Las Navidades de hijos de padres separados

Afrontar la Navidad con niños tras la separación

Las Navidades de hijos de padres separados

Cuando en una familia se da una separación o divorcio, hay que desafiar muchos cambios y «primeras veces». Una de esas cosas que va a ser muy diferente es la primera Navidad tras la ruptura, sobre todo cuando hay menores de por medio. Las separaciones y los divorcios son unas de las situaciones más estresantes para un niño, especialmente en fechas señaladas.

Sin duda, el proceso de adaptación requerirá tiempo. Pero, ante todo, está el cómo manejemos los adultos esta nueva etapa. A pesar de los sentimientos negativos hacia el otro cónyuge, debemos aprender a diferenciar y a no dar lugar con ellos a una disputa parental.

Los padres separados o divorciados cometen muchos errores con sus hijos, como hablar de la familia del otro progenitor, pensar que nuestra manera de hacer las cosas es la mejor, usar a los pequeños como mensajeros o hacer notar nuestra presencia cuando los menores se encuentran con el otro cónyuge.

Estas son equivocaciones muy comunes que hay que evitar para que los niños no sufran. Si es necesario acudir a un profesional, como un mediador o un psicólogo, para que os ayude, no dudéis en hacerlo. El mediador os va a asesorar de manera adecuada para buscar el bien común.

El psicólogo, por su parte, os ayudará a solucionar cualquier temor de manera imparcial.

¿Cómo puedo lograrlo?

En primer lugar, es importante diferenciar los roles: el rol de padre o madre es distinto al de esposo o esposa. Parece fácil de decir, pero en la práctica quizá no es tan sencillo. Nos puede ayudar recordar que, al margen de que la relación se haya roto, el papel de progenitor continuará toda la vida.

Ese alguien a quien un día elegimos para compartir nuestros días y formar una familia sigue siendo la madre o el padre de nuestro hijo y es nuestra responsabilidad respetarla/o. Dicha persona seguro que aportará muchas cosas buenas, sean del tipo que sean, y es muy importante para el bienestar del menor que esté presente en todas las esferas de su vida.

Lo primero que debemos hacer, por tanto, es asumirlo y dejar a un lado las emociones y conflictos que pertenecen al ámbito de la pareja.

Deseamos lo mejor para nuestros hijos y debemos hacerles saber que ambos seguimos estando ahí para todo lo que necesiten, aunque ya no estemos juntos.

Es bueno que sientan que no nos descalificamos mutuamente, que no interferimos en la relación que cada uno tiene con ellos y que fomentamos que la unión con el otro progenitor se mantenga.

¿Por qué, si en teoría es tan sencillo, en la práctica resulta algo complicado?

Nos puede resultar complicado aceptar que la persona que ya no queremos a nuestro lado como pareja tiene que seguir estando presente en nuestra vida a través de los menores.

  Existen muchos otros cambios que pueden hacernos sentir desubicados, como una vivienda diferente, un trabajo distinto o pasar menos tiempo en familia.

Y si la relación ha acabado de malas formas, puede que sintamos rencor, odio, rabia, decepción o dolor.

Sea como sea, todas estas emociones son lícitas y normales. Cuando una persona está sufriendo, no es fácil que actúe de la mejor manera. Aún así, tales sentimientos tienen que dejarse a un lado y afrontarse cuanto antes, por nosotros y, sobre todo, por los niños. Ellos merecen que seamos capaces de apartar la disputa conyugal y respetemos.

Qué hacer estas navidades

Repartid los días más señalados de las fiestas entre papá y mamá.

Legalmente, por lo general, se establece una semana por progenitor, pero es más conveniente que haya flexibilidad y, sobre todo, que en las fechas señaladas el pequeño pueda estar parte del tiempo con cada uno: por ejemplo, Nochebuena y la noche de Reyes con papá y el día de Navidad y los Reyes con mamá. Puede resultar algo más complicado logísticamente, pero ellos estarán mejor.

El resto de la familia también es muy importante: abuelos, tíos y primos. Es recomendable que los visiten y disfruten de momentos con ellos. Si somos flexibles con estos encuentros, nos lo agradecerán. También podemos facilitar una llamada de teléfono, un WhatsApp o enviar fotos al otro progenitor en los días más señalados.

¿Y si el otro no lo hace bien?

Siempre hay una parte que depende de nosotros. Debemos hacer todo lo que esté en nuestra mano. Hasta ahí llega nuestra responsabilidad, ya que no podemos controlar lo que hacen los demás.

Sin duda, hay que ser consciente de qué es lo mejor para nuestros hijos y de lo que podemos hacer para su felicidad en esta primera Navidad diferente.

Ellos notarán ese esfuerzo que estamos realizando.

Úrsula Perona
Psicóloga infantil
Colaboradora de Sapos y Princesas

ConsejosEducación en casaNavidad Separación y divorcio

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/consejos/educacion-en-casa/afrontar-la-navidad-tras-la-separacion-con-ninos/

Cómo afrontar las fiestas navideñas con niños tras un divorcio

Las Navidades de hijos de padres separados

Un divorcio es una de las situaciones más estresantes por la que puede pasar una pareja, especialmente si hay niños de por medio, pues las separaciones son especialmente traumáticas para ellos. La actitud de los padres, sobre todo las primeras veces que se enfrentan a nuevas situaciones, es esencial para que se adapten lo más pronto posible a la nueva realidad.

 La Navidad es uno de esos momentos delicados que tendremos que manejar tacto, sobre todo la primera vez. Montserrat Amorós, doctora en Psicología y docente del Grado en Maestro en Educación Primaria, nos da algunos consejos para afrontar esa primera navidad como padres separados.

Anticipar y comprender

Los niños con muy sensibles a los cambios, y si ya de por sí la separación es un cambio importante para ellos, una nueva situación a la que enfrentarse y acostumbrarse, la primera navidad como separados puede ser especialmente dura, pues es una época que todos asociamos a la familia y a estar juntos, “de repente, tienen que estar dos familias separadas, por un lado papá, por otro mamá, unos abuelos, otros, etc. 

Por eso es muy importante prepararlos, tanto a nosotros como a los niños, anticipándoles que se va a producir una situación nueva en navidades, en fin de año, en Reyes. de que van a pasar unos días con mamá, otros con papá. Los niños entienden y saben afrontar más cosas de las que pensamos”, asegura Montserrat.

Aun así, es comprensible que los niños se sientan tristes o que surjan otro tipo de sentimientos que tendremos que comprender y apoyar, “es habitual es que los niños digan cosas como ‘quiero que esté mamá o quiero que está también papá’ y que el hecho de echar de menos al otro progenitor les lleve a tener una serie de sentimientos, como tristeza o enfado.

 Esto es muy habitual incluso si se los hemos anticipado, se lo hemos explicado. Y es algo completamente normal”.

La forma afrontarlo es dejar que afloren sus emociones, no negarlas y, sobre todo, hacerles ver que entendemos cómo se sienten, “recoger sus emociones, hacerles ver que son comprendidos, explicarles que pronto estarán con su mamá o su papa, que van a tener más fiestas… Pero, sobre todo, ser empáticos y no restarle importancia a los que sentimientos que están teniendo. Sentirse escuchado y comprendido le hará sentirse mucho mejor. Para ellos es como un duelo, y tienen que afrontarlo y superarlo”. 

No colmarlos de regalos

Uno de los errores habituales de los padres separados, no solo durante las navidades, es colmarlos de regalos para que se sientan mejor y no noten tanto la ausencia de uno de sus padres.

Sin embargo, no es lo que los niños necesitan, “en muchas ocasiones se intenta suplir con regalos, con cosas materiales, los huecos emocionales que provoca no estar con uno de sus padres”, nos advierte Montserrat Amorós. 

Sin embargo, lo que más necesitan los niños es compañía y comprensión, “estar con ellos jugando, con o sin juguetes, es mucho más importante. Y, sobre todo, escuchándoles”.

Otro error que cometen los padres, sobre todo cuando la separación está muy reciente, es molestarse cuando los niños expresan sus sentimientos sobre lo mucho que les gustaría estar con otro progenitor, “por los sentimientos de rencor que aún existen con una expareja, podemos sentir rabia si nuestro hijo nos dice que echa de menos al otro, pero tenemos que afrontar que, aunque esa persona ya no queremos que forme parte de nuestra vida, sí lo hace de la de nuestros hijos. No es nada en contra de nosotros. Tenemos que reconocer nuestras propias emociones y aprender a separar para que los niños no se tomen cuando una moneda de cambio”, advierte Montserrat. 

¿Y si no quiere irse con papá o mamá?

Esto puede llegar a ser muy habitual, y no solo en navidad, y la mejor forma de afrontarlo es, siempre y cuando no haya ningún conflicto grave, explicarle por qué también debe pasar este tiempo con la otra parte de la familia, “la parte más beneficiada, es decir, con la que sí quiere estar en Navidad, tiene que mediar para que el niño entienda que también tiene que irse con los otros familiares, explicarle la importancia de pasar tiempo con los dos, decirle que mamá o papá estará disponible para él si está triste… Buscar estrategias para que nos echen menos de menos, por ejemplo, con objetos nuestros que lleve para cuando esté triste, una ‘cajita d besos’ que pueden abrir cuando lo necesiten, etc.”, son pequeños trucos que hará que el niño se sienta mejor ante una situación que le pone triste.

Cuando las separaciones son conflictivas o poco amistosas y uno de los padres no colabora, todo se complica. En estos casos, “por desgracia, sin que esto afecte al niño, tendrán que seguir las indicaciones del acuerdo de separación”. 

Источник: https://www.20minutos.es/noticia/4099171/0/como-afrontar-las-navidades-con-ninos-tras-un-divorcio/

Cómo repartir las vacaciones de navidad

Las Navidades de hijos de padres separados

El régimen de visitas ordinario, ya sea en caso de custodia compartida como en caso de custodia individual, se adapta en los períodos de vacaciones de los menores. Esto afecta a los períodos de Navidad, Semana Santa y Verano especialmente. Dependiendo de las Comunidades Autonómas se regulan otros períodos como las Fallas o la Semana Blanca, por ejemplo.

Habitualmente, los períodos de vacaciones se distribuyen entre los progenitores por mitad. Es necesario distinguir según el tipo de custodia que se haya establecido:

  • En caso de custodia individual, suele establecerse que los menores estarán la mitad de un período con un progenitor y la otra mitad con el otro. Esta distribución interrumpe la distribución de fines de semana alternos y supone un paréntesis en dicha alternancia.
  • En caso de custodia compartida, si es por semanas alternas, ya existe esa distribución  semanal por defecto. Las vacaciones de Navidad duran dos semanas, por lo que permanecerán cada semana con un progenitor, sin necesidad de establecer repartos distintos ni interrumpir dicha alternancias.

Sin embargo, dado el significado familiar y emocional en los días de Navidad, pueden establecerse reparto diferentes a esta distribución por mitad. Hay padres o madres que no pueden imaginar pasar la Nochebuena y la Navidad sin sus hijos, así que realizan un reparto más minucioso esos días concretos de encuentros familiares.

Ejemplo real de cómo repartir las vacaciones de Navidad y distribuir los días especiales 

Si los padres deciden intercambiar los días festivos, se establecerán las vacaciones por mitad, según hemos visto en el párrafo anterior, con la excepción de los siguientes días de especial relevancia familiar:

  • El día de Nochebuena, Año Nuevo y día de Reyes los menores estarán con su padre los años impares, y los pares con su madre.
  • El día de Navidad, Nochevieja y noche de Reyes los menores estarán con su madre los años impares, y los pares con su padre.

En este ejemplo, vemos que se turnan festividades que se celebran de noche, con cenas familiares (Nochebuena, Noche Vieja y Noche de Reyes) con festividades que implican encuentros de día, que suelen incluir la comida familiar (Navidad, Año Nuevo y Día de Reyes).

Vemos que se turnan los años pares e impares para distribuir los días festivos y conseguir un reparto equitativo.

Si la familia lo prefiere, puede no establecerse una rotación anual, sino dejar fechas fijas. De este modo, siempre pasará con el padre la Nochebuena y con la madre la Navidad, por ejemplo. Esto dependerá de las costumbres familiares, ya que normalmente se ha de adaptar a los demás miembros de la familia extensa (abuelos, tíos, primos)

Cómo establecer horarios, lugar y persona encargada de la entrega y recogida de los menores en las vacaciones de Navidad

Como en el resto del año, es necesario establecer los horarios de entrega y recogida, así como el lugar y la persona encargada de realizarlo.

Aunque era habitual que fuese el padre -como progenitor no custodia en la mayoría de ocasiones- quien se ocupase de recoger y entregar a los menores, esta condición va cambiando.

Lo adecuado es que quien comience su turno de alternancia o su día festivo acuda al domicilio del otro progenitor para recoger a los menores.

Si bien hay que tener en cuenta todas las circunstancias del caso concreto -distancias, posibilidad de desplazamiento, etc.

-, si las condiciones de ambos progenitores son similares, no parece justo que sea siempre el padre quien deba desplazarse en esas entregas y recogidas.

Esto es necesario fijarlo desde el principio, en el convenio regulador de divorcio o bien en la demanda de divorcio o modificación de medidas.

Se establecerá también qué día comienza el período festivo, si el primer día festivo o el último día al terminar el colegio, y qué día y a qué hora termina.

Establecer un calendario fijo aporta tranquilidad para toda la familia

Cuanto más específico sea el convenio de mutuo acuerdo o la demanda de divorcio o modificación de medidas, menos conflictos generará.

Si no dejamos claro el día de inicio del período de vacaciones o la hora concreta o la persona que debe ocuparse de entregar o recoger, habrá desencuentros a largo plazo.

Si en lugar de establecer turnos anuales (por ejemplo, años pares e impares), se deja a las partes elegir, en caso de mala relación futura, se generarán conflictos. Quien debe elegir espera al último momento y el otro progenitor no puede adecuarse sus horarios o vacaciones porque está a expensas de esa elección.

Estos conflictos generan mucha litigiosidad. Y es frecuente que cuando se acude al Juzgado no se llegue a tiempo para que se resuelva antes de las fechas necesarias. Los más perjudicados, como siempre ocurre en las discusiones de familia, son los menores, que viven cómo sus períodos de vacaciones son motivo de desencuentros continuos.

Para evitarlo, en nuestro despacho dejamos todos los detalles recogidos en el convenio de divorcio de mutuo acuerdo o en la petición de la demanda. Es importante que no haya interpretaciones, elecciones posteriores y ningún progenitor deba depender del otro.

Así, ambos pueden distribuirse las vacaciones laborales y programar viajes o encuentros familiares porque desde el principio sabe cómo van a distribuirse ese año las vacaciones de los menores.

Si tienes claro cómo repartir las vacaciones de Navidad, Semana Santa y verano, ya puedes organizarte todo el año y evitas discusiones que acaban afectando a tus hijos.

Si estás en proceso de separación o divorcio, lo mejor es detallarlo al máximo. En caso de tener una Sentencia que provoca múltiples conflictos y desencuentros, puedes modificarla aunque sólo sea en relación al reparto de los períodos vacacionales de los menores

Desde el departamento de Derecho de Familia de Expert Abogados podemos ayudarte en tu asunto y tramitar tu divorcio, separación o modificación de medidas para que consigas la mejor solución para ti y tu familia, gracias a nuestra especialización.

Mi nombre es Carolina Torremocha y soy abogado especialista en Derecho de Familia.

Contactar ahora con Carolina aquí:

Источник: https://expertabogados.com/como-repartir-las-vacaciones-de-navidad/

La Navidad en las familias de padres separados

Las Navidades de hijos de padres separados

La Navidad es una de las fiestas más emotivas del año, aunque en el caso de padres separados o divorciados también puede ser fuente de conflicto por tener que decidir, por ejemplo, con quién van a pasar los niños el día de Navidad o los Reyes. Desde IATI, tu especialista en seguros de vida, te damos algunas recomendaciones para actuar con sentido común y disfrutar tanto como sea posible de las fiestas navideñas.

Padres separados: planificar el reparto de vacaciones en Navidad

Cada casa es un mundo y por eso no existe una única forma de distribuir los tiempos con cada uno de los padres. En caso de tener convenio regulador, quedará establecido en el acuerdo.

Si todavía no existe el convenio, puedes acordar cualquier forma de reparto, mientras que los niños pasen tiempo con ambos progenitores. Lo habitual es que el reparto consista en períodos alternos en ambas casas.

Por ejemplo, un primer período desde el inicio de las vacaciones escolares hasta el día de Navidad y un segundo período desde el 26 de diciembre hasta el inicio de las clases.

En caso de que sea la primera Navidad después de la separación o de que los niños sean muy pequeños, puede resultar complicado para ellos pasar tanto tiempo separados.

Una opción recomendable es alternar las vacaciones por períodos más cortos, por ejemplo, siguiendo el régimen de visitas habitual o repartiendo el tiempo según la disponibilidad o vacaciones de cada progenitor. También se puede optar por compartir los días especiales, como Navidad y Reyes, con ambas familias, si viven cerca.

De esta forma, los niños podrán, por ejemplo, pasar la mañana con mamá y la tarde con papá, así como disfrutar de los regalos en casa de los abuelos maternos o paternos, y sentirse así unidos a toda la familia durante todas las fiestas.

Sea cual sea el tipo de reparto elegido, lo importante es dejar a un lado las disputas con tu expareja y ser flexibles por el bien de todos. Es normal que queramos pasar con nuestros hijos el mayor tiempo posible, pero hemos de ser generosos y pensar en el bienestar y necesidades del otro.

Lo habitual es que se elijan los períodos cada año de forma alterna por el padre y la madre. Por ejemplo, el padre elije los años pares y la madre los impares.

En caso de que el convenio no establezca el margen con el que debe ser comunicado el período elegido al otro progenitor, es importante avisarle con suficiente antelación, de esta forma será más fácil que se organice las vacaciones y las actividades a realizar con los niños.

Familias de padres separados: consejos para disfrutar de la Navidad

Como hemos visto, en caso de ruptura de la pareja, la clave es actuar con sentido común y pensando en el bienestar de todos. Además de distribuir de forma coherente los días que pasarán los niños con cada uno, es importante tener en cuenta algunas recomendaciones para evitar el conflicto y disfrutar de unas buenas fiestas:

  • Dialogar con los hijos. Es crucial que puedas detectar lo que asusta o angustia a tus hijos para poder normalizar la situación. Hablar de sus emociones les va a ayudar a quitar presión y no dramatizar. A la vez, informarles de cómo se van a repartir las vacaciones entre las dos casas y dejarles claro que ellos son lo más importante les va a dar mayor seguridad y confianza.
  • Pasar tiempo de calidad. Al fin y al cabo, lo importante en cuestión de tiempo no es la cantidad sino la calidad. Aunque este año no pases la Nochebuena o la Navidad con tus hijos, puedes hacer que los demás días de las fiestas sean también importantes. Para ello, busca momentos especiales para compartir con tus hijos. Decorar la casa con adornos hechos por vosotros mismos, cocinar galletas juntos o visitar un mercadillo de Navidad pueden ser actividades divertidas que os permitan disfrutar en familia cualquier día de las fiestas.
  • Regalar de forma coherente y consensuada. De la misma forma que no se debe utilizar a los niños como moneda de cambio ni como una posesión, tampoco debéis competir por ver quién les hace los mejores regalos. Es mejor consensuar con tu expareja los regalos más adecuados, de forma que se regale de forma equitativa entre las dos familias, evitando duplicidades y buscando un acuerdo para regalar de forma conjunta los regalos más caros.
  • Dejar las diferencias de lado. La Navidad es una celebración de reunión con las personas queridas y sobre todo de amor. Es momento de dejar atrás los malos rollos y de actuar con honestidad y respeto. El diálogo entre la pareja es fundamental para gestionar de manera positiva la logística de las fiestas de forma que todos podáis disfrutar de las navidades de la mejor manera posible. Has de ser capaz de defender tus intereses sin discutir y teniendo en cuenta las necesidades del otro. Respeta también la relación de tu ex con su familia.

Proteger a los hijos ante imprevistos

Sea cual sea la situación de la familia, lo más importante es asegurar el bienestar de tus hijos ante cualquier circunstancia.

¿Qué pasaría, por ejemplo, si un accidente te provocara una invalidez absoluta y permanente que te impidiera volver al trabajo? ¿Podrías entonces hacer frente a los gastos relacionados con la crianza y la educación de tus hijos? Para cubrir estas situaciones, es muy recomendable contar con el respaldo de un buen seguro de vida.

 IATI cuenta con seguros de vida adaptados al modelo familiar desde tan solo 2,40 euros al mes. Con los seguros de vida IATI solo pagarás por las coberturas que realmente necesites. Contacta con nosotros y te asesoramos sobre cuál es el mejor seguro de vida en tu caso.

Источник: https://www.iatiseguros.com/blog/navidad-familias-padres-separados/

Las Navidades de hijos de padres separados

Las Navidades de hijos de padres separados

Indice

  • Cómo influye su edad y madurez
  • ¿Qué ideas hay que inculcarle?

En muchas ocasiones la separación del matrimonio es un mal necesario para la familia.

Pero, por desgracia, el divorcio de los padres afecta de forma negativa a los niños, independientemente de su edad y del tipo de relación que mantuviera la pareja; aunque el matrimonio estuviera discutiendo y gritándose la mayoría del tiempo, la desintegración de su unidad familiar les preocupa. Para ellos el mundo en el que vivían se rompe, pasando de un escenario donde se sentían seguros a otro que desconocen.

Cómo influye su edad y madurez

“Cada niño reacciona de una manera diferente, no podemos hablar de un mismo patrón sintomatológico dependiendo únicamente de la edad. Hay niños de nueve años que responden de forma más madura ante esta situación que algunos adolescentes; lo que sí se puede es generalizar.” afirma la psicóloga Natalia Sastre Reyes. Se podría decir que:

• Los niños menores de 3 años suelen mostrarse más irritables, miedosos y de llanto fácil. Es habitual la vuelta a algunas pautas de conducta ya superadas como hacerse pipí en la cama o volver a hablar como cuando eran más pequeños.

• Entre los 3 y 4 años tienen miedo a ser abandonados; algunos sufren el llamado trastorno de ansiedad por separación, que se manifiesta con síntomas de retraimiento, disminución de la concentración o, incluso, con negación de asistencia al colegio. Los niños con este trastorno no suelen querer dormir fuera de casa.

• Los niños de 5 años sienten que deben decidir entre sus padres. Viven la situación con sentimientos de rechazo y decepción por el “abandono”. Su rendimiento escolar tiende a disminuir. En algunos casos, si no saben expresar lo que sienten, convierten su tristeza en cierta agresividad.

• Cuando son un poco mayores, un comportamiento muy típico es el de reprochar a sus padres no haber resuelto sus problemas matrimoniales. Su autoestima se ve afectada y pueden llegar a desarrollar hábitos propios de edades superiores como fumar, beber o tener una mayor independencia.

¿Qué ideas hay que inculcarle?

La psicóloga Sastre Reyes destaca la importancia de que los padres, ante todo, transmitan seguridad a sus hijos.

Hay que demostrarles que el amor hacia ellos no ha cambiado, que sus necesidades van a seguir cubiertas por un padre y una madre, que ya no viven juntos pero que van a estar a su lado.

También recalca las ventajas de mantener la opinión positiva que el niño tiene sobre el otro cónyuge.

En este tema muchos profesionales recalcan que los padres deben tener en cuenta que ellos podrán tener otra pareja, pero para sus hijos no va a haber otro padre ni otra madre; tener una buena imagen de ambos es muy beneficioso para los niños.

Otra forma de ayudar a nuestros hijos es minimizar los cambios en su forma de vida; si es posible que no cambie de domicilio o, por lo menos, de colegio. Los hermanos deben mantenerse unidos y hay que evitar que las disputas sobre su custodia se prolonguen; los padres deben cooperar pensando en el bienestar de sus hijos, por encima de su beneficio propio.

Especialmente en estas fechas, es fundamental que el niño pase tiempo con ambos padres y que éstos hagan todo lo que esté en su mano para que no deje de vivir la Navidad como la disfrutaba antes. Sin complicar ni impedir que disfrute y sienta el cariño tanto de su padre como de su madre.

Si los niños tienen criterio, pregúntales sus preferencias acerca de cómo repartir los días. Si puedes toma en cuenta sus ideas, y si no, explícales el porqué. Lo ideal sería que se pudiese celebrar alguna de las fiestas de manera conjunta.

Los padres que lo hacen así, valoran esta experiencia muy positivamente.

Si la relación con tu antigua pareja no es buena, o cada uno tiene sus propios compromisos, explicad a vuestros niños que papá y mamá son más felices por separado pero que a ellos les quieren igual y les encantaría pasar todo el tiempo de las Navidades con ellos.

En el tema de los regalos, Natalia Sastre destaca “La lucha por los regalos siempre es peligrosa, en el momento en que los realizamos vemos que el niño disfruta, nos lo agradece, está feliz.

Pero a largo plazo nos arriesgamos a convertirle en un niño manipulador, ya que le hemos enseñado que para que pase más tiempo con nosotros o nos quiera más, debemos agasajarle constantemente con regalos.

En definitiva, el niño aprende elegir al padre que más cosas le ofrece, convirtiendo la relación en algo materialista e interesada».

Sobre esto, Gema Theus, psicóloga y directora del centro de educación infantil Mamá Oca, destaca que lo ideal es pactar con tu ex pareja los regalos sin caer en la tentación de competir.

Para Gema Theus la Navidad es una época fundamental en la que hay que cuidar todos los aspectos que nos sea posible para buscar el bienestar de los niños, más que nunca en estas fechas.

Aunque el divorcio o la separación esté todavía reciente y no tengas el cuerpo para celebraciones, genera un ambiente festivo en casa, con decoración navideña, villancicos y actividades especiales que darán al niño la sensación de vacaciones y de Navidad que necesita.

Aprovecha tus días libres para pasar tiempo con él, que note que vivís la Navidad juntos. Hay un montón de posibilidades para disfrutar el uno del otro en estas fechas, como montar juntos el Belén o decorar el árbol de Navidad.

También podéis meteros en la cocina y preparar algún postre mientras escucháis unos villancicos.  (Os recomendamos echarle una ojeada a la sección alimentación, donde encontrarás una sencilla receta para hacer una tarta de manzana.

)

También podéis compartir más tiempo con los abuelos, con sus primos y el resto de la familia; así no notará las ausencias del otro progenitor como un vacío, sino como una circunstancia lógica de este periodo espacial lleno de visitas y cambios.

El mejor regalo es darles una Navidad feliz, sin disgustos y en un ambiente agradable y relajado para todos.
 

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/psicologia-infantil/las-navidades-de-hijos-de-padres-separados-123

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: