Mi hijo no estudia

Mi Hijo No Quiere Estudiar: Consejos para Padres de Adolescentes

Mi hijo no estudia

Muchos son los padres que acuden a GoConqr con la esperanza de ayudar a sus hijos adolescentes en los estudios.

Las nuevas tecnologías son, de hecho, una de las mejores maneras de estimular el aprendizaje de los adolescentes, ya que suponen la incorporación de los recursos a los que están acostumbrados (Internet, redes sociales, tablets, etc) a su proceso de aprendizaje.

Sin embargo, en ocasiones es todo un reto saber cómo ayudar y comunicarse con unos hijos adolescentes. Por ello, hemos preguntado a dos expertos en la educación de adolescentes para que nos den sus mejores consejos en la materia.

“Mi hijo no quiere estudiar” – por Beatriz Montesinos

Son muchos los niños a los que durante su infancia se les puede calificar como buenos estudiantes, y que cuando llegan a la adolescencia comienzan a mostrar signos de bajo rendimiento escolar: bajas calificaciones, descenso de la motivación, falta de interés por la escuela…

En general, la adolescencia es una etapa de muchos cambios, físicos y psicológicos, y ésto se traduce también en cambios en el rendimiento académico, que en la mayoría de los casos suele ser un “bache” temporal.

Con la pubertad se pone en marcha un complejo proceso neurohormonal que afecta a todo el organismo, y que en resumen se caracteriza por:

  • Incremento de la impulsividad.
  • Descenso del umbral de goce (desinterés por lo que antes sí interesaba e interés por todo aquello novedoso, excitante e incluso peligroso).
  • Atracción por las nuevas relaciones que se establecen con los “iguales”.

Por otra parte, el adolescente comienza a desarrollar su capacidad reflexiva y se desarrollan las habilidades metacognitivas, pero ambas “chocan” con la impulsividad propia de estas edades, necesitando una mayor fuerza de autocontrol para mantener “a raya” sus impulsos.

¿Qué Pueden Hacer los Padres ante esta Situación?

#1 Hablar, hablar y escuchar

Aunque a veces resulta difícil hablar con un adolescente, hay que mantener la calma, desarrollar la capacidad de escucha y no dejarse llevar por la ansiedad, el enfado o el miedo. Establecer un buen cauce de comunicación con los hijos es la base para tratar de resolver juntos los problemas.

#2 Averiguar qué es lo que pasa

Si existen problemas físicos que puedan estar afectando al rendimiento: fatiga, problemas de alimentación, trastornos del aprendizaje no detectados hasta el momento…, o problemas de interacción social: acoso de otros compañeros, conflictos con el profesor, excesiva “presión académica”… Para ello hablar con los profesores y/o orientadores del centro puede ser de gran ayuda.

#3 Interesarse por los gustos y aficiones de los hijos.

Si les gusta la música, el baile, algún deporte…,permitir que tenga un tiempo y espacio para desarrollar sus aficiones, controlando también que se mantenga el compromiso de cumplir con las obligaciones escolares.

#4 Más flexibilidad y menos autoridad.

La disciplina no está reñida con el afecto ni con el diálogo. Una actitud empática y flexible favorecerá siempre el diálogo y la búsqueda de soluciones pactadas.

#4 Hablar sobre su “plan de vida”.

Conversar acerca de su vocación, de sus planes de futuro y buscar información al respecto. Plantearse unos objetivos a medio y largo plazo que le ayuden a reflexionar acerca de los pasos a seguir y apoyarles para poder alcanzarlos.

En el proceso de búsqueda de la identidad típico de la adolescencia, también se incluye el saber “qué quiero hacer”, y tener momentos de duda y desconcierto es un proceso normal en esta etapa.

En definitiva, escucharles, respetarles y guiarles para buscar soluciones ante un problema concreto es la mejor manera de acompañarles en un momento de cambio e incertidumbre tan inevitable como pasajero.

Beatriz Montesinos es Psicóloga con pasión por aprender y gusto por enseñar. Fascinada por las TIC y el #cambioeducativo. Blogger en conticycorazon.com

“Mi hijo no quiere estudiar” – por Francisco Gras

Para ayudar a los hijos a ser buenos estudiantes, los padres tienen que plantearse cuáles son los principales problemas y retos a los que sus hijos se van a enfrentar dentro de la escuela y ayudarles a buscar soluciones conjuntas, entre ese famoso triángulo de padres, alumnos y maestros. A continuación 8 consejos para conseguir este objetivo:

  • Acostumbrar a tus hijos a realizar simulaciones de examen de lo que hayan estudiado. Esta costumbre les dará una gran ventaja cuando se enfrente a exámenes reales y les ayudará a mejorar sus resultados.
  • Animar a tus hijos a preguntar en clase. Enseñarles que la buena comunicación con los maestros, es uno de los pilares del éxito escolar.
  • Fomentar la curiosidad en tus hijos para que se interesen en el aprendizaje y quieran aprender por sí mismos y explorar temas de su interés.
  • Ayudar a tus hijos a realizar un calendario de estudio general y otro particular para cada asignatura, dedicando tiempos de acuerdo con las dificultades previstas o reales. De esta manera, será más fácil organizarse y alcanzar los resultados deseados.
  • Educar a tus hijos a estar seguros de sí mismos y a ser optimistas antes, durante y después de los exámenes.
  • Felicitar y seguir animando después de cada esfuerzo y pequeño éxito, para que tus hijos puedan valorar el esfuerzo realizado y aumentar su autoestima, siempre con sencillez y sin fanfarronería.

Desde el año 2006, Francisco Gras escribe regularmente en su blog Escuela para Padres, en el que comparte sus consejos profesionales sobre educación familiar.

Cómo te Ayudamos en GoConqr

Desde GoConqr proponemos una manera diferente de aprender. Un aprendizaje personalizado y basado en las nuevas tecnologías y el conocimiento global. Por ello, con nuestras herramientas podrás organizar tu estudio y crear y compartir diferentes tipos de recursos de estudio como mapas mentales, flashcards, diapositivas, apuntes online y tests.

Pero no solo eso, nuestra biblioteca virtual cuenta con más de 4 millones de recursos de estudio públicos por lo que también te podrás beneficiar de recursos ya creados por otros usuarios. No lo dudes, empieza ahora y muéstrale a tu hijo una manera diferente de aprender.

¡Empieza Ahora!

Nuestro blog es parte de GoConqr, una Web Gratuita para Crear, Compartir y Descubrir Recursos de Aprendizaje, así como para Planificar tus Estudios. ¡Haz clic aquí para empezar a descubrir Mapas Mentales, Fichas, Apuntes, Tests y Diapositivas ahora!

Источник: https://www.goconqr.com/es/examtime/blog/mi-hijo-no-quiere-estudiar/

Un padre separado:

Mi hijo no estudia

Manuel, nombre ficticio, tiene 24 años y vive en casa de su madre. Su padre le pasa una pensión. Ahora ha dejado los estudios y «no hace nada». Ni estudia, ni busca trabajo, ni lo que es peor, no llama a su padre desde hace meses. Un tribunal ha decidido que no puede seguir cobrando la pensión que le pasaba su padre, separado de su madre.  

O Carlos, también nombre ficticio, vive con su abuela, no quiere saber nada de sus padres.

Se puso a trabajar pero al poco tiempo volvió a estudiar y le pidió a sus padres que les pasaran una pensión cada uno. El juez lo desestimó.

Dijo que «si era adulto para tomar la decisión de no querer saber nada de sus padres también lo era para asumir sus consecuencias». Se quedó sin pensión.

«Son casos reales, y cada vez nos encontramos con más dramas como estos», asegura María Dolores Lozano Ortiz, Presidenta Asociación Española de Abogados de Familia. «La gente no sabe qué obligaciones tiene un hijo mayor de edad con quien le paga la pensión».

La situación de los hijos mayores de edad con padres divorciados y que no son independientes económicamente es una situación complicada.

Las parejas que se divorciaron hace tiempo y se estableció una pensión, al alcanzar la mayoría de edad del hijo sigue existiendo la obligación de los progenitores de seguir pagando el sustento económico.

«Pero en muchos casos, o, los hijos no quieren ver a quien paga la pensión, o no hacen nada, ni estudian, ni trabajan, ni tienen intención. Y es ahí donde hay que actuar», explica Lozano.

«Cuando esos hijos inician estudios universitarios eso supone un aumento de la contribución que hay que pagarles. Y no es lo mismo estudiar una carrera en tú ciudad que fuera de ella. Eso provoca adaptar la pensión a la nueva situación», cuenta a NIUS.

Y aunque los padres sean adinerados, no existe la obligación de pagar una carrera privada a un hijo.

«La pensión de un hijo mayor de edad se rige por parámetros distintos a los menores de edad. Cuando es un menor de edad están obligado a afrontar las necesidades del niño acorde con su calidad de vida.

Pero cuando hablamos de mayores de edad la ley habla de pagar lo que es estrictamente necesario».

Por eso hay que saber que los hijos tienen obligaciones. Por ley tienen que cumplir unas normas: 

  • Tener una buena relación con los progenitores.
  • Respetar las normas de convivencia en la casa de los padres (se dan casos de hijos que no quieren saber nada de sus padres y exigen que les abonen sus necesidades).
  • Informar sobre el expediente académico.

  • Demostrar el aprovechamiento de los estudios (si un mayor de edad tarda siete años en hacer una carrera de tres años, es motivo para que se extinga la pensión).
  • Los que no estudian tienen la obligación de formarse para acceder al mercado laboral. Y esforzarse por buscar trabajo.

    Así se evita lo que el Tribunal Supremo denomina «parasitismos social».

¿Ha de mantener una buena relación, informarle sobre sus notas o esforzarse por buscar trabajo? «Sí, es lo que deben hacer. Es su obligación», asegura Lozano Ortiz. 

«Los jueces cada vez más están poniendo límite a la edad hasta la que se les debe pasar una pensión de alimentos de los hijos mayores de edad. Suele estar en torno a los 24 años. Aunque varía dependiendo de las circunstancias».

«Los hijos tienen que ponerse las pilas» 

El artículo 155.2 del Código Civil dice: los hijos deben contribuir equitativamente, según sus posibilidades, al levantamiento de las cargas familiares mientras convivan en ella.

Hay que indicar que el Nuevo Fuero de Navarra (artículo 63), el Código Civil de Cataluña (artículo 236-17.

3) o en el Derecho Foral de Aragón (artículo 58) se establecen regulaciones autonómicas de estas obligaciones.

«Se parte de la base de que los hijos tienen derechos y no obligaciones y se desconoce que los hijos incluso cuando viven en casa y sus padres no están divorciados tienen la obligación de contribuir económicamente a las cargas económicas y sino con su trabajo personal con las labores de hogar.

Una mujer, con dos hijos de 22 y 24 años, tuvo que abandonar su casa. Le hacían la vida imposible, afirma la presidenta la asociación de abogados de familia

«Una mujer tuvo que abandonar su casa. Tiene dos hijos de 22 y 24, trabajaban pero no hacían nada, fiestas, y más fiestas, toda la casa estaba hecha un desastre, insultaban a su madre. Ella optó por irse a casa de su madre.

Después de muchos procedimientos pudimos sacar a los hijos y que ella volviera a su vivienda. Que un hijo sea capaz de llevar a cabo esas acciones con sus padres es muy duro.

No se atrevía a denunciar la situación de maltrato que su hijos tenían hacia ella», afirma la presidenta de abogados de familia que incide en esto es más habitual de lo que se cree.

Complicado irse de casa

No hay cifras oficiales de cuantos hijos se aprovechan de sus padres, pero los despachos de abogados reconocen que la situación de los jóvenes ha cambiado respecto a la de antes y por eso la situación se ha agravado.

En España los hijos se independizan muy tarde. España se encuentra tres años por encima de la media europea.

Los jóvenes europeos se marchan del hogar familiar con una media de edad de 26 años, mientras que en España es de 29,3 años, según los últimos datos publicados por Eurostat.

El desempleo, la temporalidad, la precariedad en el empleo, la falta de ayudas o medios para independizarse.

Todo esto hace que los jóvenes no tengan capacidad de ahorro para afrontar procesos de emancipación con la garantía de que no fracasarán por la escalada de precios sufridos en la vivienda de alquiler como en la de propiedad.

En el último trimestre de 2019 el precio de la vivienda se ha incrementado un 9,4 % en comparación con el mismo periodo del año anterior.

«Es muy complicado que empiecen una vida así. Pero, aún así, somos muy proteccionistas por la infraestructura social», asegura Lozano. Entonces «ya que se eternizan en las casas por lo menos que sepan que tienen unas obligaciones«, concluye la presidenta de abogados familia.

MÁS

Источник: https://www.niusdiario.es/sociedad/educacion/padre-separado-mi-hijo-no-estudia-ni-trabaja-tengo-que-pagarle-pension_18_2909820179.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: