¿La leche de fórmula da gases?

Leche Anticólicos | Leches papa Bebe

¿La leche de fórmula da gases?

La mayoría de los padres que tienen a sus hijos pequeños, pasan por momentos desesperantes sabiendo que su niño está presentando síntomas como el enrojecimiento de la cara, gases del bebe, llanto incontrolable y encogimiento de ambas piernas, esto quiere decir que está sufriendo por cólicos. Gracias a las Leches Anticólicos los padres tendrán la oportunidad de acabar con los cólicos de sus hijos, mediante la utilización de la misma.

Tratamiento del cólico del lactante

Leches anticólicos: Estas fórmulas benefician a los bebe, puesto que contienen proteínas totalmente hidrolizadas que facilitan y mejoran la digestibilidad y algunas de ellas contienen menor cantidad de lactosa, que es sustituida por maltodextrina, estas no pre precisan de enzimas para su asimilación.

Tienen poca cantidad de la lactosa en su formulación con lo cual se digiere y absorbe mejor, para así evitar el gas abdominal que produce en el colon fermentación, modificación en los triglicéridos para facilitar la evacuación fecal; y adición de sustancias, que crean una flora intestinal más saludable.

Cuando el cólico es secundario al reflujo esofágico, la viscosidad y densidad de las formulas mediante la adición de espesantes, tal como harina de semillas de algarrobo, posee mayor eficacia en disminuir los vómitos.

Los prebióticos son ingredientes alimentarios que no son digeribles con efectos beneficiosos por su capacidad de estimular el crecimiento y la actividad de uno o más limitado de bacterias en el colon y de este modo mejorar la salud del huésped. Los prebióticos más utilizados en alimentación infantil son:

Los fructooligosacáridos (FOS), las formulas posees FOS, con la finalidad de conseguir un efecto prebiótico, y una mayor proporción de ß-palmitato. La modificación de la cantidad de grasa se lleva a cabo en forma de MCT. Todos estos cambios están dirigidos a solucionar molestias digestivas de carácter menor.

Enriquecimiento de fibra en la dieta. Está en basada en una hipótesis etiológica que no es confirmada, de que el cólico del lactante es parecida al síndrome de intestino irritable, se ha estudiado la adición de fibra en la dieta es decir revisión sistemática, no encontrándose efecto beneficioso.

Síntomas del cólico del lactante, por los cuales se necesita Leches Anticólicos

  • La mayoría de los bebes que tienen cólicos, presentan síntomas comunes como lo son:
  • Alteración en la succión.
  • Disminución de las horas de sueño.
  • Distensión abdominal, esto quiere decir que tiene la barriga inflada.
  • Enrojecimiento de la cara.
  • Estreñimiento.
  • Gases.
  • Llanto repentino, que llega hacer inconsolable por los padres.
  • Trastornos en la alimentación.
  • Vómitos.

Diagnóstico del cólico del lactante, para poder dar Leches Anticólicos – Siempre Pediatra –

No hay consensos, ni pruebas específicas, ni estudios que puedan dar un diagnóstico específico del código del lactante. Sin embargo los criterios de Wessel son los más empleados y acertados.

  • Crisis de llanto inconsolable de menos de 3 meses de edad.
  • La duración del llanto mayor de 3 horas por día
  • Debe darse más de 3 días por semana durante más de 3 semanas.

Datos fundamentales para la anamnesis:

  • Llanto del niño: En el cólico del lactante, el llanto se produce de una manera súbita, no relacionado con la alimentación ni con ninguna actividad que realice el lactante, posee una duración de más de tres horas al día, con insistencia y sin consolación alguna.
  • Que hacen los padres cuando el lactante llora: Existen diversas técnicas que hacen que el niño se calma. O inadecuadas y perjudiciales acciones para el niño en caso de cólico como mostrar irritabilidad con el niño, dar alimentación cada vez que llora.
  • Que toma y como es el sueño del lactante: En el cólico del lactante, el ritmo intestinal es normal. El niño puede tomar tanto la leche materna como la artificial, los patrones de sueño no difieren con el lactante normal
  • Como se alimenta el lactante: Se debe descartar la subalimentación, que no es causa del CL, no así la sobrealimentación que se ha descrito como posible causa.
  • Cómo afecta a la dinámica familiar el llanto del niño: La interacción de la dinámica familiar y del cólico del lactante es muy compleja. Ya que es posible que la causa del cólico del lactante sea la alteración de la dinámica o al revés.
  • A que atribuyen los padres el llanto del niño: Es necesario que los padres cuenten y argumente que causas del llanto temen. Se tiene que informar de la benignidad y la autolimitación de los síntomas. Para ello, es bueno dar una hoja de instrucciones, explicando los síntomas y las medidas que se deben tomar.

¿Cómo consolar al bebe cuando presente cólicos, una vez dad la leche anticolicos?

  • Cuando él bebe este despierto, ponga al bebé boca y frote su espalda. Solo cuando este despierto, no permita que los bebés duerman boca abajo, ya que es muy arriesgado.
  • Dele a su bebé un chupete para que succione.
  • Envuelva a su bebé cómodamente en una manta, que se sienta seguro.
  • Hay algunas gotas que son vendidas sin receta médica y pueden ser de bastante ayuda a reducir los gases, así como las Leches Anticólicos. Este medicamento no es absorbido por el cuerpo y es seguro para los bebés. En otro caso, un médico puede recetar medicamentos más fuertes si su bebé tiene cólicos intensos.
  • Intente colocar una toalla caliente o una botella de agua caliente en el estómago del bebé. La temperatura tiene que ser soportable y medido por los padres.
  • Meza al bebe suavemente. Mecerlo puede llegar a calmarlo y ayudarle a eliminar gases. Cuando los bebés lloran tragan aire. Esto tiende a que tengan más gases y más dolor de estómago, lo cual los hace llorar más. Así que los bebés están en un ciclo que es difícil de romper. Puede intentar con un columpio para bebés si tiene por lo menos 3 semanas de nacido y puede sostener su cabeza.
  • Ponga al bebé en un coche y dé un paseo.
  • Sostenga a su bebé en una posición erguida. Ya que esto le ayuda a su bebé a eliminar gases y reduce la acidez gástrica.

Leches que evitan la aparición y formación de cólicos gracias a su formulación, recomendadas por especialistas para evitar los incómodos cólicos del lactante.

Son leches formuladas por pediatras y especializadas en aumentar el transito de la leche por el bebe y asi producir les las menores molestias sobre el estomago. Todas las marcas de leches infantiles al mejor precio online de parafarmacia.

Источник: https://www.farmaciamarket.es/leches-anticolicos/

Leche de fórmula

¿La leche de fórmula da gases?

En algunas ocasiones, los bebés no pueden alimentarse con la lactancia materna, por lo que necesitan una leche preparada de forma artificial y que ofrezca las mismas propiedades nutritivas que la que obtendrían de su madre. Este tipo de leches se denominan leche de fórmula, de sustitución o artificial.

Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la Asociación Española de Pediatría (AEP) recomiendan la leche materna frente a la de sustitución en todos aquellos casos en los que no existan problemas para alimentarse por este medio.

Tipos

Existen dos tipos de leches de fórmula indicadas según la edad que tenga el bebé:

  • Leche de fórmula de inicio: es aquella que se da a los bebés desde su nacimiento hasta los seis meses como único alimento. Está preparada de forma que contenga las propiedades nutritivas más parecidas a la leche materna.  
  • Leche de fórmula de continuación: es aquella que se administra a partir de los seis meses en conjunto con otros alimentos. La Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nuctrición (Espghan) recomienda su toma hasta los tres años, ya que ofrece mejores contenidos nutricionales que la leche de vaca.

También existen dos leches de sustitución adicionales que pueden presentar aspectos de las dos anteriores, pero cuyos fines principales son otros:

  • Leche de fórmula adaptada: es una leche que contiene sustancias como nucleótidos, ácidos grasos poliinsaturados u oligosacáridos con efecto bidógeno que hacen que se parezca a la materna en cuanto a su fisiología.  
  • Leche de fórmula especial: es la leche que se prescribe a aquellos niños con alguna patología o trastorno (como diarrea, vómitos, dermatitis) y que presenta características especiales. También existen leches defórmula especial para bebés prematuros, con una composición mayor en calorías.  

Según su preparación

La leche de sustitución se puede comprar en cualquier farmacia o supermercado y, generalmente, se presenta en dos variedades:

  • Lista para servir: es una leche que se puede administrar directamente al bebé sin mucha preparación de antemano. Suele ser más cara.  
  • En polvo: requiere un mayor tiempo de preparación pero suele ser más barata. Puede utilizarse agua no embotellada para su preparación.  

Si el bebé no se termina la leche preparada esta debe desecharse.

Administración de la leche

La forma más común para alimentar a un bebé con leche artificial es mediante un biberón.

Para los primeros meses de vida, se recomienda el uso de biberones de cristal, ya que permiten la ebullición y evitan que se depositen residuos en mayor cuantía que los de plástico.

Las tetinas pueden ser de caucho o de silicona. Tanto los biberones como las tetinas tienen que ser limpiados después de cada toma con agua y jabón.

No es necesario calentar la leche de sustitución, pero en caso de hacerlo debe hacerse sumergiendo el biberón en agua caliente y nunca en el microondas, ya que calentará la leche de forma heterogénea.

Aunque las tomas que hay que realizar cada día suelen estar prescritas por el pediatra, por norma general suelen darse de la siguiente manera:

  • En las primeras dos semanas, ocho tomas de 60cc.
  • Entre la tercera y la octava semana, siete tomas de 90cc.
  • Durante el segundo y tercer mes, cinco tomas con una mayor cantidad de leche.

El bebé digerirá la leche artificial de forma más lenta que lo haría con la materna debido a su composición; esto es lo que explica que el número de tomas sea menor, ya que la mayor duración de las dosis provoca una mayor sensación de saciedad.

Si el bebé no se termina la leche preparada esta debe desecharse, ya que se descompone mucho más rápido que la leche materna y puede provocar problemas gástricos en el bebé.

Cuándo recurrir únicamente a la leche de sustitución

En algunos casos, la leche de sustitución será la única forma de alimentar al bebé, debido a un problema de la madre o del bebé. Algunos de estos casos son los siguientes:

  • La madre tiene herpes en la zona de la mama.  
  • La madre padece cáncer de mama, sida o tuberculosis activa.  
  • El bebé tiene problemas metabólicos.  
  • La madre tiene problemas de alcoholismo o drogadicción.  
  • La madre cuenta con un trastorno psiquiátrico, natural o por toma de medicamentos.  

Ventajas de la lactancia artificial
 

  • Comodidad y flexibilidad: algunas mujeres sienten molestias físicas a la hora de amamantar, por lo que recurrir al biberón evita estos dolores. Además, las tomas no se tienen que dar de manera exclusiva a través de las mamas; el padre también puede dar el biberón, de modo que la madre no tiene que estar presente para alimentar al bebé.  
  • Frecuencia de las tomas: normalmente, los bebés alimentados con leche artificial no necesitan comer tantas veces como aquellos que son amamantados.  
  • Libertad de dieta: la madre no necesita adaptar su alimentación durante el periodo de lactancia, ya que los nutrientes que adquiere no se trasmiten a su hijo.  

Inconvenientes de la leche de fórmula
 

  • Aportación de nutrientes y anticuerpos: la leche de sustitución carece de ciertos nutrientes que resultan imposibles de añadir de manera artificial. Tampoco cuentan con anticuerpos, lo que hace que el bebé esté más expuesto a infecciones y enfermedades.  
  • Coste: la leche artificial supone un coste económico, mientras que la leche materna no.  
  • Mayor frecuencia de gases y estreñimiento: las deposiciones de los bebés alimentados con leche de sustitución suelen ser más duras que las de aquellos que toman leche materna.  

Ver también:

Tomas del recién nacido

Las leches especiales, una opción al estreñimiento infantil

¿Qué es el baby led weaning?

Источник: https://cuidateplus.marca.com/familia/bebe/diccionario/leche-formula.html

Cólico del lactante: Síntomas y causas

¿La leche de fórmula da gases?

El llanto inconsolable que se agudiza más por la tarde y que va acompañado de distensión abdominal, flexión de piernas, enrojecimiento de la piel y puños cerrados es un indicador claro de cólico del lactante.

  1. Síntomas
  2. Causas
  3. ¿Hasta cuándo lo tendrá?

Síntomas del cólico del lactante

Para los bebés, todo es nuevo, en especial las funciones de su organismo. Es por ello que muchas veces su sistema digestivo no está completamente maduro y es habitual que aparezcan cólicos y gases, todo ellos malestares muy comunes.

Los cólicos se originan producto de los gases, que se forman al tragar el aire en el momento de la lactancia materna o cuando la leche se mezcla con los jugos gástricos, que pueden fermentar en el estómago del bebé. La alergia a las proteínas de la leche de la vaca es otra causa habitual de origen del reflujo.

  • Hay que tratar de que expulse los gases después de cada toma. Para ello debemos colocar a nuestro bebé en posición vertical incorporándolo sobre nuestro hombro y darle pequeños golpecitos o masajes en la espalda, que ayudarán a su expulsión. De esta manera, evitaremos que estos gases se acumulen en el estómago. Si sabemos que nuestro bebé es propenso a sufrir gases, debemos provocar el eructo en mitad de la toma y otro al final de la misma.
  • Es importante disminuir la ansiedad del bebé en las tomas que causa que traguen mucho aire al hacerlo. Para ello hay que intentar no retrasarles la hora de comer. Si notáramos que el bebé está inquieto y empieza a hacer ruiditos y a chupar con energía el chupete, es posible que ya tenga hambre y deba comer.
  • Si alimentas a tu bebé con biberón, asegúrate de que la leche no esté ni muy fría ni demasiado caliente y de mantener el biberón en una posición elevada que evite la ingesta de aire. El tamaño del orificio de la tetina debe de ser el adecuado, ni demasiado grande, ya que haría que saliera demasiada leche y el bebé se pueda atragantar, ni demasiado pequeño, lo que obligaría al bebé a succionar más fuerte con lo que tragaría más aire. Las tetinas anticólicos nos ayudarán a que el bebé trague menos aire. Hay diferentes marcas comerciales.
  • Si estás dando el pecho:
    • Presta atención a tu alimentación si los cólicos son muy continuados. Trata de no ingerir cafeína ni chocolate, y si es posible eliminar durante un tiempo los lácteos como el queso, la leche, el yogur y el helado. Las nueces, el brócoli, la lechuga, la coliflor y la cebolla también deben desaparecer de tu alimentación. El bebé puede ser sensible a algo que contiene tu leche materna.
  • Es importante mantener las fosas nasales limpias para evitar que el bebé tenga dificultades para respirar que le provoquen que deba respirar por la boca mientras come. Para hacerlo se deben realizar lavados de suero fisiológico.
  • Es muy frecuente que con la expulsión del eructo, el bebé pueda tener regurgitaciones o pequeños vómitos de leche. Si esto no afecta a la ganancia de peso, ni vemos que le duela, no debe de preocuparnos más allá de ir bien “equipados” con baberos y mudas de recambio.
  • En ningún caso se recomienda dejar llorar mucho tiempo al bebé ya que con el lloro traga aún más aire, acumulando por tanto más gases y agravando el problema.

Causas del cólico del lactante

  • Lo principal es mantener la calma ante estos episodios y tener mucha paciencia. No es fácil por parte de los padres entender el lloro desconsolado de su bebé durante horas sin descanso y les puede llevar a la desesperación.
  • Si los cólicos se presentan a diario se deberá acudir con prontitud a su pediatra para que éste le realice una revisión que descarte cualquier otro problema y, en caso de corroborar que se trata de un cólico nos podrá ayudar recetándole algún medicamento adecuado para paliar los efectos. En lactancia materna podemos usar algún probiótico en gotas.
  • La leche de fórmula también puede causar cólicos, con lo que si detectas lloros en exceso convendría cambiar de marca. Consulta con tu pediatra el cambio de marca y la conveniencia de probar una fórmula que contenga proteína hidrolizada o simplemente una fórmula AC (anticólico).
  • Los masajes en sentido antihorario en la barriguita del bebé ayudan a eliminar los cólicos. Podemos utilizar cremas hidratantes o aceite de almendras para no lastimar su piel.

¿Hasta cuándo es normal que tenga cólico del lactante?

Los cólicos se suelen empezar a manifestar a partir de la segunda o tercera semana de vida y prolongarse alrededor de las doce semanas. Las primeras semanas suelen ser más intensos y, en general, empiezan a remitir sobre el tercer mes.

Generalmente tienen un horario establecido, de manera que se manifiestan a la misma hora del día con puntualidad.

En caso de persistencia de los gases, que puedan ir acompañados de otros síntomas o un malestar continuado del bebé o si no tenemos claro que la causa sean los gases, debemos consultar con nuestro pediatra.

El mundo de los bebés y los niños es muy interesante. Consideramos que la salud de los niños y los bebés es muy importante. Por ello, en nuestro blog contamos con numerosos contenidos sobre el tema. Los últimos que hemos publicado son los siguientes:

Источник: https://quierocuidarme.dkvsalud.es/salud-para-ninos/colico-del-lactante-sintomas-y-causas

3 técnicas para evitar los cólicos en el bebé

¿La leche de fórmula da gases?

Nada desespera más a una madre que el llanto de su hijo. Y ese es uno de los efectos más inmediatos de los cólicos en el bebé, los cuales se manifiestan mediante un quejido continuo sin causa aparente.

Uno de los principales mitos es que los cólicos en el bebé aparecen cuando este toma leche de fórmula en biberón. Sin embargo, también pueden aparecen con la lactancia materna, aunque ciertamente la leche de vaca produce más gases que la materna.

Más allá del tipo de leche, los cólicos se producen cuando el bebé se está alimentando y traga aire. Ese aire se queda en el estómago del bebé y puede llegar a provocarle mucho dolor. Además, ese malestar suele acentuarse por las noches, lo cual puede llegar a crispar los nervios de cualquier madre primeriza.

De hecho, los pediatras identifican los cólicos en el bebé –de manera clínica-  cuando se manifiesta un llanto que se prolonga al menos tres horas al día, tres días a la semana, durante tres semanas en un niño sano y bien alimentado.

Los cólicos en el bebé son muy comunes

Las estadísticas de los pediatras afirman que la causa del 30% de los casos de cólicos son los gases. Y entre el 15 y 40% de los bebés los padecen en los primeros cuatro meses de vida. Pero esto se resuelve espontáneamente a partir del cuarto mes.

La forma de alimentarlo es uno de los factores decisivos para la aparición del malestar. Es decir, la postura de la madre y del niño, así como la manera de darle el pecho o el biberón. “Es ideal que la mujer esté cómodamente sentada y tranquila y el bebé semisentado”, explica en un artículo la pediatra Libia Segura.

Segura conceptúa los cólicos como un llanto inconsolable que se agudiza en las horas de la tarde y que viene acompañado de distensión abdominal, flexión de piernas, enrojecimiento cutáneo y puños cerrados. Todos esos síntomas son indicadores claros de cólicos en el bebé.

La rutina para cuidar a un recién nacido puede resultar agotadora. Por eso, muchos padres cuando acaban de darle de comer y por fin el niño se queda dormido no quieren hacer otra cosa que acostarlo.

He ahí primer error. Aunque tu bebé se esté quedando dormido, es fundamental que expulse los gases. Para ello, te describimos tres posibles técnicas que te serán de gran utilidad.

Darle palmaditas en la espalda

Para hacer que el bebé expulse los gases, es importante que lo cojas de manera que su barriga quede apoyada en tu hombro. Una vez que esté colocado, con la mano curvada dale unas suaves palmaditas vacías en su espalda para ayudarle a que expulse los gases.

También es bueno hacer un movimiento ascendente con tus manos mientras le das las palmaditas. De esta manera echará los gases y se quedará relajado en esa postura, siendo más fácil que se quede dormido nada más eructar.

Moverle las piernas

Si después de darle las palmaditas en la espalda, le tocas la barriga y la sientes vacía, como hueca o llena de gases, lo mejor es que lo acuestes sobre una superficie plana, como por ejemplo tu cama, y le estires y flexiones las dos piernas al mismo tiempo unas 10 veces. También puedes estirarle una pierna mientras flexionas la otra, como si estuviera montando en bicicleta. Otra opción es mover ambas piernas en el sentido circular de la agujas del reloj.

Ese movimiento de flexión estimula el intestino y ayuda a expulsar los gases que se generan al tomar leche. Resulta equivalente al saludable ejercicio que los adultos realizamos después de comer para bajar la comida.

Masajes en el estómago

Los masajes en el estómago también ayudan al bebé a expulsar los gases que le causan cólicos. Puedes acariciarle la barriga con movimientos delicados hacia arriba o realizando movimientos circulares. De hecho, está comprobado que los masajes en el sentido de las agujas del reloj alivian el cólico.

Medicamentos anticólicos

Si con estas técnicas no logras que tu hijo supere el dolor que le producen los cólicos, entonces quizás deberás recurrir a los medicamentos indicados para estos casos.

Lo mejor es que sea el pediatra quien te recete los anticólicos que requiera tu bebé, los cuales suelen suministrarse antes de cada toma de leche.

Esto le ayudará a expulsar los gases y evitará la aparición de cólicos.

Todas estas técnicas para evitar que el bebé padezca de cólicos deben emplearse periódicamente. Verás como su resultado es muy efectivo y ayudará a que tu hijo duerma mejor y tu puedas afrontar con buen ánimo las labores del día a día.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/3-tecnicas-evitar-los-colicos-en-el-bebe/

Mi bebé tiene gases, ¿qué puedo hacer?

¿La leche de fórmula da gases?

Se suele decir a menudo que lo ideal para los bebés y sus padres es que nacieran a los 12 meses de gestación, para que llegaran algo más maduros y, en consecuencia, con más capacidad de adaptación a nuestro medio y menos problemas de cólicos, sin la disquecia del lactante (cuando se ponen muy rojos y se arquean para hacer caca) y, en general, con menos dolores de barriga.

Y es que en muchas ocasiones lloran incluso cuando los tenemos en brazos (porque si llora y se calma al cogerlo, está claro que no son cólicos ni gases), y se suele achacar a que podrían tener dolor a causa de las digestiones y los gases, que echan mediante eructos y pedetes.

Si es vuestro caso, si vuestro bebé tiene gases y está molesto, ¿qué podemos hacer?

¿Qué son los gases?

Pero no puede ser. No pueden nacer con 12 meses de gestación porque no podrían nacer: no cabrían por el canal del parto. Así que nacen, aun a término, prematuros si los comparamos con otras especies de mamíferos, cuyas crías llegan mucho más preparadas.

Así que tienen molestias como gases, que como imaginaréis no son otra cosa que aire que está en el sistema digestivo del bebé y le provoca molestias, quizás dolor, y que le hace llorar hasta que consigue eliminarlo de algún modo.

Gases en el estómago

Son los que menos suelen molestar y los que se expulsan de manera más fácil, a través de los eructos. El aire llega al estómago al ser tragado por el bebé, algo que sucede a menudo cuando lloran, con la succión del chupete o incluso cuando están comiendo, si con el biberón se le «cuela» aire o si es amamantado y la posición no es del todo correcta.

Para prevenirlo, hay que:

  • Intentar que el bebé esté, durante el día, lo más tranquilo que se pueda: en brazos, porteándolo, etc.
  • Calmarlo cuando llore.
  • Revisar la postura al succionar del pecho si se oye que está entrando aire (suelen oírse chasquiditos cada vez que hace el movimiento de succión).
  • Ofrecer el biberón con el bebé incorporado, buscando que en la tetina siempre haya leche y que no pueda tragar aire, y parando durante la toma para ver si quiere echar un eructo antes de seguir comiendo.
  • Además, debemos asegurarnos, si toma leche artificial, de que la preparación se hace de manera correcta para que la densidad de la leche no le dificulte el tragarla, ni provoque además otros efectos indeseables en el bebé.

Para ayudarles podemos:

  • Mantenerlos erguidos en nuestros brazos durante unos minutos después de la toma, mientras los mecemos un poco (se pueden dar unos golpecitos en la espalda, pero siempre con cariño y suavidad).
  • Hacer esto mismo en medio de las tomas, si viéramos que tienden a tragar mucho aire, además de solucionar los motivos por los que llegan a tragar ese aire.

Gases intestinales

Estos son los que molestan más, porque llegan a provocar distensión abdominal y dolor (como cuando nosotros tenemos gases que no aliviamos hasta que no los dejamos salir en forma de ventosidades), y no tienen nada que ver con si tragan más o menos aire.

En este caso, los gases en el intestino provienen de la fermentación de los hidratos de carbono que se han consumido y de la flora intestinal que tenga el bebé.

Para prevenirlos hay que:

  • Revisar la postura y la técnica de amamantamiento: los bebés que no extraen bien la leche tienden a comer poco en cada tetada, y a menudo incluso son cambiados de pecho antes de llegar a la parte más grasa de la leche materna. Esto hace que consuman mucha leche «del principio», más rica en lactosa, que puede provocar más flatulencias.
  • Probar con una leche más «digestiva»: si toma leche artificial, los fabricantes ofrecen fórmulas anticólicos, u otras versiones con nombres como digestive o comfort, que son fórmulas modificadas para ser digeridas más fácilmente por parte del bebé.

Para ayudarles podemos:

  • Hacer masajes en su abdomen en el sentido de las agujas del reloj, siempre de manera suave.
  • Flexionar sus piernecitas hacia el abdomen, generando un poco de presión al llegar arriba.
  • Acunarlo en la posición anticólicos (sobre nuestro brazo, de manera que la mano quede sobre su barriga ejerciendo una ligera presión o sostén).
  • Usar cinturones de calor: hay en el mercado una especie de fajas anticólicos para bebés que se calientan antes de ponerlas, que podrían ayudar a calmar un poco las molestias.
  • Portearlo: es la suma de todos los consejos anteriores en uno, porque portear es una manera de poner su barriga contra nuestro cuerpo y darle calor, de darles un masaje con la fricción al caminar y de, como los llevamos en posición de ranita, facilitar que puedan soltar pedetes e incluso hacer caca. En el caso de los bebés, se suele recomendar fular antes que mochila, por ser más adaptable.

Mucho ánimo si estáis en este momento, y paciencia: dentro de pocas semanas todo esto pasará y tu bebé estará mucho mejor.

En cualquier caso, si tu bebé está muy irritable, es mejor que lo vea un pediatra. A menudo detrás de ese llanto hay algo más: una alergia, reflujo, una posible infección de orina, etc.

Fotos | iStock
En Bebés y más | Cólicos del lactante: qué son, 7 ideas prácticas para calmar a un bebé con cólicos, Cómo aliviar los cólicos del lactante

Источник: https://www.bebesymas.com/recien-nacido/mi-bebe-tiene-gases-que-puedo-hacer

Cólicos del bebé

¿La leche de fórmula da gases?

Un cólico se manifiesta por el llanto incontrolable, con ataques de mal humor e irritabilidad, de un recién nacido por lo demás sano. Este trastorno, cuya causa se desconoce, no es perjudicial, aunque puede resultar muy angustioso para los padres y los cuidadores. Es muy frecuente, ya que afecta a hasta dos de cada diez bebés.

  • Acerca del cólico.
  • Síntomas del cólico.
  • Causas del cólico.
  • Diagnóstico del cólico.
  • Tratamiento del cólico.
  • Ayuda y apoyo.
  • Preguntas y respuestas.

Acerca del cólico.

El cólico se manifiesta por el llanto incontrolable de un bebé. No se conoce con cereza la causa que lo provoca.

Síntomas del cólico

Por lo general, el cólico afecta a los bebés en las primeras semanas de su vida, pero suele remitir pasados unos cuatro meses.

El llanto puede ser intenso y violento, y puede prolongarse varias horas al día, durante unas cuantas semanas.

Aunque el llanto puede aparecer en cualquier momento, suele intensificarse hacia el final de la tarde y al anochecer. Incluso puede afectar al sueño del bebé.

Aunque no se cree que el cólico se deba a ningún tipo de dolor, puede parecer que el bebé sufre algún malestar o incluso dolor. A veces, los bebés arquean la espalda, se acercan las piernas a la barriga, tienen gases y se les enrojece la cara.

El cólico no es un trastorno grave. Las investigaciones indican que los bebés con cólico siguen comiendo y ganando peso, a pesar del llanto. Si en su bebé no se cumpliera esta condición, consulte con su Pediatra o médico de cabecera.

Probablemente, el principal problema de este trastorno es el estrés y la ansiedad que suele generar en la familia, sobre todo si se trata del primer hijo. Es posible que la madre se inquiete al no lograr consolar a su bebé, y que le resulte difícil soportar el llanto constante. Por eso, es importante que reciba apoyo y pueda tomarse un descanso si se siente superada por la situación.

Causas del cólico

Se desconocen cuáles son las causas del cólico. Es posible que la presencia de gases dolorosos contribuya al cólico, pero no se dispone de datos suficientes para demostrar que esté asociado a trastornos digestivos.

Otra teoría es que, mientras el aparato digestivo madura, algunos bebés presentan intolerancia a determinadas sustancias, como la lactosa (azúcar de la leche) ingerida con la leche materna y la leche artificial. Sin embargo, son pocos los datos que respaldan esta teoría.

Otra causa posible puede ser el temperamento del bebé. Puede tratarse de un bebé muy sensible al entorno, y el llanto sería su reacción a los estímulos o los cambios.

Fumar durante el embarazo duplica las posibilidades de que el bebé sufra cólicos.

El reflujo gastroesofágico patológico también se asocia con el llanto excesivo en algunos bebés. Sin embargo, el vómito y la dificultad para tragar, que son síntomas del reflujo gastroesofágico patológico, no son frecuentes en los bebés con cólico.

Diagnóstico del cólico.
Es posible que le preocupe el llanto de su bebé y desee consultar con el médico de cabecera o la enfermera a domicilio para asegurarse de que no padece un problema grave.

Antes de acudir a su médico de cabecera, piense qué otras causas pueden estar provocando el llanto de su bebé. Entre ellas:

  • Gases (si le da biberón a su bebé, siéntelo de forma que esté perfectamente vertical para reducir la ingesta de aire; pregunte a su enfermera a domicilio cómo se hace esto correctamente).
  • Tomar la leche demasiado rápido (sobre todo en los bebés que se alimentan con biberón; quizá le ayude probar distintos tamaños de tetina).
  • Hambre o sed.
  • Cansancio.
  • Falta de contacto (hay bebés a los que les gusta estar siempre en brazos).
  • Temperatura (es posible que el bebé tenga demasiado calor o demasiado frío).
  • Picores (ropa o etiquetas que pican) o eczema.
  • Dolor (puede haber un origen identificable de dolor, como un sarpullido provocado por el pañal).

Si nada de lo anterior es lo que provoca el llanto de su bebé, quizá sea conveniente que consulte con el médico de cabecera o la enfermera a domicilio. Examinarán a su bebé y le preguntarán por su comportamiento.

La información sobre cuándo llora, come o duerme su bebé, así como su patrón de evacuaciones intestinales, puede contribuir a determinar la causa del llanto.
Tratamiento del cólico.
No existen ni un único fármaco ni una cura demostrada para el cólico, pero puede probar algunas medidas que quizá le sirvan de ayuda.

Cada bebé se consuela de un modo distinto y es posible que tenga que probar varios métodos hasta encontrar el que realmente funcione.

Autotratamiento.

Las técnicas siguientes pueden resultarle útiles para intentar calmar a su bebé:

  • Sostenga al bebé en brazos y camine o baile con él. Los bebés necesitan mucho contacto, y les encanta el movimiento.
  • Lleve al bebé en una mochila porta bebé, bien delantera, bien de espalda.
  • Intente utilizar una mecedora para bebés.
  • Cante bajito o hable a su bebé.
  • Cambie al bebé de posición, sosteniéndolo en posición vertical, para que pueda mirar más a su alrededor.
  • Intente calmar al bebé con ruidos o vibraciones continuos de los electrodomésticos, como el lavavajillas, la aspiradora o la lavadora.
  • Lleve al bebé de paseo, ya sea en el coche o en el carrito.
  • Déle un chupete para que pueda chuparlo.
  • Bañe al bebé, el agua tibia puede ayudarle a calmarlo.

Dietas de eliminación
Quizá convenga aplicar algunos cambios en la dieta. Funciona con algunos bebés, pero no se ha demostrado que trate el cólico.

Si su bebé toma leche artificial, la enfermera a domicilio puede sugerirle que cambie de marca.
Se cree que algunos bebés no digieren bien la lactosa, pero es algo que desaparece con la edad.

Si se extrae leche materna para dársela en biberón o utiliza leche artificial que contiene leche de vaca, puede probar a añadir lactasa antes de dársela al bebé. La lactasa descompone la lactosa en el cuerpo y puede atenuar los síntomas en algunos bebés.

Podrá comprar lactasa en las farmacias; recuerde leer siempre el prospecto informativo para el paciente y, en caso de duda, consulte a su farmacéutico.

Son muy pocos los datos que permiten sugerir que puedan reducirse los síntomas del cólico con una dieta hipoalergénica (sin leche, huevos, trigo ni frutos secos) o, si el bebé toma biberón, una leche artificial hipoalergénica.

Si le da el pecho, pruebe a eliminar los productos lácteos de su dieta para ver si de esa forma se alivian los síntomas. Antes de eliminar otros alimentos de la dieta, como el trigo o los frutos secos, es mejor consultar al médico de cabecera.

Si los síntomas remiten, hable con su médico de cabecera para que lo derive a un especialista, ya que, aunque no es muy frecuente, es posible que su bebé tenga intolerancia a la lactosa.

Los médicos no recomiendan utilizar leche de soja porque contiene una sustancia llamada fitoestrógeno.

Simula la acción de una hormona (una sustancia química del cuerpo) llamada estrógeno, lo que puede suponer un riesgo para la salud reproductiva del bebé a largo plazo.

Antes de utilizar leche de soja, consulte a su médico de cabecera o su enfermera a domicilio, ya que únicamente debe recurrirse a ella en circunstancias excepcionales.

Medicamentos

No se ha demostrado con certeza que la simeticona pueda atenuar los síntomas del cólico son limitados. Este tratamiento se utiliza para aliviar los gases atrapados. Otra posibilidad son las gotas o las soluciones para aliviar el cólico en los bebés, que pueden adquirirse sin receta. Pruebe estos remedios durante una semana para observar si se produce alguna mejoría.

Terapias complementarias

La manipulación quiropráctica de la columna o la osteopatía craneal pueden aliviar los síntomas. Sin embargo, apenas se dispone de datos que demuestren la efectividad de estos tratamientos.

También pueden aliviarse los síntomas de cólico con aromaterapia y un masaje en la barriga con aceite de lavanda. Dado que algunos remedios de herboristería y terapias complementarias pueden ser perjudiciales para los bebés, consulte siempre a un médico cualificado.

Ayuda y apoyo
Cuidar de un bebé que padece cólicos puede ser muy estresante, frustrante y difícil para cualquier padre o cuidador, en especial si se trata del primer hijo.

Si siente frustración o decepción por no ser capaz de calmar a su bebé, déjelo en un lugar seguro, como una cuna, durante unos minutos y vaya a otra habitación para tranquilizarse. Un breve descanso le ayudará a evitar que su disgusto vaya en aumento.

Si siente que la situación le supera, pida a su pareja, un familiar o un amigo que le releven durante un rato, aunque no se trate más que de una o dos horas, para que pueda descansar de verdad del llanto del bebé.

Es bueno salir y encontrarse con otros padres con bebés de edad parecida al suyo; pida a su enfermera a domicilio información sobre grupos de actividades lúdico-educativas para niños en edad preescolar.

Preguntas y respuestas sobre el cólico
¿Es el cólico un trastorno común en una misma familia?

Respuesta

Sí. Existe un pequeño riesgo de que algunas de las posibles causas del cólico sean hereditarias.

Explicación
Los trastornos del sistema digestivo que provocan dolor abdominal (de barriga) y la intolerancia a la lactosa son motivos posibles por los que su bebé puede desarrollar un cólico.

No es muy frecuente, pero a veces la intolerancia a la lactosa es un trastorno común en una familia.

En consecuencia, si usted o su pareja presentan intolerancia a la lactosa, existe una pequeña posibilidad de que su bebé también la padezca.

Otra posible causa del cólico es el temperamento del bebé. No obstante, aunque su bebé hereda características de personalidad de usted y su pareja, es poco probable que influya en si su bebé desarrolla cólicos o no.

¿Alimentar al bebé de la forma incorrecta puede provocar cólico?

Sí. Es posible que, si el bebé no se sujeta bien al pecho de la madre o si no consigue tomar suficiente leche de los diferentes tipos de leche materna, acabe desarrollando un cólico.

Explicación

La leche materna se compone de calostro y leche madura. El calostro es la primera leche que toma el bebé cuando comienza la lactancia, es más acuosa y contiene menos grasas y más carbohidratos y lactosa.

La leche madura es la que toma el bebé transcurridos unos días, es más espesa y contiene más grasas. El bebé necesita este tipo de leche, ya que aporta energía para más tiempo.

Asimismo, puede que tenga un efecto tranquilizante.

Si el bebé no se sujeta bien al pecho de la madre mientras mama, el pecho no se vaciará de forma correcta y no conseguirá leche madura suficiente. El bebé se sentirá hambriento enseguida, por lo que volverá a tomar calostro, más pobre en grasas. Esto significa que el bebé tiene que digerir más lactosa, por lo que es más probable que se produzca un cólico.

Si cambia al bebé de pecho en mitad de la toma, tampoco tomará suficiente leche madura. Es importante que deje que el bebé termine de vaciar por completo un pecho antes de cambiarlo al otro si parece que todavía tiene hambre.

Estoy dando el pecho. ¿Es posible que mi dieta provoque cólicos a mi bebé?

Respuesta
Si da el pecho, existe una pequeña posibilidad de que determinados alimentos que usted coma puedan provocar que su bebé desarrolle los síntomas de un cólico. No obstante, es importante que no elimine demasiados alimentos de su dieta, ya que entonces podría no tomar las cantidades suficientes de determinados nutrientes.

Explicación
Existen algunos casos de bebés en los que el cólico puede estar provocado por una intolerancia a la lactosa. Si da el pecho, puede intentar eliminar la leche de vaca (que contiene lactosa) de su dieta para ver si así se atenúan los síntomas de su bebé.

También puede extraerse leche materna para dársela al bebé en un biberón y añadirle unas gotas de lactasa. Si su bebé toma biberón, puede agregar unas gotas de lactasa a la leche artificial.

La lactasa descompone la lactosa en el cuerpo y puede atenuar los síntomas en algunos bebés.

Podrá comprar lactasa en las farmacias; recuerde leer siempre el prospecto informativo para el paciente y, en caso de duda, consulte a su médico o farmacéutico.

Es posible que, si da el pecho, eliminando la leche, los huevos, el trigo y los frutos secos de su dieta se alivien los síntomas de su bebé. Si le da el biberón, puede probar con una leche hipoalergénica.

No obstante, no se dispone de datos suficientes que demuestren la eficacia de este remedio.

En ningún caso elimine de su dieta ni de la de su bebé la leche de vaca ni ningún otro grupo alimentario sin hablar primero con su médico de cabecera o su enfermera a domicilio.

Algunas madres sugieren que comer menos cantidad de alimentos como el brécol, las cebollas y la col, que producen muchos gases, puede reducir el cólico. Es posible que reducir la ingesta de comida especiada y cafeína también ayude. No obstante, no se ha demostrado científicamente que estas medidas resulten beneficiosas.

Источник: https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/embarazo-maternidad/recien-nacido/prepro_058571.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: