Mi bebé tiene miedo a los ruidos

Miedos infantiles: ¿Cómo superar el miedo a las ambulancias, a los bichos y extraños?

Mi bebé tiene miedo a los ruidos

A partir de los 3 años los niños empiezan a tener miedo a objetos, cosas o situaciones que antes no temían. Algunos niños tienen miedo a determinados ruidos, otros a los animales, otros a quedarse solos…

Gran parte de los miedos en los niños pequeños son normales. La mayoría de ellos forman parte de su desarrollo evolutivo. Conforme avanza su edad, los niños van adquiriendo más seguridad y autonomía, y los miedos infantiles van desapareciendo.

No obstante, estos miedos pasajeros conviene abordarlos, ya que son un reflejo de su estado emocional, de lo que les preocupa. Por esta razón, los padres tenemos que estar alerta ante los miedos infantiles, tratar de averiguar por qué se producen y ver qué podemos hacer para ayudar a los niños a superarlos.

En Elbebe.com recurrimos a la ayuda de los expertos para responder a las dudas de los padres sobre los miedos infantiles. En esta ocasión, Ainhoa Uribe, coordinadora de AITTA, gabinete de psicología especializado en la etapa infantil, nos ayuda con sus consejos.

Respuestas sobre miedos infantiles:

  • Miedo al ruido de las ambulancias
  • Miedo a los animales y a los extraños

Miedo al ruido de las ambulancias

  • Tengo una hija de 19 meses que le tiene mucho miedo a los ruidos de las ambulancias. Cuando escucha una, corre a abrazarme o pide que la levante llorando. Le he explicado qué son y trato de contenerla, pero sigue asustándose mucho. ¿Es normal? ¿Cómo lo manejo?

Nuestra experta en psicología infantil responde:

Es normal que a esa edad los ruidos fuertes estresen a tu hija. Todavía es pequeña y muy sensible a determinadas cosas que para los adultos son normales.

A esta edad tu hija no tiene muy desarrollada la capacidad para calmarse con una explicación. Siempre que estés con ella y oiga un ruido así, ofrécete para servirle de refugio.

Poco a poco se irá normalizando su reacción.

Miedo a los animales y a los extraños

  • Mi hija Sara de 3 años ha ido a la guardería desde que tenía 1 año, pero por las tardes siempre ha estado con sus abuelos. La abuela no la ha dejado ni un momento sola durante estos tres años por miedo a que le pudiera pasar algo (se cayera, se atragantara, etc.) y su abuelo tiene perdices, a las cuales no quiere que se acerque y siempre está con «¡Cuidado que pican!». Ahora mi hija tiene terror a todo bichito que se mueva (hormigas incluídas) y eso que yo estoy todo el rato diciendo que no pasa nada, además le encantan todos los cuentos en los que aparezca un lobo (y eso que también le da pavor). Además le da pánico ir a sitios con mucha gente, si bien al cabo de cinco minutos está como si nada. Y me preocupa que siempre que pinte algo utilice el color negro y el marrón. ¿Cómo puedo ayudar a mi hija a vencer sus miedos?

Nuestra experta en psicología infantil responde:

Los 3 años es el momento clave donde empiezan a mostrarse los miedos a la oscuridad, al coco, a estar solo. Puede que niños que no hayan sido nada miedosos hasta ese momento, empiecen a serlo. Si además están rodeados de un ambiente algo sobreprotector, es comprensible que les de miedo todo.

En cuanto a los animales, sería importante explicarle que no se puede acercar porque se asustan o porque se escapan, tratando de evitar el decirle “que le van a picar” para no fomentar más este miedo. Y el hecho de que le gusten los cuentos en los que aparece un lobo es positivo.

Es su manera de enfrentar a los miedos en su imaginación. Lo importante es que el protagonista consiga salir vencedor de su enfrentamiento al lobo: como caperucita consigue salir de la tripa del lobo con la ayuda del cazador.

Leyendo este tipo de historias una y otra vez, se van identificando con el protagonista y eso les da fuerzas para, en algún momento, ser capaces de hacer lo mismo.

El miedo a los sitios con mucha gente es algo también habitual aunque de una etapa anterior: el miedo a los extraños que aparece en torno a los 8-10 meses. Aunque si consigue superarlo rápido significa que ella tiene estrategias para hacerle frente a sus miedos. Solo hay que respetar un poco sus tiempos, sin forzarla.

Para ayudarle, lo mejor es servirle de guía y modelo: ¿cómo afrontamos nosotros situaciones que nos desagradan o no nos gustan? ¿Cómo enfrentábamos nuestros miedos cuando éramos pequeños?¿De qué nos servíamos?¿En qué nos apoyábamos? A medida que se vaya sintiendo más segura, empezará a utilizar otros colores en sus pinturas.

Источник: https://www.elbebe.com/ninos/miedos-infantiles-ambulancias-bichos-y-extranos

Cuando a tu niño le asustan ciertos ruidos, la hora del baño, los insectos o los perros

Mi bebé tiene miedo a los ruidos
Cuando a tu niño le asustan ciertos ruidos, la hora del baño, los insectos o los perros 11 abril, 2020 by BabySparks in Crianza

Los temores de los niños pequeños son comunes, a medida que los pequeños aprenden sobre el mundo que los rodea y pasan por etapas de confundir la fantasía con la realidad. Nuestro artículo sobre ayudar a los niños pequeños a lidiar con los temores y con sentir miedo en la noche, ofrece consejos generales útiles, pero acá daremos consejos específicos para algunas de las cosas más comunes que asuntan a los pequeños.

Ruidos fuertes

Ya sea la licuadora, el procesador de comidas o la aspiradora, el temor que tu niño le tiene a los ruidos fuertes no puede obligarte a abandonar los batidos, las sopas o un piso limpio. Si cada vez que enciendes un electrodoméstico ruidoso, los gritos de tu pequeño compiten con el ruido, estos consejos son para ti:

  • Reconoce su temor. Si lees el artículo completo, verás que esta es la idea principal. Le ayuda a tu niño, en general, a sentirse comprendido. Vaya, ¡ese ruido está fuertísimo! A mí también me hace doler los oídos.
  • Explica el propósito de lo que está produciendo el ruido. La licuadora me ayuda a hacerte tu batido de banana favorito. Ven, te voy a alzar y tú me ayudas a encenderla. ¿Ves cómo está volviendo la fruta puré?
  • Enciende y apaga. Pasa un par de minutos encendiendo y apagando la máquina, aumentando gradualmente el tiempo que la dejas encendida. Asegúrate de darle seguridad física (tal como alzarlo o pararte cerca de él) mientras haces esto.

El baño

Si tu pequeño está pasado por una fase de le-tengo-miedo-a-la-bañera, primero ten la tranquilidad de que esas lágrimas y esos temores al baño son comunes en la infancia y normalmente se solucionan con el tiempo. Mientras tanto, si unos juguetes divertidos para el baño acompañados de mucho entusiasmo de tu parte no funcionan, estas son algunas cosas que puedes intentar:

  • Nota si alguna parte específica del baño lo está asustando. Si te das cuenta de que es el agua bajando por el desagüe, sácalo antes de desocupar la bañera. Si es el agua llenando la tina, haz eso antes de entrarlo al baño.
  • Reconoce sus sentimientos, aún si es el fin de un largo día y sus temores parecen tan irracionales que también podrías llorar. ¡Sí, los tiburones dan miedo! Pero los tiburones viven en el océano. Nunca vas a encontrar uno dentro de nuestra tina.
  • Para simplemente lograr que tu pequeño esté limpio, intenta alternar baños con esponja, con baños juntos por un tiempo (sí, eso quiere decir que tú también te metes dentro de la tina.) Hasta puedes ensayar el enfoque gradual, donde empiezas en la tina con tu pequeño, y una vez esté chapoteando, te sales – disminuyendo levemente cada vez la cantidad de tiempo que pasas dentro de la tina.

Insectos

Si algo pequeño con patas y zumba aterroriza a tu pequeño, la regla de oro número uno es que tú no te asustes. Si bien, los verdaderos temores frente a los insectos tienden a desaparecer con la edad, bastantes adultos exclaman y saltan al ver uno.

Sin embargo, lo mejor que puedes hacer por tu pequeño cauteloso de los insectos, es fingir que no tienes problemas con los insectos. Mantén la calma y háblale sobre lo positivo (las arañas crean telarañas hermosas, las abejas hacen miel deliciosa, etc.).

También es importante enseñarle (con calma) seguridad frente a insectos, como alejarse lentamente cuando una abeja esté rondando por ahí.

Estos son otros consejos para ensayar:

  • Reconoce y ten empatía. ¡Oh, esa mosca zumbando cerca de tu cabeza te sorprendió! Y luego dale un abrazo reconfortante. Como nota complementaria, usar palabras como “sorprender” ayuda a los niños pequeños a desarrollar un rico vocabulario de sentimientos el cual, a su vez, aporta a la inteligencia emocional.
  • Lean libros sobre insectos. Esta es una buena fórmula para cualquier cosa que le genere incertidumbre a tu niño – desde los insectos, a la hora de dormir, hasta la inminente llegada de un nuevo hermano.
  • Salva una araña. Si encuentras una araña u otro bicho rastrero en tu hogar, muéstrale a tu pequeño cómo cubrirlo con un tarro o una taza, desliza un pedazo de papel por debajo y libéralo afuera.

Perros

Si niño pequeño ha tenido un encuentro miedoso con un perro o quizá hasta lo haya mordido uno, tendrás que ser muy paciente con este temor. Puede que incluso quieras pedir la ayuda de un profesional para que trabaje con tu hijo para superarlo. Dicho esto, el miedo general a los perros también es común en la niñez. Estas son algunas cosas para intentar:

  • Reconoce el temor. Te entiendo. ¡Los perros a veces parecen o suenan aterradores! Pero, siempre y cuando seamos cuidadosos cuando estamos en su presencia, la mayoría de los perros no te van a hacer daño. (¡Nuestro artículo sobre Enseñarle a ser prudente con los perros a los niños pequeños es una lectura importante!)
  • Lean libros específicamente sobre pequeños precavidos con los perros.
  • Expón a tu hijo, poco a poco, a perros que sean conocidos, amigables y dóciles. (Advertencia, este enfoque requiere de tiempo y paciencia, pero ha demostrado ser efectivo.)

Estos son los pasos:

  • Identifica un perro amigable y dócil. Quizá algún vecino, amigo o miembro de la familia tenga uno.
  • Muéstrale fotos del perro a tu niño y háblale de lo tierno que es.
  • Lleva a tu niño a que vea al perro desde la distancia. Haz esto hasta que se sienta cómodo con este paso.
  • Ensaya presentarle el perro a tu niño. Empieza por sostener a tu niño mientras se acercan al perro. Es posible que tengas que hacer este paso varias veces. Eventualmente, acaricia al perro mientras sigues sosteniendo al niño.
  • Deja que tu niño dé el primer paso, visitando al perro y brindándole seguridad física, hasta que empiece a sentirse más cómodo.

¿Tienes alguna sugerencia adicional? ¡Agrégala en los cometarios de esta publicación!

Источник: https://babysparks.com/es/2020/04/11/when-your-toddler-is-afraid-of-noises-bath-time-bugs-or-dogs/

Miedos normales en la infancia

Mi bebé tiene miedo a los ruidos

  • Tamaño de texto más grande

Es normal que los niños tengan miedo a veces. El miedo es una emoción que puede ayudar a los niños a ser cautos. Lo nuevo, lo grande, lo ruidoso o lo distinto pueden dar miedo al principio. Los padres pueden ayudar a los niños a sentirse seguros y a aprender a sentirse cómodos y tranquilos.

¿A qué le tienen miedo los niños?

Las cosas que asustan a los niños van cambiando a medida que ellos van creciendo. Algunos miedos son frecuentes y normales a determinadas edades.

Por ejemplo:

Los bebés sienten ansiedad ante los desconocidos. Cuando los bebés tienen entre 8 y 9 meses de edad, son capaces de reconocer los rostros de las personas con quienes conviven. Por eso, las caras nuevas les pueden provocar miedo, incluso la de una nueva niñera o la de un pariente. Pueden llorar o aferrarse a uno de sus padres para sentirse seguros.

Los bebés mayores y los niños de hasta 3 años de edad sienten ansiedad de separación.

En algún momento entre los 10 meses y los 2 años, muchos bebés empiezan a sentir miedo cuando se tienen que separar de unos de sus padres.

No quieren que sus padres los dejen en la guardería o solos en la cama a la hora de dormir. Pueden llorar, aferrarse a sus padres o tratar de mantenerse cerca de ellos.

A los niños pequeños les asustan cosas «irreales». Los niños de 4 a 6 años usan la imaginación y saben simular cosas o fingir. Pero no siempre son capaces de distinguir lo real de lo que no lo es. A ellos, los aterradores monstruos que se imaginan les parecen reales.

Tienen miedo de lo que pueda haber debajo de la cama o dentro del armario. Muchos niños tienen miedo de la oscuridad y de la hora de ir a la cama. Algunos temen tener sueños aterradores o pesadillas.

Los niños pequeños también se pueden asustar ante los ruidos fuertes, como los de los truenos o de los fuegos artificiales.

Los niños mayores tienen miedo de los peligros de la vida real. Cuando los niños tienen 7 años o más, los monstruos que hay debajo de la cama ya no los asustan (mucho) porque saben que no son reales. A esta edad, algunos niños empiezan a tener miedo de las cosas que les podrían ocurrir en la vida real.

Tal vez teman que haya una «hombre malo» en su casa. Tal vez tengan miedo de las catástrofes naturales de las que oyen hablar. Es posible que les asuste que les hagan daño o que una persona querida pueda morir.

Los niños en edad escolar también se pueden poner ansiosos por un trabajo escolar que tiene que presentar, las notas o la necesidad de encajar en su grupo de amigos.

Los preadolescentes y los adolescentes pueden tener miedos sociales. Su aspecto físico o el hecho de encajar en su grupo de pertenencia les puede generar ansiedad. Y también se pueden poner ansiosos o tener miedo antes de entregar un trabajo escolar, cambiar de escuela, hacer un examen importante o jugar un partido especial.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo cuando tenga miedo?

Cuando su hijo tenga miedo, puede ayudarlo haciendo lo siguiente:

  • Tranquilice a su bebé o a su hijo pequeño diciéndole: «Todo está bien. Estás seguro. Yo estoy aquí, a tu lado». Hágale saber que usted está ahí para protegerlo. Abrácelo y dígale palabras tranquilizadoras para ayudarle a sentirse seguro.
  • A medida que su hijo crezca, hable con él y escúchele. Esté tranquilo y transmítale tranquilidad. Ayude a su hijo a poner sus sentimientos en palabras. Ayude a su hijo a probar cosas nuevas.
  • Ayude a su bebé a acostumbrarse a una persona nueva mientras usted lo abraza y le permite sentirse seguro. En muy poco tiempo, esa nueva persona dejará de parecerle un desconocido.
  • Deje que su hijo de 1 a 3 años de edad se separe de usted durante breves períodos de tiempo al principio. Cuando usted necesite separarse de él, dígale que volverá, dele un abrazo, sonríale y márchese. Deje que su hijo aprenda que usted siempre vuelve.
  • Si su hijo pequeño tiene miedo de la oscuridad, desarrollen una rutina tranquilizadora para la hora de irse a dormir. Léale o cántele. Deje que su hijo se sienta seguro y querido.
  • Ayude a su hijo a afrontar sus miedos poco a poco. Por ejemplo, comprueben los dos juntos que no hay monstruos debajo de su cama. Con su presencia y su apoyo, deje que su hijo vea por sí mismo que no hay nada que temer. Ayúdelo a sentirse valiente.
  • Limite las imágenes, la películas y los programas infantiles que asustan. Estas cosas solo alimentan sus miedos.
  • Ayude a los niños y a los adolescentes a aprender a prepararse para los desafíos, como los exámenes o los trabajos escolares. Haga saber a su hijo que cree en él.

¿Son normales los miedos que tiene mi hijo o necesitamos más ayuda?

La mayoría de los niños saben afrontar sus miedos normales con la ayuda y el apoyo de sus padres. A medida que van creciendo, van superando los miedos que tenían cuando eran más pequeños.

A algunos niños les cuesta más y necesitan más ayuda para vencer sus miedos. Si los miedos son muy intensos y/o impiden que un niño lleve una vida normal, podrían ser un indicador un trastorno de ansiedad.

Hable con su médico si los miedos de su hijo:

  • parecen demasiado intensos o prosiguen más allá de la edad habitual
  • hacen que esté muy angustiado o que tenga rabietas o berrinches
  • impiden que su hijo lleve una vida normal, como ir a la escuela, dormir solo o estar separado de sus padres
  • le provocan síntomas físicos (como dolor de estómago, dolor de cabeza o ritmo cardíaco acelerado) o si su hijo nota que le falta el aire, se marea o tiene náuseas.

Revisado por: D'Arcy Lyness, PhD

Fecha de revisión: octubre de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/anxiety-esp.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: