Mi bebé tiene colitis

Diarrea en bebés: cómo identificarla, principales causas y tratamiento

Mi bebé tiene colitis

Se dice que un bebé presenta diarrea cuando realiza 3 o más evacuaciones líquidas al día, siendo importante tomar en cuenta, además del número de evacuaciones, otros aspectos de las heces como el olor y el color y si presenta otros síntomas asociados, ya que es normal que las heces del bebé con menos de 6 meses tengan una consistencia pastosa, dificultando saber si presenta o no diarrea. 

Cuando la diarrea no se trata adecuadamente, puede causar deshidratación muy rápidamente por la pérdida de líquidos y de electrolitos, así como un déficit de nutrientes por la disminución del apetito y la reducción en la absorción de los mismos a nivel intestinal, siendo importante identificarla y acudir al médico para que indique el tratamiento más adecuado. Por lo general, la diarrea en bebés y niños suele ser causada por infecciones virales, sin embargo, también puede ser de origen bacteriano o parasitario.

La diarrea infantil ocurre cuando el niño tiene más de 3 o más evacuaciones líquidas durante el día. Además de esto, otras características que se deben tomar en cuenta son:

  • Evacuaciones más líquidas de lo normal;
  • Color diferente de lo habitual;
  • Olor más intenso, principalmente cuando es causada por una gastroenteritis;
  • El pañal normalmente no puede sostener las heces, haciendo con que las heces se salgan y manchen la ropa del bebé;
  • La caca puede salir como un chorro de fuerte intensidad.

Además de esto, el bebé puede estar más irritado de lo normal, podría rechazar la comida o mamar poco y podría presentar otros síntomas como fiebre y/o vómitos. 

Es normal que la caca del bebé con menos de 6 meses tenga una consistencia pastosa, siendo muy diferente a las de un adulto, y por lo general cuando el bebé evacua las heces suelen localizarse en una zona específica del pañal, en caso de una diarrea esto no ocurre, y la caca suele esparcirse por todos genitales y salirse del pañal. 

Principales causas

La principal causa de diarrea en bebés son las virosis, que suelen estar acompañadas de otros síntomas como vómitos, fiebre y pérdida del apetito que suelen durar algunos días.

La gastroenteritis causada por un rotavirus es la virosis más común en bebés con menos de 1 año, y la característica más representativa en estos casos es la presencia de evacuaciones líquidas con olor a huevo podrido.

Algunos bebés también se presentan diarrea cuando los dientes están naciendo,  debido a que suelen llevarse objetos del piso o las manos sucias a la boca, aumentando la probabilidad de contagiarse con alguna bacteria o virus. Además de esto, algunos niños pueden tener diarrea si sufren de alergias alimentarias, intolerancia a la lactosa o problemas intestinales. 

Otra causa de diarrea es la infección por bacterias, la cual generalmente se acompaña de vómitos horas después de haber ingerido algún alimento contaminado, siendo las bacterias más comunes la Escherichia Coli, Salmonella, Campylobacter o Shigella. Además de esto, y con menos frecuencia, las infecciones parasitarias como la giardiasis, por ejemplo, también pueden causar diarrea.

1. Medicamentos 

Si la diarrea es de origen viral, por lo general no necesita tratamiento, ya que suele desaparecer por sí sola al cabo de unos días, sin embargo, el pediatra podría indicar el uso de Paracetamol en forma de jarabe para aliviar la fiebre y el malestar. En el caso de diarreas causadas por bacterias, el médico podría recetar el uso de antibióticos, y en el caso de las diarreas causadas por una infección parasitaria,podría indicar el uso de medicamentos antiparasitarios. 

Además de esto, el pediatra por lo general suele indicar el uso de probióticos, los cuales ayudan a normalizar la flora bacteriana y mejorar la salud del intestino, algunos ejemplos son el Liolactil, Lacteol Cron y Zir Fos.

En algunos casos puede surgir una irritación en los glúteos, debido al contacto de las heces con la piel, en estas situaciones el uso de una pomada para las rozaduras, como el beducen o el bepanthen, podría ayudar a mejorar la piel. Además de esto, es importante evitar el uso de toallas húmedas, siendo preferible lavar al bebé con un poco de agua tibia y jabón, manteniéndolo siempre limpio para que pueda recuperarse más rápido.

El uso de medicamentos antidiarréicos como la Loperamida está contraindicado, debiendo ser ingerido sólo si el pediatra lo indica, ya que este tipo de medicamentos pueden empeorar la situación porque impiden el movimiento activo intestinal, dificultando la eliminación del virus o de las bacterias del organismo.

2. Rehidratación Oral

La cantidad de sales de rehidratación oral o de suero casero que se le debe ofrecer al bebé a lo largo del día cada vez que evacúe o cuando desee tomarlo dependerá de la edad, por lo que:

  1. Bebés de 0 a 3 meses: se debe administrar entre 50 a 100 mL por cada evacuación diarreica;
  2. Bebés de 3 a 6 meses: se debe administrar entre 100 a 150 mL por cada evacuación diarreica y;
  3. Bebés mayores a 6 meses: se debe administrar entre 150 a 200 mL por cada evacuación diarreica.

Una vez abierto o preparado el suero oral debe mantenerse en el frigorífico durante un máximo de 24 horas, en caso de que no sea utilizado debe descartarse. Además de esto, en los bebés que ya iniciaron la alimentación, se les puede ofrecer agua, agua de coco o jugos naturales. 

Es muy importante que los padres estén atentos a los signos de deshidratación como: ojos hundidos, llanto sin lágrimas, piel seca, irritabilidad o apatía, labios secos y agrietados y disminución de la cantidad de orina. En presencia de estos síntomas se debe acudir de inmediato al hospital, ya que esto puede complicar la enfermedad. Conozca cómo identificar los síntomas de deshidratación.

Vea cómo preparar el suero casero en el vídeo a continuación:

3. Alimentación del bebé 

La alimentación del bebé con diarrea dependerá si todavía se encuentra en la fase de lactación o si ya inició la alimentación complementaria. 

  • Bebé en lactancia materna exclusiva: esta debe continuarse a pesar de la diarrea, ya que la leche materna reune los requerimientos de energía, macro y micronutrientes en forma óptima. Además, el hecho de que la leche materna se da con más frecuencia y en menor cantidad favorece la absorción completa de los nutrientes de la leche. 
  • Bebé que toma fórmula infantil: se le debe continuar dando a una dilución normal, no se justifica el uso de fórmulas sin lactosa; solamente si la diarrea es causada por una intolerancia a este componente. 
  • Bebé con alimentación complementaria: los padres deben ofrecerle comidas ligeras y en pequeñas porciones varias veces al día. Los alimentos deben ser cocidos y de fácil digestión como papillas de arroz o maizena; pan blanco; arroz o puré de verduras y hortalizas como la papa, zanahoria, batata o camote, plátano verde y calabaza; frutas como banana verde o manzana, pera, guayaba o durazno sin la cáscara; pollo o pavo cocido y desmenuzado; gelatina, yogur y compotas. 

No se le debe ofrecer alimentos ricos en fibras como cereales, frutas con cáscara, chocolates, refrescos, leche de vaca, quesos, salsas y frituras, debido a que estos alimentos estimulan el intestino y pueden empeorar la diarrea. 

4. Tratamiento natural

Preparar un té de manzanilla y ofrecerle varios sorbos al niño durante el día ayuda a mantenerlo hidratado, mejorar la digestión y la diarrea, debido a que posee propiedades calmantes, antiespasmódicas, antiinflamatorias y antibacterianas.

Otro remedio casero puede ser preparar agua de arroz, pudiendo ser utilizada para preparar el biberón o para darle de beber durante el día. Vea cómo preparar el agua de arroz.

Cuándo acudir al médico 

Los padres deben llevar al bebé al pediatra si están presentes los siguientes síntomas:

  • Si tiene 3 meses o menos;
  • Si presenta otros síntomas como vómitos y/o fiebre por encima de 38 ºC;
  • Si no quiere comer, está irritado o no presenta energía;
  • Posee signos y síntomas de deshidratación como boca seca, o no ha orinado en 3 o más horas;
  • Si la diarrea es muy intensa y no hay señales de mejoría en 3 días;
  • Si observa que hay diarrea con pus o sangre.

Es común que las virosis causen vómito, diarrea y fiebre, pero en algunos casos estos síntomas también pueden surgir cuando el bebé ingiere algún alimento por primera vez. Sea cual sea la causa, se debe acudir al médico para evitar la deshidratación y el déficit de nutrientes. 

Источник: https://www.tuasaude.com/es/diarrea-en-ninos/

La diarrea en bebés y niños ¿Es una enfermedad infantil grave?

Mi bebé tiene colitis

La diarrea en bebés o niños es una enfermedad infantil que consiste en eliminar deposiciones más blandas y más frecuentes de lo habitual.

Muchos bebés que toman el pecho expulsan heces blandas o semilíquidas cada vez que comen. Esto es normal.

La mayoría de las veces es corriente defecar después de las comidas, debido a un mecanismo reflejo del intestino (cuando empieza a moverse el esófago al tragar, la “onda peristáltica” se propaga a todo el intestino y se mueve el vientre). Por tanto, se considera diarrea si el bebé o niño hace caca más veces de las que come.

Además, puede acompañarse de otros síntomas como fiebre,vómitos, ruidos intestinales o dolor. En estos casos también se utiliza la palabra gastroenteritis.

Se dice diarrea aguda, cuando dura unos pocos días. Llamamos diarrea prolongada a la que dura más de 3 semanas. Y si dura más de 3 meses, se dice que es una diarrea crónica. El aspecto, color y olor de las heces no tienen demasiada importancia y dan pocas pistas acerca de la causa, pero a veces podemos encontrar:

  • Heces con restos de alimentos: casi enteros como guisantes, zanahoria o lentejas. Esto es normal.
  • Moco: puede estar causado por un resfriado o por inflamación intestinal.
  • Hebras de sangre: son frecuentes en el caso de diarrea por rotavirus. Los padres suelen alarmarse. Convendrá descartar una invaginación y, quizás, analizar las heces mediante un cultivo.

¿Por qué se produce la diarrea en bebés y niños?

En los bebés, las causas más frecuentes son:

  • El biberón está mal preparado: Quizá muy espeso (lo adecuado es poner una medida de leche infantil en polvo por cada 30 c.c. de agua).
  • El agua con que se preparó el biberón estaba contaminada: No es frecuente si se utiliza agua de la red pública o embotellada. (Hay más riesgo con aguas de pozo).
  • El bebé ha tomado algún alimento que no le ha sentado bien: Quizá, porque aún era pequeño para tomarlo. Por ejemplo, cuando se quiere dar papillas o puré demasiado pronto o alguien sugirió que se le diera miel al bebé porque estaba estreñido.
  • Hay varios tipos de virus que suelen causar diarrea a los bebés. Dos de los más conocidos son los Rotavirus y los Adenovirus. Pueden producir epidemias de diarreas en invierno y primavera, porque se transmiten igual que los resfriados.
  • Algunas bacterias también pueden causar diarrea como la Salmonella, la Shigella, el Campylobacter o la Yersinia, entre otras. Por lo general, causarán más fiebre.
  • A veces, la diarrea puede ser un síntoma que acompañe a las infecciones de orina.
  • Muchos antibióticos pueden producir diarrea.
  • Algunos fármacos , llamados “procinéticos”, que se utilizan para tratar el reflujo gastro esofágico pueden producir diarrea, aunque suele ser leve.

¿Es una enfermedad infantil grave?

Por lo general, las diarreas no son enfermedades graves, al menos en los países en que se disfruta de buen nivel de bienestar y adecuada higiene ambiental.

El mayor peligro de una diarrea es la deshidratación. Además, es frecuente que el bebé pierda peso, aunque lo recuperará en pocos días.

Para evitar la deshidratación se debe ofrecer al bebé abundante líquido, en pequeñas cantidades para que no lo vomite.

Puede ser agua simplemente, o mejor, las soluciones de rehidratación que recomiendan los expertos (de venta en farmacias).

No se recomienda dar a los bebés con diarrea:

  • Infusiones (té o manzanilla)
  • Zumos de frutas (ni natural ni comercial). Hay quien cree que el zumo de manzana puede ser astringente, pero por su alto contenido en azúcares (sorbitol), su efecto es el contrario.
  • Refrescos o soluciones caseras (limonada).

A continuación, si el niño no vomita, es importante empezar a darle alimentos.

La dieta dependerá de la edad del bebé o niño y de su alimentación habitual.

Ejemplos:

  1. Bebé que toma solamente el pecho: Puede y debe seguir tomándolo sin limitación de horario. La madre debe procurar beber más agua, estar relajada y dispuesta para dar al bebé de mamar a menudo. 
  2.  Bebé que se alimenta con biberones exclusivamente: Se puede utilizar la misma fórmula infantil. Quizá, un poco más diluida el primer día. Se recomienda que los biberones sean de menor volumen, aunque tenga que tomar más veces. Entre las tomas, ofrecer agua o soluciones de rehidratación.
  3. Bebé que ya toma otros alimentos además del pecho o el biberón: En general, mayores de 6 meses)

La dieta puede ser como sigue:

  • Biberones: Deben ser de fórmula infantil, en menor cantidad.
  • Cereales: Puede tomarlos con su leche habitual, en el biberón o en papilla. Pueden ser de 1, 2,3 o 5 cereales . Lo más clásico es la crema de arroz. No usar los que llevan miel.
  • Frutas: El bebé podrá tomar plátano y/o manzana rallada.
  • Puré o potito: Este preparado es preferible que contenga pollo, ternera o con arroz y/o zanahoria y/o patata (el pescado blanco no se recomienda antes de los 10 meses).
  • Otros alimentos bien tolerados: Productos como el yogurt natural, jamón de York, pan, tapioca o galletas. Los padres deben asegurarse de que el bebé toma suficiente agua o solución de rehidratación.

En caso de que el bebé no mejorase en 2 días, es recomendable consultar al pediatra.

Quizá, considere conveniente hacer un análisis de las heces (coprocultivo) para conocer el germen o el virus que causa la diarrea, pero el resultado tarda alrededor de una semana y no es fundamental para el tratamiento.

Si el bebé es pequeño, y además tiene fiebre y vómitos, conviene asegurarse de que la causa no es una infección urinaria.

Si observan que el culito se encuentra excesivamente irritado puede indicar que el bebé ha desarrollado una intolerancia a la lactosa.

En ese caso, pueden utilizar para los biberones y papillas una fórmula infantil sin lactosa que se prepara del mismo modo que la leche infantil habitual (un cacito raso por cada 30 c.c. de agua).

En la actualidad, se sabe que no es necesario dar ningún tipo de medicación.

 La mayoría de las diarreas evolucionan bien sin fármacos, y algunos de ellos pueden tener efectos secundarios o contraindicaciones.

No obstante, si el bebé tiene fiebre, se pueden usar los antitérmicos habituales como el paracetamol, o la aspirina.

No siempre es necesario hacer un coprocultivo.

La mayoría de las veces, el bebé mejora mucho antes de que llegue el resultado del cultivo de las heces.

Se suele hacer en caso de que el bebé tenga fiebre, o la diarrea se prolongue, especialmente por si se la puede transmitir a otras personas de la familia.

Otros tipos de análisis de heces (digestión de principios inmediatos o presencia de parásitos) se reserva para las diarreas de evolución prolongada o crónica.

Источник: https://www.elbebe.com/salud/diarrea-infantil-tratamiento-bebes-y-ninos

Diarrea en el bebé: cuál es el mejor tratamiento

Mi bebé tiene colitis

⌚ 3 Min de lectura | La mayoría de las diarreas del bebé se autolimitan y se resuelven solas con una ingesta de agua y alimento correcta. ¿Cuándo consultar al pediatra?

La diarrea en el bebé se define como el aumento en el número de deposiciones diarias o bien la disminución de su consistencia habitual (heces más líquidas). Cada niño realiza deposiciones a un ritmo determinado (varias veces en un día, diariamente o cada dos o tres días) y con una consistencia diferente.

La consecuencia más grave de la diarrea en el bebé es la deshidratación, sobre todo si se acompaña de vómitos.

Tratamiento

En el caso de diarrea en el bebé por gastroenteritis infecciosa lo más importante es reponer los líquidos y las sales que el bebé pierde por las heces y ofrecerle una nutrición correcta que le ayude a vencer la infección.

La mejor manera de evitar que se deshidrate es ofrecer líquidos al bebé. En los casos de diarrea lo mejor son las soluciones de rehidratación oral (suero oral) que ya venden preparadas en la farmacia.

El bebé seguirá con su dieta normal, sin restricciones ni cambios de leche; no se aconseja el cambio a leche sin lactosa sin la prescripción del pediatra, ni eliminar los lácteos de la dieta, no hay que preparar biberones diluidos ni una dieta astringente (tiene muy pocas calorías y nutre mal al niño).

El bebé que amamanta debe continuar haciéndolo (probablemente mamará con más frecuencia para reponer los líquidos que pierde), ya que se beneficiará de las defensas que su madre le pasa a través de la leche para superar la infección.

Si el niño rechaza el suero oral hay que darle otro tipo de líquidos como agua o leche.

No se recomiendan los refrescos isotónicos o bebidas deportivas porque tienen mucha azúcar y pocas sales; esta composición hace que no hidraten bien al niño.

En casos de gastroenteritis producida por bacterias como la salmonella, el Pediatra puede indicar la toma de un antibiótico. En los casos más graves de deshidratación puede ser necesario ingresar al lactante y administrarle un suero endovenoso.

Si el Pediatra sospecha una alergia o intolerancia realizará al bebé las pruebas oportunas para diagnosticarlo y retirará de la dieta el alimento causante de los síntomas.

No se recomienda, sin la prescripción del Pediatra, el uso de medicamentos antidiarreicos. Para cualquier duda que tenga sobre la salud del bebé los seguros de MAPFRE Salud disponen de un servicio de Orientación Médica 24 horas donde le podrán responder a cualquier consulta.

Cuándo consultar al Pediatra

  • Si la diarrea dura más de dos o tres días
  • Cuando hace muchas deposiciones al día y se acompañan de vómitos
  • Si en las heces aparecen sangre, pus o mucosidad
  • Si el bebé tiene fiebre
  • Si el bebé rechaza completamente la alimentación y los líquidos
  • Si el bebé tiene signos de deshidratación: sequedad de piel, boca y ojos (no hay lágrimas ni babea), está pálido, el pulso le va muy deprisa y orina poco.
  • Si se tienen dudas sobre el estado de salud del niño y cómo tratarlo

Prevención de la diarrea en el bebé

Para prevenir la gastroenteritis infecciosa en los lactantes es eficaz la lactancia materna y extremar las medidas de higiene en guarderías y en la familia si hay alguien infectado. Hay vacunas específicas contra uno de los virus que más causan diarrea en el bebé (rotavirus)

Las deposiciones del niño alimentado con lactancia materna

Durante las primeras semanas del recién nacido las heces líquidas y de color entre amarillo y verde; a veces pueden observarse algunos grumos.

En los niños alimentados con leche materna las heces son líquidas o pastosas durante todo el periodo de lactancia y pueden realizar una deposición cada vez que maman.

Los niños que toman leche artificial suelen hacer las deposiciones más consistentes y menos frecuentes. Ambas situaciones son normales y no son una diarrea, el bebé tendrá un buen aspecto, no tendrá signos de deshidratación, vómitos ni fiebre.

Dra. Esther Martínez García

Especialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical

Источник: https://www.salud.mapfre.es/salud-familiar/bebe/nutricion-bebe/diarrea-en-el-bebe/

Diarrea

Mi bebé tiene colitis

  • Tamaño de texto más grande

La diarrea consiste en evacuar heces blandas o sueltas con frecuencia. La mayoría de los niños tiene diarrea de vez en cuando. No suele durar mucho y generalmente mejora por sí sola.

Causas de la diarrea

La diarrea suele estar causada por una infección intestinal. Los gérmenes que causan estas infecciones son:

  • los virus (los más frecuentes)
  • las bacterias
  • los parásitos

Los virus

La gastroenteritis viral (a menudo llamada «gripe intestinal» o «gripe estomacal») es una enfermedad frecuente en los niños. Causa diarrea y, a menudo, náuseas y vómitos. Sus síntomas suelen durar unos pocos días, pero los niños (sobre todo los bebés) que no ingieran una cantidad suficiente de líquidos se pueden deshidratar.

El rotavirus afecta a bebés y a niños pequeños y puede provocar diarrea acuosa. Los brotes son más frecuentes en los meses de invierno y a principios de la primavera, sobre todo en las guarderías y en los jardines de infancia. La vacuna del rotavirus puede proteger a los niños de esta enfermedad.

Los enterovirus, como el virus coxsackie, también pueden causar diarreas en los niños, sobre todo durante los meses de verano.

Las bacterias

Hay muchos tipos diferente de bacterias que pueden causar diarreas, como E. coli, Salmonella, Campylobacter y Shigella. Estas bacterias suelen ser las causantes de las «intoxicaciones alimentarias», que pueden provocar diarreas y vómitos pocas horas después de la infección.

Los parásitos

Las infecciones parasitarias que pueden causar diarreas en los niños incluyen la giardiasis y la criptosporidiosis.

¿Qué más puede causar una diarrea?

Los niños también pueden tener diarrea debido a:

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la diarrea?

Los niños suelen empezar teniendo dolores de estómago o retortijones, que van seguidos de una diarrea que puede durar de 3 a 5 días. Entre otros síntomas, se incluyen los siguientes:

  • fiebre
  • pérdida del apetito
  • nauseas (una sensación desagradable antes de vomitar)
  • vómitos
  • pérdida de peso
  • deshidratación

¿Cómo encuentran los médicos cuál es la causa de una diarrea?

Los médicos:

  • preguntarán sobre qué es lo que ha comido el niño últimamente, cuándo han empezado los síntomas y con qué frecuencia hace diarrea
  • harán preguntas específicas sobre la diarrea: ¿Es acuosa? ¿Contiene sangre?
  • explorarán al paciente
  • a veces, pedirán al paciente una muestra de heces (cacas) para enviarla al laboratorio a fin de que la analicen. Esto les ayudará a saber qué tipo de germen está causando la enfermedad.

¿Cómo se trata la diarrea?

La diarrea de origen viral remite por si sola. La mayoría de los niños con diarrea de origen bacteriano necesitan tratarse con antibióticos. Las diarreas de origen parasitario siempre se deben tratar con medicamentos antiparasitarios.

Los niños que no estén vomitando o que no se estén deshidratando pueden seguir comiendo y bebiendo (o bien mamando o tomando el biberón) como de costumbre. Seguir llevando una dieta ordinaria hasta puede acortar la duración del episodio diarreico. Puede ofrecer a su hijo porciones más pequeñas de comida mientras le dure la diarrea.

No le dé a su hijo medicamentos anti-diarreicos de venta sin receta médica a no ser que su médico le dé el visto bueno.

¿Por qué está deshidratado mi hijo?

A los niños con signos de deshidratación leve, los médicos les suelen recomendar soluciones de rehidratación oral (también conocidas como suero oral).

Estas soluciones se pueden adquirir en la mayoría de las tiendas de alimentación, droguerías y farmacias sin necesidad de receta médica, y ayudan a reemplazar los líquidos corporales que se han perdido a través de la diarrea.

El médico le indicará qué tipo de suero le debe dar su hijo, en qué cantidad y durante cuánto tiempo.

Los niños no se deben rehidratar solo con agua porque el agua no contiene la mezcla adecuada de sodio, potasio y otros minerales y nutrientes importantes.

En algunos casos, hay niños con diarreas graves que necesitan recibir líquidos por vía intravenosa (VI) en un hospital durante unas horas para tratar la deshidratación.

¿Cómo se pueden prevenir las diarreas?

Es casi imposible prevenir las diarreas en los niños. Pero hay algunas formas de reducir la probabilidad de que ocurran:

  • Asegúrese de que sus hijos se lavan las manos bien y con frecuencia, sobre todo después de ir al baño y antes de comer. Lavarse las manos es la forma más eficaz de prevenir el contagio de las infecciones que causan diarrea. Las manos sucias transportan gérmenes al interior del cuerpo cuando los niños se muerden las uñas, se chupan el pulgar, comen con las manos o se meten cualquier parte de la mano en la boca.
  • Mantenga las superficies del baño, como las del lavabo y las del inodoro, bien limpias.
  • Lave bien las frutas, verduras y hortalizas antes de comerlas y de cocinarlas.
  • Lave las encimeras de la cocina y los útiles de cocina cuidadosamente después de que hayan entrado en contacto con carne cruda, sobre todo, si procede de aves de corral.
  • Refrigere la carne lo antes posible cuando vuelva del supermercado. Cocínela hasta que deje de estar rosada. Después de comer, refrigere las sobras lo antes posible.
  • No beba nunca agua de riachuelos, manantiales o lagos, a menos que las autoridades locales hayan certificado que el agua es potable y segura.
  • Evite lavar las jaulas y los comederos de sus mascotas en el fregadero que usa para preparar la comida de su familia. Y trate de mantener la parte de la casa donde se alimentan sus mascotas separada del lugar donde come la familia.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Llame al médico de su hijo si tiene diarrea y aún no ha cumplido seis meses. Llámelo también si su hijo:

  • hace diarrea muchas veces al día o las diarreas le duran más de tres días
  • tiene vómitos repetidos o rechaza los líquidos
  • tiene un fuerte dolor de barriga
  • tiene una diarrea que contiene sangre

Llame al médico de inmediato si su hijo parece estar deshidratado. Entre los signos de la deshidratación, se incluyen los siguientes:

  • boca seca o pegajosa
  • ausencia o escasez de lágrimas al llorar
  • ojos hundidos
  • en los bebés, fontanela de la parte superior de la cabeza hundida
  • orinar menos o mojar menos pañales que de costumbre
  • somnolencia o mareos

Revisado por: Kate M. Cronan, MD

Fecha de revisión: enero de 2019

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/diarrhea-esp.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: