La inflamación materna en el embarazo afecta al cerebro del bebé y a sus capacidades cognitivas

Siete meses de embarazo: síntomas y desarrollo del bebé

La inflamación materna en el embarazo afecta al cerebro del bebé y a sus capacidades cognitivas

Con el séptimo mes de embarazo, que abarca de la semana 25 a 28, se inicia el tercer y último trimestre de gestación. Este periodo supone el inicio de la cuenta atrás para el parto. Sin embargo, el bebé no ha adquirido la posición final para el parto.

Hay que prestar especial atención a los síntomas que pueda experimentar la embarazada durante esta época para evitar una posible amenaza de parto prematuro.

Síntomas en la embarazada

Llegados a esta etapa del embarazo y hasta casi prácticamente el momento del parto, los síntomas más típicos son:

  • Cansancio y agotamiento
  • Estrías
  • Dolor de espalda
  • Estreñimiento
  • Insomnio

Síntomas en la embarazada a los 7 meses de gestación

Las molestias en este mes de embarazo son muy similares a las de meses anteriores, aunque suelen presentarse de forma más aguda.

En conjunto, el peso del bebé, la placenta, el útero y el líquido amniótico, puede llegar a superar los 6 kg.

Esto hace que cueste mucho más realizar cualquier tarea rutinaria por el exceso de peso que se debe soportar, lo cual le puede provocar sensación de torpeza.

Por ello, es importante ser precavida y llevar especial cuidado al andar o bajar y subir escaleras para evitar accidentes.

El cambio más evidente en el físico de la mujer es el aumento del volumen del vientre, pues el bebé está prácticamente formado y en estos últimos meses se dedica, casi exclusivamente, a ganar peso y tamaño.

En este último trimestre, la placenta aumenta la demanda de flujo sanguíneo para asegurar una buena alimentación y aporte nutricional al feto. Esto, consecuentemente, aumenta el trabajo cardíaco que ha de ejercer el corazón, ya que el volumen de sangre circulante en la madre puede aumentar hasta un 50% de su volumen habitual. Esto puede provocar:

  • Edemas
  • Varices
  • Problemas de tensión
  • Mareos
  • Lipotimias

Debido a los síntomas anteriormente nombrados, es probable que durante este mes, la retención de líquidos se manifieste de manera más marcada. Es muy común notar las piernas más hinchadas, especialmente la zona de las pantorrillas, tobillos y pies.

Los expertos recomiendan que si esta hinchazón se extiende de forma exagerada hacia el tronco superior o incluso el rostro, se consulte con el médico para descartar posibles problemas de tensión arterial como la preeclampsia, de la que hablamos en el siguiente apartado.

La preeclampsia

Esta patología obstétrica es una de las más comunes en esta etapa de la gestación.

Se trata de una complicación derivada del propio embarazo cuyo síntoma principal es la hipertensión arterial. Otros posibles síntomas son:

  • Edemas
  • Aumento exagerado de peso
  • Dolor de cabeza
  • Problemas respiratorios
  • Náuseas y vómitos
  • Poca frecuencia de micción
  • Visión borrosa

Si esta patología se presenta de forma leve, se recomienda mantener reposo, aumentar el consumo de líquidos y seguir un control médico más riguroso.

En caso de que los síntomas sean más agudos, o que la salud de la mujer o del bebé corran riesgo, se puede recomendar el ingreso hospitalario de la embarazada para tener un mayor control de ambos. Existe, incluso, la opción de inducir el parto, pues es la única manera de que esta situación patológica desaparezca.

Estado de ánimo

Es muy normal que, a partir de este séptimo mes, la embarazada comience a encontrarse más sensible anímicamente. No obstante, este aspecto depende del carácter de cada persona y de cómo se desarrolla el embarazo.

Los cambios emocionales son mucho más bruscos, no solo por el desajuste hormonal, sino porque el agotamiento que el embarazo conlleva comienza a hacer mella en el ánimo de la futura madre. Además, el momento del parto ya no se contempla tan lejano y, por tanto, es lógico que comiencen a aflorar miedos y preocupaciones sobre cuándo y cómo se producirá el nacimiento.

¿Cómo está el bebé?

Al final del séptimo mes de embarazo, el bebé puede llegar a sobrepasar el kilo de peso y medir más de 40 cm.

Desarrollo del feto durante el séptimo mes de embarazo

Uno de los cambios más relevantes en lo que al desarrollo fetal respecta es la disminución de la cantidad de líquido amniótico, lo cual permite que el bebé pueda aumentar su tamaño.

Esta disminución es completamente normal. Por ello, es importante diferenciarla del fenómeno de oligohidramnios, una disminución anómala en la cantidad de líquido amniótico. En el siguiente enlace tienes más información sobre cómo detectar esta situación: Cómo saber si estoy perdiendo líquido amniótico.

El bebé comienza a tener un espacio muy reducido en el útero, lo que le provoca mayor dificultad para moverse. Aún así, sus movimientos son vigorosos y potentes, pues ya responde con facilidad a estímulos externos.

Anatómicamente, el feto ya está formado. Sin embargo, todavía se han de perfeccionar algunas funciones y partes de su cuerpo como el esqueleto, el cual debe terminar de osificarse.

El feto ya está formado a los 7 meses de embarazo

El sistema respiratorio ya está prácticamente controlado por el sistema nervioso central. Los movimientos respiratorios que comenzó a ensayar el mes anterior son más completos. Esto le prepara para el momento del nacimiento.

La actividad cerebral del bebé está más evolucionada: se comienzan a establecer los primeros patrones de sueño y vigilia.

Sus ojos, los cuales ya abre y cierra con facilidad, son más sensibles a la luz. Sin embargo, su pigmentación todavía no está completa. Deberemos esperar unos meses después del nacimiento para descubrir su color final.

La placenta comienza a transferir anticuerpos del organismo materno al feto. De esta forma, el bebé nacerá con inmunidad a ciertas enfermedades.

El séptimo mes semana a semana

Los cambios más importantes que se van a producir durante estas semanas son:

Semana 25

A lo largo de esta semana, el futuro recién nacido comienza a tener pelo en las pestañas y en la cabeza, aunque éste no es definitivo. Los ojos están a punto de finalizar su desarrollo, aunque, como se ha mencionado, no se ha establecido su pigmentación final.

Los expertos aconsejan estimular el oído del bebé durante esta semana, ya que es el sentido que más evoluciona a lo largo de estos días. Aunque el feto está muy aislado del exterior, las ondas del sonido son capaces de atravesar la piel y el útero, algo que estimula mucho la actividad cerebral del bebé.

Semana 26

Durante la semana 26 el bebé ya realiza, con total normalidad, muchos reflejos que ha ido perfeccionando. Por ejemplo: el reflejo labial de succión que le permitirá alimentarse de la leche materna. Además, como respuesta a ruidos o sobresaltos, es capaz de extender sus extremidades como mecanismo de defensa.

En este momento del embarazo, el bebé ya traga y expulsa líquido amniótico con total normalidad, lo cual ayuda diariamente al correcto desarrollo de su sistema digestivo.

Semana 27

Las medidas aproximadas del feto a estas alturas del embarazo son de 36 cm de longitud y casi 1 kg de peso.

A partir de ahora será habitual sentir el hipo del bebé en forma de pequeños espasmos muy diferentes a las patadas o movimientos típicos. Éste no suele durar mucho y tampoco es molesto para el feto. No se podrá oír, pues los pulmones del bebé aún no poseen aire.

Semana 28

El bebé empieza a acumular grasa debajo de la piel. Esto le aporta un aspecto más humano, pues las arrugas que la piel presentaba anteriormente van despareciendo y ésta va cobrando un tono más pálido.

Durante estas últimas semanas se dedica a perfeccionar sus sentidos y reflejos, los cuales están prácticamente desarrollados.

Su actividad cerebral es tal, que se cree que ya puede adquirir conocimientos. Es capaz de reconocer la voz de su madre con total claridad e incluso responder a ella. Las músicas o los ritmos lentos le relajan, mientras que estruendos o sonidos contundentes pueden hacer que se sobresalte.

Consultas prenatales

El séptimo mes de embarazo se considera un mes tranquilo en lo que respecta a las pruebas médicas prenatales.

Normalmente, en este mes no se realiza ninguna ecografía dado que la correspondiente al tercer trimestre se realiza unas semanas más adelante: en el octavo mes de gestación.

No obstante, si fuera necesario un mayor control, se podría realizar una prueba de imagen sin ningún problema.

Medir la tensión para prevenir la preeclampsia

Como se ha mencionado anteriormente, se ha de prestar especial atención a la posibilidad de que aparezca preeclampsia en este mes de embarazo. Por ello, muchos especialistas recomiendan realizar, al menos, una consulta médica a la embarazada en la que medir la tensión y comprobar la talla y el peso. Se puede complementar la prueba con una analítica de sangre.

¿En qué posición se encuentra el bebé en el 7.º mes?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

Ya se encuentra en posición fetal, es decir, con las piernas dobladas, las rodillas cercanas al pecho y los brazos cruzados.

Dentro del útero todavía no ha adoptado la posición de parto, es decir, la cabeza encajada en la pelvis y la columna apoyada sobre la de la madre.

Habitualmente, esta posición la adquieren a partir de la semana 32 o 34, aunque depende de cada caso.

Estoy embarazada de 7 meses y no consigo dormir, ¿qué puedo hacer?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

Evidentemente, no es posible dormir boca abajo dado el volumen del abdomen.

Se recomienda dormir de lado, especialmente sobre el lado izquierdo, lo cual facilita el riego sanguíneo al feto.

Mantener las piernas flexionadas y colocar un almohadón entre ellas suele ser una buena solución cuando éstas se encuentran hinchadas en periodos de embarazo como éste.

¿Es normal que a los 7 meses se produzca sangrado vaginal?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

El sangrado en el embarazo no siempre tiene por qué ser síntoma de una situación anómala. Sin embargo, en el último trimestre de gestación no es una situación usual. Por ello, se aconseja contactar con el médico de forma inmediata sea cual sea la causa que lo haya podido originar.

Lectura recomendada

En la semana 25 de gestación, la evolución del bebé se centra, especialmente, en sus capacidades cognitivas y sentidos. Puedes conocer con mucho más detalle los cambios ocurridos en esta etapa del embarazo en el siguiente enlace: Semana 25.

Como se ha comentado, es importante descartar que la embarazada pueda padecer preeclampsia. Es muy común el desarrollo de esta patología obstétrica a partir de los 7 meses de gestación, pues es cuando más aumenta el flujo sanguíneo. Te recomendamos que leas el siguiente artículo para saber más sobre esta enfermedad: ¿Qué es la preeclampsia?

Por último, una recomendación muy recurrente en cualquier etapa del embarazo es la práctica de ejercicio moderado y/o técnicas de relajación. Es una actividad muy recomendable tanto para la salud de la madre como la de su futuro hijo. Pincha en el enlace si quieres saber qué beneficios tiene: El ejercicio en el embarazo.

Источник: https://www.reproduccionasistida.org/7-meses-de-embarazo/

Las infecciones durante el embarazo tienen consecuencias en el desarrollo cognitivo del bebe

La inflamación materna en el embarazo afecta al cerebro del bebé y a sus capacidades cognitivas

Pxhere

Algunos virus, como el Zika, pueden infectar a las madres durante el embarazo y afectar directamente al desarrollo del feto. Pero hasta hace poco existían pocas pruebas de que infecciones maternas de otro tipo pudieran afectar directamente al bebé. Por eso un grupo de investigadores estadounidenses decidieron abordar el tema.

De acuerdo al estudio publicado en Nature Neuroscience, los primeros estudios para seguir de cerca a las mujeres embarazadas y la salud de sus bebés sugieren que la inflamación causada por infecciones como la gripe puede provocar cambios en el cerebro del niño, y que estos pueden afectar sus capacidades cognitivas más adelante.

Los hallazgos hacen que sea aún más importante que las mujeres embarazadas intenten evitar las infecciones, como vacunarse contra la gripe y practicar medidas básicas de higiene como lavarse las manos, dice Bradley Peterson del Children's Hospital Los Ángeles y uno de los co-autores del estudio.

Estudios anteriores

Estudios previos habían encontrado que las infecciones maternas también pueden afectar indirectamente a los fetos, al poner a la mujer en un estado de mayor actividad del sistema inmunitario. Por ejemplo, hay evidencia de que existe una mayor tasa de esquizofrenia entre las personas que nacieron poco después de la epidemia mundial de gripe de 1957.

Además, algunos estudios sugieren que la gripe puede aumentar la probabilidad de tener un hijo con esquizofrenia de alrededor del 1% hasta tanto como 7%, y las infecciones también se han relacionado con autismo, trastorno de hiperactividad por déficit de atención y depresión. Pero estos estudios no son concluyentes y ha habido un debate sobre si las infecciones en mujeres embarazadas realmente afectan el cerebro de sus hijos.

Por otro lado, la investigación en animales, incluidos monos, ha demostrado que las infecciones durante el embarazo pueden provocar cambios cerebrales en la descendencia, como la reducción del tamaño de varias partes del cerebro.

Inyectar animales con moléculas que el sistema inmunitario usa para comunicarse también puede afectar el cerebro, lo que sugiere que los cambios cerebrales son causados ​​por la inflamación y la respuesta inmune del cuerpo, no por el patógeno en sí mismo.

Interleucina – 6

Para ver si ocurre el mismo efecto en las personas, Damien Fair de la Universidad de Salud y Ciencia de Oregon y sus colegas siguieron a 46 mujeres desde el embarazo hasta la maternidad temprana.

Durante el embarazo, midieron los niveles de una molécula de señalización llamada interleucina-6 en la sangre de las mujeres.

Esta molécula está involucrada en la respuesta inmune a las infecciones y es un signo de inflamación.

El equipo escaneó los cerebros de los niños poco después de que nacieran y les hizo pruebas.

Dos años más tarde, su memoria se evaluó mediante un juego en el que tenían que recordar dónde estaban escondidas los stickers entre las macetas de diferentes colores.

El equipo descubrió que los bebés que tuvieron un peor desempeño en la prueba de memoria habían nacido de madres que mostraron signos de inflamación alta durante el embarazo.

Los investigadores también vieron que los cerebros de estos bebés eran diferentes en comparación con aquellos cuyas madres habían tenido menos inflamación cuando se escanearon a las 4 semanas de edad.

Tenían diferentes patrones de conexiones entre varias partes del cerebro involucradas en la memoria, incluso en una red que está involucrada en prestar atención a cosas importantes, conocida como la red de relevancia.

Más pruebas son necesarias

Pero los resultados del estudio aun no pueden ser concluyentes. En febrero, el grupo de Peterson informó un estudio similar, en el que siguieron a 21 adolescentes embarazadas y sus bebés.

Aunque también encontraron que una mayor inflamación en el embarazo estuvo relacionada con conexiones cerebrales alteradas en la red de saliencia a las pocas semanas de vida, esto no pareció tener un efecto negativo a largo plazo. Cuando se analizaron los bebes a la edad de 1, estos bebés en realidad tenían mejores habilidades cognitivas que aquellos cuyas madres habían tenido menos inflamación durante el embarazo.

Eso podría deberse a que el cerebro del feto intenta compensar el daño causado por la inflamación de una manera que fortalece algunas habilidades cognitivas, dice Peterson. «Si hay un problema en una parte del sistema, otras partes entran en juego para intentar enderezar la nave», agrega.

Si bien los resultados contradictorios sobre el rendimiento cognitivo pueden ser difíciles de interpretar, el hecho de que la inflamación parezca conducir a cambios consistentes en los escáneres cerebrales agrega peso a los hallazgos de los estudios de población animal y humana.

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, tecnología que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, tecnología que suma”.

Источник: https://nmas1.org/news/2018/04/09/embarazo-infecciones

¿Cómo Puedo Saber si mi Hijo tiene Parálisis Cerebral?

La inflamación materna en el embarazo afecta al cerebro del bebé y a sus capacidades cognitivas

Debido a que la gravedad y los efectos secundarios de la parálisis cerebral pueden variar tan grandemente, no hay una sola manera de determinar si un niño tiene parálisis cerebral.

Los signos comunes de parálisis cerebral (CP) en los recién nacidos incluyen rigidez muscular, falta de flexibilidad, dificultad para alimentarse, convulsiones y más. En algunos casos, el personal médico reconoce estos signos clínicos y diagnostica la parálisis cerebral en los primeros meses de vida.

En otros casos, la parálisis cerebral no se detecta o no se diagnostica hasta que el niño pierde importantes hitos de desarrollo alrededor de las edades de cuatro o cinco. La parálisis cerebral puede ser causada por complicaciones durante el embarazo, parto y parto, o poco después. Muchas veces los errores médicos causan parálisis cerebral.

A lo largo de esta página de preguntas frecuentes, nuestro equipo discutirá los signos y síntomas comunes que ayudan a los padres, cuidadores y profesionales médicos a determinar si un niño tiene parálisis cerebral.

Revisión de caso libre | Disponible 24/7 | Sin cuota hasta que ganemos

Llame a nuestra línea telefónica gratuita al 866-742-5070Presiona el botón de chat en vivo en tu navegador

Complete nuestro formulario de contacto en línea

Aunque la parálisis cerebral (CP) puede ser difícil de identificar antes de que el niño alcance edades en las que el desarrollo físico y / o las capacidades cognitivas empiecen a madurar, es fundamental que se diagnostique lo antes posible.

El diagnóstico temprano da a los pacientes la posibilidad de comenzar el tratamiento antes.

La terapia física y otras intervenciones aumentan las capacidades físicas y mentales del niño y cuanto más temprano se inician estas intervenciones, mejor es la perspectiva para el niño con parálisis cerebral.

Los bebés que sufrieron un parto traumático o de riesgo o que tuvieron anomalías de la frecuencia cardíaca (tonos cardíacos no tranquilizantes) durante el parto y parto tienen un mayor riesgo de desarrollar parálisis cerebral (CP). Los bebés cuyas madres tenían un embarazo anormal también tienen un mayor riesgo de desarrollar parálisis cerebral.

Los profesionales médicos deben monitorear de cerca a los recién nacidos con esta historia. Los indicios de que un bebé puede tener parálisis cerebral incluyen comportamiento anormal, retraso en las reacciones físicas y emocionales y actividad anormal de la boca y los ojos (es decir, el bebé no puede controlar la boca y los músculos faciales y babea excesivamente).

Además, los bebés que tienen un desarrollo funcional normal y comportamiento, pero que parecen tener músculos ligeramente flácidos (hipertonía leve) o músculos demasiado rígidos o flexionados (hiperreflexia) deben ser observados muy de cerca para detectar signos de parálisis cerebral.

Si estas anomalías en particular son las únicas presentes, normalmente se resolverán después de que el niño alcance los nueve meses de edad, en la mayoría de los casos.

Los diagnósticos de parálisis cerebral a menudo no se hacen en una sola anomalía. En su lugar, a menudo se basan en múltiples signos y hallazgos, que pueden incluir lo siguiente:

  • Los retrasos motores, que son retrasos en la función muscular y los hitos del movimiento (como gatear y caminar)
  • Los signos neurológicos, que incluyen irritabilidad excesiva o docilidad excesiva (el bebé es demasiado obediente)
  • Reacciones posturales anormales, como una postura mediante la cual la cabeza y el cuello son empujados hacia atrás y mantenidos en esa posición
  • Persistencia de los reflejos primitivos, que son reflejos tempranos en un bebé

El diagnóstico precoz y la intervención son cruciales en todos los tipos de parálisis cerebral (PC). Las investigaciones demuestran que los diagnósticos de parálisis cerebral se pierden a menudo a un mes de edad.

Por esta razón, la imagen de la cabeza (generalmente por resonancia magnética) se debe realizar poco después del nacimiento cuando se sospecha una lesión cerebral, y el bebé debe ser observado de cerca.

La imagen de la cabeza también se realiza a intervalos regulares después de la MRI inicial para que los médicos puedan ver la progresión de la lesión cerebral.

Cuando el cerebro se lesiona debido a la privación de oxígeno y la encefalopatía isquémica hipóxica (HIE), por ejemplo, puede haber una progresión de la lesión que causa parálisis cerebral. A veces, sin embargo, el daño cerebral no progresa a parálisis cerebral, pero el niño sin embargo experimenta retrasos en el desarrollo y dificultades de aprendizaje.

Si se sospecha una lesión cerebral – si hay o no signos de lesión cerebral – el bebé debe recibir tratamiento de hipotermia (enfriamiento del cerebro) tan pronto como sea posible después del insulto cerebral.

La investigación muestra que cuando un bebé experimenta privación de oxígeno que puede dañar el cerebro, las posibilidades de parálisis cerebral (CP) se reducen cuando el cerebro del bebé se enfría durante unas 72 horas, poco después del insulto.

Para obtener los mejores resultados, el tratamiento de hipotermia debe iniciarse dentro de las seis horas siguientes al abuso de privación de oxígeno. A menudo, los bebés son privados de oxígeno durante el parto y el parto, y cuando esto ocurre, el tratamiento de hipotermia debe iniciarse poco después del nacimiento.

Por supuesto, los signos clínicos de parálisis cerebral (PC) evolucionan a medida que el cerebro y el sistema nervioso del bebé maduran, por lo que la observación continua y los exámenes en serie del bebé son imperativos.

Todos los niños deben tener una historia detallada tomada por el médico, así como un examen físico exhaustivo.

Es especialmente importante determinar que la afección es no progresiva (característica de la parálisis cerebral) en lugar de una progresiva o degenerativa.

¿Qué Tipos de Retrasos y Comportamientos Anormales se ven en los Niños con Parálisis Cerebral?

Los signos de parálisis cerebral suelen aparecer en los primeros meses de vida, aunque la condición a veces no se nota hasta que el niño tiene dos años de edad o más.

Los bebés con parálisis cerebral con frecuencia tienen retrasos en el desarrollo y por lo tanto son lentos para alcanzar hitos de desarrollo.

La disminución del tono muscular puede hacer que los bebés parezcan demasiado relajados y flojos (hipotónicos), mientras que el aumento del tono muscular (hipertonía) hace que otros bebés parecen rígidos o rígidos.

En algunos casos, el bebé puede tener hipotonía que progresa a la hipertonía después de los primeros dos a tres meses de vida. Los bebés y los niños con parálisis cerebral pueden tener una postura inusual o favorecer un lado de su cuerpo al alcanzar, gatear o moverse.

Listed below are signs and behaviors that may indicate a child has cerebral palsy. Not all signs occur in babies with the condition, but the presence of three or more abnormal signs/behaviors in a baby at eight months of age is highly predictive of cerebral palsy.

Signos de Parálisis Cerebral en Bebés y Niños Pequeños

  • El bebé o el niño está rígido y tiene un aumento de los reflejos tendinosos y el clonus, que es involuntaria, rítmica, contracciones musculares y relajaciones.
  • Los reflejos primitivos del bebé, como el enraizamiento, pueden ser asimétricos o pueden continuar más allá de la edad en la que deben detenerse.
  • Las reacciones posturales pueden retrasarse. Las reacciones posturales son habilidades motoras que se desarrollan durante el primer año de vida y constituyen la base de las habilidades motoras funcionales. Estas reacciones mantienen automáticamente el cuerpo en una posición vertical a través de cambios en el tono muscular, en respuesta a la posición del cuerpo y sus partes.
  • El tono en las extremidades del bebé puede ser normal o aumentado (músculos rígidos).
  • El bebé tiene patrones anormales de la boca y de la lengua, tales como retraerse y empujar la lengua, morder duro y no dejar ir (mordedura tónica), una boca excesivamente sensible y muecas frecuentes.

Signos de Parálisis Cerebral en Bebés Menores de Seis Meses

  • Cuando el bebé es recogido mientras está acostado sobre su espalda, la cabeza se retrasa. Sin embargo, el aumento del tono en los músculos del cuello puede hacer que el control de la cabeza parezca más normal de lo que realmente es.
  • El bebé se siente muy tieso o flojo o tiene brazos y piernas temblorosos.
  • Cuando el bebé es recogido, las piernas se endurecen y se cruzan o tijeran.
  • El bebé es irritable, tiene dificultad para alimentarse y dormir, vomita frecuentemente, es difícil de manejar y abrazar, tiene poca atención visual y puede ser demasiado dócil (el cuerpo no se tensa o se endurece apropiadamente).

Signos de Parálisis Cerebral en Bebés Mayores de Seis Meses

  • El bebé no se da vuelta en ninguna dirección.
  • Control deficiente de la cabeza.
  • El bebé se extiende con una mano mientras mantiene a la otra en un puño.
  • Sosteniendo las manos en puños continuamente.
  • Incapacidad de juntar las manos.
  • Incapacidad para empujar hacia arriba con las manos mientras está acostado sobre el estómago.
  • Dificultad para llevar las manos a la boca.
  • Irritabilidad
  • Vómitos frecuentes
  • El bebé es difícil de manejar y abrazar
  • Poca atención visual
  • Docilidad extrema (el cuerpo no se tensa adecuadamente)

Signos de Parálisis Cerebral en Bebés Mayores de Diez Meses

  • El rastreo del niño es desequilibrado; el bebé empuja hacia fuera con una mano y la pierna mientras que arrastran la mano y la pierna opuestas
  • Incapacidad para sentarse independientemente
  • Incapacidad para mantenerse sin apoyo

Causas de la Parálisis Cerebral (CP)

Hay muchas lesiones y complicaciones diferentes que pueden causar parálisis cerebral. A continuación se presentan algunas de las muchas causas de la parálisis cerebral:

  • Privación de oxígeno
  • La encefalopatía isquémica hipóxica (HIE)
  • El cerebro sangra
  • Infecciones en la madre que causan infección en el cerebro del bebé (corioamnionitis, estreptococo del grupo B, infecciones del tracto urinario, vaginosis bacteriana, virus del herpes simple y otros)
  • Meningitis
  • Kernicterus

Si tiene preguntas sobre el desarrollo de su hijo, es aconsejable consultar con su pediatra y otros especialistas médicos lo antes posible. Si usted cree que la parálisis cerebral de su hijo se debió a un error médico, también debe buscar la asistencia de un abogado experto en lesiones de nacimiento que se enfoca exclusivamente en casos de lesiones en el nacimiento.

Abogados de Parálisis Cerebral que Representan a Víctimas de Negligencia Médica

Si está buscando ayuda legal para un ser querido con parálisis cerebral, es fundamental que elija un abogado y una firma que se centren exclusivamente en casos de lesiones de nacimiento.

Aquí en las oficinas ABC de Reiter & Walsh, hemos estado exclusivamente ayudando a niños con lesiones de nacimiento desde 1997.

Nuestro equipo de premiados abogados de lesiones de nacimiento trabaja en estrecha colaboración con nuestro personal de enfermería interno, expertos médicos, especialistas forenses y planificación de cuidados profesionales para luchar por los niños heridos de nacimiento y sus familias.

Trabajamos juntos para entender las causas de las lesiones de nuestros clientes, las áreas de negligencia médica y las necesidades de atención a largo plazo de nuestros clientes. Nuestro enfoque exclusivo en trauma de nacimiento y lesiones de nacimiento permite a nuestros abogados extender un servicio legal excepcional a nuestros clientes.

Si su hijo fue diagnosticado con una lesión de nacimiento por negligencia médica, como parálisis de Erb, parálisis cerebral, un trastorno convulsivo o encefalopatía isquémica hipóxica (HIE), los abogados de lesiones de nacimiento en Reiter & Walsh, P.C. poder ayudar.

Hemos ayudado a los niños de todo el país a obtener compensación por el tratamiento de toda la vida, la terapia y un futuro seguro, y damos atención personal a cada niño y familia que representamos.

Nuestra firma de lesiones de nacimiento tiene numerosos veredictos y acuerdos de varios millones de dólares que dan fe de nuestro éxito y no se pagan cargos a nuestra firma hasta que ganemos su caso. Le animamos a comunicarse con nuestro equipo de cualquiera de las siguientes maneras:

Revisión de caso libre | Disponible 24/7 | Sin cuota hasta que ganemos

Llame a nuestra línea telefónica gratuita al 866-742-5070Presiona el botón de chat en vivo en tu navegador

Complete nuestro formulario de contacto en línea

Источник: https://www.abclawcenters.com/saber-hijo-paralisis-cerebral/

La inflamación materna en el embarazo afecta al cerebro del bebé y a sus capacidades cognitivas

La inflamación materna en el embarazo afecta al cerebro del bebé y a sus capacidades cognitivas

Diversos estudios afirman que los fetos que se ven expuestos a altos niveles de inflamación materna durante la gestación pueden desarrollar trastornos del neurodesarrollo, como el autismo y el trastorno de hiperactividad y déficit de atención. La inflamación es una respuesta del cuerpo ante una infección, estrés crónico u obesidad. Por eso, es importante evitar en estos meses, en la medida de lo posible, estas posibles causas de inflamación materna.

Índice

La inflamación materna puede causar autismo o TDAH

Los estados físicos y emocionales de la madre durante el embarazo tienen un impacto significativo en el desarrollo y la función de los órganos fetales y, en consecuencia, pueden tener consecuencias adversas a largo plazo para su salud.

El cerebro es particularmente susceptible a entornos gestacionales adversos, y la evidencia sugiere que los procesos inflamatorios que afectan a la madre durante el embarazo pueden conducir a resultados deficientes del desarrollo neurológico en su hijo.

Por ejemplo, algunos estudios epidemiológicos muestran que las crías expuestas a altos niveles de inflamación de su madre durante el embarazo corren un mayor riesgo de desarrollar trastornos del neurodesarrollo, como el autismo y el trastorno de hiperactividad y déficit de atención.

Uno de estos estudios tenía como objetivo proporcionar nuevos conocimientos sobre el impacto de la exposición a la inflamación materna durante el embarazo en la organización del cerebro del bebé y las capacidades cognitivas futuras.

El estudio longitudinal siguió a las mujeres durante el embarazo y tomó muestras de su sangre durante cada trimestre para medir los niveles de interleucina 6 (IL-6), un marcador inflamatorio que está relacionado con los déficits cognitivos.

Aproximadamente un mes después del nacimiento, sus bebés se sometieron a escaneos de resonancia magnética funcional para medir los patrones de conectividad funcional entre las redes cerebrales, proporcionando una visión general de la organización de su red cerebral. Dos años después, los niños volvieron para realizar una prueba de memoria de trabajo, un componente clave de la función ejecutiva relacionada con el desarrollo de habilidades académicas y sociales.

Los resultados muestran una asociación significativa entre los patrones de conectividad funcional del bebé y los niveles de IL-6 de su madre durante el embarazo. Curiosamente, los científicos podrían usar los patrones de conectividad funcional del bebé para predecir los niveles de IL-6 de la madre durante el embarazo.

Las redes cerebrales que más predijeron los niveles maternos de IL-6 fueron redes que se sabe están involucradas con la memoria de trabajo.

Es importante destacar que también mostraron que los niveles más altos de IL-6 en las madres durante el embarazo fueron predictivos de un peor rendimiento de la memoria de trabajo cuando la descendencia alcanzó los 2 años.

 

La inflamación no siempre es negativa

«Es importante destacar que esto no significa que cada exposición a la inflamación tendrá un impacto negativo en el niño.

Sin embargo, estos hallazgos proporcionan nuevas vías para la investigación y pueden ayudar a los proveedores de atención médica a pensar cómo y cuándo la inflamación podría afectar al desarrollo del aprendizaje a largo plazo del niño y a su salud mental», dice Alice Graham, una de las investigadoras.

No obstante, hacen falta más estudios ya que esta investigación no determinó los factores biológicos o psicológicos que causan la inflamación materna durante el embarazo.

Además, se requieren estudios futuros para determinar si las diferencias observadas en la organización cerebral funcional de los bebés afectan a sus capacidades cognitivas a largo plazo o a los resultados del desarrollo neurológico.

Sin embargo, estos hallazgos destacan un papel importante de la exposición a la inflamación materna durante el embarazo en la organización del cerebro del recién nacido y las capacidades cognitivas durante la primera infancia.

Por eso, es importante que las mujeres cuiden su salud física y mental durante estos meses para evitar procesos inflamatorios. Es fundamental comer sano, no coger mucho peso y evitar el estrés, entre otras medidas.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/la-inflamacion-materna-en-el-embarazo-afecta-al-cerebro-del-bebe-y-a-sus-capacidades-cognitivas-9158

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: