La lluvia

Contents
  1. Las 70 mejores frases sobre la Lluvia
  2. Frases y citas célebres de lluvia
  3. 1. La lluvia es gracia, es el cielo que desciende a la Tierra. Sin lluvia, no habría vida. (John Updicke)
  4. 2. Si quieres el arco iris, tienes que aguantar la lluvia. (Dolly Parton)
  5. 5. Si la lluvia arruina el picnic, pero salva la cosecha de un granjero, ¿Quiénes somos nosotros para decir que no debe llover? (Tom Barret)
  6. 7. Un día perfecto puede ser soleado y también lluvioso, depende de la actitud. (Tana Davis)
  7. 9. Uno puede encontrar tantos dolores cuando la lluvia está cayendo (John Steinbeck)
  8. 11. La lluvia comienza con una sola gota. (Manal al Sharif)
  9. 12. Las gotas de lluvia hacen un agujero en la piedra, no por la violencia, sino por la constante caída. (Lucrecio)
  10. 13. La vida es el fuego que arde y el Sol que da luz. La vida es el viento y la lluvia y el trueno en el cielo. La vida es materia y es la tierra, lo que es y lo que no es. (Séneca)
  11. 14. No creo en el pesimismo. Si algo no sale de la manera que deseas, sigue adelante. Si crees que va a llover, lloverá. (Clint Eastwood)
  12. 15. En cada vida debe caer algo de lluvia. (Henry Wadsworth Longfellow)
  13. 18. Sin el Sol no habría vida, pero tampoco sin la lluvia. (Frey Juhn)
  14. 21. Los tres grandes sonidos elementales en la naturaleza son el sonido de la lluvia, el sonido del viento en un bosque virgen y el sonido del océano en una playa. (Henry Beston)
  15. 22. La vida está llena de belleza. Nótalo en el abejorro, en el niño pequeño y las caras sonrientes. Huele la lluvia y siente el viento. Vive tu vida al máximo potencial, y lucha por tus sueños. (Ashley Smith)
  16. 26. Dios se desnuda en la lluvia como una caricia innumerable. (Juan Ortíz)
  17. 28. A veces debemos expresar nuestra gratitud por las cosas pequeñas y simples como el olor de la lluvia, el sabor de la comida favorita o el sonido de la voz de un ser querido. (Joseph Wirthlin)
  18. 29. No me considero un pesimista. Creo que un pesimista es alguien que está esperando que llueva. (Leonard Cohen)
  19. 31. Un banco es un lugar donde te prestan un paraguas en buen tiempo y te lo piden de vuelta cuando empieza a llover. (Robert Frost)
  20. 39. Amo la lluvia. Es mi clima favorito. (Kristen Wing)
  21. 44. Siempre hay un período de tiempo curioso entre la primera brisa dulce y el momento en que rompe la lluvia. (Don DeLillo)
  22. 48. Cuando yo era niño, nunca escuchamos de smog, agotamiento de la capa de ozono, lluvia ácida o gases de invernadero. (Dennis Weaver)
  23. 50. No veas el desierto como un lugar lejano de poca lluvia. Existen muchas formas de sed. (William Langewiesche)
  24. 51. En los días de lluvia, el sol es un intruso imperdonable. (Eduardo Sacheri)
  25. 52. Hay tres cosas que puedes hacer en un partido de béisbol. Puedes ganar, puedes perder, o puede llover. (Casey Stengel)
  26. 54. ¿Quién soy yo que tengo que cantar bajo un paraguas? Estas personas son mis fans, y si pueden estar en la lluvia para oírme cantar, puedo soportar la lluvia. (Bobby Darin)
  27. 56. Le gustaba la lluvia en Trípoli, era violenta, repentina como sus sentimientos. (Margaret Mazzantini)
  28. 57. Con lluvia este camino, sería otro camino, este bosque otro bosque. (Patrick Rothfuss)
  29. 58. El Sol brilla sobre las personas buenas y malas, y llueve sobre ambas también. Dios no elige la lluvia sólo para las personas malas. (Mariano Rivera)
  30. 61. Es importante estar cerca de cosas reales como la lluvia y el barro para tener contacto con la naturaleza. (Robin Day)
  31. 62. Si piensas constantemente en la lluvia acabarás por encontrarla. (Eddie Mayer)
  32. 68. Si la lluvia llega hasta aquí voy a limitarme a vivir. Mojaré mis alas como el árbol o el ángel o quizás muera de pena. (Luis Alberto Spinetta)
  33. 70. Si un partido político se atribuye el mérito de la lluvia, no debe extrañarse que sus adversarios le hagan culpable de la sequía. (Charlotte Morrow)
  34. La lluvia también es hermosa
  35. El petrichor y el despertar de nuestros recuerdos
  36. ¿Qué es exactamente el petrichor?
  37. La lluvia y su efecto relajante
  38. El sonido de la lluvia
  39. Lluvia
  40. ¿Qué es la lluvia?
  41. Origen de la lluvia
  42. ¿Cómo se forma la lluvia?
  43. ¿Cómo se mide la lluvia?
  44. ¿Qué contiene el agua de lluvia?
  45. Distribución de la lluvia
  46. Tipos de lluvia
  47. ¿Qué consecuencias tiene la lluvia?
  48. ¿Por qué es importante la lluvia?
  49. Temporada de lluvias
  50. Otras formas de precipitación
  51. ¿Cómo citar?

Las 70 mejores frases sobre la Lluvia

La lluvia

Pocos fenómenos meteorológicos tienen tanta magia como la lluvia. Musa de poetas y artistas de todas las épocas, la lluvia evoca tranquilidad y armonía, invita a recluirse y a reflexionar sobre la vida.

Si bien los días soleados evocan vitalidad y energía, los días sombríos y tormentosos evocan tristeza y desesperación, podríamos decir que los días lluviosos transmiten una cierta calma que invita a dejar fluir nuestra mente.

  • Artículo relacionado: «85 frases de tristeza y dolor emocional»

Frases y citas célebres de lluvia

Sin más dilación, vamos a conocer frases de lluvia y citas célebres de escritores y pensadores de toda la historia.

1. La lluvia es gracia, es el cielo que desciende a la Tierra. Sin lluvia, no habría vida. (John Updicke)

El origen de la vida, con el agua como epicentro.

2. Si quieres el arco iris, tienes que aguantar la lluvia. (Dolly Parton)

Nada llega por sí solo; siempre se tienen que superar ciertas adversidades.

5. Si la lluvia arruina el picnic, pero salva la cosecha de un granjero, ¿Quiénes somos nosotros para decir que no debe llover? (Tom Barret)

Hay una especie de justicia poética en la lluvia.

7. Un día perfecto puede ser soleado y también lluvioso, depende de la actitud. (Tana Davis)

Nada más que añadir. Una cuestión de actitud.

9. Uno puede encontrar tantos dolores cuando la lluvia está cayendo (John Steinbeck)

La riqueza de la naturaleza puesta a disposición de todos.

11. La lluvia comienza con una sola gota. (Manal al Sharif)

Metáfora para entender muchos fenómenos de la vida.

12. Las gotas de lluvia hacen un agujero en la piedra, no por la violencia, sino por la constante caída. (Lucrecio)

La erosión se produce por el efecto de la constancia.

13. La vida es el fuego que arde y el Sol que da luz. La vida es el viento y la lluvia y el trueno en el cielo. La vida es materia y es la tierra, lo que es y lo que no es. (Séneca)

Un gran verso de uno de los filósofos más respetados.

14. No creo en el pesimismo. Si algo no sale de la manera que deseas, sigue adelante. Si crees que va a llover, lloverá. (Clint Eastwood)

Si piensas en negativo es bastante común que las cosas acaben saliendo mal.

15. En cada vida debe caer algo de lluvia. (Henry Wadsworth Longfellow)

Sin pequeños baches, la vida no sería tan maravillosa.

18. Sin el Sol no habría vida, pero tampoco sin la lluvia. (Frey Juhn)

La unión de ambos elementos aparentemente contradictorios es lo que produce el milagro de la vida.

21. Los tres grandes sonidos elementales en la naturaleza son el sonido de la lluvia, el sonido del viento en un bosque virgen y el sonido del océano en una playa. (Henry Beston)

Este naturalista estadounidense describía así los sonidos meteorológicos.

22. La vida está llena de belleza. Nótalo en el abejorro, en el niño pequeño y las caras sonrientes. Huele la lluvia y siente el viento. Vive tu vida al máximo potencial, y lucha por tus sueños. (Ashley Smith)

La madre naturaleza tiene todo perfectamente dispuesto para nuestro disfrute.

26. Dios se desnuda en la lluvia como una caricia innumerable. (Juan Ortíz)

Bonita cita célebre que evoca sensaciones tiernas.

28. A veces debemos expresar nuestra gratitud por las cosas pequeñas y simples como el olor de la lluvia, el sabor de la comida favorita o el sonido de la voz de un ser querido. (Joseph Wirthlin)

Detalles que hacen de la existencia un camino lleno de colores.

29. No me considero un pesimista. Creo que un pesimista es alguien que está esperando que llueva. (Leonard Cohen)

El músico estadounidense habló así sobe la lluvia.

31. Un banco es un lugar donde te prestan un paraguas en buen tiempo y te lo piden de vuelta cuando empieza a llover. (Robert Frost)

Una metáfora que pone en tela de juicio la integridad moral de las entidades financieras.

39. Amo la lluvia. Es mi clima favorito. (Kristen Wing)

La parte por el todo en esta poética reflexión.

44. Siempre hay un período de tiempo curioso entre la primera brisa dulce y el momento en que rompe la lluvia. (Don DeLillo)

Un lapso de tiempo en que se produce la transición.

48. Cuando yo era niño, nunca escuchamos de smog, agotamiento de la capa de ozono, lluvia ácida o gases de invernadero. (Dennis Weaver)

Una frase de lluvia para replantearnos el daño que le estamos haciendo al medio ambiente.

50. No veas el desierto como un lugar lejano de poca lluvia. Existen muchas formas de sed. (William Langewiesche)

Metáfora visual sobre distintos climas del mundo.

51. En los días de lluvia, el sol es un intruso imperdonable. (Eduardo Sacheri)

Disfrutar de la lluvia, sin nada más, es un plan perfecto.

52. Hay tres cosas que puedes hacer en un partido de béisbol. Puedes ganar, puedes perder, o puede llover. (Casey Stengel)

Bonita frase sobre la lluvia y cómo afecta a este deporte.

54. ¿Quién soy yo que tengo que cantar bajo un paraguas? Estas personas son mis fans, y si pueden estar en la lluvia para oírme cantar, puedo soportar la lluvia. (Bobby Darin)

Gran pensamiento de este cantante nacido en Nueva York.

56. Le gustaba la lluvia en Trípoli, era violenta, repentina como sus sentimientos. (Margaret Mazzantini)

Un extracto de una novela de esta genial autora.

57. Con lluvia este camino, sería otro camino, este bosque otro bosque. (Patrick Rothfuss)

La lluvia llega para cambiarlo absolutamente todo.

58. El Sol brilla sobre las personas buenas y malas, y llueve sobre ambas también. Dios no elige la lluvia sólo para las personas malas. (Mariano Rivera)

Las circunstancias nos afectan a todos, para bien y para mal.

61. Es importante estar cerca de cosas reales como la lluvia y el barro para tener contacto con la naturaleza. (Robin Day)

No hay que temer a los fenómenos de la naturaleza.

62. Si piensas constantemente en la lluvia acabarás por encontrarla. (Eddie Mayer)

Metáfora que nos enseña el poder de nuestros pensamientos.

68. Si la lluvia llega hasta aquí voy a limitarme a vivir. Mojaré mis alas como el árbol o el ángel o quizás muera de pena. (Luis Alberto Spinetta)

Otra frase que invoca la lluvia como elemento de tristeza.

70. Si un partido político se atribuye el mérito de la lluvia, no debe extrañarse que sus adversarios le hagan culpable de la sequía. (Charlotte Morrow)

Metáfora de corte político.

Источник: https://psicologiaymente.com/reflexiones/frases-lluvia

La lluvia también es hermosa

La lluvia

La lluvia a menudo tiene el inusitado poder de relajar nuestros sentidos y nuestras mentes. Nos embriaga con su petrichor, renueva la atmósfera, arranca destellos de colores a nuestras aburridas ciudades y nos invita a menudo a esa introspección serena, casi mágica donde tomar contacto con nosotros mismos a través de las gotas de lluvia…

Si bien es cierto que a menudo se dice aquello de que “en la vida no se trata de esperar a que pase la tormenta, sino de aprender a bailar bajo la lluvia”, queda claro que no a todo el mundo le agrada. El estado del ánimo se relaciona siempre de forma íntima con la climatología, y más concretamente con el efecto de la luz en interacción con nuestro cerebro.

“El sonido de la lluvia no necesita traducción”

-Alan Watts-

Sin embargo, la lluvia enciende en una buena parte de la población una serie de singulares procesos que se relacionan con el mundo emocional. Tiene mucho que ver con los sentidos y, en especial, con nuestra corteza olfativa y con ese vínculo casi mágico que tiene dicha estructura con el sistema límbico y el hipotálamo, áreas relacionadas con la memoria emocional.

Estamos seguros de que este tema te descubrirá aspectos muy interesantes.

El petrichor y el despertar de nuestros recuerdos

Hay olores que despiertan en nosotros un extraño placer. Nos cautivan, y a la vez se hienden en nuestra memoria como un enclave que despierta en nosotros agradables sensaciones.

El olor de la hierba recién cortada, el las sábanas limpias, el cloro de la piscina en verano, el chocolate que nos preparaban nuestros abuelas o el olor de nuestros lápices nuevos cuando empezábamos el colegio, son rincones privilegiados donde esas fragancias se entremezclan a menudo con gratos recuerdos.

Entre todas esas fragancias hay una que las supera a todas: el petrichor. Que se diga de ella que es el olor más embriagador del mundo no es casualidad.

Aunque nos cueste creeerlo, el olor de la lluvia empapada en la tierra tiene una función muy concreta: guiarnos hasta donde hay agua. Algo esencial para nosotros en el pasado, y en la actualidad para gran parte de los animales, quienes recorren grandes distancias guiados solo por esa sustancia química, la geosmina.

Lamentablemente, algo que todos sabemos es que el efecto de la contaminación a día de hoy deja huérfanas a muchas personas de este regalo vital de la Naturaleza.

 Un presente que, por extraño que nos parezca, tiene también el poder de “despertarnos”, de arrancarnos de nuestros letargos y de los cubículos de nuestras rutinas para invitarnos, simplemente, a relajarnos con un paseo después de la lluvia.

¿Qué es exactamente el petrichor?

El petrichor es un término que se acuñó en 1964 por dos geólogos australianos.

Hace referencia a un proceso fascinante y delicado que se da cuando las gotas de lluvia entran en contacto con superficies sedimentarias o porosas.

Al instante, un tipo de actinobacterias generan una sustancia metabólica llamada geosmina, la cual, vuelve a la atmósfera como un aceite aromático de olor singular.

Curiosamente, cuanto más seco esté el suelo más perceptible será el petrichor, elevándose como un poderoso aerosol que guiará a los pájaros y otros animales hasta esa zona húmeda.

Mientras que a nosotros, carentes ya de la necesidad de encontrar agua, nos animará a abrir las ventanas para aspirar con fuerza ese olor, mientras nos dejamos abrazar por los recuerdos, por el velo sutil de la nostalgia y la caricia de esas revoltosas emociones capaces de invitarnos a un placentero paseo.

La lluvia y su efecto relajante

A la mayoría nos encantan los días de sol, esos donde la piel agradece tal tibieza y nuestra mente tanta luminosidad. Algo que todos sabemos es que desde siempre, la luz se vincula con lo positivo, mientras que las nubes y esa penumbra plúmbea que suele acompañar a la lluvia, se ve con temor, incomodidad y negativismo.

Todo tiene que ver con la relación entre la melatonina y al serotonina. La luz del sol mejora la neurotransmisión y el ánimo gracias a ese incremento natural de dicho neurotransmisor, la serotonina.

La lluvia no solo moja, también pinta el cielo de arco iris

Sin embargo, la lluvia tiene en muchas personas un efecto diferente que se ajusta mucho a determinados patrones de personalidad.

Los perfiles más introspectivos, por ejemplo, suelen deleitarse en mayor grado de esos instantes de recogimiento, ahí donde recostar la cabeza en la ventana para ver cómo las ciudades se visten de singulares matices, semejantes a un lienzo impresionista.

El sonido de la lluvia

A su vez, y como dato curioso, muchas personas con un alto nivel de ansiedad pueden hallar cierto descanso sensorial con el efecto de la lluvia. El sonido de las gotas al caer genera un “ruido blanco”, ese sonido constante y de ondas sonoras apaciguadoras que para muchos, es algo verdaderamente terapéutico.

De hecho, existe un estudio donde avala cómo el estímulo sonoro de la lluvia reduce hasta en un 23% la agitación de los ancianos en las residencias. No solo esa sonoridad regular apacigua la inquietud, sino que además abre la puerta a muchos de nuestros recuerdos.

Permite que pasen a nuestras consciencias esos instantes vividos con olor a infancia, con la fragancia casi salvaje de esa tormenta de verano donde corríamos después de una tarde en la feria o de una noche en la playa. Por tanto, la lluvia también es hermosa y, por curioso que parezca, también cura, también alivia y nos invita a conciliarnos con la tierra que pisamos.

Источник: https://lamenteesmaravillosa.com/la-lluvia-tambien-hermosa/

Lluvia

La lluvia

Te explicamos qué es la lluvia, su origen y cómo puede medirse este fenómeno. Además, cuáles son sus características, riegos y beneficios.

La lluvia se produce por la condensación y enfriamiento del vapor de agua.

¿Qué es la lluvia?

La lluvia es un fenómeno atmosférico e hidrometeorológico muy común en nuestro planeta, que consiste en la caída de partículas líquidas de agua en forma de gotas dispersas, producto de la condensación y enfriamiento del vapor de agua en lo alto de la atmósfera.

A veces se la nombra como precipitación, pero ésta es realmente una categoría más amplia. La lluvia ocurre a diario en distintas regiones del planeta, en algunas con mayor frecuencia que en otras, tanto sobre el mar como la tierra.

La generación de lluvia depende de tres factores específicos: la temperatura, la presión atmosférica y la humedad atmosférica.

Lo que llamamos lluvia no es más que un instante del ciclo hidrológico o ciclo del agua. En él, los depósitos de agua en océanos, lagos, ríos y sobre la superficie terrestre se evaporan por la acción del Sol, van a dar a la atmósfera en donde se enfrían y condensan formando nube.

En el momento en que ese agua condensada cede al peso de la materia y liberan el líquido desde lo alto, se produce la lluvia, que luego repetir el circuito.

Ver además: Satélites naturales

Origen de la lluvia

Una teoría afirma que el agua llegó a la Tierra por medio de meteoritos. 

La lluvia es tan antigua como la presencia masiva de agua en el planeta.

Es decir que se estima que se originó con nuestro planeta, hace 3.800 millones de años.

Existen dos teorías al respecto:

  • Formación volcánica. Según esta teoría, el agua se originó en el centro de la Tierra, como consecuencia de intensas reacciones entre oxígeno e hidrógeno, siendo luego expulsada en forma de vapor a la atmósfera por la actividad volcánica tan intensa que el planeta presentó en sus inicios.
  • Causas extraterrestres. Esta teoría propone que el agua llegó a la Tierra en numerosos meteoritos o cometas helados, ricos en capas de hielo provenientes un rincón del espacio desconocido. Así, al impactar en nuestro planeta entonces volcánico, las altas temperaturas la derritieron y generaron los océanos.

¿Cómo se forma la lluvia?

La lluvia se forma en distintos tipos de nubes, como los cumuloninbus y nimboestratos, que reciben toda la humedad de la atmósfera.

Cuando se elevan hacia regiones más frías, su vapor se condensa y por lo tanto cae, debido al incremento del peso.

Esta formación puede darse de tres modos:

  • Lluvias de convección. El aire caliente en contacto con la superficie terrestre se calienta por acción del Sol y asciende, enfriándose y produciendo lluvias.
  • Lluvias orográficas. Se dan cuando una masa de aire húmedo choca contra un relieve montañoso, ascendiendo por su ladera y descargando su humedad, hasta bajar seco del otro lado de la elevación.
  • Lluvias frontales. Se generan por el choque de dos masas de aire húmedo con temperaturas distintas (una cálida y otra fría). Estas suelen ser de tipo tormentoso o huracanado.

¿Cómo se mide la lluvia?

El aparato empleado para medir la lluvia es el pluviómetro.

La lluvia se mide en milímetros de agua caída, o también en litros caídos por unidad de superficie (m2).

El aparato empleado para medir la lluvia es el pluviómetro, con el cual se calcula la cantidad de agua que por la lluvia se acumularía en una superficie impermeable, horizontal y plana, durante el tiempo que dure la precipitación.

Existen diversos tipos de pluviómetro, muy empleados por los climatólogos o geógrafos en sus análisis de las diversas regiones del planeta, o en el estudio de los fenómenos climáticos.

¿Qué contiene el agua de lluvia?

Las gotas de lluvia tienen un diámetro aproximado de 0,5 mm.

Son partículas esféricas (no, no tienen la clásica forma “de lágrima”) o semiesféricas de agua, en las que idealmente no existe una presencia significativa de otros elementos químicos que pudiera haber en la atmósfera.

Si lo contrario ocurre, podemos estar en presencia de lluvias sucias (que arrastran ceniza o polvo), ácidas (que contienen moléculas de algún óxido reaccionando con el agua para hacer más ácido su pH) o incluso radiactivas (si hay elementos químicos inestables en ella).

Distribución de la lluvia

Las regiones más próximas al Ecuador poseen mayores precipitaciones. 

Cada año caen unos 505.000 km3 de agua en forma de lluvia en el mundo. De ellos, 398.000 sobre los océanos y 107.000 sobre la superficie terrestre.

A nivel planetario, la región de mayores precipitaciones anuales es la Zona de Convergencia Intertropical, próxima al Ecuador, en donde tendrían lugar las más intensas lluvias.

A medida que se avanza sobre las zonas templadas, la lluvia alcanza promedios más estables, dependiendo de las estaciones o atendiendo a condiciones climáticas puntuales.

En la región polar o semipolar las lluvias son prácticamente inexistentes, dadas las bajas temperaturas del aire seco del polo.

Tipos de lluvia

En las tormentas eléctricas se producen lluvias de gran intensidad.

De acuerdo a su intensidad, la lluvia puede clasificarse de la siguiente manera:

  • Llovizna o garúa. Una lluvia muy débil, de gotas finas a menudo pulverizadas en el aire, cuya acumulación es casi inapreciable.
  • Chubasco o chaparrón. Lluvias de intensidad media a fuerte, por lo general de corta duración y acompañadas de viento.
  • Aguacero. Lluvia torrencial, de duración media, que acumula grandes cantidades de agua sobre la superficie.
  • Tormenta eléctrica. Lluvias de fuerte intensidad, acompañadas de vientos intensos y de actividad eléctrica en la atmósfera, debido a la estática generada por las nubes cargadas. Puede ir acompañada de granizo, de nieve, de relámpagos y comúnmente de truenos que las anuncian incluso antes de producirse.
  • Huracán o tromba. El grado máximo de una tormenta, en la que dos masas de aire de distinta temperatura (caliente y fría) se topan y giran una en torno a la otra, produciendo una zona de baja presión que reproduce el ciclo. Sus enormes márgenes de precipitación están acompañadas de vientos muy intensos.

¿Qué consecuencias tiene la lluvia?

La lluvia tiene importantes y trascendentales consecuencias en el planeta, entre las que destacan:

  • La irrigación de agua en las distintas regiones de la superficie terrestre, permitiendo el mantenimiento de la vida vegetal y alimentando ríos, lagos y lagunas.
  • Balance de las temperaturas ambientales en el mundo entero, así como de los niveles de salinidad y temperatura en el agua oceánica.
  • Lavado y escurrimiento de la superficie terrestre, pudiendo desplazar materia sólida.
  • En casos de exceso de lluvia, produce inundaciones cuando el suelo ya no alcanza a absorber más líquido y el agua empieza a empozarse.
  • En casos de lluvias torrenciales, suelen producir daños a la infraestructura urbana, inundaciones, crecidas de ríos y pérdida de vidas.

¿Por qué es importante la lluvia?

Las lluvias producen la humedad necesaria para la vida vegetal.

La lluvia puede ser un factor benéfico tanto como uno destructivo, pero es sin duda fundamental en la preservación del balance climático del planeta.

Gracias a la lluvia el agua circula por diversos lugares, manteniéndolos lo suficientemente húmedos como para albergar la vida vegetal, o dando origen a acumulaciones que luego serán ríos, lagos, etc. Sin ella, la vida sería inviable.

Por otro lado, la lluvia permite el enfriamiento y la humidificación del aire en distintas regiones del globo, manteniendo la temperatura relativamente estable y combatiendo el calentamiento global.

Para el ser humano es una fuente de agua gratuita, regular y relativamente limpia, aprovechable para diversos fines, sobre todo los agrícolas.

Por último, es también un fenómeno que limpia el aire, brindando frescura y claridad a la atmósfera, y que mantiene el nivel de salinidad de los océanos estable.

Temporada de lluvias

Se denomina temporada de lluvias, estación lluviosa o estación de los monzones a la época el año en que suelen producirse las más copiosas precipitaciones de una región.

Por lo general dura uno o varios meses, y están distribuidas a lo largo de los trópicos y subtrópicos, en donde producen cinturones de lluvias recurrentes.

Otras formas de precipitación

La nieve es agua en estado semisólido. 

Hay otras formas de precipitación que no implican la caída de agua líquida, como son:

  • Las nevadas. Si las condiciones de presión y temperatura son las correctas, el agua que caiga de la atmósfera estará en un estado semisólido que se conoce como nieve.
  • Las granizadas. En caso de que la presión atmosférica sea particularmente baja, el agua en la atmósfera puede congelarse en lugar de condensarse, cayendo al suelo en forma de pequeños trozos de hielo macizo conocidos como granizo.
  • El aguanieve. Conocido como hielo granulado, el aguanieve es lluvia que se congela antes de tocar el suelo.

¿Cómo citar?

«Lluvia». Autor: Julia Máxima Uriarte. Para: Caracteristicas.co. Última edición: 9 de marzo de 2020. Disponible en: https://www.caracteristicas.co/lluvia/. Consultado: 21 de marzo de 2021.

Источник: https://www.caracteristicas.co/lluvia/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: