Mi bebé tiene caspa

El embarazo y el recién nacido

Mi bebé tiene caspa

(Cradle Cap (Infantile Seborrheic Dermatitis))

Cuando un padre primerizo detecta zonas de piel rugosa y escamosa en el cuero cabelludo de su recién nacido, se puede asustar. Pero, por lo general, no son nada por lo que nos debamos preocupar. Lo más probable es que se deban a una afección inofensiva que desarrollan muchos bebés denominada “costra láctea”.

Sobre la costra láctea

La costra láctea es la forma coloquial de llamar a la dermatitis seborreica del lactante, o seborrea, que también se conoce como “caspa” cuando afecta a niños mayores o a adultos.

Es relativamente habitual en recién nacidos y niños de hasta tres años de edad y genera escamas gruesas de color blanco o amarillo que se forman sobre el cuero cabelludo. Algunos niños solo presentan escamas en un área reducida, mientras que otros tienen todo el cuero cabelludo cubierto de escamas.

A veces, la costra láctea puede llegar a aparecer incluso en cejas, pestañas, orejas, el pliegue de la nariz, la parte posterior del cuello, el área del pañal o las axilas.

En contadas ocasiones, como en los lactantes con eczema o piel seca, la costra láctea puede hacer que la piel se agriete, pique y secrete pequeñas cantidades de un líquido de color amarillo claro.

La costra láctea no es contagiosa ni es indicadora de una falta de higiene. La mayoría de las veces, desaparece por sí sola. De todos modos, en los casos más graves o persistentes, el pediatra puede recomendar utilizar champús o lociones formulados médicamente. Lavar la cabeza del bebé cada día con un champú suave también puede ayudar a desprender y eliminar las escamas de la costra láctea.

Aunque puede dar la impresión de que la costra láctea resulta molesta e irritante para los lactantes, no les suele crear ningún problema.

Causas

Se desconoce cuál es la causa exacta de la costra láctea, aunque algunos investigadores creen que puede estar provocada por una producción excesiva de la grasa propia de la piel (o sebo) por parte de las glándulas sebáceas y de los folículos pilosos. Hay un tipo de levadura (u hongo), denominado “Malassezia”, que puede crecer en el sebo junto con las bacterias y que puede ser otro factor que contribuye al desarrollo de la costra láctea.

La seborrea afecta sobre todo a bebés y a adolescentes. En estas etapas de la vida (la lactancia y la adolescencia), se incrementan las concentraciones hormonales; por lo tanto, este puede ser otro factor que también desempeña un papel en esta afección.

Ciertos factores, como los climas extremos, la piel grasa, los problemas que afectan al sistema inmunitario, el estrés y otras afecciones cutáneas pueden incrementar las probabilidades de que un lactante desarrolle una costra láctea.

Síntomas

La costra láctea tiene un aspecto diferente en cada bebé. Puede aparecer de forma concentrada, formando racimos o áreas pegadas entre sí, o se puede desarrollar en partes del cuerpo distantes entre sí. Las áreas afectadas presentarán uno o más de los siguientes síntomas:

  • placas gruesas o costras (sobre todo en el cuero cabelludo, pero también en orejas, cejas, pestañas, nariz, cuello, ingle o axilas)
  • áreas de piel grasas o aceitosas, a menudo cubiertas de escamas blancas o amarillas
  • escamas de piel (caspa)

En contadas ocasiones, los bebés con costra láctea presentan una piel un poco enrojecida y/o asociada a comezón, y algunos de ellos hasta pueden presentar pérdida de cabello, aunque este suele volver a crecer cuando remite la costra láctea.

Cuándo llevar al bebé al pediatra

La mayoría de las veces, se puede identificar una costra láctea en casa simplemente basándose en su aspecto. De todos modos, usted debería llamar al pediatra de su hijo si:

  • es la primera vez que va a tratar una costra láctea
  • su hijo presenta seborrea en lugares no cubiertos por el cabello
  • ha probado varios tratamientos caseros que no han funcionado
  • la seborrea empeora o cubre extensas áreas del cuerpo del bebé
  • la seborrea provoca caída del cabello y/o comezón
  • el área de piel afectada se vuelve dura y roja, empieza a supurar y/o se nota caliente, lo que podría indicar la presencia de una infección
  • su hijo tiene el sistema inmunitario debilitado y desarrolla seborrea
  • su hijo tiene seborrea y está teniendo problemas para ganar peso

Cómo se cura la costra láctea

Aunque la mayoría de casos de costra láctea no requieren tratamiento, es posible que a usted le interese desprender del cuero cabelludo y eliminar las escamas de su bebé. Generalmente esto se puede lograr masajeando suavemente su cuero cabelludo con los dedos o una toallita y lavándole el cabello cada día con un champú suave para lactantes mientras presente escamas.

Una vez que hayan desparecido las escamas, puede controlar la seborrea lavando el cabello de su bebé dos veces por semana. Cepille el cabello del bebé con un cepillo limpio y de cerdas suaves antes de enjuagar el champú para deshacerle las escamas.

Si las escamas no se desprenden con facilidad, considere la posibilidad de extenderle una cantidad reducida de aceite mineral (evite utilizar aceite de oliva) sobre el cuello cabelludo.

Deje que el aceite mineral empape las escamas durante unos pocos minutos y luego cepille y lave con champú el cabello del bebé como de costumbre.

Asegúrese de extraerle el aceite en cada ocasión durante el aclarado, ya que un exceso de aceite podría favorecer la formación de escamas, lo que empeoraría la costra láctea.

Si la costra láctea de su hijo no responde bien al uso repetido de un champú ordinario para bebés, pida información al pediatra sobre champús formulados médicamente o contra la caspa.

Estos champús contienen ingredientes como el ácido salicílico, el alquitrán de hulla, el zinc, el selenio y el ketoconazol, que pueden ayudar a tratar la sequedad de la piel y la formación de escamas.

Las formas más fuertes de estos medicamentos se deben comprar con receta médica.

Si utiliza uno de esos champús formulados médicamente, aplique una pequeña cantidad sobre el cuero cabelludo de su hijo y deje que lo empape durante por lo menos dos minutos.

Luego enjuague el champú y repita el proceso una vez más.

Es posible que necesite hacerlo una vez al día o dos veces a la semana al principio pero, en cuanto la costra láctea esté bajo control, lo más probable es que solo deba utilizar el champú formulado médicamente una vez al mes.

Si la seborrea afecta a otras partes del cuerpo o si su hijo tiene la piel irritada, le pueden ayudar las cremas que contienen hidrocortisona. Asegúrese de consultar al pediatra antes de aplicar a su bebé este tipo de cremas.

La costra láctea puede desaparecer durante varios meses y reaparecer súbitamente más tarde pero, si usted sigue las indicaciones anteriores, seguro que consigue mantenerla bajo control.

Revisado por: Rupal Christine Gupta, MD
Fecha de revisión: agosto de 2014

Источник: https://www.rchsd.org/health-articles/la-costra-lctea-dermatitis-seborreica-del-lactante/

Costra láctea del bebé: ¿qué es y cómo tratarla?

Mi bebé tiene caspa

Mi bebé y yo a b c d e f g h i l m n o p q r s t u v

​​​​​​La costra láctea del bebé, también conocida como dermatitis seborreica del lactante, es una descamación de la piel del cuero cabelludo muy frecuente en los lactantes. Suele aparecer después de las primeras semanas de vida y tiende a curarse espontáneamente en el plazo de un mes, con los procedimientos adecuados. ¿Qué más saber?

  • Lo primero que debes saber si tu recién nacido tiene costra láctea es que no se trata de ningún trastorno ni ninguna patología.
  • Su único inconveniente es estético, debido a que, en algunos casos, su presencia puede llegar a ser aparatosa, e incomodar o preocupar a los papás.
  • No es contagiosa ni se debe a la falta de higiene.

Dicho esto, aunque podéis estar tranquilos, hay que saber por qué se produce la costra láctea y qué remedios existen para eliminar las costras y dejar la cabecita de tu bebé «reluciente». 

Bebé con costra láctea abundante en el cuero cabelludo

(Te interesa: Los cuidados de la piel del bebé)

Síntomas de la costra láctea (dermatitis seborreica del lactante)

  • La costra láctea provoca la aparición sobre el cuero cabelludo de enrojecimientos y escamas grandes de aspecto amarillento o blanquecino. Este trastorno, técnicamente conocido como dermatitis seborreica del lactante, no debe causar preocupación a la mamá, puesto que no es grave ni doloroso.
  • Las escamas se suelen formar sobre el cuero cabelludo, aunque también pueden presentarse, en los casos más difíciles, en zonas como las cejas, las pestañas, las orejas, el pliegue de la nariz y la parte posterior del cuello.
  • Algunas veces, la piel puede llegar a agrietarse y supurar un líquido amarillento o transparente. En estos casos, si las lesiones se manipulan incorrectamente, o bien se rascan, podría producirse alguna pequeña infección.

Causas de la costra láctea y cómo evoluciona

  • Las causas de este trastorno aún no están del todo claras, pero sí es cierto que, a diferencia de lo que se solía pensar en otros tiempos, no tiene nada que ver con la intolerancia a la leche.
  • Su aparición se atribuye al exceso de estimulación de las glándulas sebáceas del cuero cabelludo por parte de las hormonas maternas.
  • De este modo, las glándulas producen una cantidad excesiva de sebo que, cuando entra en contacto con los microorganismos presentes en la superficie de la epidermis, genera escamas grasas, de un color amarillento y de un aspecto similar al de la cera.

¿Cómo se trata la costra láctea? ¡Elimina las costras en 4 pasos!

Los tratamientos que se realizan a su debido tiempo sirven para evitar que la dermatitis se extienda hasta la frente y las cejas, como a veces sucede.​​

En estos casos, y especialmente si existe pus en las costras, la simple aplicación de aceite de oliva o de almendras es suficiente para resolver el problema.

He aquí, paso a paso, cómo eliminar las costras de la costra láctea: 

  1. Aplicar sobre la cabeza del pequeño una sustancia emoliente y realizar un masaje delicado.
  2. Dejar actuar el aceite durante unas horas o, si resulta necesario, incluso toda la noche.
  3. Lavarle la cabeza con un champú suave que no reseque el cabello.
  4. Peinar al niño en el sentido del crecimiento del pelo con un cepillo suave, para eliminar las costras del bebé.

¿Se pueden dar complicaciones de la costra láctea? ¡4 medidas para prevenirlas!

En la mayoría de los casos, se trata únicamente de un problema de naturaleza estética. No obstante, pueden presentarse complicaciones, como inflamaciones e infecciones cutáneas, que podemos evitar con unas simples precauciones:

  1. Las manos del niño deben mantenerse limpias y las uñas cortas.
  2. Si se toca mucho la cabeza, ponle guantes de algodón.
  3. No intentes desprender las escamas con el peine: empeorarías la irritación.
  4. Acude al pediatra ante cualquier duda, o si observas un empeoramiento de las lesiones.

(Te interesa: ¿Costra láctea o dermatitis atópica? Diferencias)

Remedios homeopáticos para quitar la costra láctea

Existen dos remedios homeopáticos que pueden dar buenos resultados. Éstos deben utilizarse en función de las características individuales del niño.

  • Calcárea carbónica 9 CH, si el niño es de constitución robusta, tiene una fontanela amplia y presenta un temperamento más bien tranquilo.
  • Sulfur 9 CH, más indicado para bebés delgaditos, con fontanela pequeña y que suelen irritarse con facilidad.

(Te interesa: 6 preguntas sobre las fontanelas del bebé)

En cualquier caso, resulta útil eliminar la costra láctea masajeando la cabeza del bebé con aceite de oliva o de almendras, y dejándolo actuar durante toda la noche.

Si el trastorno se extiende a otras zonas del cuerpo y se asocia con cólicos del lactante, se recomienda eliminar los lácteos y otros alimentos alergizantes de la dieta de la mamá.

……….

¿Tu bebé ha tenido costra láctea y tienes algún remedio para quitar las costras y limpiar su cabecita? Comparte tus experiencias con otras mamás y otros papás.

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/enfermedades/enfermedades-bebes/costra-lactea-eliminar-1242

No, tu bebé no tiene caspa: qué es la costra láctea y cómo cuidarla

Mi bebé tiene caspa

Cuando nos convertimos en padres, intentamos estar preparados para todo. Que nada nos pille desprevenidos. Así que muchas veces acumulamos en casa todo tipo de artefactos que, muy probablemente, luego no llegaremos a utilizar siquiera.

Pero una de las cosas que suelen pillarnos con el paso cambiado es la costra láctea. De repente, nuestro bebé comienza a desarrollar una especie de descamación en la cabeza que nos hace pensar automáticamente en la caspa.

No parece molesto, ni le pica, así que parece que nos encontramos ante todo un enigma. ¿En qué consiste la costra láctea?

Dermatitis seborreica

Se trata de una dolencia que cursa con inflamación del tejido del cuero cabelludo, aunque puede extenderse a otras zonas, especialmente la cara, en torno a la nariz y las orejas, e incluso al resto del cuerpo, a zonas con pliegue de piel como las axilas o las ingles. Suele aparecer entre la primera y la octava semana de vida de nuestro bebé, así que si tu peque ha pasado de los dos meses, tienes bastantes posibilidades de que no se vea afectado.

A pesar de cursar con placas rojizas y cierta inflamación, lo cierto es que la dermatitis seborreica se diferencia de otras en tanto que no provoca picor ni molestia.

Lo más característico de la costra láctea es la descamación del cuero cabelludo de la que hablábamos inicialmente. Es un problema de corte más bien estético y bastante más común de lo que imaginamos.

Las causas son varias y su aparición puede depender de varios factores, como la predisposición genética, un desarreglo hormonal, un exceso en la secreción de sebo de la zona del pelo y, en ocasiones, a la proliferación de un hongo llamado Malassezia.

Para saber identificar bien que la descamación del cuero cabelludo que está padeciendo nuestro bebé es, en realidad, costra láctea, tenemos que detectar bien los síntomas.

Además de las placas rojizas de las que hablábamos y que saldrán fundamentalmente en la zona de cabeza y cara, las escamas suelen ser gruesas, de color blanco o amarillento, con apariencia grasienta.

Si además vemos que pudiera tener incidencia en alguna otra zona del cuerpo como mencionábamos anteriormente, hemos dado con ella. Pero como siempre decimos, lo mejor es acudir a nuestro pediatra y que sea un profesional el que nos dé el diagnóstico definitivo.

Cómo tratarla la costra láctea

En primer lugar y lo más importante de todo: no arranques las escamas de la costra. Es muy importante que esas escamas caigan por sí mismas o con una pequeña ayuda, como vamos a ver a continuación. Pero nada de hurgar con las uñas o tironear de ellas para quitarlas. Estarás empeorando el problema en lugar de ayudar a tu bebé.

Una de las principales precauciones que podemos tener para cuidar de la costra láctea es evitar el frío o el sol intensos, e intentar que no le dé el aire.

No deja de tratarse de una afección de la piel y, aunque benigna y que cursa por sí misma hasta que desaparece en torno al año o dos años de edad, protegerla de los factores externos es importante para que no resulte molesta o se reseque.

Igualmente en épocas de calor, lo ideal es evitar la sudoración excesiva en nuestro bebé —algo que es recomendable aunque no padezca esta dermatitis—.

En casa hay varios pasos que puedes dar para ir manteniéndola bajo control, aunque no hará que desaparezca. Puedes cepillar suavemente el cabello de tu peque con un cepillo de recién nacidos, de esos que tienen las cerdas muy, muy suaves. De esta manera irás retirando poquito a poco los restos que vayan estando sueltos y separados de su piel y no le causarás molestia alguna.

El momento del baño es uno de los que puedes aprovechar para actuar más eficazmente frente al problema.

Hay productos que están formulados precisamente para aliviar los síntomas de la costra, como la Crema para la Costra Láctea de Mustela, que ayuda a ir eliminando la descamación, limita la secreción de sebo —uno de los factores que influyen en su aparición, como veíamos previamente—, y mantiene su cuero cabelludo hidratado y saneado. Uno de sus ingredientes de origen natural, el aceite de borraja, es el principal elemento a la hora de actuar contra la sequedad y la descamación.

Puedes aplicarle la crema masajeando suavemente en las zonas más afectadas y dejar actuar toda la noche, o al menos un rato antes de que vayas a bañarlo.

Después sólo tienes que retirarlo con agua templadita y un champú que respete su piel y sea delicado con ella, como el Champú Mousse Recién Nacido de Mustela, con ingredientes de origen natural pensados para cuidar hasta el cabello de los recién nacidos y de los bebés recién salidos de neonatología.

El perséose de aguacate se encarga de proteger la barrera cutánea, e hidratar y preservar la riqueza celular de la piel, mientras que el ácido salicílico realiza una acción queratorreguladora ayudando a eliminar la costra.

Como puedes ver, se trata de un problema en el que lo más importante es que conservemos la calma y no nos agobiemos. La dermatitis seborreica no tiene más trascendencia, no resulta molesta para tu bebé y con el paso del tiempo y el uso apropiado de productos, podemos mantenerla controlada hasta que finalmente desaparezca.

Estar bien informados en estos casos es fundamental y te ayudará a saber qué decisiones tomar con el bienestar de tu bebé siempre en mente. «Yo quiero papás relajados» forma parte de los compromisos de Mustela, que busca siempre ofrecer esa información a los padres preocupados por este tipo de afecciones, así como asesoramiento y apoyo.

Estar tranquilos y disponer de información y vías para afrontar las distintas facetas de la maternidad y la paternidad, seas primeriza o te pille con buena parte del camino andado, es clave para poder dar a nuestro bebé el mejor cuidado posible.

Imágenes | iStock/fizkes, iStock/NataliaDeriabina, iStock/NataliaDeriabina

Источник: https://zonamustela.bebesymas.com/no-tu-bebe-no-tiene-caspa-que-costra-lactea-como-cuidarla/

¿Cómo aliviar y tratar la costra láctea del recién nacido?

Mi bebé tiene caspa

La costra láctea es el nombre con el que habitualmente nos referimos a un tipo específico de la llamada dermatitis seborreica infantil, aunque algunos expertos las consideran dos patologías diferenciadas.

En cualquier caso, la costra láctea es una dolencia inflamatoria de la piel muy común, que se presenta de forma precoz, prácticamente desde el nacimiento.

 Afecta principalmente al cuero cabelludo del recién nacido y puede extenderse al rostro, principalmente a la zona del centro de la cara y a los pliegues de alrededor de la nariz, detrás de las orejas, del cuello, del ombligo, de las axilas o las ingles.

Se trata de una erupción caracterizada por manchas rojizas de borde bien definido, que aparecen cubiertas de una descamación amarillenta de aspecto grasiento.

Las escamas no producen dolor ni picor y, aunque pueden ser difíciles de quitar, la costra láctea es benigna y suele desaparecer por sí sola.

¿Quién la padece?

De acuerdo a la Asociación Española de Pediatría (AEPED), no se conoce la prevalencia exacta de la dermatitis seborreica infantil, ya que solo los casos más graves acuden a las consultas médicas. De acuerdo a la experiencia de esta entidad, supone el 13% de toda la patología atendida en niños menores de 1 año.

Normalmente, y según la misma fuente, aparece en la lactancia, entre la primera-segunda y la octava semana de vida, aunque, en algunos casos, puede durar meses.

¿Qué la causa?

No se conoce la causa exacta de la costra láctea. Pero se apuntan diferentes razones:

  • Las glándulas sebáceas que hay en el cuero cabelludo del bebé producen un exceso de aceite (sebo).
  • Otra posible causa, aunque no del todo confirmada en los niños, podría ser un aumento de la población de algunos microorganismos que viven habitualmente en la piel, como un tipo de levadura (hongo) llamada Malassezia.
  • Otro factor que puede intervenir es la predisposición genética, pero no ha sido suficientemente estudiado.
  • Algunos expertos atribuyen la dermatitis seborreica infantil a un posible déficit enzimático transitorio en edades tempranas que, al corregirse espontáneamente, hace que el cuadro  desaparezca por sí solo.

En cualquier caso, la costra láctea no es contagiosa ni peligrosa y tampoco tiene origen alérgico ni la provoca la falta de higiene.

¿Cuáles son los síntomas de la costra láctea?

Entre los síntomas más comunes de esta dolencia, se hallan:

  • Enrojecimiento e inflamación leves de la piel.
  • Escamas gruesascon costra, de color amarillo o blancuzco, que aparecen en el cuero cabelludo y en la frente, párpados, cejas, orejas y pliegues de alrededor de la nariz. En casos más graves, puede extenderse hacia el cuello y el tronco y a otras zonas de pliegues corporales, como axilas, ombligo o ingles, y, especialmente, al área del pañal.
  • Los bebés más mayores pueden rascarse, lo que puede llegar a provocar infecciones.

¿Cómo se elimina la costra láctea?

El pronóstico de la costra láctea es bueno y se puede llegar a curar por sí sola, por lo que el tratamiento no es agresivo. La Asociación Española de Pediatría (AEPED) desglosa las siguientes opciones para aliviarla:

  • Corticoides tópicos: los corticoides tópicos de potencia moderada aplicados sobre la zona afectada durante pocos días pueden ser muy efectivos, por lo que constituyen la primera opción de tratamiento.
  • Queratolíticos: con el fin de diluir las escamas, se puede aplicar sobre la zona afectada ácido salicílico en vaselina (vaselina salicílica) al 3% o 5%, o bien sustancias oleosas como el aceite de oliva. Se deben dejar actuar durante una o dos horas y luego retirar manualmente las escamas, ya reblandecidas. Después, se puede aplicar una crema corticoide de potencia media.
  • Champús: los champús con azufre, piritionato de zinc o breas también pueden ser útiles, aunque habrá de individualizarse el tratamiento porque potencialmente pueden ser irritativos para la piel del lactante.
  • Antifúngicos: dado el papel de algunos hongos en esta dolencia, pueden utilizarse, bien en crema o en champú-en función de la localización de las lesiones- , aunque su acción suele ser más lenta que la de los corticoides tópicos y, en algunos casos, puede  irritar la piel.
  • Corticoides orales: en casos muy generalizados y severos, se pueden utilizar corticoides por vía oral (dosis de 0,5 mg/kg/día de prednisona), además de los corticoides tópicos, también durante pocos días.
  • Otros tratamientos: según la AEPED, se ha recurrido con cierto éxito a la aplicación tópica de aceite de borraja.

Igualmente, se pueden aplicar al bebé lociones, geles, cremas no engrasantes o emulsiones específicas, que ayudarán a reducir el exceso de sebo y la inflamación, lo que disminuye el enrojecimiento, calma la piel y favorece que las escamas de despeguen. Para aplicarlo correctamente, deben seguirse las siguientes pautas:

  • Aplicar una pequeña cantidad sobre el cuero cabelludo del bebé. En caso de dermatitis seborreica facial, también puede usarse en las áreas afectadas del rostro.
  • Masajear suavemente la zona con los dedos.
  • Lavar con un champú suave para bebés y aclarar bien, de manera que no queden restos del producto.
  • Es importante evitar el rascado para reducir el peligro de infección. En este caso, puede llegar a ser necesaria la toma de antibióticos.

Источник: https://cinfasalud.cinfa.com/p/costra-lactea/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: