Los experimentos, la mejor herramienta para entrenar su curiosidad

10 conjuntos de habilidades que todo científico de datos debería tener

Los experimentos, la mejor herramienta para entrenar su curiosidad

La demanda de talento en ciencia de datos está creciendo y con ello viene la necesidad de que más científicos de datos se incorporen a las organizaciones. Si bien la aplicación de la ciencia de datos es su propio campo, no está relegada a una industria o línea de negocio. Los científicos de datos pueden tener un impacto en cualquier parte de cualquier organización.

Si eres un científico de datos en ciernes o te estás encaminando por ese camino, sabes que la educación es el primer paso. Sin embargo, fuera del currículo técnico, existen habilidades de ciencia de datos que trascienden cualquier disciplina. Practicar y desarrollar estas habilidades te ayudará a separarte de la multitud de solicitantes de empleo y científicos a medida que el campo crezca.

Estas habilidades no requerirán tanta capacitación técnica o certificación formal, pero son fundamentales para la aplicación rigurosa de la ciencia de datos a los problemas comerciales. Hoy en día, incluso el científico de datos más técnicamente calificado necesita tener las siguientes habilidades blandas para salir adelante.

1. Pensamiento crítico

Con esta habilidad, podrás:

  • Analizar objetivamente preguntas, hipótesis y resultados.
  • Comprender qué recursos son cruciales para resolver un problema
  • Mirar los problemas desde diferentes puntos de vista y perspectivas

El pensamiento crítico es una habilidad valiosa que se adapta fácilmente a cualquier profesión. Para los científicos de datos, es aún más importante porque además de obtener información, debes poder formular preguntas de manera adecuada y comprender cómo se relacionan esos resultados con el negocio o dirigir los próximos pasos para que se traduzcan en acciones.

También es importante analizar objetivamente los problemas cuando se trata de interpretaciones de datos antes de formarse una opinión. El pensamiento crítico en el campo de la ciencia de datos significa que ves todos los ángulos de un problema, tomas en consideración la fuente de los datos y nunca pierdes la curiosidad.

2. Comunicación efectiva

Con esta habilidad, podrás:

  • Explicar qué significan los conocimientos basados en los datos en términos relevantes para el negocio
  • Comunicar información de manera que resalte el valor de la acción
  • Transmitir el proceso de investigación y los supuestos que llevaron a una conclusión

La comunicación efectiva es otra habilidad que se busca en todas partes. Ya sea que estés en una puesto inicial o seas un CEO, relacionarse con otras personas es un rasgo útil que te ayuda a hacer las cosas rápido y fácil.

En los negocios, los científicos de datos deben ser competentes en el análisis de datos, y luego deben explicar con claridad y fluidez sus hallazgos ante audiencias tanto técnicas como no técnicas.

Este elemento crítico ayuda a promover la alfabetización de datos a lo largo de una organización y expande la capacidad de los científicos de datos para hacer un impacto.

Cuando los datos ofrecen una solución a varios problemas o responden preguntas empresariales, las organizaciones confían en que los científicos de los datos resuelven problemas y son comunicadores útiles para que otros entiendan cómo actuar.

3. Resolución proactiva de problemas

Con esta habilidad, podrás:

  • Identificar oportunidades y explicar problemas y soluciones
  • Saber cómo abordar los problemas identificando los supuestos y recursos existentes
  • Ponerte tu sombrero de detective e identificar los métodos más efectivos para obtener las respuestas correctas

No puedes ser un científico de datos sin la habilidad o el deseo de resolver problemas. De eso se trata precisamente la ciencia de datos.

Sin embargo, ser un solucionador de problemas eficaz es tanto un deseo de profundizar en la raíz de un problema como saber cómo abordar un problema para resolverlo.

Los solucionadores de problemas identifican fácilmente los problemas complicados que a veces se ocultan, y luego pueden pasar rápidamente a pensar en cómo lo abordarán y qué métodos proporcionarán las mejores respuestas.

4. Curiosidad intelectual

Con esta habilidad, podrás:

  • Conducir la búsqueda de respuestas
  • Profundizar en los resultados superficiales y supuestos iniciales
  • Pensar creativamente con un impulso para saber más
  • Preguntarse constantemente «por qué” (porque una respuesta no suele ser suficiente)

Un científico de datos debe tener curiosidad intelectual y una pasión para encontrar y responder las preguntas que presentan los datos, pero también para responder preguntas que nunca se formularon. La ciencia de datos trata de descubrir verdades subyacentes y los científicos exitosos nunca se conformarán con «lo suficiente», sino que se mantendrán en la búsqueda de más respuestas.

5. Sentido del negocio

Con esta habilidad, podrás:

  • Entender el negocio y sus necesidades especiales
  • Saber qué problemas organizativos deben resolverse y por qué
  • Traducir los datos en resultados que trabajen para la organización

Los científicos de datos realizan una doble tarea: no sólo deben conocer su propio campo y cómo navegar por los datos, sino que también deben conocer el negocio y el campo en el que trabajan.

Una cosa es saber cómo manejar los datos, pero los científicos de datos también deben entender profundamente el negocio, lo suficiente como para resolver los problemas actuales y considerar cómo los datos pueden apoyar el crecimiento y el éxito futuros.

«La ciencia de datos es más que un simple cálculo numérico: es la aplicación de varias habilidades para resolver problemas particulares en una industria», explica el Dr. N. R. Srinivasa Raghavan, jefe global de ciencia de datos de Infosys.

Éstas son las habilidades más requeridas que normalmente se enumeran al inicio de las descripciones de trabajo para los científicos de datos. Muchas de las áreas se desarrollarán y cubrirán en cursos educativos o capacitaciones empresariales formales. Y muchas organizaciones los enfatizan cada vez más a medida que su personal de análisis y datos evoluciona.

6. Capacidad para preparar los datos para un análisis eficaz

Con esta habilidad, podrás:

  • Abastecer, recopilar, organizar, procesar y modelar datos
  • Analizar grandes volúmenes de datos estructurados o no estructurados
  • Preparar y presentar los datos en las mejores formas posibles para la toma de decisiones y la resolución de problemas

La preparación de datos es el proceso de preparar los datos para el análisis, incluidas las tareas de descubrimiento, transformación y limpieza de datos, y es una parte crucial del flujo de trabajo del análisis para analistas y científicos de datos por igual.

Independientemente de la herramienta, los científicos de datos necesitan entender las tareas de preparación de datos y cómo se relacionan con sus flujos de trabajo de ciencia de datos.

Las herramientas de preparación de datos como Tableau Prep Builder son fáciles de usar para todos los niveles de habilidad.

Más información acerca de las prácticas recomendadas para la preparación de datos..

7. Capacidad para aprovechar las plataformas de análisis de autoservicio

Con esta habilidad, podrás:

  • Comprender los beneficios y desafíos del uso de la visualización de datos
  • Tener un conocimiento básico de las soluciones de mercado
  • Conocer y aplicar las mejores prácticas y técnicas al crear análisis
  • Tener la capacidad de compartir resultados a través de dashboards o aplicaciones de autoservicio

Esta habilidad está en línea con las habilidades no técnicas, porque se relaciona con el pensamiento crítico y la comunicación.

Las plataformas de análisis de autoservicio te ayudan a mostrar los resultados de tus procesos de ciencia de datos y a explorar los datos, pero también te ayudan a compartir estos resultados con personas menos técnicas.

Cuando creas un dashboard en una plataforma de autoservicio, los usuarios finales pueden ajustar los parámetros para formular sus propias preguntas y evaluar su impacto en el análisis en tiempo real a medida que se actualizan los dashboards.

8. Capacidad para escribir códigos eficientes y mantenibles

Con esta habilidad, podrás:

  • Lidiar directamente con los programas que analizan, procesan y visualizan datos
  • Crear programas o algoritmos para analizar datos
  • Recopilar y preparar datos a través de API

Esta habilidad es casi algo obligatorio.

Dado que los científicos de datos viven sumergidos en los sistemas diseñados para analizar y procesar datos, también deben comprender el funcionamiento interno de dichos sistemas.

Existen muchos lenguajes diferentes utilizados en la ciencia de datos. Aprende y aplica los lenguajes que sean más relevantes para tu rol, industria y desafíos empresariales.

9. Capacidad para aplicar las matemáticas y estadísticas adecuadamente

Con esta habilidad, podrás:

  • Realizar análisis de datos exploratorios e identificar patrones y relaciones importantes
  • Aplicar un pensamiento estadístico riguroso para extraer señales fuera del ruido
  • Comprender las fortalezas y limitaciones de los distintos modelos de ensayo y por qué se ajustan a un problema dado

Al igual que la codificación, las matemáticas y las estadísticas desempeñan un papel fundamental en la ciencia de datos. Los científicos de datos se ocupan de modelos matemáticos o estadísticos y deben poder aplicarlos y ampliarlos.

Tener un sólido conocimiento de las estadísticas permite a los científicos de datos pensar críticamente sobre el valor de diversos datos y los tipos de preguntas que pueden o no pueden responder.

A veces, los problemas requieren el diseño de soluciones novedosas, que pueden combinar o modificar las técnicas y herramientas de análisis disponibles. La comprensión de los supuestos y algoritmos subyacentes es fundamental para el uso de estas aplicaciones.

10. Capacidad para aprovechar el aprendizaje automático y la inteligencia artificial (IA)

Con esta habilidad, podrás:

  • Comprender cómo y cuándo el aprendizaje automático y la inteligencia artificial son adecuados para el negocio
  • Entrenar e implementar modelos para implementar soluciones productivas de inteligencia artificial
  • Explicar modelos y predicciones en términos útiles para el negocio

Ni el aprendizaje automático ni la IA reemplazarán tu rol en la mayoría de las organizaciones. Sin embargo, el poder usarlos mejorará el valor que ofreces como científico de datos y te ayudarán a trabajar mejor y más rápido.

Como un Director de datos compartió recientemente: «Para poder desarrollar la promesa de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, necesitarás una serie de habilidades humanas por excelencia».

Como él mismo expresó, tu mayor desafío con la inteligencia artificial es saber si tienes los datos correctos, cuándo los «datos correctos» muestran cosas incorrectas, y encontrar datos «suficientemente buenos» para la IA antes de decidir cuál es el modelo de IA entrenado que será más útil.

¿Por qué las habilidades de datos deberían estar en tu currículum?

En esta publicación de blog, parte de la serie Generation Data del blog de Tableau, la autora Midori Ng ofrece razones prácticas y consejos para incluir habilidades de datos en los currículos laborales. Léela y ponte en camino para dominar una combinación de habilidades no técnicas y técnicas de ciencia de datos que te traerán tanto satisfacción como éxito personal y profesional.

Lee el informe, Análisis avanzado con Tableau, para conocer también las funcionalidades y los escenarios de análisis avanzados en la plataforma Tableau.

Источник: https://www.tableau.com/es-mx/learn/articles/data-science-skills

La importancia de la curiosidad en el aprendizaje: Claves para estimularla

Los experimentos, la mejor herramienta para entrenar su curiosidad

«¿Cómo se llaman las rodillas de las mariquitas?, ¿cómo puede ayudar la música de un concierto solidario a curar a unos niños enfermos?, ¿por qué hay personas que no tienen agua limpia para beber? ¿cómo son las casas de los ratones? ¿por qué el mar no se sale? ¿por qué podemos morder las nubes cuando hay niebla?». La curiosidad invade el día a día de los niños que nos lanzan miles de preguntas, algunas las recogemos y les damos respuestas, otras las anulamos y otras caen en saco roto. 

Si realmente fuéramos conscientes de los efectos que de forma reiterada tienen nuestras respuestas adultas a sus preguntas, seguramente cambiaríamos nuestra actitud ante ellas.

Por absurdo que parezca,  la curiosidad es imprescindible para su desarrollo, para comprender el mundo que les rodea, para aprender cosas nuevas, pero, sobre todo, para saciar el hambre de saber.

Un hambre que, bien alimentado, vuelve a surgir una y otra vez metiéndolos en una rueda infinita de aprendizaje. Pero si este se corta de raíz sin alimentarlo, lo que hacemos finalmente es matarlo y generar pasividad e indiferencia ante lo desconocido.

Lo más maravilloso de un niño, además de su inocencia, es la necesidad imperiosa de entender lo que le rodea, de probar todo lo que tiene a su alcance, de destripar cualquier mecanismo para ver cómo es por dentro y cómo funciona, de abrir cualquier caja, bolsa, cajón o armario y descubrir lo que hay en su interior. Miles son los posibles tesoros de los niños, miles los usos que pueden dar a cada cosa, miles las explicaciones que pueden dar a una situación, pero esta actitud solo sigue viva en el crecimiento si los adultos la favorecemos.  

En resumidas cuentas, la curiosidad nos lleva al movimiento para saciarla, es decir, es el motor que genera las ganas de indagar y experimentar.

Esta motivación es clave para poner en marcha el complejo engranaje de aprendizaje que arranca por la capacidad de poner atención ante un punto de interés, activar los circuitos de la memoria.

También, despierta la emoción necesaria para estar en plena disposición de adquirir nuevos conocimientos.

1. Responde sus preguntas

No dejes pasar la oportunidad de contestar a todas las cuestiones que te lancen tus hijos, es importante responderlas para que se animen a seguir haciéndolo.

2. Estimula su imaginación

Ayúdalos a buscar la respuesta correcta mediante razonamientos.

De esta forma, los estaremos enseñando a analizar y a ser razonables, a contrastar posibles opciones o a interesarse por conocer más datos.

En definitiva, de forma muy sencilla, planteará hipótesis, pensará y buscará argumentos para declararlas verdaderas o falsas. Y esto no es más que el método científico por excelencia.

Además, dar respuesta a una pregunta y ayudar a entender el interrogante da pie a que surjan nuevas cuestiones, en el momento o más adelante, incluso meses después. Pero el hecho de «no responder» es anular a priori esta posibilidad.

Cuando no sepamos la contestación, que será muchas veces, la mejor opción es plantear con ellos hipótesis y, después, buscar en internet, libros o enciclopedias toda la información necesaria. De esta manera les estaremos mostrando herramientas para que, de forma autónoma, sean capaces de ir saciando solos sus ganas de saber.

3. Muestra tu disponibilidad

Atiende sus demandas. Hay que demostrarles que pueden contar con nosotros y darles la seguridad de que alguien se preocupa por sus inquietudes.

4. Responde con otra pregunta

A veces, responder con otra pregunta sobre el tema en cuestión hará que se la replanteen y, de esta manera, conseguirán encontrar una respuesta ellos solos.

5. Favorece todos los escenarios posibles de experimentación

Crea espacios en los que puedan manipular objetos, desmontarlos o probarlos. Eso sí, aprendiendo de forma simultánea los límites de estas acciones, sabiendo qué tipo de cosas se pueden desarmar y cuáles no.

6. Anímalos a crear

Internet está lleno de recursos para que los niños preparen sus propios mecanismos: circuitos eléctricos, pequeños invernaderos, inventos caseros para sujetar cosas o experimentos domésticos. 

7. Fomenta el hábito de lectura

Novelas fantásticas, cuentos, noticias, relatos o biografías, existen muchas alternativas para todas las edades. Conocer distintos tipos de lecturas da pie a que se inclinen a seleccionar las que mayor afinidad tengan con sus intereses. Desconocer la variedad impide que quieran recurrir a ellas.

8. Plantea retos

Plantear retos a su medida en temas que sean de su interés o totalmente novedosos provocará que quieran resolverlos, por ende, al aprendizaje de nuevos conocimientos que, inevitablemente, llevarán a otros posteriores.

Teresa Solís Bertrán de Lis
Pedagoga especialista en Neuropsicología
Sinapsis Segovia

ConsejosEducación en casa

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/consejos/educacion-en-casa/importancia-de-la-curiosidad-en-el-aprendizaje/

7 formas de entrenamiento mental para ejercitar tu cerebro

Los experimentos, la mejor herramienta para entrenar su curiosidad

El cuerpo del ser humano es moldeable. Está programado para adaptarse a las condiciones ambientales en las que le toque vivir, al igual que el resto de partes de nuestro cuerpo.

En nuestra sociedad, tenemos muchas facilidades para dirigir los cambios que queremos que se produzcan en nuestros cerebros, por lo que sacar el máximo potencial a través del entrenamiento mental dependerá de los retos que nos auto-impongamos y de cómo nos enfrentemos a los que vengan impuestos.

El entrenamiento mental es uno de los recursos que tenemos a nuestro alcance para mejorar o perfeccionar alguno o varios de nuestros procesos mentales. Es posible hacerlo mediante la ejecución de tareas mentalmente demandantes que, poco a poco, irán mejorando nuestras capacidades.

La capacidad mental tiene cierta carga genética, pero no podemos achacarla únicamente a nuestro ADN, ya que tenemos la posibilidad de adquirir estrategias que la potencien.

Entrenar las capacidades cognitivas es muy similar a entrenar el cuerpo. Así, para conseguir mejoras es necesario salir de la zona de confort. Hacerlo en esfuerzo pero también en constancia, para poco a poco ir subiendo la dificultad.

Una vez que estamos acostumbrados a cierta tarea, la hacemos de manera automática, dejando de ser un entrenamiento para pasar a ser una rutina.

Los siguientes son consejos de entrenamiento mental para ejercitar el cerebro y sacarle el máximo potencial:

1. Practicar deporte y actividades físicas

El ejercicio físico aeróbico, que involucra a la respiración, beneficia las capacidades cerebrales.

Sobre todo, mejora aquellas basadas en la interacción entre el lóbulo frontal y el temporal medial. Influye en la memoria de trabajo y las funciones ejecutivas.

El beneficio del deporte en la cognición tiene una explicación fisiológica, y es que favorece la producción de agentes neurotróficos.

Las sustancias neurotróficas hacen que incremente la plasticidad sináptica, la neurogénesis y la vascularización del cerebro.

Hace que se reduzca la pérdida del volumen cerebral en la vejez, especialmente en el hipocampo, involucrado en la memoria y el aprendizaje.

Para que el ejercicio sea beneficioso es importante que se dé con cierta asiduidad, alrededor de unos treinta minutos al día.

Los ejercicios cardiovasculares se pueden adaptar a las capacidades de cada uno. Si se trata de una persona que nunca ha hecho ejercicio, puede empezar caminando a un buen ritmo o jugando a deportes divertidos como el pádel o la natación.

Los beneficios a nivel cognitivo del deporte perduran hasta la vejez, actuando como protector ante enfermedades como el Alzheimer.

2. Entrenar la memoria de trabajo

Ejercitar la memoria de trabajo es muy útila la hora de estimular nuestras capacidades cognitivas. Existen gran cantidad de ejercicios con este fin.

Una de las tareas diseñadas para este objetivo es la n-atrás. Esta tarea consiste en observar una pantalla en la que aparece una figura y desaparece, más tarde vuelve a presentarse.

Hay que responder a la pregunta de si ha aparecido en el mismo lugar que la vez anterior.

Cada vez se puede ir aumentando la dificultad de la tarea preguntando, por ejemplo, si hace tres presentaciones, la figura se encontraba en el mismo sitio.

Obliga a que se retenga información reciente durante un periodo de tiempo para luego compararlo con información actual.

Lo interesante de esta tarea es que se han encontrado evidencias de la transferencia de la realización de ésta a otras habilidades como la fluidez del razonamiento.

Cualquier tarea que requiera la retención por un tiempo de información auditiva o visual para utilizarla, está ejercitando la memoria de trabajo y es una forma de entrenamiento mental.

Por ejemplo, escuchar una serie de números, y repetirla en el orden inverso. Normalmente, se debe iniciar con un nivel de ejecución medio para ir adaptándolo a nuestra capacidad.

Es importante encontrar el equilibrio entre que sea demandante pero posible realizarlo para no frustrarnos.

3. Salir de la zona de confort

Consiste en no acomodarse, si no hacemos cosas nuevas que supongan un reto no ejercitamos la mente.

Encontrar aficiones que supongan un reto intelectual como aprender a tocar un instrumento también es entrenamiento mental.

Por ejemplo, si disfrutamos viendo series, comenzaríamos viéndolas en versión original con subtítulos en castellano. Una vez que lo seguimos sin problemas, ponemos subtítulos en inglés, hasta que seamos capaz de hacerlo sin ellos.

En definitiva, se trata de seguir aprendiendo durante toda la vida. Todos asumimos que los niños los están haciendo diariamente, porque es lo que toca a su edad. Los niños, además, tienen mayor facilidad para aprender y la neuroplasticidad está en su punto álgido. Pero como se ha podido observar últimamente, nunca es tarde para aprender.

Es lógico que las actividades que se realicen se deben adecuar a las capacidades y a la edad, y por supuesto deben ser actividades que nos gusten.

La motivación es crucial para que no abandonemos la actividad. Los sudokus, las sopas de letras o aficiones en grupo, que pueden ser todavía más beneficiosas, como jugar al ajedrez. Las relaciones sociales también tienen un impacto positivo a nivel cognitivo.

4. La lectura

Es una de las formas de entrenamiento mental más eficaz, de bajo coste y con grandes beneficios.

No es necesaria la utilización de tecnología ni obtener ninguna herramienta de alto coste, además, podemos hacerlo en cualquier sitio, y es una actividad placentera.

Cuanto antes comencemos con el hábito de la lectura, mejor, por eso es importante inculcárselo a los más pequeños desde que aprenden a leer con cuentos y relatos cortos.

Leer pone en juego muchos procesos mentales como la percepción, la memoria y el razonamiento. Cuando leemos descodificamos los estímulos visuales (letras, palabras, frases) convirtiéndolos en sonidos mentales para darles un significado. Esta acción activa amplias áreas de la corteza cerebral, lo que hace que sea un gran estimulador de la mente.

La lectura puede dar rienda suelta a la imaginación, promover la creatividad y ayuda a aprender nuevo vocabulario. Es una forma de seguir aprendiendo de una manera amena y divertida. Entre los factores que influyen en la reserva cognitiva, está la lectura como uno de los más importantes.

Son numerosos los estudios que afirman que leer desde una edad temprana puede favorecer una reserva cognitiva alta.

5. Vivir en ambientes complejos y enriquecidos

Cuando nos referimos a los animales, como las ratas con las que se experimenta, un ambiente enriquecido es aquel que estimula al animal.

Estímulos visuales y sonoros que hacen que la rata reciba información del ambiente.

Si esto lo aplicamos a las personas, un ambiente enriquecido sería aquel que está repleto de novedades y complejidad, un ambiente en el que haya cambios y nos obligue a adaptarnos.

Por ejemplo, un niño que crece en un ambiente enriquecido, es un niño que siempre ha estado rodeado de información nueva y se le ha dejado participar.

Una familia que toca el piano en casa y le enseña, en la que se anima a la lectura, al pensamiento crítico, en la que se deja opinar y aprender.

Un ambiente en el que se proponen retos en los que hay que encontrar tus propias soluciones.

Según Stern, este tipo de ambiente complejo proporciona a los sujetos dos tipos de recursos.

Por una lado nos proveería del “hardware” con más sinapsis y mayor arborización dendrítica; y el “software” que consiste en tener capacidades cognitivas más ajustadas.

En la edad adulta vivir en un ambiente enriquecido se puede conseguir teniendo una vida activa, tanto física como mentalmente.

6. Potenciar la creatividad

Para mejorar nuestras capacidades cognitivas, no solo debemos realizar entrenamiento mental mediante ejercicios de cálculo, de flexibilidad mental, de memoria… también ayudan los ejercicios que se centran en dar rienda suelta a nuestra creatividad.

La música, la pintura, la danza o el teatro, son actividades que favorecen la creatividad y que además, son aficiones que se pueden realizar en el tiempo libre, combatiendo el sedentarismo.

Realizar este tipo de actividades ayuda a inducir mayor flexibilidad mental y originalidad, asociándose con la activación de redes neuronales específicas. También se ha encontrado que la creatividad influye positivamente en la resiliencia y así hacer frente a las pérdidas y cambios que inevitablemente acompañan a la edad adulta.

La creatividad puede tener un impacto positivo a nivel cognitivo gracias a su influencia a otros niveles como la motivación, el aumento de las relaciones sociales o en componentes cognitivos. Cualquier tarea que proponga salir de la rutina e implique conocer nuevas personas tendrá un impacto en la calidad de vida de la personas, muy especialmente en la tercera edad.

7. Aprender idiomas

El lenguaje es una de las funciones superiores más complejas y que implican más áreas de la corteza cerebral.

De manera innata, el ser humano tiene la capacidad de aprender idiomas, sobre todo en la infancia, ya que el cerebro es más plástico que nunca. Sin embargo, podemos aprender idiomas durante toda la vida.

Aprender un nuevo idioma es una buena forma de entrenamiento mental.

Se han realizado numerosos estudios sobre los beneficios del bilingüismo, encontrando que produce mejor atención selectiva y está más desarrollado el hábito de conmutar contenidos mentales.

Aprender dos lenguas desde que se aprende a hablar y utilizarlos en el ámbito familiar, social y educativo es lo más beneficioso.

Cuando se aprenden después de la infancia, el segundo idioma estará supeditado al primero.

La única forma de generar los automatismos lingüísticos sin necesidad de traducir todo simultáneamente de la lengua materna es, no solo aprendiendo un idioma sino utilizándolo.

Por eso, no vale con aprender dos horas a la semana un idioma, en el que normalmente se aprende gramática sin utilizar la lengua en sí.

Es mejor para nuestro cerebro utilizarlo realizando intercambios con nativos, por ejemplo.

Conclusiones

La estimulación cognitiva y mantener un estilo de vida activo, puede prevenir de enfermedades neurodegenerativas o compensar lesiones neurológicas ya que aumenta nuestra reserva cognitiva y se activan mecanismos compensatorios del daño. No solo es importante realizar ejercicios de entrenamiento mental en la vejez, sino que es importante hacerlo durante todo el ciclo vital.

Escapar de la rutina, ser una persona activa, con ganas de aprender y descubrir cosas puede ayudar a qué saques el máximo rendimiento a tu mente. Imponerse retos intelectuales, salir de la monotonía y el sedentarismo son las formas más eficaces del entrenamiento mental.

No solo consiste en hacer ejercicios de cálculo, o de memoria, sino en cambiar los hábitos.

En la investigación sobre la reserva cognitiva, los principales factores que influyen en la plasticidad del cerebro es el trabajo que se desempeña a lo largo de la vida, el hábito de lectura, los años de educación y la red social que se tiene. Por lo que el cerebro se moldea desde nuestro primer año de vida hasta que morimos, lo que constituye una ventana de oportunidad para intervenir de manera consciente sobre su arquitectura de procesos en cualquier momento.

Bibliografía

Fink A., Grabner R.H., Gebauer D., Reishofer G., Koschut-nig K., Ebner. (2010) Enhancing creativity by means ofcognitive stimulation: evidence from an fMRI study. Neuroimage, 52(4):1687-95.

Redolat R. (2012). La estimulación mental como factor potenciador de la reserva cognitiva y del envejecimiento activo. Informació psiclògica, 104:72-83.

Redolat R. y Mesa-Gresa P. (2012). Potential benefits and limitations of enriched environments and cognitive activity on age-related behavioural decline. Current Topics in Behavioral Neuroscience, 10:293-316.

Stern Y. (2009). Cognitive reserve. Neuropsychologia, 47(10), 2015-28.

Источник: https://lamenteesmaravillosa.com/7-formas-entrenamiento-mental-ejercitar-cerebro/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: