Lactante estreñido

Estreñimiento en lactantes – El Blog del Pediatra

Lactante estreñido

  • Estreñimiento es cuando el bebé hace deposiciones duras y que ocasionan molestias (independientemente de si hace 2 veces al día o una cada 2 o 3 días).
  • La frecuencia y forma como defeca un bebé puede ser bastante variable de unos a otros. Lo más habitual suele ser:
    1. En el lactante que toma lactancia materna, las heces suelen ser muy blandas o líquidas (no es diarrea) y frecuentes (con cada toma hacen), en las primeras semanas. Pasadas esas primeras semanas, va a ir espaciando las deposiciones, de manera que puede hacer desde 1-2 veces al día, hasta una vez cada varios días.
    2. El lactante con lactancia artificial, tiende a hacer menos veces al día, desde 2-3 deposiciones al día hasta una cada 2-3 días.
  • El reflejo gastro-cólico, que es un movimiento automático del tubo digestivo que hace cuando entra comida en el estómago se empieza a mover el colon para vaciar su contenido, y «hacer sitio» en el abdomen. Este reflejo muy útil en bebés por el tamaño pequeño de su abdomen, se va perdiendo con la edad.
  • Pseudoestreñimiento o «falso estreñimiento». Cuando el lactante está varios días sin defecar (hasta 7-8 días si está con lactancia materna), pero no está molesto, come bien y cuando defeca la consistencia es normal y sin dolor, no es estreñimiento, es normal. En este caso lo que sucede es que el único alimento que toma es la leche, que deja muy poco residuo y si su aparato digestivo aprovecha todo lo que puede de la leche, llega muy poco al recto; por lo que el bebé no defeca porque no tiene casi nada que expulsar.
  • Pero con este «falso estreñimiento» también se puede dar la situación de que el lactante esté molesto, sobre todo después las tomas, a ratos parece que hace fuerza y «gruñe», y muchas veces no consigue defecar, pero cuando lo hace las heces no son duras. En estos casos si está varios días sin hacer estará cada vez más molesto. En estos bebés lo que sucede es que hay una cierta descoordinación (por inmadurez) entre el movimiento de su tubo digestivo y la apertura del esfínter anal (el anillo muscular que cierra el ano), con lo que no consigue defecar con facilidad. La postura en la que está un bebé, casi siempre en horizontal, tampoco ayuda.

¿Qué se puede hacer?

Aquí nos podemos encontrar varias situaciones:

1. El lactante que defeca cada varios días, pero la consistencia de las heces es normal, no tiene molestias, come bien,… en este caso NO hay que hacer nada.

2. El lactante con un «falso estreñimiento» pero que está molesto se le puede ayudar.

Para ello, cuando se le nota haciendo fuerza, se le puede hacer masaje de barriga con la mano, o mejorar la postura de evacuar plegándole las piernas sobre el abdomen,… y en ocasiones dilatando el esfínter anal, para lo que se puede usar unmicroenema de glicerina, un supositorio de glicerina o simplemente el termómetro lubricado con vaselina (basta con introducirlo 1 cm o  así). No es cierto lo que se suele decir que al estimularlo en el ano hace que se «acostumbre» y no podrá defecar de otra manera. Cuando el intestino va mejorando su coordinación el problema desaparece y no influye el que lo hayamos estimulado. ¿Se puede hacer esto muy a menudo?, lo lógico es hacerlo sólo cuando el bebé está realmente molesto.

3. En el lactante con verdadero estreñimiento, que hace heces duras y con molestias:

  • Si tiene menos de 4-5 semanas de vida consultar al pediatra siempre.
  • Si tiene más de un mes de edad lo primero es intentar que tome más líquido, y el mejor líquido que pueden tomar a esta edad es la leche; así que probar a ofrecerle más leche (tanto si es pecho como si es biberón), así también se aprovecha el reflejo gastro-cólico. También se le puede ofrecer más líquido en forma de agua, infusión o zumo de fruta; pero en pequeñas cantidades, que no interfiera con las tomas y si está tomando pecho se le da con cucharita o vasito (no con biberón). La fruta tiene algo de azúcar que al no absorberse bien a esta edad, retiene más agua en el intestino y contribuye a que las deposiciones sean menos duras. Importante: NO darle otra cosa que no sea leche si lo que tiene es hambre. 
  • Microenema de glicerina, que ayuda a ablandar y lubricar las heces que hay en el recto.
  • En algunos niños un probiótico puede ayudar.

En casos de estreñimiento persistente, o molestias importantes con la defecación, o que estas molestias interfieran con las tomas, lo mejor es que consultéis con vuestro pediatra

Un par de consideraciones más:

  • En el bebé con lactancia materna, lo que la madre come no se ha demostrado que influya en las heces del lactante. Sí que pueden influir algunos fármacos.
  • En el bebé con lactancia artificial, la leche sí que puede influir en las deposiciones del lactante, pero como no conviene hacer cambios de leche si no están justificados, debéis valorar con vuestro pediatra la posibilidad de cambiar la leche.

Источник: https://pediatragabiruiz.com/estrenimiento-en-lactantes/

El falso estreñimiento del lactante

Lactante estreñido

La época de lactante es la que más variabilidad presenta en cuanto al número, consistencia y coloración de las deposiciones. Además es un motivo frecuente de preocupación para los padres y, por tanto, de consulta en Atención Primaria. Pero, ¿un bebé está estreñido si no ha hecho caca en 3 días? o ¿tiene diarrea por hacer 10 deposiciones? Vamos a hablar un poquito de este tema.

En el mundo de “las cacas”, ¿qué es lo normal?

Los niños alimentados con lactancia materna exclusiva, pueden realizar desde 1 deposición cada 5-6 días (incluso más, el record está en un mes sin hacer caca y sin ningún problema asociado), hasta 12 deposiciones al día (algunos papás también consultan por esta “falsa diarrea”).

Los recién nacidos o los bebés pequeñitos en ocasiones notan el reflejo gastrocólico en todas las tomas. Esto quiere decir que cada vez que comen sienten la necesidad de hacer caca, por lo que puede suceder fácilmente 8-10 veces al día (han habido casos de 20 al día). Conforme va madurando el intestino pueden sentir menos esta necesidad y baja la frecuencia hasta 4-5 al día.

A partir de los 2-3 meses (incluso a partir del mes en algunos casos) hay niños que no hacen caca todos los días, incluso pueden tardar una semana en hacer, pero cuando lo consiguen la deposición es blandita y de características normales, aunque la cantidad puede que sea exagerada, inundando pañal, ropa, espalda… Y hasta el cuello!!! (los bodies que llevan dos ranuras en el cuello se pueden sacar por debajo y así evitamos llenar de caca la cabeza de nuestro/a pequeño/a. Yo lo aprendí a las malas).

Cualquier situación de las expuestas anteriormente deben considerarse normales.

En cuando al color de las deposiciones suelen ser amarillentas, a veces verdosas o tirando a marrón clarito, y la consistencia suele ser líquida con grumos, a veces más pastosa.

No se considera estreñimiento estar sin hacer caca varios días. Estreñido está el niño que hace deposiciones duras, lo que pueden producirle dolor y dificultad para la defecación. Es decir, el estreñimiento lo marca la consistencia, no la frecuencia de las cacas.

En los niños alimentados con lactancia artificial las deposiciones suelen ser de color amarillento o tirando a marrón, de mayor consistencia, más pastosas.

Los que toman fórmulas hidrolizadas pueden presentarlas más líquidas y verdosas. Es muy variable entre unos niños y otros y dependiendo de la fórmula que tomen.

La frecuencia suele ser inferior a la de los niños de pecho, realizando 2-3 al día las primeras semanas y después variable.

Los alimentados lactancia mixta pueden tener las deposiciones de cualquiera de las formas antes mencionadas, a veces más parecidas a las de lactancia materna y otras veces más parecidas a las cacas de fórmula.

Si un recién nacido, coma lo que coma, no hace caca varios días durante las primeras semanas sí que se debe consultar con el Pediatra para comprobar que todo va bien.

Colores de las deposiciones en los lactantes

En el siguiente dibujo podemos hacernos a la idea de los colores que se pueden ver en las deposiciones sin problemas y los que deben de hacernos preguntar a nuestro Pediatra.

El meconio

El meconio es la primera deposición del recién nacido, resultado de la acumulación de residuos que ha tenido lugar durante el embarazo. Se trata de una sustancia negra y pegajosa (como el alquitrán), que suele eliminarse en las primeras 24 horas, a veces al poco de nacer (o incluso antes).

Tras esta primera/s deposición/es, poco a poco las cacas se van volviendo verdosas y de consistencia más fluida (deposiciones de transición), hasta llegar a las deposiciones típicas amarillentas, grumosas y de aroma agradable (sí, sí, huelen bien! Totalmente diferente a cuando se inicia la alimentación complementaria).

La disquecia del lactante

Se trata de un trastorno funcional que consiste en episodios de llanto, “sensación de malestar” o esfuerzo de aproximadamente 10 minutos, en los que impresiona de que el niño está intentando hacer caca pero no lo consigue, en lactantes menores de 6 meses.

Ocurre porque el bebé aprieta los músculos abdominales para hacer caca pero a la vez, en vez de relajar el esfínter anal, también lo aprieta, por lo que no consigue eliminar las heces.

Se considera como “un entrenamiento” para aprender a coordinar musculatura abdominal y perineal. En ocasiones este esfuerzo termina con la emisión de heces pero otras veces no consiguen eliminar nada y lo volverán a intentar en otro momento hasta lograrlo.

No se debe estimular a estos niños (con bastoncillos, punta de termómetros, aceite de oliva…), ni poner enemas ni laxantes, porque no están estreñidos. Cuando consiguen hacer caca esta es blandita.

En caso de que lleven muchos días sin hacer caca y parezca que están molestos (aunque es difícil saber el motivo de su malestar), consultad con vuestro Pediatra, él/ella será quién mejor os pueda aconsejar.

Paciencia, besos y muchos mimos.

Pediatribu

Tema escrito en honor a la nueva primita y a sus espectaculares papás

Источник: https://pediatribu.org/2019/05/28/el-falso-estrenimiento-del-lactante/

Estreñimiento en bebés: laxantes para los pequeños sufridores

Lactante estreñido

El estreñimientoes habitual en los primeros meses de vida, en especial, entre los bebés alimentados con leche artificial.

Sus heces “son más duras  y con más jabones cálcicos que los niños alimentados con leche materna, por la distinta composición de los ácidos grasos”, explica a Correo Farmacéutico María Jesús Pascual, jefa del Servicio de Pediatría del Hospital Vithas Nisa Pardo de Aravaca (Madrid).

La clave está para Daniel Barrachina, vocal del Colegio de Farmacéuticos (COF) de Valencia, en que carecen de la microbiota de la leche materna. “Esto no favorece en absoluto el desarrollo de la flora intestinal en el recién nacido, aunque parece ser que cada vez hay más marcas que intentar suplir esta carencia”.

A la hora de elegir una leche artificial para un bebé estreñido, Óscar López Moreno, vocal de Titulares de Oficina de Farmacia del COF de Madrid, recomienda “las fórmulas con baja cantidad de grasas saturadas, que contienen principalmente lípidos en forma de ácidos grasos poliinsaturados”. Aconseja además “evitar la preparación de biberones concentrados e incluso se debe aumentar un poco el aporte de agua”.

Sin evidencias

Sin embargo, las leches de fórmula anti-estreñimiento “carecen de evidencias de su eficacia”, advierte Adriana Montoto, del Grupo de Nutrición y Dietética de la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (Sefac).

Aun así, reconoce que “la relación riesgo-beneficio es completamente positiva y no aportará ningún efecto negativo al niño”.

En este sentido, aconseja fijarse en que contengan frutoligosacáridos y galactooligosacáridos (fibras), beta-palmitato (grasa que facilita la digestión) y/o hidrolizados parciales, “que parecen aumentar las deposiciones”.

Entre los productos laxantes de venta en farmacia, la experta de Sefac señala que los granulados de frutas laxantes son fibras que se pueden usar desde las primeras semanas. También hay diferentes presentaciones de fibra vegetal (líquido, polvo, gotas…), pero deben ser pautadas por el médico, señala.

Los probióticos, útiles frente al cólico del lactante, “en los estudios en estreñimiento han dado resultados poco significativos”, observa Montoto. Sin embargo, Pascual entiende que “pueden ayudar a regular la flora intestinal”.

En el campo de la prescripción médica, la pediatra señala que en los muy pequeños puede ser útil y seguro el sulfato de magnesio y, por encima de los seis meses, el polietilglicol macrogol 4.

000 a dosis habituales. Este es el laxante “de elección en estreñimiento funcional de más de seis meses”, corrobora Montoto.

“La lactulosa y el lactitol, se usan en casos de intolerancia al anterior”, añade.

Un clásico al rescate son los supositorios de glicerina. La pediatra reconoce que es una opción que “le gusta poco, teniendo en cuenta la disponibilidad de laxantes orales muy eficaces, que evitan interferir con los mecanismos defecatorios normales del niño y su aprendizaje”.

“Son útiles en el tratamiento del estreñimiento agudo, pero su uso puede producir irritación anal por lo que se recomienda utilizarlos en periodos del tiempo limitados”, agrega López Moreno.

Hay que tener en cuenta que “laboratorios de fitoterapia han formulado enemas a base de miel y otros derivados naturales que tienen efectos secundarios menos frecuentes y graves que los clásicos”, expone la portavoz de Sefac.

Se puede recurrir a estas ayudas sin olvidar que las medidas higiénico-dietéticas son el primer pilar también desterrando mitos para evitar la desesperación de los padres.

Por ejemplo, una etapa crítica es la introducción de la alimentación complementaria.

Aunque entre las recomendaciones en esta etapa están la de introducir alimentos con mucha fibra, Pascual sostiene que “a esa edad no es un problema de fibra sino de ajuste de líquidos en una dieta que es muy láctea”.

A medida que el resto de alimentos ocupa el espacio de la leche, el vocal del COF de Madrid sí recomienda una dieta rica en fibra (con cereales, verduras, legumbres y frutas) y la ingestión abundante de líquidos.

Entre las frutas, en el estreñimiento debe darse preferencia a la naranja y a la pera.

Y aunque no haya alimentos prohibidos, apunta que los niños con estreñimiento deben limitar los alimentos astringentes como arroz, zanahoria, chocolate, membrillo, plátano, manzana, patatas o pasta.

Dieta y hábitos, primeras medidas

Para evitar el establecimiento de estreñimiento crónico en el niño pequeño, Óscar López Moreno, del Colegio de Farmacéuticos de Madrid, aconseja enseñar a los padres a instaurar  medidas dietéticas, correctos hábitos higiénicos de defecación, tener un horario de comidas regular, masticar bien los alimentos e instar a la práctica de ejercicio físico.

También es importante tranquilizar a los padres, observa Daniel Barrachina, del COF de Valencia, “ya que en el proceso de maduración intestinal hay fases en las que se pueden producir periodos en los que se defeca menos de lo habitual”.

  • Google +
  • E-mail
  • Imprimir

Источник: https://cuidateplus.marca.com/familia/bebe/2019/04/05/estrenimiento-bebes-laxantes-pequenos-sufridores-169989.html

Las caquitas del lactante o el falso estreñimiento del bebé que solo toma leche

Lactante estreñido

El color, la frecuencia o la consistencia de las deposiciones son una preocupación constante cuando el bebé es chiquitito. Es un tema que no se suele sacar en las conversaciones familiares ni entre amigos, así que la mayoría de las dudas se consultan al pediatra.

En los cursos de preparación al parto se explica que los primeros pañales del bebé se mancharán de una sustancia negra, gomosa y muy pegajosa. El meconio.

El meconio de los recién nacidos

El meconio es la caquita que se va acumulando en el intestino del bebé durante el embarazo, y lo normal es que lo expulse durante las primeras 24 horas, a veces incluso en los primeros minutos de vida, inmediatamente después de nacer. Puede eliminarlo en una deposición abundante o en varias ocasiones.

Después de este meconio negro y pegajoso, los siguientes días las cacas serán progresivamente más claras pasando del negro al marrón oscuro o incluso verdoso, posteriormente al marrón claro para finalmente, sobre el 3º o 4º día, tener el aspecto normal de las deposiciones del lactante: líquidas, amarillentas y con grumos.

En estos primeros días, si el bebé toma lactancia materna, pueden pasar 2 o 3 días sin ninguna deposición ya que el calostro se absorbe muy bien y prácticamente no deja residuos. Esto es normal y no hay que hacer nada.

El reflejo gastrocólico (o por qué hacen caca cuando comen)

Durante los primeros meses el bebé dispone del denominado reflejo gastrocólico que hace que, cuando la leche llega al estómago, se activen los movimientos intestinales y se produzca la deposición. Cuando el bebé toma lactancia materna a demanda puede comer unas 10-12 veces al día. Si el reflejo se activa cada vez que come hará caquita también 10 o 12 veces al día, sin que esto signifique ningún problema.

Sobre los 3-4 meses este reflejo tiende a desaparecer, o al menos ya no se activa cada vez que come. Entonces pueden pasar varias tomas sin deposiciones, incluso varios días. Si la consistencia de las heces es normal: líquida, amarillenta y con grumos, o incluso un poco pastosa, tampoco es motivo de preocupación. No se trata de un verdadero estreñimiento.

¿Y si el bebé se alimenta con fórmula infantil?

Distinto sería si el bebé toma leche artificial. La leche artificial, por las diferencias en la composición de las grasas, tiende a formar jabones que precipitan y hacen que las deposiciones sean más duras.

En estos casos si pasan más de 2 o 3 días sin hacer caquita sí que puede haber un verdadero estreñimiento, con cacas duras, secas, que pueden incluso producir pequeñas heridas en el ano.

En estos casos a veces es necesario utilizar fórmulas especiales antiestreñimiento o administrar algún medicamento que recomendará el pediatra.

Fotos | Aurimas Mikalauskas, Sellers Patton en Flickr

Autor/a

  • El temido cólico del lactanteEl cólico del lactante es un trastorno típico de los primeros meses de vida que se caracteriza por un llanto intenso y prolongado sin causa aparente. Suelen suceder siempre a la misma hora, siendo más…
  • La extracción manual de lecheDurante la lactancia materna hay numerosas ocasiones en las que la mujer puede necesitar extraer leche, aunque hay otras que no lo necesitan a lo largo de toda su lactancia. Por ese motivo hoy te…

Источник: https://www.criarconsentidocomun.com/las-caquitas-del-lactante-falso-estrenimiento-del-bebe-solo-toma-leche/

Cólicos del lactante, gases y estreñimiento en bebés

Lactante estreñido

¿Tu bebé tiene cólicos y estreñimiento? El cólico del lactante es un problema frecuente que afecta entorno al 10 y el 20% de los bebés en sus primeros meses de vida.

Los bebés lo expresan con un llanto inconsolable que puede durar desde unos cuantos minutos hasta varias horas. Hay que armarse de valor e intentar ayudar al bebé a pasar este momento lo mejor posible.

¡Intenta relajarte y estar tranquil@, porque así le ayudarás a calmarse!

CONSEJO NATUBB: La frustración y el cansancio aparecen a los pocos días de empezar estas molestias y tanto el bebé como los padres entran en un estado de ansiedad, estrés y dramatismo.

Por lo general, estos cólicos del lactante no suponen ningún problema serio para la salud del bebé, así que en verdad no existe razón alguna para alarmarse y preocuparse más de lo necesario.

En principio, los cólicos del lactante no están relacionados con ninguna necesidad básica del bebé. Las teorías con más peso en la actualidad, apuntan a la inmadurez del sistema digestivo del bebé como causa más probable del cólico.

Además, hay otras razones por las que los bebés pueden llorar y mostrarse incómodos. Las más importantes son el nerviosismo, los gases o un bebé estreñido.

Gases en bebés

Otro de los problemas que causan incomodidad y nerviosismo a los bebés, son los gases. Éstas son las principales causas que los producen:

  • Durante el amamantamiento, si  tomamos una postura incorrecta, el bebé puede tragar aire que se irá acumulando en su pequeño estómago.
  • Los bebés alimentados con biberón tienen más propensión a los gases, ya que al succionar de la tetina tragan más aire. Fíjate en que el tamaño de la tetina del biberón sea el adecuado, y que esté bien llena de leche para minimizar la cantidad de aire que traga el bebé.
  • Por la propia composición de la leche materna, rica en proteínas, se suelen producir gases durante la digestión.
  • No esperes en exceso para alimentar a tu bebé, ya que estará ansioso y tragará más aire al succionar.

CONSEJO NATUBB: Para ayudarle a expulsar los gases, intenta hacer alguna parada entre pecho y pecho. Si le das biberón, toma 5 minutos tras la toma para sacarle los gases. Ponle en una postura erguida y con alguna palmadita en la espalda le ayudarás a que los expulse.

En algunas ocasiones, estos gases que no se han conseguido expulsar tras la comida,  pasan al intestino y producen los cólicos de gases, haciendo que los bebés se sientan muy incómodos.

Con el masaje infantil aprenderás la técnica adecuada para favorecer el movimiento natural del intestino.

Estreñimiento en bebés

La pauta de eliminación de heces en los bebés no sigue ninguna regla fija, ya que hay bebés que hacen caca después de cada toma y otros en cambio pueden hacerlo una sola vez al día o  incluso pasar uno o dos días sin hacer. Influye mucho el tipo de alimentación, ya que los bebés alimentados con leche materna suelen estar menos estreñidos debido a que su digestión es más fácil y además contiene compuestos laxantes naturales.

Podemos decir que nuestro bebé esta estreñido cuando cambia su pauta de deposición, y se reduce el número de deposiciones que realiza.

También nos debemos fijar en la consistencia de las heces. Unas cacas muy duras y secas, nos pueden hacer sospechar de un episodio de estreñimiento. También sospecharemos cuando nuestro bebé se muestre incómodo e irritable, o realice mucho esfuerzo para hacer caca llegando a ponerse muy rojo por el esfuerzo.

Además cuando los bebés están estreñidos suelen rechazar el alimento ya que se sienten llenos e incómodos. Es importante que actuemos con prontitud para evitar posibles complicaciones.

Masaje Infantil como solución para los cólicos del lactante, el estreñimiento y los gases en bebés

El masaje infantil favorece el movimiento natural del intestino del bebé y por tanto, su tránsito intestinal. Esto ocurre gracias al desarrollo de los plexos nerviosos que irrigan el intestino, que en estas edades tan tempranas, todavía están muy inmaduros y pueden ocasionar calambres intestinales en los bebés.

No existe un método definitivo para tratar el cólico del lactante, sin embargo, sí quepodemos ayudarte a hacer más fácil tu vida y la de tu bebé.

Con nuestros cursos de masaje infantil aprenderás a interpretar mejor sus señales y practicarás las últimas técnicas enfocadas a:

  • Aliviar y prevenir los cólicos.
  • Expulsar los gases.
  • Evitar el estreñimiento.

Источник: http://www.natubb.com/colicos-del-lactante/

Estreñimiento en bebés: cómo detectarlo y aliviarlo

Lactante estreñido

¿A tu pequeñ@ últimamente le cuesta hacer sus necesidades? La causa principal del estreñimiento en bebés suele ser una ingesta pobre de agua o una alimentación insuficiente en fibras vegetales.

Cuando se presenta cualquiera de las dos causas, el intestino no es capaz de movilizar de forma adecuada los residuos y eliminarlos posteriormente, por lo que se almacenan y retienen en su interior con más facilidad.

Sin embargo, esta indisposición puede venir acompañada de otras afecciones, por eso es importante asegurarse de que el bebé no sufra de estreñimiento y consultar al pediatra si detectamos que al pequeño le cuesta evacuar.

Además, es importante seguir las recomendaciones del pediatra y no recurrir a remedios caseros. ¿Cómo detectar y aliviar su estreñimiento? ¡Te enseñamos algunos trucos! Esperamos que te sirvan de ayuda.

¡Ya verás que con el tiempo lo dominarás!

¿Cómo deben ser las deposiciones de mi bebé?

Las deposiciones del bebé cambian según va creciendo. A la hora de saber si la consistencia y el color de estas son normales, así como el número de evacuaciones, ya sea por defecto o por exceso, deberás tener en cuenta algunos factores como su edad, si se alimenta con leche materna o de fórmula y si ya ha empezado a comer alimentos sólidos.

Cuando el bebé toma el pecho, lasheces suelen tener un color amarillo, con una parte semilíquida y algunos grumos consistentes. Normalmente, suelen expulsarlas con gases y el olor de las deposiciones suele ser ácido.

En cambio, si el pequeño ya empieza a ingerir alimentos sólidos, el color dependerá del tipo de alimentos que ingiera.

Ciertamente, la flora intestinal cambiará y las deposiciones se harán variables y algo más consistentes.

Como su sistema digestivo aún no está totalmente preparado, es normal que en las deposiciones encuentres trozos de alimentos que no hayan sido digeridos del todo.

Sea como sea, mientras las heces sean blandas no se puede considerar estreñimiento. Cada niño tiene su propio ritmo intestinal y no hay que alarmarse si no evacua todos los días. Ante cualquier duda, el pediatra es el profesional que podrá asesorarte de la mejor manera posible.

Signos del estreñimiento en bebés

Algunos de los signos del estreñimiento en bebés a tener en cuenta son:

  • Evacuaciones con una frecuencia menor a tres veces por semana.
  • Señales de dolor abdominal: inquietud, llanto y retortijones de estómago.
  • Dificultades al evacuar, el pequeño aprieta los glúteos y se esfuerza más de lo normal durante la evacuación.
  • Deposiciones con heces duras y de gran tamaño.
  • Sangre en la superficie de las heces duras.

Cuando esto sucede, el pequeño tendrá más dificultad para volver a su estado normal, de ahí que sea preciso acudir al pediatra, sin embargo, se recomienda tener paciencia.

Es posible que los tratamientos recomendados por el pediatra no sean efectivos tan rápido como esperamos, pero al final funcionarán y, por ello, es básico hacer el tratamiento durante el tiempo indicado por el especialista.

Causas del estreñimiento en bebés

Las causas del estreñimiento en bebés son variadas, todo depende de la edad del pequeño y de su alimentación, si es principalmente láctea o no. Los bebés que se alimentan con leche materna pueden no deponer en varios días, ya que la leche materna es asimilada fácilmente por el aparato digestivo y no genera tantos residuos como el alimento sólido.

La leche materna tiene muchas ventajas, una de ellas está relacionada precisamente con el estreñimiento, pues resulta poco frecuente que un lactante se encuentre en esta situación vulnerable. En cambio, la leche de fórmula puede causar estreñimiento y los bebés que la toman son más propensos a sufrir esta afección intestinal.

Las deposiciones irán cambiando a medida que introduzcas una dieta variada al bebé. En estos casos, al ir modificando la dieta, es más habitual que tu pequeño presente estreñimiento temporal.

La lactasa, que se encuentra en la leche materna, ayuda al bebé a expulsar las heces. Al variar la dieta, la cantidad de lactasa puede disminuir y las heces se vuelven más grandes y compactas y, por tanto, más complicadas de expulsar.

Además, si el pequeño combina la leche materna con alimentos sólidos con poca fibra y no ingiere mucha leche, puede sufrir estreñimiento.

Aunque es menos frecuente, también puede suceder que un lactante con dieta a base de la leche materna únicamente presente estreñimiento, una situación que suele manifestarse normalmente si consumes muchos alimentos que ocasionan estreñimiento mientras le das el pecho.

Cómo aliviar el estreñimiento de mi bebé

Existen algunas recomendaciones sanitarias que pueden ayudar, aunque lo más recomendable es que visites al pediatra para tratar esta condición. Así, además de seguir las pautas de un especialista sanitario en cada caso, puedes seguir estas recomendaciones para aliviar el estreñimiento de tu bebé:

  • ¡Hazle masajes en su barriguita y su tránsito intestinal mejorará! ¿Cómo? Tan solo hay que hacer una ligera presión en la barriga del bebé y masajear la zona suavemente en el sentido de las agujas del reloj.
  • El ejercicio también funciona. ¡Mueve sus piernecitas como si estuviera haciendo bici! Si ya gatea, puedes animarlo a que lo haga él mismo para que esté más activo.
  • Si ya sigue una alimentación complementaria a la leche con alimentos sólidos, es necesario que sea variada y con más fibra. Intenta evitar los alimentos que fomenten el estreñimiento, como el arroz.
  • ¡Hidrátalo con frecuencia! La deshidratación hace que el organismo absorba y retenga el líquido del alimento del bebé, por ello, los excrementos tenderán a ser más secos.

Después de seguir estas últimas recomendaciones, te proponemos que le des una buena sesión de mimos. ¡Le ayudarás a sentirse mejor!

¿Quieres leer más artículos como este? Si deseas estar al día con información relevante para el cuidado de tu bebé, únete al Club Enfamamá y recibe los mejores consejos en tu email.

Источник: https://www.enfamil.es/blogs/problemas-de-alimentacion/estrenimiento-en-bebes-como-detectarlo-y-aliviarlo

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: