Mi hijo adolescente no quiere ayudar en casa

Qué hacer si tu hijo adolescente se quiere ir de casa

Mi hijo adolescente no quiere ayudar en casa

La adolescencia es una etapa complicada, tanto para los padres como para un hijo adolescente. Es una época de cambios constantes, físicos, emocionales y mentales. Esta es una etapa de transición entre la niñez y la adultez.

Es por eso por lo que suelen surgir bastantes conflictos entre padres e hijos, y puede ser que para los chicos estar en casa con sus progenitores suponga un problema, por lo que decidan que la mejor opción sería marcharse del hogar y llevar una vida relajada.

Esto supone un acto de rebeldía y rechazo ante la autoridad que significa la figura de sus padres. Irse es una forma de protestar porque se sienten incomprendidos y puede resultar muy angustiante para los progenitores de hijos adolescentes, ya que en muchos casos no saben qué deben de hacer ante esta situación.

Motivos por los que un hijo adolescente decide irse de casa

Casi siempre esta decisión no es madurada, sino fruto de un acto rebelde y deseos impulsivos de alejarse de la situación que les agobia sin pensar en las consecuencias que se derivarán de esta acción.

Algunas de las motivaciones que llevan a un adolescente a marcharse de casa pueden ser:

  • En respuesta a un estilo de educación autoritario, en el que los padres imponen sus normas sin más. Escapándose creen que podrán controlar la situación.
  • La separación de los padres también puede ser el desencadenante para que el adolescente huya de esa situación que para él/ella resulta desagradable.
  • En otras ocasiones puede ser porque sientan vergüenza por algo que hayan hecho y toman la decisión de marcharse para así no enfrentarse a lo que les avergüenza.
  • Por el simple hecho de llamar la atención de sus padres, porque necesite más cariño y atención.

Los motivos pueden ser muy diversos, pero lo importante es saber qué hacer ante la huida de un hijo adolescente.

¿Qué puedo hacer si mi hijo se quiere marchar de casa?

Lo primero que hay que tener claro es que un hijo adolescente no se vuelve rebelde de un día para otro. Su rebeldía se alimenta de los conflictos con sus padres de los que cree que sale victorioso.

Es importante saber que cómo actúen los padres repercutirá en la acciones que lleven a cabo los hijos. Ellos saben perfectamente cuáles son los puntos débiles de sus progenitores, y no dudarán en amenazarlos con irse de casa si saben que así cederán a sus peticiones.

Pero los padres tienen que actuar como tal y no se pueden dejar intimidar por sus hijos. Poner una serie de normas y límites bien establecidos en el momento oportuno, hace que los hijos sepan que están bajo la tutela de sus padres.

Esto no quiere decir que seamos autoritarios y no dialoguemos con nuestros hijos, pero hay que saber hacerlo. Es importante negociar con ellos las normas, las consecuencias del incumplimiento de estas, así como resolver los conflictos que surjan en la familia a través del diálogo, la comprensión y el entendimiento.

La empatía, la confianza y esa conexión especial con los hijos adolescentes se crea poco a poco. No hay que juzgar ni criticar, hay que decir las cosas, pero de la mejor forma posible sin humillar y siempre respetando también a nuestros hijos.

Sugerencias para una mejora de la relación y confianza con un hijo adolescente

  • Prestar atención cuando hable, escúchalo.
  • Demostrar respeto.
  • Intentar entender a su hijo.
  • No sermonear, decir las cosas claras y de manera concisa.
  • Hablar de las emociones y sentimientos de ambos, cómo os sentís cada uno.
  • Resolver conflictos, hablando con ellos y orientándolos para que aprendan de sus errores.
  • Evitar forzarlos a hacer las cosas a nuestra manera, dejarlos a ellos que se equivoquen si han de hacerlo.
  • Establecer unos límites y normas claros, pero no impuestos, sino comentados y consensuados con ellos. Que sepan el qué y el por qué han de hacer las cosas.

Los cambios físicos y emocionales revolucionan al ser humano.

Sentirse diferente a los demás o pensar que no se encaja puede ser muy angustiante. Hablar de los problemas con nuestros hijos y encontrar la solución puede ser la clave para que no se sientan así. Aunque parezca que los consejos y palabras de apoyo no sirven para nuestros hijos, son importantes.

Un abrazo sigue siendo el mejor refugio para un niño, no importa la edad que tenga.

Источник: https://eresmama.com/que-hacer-si-tu-hijo-adolescente-se-quiere-ir-de-casa/

¿Qué hacer si un adolescente no quiere salir de casa?

Mi hijo adolescente no quiere ayudar en casa

Una de las etapas en la vida de los hijos que más inquietudes genera a los padres es la adolescencia. A medida que crecen, sus amigos empiezan a ser lo más importante y si antes se mostraban entusiasmados por pasar tiempo con la familia, ahora esperan con ansia el fin de semana para salir con sus amigos o hacer cualquier cosa que pueda interesarles más que estar con sus padres. 

Aunque resulte complicado, sabemos que esta etapa es una parte muy importante en su desarrollo. Es en este momento cuándo empiezan a contactar con el mundo que les rodea y cuándo empiezan a construir la persona que quieren ser. Pero, ¿qué pasa cuando nuestro hijo hace todo lo contrario? ¿Qué puedo hacer si mi hijo adolescente no quiere salir de casa?

¿Por qué mi hijo no sale de casa?

Como ya hemos mencionado, asumimos la adolescencia como una época en la que nuestro hijo/a va a querer pasar tiempo fuera de casa con sus amigos, va a empezar a salir de fiesta, tener sus primeras relaciones sentimentales….

También podemos encontrarnos con que nuestro hijo prefiere pasar todo el tiempo en su habitación, viendo series o película, jugando a videojuegos o simplemente estando en la cama sin hacer nada.

En ese momento pueden saltar nuestras alarmas y empezar a preocuparnos porque sospechamos que nuestro hijo no tiene amigos o no quiere tenerlos. 

¿Qué puede estar sucediendo?

Las causas de esta situación pueden ser muchas y no debemos olvidar que cada persona es única y no tiene que tener ni los mismos intereses  ni los mismos objetivos que los demás. Pero cuándo hablamos de adolescentes con dificultades para salir de casa las causas suelen ser:

  • Tiene aficiones que no le exigen salir de casa. Le gusta ver televisión, jugar a videojuegos, leer… es probable que se acomoden y prefieran dedicar el tiempo a estas actividades que a salir.
  • Falta de habilidades sociales. Es probable que, si a tu hijo le cuesta hacer amigos y sufre en situaciones en las que tiene que relacionarse con sus iguales, prefiera quedarse en casa. Evitar estas situaciones sociales hace que cada vez se sienta más aislado y cada vez tenga más dificultad para relacionarse con sus amigos.
  • Otra de las razones puede ser que no tenga tiempo para salir y socializar. No debemos sobrecargar a los adolescentes con actividades extraescolares que le dejen sin tiempo para explorar su entorno y encontrar sus aficiones.
  • Acoso escolar. Si notamos que nuestro hijo de repente deja de salir y deja de tener interés por pasar tiempo con sus compañeros del instituto debemos profundizar en el tema y asegurarnos de que no se trata de un caso de acoso escolar.

Pero… ¿Cómo sé cuándo debo preocuparme o cuándo es algo a lo que no debo darle importancia?

Después de un tiempo observando a nuestro hijo adolescente hemos confirmado que no tiene amigos, pasa todo su tiempo libre en casa, no recibe invitaciones a fiestas, no usa redes sociales ni conoce a gente nueva. 

¿Cuándo es algo de lo que no debo preocuparme?

Antes de alarmarnos debemos tener claro que no todos los adolescentes deben tener muchos amigos ni una vida social muy activa para ser felices y desarrollarse de manera adecuada.

Puede ser que nuestro hijo sea más introvertido, disfrute más de actividades individuales que de actividades grupales, prefiera escuchar a hablar o dedicar su tiempo libre a leer o hacer otra actividad antes que estar con sus amigos en la calle.

Si nuestro hijo tiene estas características, pero también, tiene amigos con los que comparte aficiones y momentos, puede trabajar en equipo y disfrutar de actividades grupales, no tenemos porque preocuparnos. 

Además, debemos tener en cuenta que las formas de socializar están cambiando, ya no es necesario estar fuera de casa para estar en contacto con otras personas.

  Actualmente tenemos herramientas de interacción a tiempo real como son los foros, videojuegos on-line o redes sociales y plataformas de comunicación que hace que podamos estar conectados con el resto del mundo en cualquier momento. 

Si este es tu caso, posiblemente que tu hijo no salga sea una cuestión de preferencias; es muy probable que no tenga dificultad para integrarse en grupos si es necesario, aunque prefiera disfrutar de actividades individuales o en grupos reducidos. 

¿Cuándo debo preocuparme?

Si nuestro hijo adolescente no tiene ningún amigo, no hace ninguna actividad grupal y siempre busca excusas para no salir es el momento de prestar atención a estos comportamientos e intentar saber cómo se siente él/ella con esta situación y que sufrimiento le está ocasionando no estar en contacto con sus iguales. 

Es probable que esté pasando por algún mal momento, que tenga pocas habilidades sociales, que haya sufrido alguna ruptura amorosa, esté sufriendo acoso escolar… Sea lo que sea, lo cierto es que hay algo que está haciendo que deje de salir y prefiera estar en un sitio “seguro” como es su casa. Acomodarse en casa y dejar de enfrentarse a su grupo de iguales puede hacer que cada vez se sienta más inseguro y que esta inseguridad le esté generando miedo a ser rechazado. Por lo tanto, puede estar entrando en un círculo del que le vaya a costar salir.

¿Qué puedo hacer para apoyar a mi hijo y ayudarle a salir?

Si hemos observado alguna de las características anteriores en nuestros hijos podemos seguir algunas indicaciones para ayudarles.

  • Actuar como modelos. Debemos mostrarles la importancia del desarrollo de las habilidades sociales en el día a día. Para ello podemos contarles anécdotas o pedirles que vengan con nosotros a realizar algunas tareas diarias como hacer la compra o tomar un café con un amigo.
  • Anímalo a que haga actividades de las que pueda disfrutar.
  • Incentívalo con frecuencia a invitar amigos a casa. Ayúdale a generar situaciones en que pueda invitar a algún amigo a realizar alguna actividad divertida: patinar, ir al cine o a un concierto.

Pero sobre todo no lo agobies, intenta apoyarle de manera indirecta, sin hacerle preguntas constantes de por qué no sale o por qué no tiene amigos y si ves que con esto no cambia, no dudes en pedir ayuda profesional.  

Источник: https://www.alcanzapsicologos.es/que-hacer-si-un-adolescente-no-quiere-salir-de-casa/

Qué hacer cuando su adolescente no quiere que usted lo ayude

Mi hijo adolescente no quiere ayudar en casa

Es normal que los adolescentes quieran afirmar su independencia, pero si su adolescente está teniendo una experiencia frustrante con la tarea escolar debido a sus dificultades de aprendizaje y de atención, podría no querer ayuda de parte suya. Averigüe por qué su hijo se resiste a su ayuda y qué puede hacer.

Por qué los adolescentes no quieren que los ayuden

Para cuando los chicos entran al bachillerato, la mayoría de ellos quieren ejercitar un poco de su independencia. Sin embargo, los adolescentes que piensan y aprenden de manera diferente pueden sentir frustración en la escuela de una manera diferente que sus compañeros. Y pueden estar divididos entre querer ser más independientes y todavía necesitar apoyarse en otros.

Si su hijo se siente impotente, él podría evitar hacer las tareas de la escuela o pedir ayuda. Esto podría ser porque negarse les da un sentimiento de control.

Su adolescente podría ver esta situación como la única manera de ganar poder sobre la situación e, incluso, podría utilizar el enojo para poder separarse de la gente de la que depende más.

Esto quiere decir que podría no estar abierto a recibir su ayuda.

Qué puede hacer cuando su adolescente no quiere que lo ayuden

Si su adolescente parece no estar motivado para que usted lo ayude, recuerde que él está motivado: motivado para resistirse a usted. Mientras más energía ponga usted en discutir con él, mayor resistencia pondrá él.

Procure enfocarse en no discutir. Comience por dar un paso hacia atrás y preguntar a su hijo lo que él piensa. Podría ser que tenga un buen plan para su vida y para después del bachillerato.

Usted también podría intentar animarlo a que se ponga en acción. ¿Su adolescente estaría dispuesto a hacer un contrato escrito donde pueda detallar sus objetivos y sus responsabilidades para el semestre? También déjelo establecer las consecuencias: ¿qué pasaría si no sigue el contrato? Esto le da la independencia que está buscando y puede motivarlo a trabajar para obtener resultados.

“Asegúrele que pedir ayuda no es un signo de debilidad, sino un signo de madurez”.

Si su hijo no quiere su ayuda, ofrézcale opciones para el tipo de ayuda que puede recibir, según cómo prefiere aprender. Quizás su adolescente prefiera trabajar por su cuenta en álgebra utilizando un programa de computadora en vez de trabajar con usted o con alguien más, pero posiblemente necesite ayuda externa en relación a su tarea escolar.

Obtener ayuda por fuera para su adolescente

Cuando su hijo no quiere que usted lo ayude, un compañero un poco mayor que su hijo podría ser un buen recurso. El adolescente tiene más probabilidad de escuchar las sugerencias de alguien más cercano a su edad.

Por otro lado, la escuela de su hijo podría sugerirle algún otro estudiante cercano a la edad de su adolescente que también piense y aprenda de manera diferente.

Otra opción sería que usted encontrara a un mentor a través de una organización, como Eye to Eye.

Los tutores pueden también ayudar a su adolescente a estudiar y a mejorar sus calificaciones en una asignatura específica.

Los terapeutas educativos, que son adultos entrenados para trabajar con chicos que tienen dificultades de aprendizaje y de atención, también podrían ayudar.

Ambos, los tutores y los terapeutas educativos, por lo general tienen entrenamiento especializado para ayudar a los adolescentes a avanzar, en materias como cálculo, con mucha más facilidad que los padres promedio.

Pregunte a su adolescente que piense en un maestro o un consejero de su escuela que lo pueda apoyar. La ayuda de los consejeros y los maestros es por lo general gratuita, aunque quizás ellos no puedan dar a su adolescente tanto tiempo como los tutores o los terapeutas educativos.

Es duro ver que su adolescente se resista a recibir ayuda cuando usted sabe que la necesita, pero usted no tiene que cargar toda la responsabilidad respecto del aprendizaje de su adolescente. Eleve la seguridad de su adolescente mostrándole que usted lo respeta, y señálele los recursos de ayuda con los que podría sentirse cómodo.

Email

Print

Sms

Share

Victoria Scanlan Stefanakos es una escritora y editora para muchas publicaciones nacionales.

Jenn Osen-Foss capacita educadores en el uso de instrucción diferenciada, intervenciones y planificación.

Источник: https://www.understood.org/es-mx/friends-feelings/teens-tweens/talking-openly/what-to-do-when-your-teen-resists-your-help

Mi hijo adolescente no quiere ayudar en casa

Mi hijo adolescente no quiere ayudar en casa

Ay, la adolescencia… Menuda etapa más complicada ¿verdad? Sí, sin duda, si estás leyendo esto es porque tienes hijos adolescentes en casa y ya no sabés ni cómo hacer para entenderte con ellos. 1, 2, 3… Respira.

Índice

¿Cómo conseguir que mi hijo ayude en casa?

¿Vuestro hijo hace lo que le da la gana? ¿Va a su bola cada vez que le decís algo? ¿Todo en casa genera una discusión? Probablemente también una de las mayores fuentes de conflicto en los hogares con familias e hijos adolescentes sea esa asignación de tareas del hogar que tanto les supone…

Pues bien, lo que opinan los expertos sobre el tema es claro: “La clave está más bien en negociar y supervisar que en prohibir y acompañar”.

Pero ¿es posible? Probablemente todos los padres y madres desean que sus hijos les hablen con respeto, pero ¿lo hacéis vosotros? Muchas veces sois vosotros mismos quienes olvidáis hablar con ese mismo respeto que exigís porque se os acaba la paciencia, y acabáis por gritar o exigir a vuestros hijos que hagan las tareas del hogar… Y no, esa no es la solución. De hecho, el primer paso está en no hacerlo vosotros y optar por otras cosas…

1. Da instrucciones siempre de forma educada. No grites de una habitación a otra ni exijas. Simplemente di lo que quieres que haga o cómo quieres que lo haga, que colabore sin presión.

2. No hagas preguntas, da la orden adecuadamente. Tampoco deberías preguntar si puede hacer o no una tarea porque es probable que te encuentres con una negativa. Evita en la medida de lo posible este tipo de preguntas y da mejores órdenes claras y con respeto, eso siempre, que no se te olvide.

3. Ofrece distintas opciones. Muchas veces los adolescentes no hacen determinadas cosas porque sienten que están perdiendo (o que no han ganado) esa cierta autonomía e independencia que necesitan a su edad y por ello ofrecerle distintas opciones para hacer algo también es una buena idea.

De esta manera el adolescente tendrá muchas menos tentaciones de discutir contigo porque recuerda que “él mismo ha elegido la opción y ha tomado dicha decisión” mostrando también así un poco de independencia.

4. Y, finalmente, ignora las protestas leves. Los adolescentes muestran actitudes de protesta siempre que pueden y quieren (o intentan al menos…) abrir un debate. Por ello, ten en cuenta que lo más inteligente siempre será ignorar esta conducta.

Eso sí, siempre que el comportamiento del menor en casa cruce el límite, y a la menor falta de respeto o en cualquier actitud grosera, deberéis hacerle ver siempre que ese comportamiento va a tener consecuencias muy, pero que muy negativas y jamás, por supuesto, dejar que se vuelvan a repetir.

¿Tenéis dudas sobre qué tareas han de hacer en esta etapa tan complicada en ocasiones?

Es normal que en muchas ocasiones se tengan algunas dudas sobre qué deben o no deben hacer a determinadas edades en la infancia y la adolescencia en cuanto a tareas del hogar se refiere. Por ello, aquí os dejamos algunas tareas que en la adolescencia ya deberían hacer todos los días (y otras con la frecuencia que se necesite…)

  • Guardar sus cosas
  • Lavar la ropa
  • Doblar y guardar la ropa limpia
  • Pasar la aspiradora, barrer, quitar el polvo
  • Poner la mesa
  • Recoger la mesa
  • Lavar y guardar los platos
  • Alimentar, sacar al perro si tenéis; limpiar las jaulas de los pájaros y limpiar los areneros de los gatos
  • Limpiar el baño
  • Preparar sus propias cosas para la escuela
  • Preparar la comida una noche a la semana
  • Hacer el jardín y/o terraza si tenéis
  • Lavar el coche (si tenéis)

Y una vez tengáis claro esto una buena idea también podría ser hacer una tabla de tareas del hogar para organizaros mucho mejor en casa ¿Por qué no?
 

La adolescencia: amigos cerca y padres lejos, ¿Por qué?

Sin duda, una de las etapas en la vida de los hijos que más preocupación y más inquietudes genera a los padres es la adolescencia. A medida que crecen sus amigos empiezan a ser lo más importante y, si antes se mostraban felices por pasar tiempo con la familia, ahora lo único que quieren es salir de casa para estar con todos sus amigos, de todo menos estar con vosotros.

No os preocupéis, en cierto modo es algo normal y, aunque al principio resulte complicado de llevar, en parte les podréis entender pues a vosotros en su día os pasó igual.

Y, aun así, sabemos que será complicado en muchas ocasiones, pero recordad siempre que tal y como dicen algunos expertos al respecto del tema “lo primero que valoran los adolescentes es la opinión de sus amigos, pero lo que siempre interiorizan son los mensajes de los padres”.

Sin embargo, es inevitable casi siempre que prioricen (o quieran priorizar) esas salidas con amigos y no las tareas del hogar. Dicen de estar en época de salir y dejan todo lo que concierne al hogar familiar de lado: tareas, personas, etc. Así que ni una cosa ni otra… habrá que aclarar todo, pero siempre de manera adecuada y desde el respeto.

¿Qué pasa si el “NO” es por preferir pasar el día en su habitación sin salir?

También es posible que suceda todo lo contrario y es que el adolescente pase olímpicamente de hacer cosas en casa porque lo único que quiere es pasar tiempo en casa, pero dentro de su habitación…

¿Haciendo qué? ¿Qué le pasa? ¿Por qué no quiere salir de casa? Puede ser que vuestro hijo prefiera pasar todo el tiempo en su habitación viendo series o películas, jugando a videojuegos o simplemente estando en casa y en la cama sin hacer nada.

Aunque lo cierto es que muchas veces los adolescentes no quieren salir de casa porque:

– tienen aficiones que no le exigen salir de casa

– no tienen demasiado tiempo para salir y socializar

– o bien sufren acoso
 

¿Cuándo hay que preocuparse? ¿Qué hacer para ayudarle?

Después de un tiempo observando a vuestro hijo adolescente habéis confirmado que no tiene amigos, que pasa todo su tiempo libre en casa, que no recibe invitaciones a fiestas y no usa redes sociales ni conoce nunca a gente nueva.

Por eso, si vuestro hijo adolescente no tiene ningún amigo, no hace ninguna actividad en grupo y siempre busca excusas para no salir es el momento de prestar atención y descubrir qué sufrimiento le está ocasionando eso para tomar esta decisión.

Es probable que esté pasando por algún mal momento, que tenga pocas habilidades sociales, que haya sufrido alguna ruptura amorosa o, como ya veíamos, que esté sufriendo acoso escolar… Sea lo que sea, lo cierto es que hay algo que está haciendo que deje de salir y prefiera estar en un sitio seguro como es su casa. Por eso, si habéis observado alguna de las características anteriores en vuestros hijos podéis seguir algunas indicaciones para ayudarle:

– actuar como modelos. Debemos mostrarle la importancia del desarrollo de las habilidades sociales en el día a día. Optar por contarles anécdotas o pedirles que vayan con vosotros a realizar algunas tareas diarias como hacer la compra o tomar un café con algún amigo/a o conocido/a.

– animarlo a que haga actividades de las que pueda disfrutar con o sin vosotros.

– incentivarlo con frecuencia a invitar amigos a casa. Ayudarle a generar situaciones en las que pueda invitar a algún amigo/a a realizar alguna actividad divertida.

Y, sobre todo, nada de agobiarle.

Intentad apoyarle de manera indirecta, pero sin hacerle preguntas constantes de por qué no sale o por qué no tiene amigos y, si ves que con esto no cambia, pedir ayuda profesional.

Algunos consejos para reconectar con tu hijo/a adolescente

La adolescencia es una fase a menudo conflictiva que suele producirse entre los 12 o 13 y los 16 o 17 años. Puede ir precedida por la preadolescencia, una fase más o menos larga y con problemas más o menos intensos.

Porque, aunque existen adolescentes estudiosos, ordenados, trabajadores, obedientes, siempre alegres, cariñosos y respetuosos con sus familiares y amigos y vuestro hijo es así no, no le ocurre nada malo, pero también existen muchos que son todo lo contrario.

Quizás sea hora de “volver a conectar” de alguna manera con vuestro hijo. Para lograrlo ahora deberíais seguir algunos consejos como estos:

– Intentad ver siempre sus cualidades. Busca el lado bueno, siempre lo hay. Seguro que vuestro hijo hace muchas cosas bien a lo largo del día, e incluso las que hace mal no las hace constantemente, así que en vez de ser los típicos padres quejicas, esforzaros un poco por buscar cosas positivas, recordarlas, nombrarlas en voz alta.

– Cambiad vuestro punto de vista. Descubriréis que incluso algunas cosas que os parecían mal se pueden interpretar de otra forma.

– Hablad bien de vuestro hijo.

Los trapos sucios se lavan en casa, como diría la abuela ¿no? Los padres caéis con demasiada facilidad en la pequeña venganza de reuniros con otros padres para poner “verdes” a vuestro hijo. Intentad evitarlo.

¿Qué pensarán los demás de vuestro hijo si hasta sus propios padres lo critican? ¿Os gustaría que vuestro hijo fuera contando todo lo que hacéis o dejáis de hacer en casa? Pues pensad en ello y reflexionad.

– Y dadle tiempo. Todos, adultos y niños necesitan su tiempo para ellos, para pensar, para reflexionar, así que dadle tiempo suficiente también para demostrarle que confiáis y en que ahora que es cada vez más independiente puede ser capaz de pensar por sí mismo y tomar nota en su cabeza de lo que ha hecho mal, arrepentirse, no volver a cometer el error y pedir disculpas.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/desarrollo-infantil/mi-hijo-adolescente-no-quiere-ayudar-en-casa-11909

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: