Oveja tranquila

Pastores y ovejas, un verano a pleno sol y sin vacaciones

Oveja tranquila

La mayoría de nosotros estamos a punto de comenzar nuestras vacaciones, pero el pastor está lejos de marchar para descansar durante el verano. Si se va de viaje será con sus ovejas. Y es que las vacaciones de un pastor son escasas. Las nuevas generaciones pueden arañar algunos días coordinándose con los padres u otros compañeros. Pero antiguamente esta una labor ocupaba 365 días.

En esta época, cuando el calor aprieta, es imprescindible que las ovejas, madres de los futuros corderos, se preparen para aguantar el frío del invierno y se alimenten bien.

En los pueblos cuya agricultura se centra en el cereal, las ovejas aprovechan los restos de la campaña de recogida y se nutren del poco pasto verde que queda. Así transcurren los días de los pastores en el cuidado de los rebaños en el campo.

Cuando cae el sol  es hora de recogerse acudir al aprisco y allí comer forraje y cereales que el pastor proveerá al rebaño en sus comederos.

El verano es una época relativamente tranquila en el trabajo del pastor. Aun así, éste debe poner especial atención a las altas temperaturas y a cómo afectan a los animales.

Una de sus principales tareas se centrará en cuidar que las ovejas beban el agua suficiente para mantenerse bien hidratados. Estos profesionales deben ser esencialmente cuidadosos con los corderos más jóvenes. A ellos, el calor les afecta más que al resto.

Así, su mirada experta cuidará de que los corderos  se mantengan en una zona sombreada y cerca de sus madres. Al fin y al cabo, ellas son quienes les alimentan.

Para buscar pastos frescos con los que alimentar a las ovejas y sus crías, aquellos pastores que se dedican a la ganadería extensiva pueden optar entre dos opciones. La trashumancia o la trastermitancia.

La trashumancia

La trashumancia, considerada patrimonio cultural inmaterial, es un viaje.  Un desplazamiento cuyo objetivo es que los rebaños de corderos puedan seguir alimentándose de hierba fresca, sin sufrir los rigores del verano  propios de  nuestro país.

Así, el pastor y sus ovejas parten de los pastos de invierno hacia los de verano  o “agostaderos”. Estos se encuentran generalmente en las montañas. En invierno volverán  para aprovechar el alimento que crece en  los valles más bajos y en la meseta.

Los rebaños de ovejas que aún practican la trashumancia regresan a mediados de la primavera a sus pastos de verano.  Si el viaje se hace a pie, puede antojarse una tarea penosa. Hay que lidiar con el intenso calor imperante y buscar agua en abundancia para abrevar las reses. También hay quien aprovecha los beneficios de la trashumancia realizando el viaje en camiones.

Aun así, el tiempo que rebaños y pastores pasan en los pastos de verano no son días de vino y rosas.  Además de controlar el ganado tendrán que hacer frente a otras tareas como las que comentamos en el artículo  Trabajando de sol a sol, así es el día a día de un pastor de ovejas.

Así lo hace también el pastor que opta por la trastermitancia, con la diferencia de que ellos vuelven a dormir a casa.

La trastermitancia

La trastermitancia también es un viaje, pero mucho más corto. En verano y con las altas temperaturas los pastores deben encontrar los mejores pastos para sus protegidos. Por esa razón frecuentemente cambian de término municipal, acercándose a los pueblos colindantes en busca de pastos capaces de alimentar al ganado.

Para estos trabajadores, las jornadas de verano son largas y ocupan mañanas y tardes. Pronto, al amanecer y antes de que comience el fuerte calor del día, los pastores salen con el rebaño al campo.

Todos permanecerán allí hasta las once u once y media, hora en la que regresarán a los corrales para descansar a la sombra. Por la tarde vuelta al campo.

Según la temperatura  sea más suave o más caliente, la hora de salida puede adelantarse o retrasarse.

Como hemos comentado, en verano la recogida del cereal ya ha terminado y es frecuente que los dueños de los campos permitan a las ovejas entrar a pastar allí. A esto se le llama rastrojear o rastrojar.

Probablemente, si os fijáis, cuando viajéis por las carreteras que unen los pueblos podréis observar la imagen de una buena cantidad de ovejas ocupando plácidamente algunos de estos terrenos. Ellas destacan sobre el amarillo pajizo del campo, alimentándose de los restos que han quedado de la cosecha, es decir, los rastrojos.

Esta labor tiene gran interés para el campo ya que como comentamos en el post Ovejas y pastores, la clave de la riqueza de los ecosistemas pastoriles , al alimentarse, los rebaños de ovejas mantienen limpios los campos, evitando incendios. Además, los animales abonan la tierra con sus excrementos y  con su ir y venir,  transportan las semillas de un lado a otro, fomentando la diversidad. Y es que como dicen los pastores – “La oveja, donde come, deja”.

Si este verano, en una visita al pueblo o en el viaje a tu destino,  tienes la oportunidad de ver un pastor haciendo su trabajo. Haz un alto, descansa un rato y aprovecha para conversar. Descubrirás una persona con muchas anécdotas que contar, conocimientos interesantísimos y una forma de ser amable y cercana.  Te invitamos a compartir sus relatos con nosotros. ¡Feliz verano!

Источник: https://www.canalcordero.com/pastores-ovejas/

La oveja negra no es mala: solo es diferente

Oveja tranquila

Ser la oveja negra de la familia no es fácil. Rompemos el equilibrio del grupo y somos el” chivo expiatorio” sobre el que se proyectan todas las culpas. Ahora bien, si te sientes identificado/a con esta situación, hazte la siguiente pregunta: ¿Te gustaría ser de verdad parte de ese rebaño donde todas las ovejas son blancas? 

Las personas formamos parte de grupos sociales: familias, amigos, entornos laborales… Así, de algún modo, casi siempre existe una norma implícita: dicha pertenencia supone tener que emitir los mismos juicios, tener los mismos valores…etc. De hecho, la coincidencia se suele tomar como un indicador de cohesión.

La oveja negra no es mala, ni torpe ni engreída. Solo es diferente, alguien que ha aprendido a esquivar las piedras, a pensar de otro modo, y que siempre ha sabido qué dirección tomar, no como el rebaño de ovejas blancas.

En psicología suele conocerse a estas personas como “pacientes identificados”. De no gestionar de forma adecuada estas situaciones, seremos nosotros quienes mostremos la sintomatología de esa familia disfuncional o de ese escenario tóxico.

No lo permitas. Si te señalan como la oveja negra, aprende a enorgullecerte por ser capaz de pensar diferente. Es todo un privilegio…

El efecto oveja negra

Henri Tajfel fue un psicólogo social famoso por acuñar el término “el efecto oveja negra”. Una idea con la que sin lugar a dudas, podemos identificarnos, ya sea a nivel familiar o en cualquier otro contexto social:

  • El favoritismo endogrupal explica que los juicios que se hacen hacia otros grupos son, por lo general, negativos porque se busca proteger lo que es propio, lo que nos define, lo que nos identifica (mi equipo de fútbol es el mejor, mi clase es la más inteligente, mi familia es la más feliz…)
  • Ahora bien, a su vez, es común que exista una alta exigencia sobre los miembros del propio grupo. A modo de ejemplo: nuestro padre puede criticar a nuestros vecinos y en cómo los demás educan a sus hijos. Sin embargo, con nosotros es severo y exigente porque aspira a que no se rompa ese equilibrio interno.

El efecto oveja negra nos dice que se ejercen más críticas y presión psicológica sobre los miembros del propio grupo que en aquellos que nos rodean. La pertenencia a un contexto social, en algunos casos, va de la mano de la dominancia y el control.

En el momento en que decimos “no” o “eso a mi no me define” nos miran con preocupación y miedo porque hemos cruzado la frontera de lo que es aceptable, lo que es sano y virtuoso.

Cuando ser la oveja negra es un privilegio

Cuando uno asume que es la oveja negra de la familia tiene dos opciones: hundirse o reaccionar. Lo creamos o no son muchas las personas que debido a una identidad muy frágil, aceptan el abuso emocional, las críticas y los desprecios.

La persona etiquetada como mala o diferente al resto de miembros de una familiaasume en piel propia la metáfora de una atmósfera dañina y disfuncional. No obstante, el resto de familiares se hallan en una situación cómoda porque se sienten exentos de toda responsabilidad: hay un status quo donde todos tienen su papel.

Para evitar estas situaciones extremas en que nuestra autoestima se ve tan vulnerada, vale la pena reflexionar en estas dimensiones:

Ser diferente puede ser una amenaza para los demás, pero no para ti

En el momento en que muestras otra forma de pensar, de vestir y de vivir los demás empezarán a etiquetarse como “la oveja negra”, porque son conscientes de que están perdiendo el control sobre nosotros.

  • Está claro que en todo grupo social, en toda familia, hay algún miembro más problemático que otros. No obstante, es común aplicar un pensamiento único ante toda conducta que se sale de los límites de lo que es esperable.
  • Entiende que uno no nace siendo la oveja negra, en realidad es el propio entorno social el que nos convierte porque nos atrevemos a reaccionar ante ellos, y eso, es de por sí un acto de valentía.

La pertenencia a un “rebaño” no da la felicidad: busca tu propio camino

En muchos casos ser la oveja negra puede ser un privilegio. Ahora bien, para llegar a este descubrimiento hemos de ir liberándonos de muchas capas:

  • Primera capa: no tienes la obligación de ser igual que tus padres, de pensar como tus amigos, de actuar como los demás esperan que lo hagas.
  • Segunda capa: siéntete bien por tener tus propios valores, por alzar tu voz sobre el resto del grupo. El mundo está lleno de múltiples pensamientos, opiniones y juicios. No hay ninguna verdad universal y cada uno debe ser capaz de hacerse a sí mismo.
  • Tercera capa: acepta a los demás sin odios ni rencores y acéptate a ti mismo como parte diferente de ellos. Visualiza esa separación como forma de liberación. Tú aceptas a tu familia por como son, y si ellos actúan con la misma sabiduría, harán lo mismo.

Valeria Sabater

Licenciada en Psicología por la Universidad de Valencia en el año 2004. Máster en Seguridad y Salud en el trabajo en 2005 y Máster en Mental System Management: neurocreatividad, innovación y sexto sentido en el 2016 (Universidad de Valencia).

Número de colegiada CV14913. Certificado de coaching en bienestar y salud (2019) y Técnico especialista en Psiquiatría  (UEMC). Estudiante de Antropología Social y Cultural por la UNED.

Valeria Sabater ha trabajado en el área de la psicología social seleccionando y formando personal.

A partir del 2008 ejerce como formadora de psicologíae inteligencia emocional en centros de secundaria y ofrece apoyo psicopedagógico a niños con problemas del desarrollo y aprendizaje. Además, es escritora y cuenta con diversos premios literarios.

Источник: https://lamenteesmaravillosa.com/la-oveja-negra-no-es-que-sea-mala-solo-es-diferente/

Ovejas

Oveja tranquila

A continuación os damos grandes y efectivas soluciones para los ganaderos con ovejas, tanto para la producción de lana, carne como cría, y es que para todo ello mantener a las ovejas bien hidratadas y nutridas es de gran importancia. Por ello aquí os ofrecemos nuestra selección de bebederos para ovejas y os explicamos porque es de importancia tenerlos a mano.

¿Qué tipos de bebederos para ovejas existen?

El agua puede fluir libremente o suministrarse en cubos, bebederos, tinas, tanques de almacenamiento o abrevaderos automáticos.

No hace falta decir que las fuentes de agua deben mantenerse limpias y libres de heno, paja y materia fecal. Los bebederos más pequeños son más fáciles de drenar y limpiar.

El agua se consumirá más fácilmente durante el clima frío si el agua está libre de hielo y durante el clima cálido y húmedo si la fuente de agua está a la sombra.

Los bebederos para ovejas o abrevaderos son de diversas formas y capacidades. Por ejemplo los hay semiautomáticos, de nivel constante, manuales y de diferentes capacidades, pudiendo llegar incluso a 80 litros.

También los hay con forma alargada o circulares, de los que son individuales o para toda la cabaña, normalmente estos últimos tienen formas alargadas, lo que se viene conociendo más clásicamente como abrevadero.

Sin embargo las ventajas de los bebederos para ovejas frente a los abrevaderos son múltiples, entre ellas y quizás la más importante, el nivel de limpieza del agua y que las cabezas de ovino los prefieren a los colectivos. 

Los abrevaderos automáticos son el método preferido y más eficiente para proveer de agua a las ovejas en potreros o corrales.

Si esto no es posible, deberán proporcionarse recipientes de tamaño adecuado para garantizar que se disponga de la cantidad y calidad adecuadas en función del número, la edad, el nivel de producción, el peso corporal y el tipo de material, el contenido de materia seca del pienso suministrado y las condiciones meteorológicas (temperatura del aire, alojamiento disponible y humedad). 

Las ovejas prefieren beber agua tranquila en vez de agua de un arroyo en movimiento. Generalmente se recomienda cercar los arroyos y no permitir que el ganado beba de fuentes naturales de agua.

Dar acceso al ganado a las áreas de ribera del arroyo puede causar problemas ambientales, aunque las ovejas son más deseables para el pastoreo de las áreas ribereñas que el ganado mayor, por eso es recomendable siempre bebederos para ganado en el caso de las ovejas.

La importancia de la hidratación de las ovejas 

Aunque las ovejas estén relacionadas con zonas pastoriles áridas o semiáridas, en aquellas zonas en las que no se pueden tener explotaciones bovinas, no quiere decir que no sea de vital importancia mantener a las ovejas bien hidratadas, de hecho se debe hacer hincapié en que su alimentación se encuentra un porcentaje muy bajo de agua, pues pastorean en zonas de secano. Al contrario de lo que pueda pasar con las vacas, que al pastorear en zonas muy húmedas con pastos ricos en H2o con su nutrición ya aportan un 30% del agua que requieren a al comer.

Sin embargo en el caso de las ovejas su nutrición es tan seca que aunque el animal en especie aguante mejor las temperaturas altas, requiere de una mayor hidratación a través del consumo directo del agua. Por ello es de gran importancia que la cabaña ovina tenga a su alcance bebederos para ovejas en los rediles y abrevaderos en las zonas en las que pastorean o que les pillan de paso.

El agua limpia y fresca es una necesidad diaria de ovejas y corderos. Las ovejas consumirán entre 2 y 3,5 litros de agua por día en una oveja en mantención, aunque dependerá de su estado fisiológico, el contenido de agua en su alimento y las condiciones ambientales.

Un ovino adulto por el contrario y con un peso de unos 42 kilos beberá unos 3,5 a 4 litros.  Las necesidades aumentan enormemente durante la gestación tardía y la lactancia que estará entre 4 y 7 litros al día. La ingesta de agua está positivamente correlacionada con la ingesta de alimento.

La disponibilidad de agua es particularmente importante para los corderos recién destetados.

Aunque un potrero de destete puede no parecer grande, es importante mostrar corderos en su fuente de agua, ya que la muerte por perecimiento es muy común en corderos recién destetados, ya que a menudo están demasiado estresados como para buscar agua. El control continuo es importante hasta que los corderos beban satisfactoriamente.

Los medicamentos para el agua deben ser introducidos gradualmente y monitoreados de cerca para asegurar la dosificación correcta y el consumo de una cantidad adecuada de agua.

También se debe tener muy en cuenta para la preparación del sistema de nutrición y agua, que el animal no lo toma de forma diaria sino que un ovino maduro puede tomar 10 litros en un solo día y no beber hasta dos días más tarde. Esto lo debemos de tener muy encuenta a la hora de aprovisionar el agua para nuestro ganado, teniendo muy en cuenta el número de ovejas y el número de ovejas en lactancia sobre el total.

A veces, las ovejas parecen beber muy poca agua. Esto se debe probablemente a que están consumiendo alimentos o forrajes con un contenido de humedad suficientemente alto.

A medida que el césped se vuelve más seco o su dieta se vuelve más seca, consumirán más agua, pero añun así se debe vigilar este comportamiento de cerca y analizar cuando se han producido los cambios de comportamiento por si están derivados de un cambio de bebederos o complemento alimentico y no ambiental, como pueda ser el clima.

Источник: https://www.bebederos-shop.com/ovejas.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: