Mi bebé tiene miedo al baño

Cómo bañar al bebé si detesta el agua (6 estrategias para el momento del baño)

Mi bebé tiene miedo al baño

El momento del baño no siempre es placentero para el bebé, no siempre les parece que sea el mejor momento para jugar o disfrutar. Para algunos niños, entrar en la bañera y notar el agua cayendo por su cabeza o por su cuerpo supone algo desagradable, en consecuencia, comienzan a llorar o a gritar haciendo de este momento algo estresante para ellos y también para los padres.

¿Es tu caso?, ¿te resulta complicado bañar a tu bebé porque detesta el agua? Si se ha convertido en uno de los peores momentos del día tanto para tu hijo como para ti, es hora de poner en práctica una serie de estrategias para que ambos no tengáis que vivir esta situación angustiosa.

Cuando al bebé no le gusta el momento del baño

Algunos bebés se asustan cuando están en la bañera, ya sea la bañera familiar o la pequeña adaptada a su tamaño. Incluso, puede suceder que un niño más mayor, comience a rechazar este momento aunque antes le gustara.

Y, aunque un bebé no necesita bañarse todos los días, los niños que ya gatean y se mueven, requieren de más higiene, por lo tanto, no bañarles no es la solución.

Te invitamos a que pongas en práctica estas pautas para bañar al bebé que odia el agua: 

1. Deja que el bebé juegue con el agua

Para que vaya familiarizándose con el agua, puedes colocar un barreño con agua en el suelo y meter juguetes dentro. Siéntate con tu hijo junto al barreño y deja que chapotee y se moje mientras se entretiene. Es una forma de que vaya familiarizándose con el agua.

2. Otra forma de lavarle el pelo

A algunos bebés y niños pequeños la sensación de sentir agua cayendo por su cabeza y su cara les resulta realmente desagradable. Si cada vez que lo haces, tu hijo se revuelve, grita molesto o llora, intenta no someterle a esta situación a diario.

En realidad, no hace falta que laves su cabeza todos los días. Respeta su angustia y espacia los lavados de cabeza y mientras, puedes eliminar la suciedad o restos de comida con una esponja húmeda cuando esté fuera del baño.

Reintroduce gradualmente el lavado de pelo intentando que no le caiga agua sobre la cara.

3. Baño sobre el regazo

Si a tu bebé no le gusta el agua, puedes probar para evitarle el disgusto del baño a asearle sobre tu regazo. Para ello necesitarás un barreño con agua y jabón para bebés, una esponja y una toalla. Coloca la toalla en tu regazo y a tu bebé sobre ella.

Humedece la esponja en el barreño, escúrrela bien y ve lavándole el cuello, brazos, axilas y espalda. Para evitar que el bebé se quede frío, puedes lavarle primero de cintura para arriba y después genitales y piernas. Así, cuando le hayas lavado la parte de arriba, ponle un body y continúa con las extremidades inferiores.

Deja los genitales para el final. Recuerda escurrir y limpiar la esponja después de limpiar cada zona.

4. Utiliza bañeras pequeñas

Los bebés pueden sentirse muy inseguros dentro de una bañera familiar, incluso aunque le tengas sujeto todo el tiempo. Es preferible emplear una bañera pequeña o incluso, si siente mucho miedo un barreño donde solo meta la parte inferior del cuerpo para que vaya acostumbrándose a la sensación del agua.

5. Métete con tu bebé en la bañera

Otra fórmula muy útil para ayudar a tu hijo a no sentirse angustiado durante la hora del baño, es meterte con él dentro. Abrázale y juega con él mientras le lavas. Verás como la situación cambia. Incluso, si tiene hermanos, puedes meterlos juntos en la bañera para hacer de este momento otro rato de juegos.

6. No alargues el baño

Si al bebé no le gusta, no insistas e intentes alargar el momento. Hazlo breve y rápido, basta unos breves minutos para que tu hijo esté aseado.

Consejos de seguridad para el momento del baño del bebé

– Nunca, bajo ninguna circunstancia, dejes sin vigilancia a tu bebé en la bañera.

– Antes de introducirle, prueba la temperatura del agua, podría estar muy fría o muy caliente. La temperatura óptima está entre los 30 y los 35º. 

– Mantén siempre el suelo seco de tu baño para evitar caídas cuando lleves al bebé en brazos.

– Vacía la bañera siempre después de cada baño.

– Evita los cambios de temperatura, no le saques del baño si la temperatura de la habitación contigua es fría. La estancia ha de estar en torno a los 21º.

– Si tu bebé todavía no se siente solo, cuando le bañes, rodea la espalda del bebé con el brazo y sujétalo firmemente con la mano en la axila.

– Ten a mano todo lo que vayas a necesitar para no desatender al niño: toalla, esponja, jabón, juguetes, etc.

Источник: https://www.conmishijos.com/bebes/cuidados/como-banar-al-bebe-si-detesta-el-agua-6-estrategias-para-el-momento-del-bano/

Mi hijo tiene miedo al baño. ¿Qué hago?

Mi bebé tiene miedo al baño

Uno de los cuidados básicos y diarios que hay que realizarle al bebé es el del baño, para conseguir que su higiene personal sea impecable, evitando que puedan aparecerle infecciones o que desprenda mal olor.

No obstante, hay niños de seis meses en adelante que muestran auténtico miedo a ese momento, rechazan meterse en la bañera y lo demuestran llorando desconsoladamente, dando patadas al aire, agitando los brazos…

Si ese es tu caso, si tu hijo odia y sufre cuando tiene que lavarse, debes tomar medidas. En concreto, para poder ponerle remedio, es importante que primero conozcas desde las posibles causas del citado pavor hasta las acciones que puedas llevar a cabo para acabar con el mismo:

Posibles causas

Puedes pensar que no han existido situaciones que hayan podido provocar que tu bebé desarrolle este miedo que ahora nos ocupa. Y eso lo puedes creer, porque para ti no se han dado hechos que pudieran provocarlo. Sin embargo, para el niño cualquier pequeña “bobada” ocurrida mientras se estaba bañando se puede convertir en auténtica generadora de pánico.

En concreto, entre las causas que han podido llevar a su rechazo a la bañera se encuentran estas:

  • Un día se le llenaron los ojos de jabón.
  • Una vez le cayó agua en la cara de manera inesperada.
  • En una ocasión se te escurrió la mano que le sostenía y el agua le llegó al cuello.
  • Hay ruidos que le provocan pánico cuando está dentro de la bañera, como, por ejemplo, el que hace el desagüe al quitar el tapón.
  • Un día le estabas bañando y comenzaste a gritar y a discutir allí con tu pareja.

Consejos para acabar con el miedo

Si importante es ser consciente del conjunto de situaciones que han podido provocar el miedo al baño de tu pequeño, también lo es que conozcas a la perfección cuáles son las medidas que puedes llevar a cabo para ponerle fin:

  • Lo primero y fundamental es que tengas paciencia. Eso supone que si empieza a llorar o a realizar aspavientos porque no quiere bañarse, no pierdas la calma en ningún momento. Debes estar tranquilo, abrazarle, darle besos y explicarle con una voz suave que no pasa nada.
  • Partiendo de que puede ser que su pavor venga por algún chorro de agua inesperado que le cayó en el rostro, opta por meterlo en la bañera cuando ya se encuentre llena. Por supuesto, para que pueda sentirse a gusto en la misma, vigila con extremo cuidado la temperatura que tendrá el agua.
  • Ni que decir tiene que debes hacer todo lo posible para evitar brusquedad a la hora de meterlo dentro de la bañera. ¿Eso qué significa? Que no debes meterlo de golpe, lo recomendable es, poco a poco, y mientras le vas hablando para que se tranquilice.
  • De la misma manera, para evitar que se te pueda escurrir y que trague agua, sujétalo correctamente. La mejor forma es colocar tu brazo izquierdo detrás de su espalda para que su cabeza pueda descansar en tu antebrazo.
  • Otra de las recomendaciones fundamentales para conseguir que, poco a poco, pierda este miedo y vea el momento del baño como algo divertido es que le des juguetes para que pueda divertirse en el agua. Puedes recurrir tanto a cubitos como a patitos pasando por libros especiales para el agua. Así, mientras esté divirtiéndose con cualquiera de esas propuestas se olvidará de su temor. Eso sí, en todo momento debes estar a su lado y no perderle ni un segundo de vista.
  • Entre el conjunto de medidas que puedes tomar para lograr que tu bebé de seis meses pierda el miedo al agua es que toméis el baño juntos. De esta manera, al sentirte dentro del agua a su lado, al poder comprobar que lo proteges con tus brazos y al cerciorarse de que estás tranquilo, también se relajará y empezará a ver, poco a poco, el momento del baño como un instante muy divertido y especial que comparte contigo.

La rutina del baño

Para poder conseguir que todos los consejos dados anteriormente te ayuden realmente a conseguir que tu hijo pierda el miedo al agua, es necesario que el momento del baño se convierta en una rutina diaria.

De esta manera, se habituará al mismo, no tendrá sorpresas inesperadas porque sabrá que llega el momento de lavarse e incluso puede comenzar a ayudarte a preparar el baño llevando en su mano, por ejemplo, la esponja o el juguete que vaya a utilizar.

Para crear el hábito debes llevar a cabo el baño a la misma hora, siguiendo los mismos pasos previos de preparación y acometiendo paso a paso idénticas acciones para quitarle la ropa, meterlo en la bañera, lavarle, secarle y ponerle el pijama.

Con todas estas indicaciones, ten por seguro que tu bebé muy pronto comenzará a ver el momento del baño como algo divertido, necesario, relajante y especial.

Источник: https://okdiario.com/bebes/hijo-tiene-miedo-bano-7437

De repente mi peque tiene miedo al baño

Mi bebé tiene miedo al baño

Poco después de que mi retoño mayor cumpliera su primer año, le entró un miedo al baño que me preocupó bastante, fue de repente, de un día para otro, y yo al principio no sabía qué le estaba pasando,  ni por qué. Pasó de disfrutar muchísimo bañándose y jugando con sus juguetes durante el baño, a entrar en pánico cuando se acercaba a la bañera.

Después de mucho pensar llegué a la conclusión de que lo único que podía haberle asustado (aunque en aquel momento yo no me diera cuenta) fue que le aclaré la cabeza con la ducha. No le gustó, se quejó y yo cerré el grifo y dimos por concluido el baño, puesto que ya había terminado de lavársela.

Después de eso, él estuvo contento y yo no noté nada. Pero, efectivamente, eso le había asustado, y aunque no lo exteriorizase en ese momento, sí lo hizo al día siguiente.

Me costó muchos días conseguir que perdiera el miedo a entrar en el agua, y estuvo bastantes días sin lavarse la cabeza. Tardó en volver a disfrutar como antes, pero una vez superado del todo, el miedo quedó atrás y disfruta como nadie jugando durante su baño. De hecho, cuando digo «al baño» corren mis dos peques a quitarse la ropa para meterse en la bañera. Es uno de sus momentos preferidos

Источник: https://mimundoconpeques.com/2016/03/29/de-repente-mi-peque-tiene-miedo-al-bano/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: