La edad de las preguntas

La edad de las preguntas

La edad de las preguntas

A partir de los 3 años, llega la temida etapa en la que tu hijo no parará de hacerte preguntas: “¿Por qué llueve?, ¿por qué ladra el perrito?, ¿por qué el cielo es azul?” Preguntas y más preguntas que, respondas lo que respondas, nunca tendrán fin, hasta hacerte perder la paciencia y acabar agotado

Indice

¿Por qué preguntan los niños tanto?

La mayoría de los niños inicia la etapa de las preguntas hacia los 3 años. Para los psicólogos, estos continuos “¿por qué?” muestran un desarrollo adecuado.

Manifiestan su curiosidad por el mundo que les rodea y que poco a poco están descubriendo.

Todo les desconcierta, incluso desde antes de hablar muestran esta curiosidad llevándose los objetos a la boca, tocando todo lo que les rodea…

Otro de los motivos que les lleva a preguntar constantemente es el hecho de apropiarse de una nueva herramienta: el lenguaje. Para ellos es algo nuevo y quieren practicar con él: imitan la entonación, el ritmo de las frases, las nuevas palabras… Por eso muchas veces lanzan un arsenal de preguntas de las que ni siquiera esperan contestación.

Pero la razón más importante es ordenar su mundo. En su mente todo tiene un origen y una finalidad, las cosas inanimadas funcionan como las personas y para ellos no existe la casualidad, todo tiene que tener un motivo. Se dirigen a sus padres porque necesitan un intermediario que les explique la nueva realidad que van conociendo. Y de la calidad y disponibilidad de esos guías dependerá en gran medida el modo en que el niño se relacione con el mundo durante toda su vida.

Responder de manera adecuada

Aunque a veces acabes harto de sus continuas preguntas (para las que muchas veces ni siquiera tendrás respuesta) es esencial que le dediques tiempo y seas paciente con él, respondiendo a sus preguntas sin ignorarlo, ridiculizarlo o castigarlo.

No hay que obsesionarse con encontrar la respuesta precisa, ni tampoco complicadas explicaciones científicas. Lo mejor es responder con naturalidad y sentido común, con un lenguaje apropiado a la edad del niño. Lo importante es que sepa que las preguntas tienen respuesta, que él puede buscarla y que nosotros le apoyamos.

Siempre que podamos, aprovecharemos sus preguntas para introducir nuevas palabras y conceptos.

Si el niño nos pregunta “¿Por qué funcionan los coches?”, todavía no podremos introducirle en los secretos de la mecánica, pero es una buena ocasión para iniciarle en nociones como “rueda”, “conductor”, “velocidad” o “gasolina”, con lo que se favorece su capacidad de observación y se enriquece su vocabulario.

Claro que no siempre podemos estar disponibles para el juego de las preguntas, y a veces tenemos derecho a estar agotados. Entonces es lícito decir: “Espera a que acabe con esto y después te contesto a todas las preguntas”, o “Bueno, unas preguntas más y lo dejamos para mañana”. Lo importante es dejar abierta la línea de comunicación y no transmitirle que sus preguntas nos desagradan.

 

Dedicar tiempo a cada respuesta

Lo fundamental es sacar tiempo para él y fomentar la comunicación entre ambos, sea cual sea la respuesta que das a sus preguntas. Está demostrado que esta inquietud favorece su desarrollo y el establecimiento de un vínculo comunicativo muy importante.

Según un estudio reciente hecho en España por el Ministerio de Asuntos Sociales, una de las causas que más afectan a la comunicación entre padres e hijos es la falta de tiempo.

Uno de cada cuatro padres varones y la mitad de las madres cree que dedica poco tiempo a sus hijos.

Además, muchos expertos reconocen que no es necesario que los niños resuelvan todos los enigmas que se plantean, algunas preguntas pueden quedar sin contestación, lo que les hará seguir indagando a medida que crezcan.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/psicologia-infantil/la-edad-de-las-preguntas-886

Preguntas y respuestas sobre sexo

La edad de las preguntas

  • Tamaño de texto más grande

Responder a las preguntas de sus hijos sobre el sexo es una de las responsabilidades que más temen muchos padres. Y a padres que en otras cuestiones se sienten seguros de sí mismos se les suele trabar la lengua y suelen sentirse incómodos cuando les toca hablar de la pubertad y «de dónde vienen los bebés».

Pero el tema del sexo no debe evitarse. Los padres pueden fomentar el desarrollo de sentimientos saludables sobre el sexo si responden a las preguntas de sus hijos de una forma adecuada para su edad.

¿Cuándo empiezan los niños a desarrollar la curiosidad por su cuerpo?

Desde muy pequeños, a los niños les interesa aprender cosas sobre sus propios cuerpos. Perciben las diferencias existentes entre niños y niñas y sienten una curiosidad natural al respecto.

Los niños de uno a dos años se tocan los genitales a menudo cuando están desnudos, como cuando los bañan o les cambian los pañales. En esta etapa del desarrollo, todavía no han desarrollado el pudor.

Este tipo de comportamiento no debe considerarse una actividad sexual propia de los adultos sino una muestra de la curiosidad natural y completamente normal propia de los niños.

Por lo tanto, tal y como afirma la Academia Americana de Pediatría (AAP), este tipo de comportamiento no merece reprimendas ni castigos.

Entonces, ¿qué debería hacer cuando su hijo pequeño empieza a tocarse los genitales? Cada familia enfoca este tema de una forma diferente, en función de sus valores, lo cómodos que se sienten tratando este tipo de cuestiones y su estilo.

Pero deberá tener en cuenta que la forma en que usted reaccione a la curiosidad de su hijo le indicará al pequeño si esas acciones son «aceptables» o «vergonzosas».

Los niños pequeños que reciben reprimendas por este tipo de comportamiento y a quienes les hacen sentirse mal por tener una curiosidad completamente normal pueden obsesionarse con sus partes íntimas o bien avergonzarse de ellas.

Algunos padres prefieren ignorar las conductas de autoexploración de las partes íntimas o reorientar la atención del niño hacia otra cosa. Otros prefieren transmitir a su hijo la idea de que, a pesar de que sea agradable explorarse esas partes, se trata de algo íntimo y que no está bien explorárselas en público.

¿Es correcto utilizar apodos para designar las partes íntimas?

Cuando un niño tiene alrededor de tres años, sus padres pueden decidir utilizar las palabras anatómicas correctas para referirse a las partes íntimas.

Es posible que suenen algo médicas, pero no hay ningún motivo para no utilizar la palabra adecuada cuando el niño es capaz de pronunciarla. Estas palabras (pene, vagina, etc.) se deben decir con naturalidad.

De este modo, los niños aprenden a utilizarlas con total normalidad, de forma directa y sin vergüenzas.

De hecho, esto es lo que hace la mayoría de los padres. Una encuesta Gallup mostró que el 67% de los padres utilizan los nombres reales para referirse a las partes íntimas masculinas y femeninas.

¿Qué se le dice a un niño muy pequeño cuando pregunta «de dónde vienen los bebés»?

Dependiendo de la edad que tenga el niño, puede decirle que el bebé crece en el interior de un huevo que está dentro de la panza de su mamá, mientras se señala el vientre, y sale por un lugar especial llamado vagina. No es necesario explicar la conducta de hacer el amor de los padres porque muchos niños pequeños no entienden el concepto.

De todos modos, puede decirle a su hijo que, cuando un hombre y una mujer se quieren mucho, les gusta estar muy cerca entre sí. Puede explicarle que el esperma del hombre se une al huevo de la madre y entonces el bebé empieza a crecer.

La mayoría de niños de menos de seis años aceptan este tipo de respuestas. Los libros sobre el tema adaptados a la edad del niño también pueden ser de gran ayuda.

Responda a las preguntas de su hijo de una manera directa y con naturalidad y probablemente averiguará que el pequeño queda satisfecho si recibe un poco de información cada vez.

¿Qué debería hacer si encuentra a su hijo «jugando al médico» con otros niños y enseñándose las partes íntimas entre sí?

Los niños de tres a seis años son los más proclives a «jugar al médico». Muchos padres reaccionan de forma desproporcionada cuando presencian u oyen hablar sobre este tipo de comportamiento.

Regañar duramente no es el modo de afrontarlo. Y los padres no deben malinterpretarlo como un signo que llevará a conductas promiscuas en el futuro.

Lo más frecuente es que la mera presencia de uno de los padres baste para interrumpir el juego.

Es posible que usted prefiera reorientar la atención de su hijo hacia otra actividad sin armar ningún escándalo. Más adelante, siéntese con su hijo para hablar. Explíquele que, aunque usted entiende su interés por el cuerpo de sus amigos, generalmente se espera que la gente mantenga su cuerpo cubierto en público. Así, le marcará límites a su hijo sin hacer que se sienta culpable.

Está también es una edad adecuada para empezar a hablar a los niños sobre las distintas maneras en que alguien puede tocarles el cuerpo. Explíquele que su cuerpo sólo le pertenece a él y que tiene derecho a la intimidad.

Nadie, ni siquiera un amigo o familiar, tiene derecho a tocar sus partes íntimas.

De todos modos, como señala la AAP, se le debe indicar que existen dos excepciones a esta regla: cuando un padre intenta encontrar el origen de un malestar o dolor ubicado cerca del área genital y durante las revisaciones físicas que realizan los médicos.

Su hijo debe saber que, si alguien lo toca de una forma que le resulta extraña o molesta, debe decirle que pare y luego informarle a usted. Dígale que usted quiere enterarse de cualquier cosa que le haga sentirse mal o incómodo.

¿Cuándo deberían sentarse padre e hijo para tener la «gran charla» sobre el sexo?

La «gran charla» sobre el sexo es cosa del pasado. Aprender cosas sobre el sexo no es algo que deba ocurrir en una sola sesión.

Se trata de un proceso gradual, en el que los niños van a prendiendo, a lo largo del tiempo, lo que necesitan saber.

Las preguntas se deben responder cuando surgen a fin de que la curiosidad natural de los niños se vaya satisfaciendo conforme estos vayan madurando.

Si su hijo no pregunta nada sobre el sexo, no se limite a ignorar el tema.

Cuando tenga unos cinco años, puede empezar a presentarle libros que enfocan la sexualidad de una forma evolutivamente apropiada, es decir, con un lenguaje adaptado al nivel de comprensión del niño.

Los padres suelen tener problemas para encontrar las palabras adecuadas, pero existen muchos libros excelentes sobre el tema que les pueden ayudar.

¿A qué edad se debe hablar a las niñas sobre la menstruación?

Las niñas (¡y los niños!) deben estar informados sobre la menstruación en torno a los ocho años. Se trata de un tema que interesa mucho a las niñas. En el colegio también les facilitarán información sobre el período menstrual y existen cuadernos y libros de carácter didáctico que pueden ser de gran ayuda.

Muchas madres comparten su propias experiencias personales son sus hijas, incluyendo el momento en que les vino la menstruación, cómo se sintieron y que, como ocurre con muchas cosas, al cabo de un tiempo, constataron que tampoco era para tanto.

¿A partir de qué edad se debería restringir el hecho de ir desnudo por casa?

Las familias fijan sus propios criterios en lo que se refiere al hecho de ir desnudo, el pudor y la intimidad, y estos criterios varían de forma considerable entre familias y entre distintas partes del mundo. Aunque los valores de cada familia sean diferentes, la intimidad es un concepto importante que todos los niños deben aprender.

Los padres deberían explicar los límites relacionados con la intimidad del mismo modo en que explican los límites relacionados con las demás normas domésticas: con naturalidad, a fin de que los niños no terminen asociando la intimidad con la culpa o el secreto. Por lo general, su hijo aprenderá a partir de los límites que usted le establezca y del modo en que se comporten los adultos de su familia.

¿En qué medida pueden depender los padres del colegio para educar a sus hijos sobre el sexo?

Los padres deben iniciar el proceso de educación sexual de sus hijos mucho antes de que los niños inicien este tipo de enseñanza en el colegio. El momento en que se introduce la educación sexual formal en el colegio varía enormemente entre centros educativos; muchos empiezan en quinto o sexto de primaria y hay algunos que no imparten este tipo de educación.

Los temas que se tratan en las clases de educación sexual incluyen la anatomía, las enfermedades de transmisión sexual (ETS) y el embarazo. Lo que explican los profesores y el momento en que lo explican varía considerablemente de un colegio a otro. Es posible que le interese informarse sobre el currículo del centro escolar de su hijo para evaluarlo usted mismo.

Cuando un niño adquiere información sobre cuestiones sexuales, sea en el colegio o fuera del colegio, lo más probable es que le surjan muchas preguntas. Realmente, el sexo es un tema sobre el que se pueden tener muchas confusiones.

De ahí que los padres deben estar abiertos a dialogar con sus hijos y a contestar sus preguntas cuando éstos lleguen a casa.

Esto es especialmente cierto si usted desea que su hijo entienda la sexualidad en el marco de los valores de su familia.

Los cambios que tienen lugar en el cuerpo y las cuestiones relacionadas con la sexualidad son una parte importante del desarrollo humano. Si tiene preguntas sobre cómo hablarle a su hijo al respecto, pídale sugerencias a su pediatra.

Revisado por: Steven Dowshen, MD

Fecha de revisión: agosto de 2014

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/sex-esp.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: