Ovulación y contracciones

Contents
  1. Los 6 síntomas de ovulación que debes observar
  2. 1. Cambia tu flujo y moco cervical
  3. 2. Dolor en el bajo vientre
  4. ¿Qué pasa en el cuerpo de la mujer cuando está ovulando?
  5. 3. Notas cambios en los pechos
  6. 4. Aumenta tu libido
  7. 6. Detectas una subida de la temperatura corporal
  8. Cómo medir al aumento de temperatura basal
  9. Dolor de ovarios después de ovular ¿por qué ocurre?
  10. Causas del dolor de ovarios durante la ovulación
  11. Dolor de ovarios después de la ovular como síntoma de embarazo
  12. Otras causas de dolor de ovarios después de ovular
  13. Embarazo ectópico
  14. Aborto
  15. Enfermedad Pélvica Inflamatoria
  16. ¿Cómo mitigar la ovulación dolorosa? — Mejor con Salud
  17. ¿Qué es la ovulación?
  18. Tómate el tiempo para conocer tu cuerpo
  19. Recomendaciones para aliviar la ovulación dolorosa
  20. Relájate y estírate
  21. Colócate compresas calientes en el abdomen
  22. Evita el consumo de café
  23. Consume analgésicos con moderación
  24. Considera el uso de anticonceptivos orales
  25. Nota importante
  26. ¡Note dejes vencer por el dolor!
  27. ¿Cuáles son los síntomas de la ovulación?
  28. Síntomas generales de la ovulación
  29. ¿Estás buscando un embarazo?
  30. 4 síntomas de ovulación poco conocidos
  31. Dolor de cabeza
  32. Dolor de espalda y riñones
  33. Hinchazón
  34. Gases
  35. ¿Conoces cuáles son tus días más fértiles? ¿Has utilizado algún test o calendario de ovulación para calcularlo? ¡Deja tu comentario!
  36. ¿Por qué se puede sentir dolor de ovarios después de ovular?
  37. Dolor de ovarios después de ovular: las causas principales
  38. El embarazo
  39. El embarazo ectópico
  40. La amenaza de aborto
  41. El aborto
  42. La Enfermedad Pélvica Inflamatoria
  43. La presencia de tumores
  44. Endometriosis | Dexeus Mujer
  45. Tratamientos médicos
  46. Tratamientos quirúrgicos

Los 6 síntomas de ovulación que debes observar

Ovulación y contracciones

Recopilamos los seis tipos de síntomas se pueden presentar durante la ovulación, que marca el comienzo de los días fértiles de la mujer.

Son precisamente los días anteriores a la subida de la llamada temperatura basal son los más de mayor fertilidad en la mujer.

Explicamos con detalle todos los signos, señales y síntomas de que estás ovulando, con la ayuda de la Dra. Onica Armijo, especialista en Fertilidad del Hospital La Paz (Madrid):

1. Cambia tu flujo y moco cervical

Durante el ciclo menstrual se producen cambios en la textura y consistencia del flujo vaginal.

En el periodo de ovulación, el flujo vaginal aumenta en cantidad y adquiere una textura y consistencia similar a la clara de huevo y un color blanquecino.

Estos cambios se producen por el aumento en los niveles de estrógeno y son un síntoma del periodo de ovulación. La mujer debe estar atenta a estos cambios en el flujo vaginal para identificar sus días fértiles.

La ginecóloga Onica Armijo, especialista en Fertilidad del Hospital La Paz, describe lo que sucede en tu organismo: «Uno de los síntomas más característicos es el cambio que se produce en nuestro moco cervical.

Nuestras secreciones vaginales se vuelven más abundantes, transparentes, filantes (más tipo clara de huevo), se puede estirar entre los dedos, lo que facilita el ascenso de los espermatozoides.» ¿Cómo notarás la transformación del flujo? » Esos días -explica la especialista- te notas más lubricada y mojarás tu ropa interior.

En cambio, cuando ya hemos ovulado, para protegernos por si ya se ha producido la concepción, el moco se vuelve más espeso, escaso y blanquecino».

Normalmente este flujo actúa como barrera, pero durante la ovulación -momento de mayor fertilidad-, el flujo proporciona un entorno adecuado que facilita el desplazamiento del espermatozoide por el cuello uterino, le permite alcanzar el útero y llegar al óvulo en la trompa de Falopio.

2. Dolor en el bajo vientre

«En ocasiones podemos notar un dolor en el hipogastrio (la parte baja del abdomen) en el lado donde se va a producir la ovulación; esto es porque en ocasiones al producirse la ovulación se sangra o se segrega líquido hacia la cavidad peritoneal, que puede irritar el peritoneo, una membrana que recubre nuestro abdomen en si interior y provocar dolor. Puede acompañarse de dolor en la zona lumbar (dolor irradiado), hinchazón abdominal y retención de líquidos». Así describe los primeros dolores del embarazo la ginecóloga Onica Armijo.

Estos síntomas de la ovulación, pueden aparecer antes, durante y después de la ovulación, con una duración que varía desde pocas horas a, en ocasiones, varios días. Si se consigue identificar correctamente, esto síntomas pueden ayudar a conocer cuando se produce el momento de mayor fertilidad, aunque lo más seguro es utilizar un calendario de la ovulación.

¿Qué pasa en el cuerpo de la mujer cuando está ovulando?

La ovulación se produce cuando sale el ovocito del ovario y se expulsa para ser recogido por las trompas de Falopio. Así, en el caso de que el esperma llegue, pueda producir la unión del ovocito y el espermatozoide en dichas trompas.

«Para que esto pase -explica la especialista en Fertilidad- durante los ciclos anteriores un grupo de folículos (como pequeños globos microscópicos rellenos de líquido, donde están ovocitos todavía inmaduros) han sido seleccionados, van creciendo y madurando, pero sólo uno de ellos será el que finalmente logre ser el folículo dominante, que será capaz, (bajo el influjo de las hormonas segregadas por el cerebro ( hipotálamo e hipófisis), junto con las fabricadas por el ovario) de ser expulsado a través de un pequeño orificio en la superficie del ovario a la cavidad abdominal, donde las parte más distal ( extremo) de la trompa recogerá ese ovocito».

A través de ese orificio o estigma se puede sangrar hacia el abdomen, explica la dra. Armijo: «La mayor parte de los casos es un hecho autolimitado, es decir, el sangrado cesa por sí sólo. Pero en ocasiones eso no ocurre o incluso se sangra dentro del folículo ya roto y se forma un folículo hemorrágico, que puede llegar a reventar y sangrar también hacia el abdomen».

3. Notas cambios en los pechos

Durante la ovulación uno de los síntomas más comunes que algunas mujeres pueden presentar es cierto malestar que consiste en dolor o sensación de pinchazos localizados en la parte baja del abdomen y generalmente, en la parte derecha. Asimismo también pueden experimentar dolor y tensión en los pechos.

4. Aumenta tu libido

«Debido que aumentan una serie de hormonas, (de hecho “estro”, significa “calor sexual”), la mujer se encuentra más receptiva para las relaciones sexuales, le apetece más, es decir, aumenta la libido. De nuevo la inteligente Naturaleza, debido al aumento de estas hormonas haga que la mujer desee al hombre en estas fechas, su momento más fértil, para preservar la especie», explica la doctora Armijo.

6. Detectas una subida de la temperatura corporal

  • La temperatura normal en la mujer se sitúa entre 36,5ºC y 36,7ºC. Otro síntoma de la ovulación es que la temperatura corporal aumenta entre 0,4ºC y 1ºC.
  • Es un cambio inapreciable, pero se puede controlar mediante un termómetro para medir la temperatura basal.
  • Este aumento en la temperatura es otro síntoma indicativo de que la ovulación ha tenido lugar.
  • Se produce por la estimulación de la producción de progesterona por parte del óvulo liberado, lo que provoca este aumento de la temperatura corporal.
  • Los dos o tres días previos a la subida de la temperatura son los de mayor fertilidad femenina.
  • 8 cosas que no sabías sobre la ovulación, ¿quieres conocerlas?

Cómo medir al aumento de temperatura basal

Como hemos visto, una vez que se ha producido la ovulación, se produce una hormona que se llama progesterona: esta hormona condiciona en nuestro centro regulador de la temperatura un ascenso de casi 0,5 grado de nuestra temperatura corporal. «Si te mides por la mañana y en reposo la temperatura todos los días, podrás detectar este ascenso. Existen termómetros específicos para esto, con aplicaciones informáticas que te ayudarán en el control del ciclo», indica la doctora Armijo.

Serás más fértil 2-3 días antes de esta elevación de temperatura corporal. Para evitar estar midiéndote la temperatura a diario, existen en el mercado test muy fiables que miden el ascenso de otra hormona en la orina: la hormona luteinizante o LH.

Artículos Relacionados Ovulación y días fértiles Si estás buscando un embarazo, conviene tener presente que no existe periodo de tiempo máximo desde que se empieza a intentar hasta que se consigue. Conocer determinados aspectos de tu ciclo menstrual -como los días fértiles- puede ser de gran interés para lograr la gestación. ¿Cuál es mi… Ovulación y días fértiles La mujer, a diferencia del hombre, solo es fértil durante unos días del mes. Son apenas tres, cuatro o cinco días y es lo que se conoce como ventana fértil. Saber cuándo se produce y hacer coincidir esos días con tus relaciones sexuales te va a permitir incrementar las probabilidades de… Ovulación y días fértiles Si te interesa conocer tu fase fértil, pincha este enlace y utiliza nuestra calculadora de la ovulación La ovulación es decir, cuando el óvulo se desprende del ovario para que pueda ser fecundado por el espermatozoide es un momento crucial en la reproducción humana. Son solo un par de días… Ovulación y días fértiles Si estás pensando en quedarte embarazada te preocupará conocer cuáles son tus días fértiles y tu ovulación. Conocer este proceso, las señales que emite tu cuerpo y los factores que pueden favorecer tu embarazo te permitirá calcular mejor tu periodo fértil y tener mayores probabilidades de…

Источник: https://www.natalben.com/ovulacion/ovulacion-sintomas

Dolor de ovarios después de ovular ¿por qué ocurre?

Ovulación y contracciones

La ovulación es el momento de mayor fertilidad femenina. Se produce en la mitad del ciclo menstrual y puede venir acompañada de dolor de senos, cabeza, riñones o vientre similar al del síndrome premenstrual. Este dolor se conoce como Mittelschmerz, una palabra alemana que significa “dolor medio”.

Al ovular, algunas mujeres también experimentan un leve sangrado vaginal.

Tener dolor moderado durante la ovulación es normal. Estas molestias, conocidas como síndrome intermenstrual, afectan a un 20% de la población femenina y se asocian a los cambios hormonales y a la liberación del óvulo.

Los síntomas relacionadas con la ovulación comienzan 24-48 horas antes de ésta, y se suavizan pasados uno o dos días. Sin embargo, algunas mujeres tienen dolor en los ovarios varios días e incluso una semana después de ovular.

¿Cuáles son las causas? 

Causas del dolor de ovarios durante la ovulación

Durante la ovulación nuestro aparato reproductor, es decir, ovarios, trompas, útero están en momento máximo de actividad y por tanto este dolor ocurre antes, durante o unos días después de la ovulación, es decir, cuando el óvulo se desprende del ovario y se dirige a la trompa para ser fecundado.

Por tanto, las causas de este dolor podrían ser:

  • La inflamación de los propios folículos en los ovarios.
  • La liberación del óvulo hace que este rompa la pared del ovario para dirigirse hacía la trompa y esto puede causar dolor
  • Las trompas de Falopio ejercen un papel fundamental contrayéndose y facilitando la movilidad del óvulo o el embrión (óvulo ya fecundado) hacia el útero. Estos movimientos de contracción también pueden causar dolor

Dolor de ovarios después de la ovular como síntoma de embarazo

En general, el dolor de ovarios por la ovulación y el dolor producido por la implantación del embrión son similares.

Durante la ovulación algunas mujeres experimentan un leve sangrado y, en la implantación del embrión, también puede darse lo que conocemos por sangrado por implantación por lo que se puede hacer difícil diferenciar uno y otro.

En general, el dolor derivado de la ovulación suele darse durante la ovulación y prolongarse uno o dos días después de esta. Sin embargo, la implantación del embrión puede producirse de 7 a 9 días tras la fecundación.

Aunque algunas mujeres ni siquiera son conscientes de ello, durante este proceso otras sufren molestias como dolor abdominal y de ovarios, somnolencia, dolor de cabeza y senos hinchados y doloridos.

  Otro síntoma de la implantación del embrión es un sangrado vaginal, ligero, de flujo rosado y que, aunque leve, puede durar varios días y, junto con las molestias descritas, confundirse con la menstruación.

El dolor de ovarios después de ovular relacionado con el embarazo suele aparecer como una tirantez abdominal de baja intensidad. Y, aunque puede extenderse durante todo el primer trimestre, disminuye progresivamente conforme avanza el embarazo.

Este tipo de dolor localizado en la zona de los ovarios también puede manifestarse en el segundo trimestre, en forma de calambres que producen dolor leve y corto al hacer algún esfuerzo físico. Estas pequeñas contracciones, conocidas como de Braxton Hicks, son normales e indican que el útero se prepara para el futuro trabajo del parto.

En cualquier caso, el dolor de ovarios durante el embarazo, tanto en el primer como el segundo trimestre, es poco intenso y esporádico. Si se agudiza o cronifica, debes consultar con tu médico.

Otras causas de dolor de ovarios después de ovular

Además de ser uno de los principales síntomas de la implantación del embrión y, por tanto, del inicio del embarazo, el dolor de ovarios después de la ovulación también puede ser síntoma de:

Embarazo ectópico

Un embarazo ectópico es aquel que se desarrolla fuera del útero. Este tipo de embarazos se producen porque el óvulo fecundado, en lugar de viajar por las trompas de Falopio hasta el útero, se adhiere a otra parte del cuerpo, normalmente las propias trompas o el abdomen.

Durante un embarazo ectópico la mujer puede presentar los signos típicos de la gestación temprana, entre ellos el dolor de ovarios. Sin embargo, cuando hay un embarazo tubárico, las molestias y calambres, en lugar de disminuir, se intensifican conforme pasan los días.

El embarazo ectópico puede ser muy peligroso. Este tipo de gestaciones son inviables y deben interrumpirse porque si el embrión sigue creciendo dentro de la trompa, ésta puede romperse y provocar hemorragias internas e infecciones graves.

Aborto

Si el dolor de ovarios después de ovular es intenso y está acompañado de sangrado vaginal abundante es posible que estés sufriendo un aborto natural.

En estos casos, la causa del dolor es la apertura del cuello uterino y la expulsión de los productos de la concepción mediante contracciones uterinas que provocan calambres y molestias abdominales.

Enfermedad Pélvica Inflamatoria

La Enfermedad Pélvica Inflamatoria (EPI) es una inflamación en la zona de la pelvis que se extiende a los órganos genitales femeninos.

Por norma general, el origen de la EPI es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) como la clamidia o la gonorrea.  Si la infección no se trata correctamente, las bacterias pueden extenderse desde la vagina hasta las trompas de Falopio, los ovarios e incluso el útero.

Aunque a veces la Enfermedad Pélvica Inflamatoria es imperceptible, puede suponer un riesgo para la fertilidad femenina. Aún así, algunos síntomas comunes de la EPI como el dolor pélvico crónico pueden ponernos alerta sobre esta enfermedad.

Te puede interesar: Posibles causas de infertilidad femenina y cómo las diagnosticamos

Otros síntomas asociados a la Enfermedad Pélvica Crónica son dolor en los ovarios después de ovular, flujo vaginal abundante y de mal olor, relaciones sexuales dolorosas y con sangrado uterino anormal, fiebre y dolor o dificultad para orinar.

Notar molestias en los ovarios durante ovulación o en los días previos a la menstruación es algo normal. Sin embargo, si éstos se intensifican o se producen en otros momentos, como los días posteriores a la ovulación, conviene tener en cuenta sus posibles causas.

Si buscas un embarazo y experimentas dolor de ovarios después de ovular, consulta con tu médico para confirmar si estás embarazada y prevenir los riesgos de un posible embarazo ectópico o un aborto espontáneo. 

Источник: https://www.juanacrespo.es/dolor-de-ovarios-despues-ovulacion/

¿Cómo mitigar la ovulación dolorosa? — Mejor con Salud

Ovulación y contracciones

La ovulación dolorosa es una de las mayores molestias que padecen algunas mujeres en edad reproductiva. En este artículo te explicaremos con más detalle de qué se trata, con qué síntomas cursa y qué puedes hacer en para mitigar la ovulación dolorosa.

El dolor ovulatorio, también conocido como Mittelschmerz, según afirma este estudio realizado por la Universidad de Melbourne (Australia), ocurre hacia la mitad del ciclo menstrual, en el momento de la ovulación.

El dolor se manifiesta porcalambres o cólicos en el bajo vientre y la zona pélvica que pueden ser muy intensos en algunas mujeres. Algunas pacientes pueden llegar a sentir dolor incluso en la entrepierna o muslo, lo que puede impedirles realizar hasta las tareas más sencillas.

Aunque el Mittelschmerz u ovulación dolorosa no es una dolencia rara (tal y como asegura esta investigación de la Universidad Nacional de Colombia), no por eso debemos descuidar su aparición si viene acompañada de otros síntomas.

Si consideras que estás experimentando molestias o notas algo fuera de lo normal que te produce inquietud, consulta con tu médico antes de tomar cualquier medida por tu cuenta. No se recomienda bajo ninguna circunstancia recurrir a la automedicación.

¿Qué es la ovulación?

La ovulación es un proceso durante el cual los ovarios liberan un óvulo maduro listo para la fecundación. Este proceso suele ocurrir entre la segunda y tercera semana del ciclo menstrual, pero puede variar según los niveles hormonales de cada mujer.

La ovulación se divide en tres fases:

  • Folicular: se inicia el primer día de sangrado. En ese momento se desarrollan los folículos en el ovario, que son el pequeño envoltorio en forma de bolsa donde se alojará el óvulo. Este envoltorio, una vez desarrollado, fomenta la producción de estrógeno.
  • Ovulatoria: ocurre en las siguientes 36 horas. La secreción de algunas enzimas facilita la liberación del óvulo,  que se desprende y se traslada a las trompas de Falopio. Ahí esperará a una posible fecundación. Es en esta etapa en la que se desencadenan las contracciones del útero responsables del dolor ovulatorio o Mittelschmerz.
  • Posovulatoria: tras la ovulación se produce el desarrollo del cuerpo lúteo, una glándula que segrega progesterona. Si no se fecunda el óvulo, esta glándula se degenera y da paso a la ruptura de los vasos sanguíneos y, con ello, a un nuevo ciclo menstrual.

Tómate el tiempo para conocer tu cuerpo

Es muy importante conocer tu ciclo menstrual. Aunque parezca obvio, algunas mujeres no le prestan la debida atención.

El ciclo menstrual puede variar cada mes entre uno y tres días, lo cual viene a ser algo normal. Si la variación es mayor, entonces es recomendable consultar con un ginecólogo. Por otra parte, hay algunos síntomas que no debes pasar por alto:

  • Fiebre.
  • Vómitos.
  • Náuseas.
  • Sudoración excesiva.
  • Dolor o ardor al orinar.
  • Dolor muy intenso y de duración prolongada.

Si notas alguno de estos síntomas, debes acudir al médico lo antes posible. Recuerda evitar la automedicación así como el uso de remedios naturales, ya que estos pueden causar reacciones contraproducentes.

Recomendaciones para aliviar la ovulación dolorosa

A continuación te presentamos algunas recomendaciones para aliviar el dolor ovulatorio:

Relájate y estírate

Si añades tensión muscular al calambre producido durante la ovulación, empeorarás el dolor.

Algunos estiramientos para los músculos isquiotibiales o los músculos de la cadera pueden ayudarte a aliviar el dolor ovulatorio.También puedes probar con algunos ejercicios de yoga, que te ayudarán a liberar la tensión de la zona abdominal y pélvica.

Visita este artículo: Yoga para aliviar dolores menstruales

Colócate compresas calientes en el abdomen

El calor puede ayudar a relajar los músculos y, por ende, aliviar las molestias.

Además, ayuda a liberar endorfinas, un neurotransmisor que se encarga de disipar el dolor, tal y como afirma este estudio de la Pontificia Universidad Católica de Ecuador.

Por ello, una posible forma de mitigar el dolor es colocarte compresas calientes en el abdomen. Otra opción puede ser tomar una ducha de agua caliente.

Evita el consumo de café

Según este estudio realizado por la Universidad Taibah de Arabia Saudí, la cafeína puede constreñir los vasos sanguíneos, lo que aumenta la sensibilidad y el dolor.

Consume analgésicos con moderación

Prueba algunos analgésicos de venta libre como el ibuprofeno o paracetamol. Estos pueden inhibir la producción de prostaglandina, la sustancia que genera las contracciones del útero que producen dolor.

Es importante recordar que los analgésicos deben consumirse con moderación. Pueden tener efectos secundarios si se consumen a menudo y sin control.

Considera el uso de anticonceptivos orales

Si los remedios caseros o los analgésicos no bastan para mitigar el dolor, considera con tu médico la posibilidad de tomar anticonceptivos orales (adecuados para tu caso). Este estudio del Hospital Santiago Apóstol ha comprobado que pueden ser muy efectivos para tratar la ovulación dolorosa.

Nota importante

El consumo de infusiones herbales no sustituye ningún tratamiento médico ni puede tomarse como medida principal en ningún caso. Por lo tanto, se deben considerar una medida complementaria a los hábitos de vida y al tratamiento pautado por el médico.

Una de las infusiones más recomendadas es la de manzanilla, dadas sus propiedades antiinflamatorias, según afirma esta investigación de la Case Western Reserve University (Estados Unidos).

¡No te dejes vencer por el dolor!

A pesar de lo incómoda que puede resultar la ovulación para algunas mujeres, el dolor se puede tratar. No obstante, mantente alerta ante cualquier molestia que no consideres normal.

La prevención es la mejor herramienta para evitar que los problemas se agraven y surjan complicaciones. Recuerda visitar periódicamente a tu especialista de confianza.

Источник: https://mejorconsalud.as.com/mitigar-ovulacion-dolorosa/

¿Cuáles son los síntomas de la ovulación?

Ovulación y contracciones

A pesar de que en cada mujer los síntomas de ovulación son diferentes, lo cierto es que sí hay una serie de indicadores físicos que pueden ayudarte a determinar tus días fértiles. Así, aumentarás las posibilidades de quedarte embarazada. Estos síntomas no son determinantes, pero sí suelen ser bastante frecuentes. ¿Los conocemos? 

(Te interesa: Métodos para conocer los días de la ovulación) 

Síntomas generales de la ovulación

Si estás buscando quedarte embarazada y quieres aprovechar tus días más fértiles, es importante estar pendiente de algunos de estos indicadores físicos, que suelen acontecer durante la ovulación:

  • Dolores abdominales. Muchas mujeres sienten calambres o dolores agudos durante la ovulación, que puede durar desde unos minutos hasta unas horas. Estos dolores se deben a la ruptura del folículo que da lugar a la salida del óvulo, el cual contiene un líquido que irrita el peritoneo y produce dolor.
  • Mucosa cervical o flujo vaginal. Antes y durante la ovulación, el moco cervical suele aumentar su volumen, volverse más espeso o cambiar de color.
  • Temperatura basal. Cuando una mujer ovula, tiene cambios en la temperatura basal. Puedes utilizar un termómetro corporal cualquiera para saber si ha aumentado algunas décimas.
  • Hipersensibilidad mamaria. Algunas mujeres, cuando ovulan, pueden sentir una mayor sensibilidad en las glándulas mamarias.
  • Cambios de ánimo. Los cambios hormonales hacen que las mujeres que están ovulando tengan cambios de ánimo drásticos, como el llanto fácil. Estos mismos cambios pueden producir cefaleas, convulsiones o edemas.
  • Aumento de la libido. Aproximadamente, sobre el día 14 desde el primer día de la regla, se suele producir la ovulación. Este suele ser el día del mes en el que eres más fértil. La naturaleza manda señales; de ahí que durante este proceso natural de la mujer tengas un mayor apetito sexual.

¿Estás buscando un embarazo?

Si buscas quedarte embarazada, puedes servirte de este calendario de ovulación con el que podrás calcular tus días más fértiles. Esto te ayudará a conocer la fecha idónea, aunque recuerda que ningún calendario de ovulación es 100% fiable.

De hecho, los expertos en ginecología aseguran que en la vida fértil de una mujer no todo sucede de la misma manera. La falta de cualquiera de estos indicadores físicos mostrados anteriormente no implica que no haya ovulación.

Asimismo, muchas mujeres utilizan tests de ovulación para poder identificar los días más fértiles, como los sticks de ovulación, que evalúan los niveles de LH en la orina o el test de ovulación, que combina la determinación de los niveles de LH juntamente con los de otra hormona fundamental para la ovulación: el estradiol. 

4 síntomas de ovulación poco conocidos

El cuerpo nos indica, a través de varios síntomas, en qué momento del ciclo menstrual nos encontramos. Los síntomas más conocidos y fáciles de idenfiticar son los relacionados con la menstruación, que se asocia al momento de más debilidad del mes, con molestias y trastornos bastante notables en algunas mujeres.

Sin embargo, no debemos olvidar otros momentos relevantes del ciclo menstrual. La ovulación es el más interesante para aquellas mujeres que buscan quedarse embarazadas. 

La ovulación también tiene sus síntomas que, como ocurre con la regla, algunas mujeres notan más que otras. De hecho, estos síntomas pueden llegar a ser más notables que los de la propia menstruación: dolores abdominales, hipersensibilidad mamaria, cambios de humor… Algunos de los síntomas de ovulación nos son muy familiares, pero otros son menos conocidos.

Dolor de cabeza

El dolor de cabeza durante los días de la ovulación es bastante habitual y, si la intensidad del dolor no es demasiado fuerte, no debes alarmarte. En algunas mujeres, este dolor de cabeza viene acompañado de náuseas, debido a los cambios hormonales que sufre el organismo. 

Si tienes dolores de cabeza cada mes, te aconsejamos que tomes un calendario y, si eres regular con tu ciclo menstrual, observes si te encuentras en la fase de la ovulación. Para quedarte más tranquila, siempre puedes acudir al médico.

Dolor de espalda y riñones

Los cambios que se producen en el cuerpo durante la ovulación se reflejan en la espalda y en los riñones. Por tanto, es habitual notar pequeños calambres en la zona lumbar baja durante este período. 

Estos dolores pueden acompañarse por algunas molestias en la zona de los riñones, como pequeños tirones.

Con el fin de aliviar el dolor, puedes tomar un antiinflamatorio, aunque no es conveniente abusar de ello. Es preferible que optes por descansar más, adoptar una buena postura en el trabajo, utilizar calzado cómodo, etc. Como remedios naturales frente al dolor puedes utilizar bolsas de agua caliente o tomar infusiones.

Hinchazón

Algo muy habitual durante la ovulación es sentirse más hinchada debido a la retención de líquidos, que hace que aumentes de peso y de volumen. Se trata de un efecto pasajero, pero que puede ser muy molesto. Será tu cuerpo el que te dirá cómo actuar, por lo que es importante que aprendas a escucharlo. 

Posiblemente, durante estos días te apetecerá más estar en reposo y no practicar ejercicio físico (que puede ser algo molesto si te sientes hinchada). 

Gases

Los gases son un claro y muy habitual síntoma de ovulación del que se habla poco y que está muy relacionado con la hinchazón. 

Para aliviar el aumento de gases durante estos días puedes modificar algunas pautas de alimentación, rechazando productos que los potencian, como las legumbres o la coliflor. Los gases suelen venir acompañados de dolor de estómago, que puedes aliviar acostándote y descansando. También puedes aplicarte una bolsa de agua caliente.  

……..

¿Conoces cuáles son tus días más fértiles? ¿Has utilizado algún test o calendario de ovulación para calcularlo? ¡Deja tu comentario!

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/mx/quedar-embarazada/quiero-tener-un-hijo/sintomas-ovulacion

¿Por qué se puede sentir dolor de ovarios después de ovular?

Ovulación y contracciones

Algunas mujeres sienten dolor de ovarios después de ovular, ¿es tu caso? ¿Te preocupa? Si es así, sigue leyendo porque en el artículo de hoy te contamos en detalle cuáles son las causas de esta sensación de dolor tan molesta…

Dolor de ovarios después de ovular: las causas principales

Sentir dolor de ovarios después de ovular puede ser debido a varios factores, distintas causas que producen esta sensación de malestar que, atención, puede ser un síntoma de que “algo va mal”.

  • Embarazo.
  • Embarazo ectópico.
  • Amenaza de aborto.
  • Aborto.
  • Enfermedad pélvica inflamatoria.
  • Presencia de tumores.

Vamos a ver en detalle cada una de estas causas.

El embarazo

El embarazo es, quizá, la causa más frecuente de sentir dolor de ovarios después de ovular y, en cierto sentido, es una sensación normal causada por los cambios que se están produciendo en el organismo de la mujer gestante.

En el primer trimestre del embarazo, durante la gestación temprana, puede aparecer una sensación leve de calambres en el bajo vientre parecida a la de los dolores menstruales.

Este tipo de dolor de ovarios después de ovular suele ser poco intenso y es más una sensación de tirantez abdominal que un dolor puro y duro.

  No es motivo de preocupación ya que es un síntoma muy común que se asocia al agrandamiento del útero durante esta fase y normalmente los calambres irán disminuyendo a medida que progrese el embarazo.

Durante el segundo trimestre también pueden aparecer calambres suaves o pequeñas contracciones que pueden producir dolor aunque duran poco tiempo. Estos síntomas suelen aparecer cuando realizamos algún esfuerzo físico y desaparecen con el reposo.

Estas contracciones se denominan en el argot médico como contracciones de Braxton Hicks y en principio no son motivo de alarma ya que se producen porque el útero se está preparando para el próximo parto.

De todas formas, si el dolor es intenso o las contracciones se presentan muy a menudo (más de seis en una hora) se debe acudir al médico para descartar posibles problemas.

El embarazo ectópico

El embarazo ectópico es un embarazo no viable que se produce fuera del útero. En este tipo de embarazo están presentes los signos típicos de la gestación temprana como náuseas, vómitos, turgencia mamaria, etc.

Además, también se pueden producir dolores y calambres que no disminuyen con el tiempo, sino que se intensifican. No siempre, pero sí en algunos casos puede haber hemorragia vaginal irregular, pérdidas vaginales de color pardo o ligeras hemorragias que aparecen varios días antes que aparezcan los dolores.

Este dolor de ovarios después de ovular debido a embarazo ectópico necesita la atención inmediata de un especialista.

La amenaza de aborto

Cuando al dolor de ovarios después de ovular se unen calambres intensos y constantes asociados con un sangrado vaginal, tenemos que acudir al médico lo antes posible ya que la combinación de estos síntomas puede indicar un cierto riesgo de aborto.

Los síntomas son preocupantes, pero tranquila: se calcula que cerca de la mitad de las mujeres que presentan amenaza de aborto prosiguen con un embarazo perfectamente normal y un feto sano.

En estos casos, normalmente el especialista recomendará reposo en el domicilio  y abstinencia sexual.

Si a pesar de estas medidas preventivas los síntomas no remiten, el especialista recomendará la hospitalización de la paciente durante el tiempo que le quede hasta dar a luz.

El aborto

El aborto es otra de las causas del dolor de ovarios después de ovular. De hecho, Se calcula que un 20 % de los embarazosfinalizan prematuramente por un aborto natural.

La causa principal del dolor es que en aborto el cuello uterino se ha abierto produciendo un sangrado vaginal abundante, con coágulos que corresponden a los productos de la concepción y que van acompañados de fuertes  dolores abdominales debido a las contracciones uterinas.

La Enfermedad Pélvica Inflamatoria

Una causa menos frecuente del dolor de ovarios después de ovular, pero que existe es la llamada Enfermedad Pélvica Inflamatoria.

Se trata de una infección bacteriana de transmisión sexual que produce una peligrosa inflamación del útero y de las trompas de Falopio.

Esta patología es causada por las bacterias Neisseria gonorroheae o Chlamydia trachomatis y si no se trata a tiempo puede causar infertilidad.

La presencia de tumores

Otra causa menos frecuente del dolor de ovarios después de ovular es la presencia de tumores benignos o malignos que pueden causan dolor abdominal cuando se encuentran en fases avanzadas. Es importante acudir regularmente al ginecólogo para su detección precoz.

¿Alguna vez has sentido dolor de ovarios después de ovular? ¿Cuál fue su causa? Escribe un comentario…

Источник: https://www.institutocefer.com/blog/se-puede-sentir-dolor-ovarios-despues-ovular/

Endometriosis | Dexeus Mujer

Ovulación y contracciones

Los objetivos principales del tratamiento de la endometriosis son:

  • Aliviar el dolor y los demás síntomas.
  • Evitar que las lesiones sigan progresando.
  • Preservar o reestablecer la función reproductiva.

El tratamiento de la endometriosis requiere una visión integral de la mujer que ha de ser aconsejada. Antes de decidir un tratamiento deben considerarse la edad, los síntomas y el deseo de fertilidad.

Así en algunos casos la prioridad es solucionar el dolor y puede ser suficiente un tratamiento médico con fármacos, principalmente anticonceptivos hormonales. Sin embargo otras pacientes necesitarán un tratamiento médico y quirúrgico combinado.

Sin embargo siempre debe recordarse que no existe actualmente ningún tratamiento que cure definitivamente esta enfermedad.

Tratamientos médicos

Existen hoy en día varios tratamientos, con diferentes grados de eficacia:

Antiprostaglandínicos:
Se sabe existe una mayor producción de prostaglandinas dentro de la pelvis de mujeres con endometriosis, independientemente del grado de afectación.

Se trata de una sustancia que incrementa la intensidad de la contracción muscular uterina, propia del dolor menstrual, y la contracción intestinal.

Por ello, la tendencia en estas mujeres es a una mayor pérdida sanguínea menstrual y a mejorar el ritmo deposicional en los casos de estreñimiento. Son fármacos antiinflamatorios ya empleados habitualmente en el tratamiento de la dismenorrea.

Anticonceptivos orales:
Aunque no está definitivamente probado, parece que el reposo ovárico que produce la contracepción hormonal disminuiría la posibilidad de progresión y recaídas de la endometriosis.

No es una garantía de curación, pero, si no hay contraindicaciones, una vez operada la mujer, puede beneficiarse de esta medicación.

En cualquier caso, pueden ayudar a que remita parte de la sintomatología, el dolor menstrual y reducir las reglas abundantes.

Gestágenos:
Fue una de las primeras medicaciones empleadas con el fin de apoyar la parte del ciclo hormonal que se creía de peor calidad hace unos años. La tendencia actual es a su abandono frente a terapias de utilidad más demostrada, aunque evitan pérdidas, mejoran el volumen de la menstruación y reducen su dolor.

Danazol:
Es un tratamiento que disminuye los niveles de hormonas ováricas actuando en el origen de su producción a nivel cerebral, con lo que genera una “pseudomenopausia”.

Tiene ciertos efectos masculinizantes, con mayor o menor intensidad en función de la paciente y de la dosis, y que en algunos casos obligan a la interrupción de la medicación.

Sin embargo, es útil para controlar la clínica cuando el diagnóstico orientativo es de endometriosis leve (sólo implantes).

Análogos de la GnRH (gonadotropin-releasing hormone):
Es la medicación más nueva y ampliamente extendida para el control de la endometriosis.

Se trata de sustancias que actúan igualmente a nivel cerebral suprimiendo de modo mucho más intenso la génesis de hormonas desde el ovario y causando un estado de menopausia, reversible, al dejarlas. Sus efectos secundarios son los que se describen habitualmente en la menopausia fisiológica y de aparición más brusca.

Por ejemplo, sofocaciones, sudoración, dolores articulares, sequedad vaginal, retención de líquidos, etc., pero que pueden suavizarse con otros fármacos que se den simultáneamente.

Su función principal es la cicatrización de los implantes microscópicos abdominales y el cese de la función ovárica y en algunos casos puede facilitar las maniobras quirúrgicas. No es una medicación útil para intentar hacer desaparecer los quistes endometriósicos. Pueden darse como inyectables mensuales o diariamente por vía nasal.

Antagonistas de la GnRH:
Se hallan actualmente en estudios experimentales, pero parecen ser fármacos prometedores a la hora de conseguir una menopausia temporal desde la primera aplicación (en el caso de los anteriores, aquélla se consigue a partir del segundo inyectable).

Tratamientos quirúrgicos

Antes de exponer las alternativas quirúrgicas para la endometriosis, debe quedar claro que el objetivo de cualquier actuación será encontrar la vía menos agresiva, pero más eficaz para el control de la enfermedad. Las recaídas no son infrecuentes, así como tampoco lo es la afectación de ambos ovarios y de otros órganos pélvicos, por lo cual el criterio de conservación del tejido sano original es preceptivo.

En pacientes jóvenes, máxime cuando el objetivo posterior es alcanzar fertilidad, la pretensión del tratamiento quirúrgico es eliminar la enfermedad conservando todo el tejido sano que sea posible. A la extirpación del o de los quistes endometriósicos se la denomina quistectomía.

En pacientes a partir de los 45-50 años la propuesta es la eliminación de ambos ovarios, también llamada ovariectomía con el fin de evitar la degeneración maligna en el futuro. Del tejido extraído se realiza una biopsia en el curso de la laparoscopia, para asegurar la benignidad (por otra parte, habitual) de los endometriomas.

Hoy por hoy, la técnica más empleada en el tratamiento quirúrgico de la endometriosis es la laparoscopia.

La laparoscopia permite una visión del interior de la cavidad abdominal a través de pequeñas incisiones de unos milímetros, por las que se introducen los instrumentos de trabajo.  Se lleva a cabo bajo anestesia general y hacen falta unas pruebas previas, como radiografía de tórax, electrocardiograma y análisis de sangre

La misión de la intervención será eliminar toda sustancia endometriósica activa macroscópica, intentando la mínima lesión del tejido sano.  El tejido enfermo se remitirá para estudio, cuyo resultado le será proporcionado a la paciente unos días más tarde.

La estancia hospitalaria suele ser corta, de 1 o 2 días y la vuelta a la actividad normal sucede en 1 o 2 semanas.

Cuando el campo quirúrgico abdominal es complicado y el cirujano observa múltiples adherencias firmes entre los órganos genitales internos (útero, trompas y ovarios) puede decidir que la técnica laparoscópica es poco conveniente ante la inminencia de lesión de una víscera vecina al foco de endometriosis (intestino delgado o grueso, vejiga urinaria, uréteres).

Entones procederá a la apertura del abdomen tal como se realiza para una cesárea, practicando la denominada laparotomía (que es la apertura de la cavidad abdominal mediante una incisión horizontal o vertical).

Como esta  intervención es más agresiva puede  implicar mayores complicaciones postoperatorias, con lo que la estancia en clínica será de 4 a 6 días y la recuperación en casa de 3 a 4 semanas.

Источник: https://www.dexeus.com/informacion-de-salud/enciclopedia-ginecologica/ginecologia/endometriosis

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: