Padres primerizos: Cómo afrontar el estrés del cuidado del bebé

Consejos para padres primerizos

Padres primerizos: Cómo afrontar el estrés del cuidado del bebé

Saber qué problemas pueden presentarse con la llegada de un bebé ayuda a vivir esta etapa con menos estrés. Tener un hijo es uno de los acontecimientos más importantes y apasionantes de la vida y también uno de los más estresantes y desconcertantes.

Para evitar situaciones límite, te conviene conocer con antelación los posibles problemas y sus soluciones a través de estos consejos para padres primerizos.

Un hijo cambia la vida

“No es el matrimonio o la vida en pareja lo que te cambia la vida: lo que realmente la pone patas arriba es la llegada de un hijo”.

Clara dio a luz hace pocas semanas y explica que “nunca había imaginado el efecto conjunto de las noches sin dormir, el pecho cada dos horas, los sentimientos de inseguridad e incompetencia y la actitud pasiva de mi marido, que miraba al bebé como a un extraterrestre…

” Clara confiesa sin rubor que “hubo momentos en que me entraban ganas de salir corriendo… y eso que no he pasado por eso que llaman “depresión postparto”.

Como saben los psicólogos que han estudiado los efectos de la paternidad/maternidad en el comportamiento, tener un hijo es de los acontecimientos que más cambian la vida de una persona.

Por eso es importante, en especial para los padres y madres primerizos, saber con antelación lo que les aguarda. “La falta de información previa se traduce a menudo en sentimientos de abandono, inseguridad, aislamiento, incomprensión…

en uno o ambos miembros de la pareja”, explican los expertos.

Para evitar malentendidos y situaciones límite, los psiquiatras y psicólogos especializados en temas de embarazo y maternidad sugieren estudiar en pareja las posibles situaciones y soluciones antes de que nazca el bebé y enfocar su llegada como una oportunidad para el acercamiento, en lugar de como una complicación. “Si los padres ven la llegada del bebé como algo positivo para la relación y no como un obstáculo que puede separarles, se minimizará la sensación de soledad y abandono que suele darse a menudo”, señalan.

Las madres primerizas

Muchas madres se sienten a menudo exhaustas, pero como están profundamente convencidas de que nadie lo hace mejor que ellas, siguen depositando toda la carga del cuidado del hijo a sus espaldas y no aceptan ayudas (de la pareja, la madre, la suegra, la amiga…) que podrían ser valiosísimas y desestresantes.

Los padres primerizos

Por su parte, algunos padres pueden sentir que no hacen nada a derechas, que su aportación es ridícula y que realmente no tienen apenas espacio en la vida del recién nacido.

Consejos para los padres primerizos

1. Durante el embarazo, lee (en pareja) libros y revistas acerca de los problemas de la crianza, intercambia información y consejos con otros padres, ríete en grupo de las frustraciones y inseguridades de la maternidad, acude a lugares y centros donde se reúnen padres con hijos pequeños… 2.

Piensa en las tareas cotidianas que te será imposible eliminar y en cómo llevarlas a cabo con el mínimo esfuerzo y estrés. Si se trata de la plancha, piensa en mandar la ropa a una lavandería o en comprar prendas que apenas requieran planchado.

Si se trata de la limpieza de la casa, establece una lista de prioridades y separa las tareas por días o bien acepta la ayuda de familiares (si puedes permitírtelo, una asistenta de vez en cuando puede suponer la diferencia entre el estrés y la tranquilidad y es el dinero mejor invertido).

Si el problema es cocinar, hazte con una lista de recetas rápidas y experimenta con productos fáciles de preparar antes de llegada del niño.

3.

Asiste con tu pareja a clases de educación prenatal, no sólo las de preparación al parto, sino también las que se centran en el cuidado del bebé, la lactancia o cualquier otra materia que tenga que ver con el primer año de vida del hijo.

4. Reserva tiempo y espacio para tu pareja. Deja de vez en cuando al bebé con una persona de confianza y haz un hueco en tu esquema para demostrar a tu pareja que sigue siendo la persona de tu vida. Habla de lo que os resulta duro, agradable, sorprendente… en la nueva situación. No podrás dar mucho a tu bebé si tú te quedas vacía/o por dentro.

5. Recuerda que los límites te los pones tú y los antiguos estereotipos acerca de la maternidad. Según recientes investigaciones, tener un hijo no sólo no reduce, sino que potencia la inteligencia, sobre todo aumentando la capacidad para atender varias tareas a un tiempo y para y simultanear ideas.

J.K.

Rowling, autora de Harry Potter, cuenta así como compaginó la redacción de su primera novela con el cuidado de su hija, y ello teniendo pocos recursos económicos y siendo madre soltera: “Ponía a mi hija en su cochecito y me iba a dar un paseo por Edimburgo. Cuando la niña se dormía, iba corriendo a un café y escribía lo más rápido que podía. Era impresionante lo que podía llegar a hacer con el poco tiempo de que disponía. Podría decir que aquella fue la época más productiva de mi vida”.

Источник: https://www.conmishijos.com/embarazo/posparto/consejos-para-padres-primerizos/

Consejos para sobrellevar los primeros meses como padres primerizos durante la cuarentena

Padres primerizos: Cómo afrontar el estrés del cuidado del bebé

La llegada de un bebé siempre es motivo de alegría, y cuando un cambio tan importante como ese tiene lugar en nuestra vida, de inmediato deseamos compartir la buena noticia con las personas que nos rodean y compartir esos momentos con ellos. Sin embargo, a causa del coronavirus, muchas parejas no han podido vivir esta experiencia.

Por ello, y pensando en lo solitaria que puede sentirse esta etapa por la ausencia de una tribu que les acompañe, compartimos algunos consejos para sobrellevar los primeros meses como padres primerizos durante la cuarentena.

Hace un par de semanas escribí un artículo dedicado a las mujeres que habían dado a luz durante la cuarentena a causa del coronavirus, como una manera de ayudarles a saber que a pesar de que las circunstancias son muy diferentes a como lo imaginaban, no están solas.

Tener un bebé cuando el mundo entero se encuentra aislado a causa de una pandemia, cambia por completo esta experiencia, desde los protocolos de seguridad que hubo durante el parto, hasta la ausencia de visitas y el distanciamiento necesario que debe tener los familiares.

Y a pesar de que cualquier parto que tenga lugar en un momento de la historia como éste puede ser difícil y estresante, hoy me dirijo específicamente a aquellos que se han convertido en padres y madres por primera vez durante la cuarentena por el coronavirus.

Bienvenidos al cuarto trimestre

Tras el nacimiento de un hijo, comienza el famoso cuarto trimestre, en el que el bebé ya no se encuentra dentro de la barriga de mamá, pero le sigue necesitando como si aún lo estuviera. Es un periodo de transición para papás y bebé.

Por un lado, el bebé entra a un mundo nuevo y desconocido, en el que ahora hay un millón de estímulos en comparación con la calidez y seguridad del útero materno. No es de sorprendernos, que en estos primeros meses se sienta incómodo y lo manifieste a través del llanto, calmándose únicamente en los brazos de sus padres.

En este cuarto trimestre, también tiene lugar el postparto, ese periodo de recuperación por el que pasa cada mujer tras el parto, en el cual su cuerpo comienza poco a poco a regresar a la normalidad (o a su nueva normalidad, porque ya nada será igual).

Podríamos decir que estos dos son los principales y más grandes acontecimientos que tienen lugar después del parto, y como sabemos, no es periodo fácil. Aquí es donde usualmente entran en escena esas personas que nos sirven muchísimo en esta etapa: nuestras madres y amigas que ya son madres, por ejemplo.

Pero debido a la cuarentena, cientos de padres primerizos se han quedado sin poder tener acceso a esa valiosa tribu después del nacimiento de un bebé, enfrentándose a este nuevo mundo aislados de su familia y de otras personas que puedan ayudarles. Y para ellos, damos los siguientes consejos.

Consejos para esos primeros meses

Sé que es difícil entrar a esta nueva vida sin poder consultar a alguien físicamente, no contar con ayuda extra ni poder recibir visitas de apoyo. Pero afortunadamente, hay muchas cosas que pueden hacer para que las cosas no sean tan pesadas.

El primer consejo que quiero dar a quienes sean padres primerizos durante la cuarentena es principalmente un recordatorio: no están solos. Quizás físicamente sí, pero gracias a los tiempos modernos, tienen una gran aliada a su favor llamada tecnología.

A tan solo una videollamada de distancia, pueden consultar a quien necesiten: médicos, sus madres y padres, o amigas que puedan darles algún consejo valioso. También, pueden llamar a otros amigos y amigas, hermanos o personas de su confianza, cuando necesiten un desahogo de la presión que puede tener la situación sobre ustedes.

Es cierto que no es lo mismo que tenerles cerca o poder verles, pero debemos sacar el mejor provecho a las herramientas que tenemos y hacernos de una tribu virtual, a falta de la presencial.

Unirse a grupos de apoyo para padres en redes sociales también puede ser una excelente opción, que además de hacerles sentir acompañados, puede ayudar a tranquilizarles y ayudar a resolver ciertas dificultades, como crisis de lactancia o momentos difíciles de esos primeros meses.

Otro aspecto que es sumamente importante durante esta etapa, es el autocuidado. Un recién nacido puede ser muy demandante, pero entre el cansancio a causa de las desveladas de esos primeros meses y el estrés al estar viviendo una pandemia, su estado emocional y mental puede verse afectado.

Dediquen tiempo para autocuidado, ya sea en pareja o a solas. Probablemente sea más sencillo tomar turnos para que uno se encargue del bebé mientras el otro descansa, lo que funcione mejor para ambos. Pero sí es sumamente importante organizarse para darse esos momentos de cuidado personal y cuidar su salud mental, por lo menos 15 minutos al día.

Por otro lado, aunque la carga debe ser dividida, durante los primeros meses, papá debe apoyar lo más posible a mamá, pues debemos tener presente que ella se está recuperando del parto, por lo que él deberá hacer gran parte de las actividades en casa, que después podrán repartirse de forma equitativa al igual que los cuidados del bebé.

Y finalmente, como último consejo, uno que tal vez ya sepan pero necesiten volver a escuchar: sean pacientes con ustedes mismos. Se encuentran viviendo una de las etapas más bellas e igualmente complicadas de la vida, durante uno de los momentos más críticos de la historia.

Sean gentiles con ustedes mismos, no tengan prisa porque su bebé crezca (el tiempo vuela, pero aún no lo saben o no se han dado cuenta). Pidan toda la ayuda virtual que necesiten y hagan todas las preguntas que necesiten a su familia y amigos. Tienen derecho a desahogarse y tomar tiempo para ustedes. Pronto todo esto pasará.

Fotos | iStock, Unsplash
En Bebés y más | El lado positivo de la cuarentena: valorar el tiempo con nuestros hijos y otras importantes lecciones que nos deja, La carga mental de los padres durante la cuarentena: por qué nos sentimos exhaustos y qué podemos hacer para aliviarla, La salud mental y emocional también es importante: siete claves para sobrellevar mejor el encierro en familia

Источник: https://www.bebesymas.com/ser-padres/consejos-para-sobrellevar-primeros-meses-como-padres-primerizos-durante-cuarentena

Mindfulness para padres primerizos: cómo gestionar el estrés

Padres primerizos: Cómo afrontar el estrés del cuidado del bebé

La llegada al mundo de un hijo es un momento lleno de alegría y felicidad, de ternura, de numerosas e intensas emociones. Esto viene unido a tener más responsabilidades, ya que un niño viene al mundo indefenso y totalmente dependiente las veinticuatro horas del día.

Ser padre o madre implica que la vida cambie por completo, y junto con las innumerables alegrías de la llegada de un hijo, aparecen numerosas inseguridades, tales como miedos sobre la capacidad de ser buenos cuidadores, las comparaciones con otros padres, etc. Todo esto unido a situaciones estresantes como no saber qué le ocurre (sobre todo en la etapa más temprana en la que aún no saben hablar), los cambios de horario, la falta de sueño…

Estas situaciones, junto a las inseguridades descritas, pueden llevar al límite a los padres y producir que el estrés que sufren afecte seriamente a su estabilidad emocional y a su desempeño en cualquier actividad.

La importancia de la gestión del estrés en la paternidad y maternidad

Aunque haya muchos libros de ayuda y tutoriales sobre crianza de bebés y sobre cómo afrontar este momento, la realidad es que cuando un padre o una madre tienen a su bebé en sus brazos, todo lo leído puede ayudar, pero no será un manual de instrucciones con todas las respuestas.

Aparecen la preocupación constante por nuestro hijo, el cansancio físico y mental, la falta de tiempo en pareja, la disminución del tiempo de ocio, etc. Son muchos cambios de manera casi inmediata que si no aprendemos a afrontar pueden acarrearnos muchos problemas debido al estrés.

Por eso, es importante tener en cuenta una serie de recomendaciones, que nos pueden ayudar a atravesar este momento de felicidad e incertidumbre a la vez.

1. Expresar las emociones y pensamientos que están generando ese estrés

Verse expuesto a la comparación y al juicio social provoca mucho sufrimiento en padres con dudas, con miedos, porque no se atreven a exponerse al mundo.

Apóyate en los tuyos, en tu pareja, en familiares que tengan hijos, en amigos, en personas de confianza con las que no tengas miedo de ese juicio y puedas expresarte libremente.

2. Trata de descansar

Sobre todo en la etapa más temprana de los bebés, el sueño del adulto se verá alterado y reducido. Esto provoca irritabilidad, debido al cansancio y al aumento de actividad. Es importante descansar las horas que se duerma, para que el sueño sea lo más reparador posible.

3. Cuida tu alimentación

La alimentación y la seguridad del bebé son una prioridad. Sin embargo, muchos padres tienden a comer cualquier cosa y habitualmente no en las cantidades que necesitan. Por eso es importante prestarle atención a lo que se va a comer; no se trata de realizar de recetas muy elaboradas, sino de llevar una alimentación sana.

4. Incorpora actividad física que te resulte agradable

La liberación de dopamina durante cualquier actividad deportiva ayudará a equilibrar los niveles de estrés.

Ya que se dispone de mucho menos tiempo, se puede combinar por ejemplo media hora de ejercicio aeróbico fuera de casa y alguna actividad que se pueda realizar en el hogar.

5. Tiempo para ti

Si tú te sientes bien, tu bebé lo sentirá. Dedicarte tiempo no te va a convertir en peor padre, ni vas a ser egoísta.

Necesitas estar bien para poder lidiar con las frustraciones que puedan aparecer en este momento de cambio constante. Es importante buscar un momento para ti, para hacer algo que te guste, una recompensa.

6. No te compares

No intentes ser el mejor, porque sentimos decirte que no existen instrucciones para mejor padre o madre. Céntrate en tu hijo y no en lo que hacen otros padres.

Se trata de ser lo mejor que puedas para tu bebé y aceptar que eso no implica ser perfecto, que es un proceso de aprendizaje en el que también puedas disfrutar.

7. Volver a un estado de calma cuando te tensiones

La práctica de Mindfulness o de la atención plena es una gran ayuda para “el piloto automático” y ser más conscientes de todo lo que nos genera la paternidad.

Con esta práctica, además de mejorar tu bienestar, podrás estar más atento, navegar mejor tus emociones, evitando reacciones impulsivas y descontroladas, y aprenderás a flexibilizarte y a ser un padre o madre que valora la compasión y la conexión emocional.

8. Apoyo psicológico

Si anteriormente no has acudido a terapia, la llegada al mundo de un hijo es un buen momento para poder solventar ciertas necesidades.

Ir al psicólogo ayuda a ver qué cargas tenemos que no queremos que pasen a nuestros hijos, qué hay en nosotros que queremos que permanezca, qué necesitamos reparar y qué queremos soltar.

Del trabajo que nosotros realicemos se beneficiará nuestro hijo, porque no estaremos condicionados por nuestro pasado; será una experiencia nueva, una relación que se construye desde otra base.

Taller de Mindfulness para padres en Cepsim Madrid

En el Centro Psicológico Cepsim realizamos un taller formativo en Mindfulness para padres y madres que te ayudará en tu paternidad o maternidad. Se realizará el 2 de marzo.

Puesto que la maternidad y la paternidad conllevan innumerables responsabilidades, hay que adaptarse rápidamente a la vida cotidiana.

Además, a medida que el bebé crece, las necesidades cambian; es un proceso evolutivo de cambio que puede agotarnos, y a través de este curso aprenderás herramientas para poder lidiar con toda esa ansiedad y disfrutar.

Este curso del Centro Psicológico Cepsim está indicado para personas que han sido recientemente padres o que están pensando en serlo.

Mediante la práctica del Mindfulness aprenderás a educar de manera responsable.

Como decíamos anteriormente no se trata de ser los mejores, sino de ser conscientes de cómo se educa y desde dónde lo estamos haciendo, si desde nuestra experiencia, desde el cansancio del momento, o desde el poder reflexionar y parar. Todo ello prestando atención a lo que le pasa a nuestro hijo, por qué le pasa y cómo podemos ayudarle.

Puedes conocer sobre nuestros talleres de Mindfulness en nuestra web www.psicologiamadrid.es.

Apoyo psicológico para mujeres embarazadas y padres primerizos

Además, desde el Centro Psicológico Cepsim ofrecemos apoyo psicológico para mujeres embarazadas, como también para padres y madres primerizos, para afrontar el estrés y los problemas que puede acarrear esta etapa de la vida.

Источник: https://psicologiaymente.com/meditacion/mindfulness-para-padres-primerizos

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: