Los primeros cubiertos del bebé

Trucos para enseñar a un bebé a usar los cubiertos ¿Cuál es el mejor momento para ponerlos en práctica?

Los primeros cubiertos del bebé

Usar los cubiertos conlleva un proceso de aprendizaje que se alarga durante los primeros años de vida de los niños.

El diferente nivel de destreza que requiere cada modalidad de los mismos facilita que algunos sean dominados antes por nuestros hijos.

Otros, sin embargo, aprenden a utilizarlos satisfactoriamente a edades más avanzadas, momento en que se completa la autoalimentación, un ciclo iniciado tras el nacimiento.

Progresión de la autonomía para alimentarse

Antes de nada, debemos saber que no todos los niños evolucionan igual.

En ocasiones, como en tantos ámbitos de su evolución, pueden experimentar una avance más lento, algo solventable mediante la práctica en ausencia de cualquier patología que lo impida.

Sin embargo, para ayudar a hacernos una idea, el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido nos indica, de manera orientativa, en qué momento se producen los cambios más destacados:

Durante el primer año

Los bebés suelen tener ganas de involucrarse en su alimentación entre los 6 y 9 meses. A partir de esta edad, se sujetan y se llevan a la boca la comida. A menudo se muestran dispuestos a ayudar con la alimentación y a jugar con una cuchara. Entre los 9 y 13 meses pueden consumir con los dedos productos blandos o aquellos que se derriten rápidamente en la boca.

Entre 1 y 2 años

Alrededor de los 14 meses, los niños suelen ser capaces de sumergir la cuchara en la comida e incluso de llevársela a la boca, muchas veces con errores y derrames de alimentos propios de la imprecisión. Tras ir perfeccionando el proceso, sobre los 2 años comienza a apreciarse claramente su autonomía.

De los 2 a los 7 años

Entre los 2 y 3 años, tras haber depurado el empleo de su primer cubierto, se inicia el aprendizaje relativo a pinchar con el tenedor.

Generalmente, gracias a su reciente experiencia, se trata de un ciclo más veloz.

Por último, en torno a los 5 años manipulan los cuchillos para untar y cortar, reto generalmente culminado hacia los 7 años a partir de los que va apareciendo una independencia total en la autoalimentación.

Dominar el tenedor es uno de los pasos al aprender a usar los cubiertos | Fuente: Pixnio

Consejos para ayudar a nuestros hijos a usar los cubiertos

Si a la iniciativa innata de nuestros hijos le sumamos una serie de contribuciones puntuales por nuestra parte, facilitaremos la interiorización de las habilidades necesarias para usar los cubiertos. La máxima autoridad sanitaria de Gran Bretaña prosigue sus explicaciones dejándonos 5 útiles consejos con los que acelerar el proceso:

1. Colocar a los niños en la posición adecuada

En fases tempranas deben estar bien apoyados en una silla alta o en nuestro regazo, para lo que podemos valernos de cojines o toallas enrolladas y ayudarles así a permanecer erguidos.

Cuando haya crecido, es importante que sus pies y su espalda estén en contacto, respectivamente, con el suelo y el respaldo del asiento, de modo que puedan hacer uso de sus manos libremente.

2. Elegir vajilla y cubiertos apropiados

Colocar siempre los platos y utensilios de la misma manera fomenta el desarrollo de una rutina y facilita que nuestros hijos localicen los objetos en cada comida. Para elegir dichos elementos cuando son pequeños, es conveniente decantarse por:

  • Cubiertos con mangos gruesos o texturizados que se agarren mejor.
  • Mangos cortos, por su mayor sencillez en el manejo.
  • Cucharas y tenedores más pesados y, por tanto, más asequibles para ser controlados.
  • Tazones o platos con un borde levantado para que exista una superficie con los que mantenerlos cogidos
  • Alfombrillas antideslizantes debajo de los recipientes para evitar deslizamientos

3. Ser pacientes y constantes

Otra de las claves para ayudar a los niños a usar los cubiertos es la práctica, un prolongado ciclo en el que todos deberemos ser pacientes y perseverantes.

Si les damos la ocasión de poner a prueba sus habilidades todos los días, podremos ser testigos de la aceleración de sus avances.

Para reforzar los pasos de cada tarea, resulta útil repetirlo también a la inversa, comenzando por el último y terminando en el primero.

La paciencia es esencial para enseñar a los niños a usar los cubiertos | Fuente: Publicdomainpictures

4. Emplear técnicas alternativas

Pero, además, existen otros métodos con los que asistir a los niños durante la adquisición de experiencia, como la ayuda física, utilizando nuestras manos sobre las suyas. Por otro lado, provocando que nos imiten mientras lo hacemos nosotros o aportándoles información relevante no solo conseguiremos involucrarles más, sino también contribuir a mejorar sus destrezas.

5. Depurar los detalles

Por último, para alcanzar la perfección es esencial pulir los detalles.

Por ejemplo, adaptando los alimentos en etapas tempranas, de forma que puedan lidiar con ellos satisfactoriamente, o indicando con precisión la posición correcta de los dedos durante edades posteriores.

Dadas las distintas utilidades de cubiertos como el cuchillo o el tenedor, es interesante centrarse en cada una de ellas, untar, cortar, pinchar y recoger, por separado.

ConsejosAlimentación en familiaBebé (0-2 años) Educativo Infantil (3-6 años) Nutrición Primaria (7-10 años) Psicomotricidad

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/consejos/alimentacion-ninos/usar-los-cubiertos/

¡A comer con cuchara! Los primeros alimentos del bebé

Los primeros cubiertos del bebé

Los primeros alimentos sólidos que empezamos a introducir en la dieta de nuestros bebés son los cereales hidrolizados.

Siempre con la indicación de nuestro pediatra y aproximadamente a los 6 meses a su leche habitual añadimos unos cacitos de cereales sin gluten.

La media es echar una cucharadita por 100 ml de leche en el biberón de por la mañana.

Al principio la textura será líquida y poco a poco la vamos a espesar, a la medida de que el bebé se vaya acostumbrando al nuevo sabor.

Los cereales enriquecen la dieta de los peques aportando energía, vitaminas del grupo B y minerales.

Los cereales con gluten deberían de esperar hasta aprox. 8 meses. Son: trigo, cebada, avena y centeno. Sin embrago los cereales que llevan miel y cacao no es recomendable de introducir hasta pasados los 12 meses.

Al principio los cereales les damos en biberón. Nosotros recomendamos los biberones de Tomeee Tippee, nos encantan, además llevan válvula anticólico e imitan perfectamente el pecho materno. Esto es una buena recomendación para mamis que dan el pecho ya que permite introducir nuevos alimentos sin rechazar el hecho de comer en el biberón.

Una de las formas también para mamis que dan el pecho, es extraer su propia leche y añadir los cereales a ella.

Una vez que tomen los cereales espesos podemos darle el pecho y preparar la papilla con agua mineral. Así le vamos acostumbrando a la cuchara para bebé. Cucharitas de inicio son las de silicona y estás mismas podremos ofrecer para las papillas de frutas y verduras.

Los utensilios que utilizaremos en esta segunda etapa

  • Cucharas primero de silicona, luego las de plástico ergonómicas y después cubiertos metálicos especiales para niños
  • Boles y/o platos hondos
  • Platos termo que evitan que se enfríe la comida rápidamente mientras el bebé come a su ritmo
  • Termos para sólidos y para líquido

Un regalo práctico: vajilla completa que seguro le damos mucha utilidad

Las frutas

Aproximadamente a los 6 meses también nuestro pediatra nos indicará introducir las frutas que serán al principio los más suaves como: pera, manzana, plátano y naranja o mandarina.

Lo perfecto es empezar preparando una papilla en la merienda. Podemos utilizar las frutas crudas o escaldadas con agua hervida, aunque las crudas siempre aportarán más vitaminas y nutrientes. Siempre sin azúcar, cuanto más tarde lo añadamos mucho mejor.

Es bueno empezar a introducir las frutas de una en una, me refiero a una solo variedad, por ejemplo: pera o manzana. Así podremos comprobar que admite bien cada variedad.

También al principio algunos pediatras recomiendan introducir las frutas mezclándolo con su leche habitual. De esta forma les cuesta menos aceptar los nuevos alimentos en ocasiones algo ácidos, estando acostumbrando a comer más bien dulces.

Para prepara la papilla de frutas utilizaremos la batidora. Nos debe de quedar homogénea.

Estas papillas de frutas les van aportar vitaminas, especialmente las del grupo de la vitamina C, además de fibra que es buenísimo para su flora intestinal.

Las frutas que deberían de esperar hasta aproximadamente los 2 años y por motivos de posibles alergias son: frutas rojas como fresas, frambuesas, moras. También las frutas exóticas como mango y kiwi.

Las verduras

Cuando vayas a preparar su primer puré de verduras es muy importante que utilices un método de cocción que nos permita cocinar los alimentos en el menor tiempo posible y con una mínima cantidad de agua. Esto es para que no pierda su valor nutricional y mantenga todas las vitaminas posibles.

Lo mejor: cocción al vapor. Recomendamos utilizar un buen robot de cocina especial para bebés. Nos va a facilitar mucho la vida, ahorrando tiempo y haciendo toda la comida en un solo aparato. Normalmente: cocinan, descongelan, trituran, esterilizan etc.

Podemos prepara varias raciones en un momento. Además nos permite esterilizar todos los utensilios. Es ideal para llevar de viaje porque podrás prepara tus papillas de frutas y verduras, además de calentarle su comida siempre que lo desees y llevando tan solo un “cacharrito” que realmente ocupa muy poco.

Aquí te dejo el link con toda la variedad de los robots de cocina que tenemos en Bblandia.

A los 6 meses o cuando nuestro pediatra nos lo indique introduciremos poco a poco sus primeras verduras que serían: la patata, zanahoria, calabaza, calabacín, puerro, acelgas y judías verdes.

Las prepararemos sin piel y hervidas al vapor. Perfecto para darle como su comida a mediodía y a continuación una toma de leche. Una vez cocidas las pasamos por la batidora. Aportará vitaminas, minerales y fibra.

Como en el apartado anterior os indico las verduras que deberían de esperar, en este caso hasta aproximadamente los 18 meses, para ser introducidas en su alimentación diaria. Serán col, coliflor (ya que dan bastantes gases), seguidos de la cebolla, ajo y espárragos por ser demasiado aromáticos y por último espinacas, nabo y remolacha ya que llevan demasiados nitratos.

Estas son nuestras recomendaciones para introducir los primeros alimentos sólidos y los nuevos sabores.

Las alergias

Para prevenir las alegrías en nuestros peques es recomendable no empezar con esta dieta hasta los 6 meses de edad. Además se recomienda como os decía antes esperar entre introducir un alimento y otro aprox. 1 semana.

Si detectas algún síntoma de alegría (vómito, diarrea, zona enrojecida alrededor de la boca o aparición de granitos en la piel) debes de interrumpir la administración del nuevo alimento y comentarlo con tu pediatra.

En el siguiente post os hablaré sobre cuando debemos de introducir los alimentos como la carne, pescado, pastas y arroces y el huevo

Источник: https://blog.bblandia.es/a-comer-con-cuchara/

Los primeros cubiertos del bebé

Los primeros cubiertos del bebé

Es posible que la transición a la comida sólida le cueste mucho a tu bebé ya que acostumbrado a mamar durante meses, las cucharas, tenedores, vasos, etc. le parecen unos objetos extraños que puede llegar a rechazar totalmente dificultando su alimentación.

Indice

  • Un cambio de dieta
  • Cómo favorecer la transición
  • Consejos

Un cambio de dieta

En torno a los 6 meses de edad, el niño inicia una nueva etapa en su desarrollo al incluir en su dieta papillas, que en vez de tomar en biberón, comenzará a comer con cuchara.

Al principio, al bebé le cuesta mucho aceptar esta novedosa manera de comer, ya que intervienen otros músculos distintos de los que utilizaba para alimentarse succionando la leche materna o el biberón. Empezar es un poco difícil para él, pero con los medios adecuados, este aprendizaje es rápido.

El siguiente paso consiste en abandonar del todo el biberón y empezar a beber en vaso. Las primeras veces se emparará y no conseguirá tragar nada, pero verás que esto también lo logra con el tiempo.

Y por último, en torno a los 2 años, deberás enseñarle a comer solo utilizando él mismo los cubiertos, aunque cada niño, según su maduración y habilidad, puede hacerlo antes o después. Es importante que, cargado de paciencia, enseñes a tu bebé a utilizar los cubiertos; eso le hará más autónomo y será beneficioso tanto para él, como para vosotros.

Cómo favorecer la transición

– En el mercado existen cucharas de aprendizaje para facilitar este cambio, más flexibles y suaves. Mejor si son de colores atractivos o con dibujos que llamen su atención.

Utilizar una cuchara de metal no es tan aconsejable ya que es fría y dura.

Hay unas cucharas especiales que tienen la punta blandita, especialmente diseñadas para no dañar las encías del bebé; son las más recomendables para tomar sus primeras comidas sólidas.

– El niño se apaña mejor si hay poca comida en el plato. Es importante que no sea demasiado líquida.

– Sírvele la comida en un plato hondo o en un cuenco. Así será más fácil coger la comida con la cuchara.

A los niños les encanta tener su propio plato decorado con animales y de muchos colores. No es obligatorio, pero sí que aumenta el factor diversión en la comida.

– Para beber, compra tazas o vasos antiderrame, que cuentan con una tapa y un diseño ergonómico que se adecua a la manita del niño, normalmente con dos asas.

– Todo cambio necesita un tiempo de adaptación, así que no desesperes si se le cae la comida constantemente, mancha todo, se niega a comer…
 

Consejos

Para enseñarle a beber en vaso, siéntalo bien derecho en tus rodillas al principio, pues es la forma a la que él está acostumbrado y poco a poco podrás darle de beber en su sillita.

Adelanta el vaso suavemente hacia su boca y pon el borde inferior del vaso sobre la comisura de los labios sin ejercer presión. Inclina el vaso hasta que el líquido roce el labio superior del bebé. Al principio, probará el líquido y lo escupirá.

Mantén el vaso en esta posición y deja que el niño tome las pequeñas cantidades a su ritmo. Nunca inclines directamente el líquido en su boca porque seguramente se atragantará y será peor. No olvides hacer pausas cuando el bebé lo necesite.

 

Algunos padres se preguntan por «¿cuáles son las cantidades para el biberón del bebé?». Los últimos estudios científicos recomiendan que sea el propio bebé el que regule su alimentación según sus necesidades, de manera que se le deberá dar leche a demanda.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/meses-del-bebe/los-primeros-cubiertos-del-bebe-3496

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: