Meses del Bebé. Tu bebé con 21 meses, Bebé 21 meses

Mes 21

Meses del Bebé. Tu bebé con 21 meses, Bebé 21 meses

EL OBJETIVO DEBERÍA SER ENSEÑAR AL NIÑO A COMPORTARSE ADECUADAMENTE, a controlarse y a mostrar respeto hacia los demás. Es fundamental tener claro qué queréis que aprenda y tenerle siempre en cuenta.

Cómo lograr una mejor comunicación

Quizá hayáis notado que a medida que se desarrollan las capacidades de comunicación de vuestro bebé, desaparecen algunas de las rabietas que tenía antes, aunque no todas.

Ayudadle a utilizar palabras que le permitan dar a entender lo que necesita, pero no lo presionéis para que aprenda frases completas.

Una alimentación correcta

Es buena idea informar al pediatra o a su enfermera acerca de lo que está comiendo vuestro hijo a esta edad. El aumento de peso total del pequeño le indicará a su pediatra si está comiendo de forma adecuada.

Si le ofrecéis al bebé comidas equilibradas que contengan proteínas, tales como carnes o quesos, carbohidratos como pasta o arroz y una buena selección de verduras y frutas frescas, probablemente su dieta será la correcta. El pediatra os puede recomendar suplementos vitamínicos si os preocupa que no coma suficientes verduras o frutas.

Consultad con el doctor antes de suministrarle vitaminas al bebé. Demasiada cantidad de determinadas vitaminas y minerales puede ser tóxica. Además, no debéis por ningún motivo suministrarle al bebé vitaminas para adultos. Existen vitaminas formuladas específicamente para los niños.

Para un niño caprichoso, poned pequeñas porciones de alimentos en algunas cubiteras para hielo, ya que esto agrega una cuota de diversión a las comidas.

Además, las cantidades pequeñas en cada espacio podrían parecer menos agobiantes para el bebé.

Entre las buenas ideas para estas «»comidas servidas en cubiteras»» se incluyen trocitos de frutas, cubos de queso, porciones de pasta, cereales y verduras cocidas.

Cómo controlar la mala conducta

Durante los primeros años del bebé, es probable que el refuerzo negativo claro y directo sea la herramienta más efectiva con la que contáis cuando es necesario refrenar sus malas actitudes, tales como morder o golpear.

Pero en lugar de hablarle rudamente, molestaros y poneros nerviosos (lo que sólo incentiva esa mala conducta), quizá sería mejor soltarlo calmadamente y alejaros un poco de él.

Esto tiene un efecto tranquilizador y no acelera el comportamiento de un niño que ya está sobre estimulado. Sin importar lo que haga, tampoco lo golpeéis nunca, ya que es inaceptable.

A esta edad, no es capaz de ver desde la perspectiva de otra persona lo que él está haciendo.

El ABC de la seguridad en el automóvil

Tomar medidas para garantizar la seguridad en los viajes en coche es fundamental. Las siguientes son algunas sugerencias que os ayudarán a mantener la seguridad de vuestro hijo en el automóvil.

Utilizad siempre un asiento de seguridad para automóviles aprobado por la CE y adecuado para el tamaño y la edad de vuestro hijo.

– Convertid el automóvil en una zona para no fumadores.

Nunca dejéis solo al niño en el coche, ni siquiera por un minuto.

Aseguraos de que no quede expuesto a la luz directa del sol. Colocad al bebé en el centro del asiento trasero y utilizad una pantalla protectora para esa ventana si es necesario.

Nuevos hábitos de conducción

Para la seguridad del bebé y para vuestra propia tranquilidad, es importante que creéis nuevos hábitos al conducir.

Antes de poner en marcha el automóvil, verificad exactamente dónde se encuentra vuestro hijo para que no exista ninguna posibilidad de que ocurra un accidente. Poned una pequeña fotografía de vuestro niño en el visor o en el llavero para crear este nuevo hábito. Se convertirá en un acto reflejo.

Mirad siempre antes de subir el cristal de la ventanilla de forma automática y utilizad bloqueos automáticos de puertas y ventanas para que no pueda bajar del automóvil antes de tiempo, lanzar cosas por las ventanas o atrapar sus manos en ellas. En automóviles más antiguos, utilizad los bloqueos manuales y verificad que el asiento de seguridad esté lejos de puertas y ventanas.

Sois los únicos que debéis abrir las ventanas y las puertas de vuestro hijo.

Imanes en la nevera

Divertíos juntos en la cocina con un juego de imanes. Comenzad con un juego de letras del alfabeto.

Deletread palabras al peque (aun cuando probablemente él no sepa reconocerlas todavía), cantad la canción del abecedario e intentad adherir los imanes en diferentes superficies.

Este juego es muy útil cuando necesitas preparar la cena y quieres mantener a tu hijo ocupado y fuera de peligro.

Источник: https://www.dodot.es/bebes-de-1-3-anos/crecimiento-y-desarrollo/articulo/mes-21

Los segundos nueve meses, la exterogestación del bebé o gestación fuera del útero

Meses del Bebé. Tu bebé con 21 meses, Bebé 21 meses

La gestación en los humanos dura aproximadamente 38 semanas, 266 días, desde la concepción hasta el nacimiento. El bebé no es capaz de sobrevivir por sí mismo fuera del útero materno, es un ser indefenso que necesita que se le proporcionen cuidados básicos como alimento, protección y contacto físico permanente.

El nacimiento no es un antes y un después, una separación entre la madre y el bebé, sino una continuación de esa dependencia pero fuera del útero, lo que se conoce como exterogestación del bebé o los segundos nueve meses de «embarazo».

Al menos durante los nueve meses posteriores al parto, el bebé necesita sentir el calor, la protección y el confort que sentía dentro del vientre de su madre mientras se adapta a la vida extrauterina.

Seguro que se os viene a la mente la imagen de la mamá canguro gestando al bebé en su bolsa. Las crías canguro nacen con un estado de desarrollo muy incompleto por lo que se arrastran hasta el marsupio en el vientre de su madre donde necesitan pasar mucho bebiendo su leche hasta que están desarrolladas.

Los seres humanos también nacen poco desarrollados y necesitan continuar «gestándose» fuera del útero.

Pero claro, los humanos no tenemos marsupio, esa bolsa que funciona a modo de incubadora, por tanto tenemos que proporcionarle a nuestras crías cuidados similares.

¿Cómo? Con mucho contacto físico piel con piel y crianza en brazos, llevando al bebé en brazos y porteándolo el mayor tiempo posible.

Gestación exterior o exterogestación, ¿qué es?

Con sólo observar a un bebé recién nacido podemos ver que es incapaz de sobrevivir por sí mismo. Necesita calor, alimento y nuestra protección para saberse fuera de peligro. Tampoco puede comunicarse con palabras, sólo el llanto, ni puede desplazarse por sí mismo como sí hacen otros mamíferos nada más nacer.

En el momento del nacimiento el bebé atraviesa una transformación, pasa de la vida dentro del útero a un mundo completamente diferente. Supone un cambio muy grande, por tanto, esta adaptación debe ser paulatina, necesita seguir sintiéndose dentro del útero materno estando fuera.

La cercanía a la madre durante los primeros meses de vida favorece en el bebé la regulación del desarrollo de sus sistemas aún inmaduros al nacer.

Cuarenta semanas son muy poco tiempo de embarazo

Las 40 semanas de embarazo, 38 desde el momento de la concepción, son muy poco tiempo de gestación para el ser humano.

A lo largo de la historia de la evolución, el embarazo ha ido reduciendo su duración.

Debido al aumento del tamaño del cerebro y de la cabeza sumando al estrechamiento de la pelvis el comenzar la bipedestación, los seres humanos han tenido que reducir la madurez de sus sistemas para poder atravesar el canal de parto y poder nacer. La gestación humana se ha tenido que acortar haciendo que naciéramos indefensos e inmaduros.

Los simios nacen apenas dos semanas después que los humanos, pero su nivel de desarrollo es mayor. Mientras que el cerebro humano ha desarrollado un 25 por ciento al nacer, el del simio lo ha hecho el doble. A lo largo de la vida, todos nuestras etapas de desarrollo (infancia, pubertad, adultez) son mucho más largas. Por tanto, el embarazo también debería serlo.

Según Portman, para alcanzar el estado de desarrollo de un mono recién nacido, la gestación del ser humano debería ser de aproximadamente 21 meses.

Otro investigador, Kovacks lo fijó entre 18 y 20 meses, mientras que según Bostok la gestación ideal para un ser humano recién nacido sería cuando comienza la locomoción cuadrúpeda (movimiento en cuatro patas), cuando en teoría sería capaz de escapar del peligro por sus propios medios.

En el bebé humano esto sucedería al comenzar a gatear, alrededor de los nueve meses, por eso se habla de la exterogestación como los segundos nueve meses.

El cerebro inmaduro del bebé

El bebé nace con un cerebro muy poco desarrollado. Otros órganos como el corazón o los pulmones han completado su desarrollo para permitirle sobrevivir fuera del útero, pero el cerebro acabará de crecer y madurar fuera.

Al momento de nacer el cerebro establece pocas conexiones neuronales y representa apenas el 25 por ciento del tamaño que tendrá en la edad adulta. De hecho, la mayor parte del desarrollo del cerebro se produce fuera, especialmente en los primeros años de vida alcanzando a los cuatro años 1.000 billones de conexiones neuronales, la mayor en toda su vida.

Es por ello que las experiencias vividas en los primeros años de vida son claves para el desarrollo de su cerebro. Aunque cuando sea adulto recordará muy poco de esos años, todo lo que viva y los cuidados que reciba determinarán en gran medida su vida futura.

Al menos esos segundos nueve meses de «gestación» tras el nacimiento son necesarios para completar mínimamente su desarrollo. A partir de esa edad, entre los nueve meses y el año, el bebé comienza a interactuar con el mundo que le rodea, más allá de sus cuidadores.

El comenzar a desplazarse por sí mismo, gateando y luego por su propio pie, es la evolución natural del ser humano que ahora sí comienza a sentirse confiado para explorar y descubrir lo que el mundo tiene para ofrecerle.

Fotos | Thinkstock
En Bebés y más | El cerebro del bebé: cómo ayudar a su correcto desarrollo (I)

Источник: https://www.bebesymas.com/recien-nacido/segundos-nueve-meses-exterogestacion-bebe-gestacion-fuera-utero

Para bebé de 21 meses | Personalidad y bienestar

Meses del Bebé. Tu bebé con 21 meses, Bebé 21 meses

A los 21 meses tu bebé ya camina y corre con más seguridad. No hay quién lo pare. Aunque esto no significa que no pueda caerse de vez en cuando, los reflejos le pueden fallar y terminar en el suelo en el momento más insospechado.

Su vocabulario cada vez es más amplio. Puedes apreciar día a día este progreso. Ahora puede componer frases sencillas de dos palabras y pronto podrá hacer frases más largas.

Con esta edad, el bebé casi puede vestirse solo y lavarse los dientes sin ayuda. Aunque es aconsejable que le prestes atención cuando lo hace.

Probablemente estéis todavía en ese periodo de transición para dejar de usar pañales. Es posible que antes de su segundo cumpleaños el bebé sea capaz de reconocer cuándo tiene que hacer sus necesidades.

Este último mes ha mostrado interés por hacer cosas en casa. Es posible que se haya prestado a ayudarte en alguna cosa. Puedes darle tareas simples, como llevar un objeto totalmente inofensivo de un lugar a otro de la casa.

Personalidad del bebé de 21 meses

Habrás notado en los últimos dos meses cómo el bebé cada vez expresa mejor sus sentimientos. Además, cada vez tiene más claro lo que le gusta y lo que no. Muestra su desaprobación cuando hay algo que no le agrada o no quiere hacer.

Probablemente el bebé de 21 meses se enfade más que antes, seguirá teniendo rabietas. Esto es algo normal, y se le pasará con la edad. El bebé siente muchas cosas y no sabe cómo gestionarlas así que tiene una pataleta porque no consigue lo que quiere. No conoce todavía la negociación, solo espera poder hacer o conseguir todo lo que quiere, y a veces no puede ser.

Con 21 meses, el bebé se siente seguro de sí mismo y tiene claras sus prioridades. Toma decisiones y quiere hacer las cosas a su manera. Esto puede provocar una de esas pataletas, pero después de unos minutos se le pasará.

Tu hijo ya tiene sus propios gustos y preferencias sobre diferentes temas. Debes respetar sus gustos porque están siendo las primeras pinceladas de su personalidad.

Siempre puedes ceder a cosas pequeñas sin importancia pero las decisiones que tienen que ver con su seguridad o cualquier otro tema importante no es negociable.

Es entre el año y los dos años cuando el bebé empieza a mostrar su personalidad. Puede que sea tímido o más extrovertido. Si se trata del primer caso, no le presiones para que interactúe con otras personas o niños. Dejarle a su ritmo es lo mejor, él decidirá cuándo se siente preparado para ello.

Bienestar del bebé de 21 meses

Cuando el bebé ya es capaz de desplazarse por sí mismo a cualquier rincón de la casa es importante tener en cuenta algunas precauciones.

Intenta mantener los objetos peligrosos, pesados, puntiagudos o demasiado pequeños del alcance de tu bebé. Aquí pueden entrar los objetos decorativos, utensilios de cocina u otros objetos de la casa como cerillas, mecheros, ceniceros…

Mantener guardados a salvo los productos químicos, bebidas alcohólicas, productos de limpieza o higiene personal que pueden ser peligrosos para el bebé también es algo a tener muy en cuenta. Guarda todos estos objetos en armarios altos o cerrados con llave para evitar que el niño sienta la curiosidad.

A lo largo y ancho de la casa debes instalar protecciones en las esquinas de las mesas y otros lugares angulosos con los que el bebé se puede golpear por accidente.

Las barreras de seguridad son muy útiles para colocarlas a la entrada de las escaleras, tanto arriba como abajo. Así evitarás que el niño se pueda caer si quiere subir o bajar sin supervisión.

También las puedes colocar en habitaciones donde quieres que el bebé no entre por la cantidad de objetos que hay con los que puede hacerse daño.

Este sería el caso de un estudio de trabajo, en el caso de que alguno de los miembros de la familia trabaje en casa.

Las rutinas siguen siendo importantes para el bebé. Para que el bebé esté descansado debe dormir una media de 14 horas y una siesta o dos. Crear una rutina fomentará el hábito de dormir.

Si quieres que el bebé se acostumbre a irse a dormir a la misma hora es importante que se lo digas tal cual “es hora de dormir”.

Esto debe de ir seguido de unos rituales que con el paso del tiempo facilitarán que el niño se duerma a su hora.

Los móviles con sonido pueden ser perfectos para los primeros meses del bebé en la cuna, pero ahora cuantos menos estímulos, más fácil será que se duerma. No obstante, el cuento y una música de fondo tipo nana pueden ayudar a que el bebé se relaje y se duerma plácidamente.

Al estar cerca de los dos años, el niño dormirá un poco menos, sobre todo en las siestas. Cada vez será capaz de mantenerse más tiempo seguido despierto y con más energía. No obstante, si tu bebé necesita dormir un poco más, no te preocupes. Cada bebé tiene sus propios ritmos.

Источник: https://minutusshop.com/para-bebe-21-meses-personalidad-bienestar/

Bebé de 21 meses

Meses del Bebé. Tu bebé con 21 meses, Bebé 21 meses

  • Mi bebé y yo
  • Herramientas
  • Su Crecimiento
  • Bebé de 21 meses

¡Tu bebé ya tiene 21 meses! ¿Te das cuenta de cuánto ha crecido? ¡Hasta cuesta pillarle cuando sale corriendo!

Cuando se acerca a los dos años, el niño ya demuestra una capacidad para hablar considerable, teniendo en cuenta que cada niño sigue su propio ritmo.

¿Quieres saber más cosas sobre el desarrollo y el crecimiento de los bebés de 21 meses? ¡Así es tu niño entre el año y medio y los dos años!

Tu hijo ya es un niño de 21 meses. Pesa entre 11 y 12 kilos y mide entre 80 y 85 centímetros. Se acerca a los dos añitos a pasos agigantados y tú te preguntas cuándo ha pasado todo este tiempo y cómo es posible que se haya hecho tan mayor. ¿Cuáles son los progresos de tu hijo a esta edad?

Los cinco sentidos se están refinando cada vez más: su vista se perfecciona progresivamente, aunque por sí sola no es suficiente para conocer lo que le rodea.

Necesita «tocar las cosas con las manos», teniendo en cuenta también que su sensibilidad táctil se ha desarrollado notablemente, tanto que sabe reconocer las características de superficies y materiales distintos.

– Por lo que respecta al oído, es capaz de percibir incluso los sonidos más leves, así como intuir de dónde proceden.

En esta etapa el niño tiene una mejor coordinación:

– Camina deprisa e, incluso, corre.

– Es capaz de pasar las páginas de un libro y dibujar cosas sencillas.

– Aprende a tirar y a dar patadas a un balón e incluso se atreve a montar en triciclo.

Ahora, su imaginación va in crescendo, lo que significa que se entretendrá con el juego abstracto y creando un mundo de fantasía a través de sus juguetes, muñecos y peluches. También es capaz de concentrarse en aquello que le interesa.

Cada vez es más activo, sociable, hábil, independiente y… ¡cabezota! ¿Qué más sucede con su carácter?

Las rabietas empiezan a hacer acto de presencia y es habitual que te «monte un pollo» cuando no se sale con la suya.

Muchos expertos hablan de los “terribles dos” o de «adoslescencia» para referirse a las numerosas demostraciones de fuerza y carácter que empezará a hacer prácticamente a diario.

– Todo se debe a que, a esta edad, manifiesta sus sentimientos con facilidad y se muestra menos tímido y reservado.

– En esos momentos, debes tener paciencia, mantener la calma e ignorar los comportamientos inadecuados. Cuando se le pase la pataleta, será el momento de hablar con él, hacerle ver que su comportamiento no ha sido adecuado y que puede conseguir mejorarlo la próxima vez. ​

Y ahora, ¿te apetece volver a comprobar cómo está creciendo tu bebé? ¡Introduce sus datos en la tabla de crecimiento!

Calcula el percentíl de tu bebé

En cuanto a la alimentación, el niño de 21 meses sigue experimentando sabores y texturas nuevas. Una vez probados todos los alimentos, y después de coger confianza con la cuchara, el pequeño acelera su recorrido de integración a las costumbres familiares. ¿Qué más cosas tener en cuenta a la hora de comer?

– Ahora, se pueden preparar recetas un poco más complejas, que pueden formar parte del menú de toda la familia.

(Te interesa: Buscador de recetas para toda la familia)

Al prinicipio, solo se le propondrán estos platos para probar y se sustituirán poco a poco por lo purés de plato único si, después de probar los nuevos platos, demostrase que no le gustan.

– De forma progresiva, procediendo de esta manera, el pequeño llegará a diversificar sus comidas, hasta llegar al sistema clásico de primer y segundo plato.

– Te recordamos que nunca debes obligarle a probar los alimentos nuevos.

– Es mucho más eficaz dejar lo que quieras que pruebe en la mesa, comer vosotros también y dejar que sea el niño quien decida probar de forma espontánea.

El buen ejemplo sigue siendo tu mejor arma.​

……..

¡ATENCIÓN! Los alimentos congelados son cómodos, pero, ¿tienen el mismo valor nutricional que los alimentos frescos? Si la congelación es adecuada y se respetan los tiempos y las modalidades de conservación, los congelados son totalmente válidos.

El sueño de tu bebé de 21 meses

En términos generales, entre los 12 y los 24 meses, los niños necesitan dormir entre 10 y 13 horas diarias; que las duerma todas del tirón, durante la noche, o bien que las divida entre la noche y las siestas diurnas dependerá de las necesidades individuales de cada niño. ¡Hablemos de la siesta!

– En general, hasta los tres años, el niño siente la necesidad de hacer la siesta, y duerme una o dos horas por la tarde.

– Pasada esta edad, algunos pequeños renuncian inmediatamente y otros siguen necesitando dormir una siesta hasta los seis años.

– Sin embargo, aunque no duerma, una vez al día, es aconsejable que el niño permanezca en su cama o en un sitio cómodo, donde pueda tumbarse un rato y jugar de forma tranquila.

– Para lograr que el hábito del descanso forme parte de la rutina diaria del niño, es importante crear una atmósfera que lo facilite y que consiga que tanto su cuerpo como su mente descansen.

……..

¡RECUEDA! Los cuentos son un magnífico instrumento para ayudar al niño a relajarse y, por tanto, a conciliar el sueño plácidamente. A los 21 meses, esta costumbre diaria debería estar consolidada, pero, si aún no os habéis puesto, ¡es hora de empezar a compartir lecturas con el peque!

En el tema de la seguridad en casa, debemos saber cómo actuar. ¿Qué precauciones debemos tomar?

– Hasta que sea un poco mayorcito, renuncia a los objetos de decoración de los muebles que tanto te gustan, porque normalmente también son del agrado de tu hijo, que está deseando cogerlos para examinarlos, con el consiguiente riesgo de tirárselos encima o, en el mejor de los casos, romperlos.

Haz desaparecer de su alcance las cerillas, los encendedores, cigarrillos y ceniceros con colillas (la tentación de imitar a los fumadores podría causarle daños serios).

Guarda las bebidas alcohólicas bajo llave, puesto que son altamente tóxicas para los niños.

Procura que las plantas estén protegidas: podría tirárselas encima o, impulsado por su pasión herbívora, probar las hojas de algunas plantas que, lejos de ser apetitosas, pueden resultar extremadamente tóxicas.

– Por otro lado, instala protecciones en todas las superficies angulosas para que el niño no se haga daño si se golpea.

Si tienes escaleras en casa, instala barreras de seguridad tanto de subida como de bajada, pues son altamente peligrosas.

​……..

¡CONSEJO! A partir de esta edad, la esfera psicoemocional del niño cobra un mayor protagonismo. Además de cuidar su salud física, los papás debéis garantizarle un entorno estable desde el punto de vista emocional. 

Cómo estimular a tu bebé de 21 meses

A los 21 meses, el niño puede combinar multitud de actividades, como hacer trasvases, descubrir texturas o tener experiencias sensoriales con la audición de una sesión de lenguaje musical adaptado, como el que te proponemos aquí.

– Convierte estos momentos de juego en una experiencia sensorial completa. ¡El canal auditivo es uno de los mejores para estimular a tu bebé en esta etapa! ¿Lo aprovechamos?

Estos son los beneficios de estimular el oído del pequeño con música:

– La neurociencia avala que el aprendizaje con música favorece el desarrollo cerebral y optimíza los resultados académicos.

Cuando escuchamos música, la intensidad emocional se incrementa. Nuestro cerebro puede predecir, clasificar o anticipar las distintas opciones musicales que va escuchando.

– Del mismo modo, en el momento de entender un mensaje verbal, nuestro cerebro descifra la musicalidad del mismo, buscando coherencia entre la parte verbal y la entonación musical de dicho mensaje. Si el tono del habla no coincide con el significado del mensaje lingüístico, se genera inseguridad, desconfianza o, incluso, discusión, dependiendo del caso.

¿Escuchamos una sesión acompañada de juego libre?

Como ya sabes, los beneficios de la estimulación sensorial a través del lenguaje musical se obtienen con la repetición de las audiciones.

¿Cuál es el mejor momento para realizar esta sesión de lenguaje musical mientras el niño juega libremente? Mientras está experimentando con algún juguete, en el salón o en su sala de juegos. El ejercicio le acompañará como una banda sonora a una buena película.

– Para disfrutar de esta experiencia, es recomendable no poner el volumen muy alto; se trata de acompañar la actividad del niño, no de sustituirla.

– La luz en la habitación tiene que ser suficiente para que el bebé pueda desarrollar la actividad adecuadamente.

– Reproduce el audio que encontrarás al final de este artículo en tu dispositivo, a un volumen que te resulte agradable y que se oiga correctamente. ¡Recuerda que puedes conectar altavoces para disfrutar mejor de la gran calidad del sonido de los ejercicios y las grabaciones!

– Dale al play y deja que todo fluya. Los ejercicios musicales complementarán la actividad del niño.

– Simplemente, disfruta de sentir a tu peque, mientras le enseñas el lenguaje de la música desde el cariño, a lo largo de esta sesión de ejercicios de cinco minutos de duración aproximada. ¡Notarás cómo se relaja visiblemente!

¡Aprovecha estas sesiones para buscar vuestro instante íntimo y de desconexión! 

Este contenido musical ha sido creado y cedido en exclusiva a Mi Bebé y Yo por el Método ETFES de lenguaje musical para bebés

Your browser does not support the audio element.Descarga

¿Qué tal ha ido?

El entrenamiento musical ayuda a discriminar las consonantes y el tono mejor que cualquier refuerzo en la lectura. ¡La música es el mayor refuerzo para enriquecer el lenguaje o para facilitar el aprendizaje de más de una lengua!

Seguro que, mientras has realizado esta sesión, has podido ver cómo el pequeño intentaba seguir los ejercicios tarareando. Recuerda: la constancia es la clave. ¿Cuándo escuchamos la siguiente sesión de ejercicios?

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/como-crece-bebe/tu-bebe-tiene-21-meses

Cómo es mi bebé entre los 21 y los 24 meses

Meses del Bebé. Tu bebé con 21 meses, Bebé 21 meses

Se acerca el momento de su segundo cumpleaños, cuantas sensaciones juntas al echar la vista atrás, ¿verdad?. Por un lado orgullo, por ver todo lo que tu peque ha crecido y avanzado en este tiempo, y por otro melancolía al ver lo rápido que pasa el tiempo.

Tu hijo seguirá evolucionando rápidamente en estos próximos meses, por eso en este post vamos a contarte todo lo relacionado con su desarrollo, tanto social, como motriz y cognitivo, y además te desvelaremos cuales son los juegos y juguetes que más le gustan en esta etapa.

CÓMO ES EL BEBÉ ENTRE LOS 21 Y LOS 24 MESES

Los niños en estos meses no paran de explorar, su curiosidad cada vez es mayor y además comienzan a tener gustos muy precisos por las cosas: un vaso concreto, el yogur de un determinado sabor o llevar unos calcetines u otros.

Siempre que no sea algo que le ponga en peligro, es bueno respetar sus preferencias y dejarle tomar sus decisiones. Cuando esto no sea posible, es probable que se desencadene una rabieta; para evitarlo siempre puedes darle alternativas, dentro de las opciones que a ti te parezcan correctas.

Si por ejemplo quiere ponerse vaqueros, y tiene que ir al colegio en chándal, no va a ser posible que lleve vaqueros como él querría, pero siempre podemos prepararle tres opciones distintas de chándal y que sea el peque quien elija cual le gusta más de las tres.

De este modo le dejamos ser partícipe de las decisiones, pero siempre dándole opciones que a nosotros nos parezcan adecuadas.

Precisamente por su curiosidad y ganas de descubrir el mundo es muy importante recordar que hay que revisar las precauciones en casa, ya que como venimos hablando en anteriores posts, debemos cuidar mucho la seguridad de los bebés.

Al principio con quitar las cosas del suelo para que gateara era suficiente, pero ahora ha evolucionado a otro nivel y hay que tomar otra serie de precauciones.

Por ejemplo, es importante alejarle de las plantas y protegerlas para que no pueda tirárselas encima o para que no coja las hojas y se las lleve a la boca. Muchas de ellas, no solamente saben fatal, sino que son tóxicas.

Guarda las bebidas alcohólicas y los medicamentos en lugares donde no pueda alcanzarlos.

Y además, si tienes escaleras en casa, conserva las barreras de seguridad hasta que sea más mayor.

Tu peque ya corre, sube escaleras, se lava las manos, se cepilla los dientes contigo e incluso ya ha comenzado a vestirse, aunque esto siempre con tu ayuda o colaboración.

VISTA

Sus sentidos cada vez se agudizan más. La vista está más desarrollada aunque sigue necesitando tocar todo con las manos para completar su conocimiento.

  OÍDO

Su oído también se ha agudizado muchísimo y es capaz de escuchar sonidos bajos que antes no percibía y también saber de dónde proceden.

  TACTO

Reconoce además algunas texturas, y tiene mucha más precisión en sus manos a la hora de coger y utilizar objetos.

  CONTROL DE ESFÍNTERES

Fisiológicamente cada vez está más cerca el momento en el que tu hijo pueda controlar esfínteres, y deje atrás la época del pañal.

Es posible que en estos momentos las personas de tu entorno comiencen a presionarte con frases como “¿todavía lleva pañal?” o “va a cumplir dos años, es hora de que le quites el pañal” si tu hijo todavía no controla esfínteres.

Te daremos un consejo aunque sea complicado: no te dejes influenciar por ellos.

El proceso de dejar el pañal es totalmente madurativo, y no todos los niños lo experimentan en el mismo momento (al igual que no todos los niños caminan a la misma edad, por ejemplo), algunos están preparados con 18 meses, y otros con 40 meses.

Observa en primer lugar las señales que puedan alertarte de que comienza a sentirse interesado por este proceso, como pueden ser por ejemplo: que te pida sentarse en el baño, aunque sea con ropa; que te acompañe cuando tú vayas y muestre interés por el proceso, e incluso que juegue a llevar a sus muñecos al servicio.

El mejor momento para dejar el pañal, será cuando él te lo pida, así que si en algún momento lo quiere intentar, aunque tú no te sientas preparada, te recomendamos que no desaproveches la oportunidad. Es muy importante respetar su ritmo.

Su vocabulario continúa evolucionando y será capaz de aprender hasta 10 palabras nuevas cada día.

Para fomentar su aprendizaje no olvides leerle un cuento por la noche y cantar canciones juntos, así sus habilidades lingüísticas se desarrollarán más fluidamente.

Seguramente ya hace frases de hasta 4 palabras, sigue tus órdenes cuando son sencillas y repite todo lo que oye.

Si todavía no se expresa demasiado bien no te preocupes, pues cada niño tiene su ritmo.

¡Y cuidado con lo que nos oye decir aunque no sea a él! A veces podemos estar hablando a otros adultos y no darnos cuenta de que lo escuchan todo ¡Incluso desde otra habitación!

YO TAMBIÉN MAMÁ

Durante este mes tu peque continúa entusiasmado por hacer cosas de mayores y colaborar en las tareas de la casa. Querrá ayudarte a cocinar e incluso ¡a barrer! Si le divierte hacer algún tipo de tarea, aprovechar este interés para enseñarle pequeñas labores.

Puedes comprarle una escoba pequeña o dejarle que “doble los pañuelos” que luego tú vas a planchar, preparar alguna pequeña receta en la que podáis cocinar juntos…. Así, mientras se divierte, le enseñas el hábito de participar en las tareas del hogar.

MÍO Y SÓLO MÍO

Los niños por naturaleza son muy colaborativos, pero ese altruismo desaparece a la hora de compartir sus juguetes. Acaba de asumir el concepto de poseer objetos y la palabra “mío” será una de las protagonistas durante estos meses.

Para promover que comparta cosas es bueno preguntarle si puedes jugar con un juguete que esté utilizando en ese momento y explicarle que luego se lo vas a devolver. Si no te lo da, no lo fuerces, pero si lo hace podéis jugar a dar y recibir.

Si viene una visita o vais al parque y no quiere compartir, no le des a otro niño los juguetes de tu peque, ni le insistas para que los comparta o jueguen por turnos. Dale tiempo y comprende que es otra fase más de su aprendizaje.

A esta edad, comenzarás a observar que su imaginación y creatividad se desbordan. Inventa historias, le encanta disfrazarse, cuida a sus muñecos y deja volar su imaginación.

A través de ella y de los mundos y situaciones que inventa, alivia sus miedos, sus preocupaciones y resuelve conflictos emocionales.

Esto es debido a que en esta etapa es capaz de comprender las representaciones simbólicas. Aunque los objetos dejen de estar a la vista siguen existiendo y de la misma manera puede evocarlos en su memoria con su imaginación.

Por eso, es tan importante que pueda trabajarla a esta edad y es fundamental que la fomentes a través de los juegos siempre que puedas.

SU CEREBRO ESTÁ EN DESARROLLO

Ahora que los niños se expresan mucho mejor, y entienden todo lo que les decimos, es posible que nos parezca que pueden razonar con nosotros como los adultos, pero en realidad su cerebro todavía no está preparado para ello.

Es importante que puedas conocer el desarrollo de su cerebro en estas edades para que no te frustres si en ocasiones no “entiende” lo que intentas razonarle, pues la parte lógica del mismo no comenzará a desarrollarse hasta aproximadamente los 3 años. Es más, su cerebro no terminará de formarse del todo hasta pasados los 20 años.

Las experiencias que le ofrezcas durante estos primeros años de vida, serán primordiales para su desarrollo adulto, por tanto es muy importante que tenga posibilidad de interacción con la naturaleza, con otros niños y adultos, que pueda fomentar su creatividad gracias al juego y que disfrute de grandes momentos contigo y con la familia.

Intenta además reducir todo lo posible el uso de pantallas, y que cuando lo haga, sea con un fin educativo.

Источник: http://my.imaginarium.es/desarrollo-bebe/bebe-hasta-21-meses/

Meses del Bebé. Tu bebé con 21 meses, Bebé 21 meses

Meses del Bebé. Tu bebé con 21 meses, Bebé 21 meses

Su capacidad motriz le permite ya comenzar a vestirse, lavarse las manos o cepillarse los dientes sin ayuda, aunque siempre bajo tu observación.

Como quiere imitarte en todo aquello que hagas, se sentirá interesado por las tareas de la casa y querrá ayudarte a cocinar o a barrer. Aprovecha este interés para enseñarle y dale pequeñas faenas. Puedes comprarle una escoba pequeña y que “barra” con ella. A la vez que se divierte, le inculcas el hábito de participar en las labores del hogar.  

También está cada vez más cerca de aprender a ir al baño solo. En algún momento entre los 18 meses y su segundo cumpleaños, la mayoría de los niños reconocen cuándo quieren hacer sus necesidades.

Probablemente notarás que tu hijo está a punto de hacerlo porque se agachará o se esconderá en algún lugar. Aunque se dé cuenta de lo que está pasando, no necesariamente está listo para usar un orinal, pero cada vez le quedará menos para dejar los pañales.

Ve probando gradualmente a ponerle en el orinal y a enseñarle a que lo pida.

 

Lenguaje del bebé

Tu pequeño está ya en la etapa del lenguaje telegráfico: dice varias palabras juntas pero aún no crea oraciones, por lo que en ocasiones te parecerá un indio al hablar y te costará entenderle.

Empieza a realizar combinaciones de palabras con significado, por ejemplo: “mamá leche”, omitiendo las preposiciones y los artículos. Comienza a concordar en género y número. Ya utiliza verbos, hace menos gestos y nombra más cosas.

Aumenta su nivel de comprensión y aprende nuevas palabras casi a diario.
 

Desarrollo social con 21 meses

Los niños de esta edad hacen las cosas «porque sí». Junto con las rabietas y la exploración, la obstinación es otro de los comportamientos típicos de esta edad.

Respeta sus preferencias e intereses e intenta ceder en las pequeñas cosas, como qué mermelada quiere untar en su tostada o qué camisa ponerse.

Pero deja claro que algunas cosas, como por ejemplo soltarse de tu mano mientras cruzáis una calle, no son aceptables.

Intenta establecer horarios regulares para las siestas, las comidas y la hora de acostarse, así se sentirá más seguro. Estas rutinas también pueden hacer que tu vida sea más fácil, siempre que no seas demasiado rígida. Si tu hijo sabe lo que le espera en cada momento, probablemente encontrarás menos resistencia.

 

Juegos estimulantes para el bebé

Consigue cubos de diferentes formas y colores y ve nombrando cada uno a la vez que se lo enseñas. Por ejemplo: “Esta es una estrella roja, igual que los labios de mamá”. Así irá asociando los colores y empezará a distinguir las formas básicas: cuadrado, círculo, triángulo, etc.

Coge fotos de tu familia y amigos más cercanos y enséñaselas al mismo tiempo que vas nombrando a casa persona que aparezca en ellas. Verás como poco a poco se va aprendiendo todos los nombres.

Juega con sus muñecos o peluches como si fueran niños de verdad, dándoles la comida, bañándolos, acostándolos…

Haz unas sencillas marionetas o títeres con calcetines o guantes y representa para él historias. ¡Verás cómo se ríe!

Jugad a disfrazaros con cualquier cosa que tengas por casa: sombreros, pañuelos, ropa vieja… Si además os pintáis las caras con pinturas especiales, le harás pasar el mejor rato de su vida.

Toca visita al supermercado y hoy no te queda más remedio que contar con la compañía de tu hijo. ¡Que no cunda el pánico! Presta atención a estos sencillos consejos y verás que hacer la compra con tu niño… (bebe 21 meses)

Los bebés comienzan a emitir sonidos con solo un mes, aunque no será hasta los 8 o 9 meses cuando sus balbuceos empiecen a adquirir formar y ser reconocibles. Estimular su habla desde el útero ayudará… (bebe de 21 meses)

Cuando tu hijo pasa por una etapa complicada (rabietas, problemas para dormir, mal comportamiento…) todo el mundo de alrededor te dice que es solo una fase, que tarde o temprano pasará. Sin embargo, cuando… (bebes de 21 meses)

Desde pequeños, los niños acostumbran a llevar zapatos que protegen sus pies. ¿Pero a qué edad es adecuado calzarles sin perjudicar su salud? áNgel camp, director del instituto valenciano del pie, ofrece… (bebes 21 meses)

Aunque hasta los 6 meses los bebés no empiezan a balbucear sus primeros sonidos, lo cierto es que desde que nacen se están comunicando contigo con la sonrisa, los gestos, el llanto… gradualmente, irá desarrollando… (desarrollo bebe 21 meses)

Transcurrido el primer año de vida el niño adquiere habilidades relacionadas con el movimiento y el equilibrio: ya se levanta, se atreve a dar sus primeros pasos y gracias a esa movilidad empieza a experimentar… (mi bebe de 21 meses)

La actividad acuática tiene múltiples beneficios para el bebé. Entre otras, fomenta sus habilidades, enriquece su psicomotricidad, ayuda a desarrollar su capacidad de reacción, etc. Los ejercicios en el… (21 meses bebe)

Ese momento cuando toda la familia se reúne alrededor de la mesa para compartir la comida y sus vivencias del día ayuda a reforzar el vínculo y la conexión entre padres, madres e hijos. Por ello, cuando… (niño de 21 meses)

Comparados a otros animales, los humanos tardamos bastante en aprender a andar. O eso puede parecer; lo cierto es que empezamos a andar en el mismo punto de maduración, pero por causas evolutivas llegamos… (niño 21 meses)

Cómo enseñar a comer a un niño

La dieta de los primeros años es clave para asentar las bases de una alimentación correcta en el futuro. Si no logras ahora que coma de todo y sin rechistar, en el futuro te será mucho más difícil (alimentacion bebe 21 meses)

Los bebés poseen desde el momento del nacimiento la habilidad para crear sonidos, aunque todavía no la controlan. Empiezan con el balbuceo, con el tiempo consiguen aprender a modular el tono y, finalmente,…

Los primeros cubiertos del bebé

Es posible que la transición a la comida sólida le cueste mucho a tu bebé ya que acostumbrado a mamar durante meses, las cucharas, tenedores, vasos, etc. Le parecen unos objetos extraños que puede llegar…

¿qué son? ¿Cuándo aparecen? ¿Por qué no salen directamente los permanentes? ¿cómo aliviar las molestias que producen en los bebés?

Es habitual sentir frustración, ansiedad, angustia y hasta enfado ante un bebé que llora sin cesar, grita, o no deja que le toquemos. Los bebés no pueden hablar y su manera de decirte me duele aquí, estoy…

La natación es uno de los deportes más completos y beneficiosos que existen para el organismo, tanto a nivel físico como mental, y, además, se puede practicar desde bebés, por lo que es una oportunidad…

Cuando nace el bebé su cuerpo no se encuentra totalmente desarrollado y algunos órganos, como sus ojos, no los pueden usar como lo hace un adulto, por ello es bueno que sepas a qué edad va a poder ver…

Pedir ayuda es el principal motivo por el que llora un recién nacido. Durante sus primeros meses de vida solo sabrá comunicarse a través del llanto. Una señal de alarma primitiva que tiene como consecuencia…

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/meses-del-bebe/bebe-21-meses

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: