Mi bebé tiene ronquera

Mi hijo se queda sin voz: afonía y disfonía en niños

Mi bebé tiene ronquera

Las alteraciones de la voz en la infancia son muy frecuentes, afectando entre un 6 y un 23% en los niños de entre 4 y 12 años de edad.

Hablamos de disfonía cuando aparece un trastorno de la calidad de la voz que se produce por alteraciones de la laringe, concretamente en la zona de las cuerdas vocales.

Cuando es tan intenso que existe una incapacidad para emitir sonidos hablamos de afonía.

La laringe de los niños es diferente a la de los adultos. Es tres veces más pequeña, está situada en una posición más alta y las cuerdas vocales son más cortas e inmaduras, con una composición distinta.

Las causas son múltiples y muy diversas. Afortunadamente en niños la mayoría son benignas y transitorias. Puede deberse a alteraciones congénitas (presentes desde el nacimiento), a infecciones y/o inflamación, a alteraciones neurológicas o alteraciones funcionales entre otras.

Las infecciones respiratorias son una de las causas más frecuentes de afonía y disfonía en niños, y en concreto la laringitis aguda. La laringitis es una infección producida por algunos virus que afecta sobre todo a niños pequeños. Lo más característico es la tos, que muchos llaman perruna o de foca.

Suelen tener dolor de garganta, afonía o disfonía y en ocasiones tienen estridor (un ruido al inspirar). A veces se acompañan de fiebre. En los casos más graves pueden tener dificultad respiratoria (respiran rápido, hunden el pecho y se les marcan las costillas). Es tìpico que las laringitis empeoren por la noche.

  • Disfonía por mal uso o abuso de la voz

En este caso, la inflamación de las cuerdas vocales se produce por un sobreesfuerzo o una sobreestimulación de las mismas. Es típico de niños que gritan mucho y están en ambientes ruidosos.

También podemos verlo en niños o bebés que han llorado largos periodos de tiempo.

Este mal uso o abuso vocal puede desencadenar lesiones benignas, como nódulos vocales, que aparecen con mayor frecuencia en los varones.

  • Disfonía mutacional o puberfonía

Aunque el nombre técnico resulte poco conocido, hablamos en este caso del cambio de voz de los varones con la llegada de la pubertad. Los cambios hormonales son responsables de este caso particular de disfonía, propia de la adolescencia, que desaparecerá con el tiempo.

Las disfonías pueden deberse también a alergias. En este caso es frecuente que se acompañen de otros síntomas como picor de nariz y/o de ojos, moqueo, estornudos…Causas menos frecuentes incluirían trastornos neurológicos que impidan una correcta movilidad de las cuerdas vocales, angiomas, papilomas laríngeos, quistes…

¿Cómo se cura?

El tratamiento dependerá de la causa que haya originado la afonía.

En el caso de las infecciones, suele resolverse en pocos días. Si se trata de una laringitis, el tratamiento dependerá de la gravedad. El ambiente húmedo y fresco parece ser beneficioso.

En los casos de laringitis leves y/o moderados, es probable que el pediatra recomiende un antiinflamatorio (corticoide oral).

Los casos más graves pueden necesitar además aerosoles y/u oxígeno; y algunos niños precisan ingresar en el hospital.

Si la disfonía es por un mal uso de la voz, el niño deberá seguir unas medidas de higiene vocal y tratamiento por un especialista que le enseñe a reeducar la voz.

En las laringitis alérgicas, deberemos evitar el alérgeno y probablemente necesiten un tratamiento antihistamínico.

Sólo enfermedades muy concretas y afortunadamente, poco frecuentes, como los papilomas laríngeos o los quistes submocosos, pueden necesitar tratamiento quirúrgico.

¿Cuándo debemos consultar con el médico?

  • Si la afonía se acompaña de tos perruna y el niño presenta dificultad respiratoria, estridor en reposo (cuando está tranquilo), dificultad para tragar o si babea constantemente.
  • Si la duración de la afonía o disfonía es superior a dos semanas.
  • Si se acompaña de otros signos de alarma: ganglios en el cuello duras y que se mueven poco (parecen estar adheridas); tos con sangre…

En Bebés y más | Mi hijo tiene fiebre, ¿es recomendable alternar paracetamol e ibuprofeno para bajar la temperatura?, Los mejores remedios caseros para niños malitos que funcionan, y los que no (según una pediatra)

Источник: https://www.bebesymas.com/salud-infantil/mi-hijo-se-queda-voz-afonia-disfonia-ninos

Laringomalacia

Mi bebé tiene ronquera

  • Tamaño de texto más grande

La laringomalacia es una causa habitual de la respiración ruidosa en los bebés. Ocurre cuando la laringe de un bebé (u órgano de fonación) está blanda y laxa. Cuando el bebé toma aire o inspira, la parte de la laringe que está por encima de las cuerdas vocales cae y obstruye temporalmente las vías respiratorias del bebé.

La laringomalacia suele mejorar por sí sola en torno a cuando el niño cumple un año.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la laringomalacia?

Los bebés con laringomalacia emiten un sonido penetrante y áspero al inspirar. Este sonido, llamado estridor, puede empezar tan pronto como en cuanto nace el bebé o, más a menudo, durante las primeras semanas que siguen a su nacimiento. Los síntomas suelen empeorar a lo largo de varios meses.

La mayoría de los bebés con laringomalacia no tienen problemas para respirar o alimentarse, a pesar de que su respiración sea ruidosa. La respiración suele ser más ruidosa cuando el bebé está llorando, se está alimentando, está durmiendo, está acostado o tiene una infección en las vías respiratorias altas.

La mayoría de los bebés con esta afección tienen síntomas leves. Un bebé cuyos síntomas son más graves puede:

  • tener dificultades para respirar (fíjese si su bebé tiene tirones o contracciones en el pecho o el estómago al respirar)
  • tener dificultades para alimentarse
  • tener una escasa ganancia de peso
  • hacer pausas al respirar (apnea)
  • tener la piel o los labios azulados (cianosis)

Llame al médico de inmediato si su bebé presenta estos síntomas o si su respiración empeorara de repente.

Los bebés con laringomalacia suelen tener reflujo gastroesofágico (RGE). Esto ocurre cuando los alimentos y los jugos gástricos ácidos suben por el esófago. Si los jugos gástricos ácidos llegan hasta la laringe, los síntomas pueden empeorar. Hay leches de fórmula y medicamentos para ayudar a regular el reflujo que pueden aliviar los síntomas respiratorios.

Causas de la laringomalacia

Los médicos no saben qué es lo que causa las laringomalacias, pero es posible que tengan algún tipo de relación con cómo se ha formado la laringe antes del nacimiento del bebé. Los músculos que sostienen la laringe pueden ser débiles o no coordinarse bien con la respiración. El reflujo gastroesofágico también puede desempeñar un papel.

¿Cómo se diagnostican las laringomalacias?

Los médicos suelen sospechar una laringomalacia cuando nace un bebé o poco después de que nazca basándose en los síntomas que presenta y en una exploración médica.

Para confirmar el diagnóstico, un pediatra especializado en la garganta, el oído y la nariz (otorrinolaringólogo pediátrico) llevará a cabo un procedimiento llamado laringoscopia flexible.

En este procedimiento, el médico pasa un tubo muy fino y flexible a través de la nariz o de la boca del bebé para observar las vías respiratorias y las cuerdas vocales de la laringe.

El médico puede medir la concentración de oxígeno en sangre y pedir otras pruebas para evaluar posibles problemas de deglución o el RGE. El crecimiento y la ganancia de peso del bebé también son muy importantes.

¿Cómo se trata la laringomalacia?

La mayoría de las veces las laringomalacias mejoran por sí mismas, generalmente en torno al primer cumpleaños. Sus médicos le harán a su bebé exploraciones con regularidad para evaluarle la respiración y el peso. Puesto que la mayoría de los bebés con laringomalacia también padecen RGE, los médicos les suelen recetar medicamentos antirreflujo.

Un bebé con importantes dificultades para respirar o de escaso crecimiento puede necesitar una operación llamada supraglotoplastia. Los médicos llevan a cabo esta operación a través de la boca del bebé para tensar el tejido laxo que cae sobre la laringe. Esta operación mejorará la alimentación y la respiración del bebé.

¿Qué más debería saber?

La respiración y otros síntomas de la laringomalacia suelen empeorar a lo largo de varios meses, y luego empiezan a mejorar a partir de que el bebé tiene de 3 a 6 meses de edad.

Los síntomas suelen desparecer por completo en la mayoría de los niños.

En algunas ocasiones, un niño mayor con antecedentes de laringomalacia puede tener la respiración ruidosa mientras hace ejercicio, durante las infecciones de origen viral o mientras duerme.

Revisado por: Steven M. Andreoli, MD

Fecha de revisión: octubre de 2019

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/laryngomalacia-esp.html

Laringitis en niños: la enfermedad que los deja sin voz

Mi bebé tiene ronquera

¿Alguna vez tu hijo se ha quedado ronco? La laringitis en niños es muy frecuente. Te contamos todo acerca de ella: causas, síntomas y, sobre todo, qué puedes hacer para combatirla.

La laringitis es una irritación de la laringe. Pero… ¿dónde está la laringe? La laringe se sitúa en la garganta, muy cerca de las cuerdas vocales. Es por esto que uno de los síntomas más conocidos de la laringitis es la pérdida de la voz.

La infección de la laringe produce problemas en las vías respiratorias. Cuando esta infección afecta a niños pequeños o bebés, puede complicarse provocando enfermedades respiratorias más graves.

Si la laringitis dura, como mucho, tres semanas, se denomina laringitis aguda, que suele ser la más frecuente.

Si la dolencia se mantiene durante más tiempo, hablaríamos de laringitis crónica, y en este caso el pronóstico es más grave.

Síntomas de la laringitis en niños

Los síntomas más frecuentes de la laringitis en niños son los que te presentamos a continuación, aunque no todos tienen por qué manifestarse.

  • Ronquera. La ronquera es esa voz susurrada, no clara, que impide hablar con claridad.
  • Disfonía. Pérdida parcial de la voz.
  • Afonía. Pérdida total de la voz. Sin embargo, la afonía en niños no es muy frecuente.
  • Dolor de garganta. La propia irritación produce malestar, irritación y dolor en la zona.
  • Tos. La irritación de la laringe produce ese picor característico que despierta el impulso de toser.
  • Rinorrea. La emisión de secreción mucosa abundante suele acompañar a la laringitis en niños.
  • Ganglios linfáticos inflamados. Si palpamos el cuello de niño, normalmente observaremos que los ganglios han aumentado de tamaño debido a la infección.

En el caso de la laringitis en niños pequeños, se deben añadir los siguientes síntomas:

  • Falta de apetito. Que tu hijo no tenga ganas de comer es una señal clara de que algo le pasa.
  • Ruido respiratorio. Es un pequeño silbido que se oye al respirar.
  • Mocos. La mucosidad aparece antes de la aparición del resto de síntomas, lo que muchas veces incrementa la tos.
  • Tos irritativa. Es habitual que se manifieste por la noche, debido a la postura horizontal que adquiere el niño al dormir.

Ante cualquier síntoma de los mencionados, así como la sospecha de la aparición de la laringitis, debes acudir al pediatra para que te indique de qué manera debes tratarla.

Causas de la laringitis en niños

A continuación, te informamos de algunas causas que pueden provocar la laringitis en niños.

  • Infección por virus en vías respiratorias. Esta causa es la más común de la denominada laringitis aguda. Virus como la gripe pueden desembocar fácilmente en laringitis.
  • Laringotraqueobronquitis aguda. Es la laringitis aguda propia de los niños, a la que se añaden los problemas respiratorios. También tiene causa vírica, es decir, es consecuencia de una infección producida por un virus.
  • Gases tóxicos. Cualquier exposición a gases como el humo del tabaco que puedan irritar la laringe puede provocar la laringitis.
  • Fármacos. Algunos fármacos pueden producir la irritación de la laringe.
  • Forzar en exceso la voz. En casos graves, el forzar el aparato fonador puede provocar una inflamación e irritación de la zona.

Remedios contra la laringitis en niños

  1. Descanso de la voz. Aconseja a tu hijo que intente no hablar durante ese periodo. Como es prácticamente imposible, dile que procure susurrar en lugar de forzar la voz para que se le oiga. Anímale a que tenga paciencia, se trata solo de unos días.
  2. Beber mucho líquido.

    El agua o los zumos pueden ayudar a eliminar la mucosidad. Eso sí, intenta evitar los refrescos y las bebidas muy frías.

  3. Humedad ambiental. Utiliza vaporizadores en la habitación de tu hijo. En ellos puedes echar aceites de eucalipto o laurel para ayudar a abrir las vías respiratorias.

    También puedes aplicarle a tu hijo baños de vapor, le permitirán respirar mejor.

  4. Ajo. El ajo es un antibiótico natural muy potente. En niños muy pequeños o bebés no es recomendable, pero a niños con una cierta edad ya podrás añadírselo en las comidas. Si es crudo, mejor.
  5. Miel con limón.

    Antes de acostarse, un poco de miel mezclada con limón le ayudará a despejar las vías respiratorias, bajar la irritación de laringe y suavizar los ataques de tos.

Aunque el pediatra de tu hijo te recomendará medicación que, sin duda, aliviará los síntomas de la laringitis, poner en práctica los remedios caseros descritos anteriormente disminuirá el malestar de tu hijo y lo ayudará a enfrentarse a ella de la mejor manera.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/laringitis-en-ninos-enfermedad-sin-voz/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: