Molestias posnatales

Factores de riesgo postnatales

Molestias posnatales

Ya hemos comprobado que existen una serie de factores de riesgo prenatales y perinatales que pueden comprometer el correcto desarrollo de nuestro hijo.

Hoy veremos que también puede haber situaciones que tras el parto puedan influir en dicho desarrollo; son los llamados factores de riesgo postnatales. Éstos pueden ser de tipo ambiental o biológicos.

Pasemos a ver detenidamente cada uno de estos factores que se dan tras el nacimiento del bebé.

Factores de tipo ambiental

Entre los factores de riesgo ambiental nos encontramos aquellos casos donde la calidad del apego entre padres e hijos. Éste es un factor muy importante ya que la relacíón más importante en la vida de un niño es aquella que tiene con sus padres (en especial con la madre).

El estatus socioeconómico de la familia también es algo que puede repercutir en la evolución del niño, ya que tienen más posibilidades de generar algún tipo de enfermedad cardíaca o alguna enfermedad mental y/o física. Se cree que es debido al estrés y a las carencias que puden provenir de este tipo de situación.

También nos encontramos dentro de los factores de riesgo ambiental la adecuación de la red de apoyo familiar, especialmente en aquellos casos de embarazos adolescentes ya que, a pesar de llegar a ser madres maravillosas, necesitan un gran apoyo familiar y social para cuidar de sus pequeños, tanto a nivel económico como a nivel emocional.

Factores de tipo biológicos

Podemos encontrarnos con factores de tipo biológico que afectan a su crecimiento. Bien sea por su prematuridad al nacer o por tener algún tipo de discapacidad, pueden existir problemas a la hora de tener una nutrición adecuada.

Podemos observar falta de crecimiento en niños que, por distintos motivos, no llegan a alcanzar el peso o la talla esperada para su edad cronológica.

Podemos diferenciar dos tipos de interrupción: la orgánica (es decir, aquella que se puede identificar por una razón de tipo médico, como pueden ser la poca coordinación de los órganos encargados de llevar a cabo la deglución, es decir: labios, lengua…

, o el reflujo gastroesofágico) o no orgánica (donde nos podemos encontrar con la deprivación materna y/o el abandono ambiental).

Las crisis convulsivas son otro tipo de factores de tipo biológico que pueden afectar al correcto desarrollo del niño. Dichas crisis son contracciones musculares que se suceden como consecuencia de descargas eléctricas anormales en las neuronas cerebrales. El origen de las convulsiones es muy variada, siendo la epilepsia la más frecuente.

Dentro de las convulsiones que se pueden dar en el niño, podemos diferenciar:

  • Crisis de ausencia: también llamada petit mal, ya que no se acompaña de ningún tipo de convulsión. Ocurre de forma repentina y origina una pérdida de conciencia en el niño de entre unos 5 y 15 segundos. Puede acompañarse de movimientos de los párpados o músculos de la cara, dilatación de pupilas y cambio del color de la cara.
  • Crisis tónico-clónicas: las crisis generalizadas se producen en un 4%-10% de todos los casos de epilepsia, llegando a durar esta crisis varios minutos. En primer lugar se da una pérdida de conciencia y rigidez de todo el cuerpo (fase tónica); seguidamente se da una fase donde existen movimientos del cuerpo en forma de sacudidas rítmicas (fase clónica) para terminar en un profundo sueño.
  • Convulsiones febriles: este tipo de convulsiones suelen estar asociadas con enfermedadesrespiratorias de fiebre alta, infecciones del oído, gripe y la vacuna contra tétano-difteria-tos ferina.
  • Crisis neonatales: en los recién nacidos, estas crisis suelen ser espasmos que se limitan a un único brazo o pierna, sacudida rápida en un grupo de músculos o una desviación tónica del tronco o de los ojos, de modo que no resultan fáciles de diagnosticar.
  • Espasmos infantiles: a este tipo de convulsiones también se les conoce como Síndrome de West. En él se dan una serie de movimientos rápidos de extensión y flexión en los que el cuerpo repetidamente se desplaza hacia delante y pueden producirse en intervalos de 10 minutos.

Otras enfermedades graves como la meningitis, las lesiones por accidentes y daño (por ejemplo, la afasia infantil ) o lesiones no accidentales (como el abuso o maltrato infantil) son también factores de riesgo que se pueden dar después del embarazo.

Conclusión

Hemos visto durante estos días algunos de los principales factores riesgos prenatales, perinatales y postnatales a los que están expuestos los niños para llevar a cabo un correcto desarrollo. Principalmente estas dificultades se centran en los problemas que se derivan de la condición de riesgo biológico más conocida: la prematuridad.

Foto | c r z en FlickrEn Bebés y más | «Nuestros prematuros, mucho más que estrellas de cine»: un vídeo homenaje a los bebés prematuros», Los bebés nacidos post término tienen mayor riesgo de epilepsia, Diez cosas que debemos saber sobre las vacunas, Nuevo medicamento para las convulsiones, Bebés con brazos de trapo: parálisis braquial obstétrica.

Источник: https://www.bebesymas.com/salud-infantil/factores-de-riesgo-postnatales

Embarazo y COVID-19: Cuidados prenatales y postnatales

Molestias posnatales

Tanto para las pacientes de maternidad que están listas para dar a luz a su bebé en las próximas semanas o para quienes recién se enteran que serán madres, las preocupaciones sobre los riesgos asociados con el COVID-19 puede que sigan aumentando.

Este tiempo sin precedentes de distanciamiento social y confinamiento puede generar muchas dudas sobre la salud y la seguridad de las nuevas mamás y sus bebés.

 Lo más importante que deben saber es que el lugar más seguro para dar a luz y tener sus controles siguen siendo los hospitales y los centros médicos.

Es por ello que nuestras sedes ya han implementado protocolos de seguridad para cuidar el bienestar de todos, incluidas las madres, los bebés, las familias y nuestro personal.

En cuanto a los cuidados prenatales y postnatales durante la pandemia, en el siguiente artículo de Clínica Internacional, te mencionaremos algunos tips que deberías tener en cuenta.

Cuidados prenatales

Las visitas prenatales de rutina son necesarias para controlar tu embarazo. Los médicos usan este tiempo para:

  • Saber más sobre tu historial de salud y embarazos previos
  • Controlar tu presión arterial
  • Evaluar tu aumento de peso
  • Escuchar los latidos del corazón del bebé
  • Hablar contigo sobre los movimientos del bebé
  • Responder cualquiera de tus preguntas
  • Calcular su fecha de parto
  • Saber el sexo de tu bebé, entre otros.

Tu primera visita obstétrica ocurre alrededor de las 8 semanas de embarazo. Volverás a reunirte con tu ginecóloga antes de las 12 semanas y luego mensualmente hasta las 28 semanas. Llegadas las 32 semanas, deberías tener una cita cada 2 semanas y, a partir de las 36 semanas; una vez por semana hasta que llegue el parto.

Algunos consejos que te brindará tu ginecólogo son:

  • Tomar vitaminas prenatales para obtener ácido fólico, calcio y hierro.
  • Realizar ejercicio regularmente para reducir el estrés, controlar tu peso, mejorar tu circulación y dormir mejor. Caminar, hacer pilates o practicar yoga son buenas opciones para las gestantes.
  • Realizar ejercicios de estiramiento para disminuir los calambres.
  • Evitar limpiadores fuertes o tóxicos.
  • Evitar levantar objetos pesados o estar de pie por largos periodos de tiempo.
  • Comer alimentos ricos en folato (lentejas, espárragos, naranjas, cereales, etc.) y en fibra.
  • Comer más pescado (excepto aquellos con un alto contenido de mercurio).
  • Ingerir entre cinco o seis comidas bien balanceadas al día.
  • Controlar tu peso. Aunque estés comiendo por dos, aumentar mucho de peso puede crear riesgos en el parto.
  • Limitar el consumo de cafeína.
  • Beber muchos líquidos. Durante el embarazo, tu sangre debe administrar oxígeno y nutrientes esenciales a tu bebé a través de la placenta y eliminar los desechos y el dióxido de carbono, lo que significa que tu volumen de sangre aumenta hasta un 50% para manejar toda esta actividad adicional. Debido a ello, debes beber una cantidad mayor de líquidos. Además, ayudarás a prevenir las hemorroides y el estreñimiento.
  • No beber alcohol.
  • No fumar, ya que disminuirías el flujo de oxígeno a tu bebé causándole daños.
  • Usar protector solar.
  • Dormir lo suficiente.
  • Practicar las técnicas de respiración para embarazadas.
  • No tomar medicamentos de venta libre sin una consulta médica.
  • Usar zapatos cómodos y que no tengan ninguna restricción.
  • Lavarte las manos con frecuencia para evitar las infecciones.
  • Saber cuándo acudir a emergencia o llamar a tu médico. En caso presentes dolores de cualquier tipo, fuertes calambres, contracciones a intervalos de 20 minutos, sangrado vaginal o pérdida de líquido, mareos o desmayos, dificultad para respirar, náuseas y vómitos constantes, hinchazón de las articulaciones, disminución de la actividad del bebé, llama inmediato a tu médico.

Recuerda que los consejos anteriores pueden variar de mujer a mujer.

Cuidados postnatales

Durante el período posparto, es decir, las primeras seis semanas después del parto, debes aprender a adaptarte y a curar todas tus heridas. En este periodo de tiempo, podrás unirte más a tu bebé y seguir los chequeos necesarios.

Algunos consejos que podemos brindarte son:

  • Sé paciente. Un nuevo bebé es un ajuste para toda la familia y puede cambiar la dinámica que tienes con tu pareja. Lleva tiempo adaptarse, pero lo resolverán juntos.
  • Habla con tu familia. Si tienes hijos pequeños, conversa con ellos para que no se sientan excluidos.
  • Batalla contra la depresión posparto. Es normal que muchas mujeres se sientan tristes luego de dar a luz o incluso experimenten cambios de humor o sentimientos negativos. Todo esto es causado por cambios hormonales y los síntomas pueden incluir llantos inexplicables, irritabilidad, insomnio, tristeza e inquietud. Si estos duran más de dos semanas, visita a tu médico.
  • Evita la congestión mamaria. Debido a que tus senos se llenarán de leche un par de días después del nacimiento, podrías sufrir hinchazón en ellas. Para aliviar las molestias, aplica una compresa fría o tibia en tus senos.
  • Debes seguir comiendo alimentos ricos en fibra y beber muchos líquidos para estimular tu actividad intestinal.
  • Debido a los cambios en el piso pélvico luego del parto, debes realizar ejercicios de kegel y cubrir el área con compresas frías para ayudar a su recuperación.
  • Usa toallas sanitarias si sufres de flujos vaginales, los cuales son muy comunes luego del parto. Así es como tu cuerpo elimina la sangre y el tejido del útero.

También te interesará: Consejos de cuarentena para controlar el dolor lumbar durante el embarazo.

¿Cómo puedes asistir a tus citas y evaluaciones programadas durante este período de restricciones?

Con el brote del COVID-19, muchas madres están nerviosas por ir a las citas médicas.

 Afortunadamente, con el fin de disminuir los riesgos para las mujeres embarazadas, hemos iniciado un módulo de atención alternativo gracias a Internet: la telemedicina.

 A través de una videollamada, podrás conocer cómo vas con tu embarazo y recibirás algunas recomendaciones de tu médico.

¿Qué precauciones debes tomar si estás embarazada?

Es recomendable que las mujeres embarazadas sigan las medidas preventivas generales para evitar la propagación del virus y se contagien. Estas incluyen lavarse las manos, evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, quedarse en casa si presentan algún síntoma y no entrar en contacto con personas enfermas.

¿Debes ir al hospital si sientes síntomas?

Las mujeres gestantes deben llamar a su médico antes de ir al hospital si presentan los síntomas del COVID-19. Es preferible que no acudan a un centro de salud a menos que sea realmente necesario, es decir, si presentan problemas para respirar u otra complicación relacionada al embarazo.

Dado que los síntomas son similares a los de la neumonía, la gripe y el resfriado común, solo una prueba de diagnóstico puede confirmar si la futura madre padece del nuevo coronavirus.

En Clínica Internacional, te ayudaremos en lo que necesites ya que contamos con los mejores especialistas, quienes tratarán tus problemas de salud. Si deseas reservar una cita, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.

Con más de 50 años de experiencia en el sector salud, en Clínica Internacional, ofrecemos la mejor atención médica del país. Nuestro staff médico altamente capacitado y la tecnología de punta con la que trabajamos nos permiten tratar más de 20 especialidades, asegurando tu bienestar y el de tu familia.

Источник: https://www.clinicainternacional.com.pe/blog/embarazo-covid19-cuidados-prenatales-postnatales/

Can Allergies Cause Jaw Pain? | ZYRTEC®

Molestias posnatales

Por Kristen Stewart

Cuando sufres dolor de mandíbula, es posible que automáticamente busques causas como el bruxismo o el dolor de muelas. Sin embargo, al pensar en lo obvio, podrías pasar por alto algo tan simple como las alergias que causan dolor de mandíbula.

Sigue leyendo para averiguar cómo las alergias pueden causar dolor de mandíbula.

En primer lugar, para ayudarte a determinar si podrías estar padeciendo alergias, te ofrecemos una guía elemental sobre qué son las alergias, qué las causa y quiénes tienen mayor riesgo de contraerlas.

¿Es una alergia o un resfriado?

Las alergias afectan a más de 50 millones de personas en los Estados Unidos cada año, y muchas de ellas padecen rinitis alérgica. También conocida como fiebre del heno, sus síntomas son tan frecuentes como molestos: estornudos, goteo nasal y ojos llorosos con picazón, por nombrar algunos.1

Si bien comparten algunos síntomas en común con las alergias y el resfriado, notarás algunas diferencias clave.

Los resfriados son contagiosos y las personas a menudo contagian a otras sin darse cuenta en los dos días previos a la aparición de sus síntomas.

Pueden estar acompañados de fiebre baja, dolores y molestias. Esta enfermedad común también puede desarrollarse gradualmente en un par de días.2

Por otro lado, los virus no causan alergias, así que no puedes contagiar de alergia a nadie. Se producen cuando el organismo se encuentra por primera vez con una sustancia normalmente inofensiva y crea anticuerpos contra ella.

Cuando el organismo se encuentra con la sustancia otra vez, los anticuerpos existentes le indican al sistema inmunitario que envíe sustancias químicas como la histamina al torrente sanguíneo para combatir al invasor.

La respuesta inmunitaria causa síntomas desagradables de alergias y a menudo aparecen repentinamente en lugar de gradualmente.3 Completa nuestro cuestionario de alergia versus resfriado para averiguar cuál de los dos padeces.

Causas y factores de riesgo de las alergias

La rinitis alérgica suele presentarse en dos formas: estacional y perenne. Como su nombre sugiere, las alergias estacionales afectan en momentos previstos del año, mayoritariamente en primavera, verano o principios de otoño. Los principales causantes tienden a ser el polen del césped, los árboles y las malezas, así como las esporas de moho transportadas por el aire.

Las personas con alergias perennes las padecen todo el año. Los desencadenantes tienden a ser exposiciones durante la vida cotidiana como la caspa animal, los ácaros del polvo, las cucarachas o las esporas de moho, en lugar de la vegetación o las condiciones al aire libre.4

Si bien es más probable que las alergias afecten durante la infancia, pueden desarrollarse en cualquier momento de la vida de una persona. Las reacciones pueden variar de leves a graves.5

Lamentablemente, no puedes controlar la mayoría de los factores de riesgo que desencadenan la fiebre del heno. Las personas que ya padecen alergias, asma o eczema son más propensas a padecer fiebre del heno.

Y si un padre, una madre, un hermano, una hermana u otro pariente de sangre sufre de alergias o asma, las probabilidades de tener fiebre del heno aumenta.

Pero puedes controlar un factor de riesgo si te expones menos a los alérgenos como la caspa animal o los ácaros del polvo.

Las alergias, los senos nasales y el modo en que pueden causar dolor de mandíbula

Cualquier persona que padece esta enfermedad sabe que las alergias pueden causar estragos en el cuerpo. Además de los conocidos estornudos, resfriados y ojos llorosos rojos, puedes experimentar goteo posnatal, tos y fatiga.6 Las alergias también pueden obstruir los senos nasales. Debido a esto, podrían ser el causante de tu molesto dolor de mandíbula.7

Probablemente relaciones los problemas de los senos nasales con la presión nasal. Pero las alergias pueden causar dolor en la mandíbula inferior, así como la sensación de presión general, especialmente si los senos nasales maxilares están obstruidos.

Los senos nasales inflamados e hinchados pueden afectar varias zonas del rostro y la cabeza, y dar lugar a problemas que van desde dolores de cabeza y dolores de oído hasta sensibilidad facial cerca de los ojos y la nariz que se expande hasta la mandíbula.

8

Es posible que las alergias estacionales puedan causar dolor en la mandíbula de otras formas, aunque se requiere más investigación sobre el tema.

Los frecuentes estornudos y la tos obligan a abrir la boca, lo que podría provocar tensión muscular y esfuerzo por uso excesivo, además de causar problemas en la mandíbula. Del mismo modo, una nariz congestionada puede hacerte respirar por la boca por la noche.

Si mantienes la mandíbula abierta toda la noche, es lógico que te despiertes con molestias en la mandíbula.9

En el caso de las personas que tienen un trastorno de la articulación temporomandibular (diagnosticado o no), es posible que las alergias puedan exacerbarlo y causar un mayor dolor en la mandíbula. Sin embargo, los senos nasales son la clave por la cual las alergias causan dolor de mandíbula.

La explicación de los senos nasales

Muchas partes del cuerpo reciben mucho amor. Tratamos de comer bien y hacer ejercicios para el corazón y de mantenernos comprometidos con la vida social y con nuestra mente para que siga ágil a medida que envejecemos. Sin embargo, las personas a menudo descuidan sus senos nasales.

Los senos nasales solo pueden volverse el centro de atención si ocurre algún problema.

Pero vale la pena entender más sobre los senos nasales, y es especialmente importante si experimentas dolor de mandíbula, porque la presión y el dolor en los senos nasales puede irradiarse por todo el rostro.

Los senos nasales también se llaman senos paranasales. Son bolsas o cavidades llenas de aire ubicadas en el cráneo y los huesos faciales que se conectan con la nariz a través de una abertura conocida como ostium.

Hay 4 tipos de senos nasales, que se encuentran en pares y cada uno se sitúa a cada lado del rostro

  1. Senos nasales frontales
    • Grandes cavidades en el hueso frontal que crean la parte inferior de la frente y se extienden sobre las cejas y la cuenca de los ojos. El tamaño y la forma varían según cada persona
  2. Senos nasales etmoides
    • Múltiples cavidades pequeñas ubicadas entre la nariz y los ojos.
  3. Senos nasales maxilares
    • Son el tipo más grande de senos nasales con tres cavidades en forma de pirámide que apuntan hacia adentro, hacia abajo y hacia el costado.
  4. Senos nasales esfenoides
    • Ubicados en el hueso esfenoides entre los ojos y detrás de la nariz.

Con la excepción de los senos nasales frontales, cada tipo de seno nasal es del tamaño de un guisante al nacer y crece a medida que lo hace la persona.

En su máxima capacidad, tiene la dimensión de una nuez.

Los senos nasales tienen muchas finalidades importantes

Reducir el peso de la cabeza

Ayudar a crear la voz reconocible de una persona y darle resonancia

Prevenir lesiones derivadas de impactos

Humedecer el aliento para evitar que la nariz se reseque

Aislar y proteger la nariz de los cambios rápidos de temperatura

Atrapar el polvo, los alérgenos y los patógenos para mantener el cuerpo sano

Generalmente, cuando oímos hablar de caries, es cuando recibimos malas noticias en el consultorio del dentista, pero las cavidades sinusales son nuestras aliadas. Revisa nuestra página sobre las 6 cosas que hay que saber sobre los senos nasales y conoce sobre la importantísima función que desempeñan para mantenernos bien y sanos.

Como muchas partes del cuerpo, los senos nasales no son inmunes a los problemas.

La sinusitis alérgica suele venir acompañada de los síntomas habituales de la alergia, como estornudos, congestión nasal y picazón en los ojos, nariz y garganta.

10 Los dolores de cabeza de la alergia también pueden ocurrir con molestias faciales en la zona de los senos nasales. El dolor puede ubicarse en toda la región o a veces solo en un lado.11

Cómo cuidar la salud de los senos nasales

La buena noticia es que puedes tomar medidas para mantener tus senos nasales sanos, y esto podría ayudar a aliviar y prevenir el dolor de mandíbula.

Una de las medidas que puedes tomar es controlar las alergias para mantener los síntomas bajo control.

Las alergias pueden causar inflamación en la nariz y los senos nasales, que a su vez impiden la liberación del moco, lo cual puede derivar en una infección.

Además, considera la posibilidad de usar aerosoles nasales de solución salina para mantener la nariz húmeda. Esta práctica asegura que los cilios actúen en su nivel óptimo para despejar las vías respiratorias y eliminar residuos. También puedes irrigar los senos nasales con un lavado de solución salina para darles humedad y eliminar el polvo, el polen y otros cuerpos extraños. 12 13

Tenga cuidado con los factores irritantes como la contaminación y el humo. El cloro que se encuentra en las piscinas tratadas con cloro también puede irritar e inflamar las fosas nasales y los senos nasales. Si es posible, opta por nadar en piscinas de agua salada o en  aguas naturales para evitar una exposición excesiva al cloro.14

Mantener una buena salud en general también puede ayudar a mantener lejos los problemas sinulales. Come alimentos saludables, haz ejercicios habitualmente, duerme lo suficiente y controla el estrés para estimular el sistema inmunitario y mantener lejos los resfriados y las gripes.

Evita tomar antibióticos o esteroides si es posible ya que interrumpen la microbiota en los senos nasales y pueden permitir que los patógenos proliferen.15 Por último, puede sonar obvio, pero no olvides lavarte las manos.

Lavarte las manos puede desempeñar un gran papel en disminuir las enfermedades y los problemas sinusales.16

Encuentra el tratamiento adecuado para aliviar el dolor de mandíbula

Si tienes dolor de mandíbula intenso o duradero, es recomendables que hables con un profesional médico. Pero si padeces de molestias en la mandíbula y alergias, algunas precauciones simples pueden ayudarte a sonreír, sin dolor,  en poco tiempo.

Kristen Stewart es una escritora independiente que se especializa en temas relacionados con la salud y el estilo de vida. Vive en Nueva Jersey con su esposo, tres hijos y dos gatos muy demandantes.

[1]https://acaai.org/news/facts-statistics/allergies
[2]https://www.zyrtec.com/allergy-guide/allergy-essentials/allergies-or-cold
[3]https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/hay-fever/symptoms-causes…
[4]https://acaai.org/news/facts-statistics/allergies
[5]https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/allergies/symptoms-causes…
[6]https://www.

mayoclinic.org/diseases-conditions/hay-fever/symptoms-causes…
[7]https://acaai.org/allergies/symptoms/allergy-headaches
[8]https://omfs.com.au/patient-information/news-updates/can-allergies-cause…
[9]https://www.newsmile4u.com/blog/allergy-symptoms-can-hide-tmj/
[10]https://www.cedars-sinai.edu/Patients/Health-Conditions/Allergic-Sinusit…

[11]https://acaai.org/allergies/symptoms/allergy-headaches
[12]https://blogs.bcm.edu/2014/06/25/ten-tips-to-avoid-sinus-infections/
[13]https://medlineplus.gov/ency/patientinstructions/000801.htm
[14]https://blogs.bcm.edu/2014/06/25/ten-tips-to-avoid-sinus-infections/
[15]https://www.nature.com/articles/s41598-019-53975-9
[16]https://www.cdc.

gov/handwashing/why-handwashing.html

Источник: https://espanol.zyrtec.com/allergy-guide/understanding-allergies/symptoms/jaw-pain

Molestias posnatales

Molestias posnatales

¡Por fin has dado a luz! Tras comprobar, eso sí, que todas las maravillas del embarazo tienen tanto de realidad como la leyenda del canto de las sirenas. Pero ya tienes a tu hijo en brazos, disfrutas de su mirada inocente, su olor a bebé, sus divertidos gorjeos… ¡Un momento! Espera… ¿Qué es eso que me tira? ¡Los puntos de la episotomía!

Indice

Si pensabas que las molestias y las pequeñas dolencias consecuencia de la gestación se quedarían en el paritorio te has equivocado.

El parto trae consigo otras “lindezas” que refuerzan la idea de la existencia del instinto maternal, porque de otro modo no entiendes cómo la raza humana no se ha extinguido aún.

Así que prepárate, después de la llegada del bebé, experimentarás algunos cambios – tanto físicos como emocionales. La episiotomía, la cicatriz de la cesárea, la hinchazón del pecho… Te mostramos algunos remedios para aliviar estos pequeños incordios postnatales

La episiotomía

Durante el parto, sobre todo si es el primero, se realiza una episiotomía, una incisión en el perineo para ensanchar el canal de salida y evitar un desgarro del tejido. Un corte limpio efectuado por el tocólogo o profesional de la medicina siempre será más fácil de cuidar que una ruptura traumática.

Ahora bien, que las consecuencias de esta pequeña intervención quirúrgica es cuanto menos molesta no debe sorprendernos: parte del suelo pélvico, la vulva y los músculos perineales han sido sometidos a una incisión y cosidos después, por lo que es necesario esperar un poco a que la zona se recupere y vuelva todo a su sitio. Mientras tanto si sientes la tirantez de los puntos –especialmente al sentarte y ponerte de pie- trata de descansar, no permanecer mucho tiempo de pie ni hacer movimientos bruscos. La incisión tardará en cicatrizar entre 4 y 6 semanas y la incomodidad suele cesar cuando se reabsorben los puntos.

Como te indicarán en el hospital, la episiotomía debe mantenerse siempre limpia y seca para facilitar la cicatrización y evitar infecciones. Para ello debes lavar los genitales después de orinar o defecar y secarlos bien dando palmaditas (sin frotar) con una toalla limpia o con un secador de pelo.

Para prevenir molestias evita el estreñimiento con una alimentación rica en fibra. Realiza varias veces al día los ejercicios de Kegel (contrae y relaja los músculos del perineo como si estuvieses reteniendo la orina).

En caso de dolor te recomendamos tomar baños de asiento con agua tibia o aplicar compresas de manzanilla o infusión de olmo o bien una bolsa de hielo en la zona. Notarás alivio en la hinchazón.

Pezones agrietados

Una de cada cuatro mujeres padece esta engorrosa molestia. Las pequeñas fisuras o grietas de los pezones aparecen al principio del alumbramiento y las razones son diversas.

Una de ellas es el tipo de piel, ya que las claras, por ejemplo, son más frágiles que las oscuras; el origen también puede estar en el uso de sujetadores sintéticos, una alimentación muy ácida, etc.

Pero la razón más frecuente suele ser una incorrecta forma de dar de mamar al bebé.

Las grietas son más fáciles de prevenir que curar, por lo que es mejor actuar en cuanto se empiece a notar el primer dolor. Generalmente, si la causa es la mala postura del niño al mamar, el dolor se calma cuando se le coloca correctamente (toda su boca debe cubrir la areola). Después aunque las grietas sigan, no dolerán tanto y se curarán solas poco a poco.

No debes olvidar, para atenuar esta dolencia, secar bien los pezones después de darle el pecho a tu recién nacido. Para eliminar toda la humedad posible, causante de la aparición de grietas, emplea también discos absorbentes.

Para aminorar el dolor usa una bolsa de gel o una bolsa de guisantes congelados y aplícatela en el pezón. Existen en el mercado una amplia oferta de cremas y bálsamos eficaces contra las fisuras en los pezones que pueden servirte de gran ayuda.

Igualmente si el dolor es muy intenso puedes probar el uso de pezoneras, pero recuerda que si el problema es una succión incorrecta por parte del niño, las pezoneras no le ayudarán a hacerlo bien. Si notas alivio, retíralas en cuanto se cure la grieta.

 

Cuando las grietas y el dolor continúan a pesar de que se ha corregido la postura, entonces las grietas pueden tener otro origen, fundamentalmente bacteriano.

Probablemente las grietas que ya estaban permitan la entrada de bacterias que provocan la infección o, al revés, las bacterias originan la aparición de las grietas, pero el caso es que producen dolor al amamantar y evitan que se curen los pezones.

Consulta a tu médico para descartar una posible infección o bien poner un tratamiento antibiótico.

Pechos hinchados

Es normal que sientas los pechos doloridos, sensibles e incómodamente hinchados. Están llenos de leche y listos para comenzar a alimentar a tu bebé, aunque las subidas de leche posteriores también pueden ser un poco dolorosas.

¿Qué puedes hacer para atenuarlo? En primer lugar debes saber que la situación mejorará en cuanto se establezca un patrón de lactancia. Para activar la circulación sanguínea, puedes darte duchas de agua caliente o colocarte paños con calor. Asegúrate también de utilizar un sujetador adecuado de lactancia que te recoja el pecho firmemente.

El alivio puede conseguirse asimismo exprimiéndolos manualmente y poniendo a tu bebé al pecho cuando lo pida. Procura evitar el sacaleches.

La cicatriz de la cesárea

Es habitual que la cicatriz de la cesárea moleste durante las semanas posteriores, incluso los meses siguientes. Es la consecuencia de un parto quirúrgico en el que se realiza una incisión en el abdomen y en el útero.

Un parto por cesárea requiere un periodo más largo para recuperarse que uno vaginal. Estarás más vigilada durante tu estancia en el hospital y tu permanencia allí será más prolongada, alrededor de 5 días.

Tal vez hasta que no llegas a casa no eres consciente de lo que te ha afectado la cesárea. No durará mucho, pero no te sentirás completamente recuperada hasta pasado al menos un mes.

Si ha sido necesario realizarte una cesárea tu médico te dará las instrucciones para el cuidado de la sutura. Deberás reposar e intentar no subir escaleras o realizar esfuerzos como levantar peso.

Sequedad vaginal

Tras el embarazo, los ajustes hormonales, además de desequilibrar tu termostato interior haciéndote sentir frío o calor, pueden favorecer la sequedad vaginal ya que la mucosa está irritada y necesita un tiempo para recobrar sus funciones.

Este problema tiene su importancia en la medida en que de su recuperación depende también el retorno de las relaciones sexuales placenteras y sin dolor.

Para conservar la lubricación, el aseo íntimo debe hacerse con productos específicos, que no contengan jabones y sobre todo no utilizar antisépticos, pues destruyen las defensas naturales, dejando la puerta abierta a las infecciones como candidiasis o vaginosis. Por ello es importante asearse además después de cada relación sexual.

Entuertos

El útero vuelve al tamaño que tenía durante el cuarto mes de gestación justo después del parto. Harán falta unas seis semanas para que recupere el tamaño original previo al embarazo. Pero a medida que el útero se reduce a su tamaño anterior, puede que sufras algunos calambres bastante fuertes, parecidos a los de la regla, sobre todo al dar de mamar.

Se debe a la acción de la hormona oxitocina, liberada con la succión del niño. Esta hormona controla la subida de leche a los pechos, provoca la contracción de los músculos del útero y el cierre de las venas que nutrían la placenta. Estos dolores suelen durar más o menos una semana; el primer día son más frecuentes, después irán disminuyendo hasta desaparecer.

Y son más dolorosos con el segundo hijo y posteriores.
 

Plan de recuperación posparto

Dar a luz es un duro trabajo y los días posteriores al alumbramiento son jornadas marcadas por una mezcla de alegría y agotamiento. El descanso, la alimentación y el ejercicio serán factores determinantes a la hora de iniciar tu recuperación física.

Descansa: Parir ha provocado numerosos cambios en tu cuerpo, todos ellos controlados por inmensos ajustes hormonales; descansar lo suficiente facilita el desarrollo de un equilibrio saludable. Intenta hacer siestas durante el día para compensar la pérdida de sueño nocturno y acepta la ayuda de familiares y amigos.

Aliméntate bien: Una dieta sana tras el alumbramiento tiene varios objetivos: favorecer la recuperación de tu cuerpo, recargar las energías agotadas durante el parto y ayudarte a perder peso. Presta atención a las recomendaciones de tu médico.

Añade alimentos ricos en hierro ya que los partos concluyen con una gran pérdida de sangre y el amamantamiento hace uso de tus reservas. Incluir alimentos ricos en hierro en tus comidas restaurará tu energía. Incorpora la vitamina C, es muy útil para sanar heridas.

Haz comidas escasas y frecuentes, que favorecerán que el cuerpo se deshaga de los kilos sobrantes.

Haz ejercicio: Al principio deberás tomártelo con calma y hacer suaves ejercicios para mantenerte saludable y contribuir a la pérdida de peso. Durante las primeras semanas sal a caminar, después podrás centrarte en el fortalecimiento de tus músculos abdominales. Si colocas los pies en una silla para practicar las flexiones abdominales protegerás el suelo pélvico.

Episiotomía

Definición:

Es una incisión quirúrgica que se realiza en el periné de la parturienta en el momento de dar a luz para facilitar la salida del bebé, evitar desgarros y prevenir la distensión exagerada de los músculos.

No siempre se tiene que realizar en un parto, depende de la dilatación de la madre y de su suelo pélvico.

Síntomas:

Ninguno.

Tratamiento:

Tarda unos 10 días en cicatrizar y durante este tiempo puede doler o tirar. Es necesario una higiene escrupolosa de la zona para que no se infecte.

Para evitar la episiotomía, se recomienda practicar los ejercicios de kegel durante el embarazo.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/molestias-posnatales-962

Ser mamá: embarazo y terapias complementarias

Molestias posnatales
Contenido:

Hoy en día, muchas mujeres jóvenes que viven con VIH están decidiendo convertirse en mamás. Las madres con VIH tienen que someterse a una serie de controles prenatales y posnatales rutinarios y, además, incrementar el número de visitas a su médico de medicina interna y ser tratadas en la consulta de alto riesgo obstétrico.

Independientemente del estado serológico de la mujer, el embarazo supone todo un reto tanto a nivel físico como psicológico. Contar con una información adecuada es fundamental en este período de cambios. El tiempo de gestación es de 40 semanas a partir del primer día de la última menstruación, y suele dividirse en tres trimestres.

Primer trimestre

Se confirma el embarazo y, por lo general, las mujeres se sienten felices y contentas. Es un período lleno de molestias, aunque no todas las mujeres lo viven de este modo; muchas experimentan más energía y no sufren trastornos.

El feto comienza a formarse y el cuerpo de la mujer se tiene que adaptar a la nueva situación. Se puede sentir un aumento en la frecuencia de la micción, náuseas y vómitos, mareos y cansancio extremo. También un incremento en el tamaño de los pechos, acompañado de dolor y picores, un abultamiento en el abdomen y un ensanchamiento de la cintura.

Asimismo, se produce más inestabilidad emocional, con períodos de mucha exaltación y otros de llanto; esto es normal y se debe a la acción de la revolución hormonal que tiene lugar en el organismo. Pero también, gracias a su acción, mejorará la textura de la piel, el cabello estará más sedoso, los ojos brillarán de un modo especial, y se sentirán y las verán más guapas.

Durante los tres primeros meses, no se recomienda la práctica de ejercicio físico ni de actividades extenuantes.

Segundo trimestre

En esta fase, el embarazo ya es evidente y sale la típica panza de la embarazada: ha llegado el momento de cambiar la talla de ropa. Además, el bebé comienza a dar las primeras pataditas. A través de estos movimientos fetales, tanto la madre como el padre ya lo pueden sentir y desarrollan la conciencia de que están esperando un bebé.

Es un período en el que las molestias del primer trimestre desaparecen y la mujer se siente pletórica. Pueden presentarse congestión nasal, estreñimiento, digestiones más pesadas y ardores de estómago, ciática por la sobrecarga, contractura de la espalda y lumbalgia. Se recomienda pasear al menos una hora diaria y empezar a practicar gimnasia para embarazadas.

Debido a las alteraciones hormonales, las mujeres pueden sufrir cambios en la pigmentación de la piel. A algunas les afloran manchas en el rostro, lo que se conoce como la máscara del embarazo o la línea negra, una pigmentación oscura en forma de línea desde el pubis al ombligo.

En general, los niveles hormonales se estabilizan y la mujer se siente más tranquila y serena. El instinto maternal aumenta y la futura mamá, de forma natural, se acaricia la tripa y comienza a comunicarse con el bebé.

A partir del sexto mes y medio de gestación, es aconsejable inscribirse en un curso de educación prenatal, donde se aprenderá cómo llevar armoniosamente los cambios fisiológicos, manejar las emociones, prepararse para el parto, en caso de que sea vaginal, y para la lactancia materna, si es que puedes llevarla a cabo. También te enseñarán los cuidados básicos para el recién nacido en cuanto a alimentación, higiene, cuidado del ombligo y necesidades afectivas.

Aprenderás técnicas de visualización, relajación y respiración. Si tu pareja puede acompañarte, sería estupendo que pudierais compartir este aprendizaje.

Tercer trimestre

Los últimos tres meses vienen marcados por el incremento del volumen del vientre, ya que es la fase en que el bebé crece más rápidamente, preparándose para su nacimiento.

El ritmo se vuelve más lento, dado que, por el aumento de peso, la mujer se puede sentir más fatigada.

Pueden presentarse dolores en piernas, ingles, sacro y espalda, retención de líquidos debido a trastornos circulatorios, una mayor necesidad de micción y las antiestéticas estrías, que puedes evitar aplicando a diario aceite de rosa mosqueta.

Entre el séptimo y octavo mes, el bebé adoptará su posición definitiva dentro del útero, con la cabeza hacia abajo, lo que puede hacer sentir a la mujer ciertas molestias en esa zona.

Yoga prenatal

Está especialmente diseñado para que la madre se prepare a nivel físico y psíquico durante el embarazo.

A través de ejercicios sencillos, el cuerpo va obteniendo flexibilidad, se sueltan tensiones físicas producidas por los cambios en el organismo, mejora la circulación sanguínea previniendo la aparición de varices y la retención de líquidos, se fortalece la columna y la pelvis, se favorece la digestión y el tránsito intestinal, y también se facilita el sueño y reduce el estrés. Aprenderás a respirar de modo consciente y la respiración se convertirá en una poderosa herramienta para los momentos de tensión. Se puede comenzar a practicar a partir del tercer mes de embarazo.

Haptonomía

Es la ciencia de la afectividad. Mediante este método se ayuda a la mujer embarazada y su compañero a que tomen conciencia del niño por nacer, y, a través del contacto físico, se crean los primeros vínculos.

Ya en el vientre de la madre, el feto es un ser que necesita relacionarse con los demás. Tanto el padre como la madre, por el tacto consciente, establecen un lazo afectivo con el bebé que se mantendrá toda la vida.

Se inicia sobre el cuarto o quinto mes, cuando el niño comienza a moverse.

Sofrología

Consiste en una serie de técnicas de relajación, respiración, visualización y ejercicios corporales que permiten a la futura madre tomar más conciencia de sí misma, facilitándole manejar de un modo más efectivo las molestias típicas del embarazo, como pueden ser el estrés o la depresión. Se recomienda empezar a practicarla a partir del quinto mes de gestación.

Homeopatía

Puede ser una gran alternativa a la medicina alopática durante el embarazo, ya que no tiene efectos secundarios. Se puede utilizar para todo tipo de trastornos psíquicos, problemas respiratorios, problemas digestivos, mareos, dolores musculares o de espalda, trastornos circulatorios, y como preparación al parto. Puedes empezar a tomar homeopatía desde el comienzo del embarazo.

Canto prenatal

Es un método a través del cual se rodea al bebé de un ambiente sonoro privilegiado a través del canto, estableciendo lazos profundos entre la madre y su hijo.

El feto reaccionará ante las diferentes melodías y el sonido de la voz de la madre estrechando el vínculo afectivo. También se trabaja la respiración, la posición corporal y la movilización muscular.

Puedes comenzar a partir del segundo trimestre.

Sistema de armonización intrauterina

Ya en el útero, el niño es un ser sensible que establece una estrecha relación con el mundo exterior, y en especial con sus padres.

A través de este sistema, podrás entrar en comunicación con tu bebé antes de nacer, estimularle y transmitirle confianza y seguridad.

Se emplean varias técnicas, como la recitación de afirmaciones positivas, visualizaciones y escritura creativa, danza, recopilación de cada fase en un diario, contar cuentos, escuchar música, en especial barroca, y meditaciones, entre otras.

Elije la terapia que más se adapta a ti y, antes de empezar, no olvides consultar con tu médico.

Si quieres saber más…

En internet:

DVD:

  • Ejercicios durante el embarazo I y II. Health and Fitness. World Discovery.
  • The Method: Baby and mom prenatal yoga. Instructora Gurmukh Kaur Khalsa.
  • En el vientre materno. National Geographic.

Lecturas:

Источник: http://gtt-vih.org/book/print/4742

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: