Mi bebé no para de vomitar

Qué hacer si mi bebé vomita

Mi bebé no para de vomitar

En muchos casos los bebés vomitan, pero, hay que tener en cuenta que no todos los vómitos son iguales.

Algunos bebés presentan una regurgitación tras las tomas, es un vómito muy escaso, lo que se puede conocer como una bocanada, esto puede ocurrir tanto si el bebé es alimentado a base de biberón, como si es alimentado con pecho.

Otra situación posible es cuando el bebé vomita de forma abundante, si un bebé alimentado con pecho o biberón comienza a vomitar de forma abundante, se debe acudir al pediatra.

Igualmente se debe hacer este proceso si se acompaña de fiebre, ya que, es posible que un bebé con una infección presente como primer síntoma vómitos continuados.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

Pasos a seguir cuando tu bebé vomita

Si tu bebé vomita tras la toma, no necesitas realizar nada, tan solo incorporarle tras la toma y procurar no moverlo mucho para no favorecer el vómito.

Siempre que el bebé vomita se debe tomar la temperatura, por si pudiera tener origen en un  proceso infeccioso; también se debe observar al bebé si se encuentra adormilado o no hace pis, estas son señales de que se encuentra deshidratado. Si continúa vomitando pasadas unas doce horas debemos acudir a un centro médico.

En principio, si el bebé es alimentado con leche materna, no se deben suspender las tomas, en casos de lactantes más cercanos al año, puede ser necesario darles una rehidratación para evitar que se deshidrate y les pueda dañar.

La rehidratación se hace con soluciones hiposódicas para niños, nunca con bebidas isotónicas que no son beneficiosas al bebé.

Si tu bebé vomita de forma continua o incoercible, debes acudir a un consultorio médico donde valoren cuál es la causa de los vómitos y te indiquen el tratamiento a seguir. 

¿Que podría producir los vómitos en tu bebé?

Los vómitos del bebé pueden producirse por un exceso de comida, por enfermedades víricas leves del sistema gastrointestinal, pero, también, por infecciones de garganta, de oídos o de orina.

En bebés, los procesos infecciosos producen vómitos con facilidad, siempre que el bebé vomite debemos observarle y poner el termómetro por si tuviera fiebre, acudiendo al pediatra si los vómitos se mantienen más de 12 o 24 horas.

Cómo evitar la deshidratación en bebés

Para evitar la deshidratación del bebé, continuaremos dándole de mamar o el biberón si es un lactante, ofreciéndole entre las tomas cucharaditas de agua o de solución de rehidratación oral para bebés, siempre en cucharaditas para que no beba grandes cantidades que pueden dar lugar a que el bebé vomite más. Si se trata de un bebé que ha comenzado a alimentarse, no se le forzará a comer, ya que esto puede favorecer que el bebé vomite. Es importante darle leche en fórmula adaptada o darle de mamar si lo hiciera y ofrecerle agua en pequeñas cantidades. Pese a ello, si el bebé vomita durante más de 24 horas, se debe ir a un centro médico para que examinen al niño.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

Cuándo recurrir a un médico

Las causas para acudir a un médico en el caso de que un bebé vomite son vómitos que se mantienen durante más de 24 horas, deshidratación en el niño que se nota por decaimiento general del bebé, la falta de lágrimas al llorar, la piel y la boca seca o si no hace pis. También es motivo para acudir al médico si el bebé presenta fiebre por encima de 38 grados o esta no cede con facilidad.

¿Se debe dar alimento a un bebé que presenta vómitos?

Un bebé que presenta vómitos puede ser alimentado con la leche materna o la leche adaptada, no debe ingerir alimentos sólidos durante unas seis horas y, cuando se le empieza a ofrecer, nunca se le deberá forzar a comer si el bebé no quiere.

Entre tomas se le debe ofrecer agua o soluciones de rehidratación oral propias de los niños, nunca se les debe dar bebidas isotónicas que tienen la concentración de iones y azúcares inadecuadas para la salud de un niño.

¿Puede ser el vómito una reacción normal al biberón?

Los niños pueden vomitar tras las tomas, pero estos vómitos no son abundantes, es una bocanada que puede producirse por regurgitación del bebé al expulsar el aire que ha podido tragar al alimentarse.

Si el vómito es abundante y permanente, no se puede considerar normal para el niño y es necesario consultar con el médico para conocer la causa por la que se produce esta situación.

En otras ocasiones un niño puede vomitar por tolerar mal una fórmula adaptada y, al cambiarle la misma, mejora de forma rápida.

Concepción Sebastián Fernández
Licenciada en medicina y cirugía. Especialista en medicina familiar y comunitaria

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

Источник: https://www.saludsavia.com/contenidos-salud/otros-contenidos/que-hacer-si-mi-bebe-vomita

¿Por qué vomita mi bebé la leche materna?

Mi bebé no para de vomitar

La lactancia materna es el mejor alimento para bebés que existe. Es el más equilibrado, ya que contiene todos los nutrientes necesarios que un bebé requiere para tener un correcto desarrollo a lo largo de toda su vida. Además, son muchas más las ventajas de la lactancia materna, tanto para la madre como para el bebé.

Sin embargo, a veces puede pasar que los bebés vomiten la leche materna, pero no es nada preocupante, tranquila. Para empezar, hay que aclarar que no es lo mismo que un bebé sufra vómitos a que un bebé tenga regurgitaciones.

Es importante entender bien la diferencia entre ambos para saber qué le ocurre al bebé.

Así que, si te preguntas por qué vomita la leche materna tu bebé y quieres saber algunos remedios para los vómitos de tu bebé, a continuación vamos a conocer las diferencias entre vomitar y regurgitar, las causas más frecuentes de los vómitos qué hacer.

Mi bebé vomita leche materna, ¿por qué?

Las causas de los vómitos en bebés variarán dependiendo de la edad del infante.

Durante los primeros meses, los bebés sufrirán más regurgitaciones debido a que aún no tienen maduro el sistema digestivo.

Esto provoca que el alimento (leche materna) no se quede por completo en el estómago, sino que vuelva a subir. No es habitual que estas regurgitaciones provoquen daños en el bebé.

En el caso de los vómitos, pueden estar producidos por un engrosamiento del músculo en la salida del estómago. Esto es conocido como estenosis pilórica hipertrófica y causa que la comida no pase a los intestinos. En estos casos sí que es aconsejable acudir al pediatra para que determine la gravedad de los vómitos del bebé.

Mi bebé y la leche materna: vómito o regurgitación

A pesar de que muchas personas piensan que es lo mismo, no es lo mismo que nuestro bebé vomite la leche materna a que tenga una regurgitación. En este artículo puedes ver detallado que los vómitos y la regurgitación tienen sus diferencias. 

Posibles causas de los vómitos del bebé

Existe una serie de posibles causas de vómitos en el bebé que vamos a ver a continuación.

  • El bebé come más de lo que debería. Esta es la causa más común del vómito en bebés. Muchos bebés toman más alimento del que su organismo puede acumular, de ahí a que acaben echándolo fuera. Asimismo, también hay que barajar la opción de que el alimento que esté tomando no le esté sentado demasiado bien. Es posible que haya una alergia alimenticia que sea necesaria tratar. En ese caso, deberás consultarlo con el pediatra.
  • Nerviosismo. El nerviosismo también puede influir en los vómitos de los bebés. El hecho de estar intranquilo le hará no asimilar bien los alimentos. Al no asimilar bien lo que come, es posible que termine vomitándolo.
  • Infecciones estomacales. Estas infecciones pueden desencadenar fiebre o diarreas, además de vómitos. En estos casos, es necesaria la visita al pediatra para que te indique qué es lo que debes hacer.

Cómo afecta la alimentación en los vómitos del bebé

La alimentación de la madre también puede afectar en los vómitos del bebé. Ten en cuenta que todo lo que comas tú pasará al bebé a través de la lactancia materna. Por ello, llevar una alimentación saludable durante la lactancia es lo más adecuado.

Además, deberás tener en cuenta que un cambio de biberón, por ejemplo, también puede producir vómitos en bebés. Si tu bebé toma leche de fórmula y consideras que no le sienta bien, será necesario probar otras marcas hasta dar con la adecuada. En este artículo sobre vomitar la leche de fórmula te explicamos en detalle qué hacer.

¿Cuándo debo acudir al pediatra?

Si hablamos de vómitos, la Sociedad Española de Urgencias Pediátricas (SEUP) dicta que si un bebé vomita más de dos tomas, es importante acudir al pediatra para evitar una deshidratación.

Remedios para evitar que mi bebé vomite

Existen algunos remedios que recomendamos seguir para evitar el vómito del bebé:

  • Ofrécele cantidades pequeñas de comida.
  • Vigila la posición a la hora de comer. Intenta no ponerlo acostado del todo.
  • No dejes que el bebé llore para darle de comer, ya que estará mucho más nervioso. Intenta siempre adelantarte y evita que entre en un estado estresante.
  • Crea un ambiente relajado a la hora de darle la toma.
  • Cuida tu dieta, especialmente si estás dándole el pecho.
  • No dejes nunca que acabe su toma sin echar los aires.

¿Te ha resultado útil este artículo? Descubre mucha más información y consejos sobre el embarazo, el parto y el crecimiento de tu bebé formando parte de nuestro Club Enfamamá. ¡Únete ahora y empieza a disfrutar de todos sus beneficios!

Advertencia importante: la lactancia materna proporciona la mejor nutrición a los bebés. El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobe el cuidado y la alimentación de tu hijo, y sobre los alimentos que debes añadir a la dieta conforme va creciendo.

Bibliografía

  • Asociación Española de Pediatría.
  • Sociedad Española de Urgencias Pediátricas.

Источник: https://www.enfamil.es/blogs/problemas-de-alimentacion/por-que-vomita-mi-bebe-la-leche-materna-causas-y-remedios

Estenosis pilórica

Mi bebé no para de vomitar

El médico de su hijo les hará preguntas detalladas sobre la pauta de alimentación y sobre los vómitos de su hijo, incluyendo preguntas sobre el aspecto de sus vómitos. El médico examinará a su hijo y anotará cualquier pérdida de peso que haya tenido lugar o si no ha conseguido ganar peso desde la última visita.

El médico palpará el abdomen del bebé, tratando de identificar un bultito, que suele ser duro y móvil y que se palpa como si se tratara de una oliva. Si le médico consigue detectar un bultito de estas características, contará con un buen indicador de que el bebé padece una estenosis pilórica.

Si se sospecha una estenosis pilórica, lo más probable es que se solicite una ecografía abdominal. Los píloros engrosados se pueden ver mediante ecografías. Es posible que el médico le pida que no alimente a su hijo varias horas antes de hacerle la ecografía.

A veces, se hace una radiografía del aparato digestivo tras la ingesta de bario, en vez de una ecografía. Los bebés se han de tragar una cantidad reducida de un líquido blanquecino (llamado bario) y luego les hacen varias radiografías especiales para ver la región pilórica del estómago a fin de detectar si existe o no un estrechamiento.

El médico también puede pedir un análisis de sangre para detectar las concentraciones de electrolitos (unas sustancias minerales que ayudan a mantener los fluidos corporales bien equilibrados y los órganos vitales funcionando adecuadamente). Los desequilibrios electrolíticos suelen ocurrir debido a los vómitos persistentes de ácidos estomacales y a la deshidratación, y se deben corregir.

¿Cómo se trata una estenosis pilórica?

Cuando a un bebé se le diagnostica una estenosis pilórica, sea mediante ecografía o mediante radiografías con bario, se le ingresará en el hospital y se le preparará para una operación. Cualquier deshidratación o cualquier problema que se le detecte en los electrolitos en sangre se corregirá administrándole líquidos por vía intravenosa (VI), generalmente durante las próximas 24 horas.

Se le practicará una operación llamada piloromiotomía, que implica cortar los músculos engrosados del píloro para eliminar la obstrucción. El píloro se examinará a través de una incisión minúscula y se separarán y relajarán las partes del músculo que han crecido y se han engrosado excesivamente.

Esta operación también se puede hacer por laparoscopia. Se trata de una técnica en la que se introduce una cámara diminuta a través de una incisión practicada dentro del ombligo que permite al médico ver el área del píloro. Se completa la operación con la ayuda de instrumentos de tamaño reducido que se introducen a través de incisiones próximas al ombligo.

La mayoría de los bebés que se someten a este tipo de operación se pueden volver a alimentar con normalidad bastante pronto, generalmente entre tres y cuatro horas después de la operación.

Debido a la inflamación en la zona operada, es posible que el bebé siga vomitando pequeñas cantidades durante aproximadamente un día tras la operación.

Si no hay complicaciones, la mayoría de los bebés que se someten a una piloromiotomía vuelven a casa entre 24 y 48 horas después de la operación y se pueden alimentar con normalidad.

Si está amamantando a su bebé, es posible que le preocupe saber si podrá seguir amantándolo mientras esté hospitalizado. El hospital le debería facilitar una bomba de extracción de leche y ayudarla a utilizarla para que usted se pueda seguir sacando leche hasta que su hijo se pueda volver a alimentar con regularidad.

Después de someterse a una piloromiotomía, su bebé no necesitará seguir ninguna pauta de alimentación especial. El médico programará una visita se seguimiento, donde examinará a su hijo, a fin de asegurarse de que la herida se le está curando bien y de que el bebé se está alimentando bien y está manteniendo o ganando peso.

La estenosis pilórica no debería recurrir después de que el bebé se someta a una piloromiotomía. Si su hijo sigue presentando síntomas semanas después de la operación, esto podría obedecer a otro tipo de problema médico, como una gastritis o un reflujo gastroesofágico. En tal caso, debería informar a su médico de inmediato.

¿Cuándo debería llamar al médico?

La estenosis pilórica es una afección médica urgente que requiere tratamiento inmediato. Llame al médico si su hijo:

  • tiene vómitos en proyectil persistentes después de las tomas
  • está perdiendo peso o no lo gana según lo esperado
  • está menos activo de lo habitual o muy somnoliento
  • hace pocas heces o ninguna en absoluto durante un período de uno a dos días
  • presenta signos de deshidratación, como pañales secos durante más de cuatro a seis horas, fontanelas hundidas u ojos hundidos

Revisado por: J. Fernando del Rosario, MD

Fecha de revisión: marzo de 2017

Источник: https://kidshealth.org/Nemours/es/parents/pyloric-stenosis-esp.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: