La capacidad visual de los fetos es mayor de lo que pensábamos

¿Pueden los fetos percibir rostros desde dentro del vientre materno?

La capacidad visual de los fetos es mayor de lo que pensábamos

Los médicos saben desde hace mucho que los bebés, incluso los recién nacidos, tienden a seguir con los ojos mucho más el movimiento de las personas que el de los objetos.

Más aún, el mayor interés lo muestran por los rostros humanos, sobre todo el de la madre. Sin embargo, no estaba claro desde cuándo el niño manifestaba esta tendencia.

¿Era algo aprendido durante los primeros días o semanas de vida? ¿O traen esa información ya desde antes de nacer?

¿Cómo influye el juego de los niños en la clase de adultos que serán en el futuro?

Un estudio reciente, realizado por científicos de la Universidad de Lancaster, en Reino Unido, ha venido a dar una respuesta a esta cuestión. «Hemos demostrado que el feto puede distinguir entre diferentes formas, y prefiere las que parecen un rostro humano por encima de aquellas que no lo parecen», ha señalado Vincent Reid, director de la investigación.

Para la experiencia, se utilizaron dispositivos de ultrasonido 4D (es decir, en las tres dimensiones del espacio y en tiempo real) de alta calidad, que permiten captar las reacciones y los movimientos de los bebés dentro del útero materno. Se analizaron los casos de 39 fetos en la semana 34 de la gestación.

Rostros que llaman la atención del feto

Lo que se expuso a los fetos no fueron rostros humanos, desde luego, sino dos patrones lumínicos distintos. El primer patrón era un triángulo equilátero conformado por tres puntos luminosos, dos de los cuales se hallaban alineados de forma horizontal y el tercero abajo.

Es decir, como si los dos primeros ocuparan los lugares de los ojos y el restante, el de la boca. El segundo patrón también era un triángulo, pero invertido: dos puntos alineados y el tercero arriba.

De esta forma, el primer patrón adquiría una semejanza con el rostro humano, mientras que el segundo no.

A partir de las reacciones y gestos del feto, los científicos establecieron que las probabilidades de que se mostrase interesado por la figura que parecía una cara duplicaban a las de la figura contraria.

A partir de este descubrimiento, los autores del artículo, publicado en la revista especializada Current Biology, descartan la idea de que los recién nacidos sigan con la vista los rostros humanos debido a un rápido aprendizaje después del parto.

¿De dónde surge esta capacidad, entonces? Los expertos apuntan dos posibilidades: que sea innata, o bien que se desarrolle a partir de las experiencias visuales dentro del propio útero.

El trabajo representó también una confirmación: la de que el feto puede reconocer luces a través de la pared uterina y, por lo tanto, tener experiencias visuales desde antes de nacer.

Pero los investigadores destacaron que no se debe intentar estimular al niño proyectando luz hacia la tripa de la mujer embarazada, ya que se puede hacer daño al feto.

Los investigadores realizaron pruebas previas para medir cuánta luz accede al útero, y la intensidad de la luz durante la experiencia, explicó Reid, estuvo regulada también en función del grosor del tejido materno. 

Factores perjudiciales para la visión del bebé

El desarrollo del sistema visual humano dentro del feto materno ofrece todavía muchos desafíos para los científicos.

Sobre todo, a partir del hecho de que todo ese desarrollo se produce -al igual que en el resto de mamíferos y que en pájaros y reptiles, los cuales tienen un periodo de gestación relativamente largo- sin depender de la experiencia sensorial, que llega solo en la fase final del proceso, tras el nacimiento.

Investigadores de la Universidad de Yale descubrieron que la configuración del sistema visual ocurre a partir de patrones espacio-temporales específicos de la actividad neuronal.

Estos patrones, conocidos como 'ondas retinianas', no dependen solo de la herencia genética, sino también de factores ambientales, uno de los cuales podría ser la exposición a la nicotina.

Es decir que entre los tantos posibles perjuicios de consumir tabaco durante el embarazo se cuentan las afecciones sobre el sentido de la vista del bebé en formación.

Lo que los recién nacidos pueden ver

Por supuesto, como estos y muchos otros estudios se han encargado de demostrar, la tradicional creencia de que los bebés al nacer carecían de capacidad visual es falsa.

Lo que sí ocurre es que durante las primeras semanas «no tiene la capacidad para enfocar a diferentes distancias», como apunta la Guía práctica para padres desde el nacimiento hasta los 3 años, editada por la Asociación Española de Pediatría (AEP).

Pero el niño fija la mirada en rostros cercanos, responde a los cambios de luz y comienza, poco a poco, a seguir con la vista el movimiento de las cosas o las personas.

De hecho, una investigación realizada por científicos suecos y noruegos, publicada en 2014 reveló que los bebés de entre 2 y 3 días puede reconocer no solo los rostros, sino también las expresiones faciales, siempre y cuando no se encuentren a más de 30 centímetros. Es decir, una distancia similar a la que separa las caras del bebé y su madre cuando esta lo amamanta. A una distancia de 60 centímetros la imagen ya se torna demasiado borrosa y el bebé ya no puede distinguir nada.

En torno al mes de vida, el seguimiento visual que el bebé hace de los objetos o personas en movimiento alcanza un ángulo de hasta 90 grados, y ya de 180 grados hacia los tres meses, cuando el niño descubre sus propias manos y, un poco después, los juguetes que sostiene con ellas.

Alrededor de los cuatro meses, comienza a distinguir colores, a enfocar a diferentes distancias y a cerrar los párpados cuando se le acerca algo rápido a los ojos, en lo que se llama el «reflejo de amenaza».

Si este reflejo no aparece a esta edad, se debe acudir a la consulta del pediatra.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

suscríbete a nuestros boletines

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Источник: https://www.eldiario.es/consumoclaro/madres_y_padres/pueden-percibir-bebes-rostros-vientre-materno_1_3202715.html

La capacidad visual de los fetos es mayor de lo que pensábamos

La capacidad visual de los fetos es mayor de lo que pensábamos

Desde hace años se sabía que los fetos pueden vislumbrar luces y sombras dentro del útero, es decir, que son capaces de ver antes de nacer. Pero ahora, un nuevo estudio, nos sorprende afirmando que su capacidad visual es mayor y empieza antes de lo que se creía.

Índice

  • ¿Cómo son las células del ojo?
  • El desarrollo de la retina

¿Cómo son las células del ojo?

Hasta ahora, se pensaba que las células sensibles a la luz en la retina en desarrollo, la delgada capa de tejido similar al cerebro en la parte posterior del ojo, eran simples interruptores de encendido y apagado, presumiblemente para establecer los ritmos de 24 horas, día y noche.

Sin embargo, los científicos de la Universidad de Berkeley (California), han encontrado evidencia de que estas células simples en realidad se comunican entre sí como parte de una red interconectada que le da a la retina más sensibilidad a la luz de lo que alguna vez se pensó, lo que puede mejorar la influencia de la luz en el comportamiento y el desarrollo del cerebro de maneras insospechadas (estudio).

En el ojo en desarrollo, tal vez el 3% de las células ganglionares, las células de la retina que envían mensajes a través del nervio óptico al cerebro, son sensibles a la luz y, hasta la fecha, los investigadores han encontrado seis subtipos diferentes que se comunican con varios lugares en el cerebro.

Algunos hablan con el núcleo supraquiasmático para ajustar nuestro reloj interno al ciclo día-noche. Otros envían señales al área que hace que nuestras pupilas se contraigan con luz brillante.

Pero otros se conectan con áreas sorprendentes: la perihabenula, que regula el estado de ánimo, y la amígdala, que se ocupa de las emociones.

En ratones y monos, la evidencia reciente sugiere que estas células ganglionares también se comunican entre sí a través de conexiones eléctricas llamadas uniones huecas, lo que implica mucha más complejidad en los ojos inmaduros de roedores y primates de lo que se imaginaba.

«Dada la variedad de estas células ganglionares que se proyectan a muchas partes diferentes del cerebro, nos preguntamos si juegan un papel en cómo la retina se conecta con el cerebro», dijo Marla Feller, profesora de biología molecular de UC Berkeley.

“Quizás no para circuitos visuales, sino para comportamientos no visuales.

No solo el reflejo pupilar de la luz y los ritmos circadianos, sino que posiblemente explican problemas como las migrañas inducidas por la luz o por qué la fototerapia funciona para la depresión».

 

El desarrollo de la retina

Las células, llamadas células ganglionares de la retina intrínsecamente fotosensibles (ipRGC), fueron descubiertas hace solo 10 años, sorprendiendo a aquellas como Feller que habían estado estudiando la retina en desarrollo durante casi 20 años.

Ella desempeñó un papel importante, junto con su mentora, Carla Shatz, de la Universidad de Stanford, al mostrar que la actividad eléctrica espontánea en el ojo durante el desarrollo, las llamadas ondas retinianas, es fundamental para configurar las redes cerebrales correctas para procesar las imágenes más adelante.

De ahí su interés en los ipRGC que parecían funcionar en paralelo con las ondas retinianas espontáneas en la retina en desarrollo.

«Pensamos que (los cachorros de ratón y el feto humano) eran ciegos en este punto del desarrollo y que las células ganglionares estaban allí en el ojo en desarrollo, conectadas al cerebro, pero que en realidad no estaban conectadas a gran parte del resto de la retina en ese momento. Ahora, resulta que están conectados entre sí, lo cual fue algo sorprendente”.

El otro autor de la investigación, Caval-Holme, combinó imágenes de calcio de dos fotones, registro eléctrico de células enteras, farmacología y técnicas anatómicas para mostrar que los seis tipos de ipRGC en la retina del ratón recién nacido se unen eléctricamente, a través de uniones vacías, para formar una retina. La red que encontraron los investigadores no solo detecta la luz, sino que responde a la intensidad de la luz, que puede variar casi mil millones de veces.

La detección de la iluminación ambiental en la retina en desarrollo antes de la maduración de los fotorreceptores convencionales está mediada por células ganglionares de la retina intrínsecamente fotosensibles (ipRGC) y es fundamental para impulsar varios procesos fisiológicos, incluida la aversión a la luz, los reflejos de luz pupilares y el fotoentretenimiento de los ritmos circadianos. Se desconocen las estrategias mediante las cuales los ipRGC codifican variaciones en la intensidad de la luz ambiental en estas edades tempranas.

Los circuitos de unión huecos fueron críticos para la sensibilidad a la luz en algunos subtipos de ipRGC, pero no en otros, proporcionando una vía potencial para determinar qué subtipos de ipRGC proporcionan la señal para comportamientos no visuales específicos que evoca la luz. «La aversión a la luz, que los cachorros desarrollan muy temprano, depende de la intensidad», lo que sugiere que estos circuitos neuronales podrían estar involucrados en el comportamiento de aversión a la luz, dijo Caval-Holme. «No sabemos cuál de estos subtipos de ipRGC en la retina neonatal realmente contribuye al comportamiento, por lo que será muy interesante ver qué papel tienen todos estos subtipos diferentes». Los investigadores también encontraron evidencia de que el circuito se sintoniza de una manera que podría adaptarse a la intensidad de la luz, lo que probablemente tenga un papel importante en el desarrollo. “En el pasado, las personas demostraron que estas células sensibles a la luz son importantes para cosas como el desarrollo de los vasos sanguíneos en la retina y la incorporación de luz de los ritmos circadianos, pero fueron una especie de respuesta de encendido / apagado, donde se necesita algo de luz o nada de luz”, explicó. «Esto parece argumentar que en realidad están tratando de codificar para diferentes intensidades de luz, codificando mucha más información de lo que la gente había pensado anteriormente».

Por lo tanto, la capacidad visual del feto es mayor de lo que se pensaba y, además, el desarrollo de la retina y de las conexiones entre el sistema de la vista y el cerebro empiezan antes de lo que se creía. 

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/semanas-embarazo/la-capacidad-visual-de-los-fetos-es-mayor-de-lo-que-pensabamos-11116

¿Cuánto ve el bebé? Desarrollo visual del niño

La capacidad visual de los fetos es mayor de lo que pensábamos

La visión de los niños se va desarrollando de forma progresiva a lo largo del tiempo y no será hasta los siete u ocho años aproximadamente cuando la vista se desarrolle por completo. Pero es que incluso dentro del útero, la vista empieza a funcionar y el feto ùede reaccionar ante una luz intensa aplicada directamente en la barriga de la madre.

El bebé al nacer no tiene su sistema visual plenamente desarrollado y de hecho no ve prácticamente nada. Posee un sistema inmaduro que se irá desarrollando a medida que la corteza cerebral reciba estímulos apropiados y más o menos simétricos de ambos ojos.

Desde el parto y durante la primera infancia se irán generando cambios cualitativos y cuantitativos en casi todas las estructuras oculares, más acusados en los primeros años de la vida. Es decir, muchas características oculares del recién nacido y del niño son muy diferentes del ojo del adulto.

Pasos en el primer año de desarrollo visual

Los principales hitos del desarrollo visual en los niños a los largo de los doce primeros meses son:

  • Distingue siluetas apenas entre los 20-30 centímetros y solo ve sombras, probablemente en blanco, gris y negro.

  • Parpadea ante una luz brillante (pocos días tras el nacimiento).

  • Intenta evitar objetos que se acercan a su cara (tres semanas).

  • Contacto directo (fijo) con la madre (hacia las 4-6 semanas).

  • Interés por objetos brillantes y puntos luminosos (hacia los dos meses).

  • Entre los dos y tres meses empieza a distinguir colores, especialmente el rojo que contrasta con otros. Empieza a desarrollarse el alineamento ocular, aunque este no estará completamente desarrollado hasta los seis meses.

  • A los cuatro meses aprende a mover sus ojos con independencia de la cabeza, sigue los objetos que movemos delante de ellos. Perciben más variedad de colores. Empieza a enfocar mejor. Reconoce cada vez más rostros.

  • Entre los cinco-seis meses se van coordinando los movimientos oculares y los de las manos, puede coger juguetes…

  • Los movimientos oculares no conjugados que hacen que crucen los ojos y se pongan bizcos suelen desaparecer alrededor de los cuatro meses, es un fenómeno normal relacionado con la inmadurez del sentido visual,porque los bebés pequeños no ven bien de lejos y sucede al intentar enfocar.

  • A los seis meses el bebé puede fusionar las dos imágenes retinianas de un objeto obteniendo una visión binocular única y en en tres dimensiones, lo que quiere decir que ya podría calcular a qué distancia se encuentra cada objeto en el entorno. Si a esta edad sigue bizqueando, conviene ir al pediatra.

  • Al año el cálculo de distancias es eficaz y ha mejorado considerablemente la coordinación entre los ojos y las manos y el cuerpo. A esta edad también se han desarrollado destrezas como la memoria visual y la discriminación visual.

Grandes cambios que hay que vigilar

Si ponemos cifras a lo que ve el bebé, tendríamos más o menos que al mes su capacidad visual respecto a la de un adulto es de un 5%; a los dos-cuatro meses el 20%; al año ve el 30%-40% de un adulto, sobre el 50% a los tres años… No será hasta unos cuantos años más tarde, sobre los siete-ocho años de edad, cuando alcance el 100% de la capacidad.

El conocido como «periodo crítico del desarrollo visual» sucede entre los dos y tres meses, por eso es importante realizar a esta edad una evaluación clínica de los atributos visuales por parte del pediatra.

Cualquier alteración que suceda durante el período de maduración puede dejar secuelas, como incapacidades visuales permanentes. Y esas alteraciones pueden pasar desapercibidas.

Por eso, no dejes pasar las revisiones del niño, y si notas que alguno de los «hitos» que hemos mencionado anteriormente no se van cumpliendo en tu bebé, consulta al pediatra. Es importante diagnosticar y tratar a tiempo estos problemas. Por eso hemos de estar atentos a cualquier síntoma que pueda indicar problemas en la vista.

En definitiva, desde que el bebé está en el vientre materno y hasta los siete u ocho años está desarrollando la vista en un proceso complejo pero natural.

La capacidad visual del niño va creciendo paulatinamente y, aunque muchos factores influirán para que su vista esté perfecta o no, lo importante es estar pendientes de cómo ve nuestro hijo para, en la medida de lo posible, facilitar ese completo desarrollo.

Fotos | Thinkstock
En Bebés y más | La estimulación del bebé comienza en el vientre materno, Dolores de cabeza frecuentes en los niños: pueden ser de origen visual, Menos revisiones oculares, más problemas de visión en los niños

Источник: https://www.bebesymas.com/desarrollo/cuanto-ve-el-bebe-desarrollo-visual-del-nino

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: