La sudoración en el embarazo

Sudoración en el embarazo: Cómo podemos sobrellevarla

La sudoración en el embarazo

El embarazo es una experiencia única para muchas mujeres, pero también es un momento de cambios y alguna que otra molestia.

En verano también experimentamos cambios e incomodidades, por lo que si unimos calor y embarazo, sobre todo para aquellas mujeres que ya presentan hiperhidrosis o a las que el calor les afecta más y pueden padecer un incremento de su sudoración en el embarazo, este momento puede ser difícil de llevar.

Desde Driosec, expertos en control integral de la sudoración, os contamos cómo puede ser el embarazo en el caso de padecer hiperhidrosis primaria o sudoración intensa, y cómo poder afrontar las altas temperaturas estando en gestación.

El embarazo con hiperhidrosis 

Muchas mujeres presentan sudoración en el embarazo, sin embargo, debemos destacar los casos en que la sudoración es previa a la concepción, esto es, una hiperhidrosis o sudoración intensa previa al embarazo.

¿Qué es la hiperhidrosis?

La hiperhidrosis primaria o esencial, como su nombre indica, es una afección caracterizada por una producción y liberación excesiva de sudor en una o más zonas del cuerpo y de causa desconocida, es decir, su aparición no corresponde a otra patología ni es síntoma de ella.

¿Por qué puede aumentar la intensidad de la sudoración en el embarazo?

La sudoración es un proceso fisiológico natural de nuestro organismo, y necesario, puesto que, mediante ella, conseguimos eliminar sustancias de deshecho, pero sobre todo, regular nuestra temperatura corporal. Esta puede elevarse a causa de altas temperaturas ambientales, de nerviosismo, estrés o miedo, de ejercicio físico o tras el consumo de sustancias excitantes como el café.

Ante estos estímulos, varias hormonas hacen que el ritmo cardíaco se acelere, aumente la circulación sanguínea y existe una mayor necesidad de oxigenación.

Con ello, se produce más gasto de energía, que genera más calor.

Al subir la temperatura, y para que esta no sea dañina para nuestro cuerpo, se produce el sudor que se elimina a través de las glándulas sudoríparas como agente refrigerante.

En los casos de hiperhidrosis, parece ser que existe una hiperactividad de estas glándulas.

Como hemos comentado, durante el embarazo también existen cambios que pueden empeorar o aumentar los efectos de la hiperhidrosis ya existente.

Durante el embarazo aumenta la circulación de sangre hasta en un 40%, lo que produce mayor vasodilatación y con ello, una temperatura corporal más alta.

Finalmente, el aumento de peso durante este período también puede incrementar la sudoración,  puesto que un  mayor peso se asocia con un incremento en el  gasto energético.

En general, el aumento del metabolismo general por el embarazo, origina una mayor necesidad de eliminación de calor que condiciona esta hiperhidrosis fisiológica (normal durante el embarazo).

¿Cómo sobrellevar la sudoración en el embarazo?

Si sufrís hiperhidrosis o sudoración excesiva y os encontráis en estado de buena esperanza, en primer lugar, ¡felicidades por el bebé! Y en segundo lugar, os damos algunos consejos para que podáis afrontar mejor la sudoración en el embarazo:

  • La sudoración intensa produce una importante pérdida de agua, por lo que es muy importante que os hidratéis. Un buen nivel de hidratación es fundamental para responder ante cualquier estímulo que haga subir la temperatura. En caso contrario nuestro cuerpo puede presentar más dificultad para equilibrar nuestra temperatura.
  • Durante el embarazo, y sobre todo en verano, seguro que ya optaréis por prendas holgadas y naturales para estar cómodas, pero también os será beneficioso para evitar un aumento de la temperatura y la retención del sudor.
  • Para sentiros frescas, podéis tomar varias duchas templadas o frescas al día.
  • Seguramente, por vuestra seguridad y por la del bebé ya estéis evitando el tabaco, el alcohol, o las comidas pesadas o picantes. Estos hábitos también os ayudarán a reducir la sudoración.
  • Situaros en la sombra y ventilad. Tened como referencia que la temperatura ambiente debería estar en 22º por el día y entre 18 y 20º por la noche.
  • Aunque vuestro embarazo no sea de riesgo, procurad reposar y evitar esfuerzos innecesarios.
  • Antes de utilizar cualquier producto, o si vuestra situación aún es insostenible, acudir al dermatólogo y al ginecólogo para que ambos puedan ofreceros una solución segura y adecuada. Nunca os automediquéis.

Si precisáis mayor información sobre cómo controlar la sudoración os recomendamos seguir los artículos de nuestro blog.

Bibliografía

Источник: https://www.driosec.com/sudoracion-embarazo/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: