Ojos secos en el embarazo

Ojos secos en el embarazo

Ojos secos en el embarazo

A lo largo de la gestación los cambios que experimenta el cuerpo de la futura mamá son constantes. Y los ojos y la visión, ya afectados en esta etapa por el engrosamiento de la córnea y el descenso de la presión del líquido del globo ocular, tampoco se libran de la acción de las hormonas.

Indice

¿Qué es el Síndrome del Ojo Seco?

Algunas embarazadas presentan el llamado síndrome del ojo seco, que además de lo que su propio nombre indica, puede acompañarse de una sensación de punzadas, quemazón, irritación, ardor, enrojecimiento, picor, fatiga ocular, dificultad para usar lentillas o abrir el ojo al despertar, sensación de cuerpo extraño o arenilla, etc. Lógicamente estos síntomas están relacionados con una ausencia o deficiencia de lágrimas y la sequedad que esto provoca. Los cambios hormonales típicos del embarazo, también en esta ocasión, parecen estar detrás de esta afección. Las lágrimas cumplen una función importantísima: mantienen nuestros ojos hidratados para protegerlos de agentes externos, pero si no existe esta humedad los ojos se secan, se irritan, y escuecen. Cuando esto persiste en el tiempo puede llegar a ser realmente molesto e incómodo para quien lo padece, e incluso peligroso, ya que se corre el riesgo de padecer úlceras o infecciones.

En la gestación el síndrome de ojos secos, conocido en Medicina como queratoconjuntivitis seca, es frecuente. El ojo, en este periodo, sufre alteraciones físicas y las hormonas provocan un descenso en la producción de lágrimas, que en algunos casos pueden acarrear serias complicaciones.

¿Qué complicaciones se pueden producir?

Una deficiente producción de lágrimas puede ocasionar inflamación de córnea y conjuntivitis. La conjuntivitis es la inflamación o la infección en la membrana transparente (conjuntiva) que recubre el párpado y la parte blanca del globo ocular.

Los síntomas de la conjuntivitis pueden incluir: enrojecimiento de la parte blanca del ojo, inflamación, aumento de lágrimas, sensación de cuerpo extraño, picazón, irritación ardor, secreciones de os, costras en los párpados o las pestañas, etc. Para tratarla, se suele usa antibiótico tópico.

En los casos más severos, aunque poco frecuentes, puede dañarse e incluso infectarse la córnea. 

¿Qué hacer en estos casos?

No hay ningún tratamiento que prevenga la queratoconjuntivitis seca, pero pueden aplicarse medidas paliativas para mitigar sus síntomas.

El tratamiento más frecuente y eficaz de oftalmología pasa por asegurar el aporte de lubricación e hidratación necesario a los ojos con el uso de lágrimas artificiales, una solución que aplicada en gotas imita la composición de las lágrimas. En el mercado existe una amplia gama de productos para humedecer el ojo: pomadas oftálmicas, colirios, gotas, etc.

El médico recomendará lo más adecuado para cada caso. No obstante, la insuficiencia de lubricación ocular también es debida a otras causas ajenas al embarazo. En ocasiones, por ejemplo, es un síntoma asociado a algunas patologías.

Por ello es importante, antes de aplicar cualquier tratamiento, averiguar la naturaleza de la afección para descartar enfermedades serias o lesiones oculares. Además de las hormonas otros hábitos comunes pueden resecar nuestros ojos y poner en peligro nuestra salud visual. Durante la gestación debes poner especial atención para evitar estos otros factores que producen sequedad ocular. Por ejemplo:

Mala alimentación: Un déficit nutricional puede favorecer la sequedad ocular. El ojo es uno de los órganos más susceptibles de sufrir daños por carencia vitamínica, concretamente de vitamina A, que puede causar queratomalacia. Un exceso de consumo de alcohol también contribuye a agravar esta dolencia, así como la falta de hidratación.

Factores ambientales: Las altas calefacciones, el aire acondicionado o la contaminación atmosférica resecan el ambiente o evitan que el aire se renueve, lo que puede ser muy perjudicial para el ojo, que necesitará mayor hidratación.

Huye de espacios cargados de humo o polución y cuando no puedas evitar calefacciones, aires acondicionados o ventiladores, asegúrate de humedecer el aire usando aparatos específicos, colocando vasos de agua en la estancia o toallas húmedas sobre el radiador.

Ten cuidado también con el uso de lentes de contacto. 

Sobreexposición a monitores de ordenador: Las largas jornadas frente a un ordenador o a pantallas de otros dispositivos electrónicos (móviles, televisores, tabletas, etc.

) ayudan a desarrollar sequedad ocular y problemas de visión debido, entre otras cosas, a la reducción del parpadeo (que es lo que permite la lubricación del ojo) cuando estamos concentrados delante de una pantalla.

Limita el tiempo que permaneces mirando un monitor, parpadea a propósito a menudo y haz descansos frecuentes.

No dudes en consultar inmediatamente al médico si la sequedad, la irritación o el enrojecimiento en los ojos empeoran repentinamente, o sientes una pérdida de la visión.

¿Qué otros cambios visuales comporta el embarazo?

Las dioptrías de los ojos pueden verse afectadas en estos meses debido a la acción de la progesterona en el intercambio de líquidos que tienen lugar en la córnea.

La retención de líquidos o el aumento de estrógenos ocasionan cambios en el tamaño y curvatura de la córnea y el cristalino que pueden hacer que aparezca una leve miopía o esta aumente entre media y una dioptría. Lo bueno es que, normalmente, estas alteraciones no son permanentes.

Después del parto, sólo el 20% de las mujeres mantiene el aumento de dioptrías que sufrieron durante la gestación. Además, es más frecuente en mujeres que ya tenían miopía elevada.

Otros cambios en la visión están relacionados con enfermedades propias del embarazo, como la preeclampsia o hipertensión gravídica, que causa sensibilidad a la luz, visión borrosa, visión de puntos centelleantes, etc.  O la corionetinopatía serosa, la percepción de una mancha central o de líneas torcidas al leer.

Asimismo, pueden surgir trastornos vasculares oclusivos: causados por las obstrucciones de venas y arterias en la retina impiden el flujo de sangre por dichos casos, provocando pérdida de visión que se recupera después del parto.

Por último, la carencia de vitamina A puede causar xeroftalmía, que también provoca sequedad ocular. 

Conjuntivitis

Definición:

Inflamación y secreción de la membrana ocular causada por una bacteria, un virus o una reacción alérgica.

Síntomas:

Enrojecimiento, incomodidad, dolor y picor.

Tratamiento:

Antibiótico o colirio antiinflamatorio y antihistamínico según la causa. Para aliviar el dolor enjuagar el ojo con suero fisiológico y no compartir toalla con el enfermo para no trasmitir la infección.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/ojos-secos-en-el-embarazo-5854

La salud visual, la gran olvidada durante el embarazo

Ojos secos en el embarazo

Es de sobra conocido que durante el embarazo se producen múltiples cambios fisiológicos que afectan al organismo de la mujer. Y la vista no se ‘libra’ de estos efectos.

Sin embargo, los ojos son y siguen siendo los grandes olvidados durante la gestación.

A pesar, incluso, de que muchas embarazadas pueden notar visión borrosa o molestias oculares, sin darle la suficiente importancia, pese a que ciertos signos deben ser consultados con el especialista de manera inmediata.

Las madres embarazadas tienen que lidiar con una variedad de problemas (náuseas matinales, estreñimiento, ardor de estómago, somnolencia, entre otros), pero existen otros muchos cambios que son menos comentados pero no por ello irreales o menos importantes. Hablamos de los cambios en la visión.

Se crea o no, son un ‘efecto secundario’ común y normal del embarazo. Por ejemplo: La visión borrosa. Puede ocurrir durante cualquier etapa del mismo e, incluso, persistir mucho tiempo después de dar a luz.

De hecho, muchas mujeres experimentan cambios drásticos de la visión antes de que incluso sepan que están embarazadas.

Entre las causas frecuentes de esta alteración destacan las hormonas, las mismas que provocan la retención de líquidos en los tobillos o causan hinchazón de la cara también un aumento de la acumulación de líquido dentro del ojo, lo que puede afectar a la córnea.

La córnea y el cristalino son las lentes del ojo que tienen la capacidad de enfocar las imágenes en la retina de forma adecuada.

“Pero, durante el embarazo, al igual que se produce, como hemos comentado, un aumento en la retención de “líquidos” que resulta evidente en otras partes del organismo, también sucede en los ojos”, explica María Capote, oftalmóloga del Hospital La Milagrosa en Madrid.

Es decir, “estructuras como la córnea, pueden sufrir un aumento del grosor central secundario al proceso hormonal y a la retención de líquidos propia de la gestación. Y no sólo.

También se han descrito cambios en el grosor y curvatura del cristalino lo que produce una pérdida de la capacidad de acomodación.

En la mayoría de los casos, estos cambios son leves y transitorios, pero se producen en entre un 10-20% de las mujeres miopes”, insiste la doctora.

La buena noticia es que, aproximadamente, a las 6- 8 semanas tras el parto, estas anomalías desaparecen.

No obstante, es importante tener en cuenta que, en ocasiones, las usuarias de lentes de contacto, pueden notar una peor tolerancia a las mismas (sensación de cuerpo extraño, arenilla…) por el cambio de la curvatura corneal y el descenso de la producción lagrimal durante el tercer trimestre de gestación.

Por todo ello es no recomendable, salvo algunas excepciones, cambiar la graduación de las gafas o variar las lentillas durante la etapa gestacional. Para una mejor tolerancia a las lentes de contacto, la mujer gestante puede aplicar lágrimas artificiales que pueden ser prescritas por su oftalmólogo.

Además se debe tener en cuenta que aquellas embarazadas con enfermedades oculares asociadas como la miopía magna o el glaucoma deben seguir un control trimestral de su oftalmólogo, al igual que las que padezcan enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión u otras patologías autoinmunes.

A la hora del parto

Existe una idea preconcebida y extendida sobre la necesidad de recurrir a la cesárea en mujeres con altas miopías.

“Sin embargo, la realidad es que tras un estudio oftalmológico riguroso, este requerimiento sólo se produce en casos excepcionales.

Es extremadamente raro que se requiera de la práctica de este tipo de intervención para dar a luz debido a una prescripción oftalmológica”, aclara la oftalmóloga.

No obstante, es importante recordar que la mejor forma de prevenir el riesgo de desprendimiento de retina en personas miopes tanto embarazadas como no (la miopía magna multiplica por diez el riesgo de padecer este trastorno) es siendo ‘fiel’ a las revisiones del fondo de ojo periódicas por el oftalmólogo.

Debemos recordar, insiste esta especialista, “que en el embarazo los pequeños cambios en la visión son totalmente normales, pero ante cualquier duda lo más adecuado es consultar con un especialista”.

Síntomas y signos de alerta

La visión borrosa durante el embarazo es normal, pero a veces puede ser un síntoma de un problema más grave. Algunos de los otros síntomas que pueden experimentar:

• Ojos secos• Incomodidad• Cambios en la visión• Manchas flotantes• Visión doble

• Irritación de ojos

Источник: https://www.publico.es/ciencias/salud-visual-gran-olvidada-durante.html

Visión borrosa durante el embarazo, ¿es normal?

Ojos secos en el embarazo

Algunas mujeres notan que su visión empeora durante el embarazo.

En la mayoría de casos, esa pérdida de visión responde a los cambios hormonales típicos de este período, y sus efectos suelen desaparecer después de dar a luz.

Sin embargo, en otros casos, la visión borrosa durante el embarazo puede ser el síntoma de un problema subyacente, por lo que es importante prestarle atención.

Cambios físicos y síntomas molestos durante el embarazo

Durante el embarazo, las mujeres suelen experimentar síntomas molestos relacionados con los cambios hormonales que está sufriendo su cuerpo.

Algunos de los más habituales son las náuseas, el estreñimiento, la fatiga o la retención de líquidos. Sin embargo, otros menos comunes son los que están relacionados con la visión.

En este sentido, cabe destacar la visión borrosa, la visión doble e, incluso, la aparición de moscas volantes en el campo de visión.

Todos ellos, son síntomas que suelen poner en alerta a la mujer embarazada. Sin embargo, también es importante recordar que, en la mayoría de los casos, estos síntomas desaparecerán por sí solos después del parto. 

Relación entre embarazo y visión borrosa durante el embarazo

Los cambios hormonales pueden causar una disminución en la producción de lágrima, con la consecuente sequedad e irritación ocular. Del mismo modo, se pueden acumular más líquidos en ciertas partes del cuerpo, incluidos los ojos. Esto puede hacer que la córnea y el cristalino se hagan más gruesos o cambien su curvatura y, en consecuencia, derivar en visión borrosa

Por ello, la visión borrosa es uno de los síntomas oculares más habituales vinculados al periodo del embarazo y que, en la mayoría de casos, desaparecerá por sí solo después de dar a luz. 

Casos especiales de visión borrosa durante el embarazo

Sin embargo, aunque la visión borrosa durante el embarazo es muy habitual debido a la retención de líquidos que puede experimentar el globo ocular, también es cierto que puede estar vinculada a otro tipo de problemas. Debido a esto, es importante notificarlo al médico durante las revisiones periódicas, lo que permitirá valorar si requiere un tratamiento especial o no. 

Algunos de estos casos especiales de visión borrosa durante el embarazo que pueden requerir un cuidado determinado son los siguientes: 

Diabetes gestacional

En algunos casos, algunas mujeres sufren diabetes durante la gestación, lo que puede producir la visión borrosa. La diabetes gestacional desaparece poco después de dar a luz, pero se debe controlar minuciosamente durante la gestación, ya que puede ser muy perjudicial para la salud.

Preeclampsia

Si la visión borrosa va acompañada de dolor de cabeza fuerte y, especialmente, si estos síntomas se prolongan por más de dos o tres horas, podría tratarse de un caso de preeclampsia. La preeclampsia es una complicación grave del embarazo relacionada con la hipertensión arterial. Este problema podría derivar en eclampsia, una patología que produce convulsiones y puede llevar al coma. 

Anemia 

La anemia suele ser otro problema habitual  entre las mujeres embarazadas. En algunos casos, la anemia puede llegar a estar relacionada con la visión borrosa durante el embarazo, aunque estos problemas visuales también suelen desaparecer por sí solos cuando se soluciona la anemia. 

Presión arterial baja

Otra de las posibles causas de la visión borrosa durante el embarazo se puede deber a una presión arterial baja. En estos casos, la visión borrosa también tiende a desaparecer por sí sola una vez que la presión arterial se ha normalizado. 

Migrañas 

Uno de los síntomas asociados de forma habitual a las migrañas es la visión borrosa. Durante el embarazo, es habitual que muchas mujeres presentan episodios de migrañas, lo que puede favorecer la visión borrosa además de otros síntomas habituales asociados a los ataques de migraña.

Deshidratación 

Finalmente, otra de las posibles causas que puede estar relacionada con la visión borrosa durante el embarazo es la deshidratación. Debido a esto, es importante recordar que la mujer embarazada debe controlar su correcta hidratación durante todo el periodo de gestación. 

¿Cuándo acudir al médico?

Aunque en la mayoría de casos la visión borrosa durante el embarazo suele desaparecer por sí sola, es importante informar al médico si se padecen estos síntomas. De este modo, el médico valorará si es necesario realizar pruebas adicionales o si, por el contrario, bastará con los controles rutinarios que se realizan. 

¿Qué tratamientos están recomendados?

Estas molestias suelen desaparecer una vez la mujer da a luz, por lo que no suelen ser necesarios tratamientos adicionales para corregir la visión borrosa durante el embarazo. No obstante, si la visión borrosa está causada por alguna enfermedad diferente a las mencionadas con anterioridad, se deberán tomar las medidas necesarias para mantenerla controlada. 

Además, si aparece el síndrome del ojo seco debido a una disminución de la producción de lágrima, se pueden usar lágrimas artificiales para aliviar sus molestias.

Las lágrimas artificiales son una solución que imita la composición de la lágrima natural y que se aplica directamente por vía oftálmica.

De esta forma, se consigue mantener el ojo hidratado y lubricado, evitando así cualquier molestia causada por sequedad o un desequilibrio en la composición natural de la lágrima de la paciente. 

¿Se puede operar la vista durante el embarazo?

No se puede realizar una cirugía refractiva ni durante el embarazo. Esto se debe a que, en el embarazo el cuerpo de la mujer está sujeto a cambios físicos y hormonales que pueden causar errores en la medición de la graduación.

Por ello, realizar una cirugía refractiva en estos periodos no ofrece las garantías suficientes de que la operación servirá para corregir la vista de la paciente.

En su lugar, se ha de esperar a que el cuerpo de la mujer haya vuelto al estado previo a quedarse embarazada, lo que permitirá realizar una medición correcta de la graduación de la paciente y, a continuación, poder programar una cirugía refractiva con las mayores garantías posibles. 

En cualquier caso, si tienes más dudas sobre la operación de cirugía refractiva y los requisitos necesarios para poder realizarla, en nuestra guía Adiós miedos, adiós gafas encontrarás mucha más información relacionada.

Fuentes:

Infosalus – ¿Afecta el embarazo a la visión?

MedlinePlus – Eclampsia

Источник: https://www.clinicabaviera.com/blog/vision-borrosa-durante-el-embarazo-normal/

Consejos para el cuidado de los ojos en mujeres embarazadas

Ojos secos en el embarazo

Todas las mujeres embarazadas saben que sus cuerpos cambiarán durante el embarazo, pero es posible que les sorprenda descubrir que también sus ojos y su visión se verán alterados.

Cambios visuales en una mujer embarazda

Durante el embarazo, entre otros síntomas, el cuerpo de una mujer retendrá más agua y vera incrementarse su volumen sanguíneo. Sus niveles de hormonas fluctuarán y la presión arterial variará. Todos estos cambios también pueden afectar a los ojos y a la visión.

Por ejemplo:

  • La visión puede ocasionalmente llegar a ser un poco borrosa durante un corto periodo de tiempo.
  • Pueden aparecer síntomas de ojo seco o de irritación ocular. Mas información: Ojo seco, explicación
  • La retención de líquidos que provoca por ejemplo la inflamación de los tobillos, también puede alterar la forma de la córnea y afectar la calidad visual de la embarazada.

La mayoría de estos cambios visuales son temporales, pero algunos podrían poner de manifestó un problema de salud más importante, el cual requeriría atención médica inmediata para preservar la salud de la madre y del bebé. Entre todos ellos cabe destacar la presión arterial relacionada con el embarazo, llamada preeclampsia. Este es un problema de salud peligroso y cuyos signos a nivel visual serian los siguientes:

  • visión borrosa
  • visión doble
  • pérdida temporal de la visión
  • ver objetos flotantes en su campo visual (líneas, puntos, motas)
  • ver luces parpadeantes
  • mayor sensibilidad a la luz

Si usted tiene alguno de estos problemas de visión durante su embarazo, pase a ver a su médico para un examen complementario.

Si estáis embarazadas o lo vais a estar pronto, a continuación encontrareis 5 consejos para mantener vuestros ojos sanos:

Reducir las molestias del ojo seco

Para aliviar la sequedad ocular, antes de usar soluciones vendidas sin receta consulte con su médico o su oftalmólogo, ya que algunos de los productos contra la sequedad ocular vendidos sin prescripción médica pueden contener sustancias químicas que podrían ser perjudiciales para su embarazo.

Si usa lentes de contacto y sufre síntomas de ojo seco, use sus lentillas durante períodos de tiempo más cortos que los habituales para reducir la sequedad ocular. Otra alternativa seria dejar de lado temporalmente las lentes de contacto y usar gafas durante el embarazo.

Y por último, asegúrese de parpadear a menudo, especialmente cuando este delante de una pantalla (ordenador, tablet o Smartphone).

Reducir la hinchazón de los ojos

La retención de agua durante el embarazo puede conducir a la hinchazón alrededor de los ojos, lo que a veces puede limitar su visión periférica o lateral.

Para reducir la hinchazón, trate de aplicar compresas frías o una máscara de gel frío sobre los ojos. Lavarse la cara a menudo con agua fría también puede ayudar.

Para reducir la retención, beba mucha agua pero limite en su dieta el consumo de sodio y de cafeína.

Informe a su oftalmólogo que está esperando un bebe

Si usted tiene una cita con su oftalmólogo, asegúrese de informarle para que sepa que está embarazada. En ciertos exámenes visuales, deben usar de gotas para dilatar sus ojos y eso es algo a evitar en su estado.

El embarazo puede empeorar los efectos de la retinopatía diabética. Si usted es diabética, programe revisiones periódicas de sus ojos durante el embarazo para que cualquier degradación en su visión pueda detectarse y tratarse de inmediato.

Si tiene glaucoma puede que tenga que modificar su medicación

El embarazo puede afectar a la presión intraocular, a veces para mejor, lo que puede implicar una posible reducción de la dosis de medicamentos para mantener bajo control su glaucoma. Evidentemente esto es doblemente benéfico, ya también significa que su bebé estará expuesto a menos medicamentos. Hable de esta posibilidad con su oftalmólogo.

Este articulo lo he escrito completando mis conocimientos sobre la vision con algunos apuntes recuperados de esta web: Ocular Changes During Pregnancy

Источник: https://longitudeonda.com/embarazadas-5-consejos-cuidado-los-ojos/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: