La importancia de las mascarillas FFP2 en clase

Tipos de Mascarillas, Clasificación según los tipos de protección

La importancia de las mascarillas FFP2 en clase

La clasificación según los tipos de mascarillas se debe hacer en función de la protección respiratoria necesaria para cubrir el riesgo al que el usuario este expuesto, como también el tipo de aplicación.

Nos referimos a aplicación dependiendo de la especialidad y en presencia de enfermedades contagiosas, los pacientes y el personal sanitario utilizarán un determinado tipo de mascarilla.

Elige un Tipo de mascarilla sabiendo que las mascarillas quirúrgicas solo protegen contra los agentes infecciosos que pueden transmitirse por medio de gotitas, mientras que las mascarillas de protección también protegen contra la inhalación de agentes infecciosos que pueden transmitirse por vía aérea.

El nivel de protección que tú necesitas va en función de cada tipo de mascarilla, ya que está sujeto a normas y reglamentos diferentes según el país.

La talla que necesitas, tienes a tu disposición diferentes tamaños de mascarillas para adaptarse a la morfología de tu rostro. Las mascarillas de protección también pueden venir equipadas con válvula para mejorar la comodidad del usuario.

Además, pueden cubrir los ojos si se requiere protección ocular, en cuyo caso se denominan mascarillas completas o mascarillas faciales integrales.

Mascarillas Autofiltrantes

Pero antes de empezar, ¿Qué significa FFP? Las mascarillas autofiltrantes FFP que no paramos de escuchar a todas horas. Las siglas FFP significan Filtering Face Piece, lo que hace que sea un EPI capaz de filtrar partículas y aerosoles (micro gotitas).

Las mascarillas FFP tienen un filtro de micropartículas a través del cual protegen “de fuera hacia dentro”.

Protección frente a la inhalación (en partículas o aerosoles) como agentes patógenos, químicos, antibióticos, citostáticos… No protegen frente a gases o vapores (para ello existen EPIS específicos).

Las mascarillas autofiltrantes se encuentran en cumplimiento con la normativa europea UNE-EN 149:2001+A1:2010

Por regla general las mascarillas autofiltrantes deben ser desechadas una vez utilizadas si no es posible garantizar unas condiciones higiénicas para su uso una vez terminado el turno.

Con el estado de alarma por la pandemia provocada por el Covid-19 (Coronavirus), se plantea un gran dilema con el tipo de mascarilla que necesitamos para nuestra protección.

Protección frente al Covid-19

Con pacientes portadores de enfermedades contagiosas o virus peligrosos, el personal sanitario deberá disponer de mascarillas con un nivel de protección suficiente.

Frente al Coronavirus, H1N1: El paciente portador: uso la mascarilla quirúrgica tan pronto como se sospeche el contagio.

 Personal sanitario: uso de la mascarilla de protección de clase FFP2 como mínimo, o de clase FFP3 para una máxima filtración de partículas y aerosoles cuando se atienda al paciente supuestamente portador o portador.

Las mascarillas por ejemplo pueden ser desechables o reutilizables, ¿Cómo sabemos la diferencia? Las reutilizables llevan una “R”, las no reutilizables sirven para un solo uso (turno laboral), y llevan la marcación “NR”.

Las mascarillas autofiltrantes desechables protegen de fuera hacia dentro y sirven para prevenir el contagio. Siguen la Norma 149.

Además estos días surge la duda con las mascarillas quirúrgicas y caseras, este tipo de mascarillas protegen de dentro hacia afuera. Sirven para que la persona que la lleva no contamine al resto. En el caso de ser un enfermo de Coronavirus por ejemplo, sirven para que el paciente positivo no contagie.

Las mascarillas quirúrgicas desechables no protegen contra organismos infecciosos, pero limitan la propagación del contagio como una mascarilla higiénica desechable.

  • FFP1 sin válvula de exhalación: Equipo de protección pero con filtración mínima. No protege frente a organismos infecciosos. Limita la propagación del contagio.
  • FFP2 con válvula de exhalación: Protege pero no limita la propagación del contagio.
  • FFP2 sin válvula de exhalación: Protege y limita la propagación del contagio.
  • FFP3 con válvula de exhalación: Protege pero no limita la propagación del contagio.
  • FFP3 sin válvula de exhalación: Protege y limita la propagación.

Las mascarillas en cuestión de filtración, estamos hablando de por ejemplo una mascarilla FFP1: Un 78% de éxito de filtración mínima, y 22% de fuga hacia fuera.

Una Mascarilla FFP2: El 92% de éxito de filtración mínima, y un 8% de fuga hacia fuera.

Y una mascarilla FFP3: Con el 98% de eficacia de filtración mínima, y solo un 2% de fuga hacia fuera.

Las Equivalencias a la mascarilla N95 o KN95 son solo la FFP2 y la FFP3.

¿Mascarillas FFP2 o FFP3?

Mascarillas FFP2 en actividades de bajo riesgo. En el caso de actividades de alto riesgo de contagio, utilizaremos las mascarillas FFP3. (Ambas están homologadas para retener partículas de hasta 0,6 micras).

Las mascarillas con válvula de exhalación no se recomienda usarlas en ambientes estériles. Las mascarillas autofiltrantes tienen que desecharse si no se hace una correcta desinfección después de su uso.

Como ejemplo a la situación que estamos viviendo con el Covid-19, el uso de unas mascarillas u otras en los hospitales se realiza diferenciando 3 etapas de control:

Riesgo Alto: Mascarillas FFP3 autofiltrantes para sanitarios en primera línea de batalla con pacientes en UCI por ejemplo, realizando reanimaciones, traqueotomías e intubaciones…

Riesgo Medio: Mascarillas autofiltrantes FFP2 o FFP3, para personal que está en contacto con casos positivos y posibles positivos de coronavirus.

Control del Riesgo:Mascarillas quirúrgicas para evitar contagios entre pacientes contagiados o que haya sospecha de que puedan estarlo.

HIGIÉNICAS (TIPO QUIRÚRGICAS)

Este tipo de mascarillas son dispositivos médicos desechables. Protegen al usuario contra los agentes infecciosos transmitidos por las gotas que expulsamos al hablar, reír… Hay que dejar claro que no protegen contra la transmisión aérea.

El objetivo de la mascarilla quirúrgica es evitar la proyección de gotas de saliva o secreciones durante la espiración.

El uso por parte del personal sanitario es para proteger al paciente y su entorno (aire, superficies, material, campo operatorio).

Cuando lo utiliza el paciente portador de enfermedades contagiosas, evita que el paciente contamine su entorno y el ambiente que lo rodea.

Las mascarillas tipo quirúrgicas protegen de infecciones transmisibles por gotas o de proyecciones de líquidos biológicos (deben disponer de una película impermeable).

El Ministerio de Sanidad recomienda que cualquier paciente que acuda a un centro sanitario con síntomas de infección respiratoria, lleve una mascarilla quirúrgica o higiénica.

En cumplimiento con las siguientes normas (según el país o la zona geográfica)

  • Mascarillas quirúrgicas: estas máscaras se someten a pruebas en el sentido de la espiración, de adentro hacia afuera. Las pruebas tienen en cuenta la eficacia de filtración bacteriana. Cumplen las siguientes normas regionales:
    • Norma europea EN 14683. La eficacia se divide en:
      • Tipo I o E I, con una eficacia de filtración bacteriana de más del 95 %.
      • Tipo II o E II, con una eficacia de filtración bacteriana de más de 98 %.
      • Tipo R: la norma europea también añade una prueba de resistencia a la proyección con los tipos 1R y 2, siendo las de tipo 2R las más resistentes.
    • Normativa americana: en los Estados Unidos, las mascarillas quirúrgicas deben cumplir con las normas de la ASTM. Existen tres niveles de protección:
      • Nivel 1: riesgo bajo de exposición a los fluidos.
      • Nivel 2: riesgo moderado de exposición a los fluidos.
      • Nivel 3: riesgo alto de exposición a los fluidos.
  • Mascarillas de protección: estas mascarillas se someten a pruebas en el sentido de la inspiración, de afuera hacia adentro. Las pruebas tienen en cuenta la eficiencia del filtro y los escapes. Deben cumplir las siguientes normas regionales:
    • Norma europea EN 149:2001. Según esta norma, existen tres clases de dispositivos de protección respiratoria desechables con protección contra partículas:
      • FFP1: mascarillas que presentan el menor grado de filtración, con un porcentaje de filtración de aerosoles de al menos el 80 % y escapes hacia el interior del 22 % como máximo. Se utilizan principalmente como mascarilla antipolvo —bricolaje y trabajos varios—.
      • FFP2: mascarillas con un porcentaje de filtración de al menos el 94 % y escapes hacia el interior del 8 % como máximo. Se utilizan sobre todo en la construcción, la agricultura, la industria farmacéutica y también por el personal sanitario frente a los virus gripales causantes de la gripe aviar, el SARS, la peste pulmonar y la tuberculosis.
      • FFP3: mascarillas que presentan un porcentaje de filtración del 99 % y escapes hacia el interior del 2 % como máximo. Protegen contra las partículas muy finas, como las del amianto.
    • Norma americana: en los Estados Unidos, las máscaras de protección respiratoria deben cumplir las normas del NIOSH —Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional—.

      Las normas prevén varias clases de máscaras dependiendo del grado de resistencia al aceite:

      • Clase N: mascarillas sin resistencia al aceite. Se distingue entre N95, N99 y N100. El número que sigue a la letra indica el porcentaje de filtración de las partículas en suspensión.
      • Clase R: mascarillas resistentes al aceite durante un máximo de ocho horas. Aquí también se distingue entre el R95, R99 y R100.
      • Clase P: mascarilla totalmente resistente al aceite. Se declinan en P95, P99 o P100.

Estas mascarillas deben ser desechadas tras su uso en un cubo cerrado herméticamente.

¡NUNCA HAGAS ESTO!

¿Mascarilla desechable? ¿Qué es exactamente?

Dispositivos médicos desechables que deben superar el procedimiento de destrucción apropiado tras su uso. Las mascarillas de protección pueden ser desechables o reutilizables. En este último caso, es posible cambiar el filtro cuando está saturado.

La eficacia por lo general, varía entre 3 y 8 horas, dependiendo de la concentración del agente contaminante y de los factores externos.

¿Cómo colocar la mascarilla según la OMS?

La importancia de llevar mascarilla, guantes o cualquier otro tipo de EPI, pierde su eficacia si no realizamos una correcta colocación y retirada del mismo.

¿Cómo colocar y retirar este EPI sanitario?

  • Antes de la manipulación de la mascarilla para su colocación, tenemos que lavarnos las manos para no contaminar el EPI (desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón).
  • Coloca la mascarilla en boca y nariz, cubriéndolas por completo sin espacios.
  • Sea una mascarilla desechable o reutilizable, evite manipularla con las manos, ya que podemos contaminarla en su parte exterior. (El lavado de manos previo, durante y después es muy importante).
  • Cuando la mascarilla este húmeda por su uso, retírela inmediatamente. (Las mascarillas desechables no están preparadas para más de un uso/turno).
  • Retirar la mascarilla sin tocar la parte posterior, retira la mascarilla desde atrás, tírela a un cubo cerrado y finalice con el lavado de manos correspondiente.

Si la mascarilla se ciñe a la cara, significará que está bien colocada y que no hay escapes.

 Una vez que la mascarilla esté ajustada, no deberá manipularse ni reajustarse. Las mascarillas deben cambiarse regularmente: las mascarillas quirúrgicas al menos una vez cada 3 horas, y las mascarillas de protección pasadas entre 3 y 8 horas.

Recomendaciones profilácticas frente al COVID-19

Sea cual sea la mascarilla que elijas, recuerda: evita el contacto cercano con otras personas al toser o estornudar, cúbrete la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo desechable, evita tocarte los ojos, la nariz y la boca, y lávate las manos con frecuencia.

Mascarillas, Geles y gafas en nuestra TIENDA ONLINE

Etiquetas: coronavirus, covid, ffp1, ffp2, ffp3, higiénicas, mascarillas, quirúrgicas

Источник: https://equiposproteccion.com/tipos-de-mascarillas/

El lío de las mascarillas, ¿es mejor la higiénica, la FFP2, la FFP3 o la de tela?

La importancia de las mascarillas FFP2 en clase

La semana pasada fueron Alemania y Francia quienes, al anunciar un cambio en sus recomendaciones, empezaron a sembrar la duda sobre si necesitamos mascarillas FFP2 hasta para ir al baño. Después llegó Fernando Simón, quien, con buena intención, trató de aclararlo ante los medios…

pero le salió regular y ha conseguido el efecto contrario arrojando a media España en brazos de las FFP3, que hasta ahora eran las grandes desconocidas.

Esta semana ha sido el turno de Núñez Feijóo, quien desde Galicia ha decidido echar más leña al fuego solicitando al gobierno central la obligatoriedad de las FFP2, al menos en determinados contextos.

Mientras tanto, el ciudadano semiconfinado, que bastante tiene ya con sobrevivir al teletrabajo, al ERTE o a lo que quiera que le haya tocado en suerte en esta pandemia, mira con un ojo los titulares de la prensa y con el otro a su mascarilla de tela y se pregunta. ¿Qué demonios hago?

¿Serán obligatorias en España las mascarillas FFP2 siguiendo la estela de Alemania?

Aunque, en general, vivimos con cierto complejo con respecto a nuestros vecinos europeos, en este caso, y sin que sirva de precedente, los españoles hemos ido un paso por delante en lo que a la regulación de mascarillas se refiere.

En Alemania hasta este mismo mes de enero era suficiente con taparse la boca con las cortinas de la abuela Érika o los calzoncillos del abuelo Hans. Ahora han establecido la obligatoriedad de usar mascarillas quirúrgicas y FFP2 en espacios cerrados públicos pasando de cero a 100.

Sin embargo, nosotros desde abril tenemos una normativa, que de hecho es más restrictiva que en otros países de Europa, para las mascarillas higiénicas. Es la norma UNE 0065, que indica qué requisitos deben cumplir las mascarillas de tela para garantizar la protección en las circunstancias en la que están indicadas.

Yo no tengo la bola de cristal para saber qué pasará aquí… habría que estar loco para hacer predicciones con el historial que llevamos en esta pandemia, pero si estamos atentos a las señales, Fernando Simón ha comparecido dos veces ante los medios desde todo este «asunto alemán» explicando qué mascarilla usar en cada situación.

Ha aclarado que no es igual emplear una mascarilla casera hecha con los retales que uno tiene por casa, que una mascarilla conforme a la norma UNE 0065, que cumple unos parámetros determinados y cuya filtración es superior al 90 %.

¿Necesitamos usar siempre mascarillas FFP2?

Mi pregunta es: ¿alguien se pone la misma ropa para esquiar que para ir a la playa? Del mismo modo que no nos vamos a esquiar en bikini ni nos ponemos el plumas para ir a la playa, hay que valorar qué mascarilla se debe usar para cada situación.

En lugares concurridos y con poca ventilación, como el transporte público, o una clase abarrotada con 25 alumnos que se suben y bajan la mascarilla constantemente estremeciendo al profesor, sí sería recomendable usar FFP2 (recordemos la importancia de emplear medidores de CO2 para estas circunstancias).

Personalmente, las pocas veces que he viajado en AVE o en avión desde el mes de marzo, he llevado FFP2.

Por mucho que algunos medios de transporte garanticen la ventilación (y esto habría que verlo) no estamos exentos de que el señor que se nos siente al lado se quite la mascarilla en un momento dado o lleve una mascarilla con pelotillas del mes de septiembre.

Sin embargo, para la gran mayoría de actividades cotidianas, salvo que tengan lugar en lugares abarrotados y mal ventilados, emplear una mascarilla quirúrgica o una higiénica que cumpla la normativa puede ser más que suficiente.

En primer lugar porque las mascarillas quirúrgicas o higiénicas que cumplen la norma filtran más del 90 %. Y segundo, un detallito sin importancia, porque el precio de las mascarillas FFP2 (unos 2 ) no es asumible para todos los bolsillos.

Mientras no haya ayudas para esto (y regalar una de vez en cuando no es una ayuda efectiva ya que su uso es de ocho horas) obligar a usarlas indiscriminadamente es un brindis al sol. Ocurriría lo que está ocurriendo en Alemania: la gente se compra una FFP2, le pone nombre, le coge cariño… y ya se las guarda con amor para toda la semana o para el mes en algunos casos. Insisto: a partir de las ocho horas de uso no se puede garantizar la eficacia de las mascarillas FFP2.

Fernando Simón y las FFP3, la historia de un disparate

La semana pasada, durante una comparecencia ante los medios, Fernando Simón hizo unas declaraciones en las que afirmó que las mascarillas más eficaces para protegerse a uno mismo eran las de tipo FFP3.

Inmediatamente después, supongo que al darse cuenta del efecto que podrían tener sus palabras, matizó que las mascarillas FFP2 eran altamente eficaces y que con ellas íbamos sobrados. Pero ya era tarde.

Sus palabras, han desencadenado una avalancha de peticiones de mascarillas FFP3 por parte de los ciudadanos de a pie. En las farmacias se han agotado y en algunas tiendas online se ha disparado misteriosamente su precio.

Ojalá se aclarar públicamente y de manera más contundente que las FFP3 no son necesarias para la población en general porque me temo que durante un tiempo arrastraremos este efecto «FFP3».

¿Es mejor usar mascarillas FFP2 o FFP3?

Las mascarillas FFP3 filtran el 98 % de las partículas superiores a 0,3 micras mientras que unas FFP2 filtran el 92 %. Es verdad que hay un 6 % de diferencia. Pero para nosotros, incluso para ir en avión o en metro, con usar FFP2 vamos sobrados, como aclaró después Simón.

Las FFP3 son unas mascarillas que nunca han formado parte de las recomendaciones para la población en general por parte de las autoridades. Se usan para intubar en la UCI, en pacientes de los que se sabe al 100 % que son positivos en COVID-19 y en un contexto en el que el paciente está boca abierta, generándose aerosoles.

En esta circunstancia y otras muy concretas dentro del entorno hospitalario puede ser útil emplear una FFP3. Pero no para ir a comprar el pan. Cuando un niño pequeño juega en una piscina lo hace usando manguitos o flotadores hinchables y con eso tiene suficiente.

Un niño no necesita para protegerse el flotador salvavidas del socorrista aunque no cabe duda de que último sea más seguro.

¿Podemos entonces olvidar las FFP3?

No es que podamos, sino que debemos. En primer lugar porque podría generarse desabastecimiento y que estas mascarillas no llegasen a los hospitales, donde realmente son necesarias.

Y en segundo lugar, porque si las mascarillas FFP2 cuestan unos 2 , las FFP3 están en torno a 3 o 5 por mascarilla y eso no hay bolsillo que lo sostenga.

Del impacto medioambiental del uso indiscriminado de mascarillas de un solo uso ya hemos hablado en numerosas ocasiones y es otro factor que no debemos dejar de lado.

En resumen: ¿qué mascarillas tenemos que usar?

Las recomendaciones en España por parte del Ministerio de Sanidad y del Ministerio de Consumo no han cambiado.

Para hacer vida ordinaria, en espacios poco concurridos, las mascarillas indicadas son las mascarillas que filtren más del 90 % como las quirúrgicas o las higiénicas que cumplan UNE0065. Para personas que están en contacto con el virus o usan en

transporte público y otros lugares poco ventilados, lo ideal sería emplear FFP2. Y por favor, olvidémonos de las FFP3 porque las mascarillas no son un iPhone. A este paso habrá demanda de FFP4 para el mes de junio…

Conforme a los criterios de

Saber más

Источник: https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2021/01/31/6013f13821efa0ea058b45d9.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: