La higiene en la cocina

La higiene en la cocina

La higiene en la cocina

La cocina –junto con el baño- es una de las zonas húmedas de la casa, por lo que concentra un mayor número de bacterias y precisa de una higiene más escrupulosa.

Además, es el lugar donde se manipulan los alimentos, y una mala higiene puede afectar directamente a nuestra salud y la de nuestra familia.

Conocer los puntos críticos de la cocina y saber cómo tratarlos es fundamental para evitar infecciones

– Trastornos y riesgos para la salud

– Nuevos roles de los usuarios

– Diseño y disposición del espacio

– Manipulación y conservación de los alimentos

– Hábitos

– Uso y ubicación de los electrodomésticos

– Disposición del mobiliario

– Reacciones químicas y emisiones

– Humedad

– Integración de otras actividades en el mismo espacio

– Residuos orgánicos y no orgánicos

– Convivencia con animales de compañía

– Uso y manejo de accesorios de cocina

– Iluminación

– Ruido

– Confortabilidad térmica

Puntos críticos en la cocina

1. Área de manipulación

– Fregadero: Es uno de los puntos húmedos de la cocina por lo que hay que extremar las precauciones para evitar que se acumulen las bacterias. Nunca dejes restos de comida en él y sécalo después de usarlo.

– Utensilios (cazos, espumaderas, cucharones, etc.): No debes olvidar limpiar los utensilios cada vez que cambies de alimento, para eliminar los posibles gérmenes que haya dejado el anterior.

– Encimera: Es imprescindible que esté fabricada con elementos fáciles de limpiar y desinfectar, además de ser resistentes a la corrosión u otro tipo de alteración que afecte a su estructura. Elimina siempre los restos de comida y seca bien la superficie.

– Cuchillos: Aunque las bacterias se eliminen al cocer la comida, si cortamos una pechuga de pollo contaminada y sin lavar el cuchillo lo usamos para cortar un tomate, estaremos traspasando la infección. Por eso debes lavar el cuchillo siempre que cambies de alimento.

– Tabla de cortar: Las tablas, así como los paños y las bayetas, son propensas a la contaminación y tienen un elevado riesgo de propagar infecciones. Por eso, debes lavar y secar la tabla cada vez que cortas un alimento diferente y cambiar los paños y las bayetas muy a menudo, así como mantenerlos siempre lo más secos posibles.

2. Área de almacenamiento

– Nevera: La temperatura óptima a la que debe estar es de 1 ºC a 4 ºC.

A la hora de distribuir los alimentos, siempre deben estar los cocinados en la parte superior y los crudos en la inferior, para evitar los goteos (al descongelarse, por ejemplo).

Es importante no llenar la nevera excesivamente para que el frío se distribuya manteniendo las temperaturas de seguridad. También se debe limpiar a menudo, para evitar que se acumulen bacterias en la comida.

– Congelador: Siempre ha de estar por debajo de los -18 ºC. Lo conveniente es que todos los alimentos estén en recipientes etiquetados con su fecha de caducidad. Es importante limpiarlo de vez en cuando para evitar que se acumule hielo.

– Tiradores: No olvides limpiar los tiradores cuando hagas lo propio con los armarios. Los posibles restos de comida en las manos se pueden quedar ahí y convertirse en foco de gérmenes.

3. Residuos

– Basura: Los residuos son la fuente de contaminación más importante debido a su riqueza en materia orgánica. Es el área de más alto riesgo por lo que hay que ser muy meticulosos con su limpieza. Cambia las bolsas todos los días, aunque no estén totalmente llenas, ¡y no te olvides de reciclar!

Además, el cubo deberá estar siempre tapado y una vez vaciado, deberá limpiarse y desinfectarse convenientemente.

Aunque la cocina no es un juego, sí es cosa de niños

La cocina es uno de los espacios donde más horas pasan los niños, tanto para comer como para hacer otras actividades mientras sus padres cocinan, planchan, lavan… Pero también es uno de los principales focos de contaminación, y los niños son más susceptibles a los agentes insalubres, puesto que su sistema inmunitario aún no está totalmente desarrollado. Esto les hace más propensos a padecer algún tipo de toxiinfección alimentaria causada por las posibles bacterias con las que pueden entrar en contacto. Los padres deben, por tanto, enseñar y cumplir unos hábitos de higiene, para que creen unas rutinas de comportamiento en los más pequeños en la cocina. De esta manera los interiorizarán y los mantendrán de adultos. Los niños también son usuarios de las cocinas y de los alimentos que allí se preparan y por esta razón, nuestra actitud y ejemplo influirá en su salud presente y será la base de su actitud futura frente a los alimentos y su manipulación.

Las 10 claves para la Higiene en la Cocina

1. Comprar siempre alimentos con garantía de calidad en establecimientos de confianza.

2. No romper la cadena del frío.

3. Mantener la nevera siempre limpia y en óptimas condiciones.

4. Extremar las precauciones en la congelación.

5. Descongelar de forma controlada y nunca volver a congelar.

6. Higienizar los alimentos no cocinados, ya que un alimento fresco no significa alimento limpio.

7. Evitar las recontaminaciones de los alimentos ya higienizados, utilizando la cocción para destruir los gérmenes.

8. Evitar las contaminaciones cruzadas: el paso de microorganismos de un alimento a otro a través de utensilios o superficies.

9. Extremar la higiene personal. Las manos son un instrumento más.

10. Disponer y mantener los utensilios, las superficies y el mobiliario de la cocina en óptimas condiciones de higiene.
 

Congelación

Definición:

La piel y los tejidos subyacentes se congelan en cualquier persona que esté expuesta al frío intenso durante muchas horas (por ejemplo en la alta montaña). Las áreas más frecuentemente afectadas son manos, pies, nariz y orejas.

Tratamiento:

Abrigar al accidentado o envolverlo en mantas. Calentar las partes afectadas sumergiéndolas en agua tibia (25º C) o cubriéndolas con una toalla caliente durante 30 minutos. Si la piel recobra el color, colocar un apósito y cubrirlo todo con un vendaje. Acudir a urgencias.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/seguridad-infantil/la-higiene-en-la-cocina-798

Las medidas de seguridad e higiene en la cocina frente al coronavirus

La higiene en la cocina

La higiene en la cocina siempre es importante, y en momentos extraordinarios como la crisis del coronavirus que estamos viviendo es completamente esencial. La manera en la almacenamos los alimentos, los cocinamos o incluso cómo los transportamos puede tener un efecto. Cómo limpiamos nuestra cocina, con qué productos y qué materiales también es algo a tener en cuenta.

Hablamos con la microbióloga Maite Pelayo, experta en seguridad alimentaria del Instituto Silestone, sobre qué buenos hábitos de higiene en la cocina debemos adoptar y qué factores y comportamientos implican más riesgos para nuestra salud, especialmente en momentos vulnerables.

El proceso empieza desde el momento el que vamos a la compra ya que «elegimos el sitio dónde comprar y qué productos nos llevamos». Estos, explica la profesional, deben estar siempre bien almacenados, empaquetados y etiquetados.

Un error muy común es, una vez llegamos a casa, poner las bolsas en la compra en la encimera, algo con lo que debemos tener mucho cuidado.

«Siempre deberíamos colocarlas en el suelo de la cocina, porque han estado en el suelo del súper o en el maletero del coche, por lo que la bolsa ha podido contaminarse», apunta Maite Pelayo, que advierte que este tipo de acciones son «poco higiénicas» ya si contaminamos una superficie como la encimera y luego colocamos los alimentos encima sin antes desinfectarla «estaremos incurriendo en una contaminación cruzada». También explica que una vez coloquemos cada alimento en su sitio deberíamos higienizar la bolsa: debemos lavarla en la lavadora y secarla bien.

Limpiar y desinfectar nuestra cocina

Es importante hacer una diferenciación entre la limpieza y la desinfección. Lo primero sería retirar restos de suciedad, comida y grasa de una cocina y que pueden funcionar como soporte para el crecimiento de ciertos microorganismos.

La desinfección es el siguiente paso, en el que se eliminan estos posibles microorganismos que nos pueden dañar.

«Una cosa sin la otra no tiene sentido, siempre van a ir juntos», apunta la microbióloga que añade que los productos de limpieza que utilizamos para limpiar la cocina cumplen ambas funciones.

La buena higiene de la cocina (superficie, recipientes, electrodomésticos, utensilios…) es una herramienta de protección frente a cualquier infección, cosa que tener en cuenta siempre y que ahora mismo es esencial.

Lo primero que explica la profesional es que los limpiadores de cocina, los limpiadores generales, el detergente o el jabón de alguna manera «deshacen las grasas y también atacan los posibles microorganismos que estén presentes en esas superficies porque deshace esas barreras que tienen de protección», por lo que no necesitamos nada extraordinario para mantener una seguridad en nuestra cocina.

Asimismo, explica la importancia de elegir bien los materiales en la encimera y utensilios de la cocina, ya que por ejemplo la madera, dado que es porosa o que se raya con facilidad, de alguna manera crea «esos hábitats en los que los microorganismos pueden desarrollarse y donde los limpiadores no llegan».

Agua templada y reposo

A la hora de ir a limpiar la encimera, la experta en seguridad alimentaria recomienda seguir el siguiente proceso: en primer lugar debemos retirar las suciedades, restos de comida y grasas; después, con agua templada, utilizar un limpiador y frotar; no retirarlo inmediatamente si no dejarlo uno o dos minutos; cuando haga efecto aclarar con agua templada y, por último secar la superficie. «Si dejamos humedad, esos posibles microorganismos van a tener un buen ambiente para volver a reproducirse. El paso final es importante», comenta.

La higienización de las herramientas que utilizamos para limpiar y desinfectar también es fundamental. Aunque el papel es la opción más segura, también es la más contaminante, por lo que es necesario encontrar un equilibrio.

Dice Maite Pelayo que una sesión de cocinado «podemos usar el mismo trapo e ir aclarando y limpiando a medida que lo vamos utilizando con agua y jabón».

Explica que los trapos, que utilizamos para la limpieza de superficies y también de las manos, son una fuente de contaminación cruzada, es decir entre alimentos que ya estaban higienizados porque ya estaban cocinados y no. «Hay que tener cuidado e ir reponiendo estos trapos en cada sesión de cocina. Un lavado en lavadora es totalmente eficaz», dice.

Almacenamiento separado en la nevera

En el caso de las bayetas y estropajos debemos tener en cuenta que son utensilios que limpian, pero que tienen una carga de microorganismos que poco a poco se van añadiendo. «Los estudios dicen que hay que limpiarlos frecuentemente y reponerlos cada semana», comenta la profesional.

Por último, es importante limpiar la nevera de manera periódica y tenerla a la temperatura correcta, ya que los alimentos necesitan mantenerse a cierta para conservarse.

«Al colocarlos es importante que no entren en contacto alimentos crudos y cocinados, ya que se puede dar una contaminación cruzada», explica la microbióloga que recomienda colocar los alimentos cocinados en la parte superior y los crudos en la inferior, para evitar, en caso de goteos, que se contamine el alimento cocinado.

Asimismo, explica que debemos conservar todo el recipientes cerrados, y almacenarlos de tal manera que los productos antiguos estén más visibles para consumirlos antes.

Ver los comentarios

  • Higiene
  • Cocina
  • Coronavirus
  • Seguridad E Higiene
  • Nutrición

-36%28€18€Teatro Bellas ArtesCupones MyProteinVer Descuentos ABC

Источник: https://www.abc.es/bienestar/alimentacion/abci-medidas-seguridad-higiene-cocina-frente-coronavirus-202003120410_noticia.html

Medidas de seguridad en la cocina

La higiene en la cocina

La seguridad en la cocina es fundamental para la preparación y cocción de los alimentos, ya sea en restaurantes, en casa, o en cualquier lugar donde los prepares.

Tener en cuenta la limpieza y comprender los peligros presentes pueden ayudarte a evitar accidentes y enfermedades derivadas de la higiene en la preparación de alimentos.

Algunas pautas que deberás tener en cuenta para esto serán: 

E-book Gratis: Técnicas culinarias Conoce aquí las técnicas que necesitas para ser un chef experto Quiero mi E-book Gratis

  1. Una higiene personal adecuada, incluido el lavado frecuente de manos y brazos.
  2. Limpieza y desinfección adecuada de todas las superficies y utensilios en contacto con alimentos, así como también del equipo de alimentos.
  3. Buen mantenimiento y limpieza básica del lugar.
  4. Almacenamiento de alimentos durante el tiempo adecuado y a temperaturas seguras.

Buenas prácticas de sanidad en la cocina 

El saneamiento de la cocina se refiere a aquellas medidas favorables que tomas para prevenir enfermedades y proteger la salud de tu familia o de tus clientes si tienes un restaurante o negocio de comidas.

 Su importancia radica en que muchos de los alimentos que comes, carnes y otros productos agrícolas, pueden contener microbios que afectan el organismo si son tratados de la forma incorrecta; así como su fácil contaminación.

Almacenamiento de alimentos

Si conservas los alimentos correctamente, seguro evitarás pérdidas, sobre todo cuando en tu restaurante tienes horarios especiales. Este almacenamiento es vital en la higiene y seguridad en tu cocina. Para hacerlo, sigue las siguientes recomendaciones:

  1. Mantén la temperatura de tu refrigerador por debajo de 40 grados y el congelador por debajo de cero. 
  2. Envuelve la carne de forma segura para evitar el goteo sobre otros alimentos.
  3. Usa los alimentos enlatados antes de las fechas de vencimiento.  

Es fundamental evitar el contacto entre los alimentos y el aire, así que asegúrate de guardarlos siempre en recipientes con tapa o cubiertos con film transparente, especialmente cuando aún están calientes. Si tienes un restaurante, procura usar un refrigerador que permita una temperatura constante interna, incluso con los cierres y aperturas frecuentes. 

En el caso de la descongelación de los alimentos, estos deben realizarse directamente en el refrigerador para evitar el crecimiento de bacterias provocadas por cambios bruscos de temperatura. La recomendación es que tu cocina esté equipada para brindar el microclima perfecto y mantener la temperatura y el contenido de humedad de los alimentos.

En la cocción y mantenimiento de alimentos 

Los alimentos deben servirse a una temperatura de al menos 70° C. La zona de peligro es aquella cuando las bacterias se multiplican rápidamente y se encuentra entre los 15°C y 55 ° C.

Uso correcto de utensilios en la cocina

Para evitar que utensilios calientes se resbalen o se derramen, usa las herramientas adecuadas:

  • Usa herramientas con agarraderas si tiene dificultades para agarrar firmemente las ollas u otros utensilios. 
  • Utiliza pinzas para manipular productos grandes y firmes. Cuando lo hagas con artículos calientes, agárralos firmemente y ten cuidado con las salpicaduras de aceite o agua.
  • Cuando uses herramientas que tienen bordes afilados y careces de experiencia, úsalos lentamente hasta que lo domines. Por ejemplo, los ralladores, tienen el potencial de cortar dedos o manos si los usas mal o estás distraído.
  • Mantén los utensilios limpios para evitar la contaminación de los alimentos. Cuando te seques las manos o guardes los utensilios afilados, observa dónde lo ubicas para prevenir accidentes.

La seguridad en los cuchillos

El uso apropiado de un cuchillo puede ayudar a prevenir lesiones graves, evitarlo dependerá de seguir las siguientes instrucciones:

  • Siempre manipula los cuchillos con precaución.
  • Al tomar un cuchillo, asegúrate de sostenerlo únicamente, evita estar distraído.
  • Mantén los cuchillos afilados para evitar esfuerzos al cortar, rebanar o cortar en cubitos. Es más probable que un cuchillo sin filo se resbale y cause una lesión. Por otro lado, dado el caso de cortarte, el afilado provocará un corte más limpio, más fácil de cuidar y cicatrizar.
  • Al cortar objetos redondos, corta un lado para que quede plano y luego coloca ese lado hacia abajo sobre la tabla de cortar. De esta manera, puedes estabilizar cualquier elemento que estés cortando.
  • Sujeta el mango del cuchillo firmemente y coloca la otra mano sobre el cuchillo para evitar cualquier contacto con la hoja. En ese sentido, nunca trates de atraparlo si se te cae.

Utiliza un cuchillo adecuado para evitar lesiones.  Recuerda que tu receta determinará el mejor cuchillo para el trabajo. Algunos de los que puedes usar son:

  1. Cuchillo del chef para picar y cortar grandes cortes de carne.
  2. Cuchillo dentado para rebanar pan, tomates o piña.
  3. Cuchillo para mondar para  pelar frutas, rebanar frutas / verduras pequeñas.
  4. Una cuchilla especial para cortar huesos o cortes grandes de carne.
  5. Cuchillo deshuesador para el fileteado de pescado o deshuesado de pollo.

Higiene en la manipulación de alimentos

Los procedimientos de limpieza del Código de Alimentos de 2009 de la FDA, de Estados Unidos, recomiendan que los empleados de alimentos se laven las manos y las partes expuestas de los brazos.

Incluidos los dispositivos protésicos, durante al menos 20 segundos con un compuesto de limpieza en un lavamanos.

Posterior a ello, evitando volver a contaminar sus manos o prótesis después de lavarse, los empleados deben utilizar toallas de papel desechables cada vez que toquen superficies como manijas de grifos y manijas de puertas de baños.

Lávate las manos antes de preparar la comida o involucrarte con algún alimento

E-book Gratis: Técnicas culinarias Conoce aquí las técnicas que necesitas para ser un chef experto Quiero mi E-book Gratis

Procura siempre lavarte bien las manos con agua y jabón antes de preparar una comida.

Recuerda que, a lo largo del día, son ellas quienes entran en contacto con una variedad de bacterias y virus que pueden causar enfermedades. Realizar un lavado correcto reduce el riesgo de propagar enfermedades.

Para hacerlo recuerda:

  1. Lávalas minuciosamente con jabón y agua caliente después de tocar los alimentos y antes de realizar la siguiente función de trabajo. 
  2. Sécate siempre las manos con una toalla limpia. 
  3. Adicional a esto tu cabello también puede contener gérmenes, así que manténlo recogido y usa una redecilla.

Mantén las superficies de contacto limpias

Mantén las superficies de contacto limpias

Recuerda que es imprescindible la limpieza y desinfección adecuada de todas las superficies de contacto y los utensilios, según los expertos en higiene alimentaria, ya sea en tu casa y restaurante; debido a que los residuos de alimentos generalmente pueden quedar atrapados en lugares como las grietas del mostrador y entre los dientes de las horquillas. Las instalaciones y equipos insalubres pueden ser fuente de propagación de organismos nocivos para alimentos y salud de las personas. En el caso de las cucarachas, moscas, ratones y demás plagas, pueden propagar enfermedades en la contaminación de los alimentos, equipos, utensilios y demás en la zona de la cocina. 

Evita la contaminación cruzada 

Procura evitar la preparación de carne cruda y frutas o verduras crudas en la misma superficie al mismo tiempo, esto con el objetivo de disminuir la probabilidad de la contaminación cruzada y de generar una transferencia microbiana. Por ejemplo,limpia o corta las carnes en diferentes momentos y superficies que la lechuga.

Desinfectar el equipo

En algunos casos, ciertos utensilios de la cocina pueden ser complejos de limpiar, sin embargo, es justo en esos en los que debes prestar atención, ya que son las partes internas las más probables que un alimento se atasque y crezcan a partir de ahí las bacterias.

Puede parecer una tarea demorada, sin embargo, es preciso realizar una limpieza adecuada y una desinfección eficiente. Por ejemplo, aquellos equipos que manejan alimentos con alto contenido de humedad y alimentos secos como las nueces, pueden ser complejos de limpiar.

 

Genera un ambiente de buena limpieza

Es importante, así como en la desinfección del equipo, contemplar la limpieza y mantenimiento básico en las áreas de la cocina donde se mantienen y se preparan los alimentos. Así mismo, de requerirse, procura utilizar productos químicos que te ayuden a mantener y controlar las plagas. 

Recomendaciones de seguridad en la cocina 

Las medidas de seguridad en la cocina son fundamentales para garantizar la seguridad de tu equipo de trabajo, recuerda que es posible evitar accidentes teniendo en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Recogerte el cabello te ayudará a mantener la calidad e higiene de los alimentos, también te ayudará en la prevención de incidentes relacionados con cabellos enredados, entre otros.
  • Procura mantener las toallas de papel lejos del fuego, ya que esto, junto con las bolsas son amenazas en el momento de un incidente, así que procura alejarlas de zonas como la estufa.
  • Evita, de lo posible, que la zona de tolerancia al cigarrillo esté alejada de la cocina y del espacio público. Recuerda también evitar manipular elementos inflamables que puedan perjudicar la cocina y cualquier otro espacio.
  • Procura elegir una vestimenta de trabajo un poco justa al cuerpo, esto con el objetivo de en caso de estar en contacto con el fuego, se propague rápidamente.
  • Sé cuidadoso al utilizar estufas y hornos, ventila la cocina y aquellos utensilios o herramientas que utilizan gas. Hazlo antes de encender la cocina, el horno o cualquier electrodoméstico que funcione con él, para evitar acumulaciones que puedan generar inflamación.
  • Recuerda llevar a reparar los aparatos electrónicos por expertos, ya que es recomendable evitar su uso o manipulación si está presentando fallas.
  • Impulsa la seguridad y reduce los accidentes con espacios de trabajo libres de obstáculos, ya que puede significar una caída. 

Para evitar incendios en la cocina

  1. Asegúrate de que las llaves del gas estén totalmente cerradas
  2. Desconecta aparatos eléctricos existentes a tu alrededor como hornos, freidoras, licuadoras, entre otros.
  3. Procura mantener limpias las campanas de extracción. 
  4. Informa algunas anomalías frente a la conexión de gas como fugas.
  5. Mantén despejados los accesos y salidas de la cocina.
  6. Verifica que los extintores de la cocina estén vigentes y funcionales. 
  7. Ten siempre a la mano tapaderas para sofocar el fuego de aceite en freidoras y sartenes.

E-book Gratis: Técnicas culinarias Conoce aquí las técnicas que necesitas para ser un chef experto Quiero mi E-book Gratis

Las cocinas limpias y seguras reducen los riesgos de intoxicación por la mala manipulación de alimentos, siempre y cuando se tomen las precauciones necesarias para evitarlo.

Recuerda también tener todos tus utensilios de seguridad vigentes, contemplando los anteriores consejos para evitar la posibilidad de caídas, incendios, cortes y otras situaciones peligrosas en la cocina. 

Источник: https://aprende.com/blog/gastronomia/tecnicas-culinarias/recomendaciones-de-seguridad-e-higiene-en-la-cocina/

Higiene en la cocina

La higiene en la cocina

⌚ 4 Min de lectura | La conservación y preparación de los alimentos de forma higiénica es fundamental tanto para evitar posibles problemas de salud como para mantener su calidad nutricional. Especialmente cuando llega la época de calor se deben extremar estas precauciones.

La cocina debe ser una estancia limpia y ordenada puesto que allí se manipulan los alimentos.  La falta de higiene puede crear focos de contaminación por lo que debe cuidarse su mantenimiento y limpieza.

Una serie de consejos sobre higiene adecuada en la cocina así como en la manipulación y cocinado correcto de los alimentos pueden evitar en gran medida posibles intoxicaciones alimentarias, especialmente frecuentes en la época estival. De éstas, la más frecuente es la salmonelosis.

Estas enfermedades de transmisión alimentaria se producen por la ingesta de alimentos contaminados por microorganismos (bacterias, virus, parásitos) o sus toxinas, que llegan a los alimentos por una inadecuada manipulación o por una mala conservación de los mismos.

Durante los meses de verano, debido a sus altas temperaturas, existe un mayor riesgo de desarrollo de microorganismos.

Las vías de contaminación incluyen las manos (por hábitos inadecuados tras el uso de los aseos) y las gotitas de saliva emitidas al toser, estornudar o hablar pueden contaminar el alimento (en personas portadoras de gérmenes).

Otras vías de contaminación pueden ser el agua contaminada o por el lavado de alimentos con agua no potable, utensilios mal lavados y ropa contaminada. De ahí la importancia de mantener unos hábitos higiénicos en todo el proceso de conservación, cocinado y manipulación de los alimentos.

Normas de higiene en la cocina

Las distintas zonas de la cocina deben mantener unas normas de higiene y limpieza correctas. Entre ellas destacaría:

Despensa

Debe ser un lugar fresco y ventilado. Se deben alejar los alimentos de la luz y de las fuentes de calor (deben estar a unos 17ºC) y evitar que estén en contacto con el suelo.

Frigorífico y congelador

Mantenerlos limpios. Lo ideal es lavarlo con agua y jabón antes de meter la compra semanal y cada 3 meses realizar una limpieza más profunda.

Basura

Diempre debe mantenerse tapada, lo idóneo es un cubo con pedal.

Utensilios de cocina

Aquellos que se usan habitualmente para la manipulación de los alimentos como las tablas de cocina deben limpiarse con agua, jabón y un cepillo después de cada uso.

Se recomienda el uso de tablas de madera dura o de plástico rígido, que no tengan defectos y que sean fáciles de lavar.

Si es posible, es preferible usar dos tablas, una para frutas, vegetales y alimentos listos para comer y otra para los alimentos crudos de origen animal que requieran preparación.

Respecto al resto de utensilios deben estar limpios y lavarlos cuando se termina de cortar, lavar las tapas de los alimentos enlatados antes de abrirlos y nunca poner alimentos listos para comer en un plato donde se colocó previamente algún alimento crudo (como carne, pollo o pescado).

Los animales domésticos no deberían entrar en la cocina

Algunas de las normas de higiene para mascotas incluyen que si tienen que comer en la cocina se debe colocar el comedero en un rincón que debe lavarse tras cada comida.

Los productos de limpieza deben colocarse siempre separados de los alimentos. En ningún caso pueden entrar en contacto con la comida.

Es conveniente disponer de un cierre de seguridad y que no estén accesible a los niños.

Bayetas y trapos

Se recomienda emplear un trapo o bayeta para cada uso y se deben lavar y escurrir después de utilizarlos. Las esponjas y cepillos quedan perfectas si se lavan en el lavaplatos.

El cambio de paños y bayetas debe hacerse a menudo. Los trapos que se utilicen para secar los platos y limpiar la cocina deben estar limpios.

Es recomendable lavarlos por lo menos una vez a la semana con agua caliente.

La zona donde se cocina debe estar limpia

Se puede lavar con una solución de cloro especial para usar en la cocina (cuidando que el mismo luego no se mezcle con los alimentos) o con alguna solución comercial bactericida.

El drenaje del fregadero de la cocina

Puede ser un foco de acumulación de gérmenes. Se recomienda echar una solución específica desinfectante, especialmente si se ha preparado carne o productos derivados de animales muertos. Esto se debe hacer ya que estos desechos se quedan en el drenaje y pueden crear un ambiente perfecto para que se desarrollen las bacterias.

Dra. Eva Ormaechea Alegre

Especialista en Medicina Intensiva

Medico consultor de Advance Medical

Источник: https://www.salud.mapfre.es/cuerpo-y-mente/habitos-saludables/higiene-en-la-cocina/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: