno de sus efectos es provocar una respuesta inflamatoria y dolorosa, al liberarse ácido araquidónico de las membranas celulares atacadas por el  veneno. La PLA2 es una de las responsables del dolor asociado a la picadura de una avispa.

Curiosamente, las abejas y avispas tienen una pequeña proteína llamada melitina, que acentúa la acción de la PLA2 y provoca un dolor intenso; esta proteína, al parecer, no se ha encontrado en el veneno de la avispa esmeralda (al menos no figura en los análisis más recientes).

Es posible que esto contribuya a que la picadura sea menos dolorosa, lo cual ayudaría a que su víctima no se revuelva contra ella y a que el veneno ejerza su efecto hipnótico.

Esto que ha mostrado tan sólo es la punta del iceberg.

En realidad, la composición de los venenos de insectos es muy compleja, contiene cientos de sustancias, muchas de ellas desconocidas, de modo que la acción del veneno es el resultado de todos ellos juntos. Muchas de éstas sustancias desconocidas podrían ser, algún dia, parte de tratamientos farmacológicos, lo que nos lleva a preguntarnos:

¿podría tener alguna utilidad éste veneno?

Alguien podría preguntarse: ¿esta mezcla de ampulexina y dopamina podría utilizarse para «zombificar» a los humanos, anular su voluntad y llevarlos donde uno quiera?. 

Es cierto que algunos componentes del veneno de avispa y abeja tienen potencial farmacológico.

Por ejemplo el mastoparán, péptido que se encuentra en el veneno de avispas comunes, puede tener uso terapéutico como antiviral, antitumoral o en el tratamiento de la enfermedad de Chagas, gracias a su efecto tripanocida.

La melitina, que provoca el dolor de la picadura de avispas y abejas, tiene efectos antitumorales muy prometedores. Poco a poco se van viendo más péptidos derivados del veneno de las avispas con actividad farmacológica, un campo de investigación reciente y que aún tiene que superar bastantes barreras.

Las temidas avispas, que no suelen despertar mucha simpatía, podrían ser una valiosa fuente de nuevos fármacos.

En el caso de las nuevas ampulexinas, es difícil que alguien pudiera usarlas de modo maligno para anular la voluntad en humanos. Hay que tener en cuenta que la avispa esmeralda inyecta el veneno directamente en el cerebro de la víctima, en una maniobra de precisión.

La anatomía y fisiología del cerebro humano posiblemente no permita que las ampulexinas actúen de esa forma y, si lo hicieran, para conseguir convertir a un humano en zombi, el cóctel ampulexina-dopamina y todas las proteínas necesarias para que funcione bien, no puede ser inyectado o ingerido, sino que debería ser liberado en una zona específica del cerebro con precisión.

Источник: http://www3.uah.es/chemevol/index.php/2019/11/14/venenos-el-arma-bioquimica-el-caso-de-la-avispa-esmeralda/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: