¿La leche materna puede ser de mala calidad?

¿La leche materna puede ser de mala calidad?

¿La leche materna puede ser de mala calidad?

La leche de una madre siempre es buena y la mejor para su hijo, y por supuesto más adecuada que la de fórmula.

Además la leche materna tiene la propiedad de ir cambiando en cantidad y composición a lo largo del día e incluso de los meses, y así ir adaptándose a las necesidades del niño en función de su edad.

Por eso, la primera leche es diferente de la que se producirá cuando el niño tenga 2 meses o de la de al cabo de 9.

Indice

¿Por qué se dice que hay leches de mala calidad?

Esto suele ocurrir cuando el bebé no gana el peso que debería o no se suelta del pecho. Pero hay que resaltar que, en la mayoría de las ocasiones, esto se debe a que el bebé no está bien agarrado al pecho, tiene alguna dificultad de succión o la técnica de amamantamiento de la madre no es la correcta, no tiene que ver con la calidad de la leche.

A esto se junta que la leche materna tiene un aspecto muy diferente al de la leche de vaca que se compra en el supermercado (homogeneizada). Esta leche de vaca es procesada para que tenga toda el mismo aspecto.

Es normal que si dejas reposar la leche materna sin manipular, esta presente capas más o menos densas (normalmente la capa más densa, pero más pequeña es la de grasa, que se encuentra en la parte superior).

Comparar las distintas capas de la leche pueden hacer que pienses que tu leche es muy liviana, pero tu leche es totalmente normal y de buena calidad para tu bebé. Esto se trata de un mito, la ciencia ha demostrado que no hay leches de mejor calidad que otras.

También se ha demostrado que la dieta de la madre tampoco es demasiado importante en cuanto a la composición de la leche. Las diferencias relacionadas con la alimentación de la madre son muy  pequeñas.

No obstante, es común, aún hoy, oír voces que aseguran que a partir del año (¡hay quien dice que antes!) la leche materna ya no alimenta.

Bien, es cierto que alrededor de los 6 meses el bebé comienza a consumir otros alimentos y la leche deja de ser su único sustento, pero hasta el primer año esta aún tiene que ser su alimento principal y la comida sólida un complemento.

Cumplido el primer año, la dieta del niño se irá ampliando progresivamente de manera que, a lo largo de esos meses, su menú se irá igualando al de los adultos.

A partir de los 12 o 15 meses podrá tomar leche de vaca, aunque como aconseja la OMS, “hasta los 2 años o más, los niños deben seguir con la lactancia materna, complementada con otros alimentos nutritivos”. La leche materna le seguirá aportando al lactante muchos más beneficios que la de vaca.

Igualmente la Asociación Española de Pediatría dice al respecto:“Los niños que maman por encima del año siguen obteniendo una cantidad sustanciosa de calorías y micronutrientes (hierro, calcio, vitaminas) de la leche que toman de sus madres (en ocasiones, por encima del 50% de las necesidades diarias). Después del primer año y por lo menos hasta el segundo, es recomendable que el niño realice al menos 4 tomas de pecho al día, antes o después de las comidas, por la noche, etc. En esta etapa muchos niños maman como postre, y cuando están enfermos, es lo único que comen”.

Si el niño de un año hace 4 o 5 tomas diarias de pecho no precisa de otra fuente de leche.

Recuerda que si aumenta de peso normalmente es que está bien alimentado. Las revisiones con el pediatra te mantendrán informada sobre su estado.
 

¿Qué puede afectar a la calidad de la leche?

A pesar de que está demostrado que la calidad de la leche siempre va a ser excelente (a no ser, por ejemplo, que estés tomando un medicamento incompatible con la lactancia), existen causas por las cuales la calidad de la leche materna se puede ver afectada.

En el caso de que no puedes dar el pecho tantas veces como te gustaría a tu bebé, debes extraértela con un sacaleches y conservarla para su posterior administración.

Este es un proceso que se debe realizar con mucho cuidado ya que puede afectar a la calidad de la leche y convertir una buena leche en una leche de mala calidad (por contacto con microorganismos externos a la madre).

También se debe tener en cuenta que la leche que ha sido extraída sólo se debe consumir en las 24 horas siguientes si está a temperatura ambiente, un par de días si está refrigerada.

Para saber si está en buen estado lo mejor es que la pruebes tú antes, si notas que sabe diferente o tiene un mal aspecto lo mejor es que no se la des. La leche en mal estado puede ser nociva para la salud del bebé. Recuerda que si está separada en capas es totalmente normal, no debe ser un motivo por el que desecharla. Agítala con cuidado y sin gran fuerza para que vuelva a su aspecto de siempre.

¿Qué le puede pasar entonces a mi leche? Mi bebé no engorda

Así como se ha demostrada que la calidad de la leche siempre es óptima para el bebé, lo que puede pasar es que no produzcas leche suficiente.

Esto puede deberse a que la cantidad de leche no es suficiente para el bebé.

Puede deberse a lo que comentábamos anteriormente (mal agarre del bebé o mala técnica de lactancia de la madre) o porque el bebé tenga alguna dificultad de succión o que la madre no produzca leche suficiente.

Si crees que puedes tener algún problema con la lactancia consulta con un asesor, pero el problema no va a ser la calidad de tu leche, tienes la calidad necesaria para alimentar a tu bebé. Si se presentan dificultades en la lactancia, busca las causas y no creas el mito de que es culpa de tu leche.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/lactancia/la-leche-materna-puede-ser-de-mala-calidad-5379

Una investigación confirma que la leche materna de todas las madres es buena

¿La leche materna puede ser de mala calidad?

Cuando un bebé no gana peso suficiente y está siendo amamantado, son muchas personas las que le dicen a la madre que probablemente será porque su leche no le alimenta.

Esto sucede así porque aún hoy en día se sigue transmitiendo el mito que dice que hay mujeres que hacen muy buena leche y otras que tienen la leche aguada, o incluso el mito que dice que las mujeres que comen mejor tienen mejor leche, y que las que se alimentan peor tienen una leche menos nutritiva.

En ambos casos hablamos de mitos, porque se sabe desde hace un tiempo, y ahora un nuevo estudio lo corrobora, que la leche materna de todas las madres es buena.

La investigación se realizó en España y se ha publicado en la revista Annals of Nutrition & Metabolism. Además, recientemente fue galardonada con el Premio Maese Alonso 2016 del Colegio de Médicos de Huelva.

Conocedores de que los beneficios potenciales de la lactancia materna pueden explicarse por la presencia en la leche de ciertos componentes que ayudan al desarrollo neurológico y en la maduración general de los órganos, los investigadores decidieron medir de algún modo dichos componentes y ver cuál era la diferencia en mujeres que no tomaban suplementos durante el embarazo (aparte del ácido fólico en el primer trimestre), mujeres que tomaban multivitamínicos y mujeres que tomaban un suplemento de yodo junto al ácido fólico de los primeros meses.

En el estudio se incluyeron 37 madres lactantes de bebés sanos que fueron divididas en los tres grupos de madres. Se analizó la leche de las tres mujeres tras el parto (calostro en realidad), a los 15 días del parto y una tercera muestra a los 30 días.

Toda la leche resultó ser buena

Aunque lo esperable (por lógica) era que las mujeres que tomaron multivitamínicos tuvieran una mejor leche que las que habían tomado solo yodo, o ningún suplemento, los resultados demostraron que la leche de todas las madres era igualmente buena para sus bebés, y que la suplementación durante el embarazo no la hacía mejor.

Tal y como leemos en Huelva Buenas Noticias, en declaraciones de Inés Velasco López, líder de la investigación:

Sabíamos que los niños de las mujeres que consumen estos suplementos tienen tests de desarrollo mejores y tratamos de averiguar si había diferencias en la leche materna, pero no las hay.

En la leche inicial aparecen grandes ventajas de los suplementos, pero conforme van amamantando se van igualando, así que la leche es buena independientemente de lo que la madre consuma.

Eso refuerza la idea de que no hay leches malas y además son mejores cuanto más tiempo pasa de lactancia, es decir, que a los 30 días las propiedades de la leche son mejores que a los dos días.

Las propiedades ligadas al desarrollo y a otros factores metabólicos de 15 en 15 días van progresando, la leche se hace más beneficiosa conforme pasa el tiempo. Eso está en consonancia con que el efecto de la lactancia sobre el desarrollo de los niños es mayor cuanto más se mantiene

Entonces, ¿las mujeres no tienen que tomar yodo?

En realidad sí, porque la cantidad de yodo en la leche materna depende del consumo que haga la madre. Aunque la OMS considera que España no es un país de riesgo de déficit de yodo, a la práctica se ve que hay muchos niños con niveles bajos, y esto afecta a su desarrollo psicomotor e intelectual.

Por esta razón, en base a los estudios disponibles, se recomienda que las mujeres tomen un suplemento de yodo durante toda la lactancia. El Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría establece que dicha suplementación sería de este modo:

Las necesidades de yodo en la mujer lactante se estiman en 250-300 µg /día.

Dado que el consumo de sal puede estar reducido en ese período (la sal yodada es la fuente de yodo recomendada para todo el mundo), se aconseja un suplemento de 200 µg de yodo al día en forma de yoduro potásico, durante el periodo de lactancia, tanto si se lacta a un solo niño como si se trata de gemelos o hermanos (lactancia en tándem).

Así que, aunque todas las mujeres tienen una leche buena y completamente nutritiva para sus hijos, con el fin de que no haya carencias de yodo, se recomienda que todas tomen un suplemento de este mineral.

Aparte de esta recomendación, la dieta de una madre lactante puede ser la misma que llevaba antes del embarazo, aunque siempre se debe recomendar que sea lo más saludable posible por su salud y porque al final la dieta de los bebés, cuando ya comen, se acaba asemejando a la que llevan los padres.

De este modo, cuanto más sano coman los padres, más probabilidades hay de que sus hijos coman sano también.

Fotos | iStock
En Bebés y más | La AEP publica un informe a favor de la lactancia materna en niños mayores (sí, los que ya caminan y corren), ¿A partir de cuándo deja de tener sentido dar leche materna porque ya es como dar agua?, Las madres pobres, ¿pueden dar el pecho o deben dar leche artificial?

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/una-investigacion-confirma-que-la-leche-materna-de-todas-las-madres-es-buena

¿Cómo saber si mi leche es de mala calidad para el bebé?

¿La leche materna puede ser de mala calidad?

La alimentación de nuestro bebé es esencial para que crezca sano y fuerte. Por eso, es muy normal, sobre todo entre las madres primerizas, que exista una cierta preocupación en cuanto a la calidad de la leche materna generada.

Existe la falsa creencia de que las madres pueden generar la calidad de la leche en mal estado, que puede serle perjudicial al bebé. Sin embargo, esta leyenda no es cierta, puesto que la pediatría asegura que la calidad de la leche de las madres siempre suele ser buena para el recién nacido.

Es cuando la almacenamos o comemos algo que le hace reacción al bebé que puede dejar de ser buena, pero eso no significa que la madre genere leche de mala calidad, sino que esta leche ha sido procesada o afectada por otro alimento.

En Bekia te contamos cómo saber cuando la leche no le es buena a tu recién nacido y desmotamos el tópico de que le leche materna puede ser de mala calidad para el bebé.

Todas las madres dan leche de calidad, es su naturaleza

Qué puedo hacer para que la calidad de mi leche mejore durante la lactancia natural

Aunque todas las madres producen una leche materna excelente, se encuentren en el lugar del mundo en el que se encuentren y tengan una dieta distinta, si que alunas enfermedades concretas podrían afectar al estado de nuestra leche al dar el pecho. En estos casos en concreto, el médico será consciente de tú situación y podrá darte los consejos más adecuados.

De lo contrario, tu leche estará en buen estado y será de gran calidad para tu bebé. No obstante, existen algunos consejos que podemos seguir para poder asegurarnos de que le estamos dando el mejor alimento a nuestro hijo si optamos por la lactancia natural:

– Puede que una vez que hayas dado a luz pienses que ya puedes volver a retomar tus viejos hábitos, como una dieta rica en grasas, el tabaco o el alcohol.

Sin embargo, cada vez que consumas alguna de estas sustancias nocivas se las estarás pasando a través de la leche al dar el pecho a tu recién nacido, lo que le será igual de malo que si las hubieses consumido durante el embarazo.

Por lo tanto, dejaremos de tomar estos alimentos y productos mientras realicemos la lactancia natural, al menos, hasta que nuestro bebé deje de tomar el pecho.

Las comidas picantes te pueden gustar mucho, pero no gustarle nada a tu bebé. Recuerda que cada vez que consumas algo con un sabor fuerte este irá directamente a tu leche. Además piensa que todos aquellos alimentos que pican producen una mayor necesidad de acudir al baño, por lo que también podría afectar a las heces de tu bebé.

Aliméntate bien si estás en período de lactancia

– Puede que después de dar el pecho tu recién nacido llore en exceso, se ponga rojo o se rasque constantemente. Sin saberlo puede que esté sufriendo alguna alergia o intolerancia alimenticia a alguno de los alimentos que comes y se lo pases al dar el pecho.

Así pues, lo mejor será que lo consultes con el pediatra lo antes posible. En algunos casos se recomienda a la madre dejar de comer ciertos cereales, carnes o frutos secos para poder ver si los efectos remiten.

De lo contrario quizás sería mejor buscar con el médico una opción alternativa a la lactancia natural.

Esto no significa que la calidad de la leche sea mala o que estés haciendo algo mal como madre, simplemente tu bebé tiene unas necesidades alimenticias específicas que deben estar controladas por un médico por el bien de su salud y crecimiento.

Bebe mucha agua, puesto que la primera leche que sale del pecho es más líquida que el resto. Esto es para saciar la sed del bebé y a continuación se va espesando para poder alimentarlo mejor y sacarle la sensación constante de hambre que podía haber estado pasando antes de tomar el pecho.

Qué puede afectar a la calidad de la leche

A parte de todos los consejos anteriores para que la calidad de tu leche, que ya es seguramente excelente para el bebé de por si, mejore, existen otras causas por las cuales la calidad de tu leche se podría ver afectada.

Aquellas madres que no pueden darles el pecho a sus hijos tantas veces como les gustaría, quizás por motivos de trabajo, deberán extraérsela con un sacaleches y conservarla para su posterior administración.

No obstante, debemos realizar este proceso con mucho cuidado, de lo contrario podríamos convertir una leche que estaba en buen estado a ser de mala calidad. También es muy importante que recordemos que una vez extraída la leche del pecho solamente puede ser consumida hasta las 24 horas posteriores, como máximo, a temperatura ambiente y un par de días más si la tenemos refrigerada.

Consulta a tu médico todas tus dudas sobre alimentación y lactancia

Antes de darle la leche materna extraída de tu pecho con el biberón al bebé siempre deberás probarla tú antes.

De este modo sabrás si ya no está en buen estado, por su sabor agrio, el color amarillento o quizás que ya no es tan líquida como cuando la sacaste del pecho. Si notas que sabe diferente o te da mal aspecto no se la des a tu bebé.

Es mejor que le des entonces el pecho o busques una alternativa, la leche en mal estado podría serle nociva para su salud.

Existen muchas leyendas que la gente se ha creído durante muchos años y puede que tus familiares y amigos te las comenten sin mala intención.

Recuerda que la medicina avanza muy deprisa actualmente y que si tienes alguna duda respecto a tu leche materna o a la alimentación de tu bebé deberías siempre dirigirte al profesional de la salud, que es quien mejor sabrá aconsejarte para que tu recién nacido pueda crecer sano y fuerte como os merecéis.

Источник: https://www.bekiapadres.com/articulos/como-saber-leche-mala-calidad-bebe/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: