Mitos sobre niños superdotados

Estos son los mitos relacionados con los estudiantes con altas capacidades

Mitos sobre niños superdotados

La Organización Mundial de la Salud afirma que el 2,3% de la población mundial tiene altas capacidades intelectuales. Esto implica que en España, con 47 millones de habitantes, debería haber 1.081.000 personas evaluadas con alta capacidad.

Sin embargo, los datos del último informe PISA (2018) asegura que el número de alumnos con alto rendimiento en nuestro país es realmente muy bajo (5%) mientras que, por el contrario, en los países con mejores puntuaciones en PISA (Singapur, Finlandia) entre el 14 y 25% se sitúa en los niveles más altos de la escala.

Parte del problema se halla en la deficiente detección inicial influida por una serie de mitos en torno a las altas capacidades. Y, es que en torno a las altas capacidades giran un buen número de mitos o ideas erróneas, más bien relacionadas con la imagen del típico genio loco que no tiene amigos y que es un poco raro.

Eso, junto con su intensa personalidad, hace que su simple detección sea complicada y que en muchos casos pasen totalmente desapercibidos, sencillamente porque no les vemos. Por lo tanto, el primer paso es conocer y detectar esas ideas erróneas que pueden estar interfiriendo con la realidad.

Veamos algunas de ellas:

¿Es la alta capacidad innata?

El punto de partida es nuestra herencia genética o capacidad innata, pero ésta no puede desarrollar todo su potencial sin la adecuada educación, reto y oportunidades. Nadie se convertirá en un deportista de élite o músico o bailarín, si no recibe la adecuada formación por parte de sus maestros, el apoyo de su familia, y diversas oportunidades y reto.

¿Alto cociente intelectual?

Los niños superdotados se definen exclusivamente por tener un alto cociente intelectual. Cuando la realidad es que además son diferentes en otros muchos aspectos, por ejemplo, en la forma de procesar la información, en relación a la creatividad o por tener una imaginación muy activa.

Diversidad

Existe la creencia de que son un grupo de alumnos con unas características bastante homogéneas entre sí y lo que más los define es un CI por encima de 130.

Pero la diversidad es igual de alta que en cualquier grupo. Podemos encontrar desde un CI por encima de 130, hasta alumnos con un CI alrededor de 120 con algún talento especial.

Sin embargo, la mayoría tiene además una alta creatividad.

Notas

“Son los que mejores notas sacan”. Tener un alto cociente intelectual no es sinónimo de ventaja y triunfo seguro, y en numerosos casos muestran un historial de fracaso repetido. De hecho, la sobredotación no siempre se refleja en las calificaciones, aunque si estamos atentos, podemos detectar otros muchos indicios que nos den pistas sobre sus capacidades.

Un ejemplo: Ana, una niña de 8 años que mucho más tarde fue evaluada con altas capacidades y que nunca destacó por sus calificaciones, un día preguntó a su padre sobre las hipotecas.

Tras la explicación de éste sobre el esfuerzo que suponía pagar un dinero al banco a lo largo de muchos años, la respuesta de la niña fue todo un análisis de riesgos de futuro: ¿Y si os pasara algo, tendría yo que pagar lo que queda?

Motivados y responsables

“Son niños con una alta motivación por las tareas escolares y por hacer todo lo que el profesor pide”. No siempre es así, porque muchas veces sus intereses no tienen nada que ver con el entorno escolar, y no prestan la menor atención en clase sencillamente porque no les interesa.

No necesitan ayuda 

Nada más lejos de la realidad, estos niños necesitan ser guiados en su aprendizaje, de la misma manera que el resto.

Tener un alto CI puede ser comparado a tener en nuestro ordenador un disco duro muy potente, pero eso no implica que los datos ya estén instalados.

Es cierto que los niños con alta capacidad aprenden más rápido, pero también lo es que necesitan a una persona que los guíe en el proceso, y aunque pueden ser más autónomos, igualmente necesitan ser corregidos o premiados y que se valoren sus logros.

Socialmente inadaptados o torpes

Otro mito sobre las personas con alta capacidad es que son más propensos a los desequilibrios psicológicos. Son insociables y en definitiva inadaptados socialmente.

Pero no tienen más problemas psicológicos que el resto de la población y la probabilidad de que tengan problemas psicológicos es la misma que en el caso de una capacidad intelectual normal. De hecho, sus habilidades sociales y su vida social pueden ser tan buenas como las del resto de sus compañeros. Además, se cree que son torpes y habitualmente poco capacitados físicamente.

Aunque a priori no hay ninguna razón para que los niños superdotados posean unas dificultades motoras específicas, se ha observado que algunos se han saltado alguna etapa, como por ejemplo el gateo, pudiendo acarrear una serie de problemas que se han de tener en cuenta a la hora de preparar una acción psicomotriz. Sin embargo, en general, no aparecen problemas en este sentido.

Saben que son diferentes

El niño superdotado a menudo se siente diferente, pero no sabe por qué y en muchas ocasiones no entiende lo que le pasa, pudiendo incluso llegar a tener un acusado sentido de inferioridad e incomprensión.

De hecho, con frecuencia el diagnóstico supone un alivio ya que va a dar explicación a sus dificultades. Sin embargo, que el niño considere que esa cualidad sea un problema para él está más relacionado con lo que su entorno le haga saber.

Es positivo que entienda que esa diferencia es una buena cualidad y que debe disfrutarla y encauzarla.

La cuestión es que cometemos una serie de errores que hacen que su identificación sea realmente uno de los problemas principales, sencillamente porque no los vemos. Por eso, eliminar los mitos en torno a las altas capacidades es el primer paso para poder detectarlas.

Una vez detectados, llevar a cabo una evaluación correcta, partiendo conocimiento de su cerebro, nos ayudará a definir un perfil individual que incluya tanto fortalezas como debilidades, como paso previo al desarrollo de programas que nos permitan acompañarlos de forma eficaz en casa y en su educación.

Источник: https://www.educaciontrespuntocero.com/opinion/estudiantes-con-altas-capacidades/

6 falsos mitos sobre los niños superdotados

Mitos sobre niños superdotados

Para muchos padres la palabra «superdotado» tiene significados erróneos porque es un término del que se han creado muchos mitos. Las películas, los libros y las series de televisión han dibujado una imagen del superdotado que es ficticia, no es real.

Lo primero que se piensa al oír la palabra es en el típico científico solitario y excéntrico que es brillante en el campo de las ciencias pero que se le dan muy mal las relaciones sociales. Nada más lejos de la realidad.

Para desmitificar esta idea primero tenemos explicar que es un superdotado.

Siendo la puntuación media de la población de 100 puntos, decimos que una persona tiene superdotación cuando obtiene un CI (cociente intelectual) superior a 130 en una prueba de inteligencia. Tal vez la más conocida es la escala Wechsler o el test Raven de matrices progresivas que nos da una medida de inteligencia sin la influencia de la cultura de la persona.

Por otro lado, no debemos confundir los términos superdotado, prodigio, talentoso y genio, ya que no son lo mismo peor muchos se equivocan.

-Superdotado es el que obtiene más de 130 en todas las áreas de inteligencia y se cree que aproximadamente el 2% de la población se corresponde con estos niveles.

-Talentoso: es la que destaca en una capacidad concreta, pero no precisamente en todas. Una persona puede ser talentosa para las matemáticas pero no en el área verbal.

-Prodigio: un niño prodigio es aquel que destaca notablemente en un área antes de los 10 años superando a los adultos. Por ejemplo, Mozart.

-Genio: no solo obtiene más de 130 en un test de inteligencia si no que además innova, crea, inventa.

No debemos creer que los niños superdotados no son sociables

1. Tienen siempre muy buen rendimiento escolar

Gracias a las nuevas tecnologías y a la rápida difusión de la información este mito ya no es tan creído, sin embargo hasta hace unos años se pensaba de esta manera. Los niños superdotados no siempre sacan buenas notas. Es más, normalmente ocurre justo lo contrario.

Los niños con una alta inteligencia que no se diagnostica a tiempo dan problemas en el aula. Son contestones, inquietos, alborotadores y sus notas más bien son mediocres.

Es el resultado de un sistema educativo deficiente que no aporta las necesidades específicas que cada niño necesita.

Los niños superdotados se aburren en clase, desconectan y se pierden. Intentan hacer otras cosas con el fin de distraerse y pierden totalmente el interés por las actividades académicas, para ellos los deberes son un martirio, sobre todo los que son mecánicos.

Esta situación es bastante frustrante porque no necesitan repetir tanto las cosas para aprenderlas. Desgraciadamente, esto es algo que muchos profesores y padres no saben y se frustran cuando sus hijos se niegan a hacer los deberes.

¿Cómo te sentirías si tuvieses que hacer sumas de una cifra durante una hora todos los días?

2. Tienen problemas para socializar

Es otro falso mito. Un niño superdotado no tiene problemas para socializar, más bien ocurre lo contrario, suelen tener empatía y mucha labia, por tanto, las relaciones sociales las llevan bien.

¡Ojo! También depende del CI del niño, hasta 150 no hay ningún tipo de problema, sin embargo, por encima si que suelen ser niños (y adultos) que prefieren la soledad y tienden a aislarse, no mostrando mucho interés por las demás personas, seguramente porque no les estimule lo suficiente.

Es el caso del hombre conocido más inteligente del mundo, William James Sidis, con un CI entre 255- 300. Sabía más de 40 idiomas y sin embargo no le gustaba relacionarse…

Muchas veces sólo se atiende al niño con necesidades educativas cuando se nota que va mal en clase

3. Son capaces de aprenderlo todo solos

Es otro mito. Para empezar los niños superdotados son muy diferentes entre ellos, no solo en cuanto a inteligencia si no también en cuanto a curosidad y motivación.

Ni aun teniendo el mismo CI, no puedes comparar el rendimiento de un niño superdotado motivado al aprendizaje que otro que muestre desinterés.

Por eso, aunque tienen una gran facilidad para el aprendizaje es vital que haya un adulto que les vaya guiando durante todo el proceso.

El problema no se soluciona dejando al niño con libros y ejercicios de cursos superiores mientras el profesor se centra en el resto…

Que aprendan a una gran velocidad no significa que sean adivinos, necesitan que un profesor les enseñe a hacer las cosas y una vez que saben se les puede dejar más independencia.

A su vez el profesor también se encarga de motivarlo y proponerle proyectos de ampliación para que pueda ir satisfaciendo su curiosidad mientras avanza temario con el resto de la clase.

4. Los niños superdotados son excéntricos y lo seguirán siendo de adultos

Las personas con superdotación no son excéntricas ni tienen más probabilidades de tener un trastorno mental que el resto de la población. Sin embargo, si es cierto que en general son más sensibles al medio.

Digamos que uno de los motivos es que su cerebro tiene más conexiones interneuronales que el resto (está mejor conectado, funciona mejor y más rápido), sin embargo es un arma de doble filo porque sus neuronas también son capaces de captar más estímulos del medio y les afecta en mayor intensidad las cosas que ocurren a su alrededor.

5. Son todos precoces

Es una verdad a medias. La mayoría si lo son pero no todos, como ya decíamos antes depende de la motivación, lo curioso que sea el niño y el ambiente familiar que haya en casa, esos factores podrían enlentecer la adquisición de habilidades como la lectura o escritura.

6. ¿No solo el 2%?

Por último pero no menos importante, siempre se ha pensado que tienen superdotación el 2% de la población, pero últimamente se empieza a dudar.

Algunos académicos afirman que en realidad es más, incluso que podría haber 1 por cada 25 (a menudo confundidos con niños despistados, con TDAH o Asperger). No está claro porque desde el colegio no se evalúan a todos los niños.

Es más, solo se hace a los que tienen realmente problemas en clase, se les da prioridad a ellos, a los que «no van tan mal»y se desatienden al resto en ese sentido, porque en la mayoría de los casos la escuela no da abasto con tantos alumnos y pueden pasar años hasta que reciben la atención que necesitan. Por eso, si sospechas que tu hijo vive esa misma situación mete presión en el colegio (o ve a un particular) con el fin de que puedan darle una educación acorde a su edad mental.

Источник: https://www.bekiapadres.com/articulos/falsos-mitos-ninos-superdotados/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: