Loquios rojos después de 20 días

Sangrado postparto (Loquios en el puerperio): cuidados y cuándo debe preocuparse

Loquios rojos después de 20 días

El sangrado en el postparto, cuyo nombre técnico es loquios, es una situación normal que dura en promedio 5 semanas y se caracteriza por la salida de sangre roja oscura, de consistencia espesa y, que a veces, presenta coágulos de sangre. 

Este sangrado se compone de sangre, moco y restos del tejido del útero y, a medida que el útero se contrae y vuelve a su tamaño normal, la cantidad de sangre que pierde va disminuyendo y su color va siendo cada vez más claro hasta que desaparece por completo.

Cuidados en el postparto

Después del parto se recomienda que la mujer permanezca en reposo, evite realizar esfuerzos, lleve una dieta sana y equilibrada y beba muchos líquidos. Además, se recomienda mantenerse atenta a las características del loquios a lo largo de las semanas, debiendo observar la cantidad de sangre que pierde, el color, olor y si hay o no la presencia de coágulos.

Además, se recomienda el uso toallas femeninas nocturnas y que se evite el uso de tampones, ya que aumentan el riesgo de que proliferen bacterias hacia el útero y se produzca una infección, causando complicaciones. 

Signos de alerta para acudir al médico

El loquios es una situación considerada normal después del parto, sin embargo es importante que la mujer esté atenta a las características de este sangrado a lo largo del tiempo, ya que puede ser un signo de complicaciones que deben ser investigadas y tratadas de acuerdo con las orientaciones del ginecólogo.

Algunos signos de alerta en la que la mujer debe llamar a su médico o acudir al hospital son: 

  • Tener que cambiarse la toalla sanitaria cada hora;
  • Observar que la sangre, que ya era más clara, se torna de color rojo vivo;
  • Si aumenta la pérdida de sangre al cabo de la 2º semana del posparto;
  • Identificación de grandes coágulos de sangre, mayores que una bola de ping-pong;
  • Si la sangre tiene un olor muy feo;
  • Si tiene fiebre o mucho dolor abdominal.

En caso de que surja cualquiera de estos signos y síntomas es importante contactar a su médico tratante, puesto que puede ser una señal de infección postparto o de una vaginosis bacteriana, una infección vaginal causada por la bacteria Gardnerella vaginalis.

Además de esto, estos signos también pueden indicar la presencia de restos de placenta o advertir que el útero no está regresando a su tamaño normal, lo que puede ser solucionado con el uso de medicamentos o con la realización de un legrado o curetaje. 

¿Cómo se realiza el legrado?

El legrado, conocido también como curetaje, es un procedimiento realizado por el ginecólogo en un ambiente hospitalario, el cual está indicado cuando hay señales de infección. El procedimiento es relativamente simple, hecho bajo anestesia, y la recuperación no es complicada, sin embargo, la mujer debe permanecer hospitalizada 1 o 2 días sin ver a su bebé. 

Antes del legrado el médico puede indicar el uso de antibióticos de 3 a 5 días antes del procedimiento, para disminuir el riesgo de complicaciones.

Por eso, en caso de que la mujer esté amamantando, es importante consultar al médico para saber si puede continuar lactando al mismo tiempo en que se toma los medicamentos para preparase para el procedimiento quirúrgico, ya que algunos medicamentos están contraindicados en este período.

En caso de que no sea posible amamantar, la mujer podrá extraer leche de sus senos con las manos o con una bomba especial, la cual debe ser almacenada en el congelador de inmediato.

Cuando sea la hora de comer del bebé, la mujer u otra persona, podrá descongelar la leche y dársela al bebé en un biberón o en un vaso que esté adaptado con la forma del pezón, para no perjudicar al momento de que se regrese a lactar del seno materno. Conozca más sobre el legrado. 

¿Cómo es la menstruación después del parto?

La menstruación después del parto generalmente regresa a la normalidad cuando la lactancia deja de ser exclusiva. De este modo, si el bebé es amamantado o si toma pequeñas cantidades de leche artificial para completar la lactancia, la mujer no debería estar menstruando. 

En estos casos, la menstruación deberá regresar cuando la mujer produzca menos leche, ya que el bebé es amamantado menos y pasa a tomar jugos y a comer papillas. 

Sin embargo, cuando la mujer no amamanta, su menstruación puede regresar más pronto, alrededor del segundo mes postparto, y en caso de duda, se debe consultar al ginecólogo o al pediatra en las consultas de rutina. 

Источник: https://www.tuasaude.com/es/loquios-sangrado-postparto/

Sangrado en el puerperio

Loquios rojos después de 20 días

El lapso de tiempo que pasa entre que se expulsa la placenta después del parto y la recuperación total del útero se denomina puerperio o cuarentena..

Al mismo tiempo, el cuerpo sufre varios cambios durante este periodo. El útero sana y se contrae, los senos comienzan a producir leche materna y el equilibrio hormonal se vuelve a transformar adaptándose a la lactancia.

Al principio del puerperio (semana uno de embarazo), las madres primerizas necesitan mucho descanso, tiempo para ellas mismas y para el nuevo miembro de la familia.

Pero es importante cuidarse hasta el final de la cuarentena para no interferir con los procesos de recuperación y cicatrización de las heridas.

La gimnasia de recuperación y un entrenamiento específico del suelo pélvico favorecen la regeneración física después del parto.

Los loquios

Todas las mujeres sangran durante el puerperio, independientemente de si su hijo ha nacido por parto natural o mediante cesárea. Al desprenderse la placenta, se forma una herida en el útero que provoca los loquios (flujo postparto).

Los loquios salen del lugar donde la placenta estaba unida al útero durante el embarazo. Se componen de sangre, secreción de la herida, mucosa y residuos de tejido de la placenta.

Debido al sangrado durante el puerperio, tienen al principio un color rojo claro, según se va cicatrizando la herida interna se tornan rosáceos, parduscos y hacia el final del puerperio blancos amarillentos.

Es crucial el descanso durante el puerperio o los primeros días de después del parto, ya que puede que vuelva el sangrado.

Incluso si no se tienen problemas de salud ni complicaciones postparto, este tipo de sangrado (ligero) es una señal de que el cuerpo necesita descansar más.

¿Cuándo puede ser peligroso el sangrado durante el puerperio?

Necesitarás acudir al médico si el sangrado durante el puerperio supera una cierta intensidad, por ejemplo:

  • Si necesitas más de una compresa por hora.
  • Si el sangrado no va remitiendo a las dos semanas de la cuarentena y sigue teniendo color rojo claro.
  • Si, después de la primera semana, el sangrado vuelve a ser tan fuerte como en las horas posteriores al parto. Excepto después de la lactancia: Después puede que el sangrado sea algo más fuerte causado por la oxitocina que se libera por la lactancia.
  • Si contiene coágulos grandes (aunque puede pasar después de estar mucho tiempo tumbado)
  • Si la sangre o los loquios huelen mal y van acompañados de fiebre o escalofríos

Recuerda: Solo un especialista puede tratar estos síntomas.

Causas de un sangrado anormal durante el puerperio

En el período justo después del parto, este sangrado también puede ser causado por fisuras o incisiones perineales, desgarros vaginales, hemorragias en la zona vaginal, desórdenes de coagulación sanguínea y, en el peor de los casos, roturas uterinas.

También son frecuentes las atonías, que se producen porque el útero no se contrae lo suficiente, especialmente en los partos múltiples o cuando el útero está «cansado» porque el parto ha durado mucho o se ha utilizado demasiada oxitocina.

Si el útero no se contrae justo después del parto, o no se expulsan restos de la placenta o toda la placenta y se quedan en el útero, también cabe la posibilidad de que el sangrado sea intenso.

Más adelante puede aumentarse el sangrado si se hace demasiado esfuerzo físico antes de tiempo, pero sobre todo por trastornos en la recuperación del útero, restos de placenta sangrante o infecciones.

Placenta accreta: causa frecuente del sangrado durante el puerperio

La placenta accreta es una característica frecuente del sangrado durante el puerperio puesto que la placenta no solo se adhiere a la mucosa, sino también a la musculatura del útero. Si se detecta durante el embarazo, el médico generalmente aconseja un parto por cesárea, luego se suelta la placenta manualmente o se hace un legrado.

Sin embargo, pueden pasar inadvertidos los casos leves de placenta accreta. Aunque una gran parte de la placenta se expulsa justo después del parto, en el útero permanecen restos de tejido que no se pueden expulsar porque están adheridos a los músculos uterinos.

Al mismo tiempo, hay vasos sanguíneos que permanecen abiertos debido a la herida de la placenta, lo que puede llevar a hemorragias graves no sólo inmediatamente después del parto sino también en el puerperio.

La placenta accreta también aumenta el riesgo de infecciones durante la cuarentena y entorpece la recuperación del útero.

Incluso aunque se retire completamente la placenta accreta, las heridas son mucho más profundas y, por consiguiente, el sangrado es más intenso.

¿Cuánto tiempo dura el sangrado en el puerperio?

Normalmente dura de seis a ocho semanas, tiempo que para la madre debe ser de reposo y regenerativo.

Las compresas o tampones pueden paliar los efectos del sangrado durante este periodo, ya que amortiguan la expansión de los fluídos y evitan la excrección de olores.

¿Cuándo acudir al médico?

Cuando durante el puerperio el sangrado sea intenso o extraño, es preciso consultar de inmediato a un médico o a la obstetra. Si el sangrado es excesivo y hay mareos, acudir de inmediato a urgencias o llamar a una ambulancia.

Recomendados Bebitus

Источник: https://www.bebitus.com/magazine/embarazo/nacimiento/sangrado-en-el-puerperio.html

Loquios: qué son

Loquios rojos después de 20 días

​​Los loquios son pérdidas, al principio de sangre, que después cambian de aspecto. Los loquios comienzan inmediatamente después del parto y pueden prolongarse hasta el final del puerperio, los clásicos 40 días después del nacimiento.

Inmediatamente después de la fase de expulsión del niño, el útero se contrae y se coloca en la zona situada encima del ombligo.

De 10 a 15 días después del parto, el útero ya está a la altura del pubis y, al final del puerperio, ha recobrado sus dimensiones normales. El peso del útero también cambia.

Si bien, cuando el niño nace, pesa en torno a un kilo, después de 40 días vuelve a los 60-90 gramos de siempre.

Pero ¿a qué es debido este cambio? Las causantes son las células musculares del útero que se reducen en volumen y en cantidad, y que se alisan produciendo unas pérdidas que reciben el nombre de loquios.

Cuáles son las causas los loquios

Los loquios o pérdidas de sangre están provocados por tres fenómenos:

El desprendimiento de la placenta, el órgano que ha suministrado oxígeno y nutrientes al feto durante el embarazo. En el punto del útero donde estaba adherida la placenta, se forma una herida que empieza a sangrar.

A este punto «acuden» inmediatamente una gran cantidad de glóbulos blancos para formar una barrera de defensa frente a los posibles gérmenes que podrían provocar una infección en la herida.

Conforme se forma este escudo protector, las pérdidas de sangre producidas por la herida se reducen. Este proceso suele finalizar el cuatro semanas después del parto. Sin embargo, no se trata de un proceso normal de cicatrización, sino más bien de una reconstrucción de los tejidos.

Si sobre el punto en que estaba adherida la placenta se formase una cicatriz, en el futuro no podría producirse la implantación de un nuevo óvulo fecundado.

La eliminación de la capa que recubre el útero durante el embarazo constituye el segundo elemento que provocan los loquios.

Esta capa está compuesta por un abundante tejido, que con su presencia hace del útero un lugar acogedor para el feto y que es expulsado en su mayor parte en el momento del parto.

La capa más profunda de este tejido se elimina lentamente produciendo los loquios.

La destrucción por lisis de parte de las fibras del útero, al acabar la gestación, da lugar a parte de esa secreción llamada loquios.

Cómo cambian los loquios

Durante los primeros 7-8 días después del parto, las pérdidas son más bien abundantes, tienen un color rojo vivo y están acompañadas de contracciones del útero, que le permiten liberarse más fácilmente de los residuos. El contenido de las primeras pérdidas de sangre está formado por sangre, fragmentos de membranas de la placenta y microorganismos.

Pasados unos 10 días, la cantidad de sangre disminuye gradualmente.

La herida de la placenta se está cerrando y los loquios toman un aspecto amarillento, un color cerúleo en el que pueden observarse pequeñas huellas de sangre.

Estas pérdidas contienen un líquido similar al suero de la sangre, en el cual están dispersos los glóbulos blancos, restos de la membrana que recubre el útero, moco y pequeñas cantidades de glóbulos rojos.

Pasados 15 días después del parto, las pérdidas toman un aspecto cremoso y blancuzco, y su contenido está formado, sobre todo, por glóbulos blancos, fragmentos de tejido epitelial y células de la membrana que recubre el útero, que ya están degeneradas.

¿Y si se presenta fiebre y hemorragias?

Si las pérdidas se convierten de improviso en muy abundantes y son hemorrágicas, debemos consultar con el médico. Lo mismo, si las pérdidas desprenden mal olor o si la mamá tiene fiebre. Estos síntomas pueden hacer sospechar en una endometritis, una infección bastanta rara del tejido interno que cubre el útero y suele resolverse con la administración de antibióticos.

Desaparecen antes si se da el pecho

Si la mamá amamanta a su hijo, las pérdidas pueden durar menos de 20-30 días. La succión del niño activa en el organismo materno un reflejo que lo obliga a producir dos hormonas: la prolactina y la oxitocina. La primera garantiza una producción constante de leche, mientras que la oxitocina estimula las contracciones del útero facilitando y acelerando la eliminación de los residuos.

Es necesaria una higiene cuidadosa

Durante todo el período de los loquios, es necesario seguir unas rigurosas normas de higiene:

– ​ Evitar las relaciones sexuales. El cuello del útero aún no está completamente cerrado y las sustancias infectadas pueden alcanzar este órgano y provocar una infección.

Lavarse la zona con un jabón específico, que contiene el mismo grado de acidez que las mucosas vaginales. Hay que lavarse efectuando un movimiento de la vagina al ano, y no al revés, para evitar difundir los gérmenes presentes en la zona anal.

Secar cuidadosamente la zona con una toalla y sin frotar.

Utilizar compresas y cambiarlas frecuentemente, y evitar los tampones, que favorecen la entrada de gérmenes en el útero.

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/parto/despues-del-parto/loquios

¿Qué es normal y qué no en el postparto?

Loquios rojos después de 20 días

Toda malamadre, ya sea primeriza o no, recuerda el puerperio (los cada vez más conocidos 40 días que siguen al parto). Y aunque haya leyendas de súper mujeres que dicen haber tenido un posparto sencillo y feliz, la verdad es que para la gran mayoría es una etapa feliz, pero muy dura y delicada.

La llegada de un/a buenhijo/a es, sin duda, algo muy bonito que hay que celebrar pero, también, reconozcámoslo, algo muy duro.

Los primeros meses, mientras que lloran, duermen, hacen caca y comen –porque no hacen otra cosa- nosotras luchamos por sobrevivir e intentar entender qué ha pasado con nuestro cuerpo y nuestra vida, en el caso de las primerizas.

Queriendo llegar a todo, durmiendo poco o nada y sin parar de sangrar… ¡Un paseo de rosas, oiga!

No quisiera yo desanimar a las embarazadas o futuras mamás, pero lo fundamental es tener toda la información posible antes de que llegue el gran momento, para así evitar posibles depresiones posparto. Afortunadamente, cada vez hay menos tabúes sobre el tema y expertos que nos pueden ayudar en esos momentos.

Y aquí es donde quería llegar, a nombrar que síntomas son normales y cuáles no.

El puerperio o posparto

“El puerperio o posparto es el periodo después del parto en el que el organismo recuperar la situación previa al embarazo;  comprende las  seis semanas siguientes al parto.” Qué gracia me hace leer esta definición  claramente escrita por un hombre o por una mujer que no ha pasado por esta etapa.

El organismo, y toda tú, tarda una media de un año (sí, estás leyendo bien, un año), en recuperar la situación previa al embarazo. Dependiendo de la edad, de si has entrenado durante el embarazo y de tu genética, este periodo pueda ser algo mas corto, pero no mucho más, que no te engañen las apariencias externas.

La recuperación debe ser completa, y es una realidad ya muy demostrada con evidencia científica.

Algo que muchas de mis clientas desconocen (y me sigue sorprendiendo), es que durante el puerperio (“la cuarentena”) va a tener pérdidas de sangre (loquios), que son las diferentes secreciones uterinas que debe expulsar.  Pueden durar unos 30-40 días, durante los cuales irán cambiando de aspecto. Sólo deberás alarmarte en caso de que presenten muy mal olor.

Otra falsa idea que me sorprende es que aunque se pierden entre 6 y 8 kilos durante el parto, la tripa no desaparece de golpe con el parto. El  cuerpo tarda tiempo en volver a su tamaño original y, además, el cuerpo tiene que expulsar el líquido que ha retenido en el embarazo.

Insisto en que la mayoría de las mujeres vuelven a su peso habitual entre 6 y 12 meses después de dar a luz. Esas imágenes de cuerpos perfectos recién salidos del hospital son confusos y alejados de la realidad.

Lo siento chicas, hay que ayudar con alimentación, ejercicios adaptados y descanso a recolocar todo en su sitio.

Hemorroides, caída de cabello… En fin, que tampoco quiero que os echéis a llorar (de verdad, que ¡¡merece la pena todo esto y mucho más!!)

Otros cambios durante el postparto

Debido al bajo tono de la vejiga en partos largos o instrumentados, y por efecto de la epidural, debes saber que también podemos presentar dificultades para la micción espontánea. Por tanto, tendrás que obligarte a una micción frecuente y vaciar correctamente la vejiga para ayudar a una mejor involución uterina.

Algo que siempre, y cuando digo siempre es que nos pasa a todas, es el miedo a esa primera vez sentadas en el servicio, el estreñimiento tras el parto es habitual. No te preocupes más de lo necesario y habla con tu médico para cualquier duda que puedas tener al respecto.

Si eres una Malamadre lactante, es muy probable que la menstruación no asome hasta que la finalices. ¡Por fin una buena noticia! Si se opta por lactancia artificial lo más normal es que regrese a los 30-40 días desde el parto. Importante: os recuerdo que no tener la regla no implica no poder quedarse embarazada… ¡Luego no quiero sorpresas! Y si las hay, que sean con conocimiento de causa.

Y por último, ojo con empezar a realizar deportes de impacto antes de estar recuperada, creo que ya conocéis los problemas que puede ocasionar tener un suelo pélvico dañado o no recuperado.

Cuándo acudir a un profesional durante el posparto

  • Fiebre de más de 38ºC.
  • Hemorragia importante.
  • La herida de la episiotomía o la de la cesárea se pone roja, se inflama o le supura pus.
  • Loquios malolientes.
  • Enrojecimiento, dolor exagerado en mamas o episiotomía.
  • Dolor torácico, náuseas o vómitos
  • Dolor o inflamación de una de las piernas.
  • Fuertes dolores de cabeza
  • Problemas para respirar.
  • Molestias urinarias.
  • Sospecha por tu parte, o la de tu entorno, de depresión posparto.

En estos casos, y en realidad, con cualquier duda, miedo o temor, acude a un profesional. Como he comentado anteriormente, hoy en día tenemos un amplio abanico de profesionales y herramientas que pueden ayudarnos a superar cualquier problema que podamos tener en esta etapa que considero tan importante.

Y no dudéis en preguntarme a mi cualquier duda, que tengo la enorme suerte de tener una buena red de profesionales a quien derivar.

Y vosotras Malasmadres, ¿tenéis alguna duda al respecto?, ¿cómo fue vuestro postparto?

Источник: https://clubdemalasmadres.com/que-es-normal-postparto/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: