París con niños

Guía rápida: París con niños

París con niños

TravnikovStudio / shutterstock.com

Hemos reunido en esta Guía rápida: París con niños, toda la información que hemos publicado sobre los lugares y las actividades más destacadas que ofrece la capital francesa a las familias que la visitan.

París está llena de parques y jardines donde los niños puede correr y jugar a gusto.

Sus monumentos ofrecen experiencias especiales que se quedarán grabadas en sus memorias (no sólo la Torre Eiffel), sobre todo si antes los inspiramos con cualquiera de estas 5 historias para animar a los niños antes de visitar París.

¿Qué hacer con niños en París?

Las actividades disponibles son muy variadas, algunas pagas, con precios especiales para familias, gratis o gratis y sin colas para portadores de la París Pass.

Planifica tu visita con las recomendaciones que te mostramos a continuación:

Disneyland París

Miles de familias llegan a París todos los años para visitar Disneyland París, el parque temático más visitado de Europa. Mira nuestra guía al respecto, entérate de cómo llegar, de las opciones de traslado privado y hasta de las experiencias VIP.

Playmobil Parc París / Tinxi – Shutterstock.com

Una opción menos maratónica que la anterior, pero divertida, es el Parque Playmobil FunPark. Este parque está dividido por áreas temáticas (piratas, zoo, caballeros, palacio encantado y casa de muñecas). Con tienda, café y restaurante que facilitan pasar el día entero en sus instalaciones

mimohe / Shutterstock.com

Parque Asterix París

El Parque Asterix París es menos conocido, pero ofrece atracciones muy particulares inspiradas en la serie de dibujos animados Astérix. En las instalaciones se realizan shows con delfines y leones marinos y aquí se encuentra una de las montañas rusas de madera más grandes de Europa. Está en las afueras de París.

Playgroung en Jardines de Luxemburgo / VPD – Guiajando

Dentro de las áreas verdes del Palacio y Jardines de Luxemburgo se encuentra un playgroung muy completo, es pago (aprox. 2 euros por adulto) pero está en excelente estado, impecable, y con muchas atracciones.

Hay baños y una cafetería.

También aquí en Luxemburgo hay un teatro de marionetas (Théâtre de Luxembourg) , un carrusel, paseos en pony (durante el verano) y alquiler de botes a vela.

Elena Dijour / Shutterstock.com

En los Jardines de las Tullerias también puedes alquilar durante el verano botes a vela y se hacen paseos en pony. Hay además carrusel, noria y un playground. Es un lugar perfecto en pleno centro de París para dejar a los niños descansar o correr a gusto.

Zoo La Ménagerie / Natali Glado-shutterstock.com

En el Jardín Des Plantes la principal atracción para los niños es el Zoo La Ménagerie, hogar de más de mil animales.

Precioso parque para pasar un domingo o hacer un picnic si hace buen tiempo.

Jardin Des Enfants Des Halles

Jardín Des Halles

Dentro del Jardín Des Halles existe un espacio dedicado a los niños, llamado Jardin Des Enfants Des Halles una zona de juegos muy atractiva con carruseles, toboganes, rampas, un túnel, y un laberinto.

Christian Mueller / Shutterstock.com

Parque de la Villette

El Parque de la Villette es probablemente el favorito de muchos niños en París. Hay varias zonas de juego, entre las más populares está El Jardín del Dragón, donde los niños suben hasta un dragón gigante para luego lanzarse por un gran tobogán.

 El Jardín de dunas y viento, con un colchón de aire enorme y un molino que se activa pedaleando, un jardín con espejos, un bosque encantado.. está retirado del centro de París, pero tiene suficiente actividades para pasar el día entero.

 Hay un  cine 3-D, un canal donde alquilan botes y la fantástica Ciudad de los Niños. 

Kiev.Victor -shutterstock.com

Des Buttes-Chaumont

Un verdadero oasis en la ciudad es el parque Des Buttes-Chaumont, con cascadas,una  gruta para explorar, puente colgante, estanques con patos, y hasta dos teatros: Le Guignol de París y Théâtre Guignol Anatole.

Un parque de cuentos de hadas.

Petr Kovalenkov – shutterstock.com

El Bosque de Vincennes es otra excelente opción, distribuidos por sus casi  mil hectáreas de superficie encontramos lagos, áreas de juego alrededor del parque: pista para bicicletas y patines, paseos en barca, teatro de marionetas y hasta un tiovivo (carrusel).

Aquí se encuentra también el Zoo de París.

Pamela Loreto Perez / Shutterstock.com

Parque del Campo de Marte

El Parque del Campo de Marte es el jardín ubicado a los pies de la Torre Eiffel, y allí, con la torre de fondo, se encuentran varias zonas de juego para niños.

Hay también kioskos para merendar y mucho espacio para hacer una merienda al aire libre.

Cité des Enfants

El número uno sin duda es Cité des Enfants o Ciudad de los niños.

Ubicado en los alrededores de Parque de la Villette, este espacio ofrece la posibilidad de divertirse y experimentar diferentes juegos y actividades creados con el objetivo de estimular el desarrollo cognitivo.

Además el costo de la entrada  incluye la proyección de una película en 3D. La entrada puede ser gratuita para los adultos con la tarjeta Paris Pass.

Fuente Stravinsky junto al Pompidou / lembi-Shutterstock.com

El Centro Pompidou es un museo de arte moderno con mucha vida y actividades para familias. En sus instalaciones se realizan actividades especiales para los niños, y afuera en su plaza siempre hay familias con pequeños jugando o viendo a alguno de los artistas callejeros que hacen sus demostraciones aquí.

Rrrainbow / Shutterstock.com

 Museo de Historia Natural

Respecto al Museo de Historia Natural solo vamos a decirles una palabra: DINOSAURIOS.

Muy recomendado.

Alojamiento para familias en París

WorldWide / shutterstock.com

Al viajar con niños, sobre todo con los más pequeños,  buscamos comodidades específicas: cocina con microondas, baños amplios, cunas, tronas, camas extras, elevador y accesos fáciles. En París la oferta de alojamiento es muy amplia, y seguramente encontrarás lo que buscas.

Apartamentos

Para hospedarse en familia en París, lo más ideal sería un apartamento, por la ventaja de tener más espacio, comodidad y cocina disponible las 24 horas. Además, muchos de los apartamentos disponibles ofrecen cunas y sillas de comer.

Mira nuestra selección de 5 apartamentos para familias en París por menos de 100 euros y 5 apartamentos baratos en el centro de París. Todos en zonas seguras y con transporte fácil.

Hoteles

Si te atrae más la idea de tener las camas hechas al volver, reserva un Hotel en París en cualquiera de los barrios de la ciudad. Mira nuestra selección de 5 hoteles baratos cerca de la Torre Eiffel y 5 hoteles baratos en París.

Si quieres saber más sobre cada zona de la ciudad, mira nuestra lista de atracciones de cada distrito o “arrondissement” en Dónde quedarse en París

Comer en Familia en París

Para saber dónde comer con niños en París puedes ver nuestros post sobre comer en París:

Otras Actividades en París para familias:

Puedes ver también nuestras guias sobre Londres con niños, Lisboa con niños, y Oporto con niños

Источник: https://www.parisando.com/guia-rapida-paris-con-ninos/

10 planes fascinantes para visitar París con niños

París con niños

Estas pasadas vacaciones hicimos nuestro tercer intercambio de casa internacional y estuvimos casi dos semanas en el corazón de París, en el primer arrondissement, en un apartamento precioso muy cerquita de Notre Dame.

Desde nuestro primer intercambio en Roma no dejamos de recomendar la experiencia de intercambiar casa, pensamos que es una manera muy cómoda, práctica y sostenible de viajar, especialmente si vas con niños ya que las comodidades que te ofrece una casa (a la hora de cocinar, poner lavadoras, tener espacios para jugar,…) ¡son muchas!

En París pasamos unos días maravillosos en los que hicimos muchísimas cosas con S. y hoy por fin me siento un ratito a contarte nuestra experiencia por si puede servirte para algún futuro viaje a la ciudad de la luz con tus peques.

Descubriendo con calma París

Ya conocía la ciudad por un viaje anterior (en el 2009), y como te conté aquí entonces volví algo decepcionada, tenía unas expectativas tan altas que al no verse cumplidas de inmediato solo me centré en lo negativo que me encontraba, que no era poco (que si era una ciudad muy sucia, que si los parisinos eran muy airados, que si explotaban a los turistas, que si los jardines estaban muy descuidados,etc, etc.)

Esta vez, sin embargo, la he conocido desde otro lugar menos egocéntrico, sin prejuicios, desde las ganas sinceras de disfrutar de unos días tranquilos en familia empapándonos de la cultura y costumbres de la capital francesa, pues S.

a sus 6 años se encuentra en un momento muy activo de querer descubrir el mundo (aunque es cierto que con dos años ya decía en voz alta que quería subir a la torre Eiffel), y es una delicia poder acompañarla en este descubrir como padres.

Así que en nuestro planning de viaje teníamos muchísimas cosas previstas para disfrutar de la ciudad con ella y  que te resumo en estos 10 planes geniales.

Los imprescindibles: desde la torre Eiffel, Notre Dame o el Centro George Pompidou

Hay visitas obligatorias que son fascinantes como la torre Eiffel (verla desde abajo o iluminada por la noche desde el Trocadero ya son experiencias increíbles), pero que además son una oportunidad muy bonita para ver la ciudad desde las alturas. 

Por eso subimos hasta el tercer piso de la torre, donde hay una panorámica increíble de todo París (¡aunque nos falta la foto!). Eso sí te recomiendo que si vas a subir vayas tempranito para no hacer mucha cola o que consigas las entradas anticipadas en su web.

Una vez allí aprovechamos para comprar unas postales y unos sellos en su tienda de la primera planta  y enviar unas postales bien bonitas a los abuelos de Murcia y de Mallorca (hay un buzón a los pies de la torre). ¡Les hizo mucha ilusión recibirlas!

Otras vistas geniales se pueden admirar desde las terrazas de la catedral de Notre Dame. Para hacerlo hay que subir a pie los 400 escalones,  aunque S. no se cansó ni un poquito ¡y llegó la primera sin despeinarse!

Le encantó ver las famosas gárgolas de cerca ¡y las impresionantes campanas de la torre!

Una experiencia en las alturas muy chula también es contemplar el centro de la ciudad desde lo alto del Museo de Arte Moderno Pompidou. Para subir hay que ir por unas escaleras mecánicas tapadas por un tubo transparente que parecen un gusano, y ya solo eso es divertido.

Una vez arriba pasamos tan buen rato que ahora lo recuerdo con una sonrisa. F. y S. dibujando en sus respectivos cuadernos de dibujo y yo escribiendo para un nuevo proyecto que saldrá en diciembre y que me tiene enamorada (pero shhh! ¡Guárdame el secreto!).

(2) Los jardines de Luxemburgo

Estos jardines tan bonitos de París te permiten dar un paseo de regreso al siglo XIX. Vale mucho la pena visitarlos.  Allí encuentras muchos entretenimientos para los niños, y todos son como los de antes, ¡y les chiflan!

Por pocos euros pueden jugar un buen rato en la gran fuente haciendo navegar un velero de madera (esto a S. le encantó), también pueden acudir a un teatro de marionetas, pasear en poni o divertirse en el parque de juegos donde hay columpios antiguos, tirolinas y otros circuitos de obstáculos geniales.

Además allí hay muchas zonas verdes para hacer un buen picnic y hasta se puede ver una de las Estatuas de la Libertad que hay en París.

Algo que me llamó la atención de los parques parisinos es que además de bancos hay sillas metálicas móviles por todos lados, con lo que puedes desplazarla y colocarla donde te interese para descansar, leer, merendar o simplemente ver la pida pasar.

(3) La feria de atracciones de los jardines de las Tullerias

Siguiendo con los parques, después de visitar el Louvre está muy bien pasar un rato por la feria de los jardines de las Tullerias, justo al lado. Es pequeñita pero tiene tiovivos, trenes, camas elásticas, diversas atracciones y muchos puestos de comida. Nos pareció genial para descansar un rato y reponer energías mientras los peques se divierten.

(3) La ciudad de los niños (La cité dels Enfants)

Un plan que nos habían recomendado desde varias vías era visitar La cité dels Enfants en el parque de La Vilette (está algo alejado del centro pero se puede ir en metro). Se trata de un espacio interactivo creado para los niños para que puedan jugar, experimentar y descubrir muchas cosas sobre el mundo natural, el cuerpo humano, física, tecnología…

Ya habíamos tenido la experiencia del Museo del Bambini que visitamos en Roma y sabíamos que a S. le iba a encantar visitar algo parecido.

No nos decepcionó en absoluto, visitamos el espacio de 5 a 12 años y cada ambiente nos pareció genial: el del agua, el del cuerpo humano, el de la naturaleza, el de televisión o el de la imprenta.

A mí personalmente me enamoró el mariposario en el que podías entrar y ver las mariposas revolotear a tu alrededor entre las flores, ¡qué chulada!

(5) Las maravillas de Versalles

Esta excursión también me parece muy recomendable.

Visitar un auténtico palacio real, teniendo en cuento la gran presencia que tienen los reyes, príncipes y princesas en los cuentos infantiles creo que les puede aportar mucho a los niños/as.

Es una oportunidad muy buena de tocar con las manos y admirar la belleza que representa la realeza, que en los cuentos no deja de ser una metáfora de la belleza interior que podemos lograr las personas si obramos con bondad y amor.

Y Versalles es tan increíble, tiene tanta belleza, con todas las historias que guarda también. Nos encantó visitar sus diferentes estancias y ¡la sala de los espejos! ¡Con la boca abierta nos quedamos!

Hay que tener en cuenta que en aquella época un espejo era un elemento de auténtico lujo y estos fueron los primeros espejos del país en los que podían contemplarse de cuerpo entero… Y colocados tan  estratégicamente para expandir la luz son un verdadero espectáculo.

Además de visitar el interior del palacio, hicimos un picnic en sus increíbles jardines para comer  y pasamos un rato maravilloso navegando en una de las barcas del gran canal.

Qué bonita experiencia.

(6) Navegar por el Sena

Y como esto de navegar nos gusta mucho, otro de los planes que nos entusiasmó y que te recomendamos es dar un crucero por el Sena en uno de los muchos barcos que ofrecen este servicio. Es una manera genial de tener otra vista de la ciudad y pasar por debajo de sus puentes es muy divertido para los peques.

Hay muchas opciones para hacerlo, desde un crucero con cena y música incluida hasta un paseo sencillo de una hora, en cualquier caso toda opción es un acierto.

(7) Los mejores museos de adultos para ir con niños

La oferta de museos de París es asombrosa. El Louvre o el Museo de Orsay son maravillosos pero son museos enormes de colas interminables en los que los niños pueden perder la paciencia. ¡Y los adultos!

Por eso los que más te recomendamos para ir con niños son:

El Museo Rodin, que además de ser pequeñito parte de la visita se recorre en sus preciosos jardines, donde encuentras esculturas para admirar, tumbonas para descansar y opciones para tomar un helado o un refresco.

A mí personalmente me impactó conocer la trágica historia de Camille Claudel, alumna, colaboradora, amante y musa de Rodin que tenía un gran talento como escultora pero que no floreció por su historia personal con Rodin.

Durante nuestra visita al museo F. y S. dibujaron un buen rato las esculturas del jardín y pasamos una jornada muy muy agradable.

Otro museo que nos gustó muchísimo es el Museé de l’Orangerie, por una parte porque simplemente la experiencia de vistiar las Nympheas de Monet ya vale la pena (dos salas haciendo el símbolo del infinito con 90 metros del jardín de agua de Monet representando las cuatro estaciones) y por otro, porque es pequeñito, no muy concurrido y la colección de arte impresionista  y moderno que tiene es maravillosa.

(8) Museos para niños

Otra opción que a los niños les suele gustar mucho, siguiendo con la línea de los museos, es el Gran Museo de Historia natural de París. Un conjunto de galerías ¡impresionante!

Allí encuentras todo lo relacionado con la Historia natural: mundo animal, mundo vegetal, mundo mineral, la historia de nuestro planeta y la de la vida.

A destacar especialmente de todo el complejo, la Gran Galería de la Evolución, donde encuentras un conjunto asombroso de cientos de especies animales, algunas de la cuales han desaparecido del planeta.

Y muy cerca de allí está también la Galería de Paleontología, donde hay fósiles de dinosaurios, mamuts y dientes de sable, que a S. le chifló. A mí no tanto la verdad, eso de ver tanto fósil junto no me gustó demasiado.

Los imprescindibles: crepes, macarons, eclair, brioches, helados de Berthillon

Cada día probamos alguno de los muchos dulces típicos de París, ¡a cada cual más delicioso! Todas las mañanas F. bajaba a una de las cinco boulangeries de nuestra calle y desayunábamos con croissants o pan au chocolait, ¡qué rico el que lleva también crema de almendras!

Más tarde ya de camino a nuestro plan diario, podíamos reponer fuerzas merendando en algún rincón un delicioso crepe con chocolate…

Pararnos a tomar el té y deleitarnos con los famosos macarons de Ladurée en Campos Elíseos…

Refrescarnos con  uno de los famosísimos helados a la frambuesa de Berthillon en la isla de San Luis o  con uno de esos deliciosos Eclair que hay por todas las patisseries de la ciudad.

(10) ¡¡Picnics y merendolas en los parques de París!!

Por último un plan 3B (bueno, bonito y barato) es montar un picnic en alguno de los parques o jardines de París. Esto es algo muy parisino en verano ¡y que hicimos mucho!

Desde la emblemática plaza Les Vosges en el barrio de La Marais  hasta el Campo de Marte de la Torre Eiffel, los Jardines de Luxemburgo o las Tullerías por poner algunos ejemplos más céntricos.

Esta última foto fue tomada el domingo de la final del Tour de Francia y los cazas del ejército pasaban dibujando la bandera de Francia en el cielo, no pudimos fotografiarlo pero fue muy bonito presenciarlo.

En otro post te hablaré de algunas curiosidades que encontramos por la ciudad y te mostraré nuestra casa de intercambio en la que nos sentimos como en nuestro hogar.

Mis sensaciones en este viaje son muy diferentes al anterior. Y por eso precisamente creo que París es una ciudad para saborear despacio, que se aprecia mejor si degustas con calma todas las maravillas que tiene para ofrecernos. Sin duda así es como más la he disfrutado, y la recordaré siempre. ¡Gracias París!

Siempre nos quedará París. – Humphrey Bogart en la película Casablanca.

Источник: https://www.demicasaalmundo.com/blog/10-planes-fascinantes-para-visitar-paris-con-ninos/

10 Cosas que hacer si viajas a París con niños

París con niños

Nos vamos a París. Pensar en la capital gala es que se agoten los calificativos. París es un referente mundial que hay que visitar y que, en familia, puede ser una ciudad muy divertida.

Además del importantísimo contenido cultural que ofrece la ciudad, en París también podéis pasar jornadas lúdicas con los niños.

No olvides que su oferta de entretenimiento familiar es una de las mayores del viejo continente.

Si te apetece disfrutar de la historia, cultura y gastronomía de París y descansar unos días en familia, reserva ya aquí.

1. Disneyland París

Por supuesto, si pensamos en viajar a París con niños, la primera cita tendrá que ser Disneyland París. No podemos pasar por la capital francesa sin saludar a Mickey Mouse, las princesas Disney y todos los personajes de esta mítica factoría de ficción.

Durante tu estancia, puedes alojarte en los hoteles del propio parque, al que se puede llegar desde París a través de conexiones ferroviarias que salen de las estaciones Charles de Gaulle, Aubert, Châtelet Les Halles, Gare de Lyon y Nation. También hay autobuses que llevan del aeropuerto al parque.

Fuente: disneylandparis

2. Parque Astérix

Sin duda, ir al parque Astérix de París es como retroceder en el tiempo y entrar en una pequeña aldea gala. El parque está dividido en distintas temáticas donde podéis visitar la zona de Egipto, la Galia, Grecia antigua, el Imperio Romano, los vikingos y la historia de Francia.

El parque reúne 40 atracciones y espectáculos en directo con las que los galos se divertían siempre que no sufrían el ataque de los romanos. Entre ellas destaca una de las montañas rusas de madera más grandes de Europa. Al igual que Disneyland París, el parque se encuentra a las afueras de la ciudad, por lo que el desplazamiento hay que realizarlo en transporte público o coche.

Si estáis alojados en París y os apetece disfrutar de todas las atracciones que ofrece este parque temático, reserva aquí una excursión que te llevará desde la ciudad al Parque Astérix.

Fuente: parcasterix

3. Playmobil Fun Park

Ahora bien, una opción más calmada, y en un entorno más reducido, es el Playmobil Fun Park de París. Este es un espacio de 2.

000 metros cuadrados donde los niños pueden divertirse, por ejemplo, en la zona de piratas o el espacio de las hadas y las princesas, entre otros.

Para los niños será muy divertido poder jugar con todos los pequeños muñecos Playmobil durante el tiempo que estén allí, pasando de un espacio a otro.

Fuente: pixabay

4. La Ciudad de los Niños

Este es un espacio en el que los más pequeños pueden experimentar y explorar a través de actividades educativas. El objetivo es provocar en los niños el interés por los conocimientos de la ciencia, la tecnología y la investigación.

Además, podéis ver espectáculos interactivos y demostraciones prácticas sobre la Tierra.

Otras posibilidades son pasar por el simulador Cinaxe, visitar un submarino de 400 toneladas, o recorrer el espacio dedicado a los últimos avances de la ciencia y la tecnología.

Fuente: cite-sciences

5. A vista de pájaro

Una de las formas más bellas de ver París es desde las alturas. Ubicado en el parque André Citroën, el Ballon de París es el globo aerostático más grande del mundo. Sobrevuela la ciudad a 150 metros de altitud descubriendo unos paisajes que nunca habías imaginado.

Además, el globo se ha convertido en un indicador de la calidad del aire de la ciudad, ya que cambia de color dependiendo del número de partículas registradas en el aire. En todo caso, tened en cuenta que, al ser globo aerostático, el vuelo depende de las condiciones meteorológicas.

Fuente: familytraveller

6. Un imprescindible, la Torre Eiffel

Si hay un elemento arquitectónico en París que seduce tanto a adultos como niños, es la Torre Eiffel. Ver la ciudad desde la gran torre de hierro es poder admirarla desde sus 300 metros de altura.

Puedes subir en el ascensor, con el que tendrás una subida vertiginosa, o caminando por las escaleras de 1.665 peldaños. En las primeras plantas de la torre podéis hacer una parada en los Restaurantes 58 Tour Eiffel o Le Jules Verne.

Y en el tercer piso, tendréis una vista de 360 grados de la capital francesa.

Si te apetece contemplar las espectaculares vistas de París desde la Torre Eiffel y disfrutar del icónico monumento ahorrándote las interminables colas, reserva tu entrada aquí. Si, sin embargo, prefieres descubrir los secretos del símbolo de París acompañado por un guía, reserva una visita guiada aquí.

Fuente: pixabay

7. Una parada en el Museo del Louvre

Si hablamos de arte, una visita ineludible en París es el Museo del Louvre. Las dimensiones del museo y sus más de 35.000 piezas en exhibición hacen imposible abordar su visita en un solo día. Pero el museo ofrece interesantes programas, cursos y talleres ideados para las familias y los niños.

Los domingos, el Louvre cuenta con cuatro puntos familiares en los que varios animadores dan las pautas para la visita al Museo.

Además en la página del museo, en el apartado de arte y educación, encontraréis un simpático personaje llamado Dominique-Vivant Denon con el que los niños podrán acceder a los misterios y secretos de las obras que hay en el museo a través de cinco cuentos y cuarenta y nueve anécdotas que podréis leer antes de visitar el Louvre.

Si te apetece recorrer las galerías de una de las pinacotecas más famosas del mundo sin esperar sus largas colas, reserva tu entrada aquí.

Fuente: pexels

8. Catedral de Notre Dame

Un itinerario fantástico es visitar este magnífico edificio desde la perspectiva del Jorobado de Notre Dame. No os perdáis su imponente arquitectura, las vidrieras ni, por supuesto, las gárgolas que de seguro encantarán a los niños.

Fuente: pixabay

9. Visita en barco por el río Sena

El río Sena presenta un escenario fantástico para visitar París. Múltiples compañías de cruceros ofrecen exposiciones, espectáculos, cabarés y gastronomía. Además, es un modo diferente de descubrir los monumentos de esta ciudad, también en familia.

Tanto de día como de noche, el Sena presenta una experiencia única para descubrir la belleza de París. Si te apetece navegar hasta la Isla Saint Louis, reserva tu entrada aquí.

Fuente: pixabay

10. Parques de París

Hacemos un alto para disfrutar de las zonas verdes parisinas. Una de las más populares es el Jardin du Luxembourg, uno de los pulmones verdes de París.

En sus rejas podréis ver exposiciones fotográficas y, en el interior, contemplar su arquitectura y botánica. En el noreste de París está el Buttes Chaumont, uno de los parques más grandes y el más empinado de la capital.

Ofrece unas preciosas vistas de París, por lo que es ideal para hacer un pícnic. No os perdáis sus cuevas, las cascadas y el puente colgante.

Sin embargo, una zona verde imprescindible en París es el Jardín des Tuileries. Se trata de un espacio para el paseo de turistas y locales donde apreciar estatuas, descansar en los estanques o visitar el museo de l’Orangerie.

Fuente: unsplash

Otras ciudades que te animamos a visitar con niños son Londres y Lisboa.

Si te apetece disfrutar de la historia, cultura y gastronomía de París y descansar unos días en familia, reserva ya aquí.

Viajar con niñosViajes por el mundoFrancia Todas las edades Viajes por Europa

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/viajar-con-ninos/por-el-mundo/que-hacer-si-viajas-a-paris-con-ninos/

París con niños

París con niños

Seguramente el turismo familiar que llega a París tiene como principal objetivo Eurodisney, pero en la mayoría de casos todas las familias se proponen al menos dedicar un día a visitar París con niños.

El viaje perfecto consistiría en dedicar mínimo 3 días a está espléndida ciudad ya que París esconde infinidad de lugares que harán las delicias de toda la familia. Es importante antes de plantearse una visita a la ciudad, planificarse un poco y tener claro que medio de transporte vamos a usar, es vital si vamos con niños y nos permitirá optimizar tiempo.

Hay que tener en cuenta que las distancias en París son muy grandes pero si aprovechamos lo que tenemos en los alrededores podremos disfrutar mucho de lo que nos ofrece la ciudad.

Se pueden plantear numerosos itinerarios para aprovecha bien el tiempo, nosotros  os proponemos 5 basados en nuestra propia experiencia.

Otro recurso que solemos utilizar cuando viajamos, es contratar el primer día lo que se llaman un Free tour. Son visitas guiadas gratuitas en este caso por París, donde sólo das la voluntad al acabar la ruta. Es una forma de tener una idea general de la ciudad y de conocer algunos secretos de la misma sobre donde comer o donde ir de compras :). Los guías son muy serviciales y amables.

1. Torre Eiffel y alrededores

La visita a la torre seguramente es el principal objetivo de cualquier visita a París, muchos intentan planificar esa visita comprando la entrada en Internet a través de su web oficial: www.toureiffel.

paris, lo que suele ocurrir es que seguramente sino lo hemos hecho con mucha antelación no podamos hacer la compra, pero no nos preocupemos. Existen formas de paliar un poco las largas colas que se llegan a formar.

Una opción es subir el primer tramo de la torre a pié, si nos colocamos frente a ella, dejando el Sena a nuestra espalda, encontraremos la taquilla para esta opción a la derecha, en el segundo pié de la torre. Allí si nos interesa podemos también comprar el ticket para subir arriba del todo en ascensor.

Veréis que hay mucha menos cola pero puede resultar fatigoso para algunos niños, nosotros lo hemos hecho 2 veces con niños de 7, 9 y 12 años y han aguantado mejor que los adultos.

El truco de estar a primera hora de la mañana para la cola del ascensor no os funcionará ya que son muchos los que piensan exactamente igual :).

Otra opción, más recomendable, es hacer la visita a última hora de la tarde, ya que hay menos colas tanto para la subida en ascensor como a pié, e incluso para el tramo final. El horario en verano es bastante holgado y podemos ver la iluminación de la torre cuando bajamos.

Esa misma jornada podemos planificar un paseo por el Sena, hay barcas desde 10 euros, lo aconsejable es hacerlo a primera hora de la mañana donde hay menos aglomeraciones.

El motivo es fácil, existen numerosas excursiones organizadas que incluyen la visita a la Torre a primera hora  y el paseo por el Sena por la tarde, por lo que encontraremos muchísima más cola para acceder a los barcos. Si invertimos el orden ganaremos mucho tiempo.

Yendo a primera hora de la mañana no habrá problema para comprar directamente allí el billete antes de subir al barco sin tantas aglomeraciones.

Entre y entre podéis realizar varias visitas a lugares como: el Parque de Champ de Mars, los Jardines del Trocadero o la Escuela Militar y el Hôtel National des Invalides.

2. Sacré-Coeur y Montmartre

Estamos antes uno de los barrios más bellos de París, es obligado callejear por sus calles para terminar con la visita al majestuoso monumento del Sacré-Coeur, donde podremos ver desde su cúpula unas magníficas vistas de la ciudad. Aquí es suficiente dedicar media jornada.

Pero no nos olvidemos que vamos con niños. Convirtamos el paseo por este precioso barrio en un juego tipo gincana y  propondremos a los niños localizar algunos objetivos, enumeramos los puntos clave que deben encontrar:

  • Iniciamos nuestro paseo desde el conocido Moulin Rouge situado muy cerca de la parada de metro de «Blanche», está parada nos dejará prácticamente a los pies del mismo. (1) Aquí localicemos el molino rojo.
  • Desde allí, en la calle justo a la derecha y a pocos metros,  seguiremos hacía el conocido «Café des Deux Moulins» (15 rue lepic), famoso por ser el bar de «Amelie», la protagonista de la película francesa del mismo nombre. Allí incluso podremos comer un menú a buen precio o degustar un buen café. Dentro encontraremos diferentes elementos que homenajean a la película (no perderse la entrada a los baños). (2) Aquí debemos encontrar una imagen de la protagonista de la película dentro del restaurante.
  • Seguimos nuestra ruta, en el nº 54 de esta misma calle, encontramos un edificio que fue propiedad del hermano de Van Gogh y donde el pintor se alojo durante varios años.(3) Encontrar la entrada.
  • Subiendo por la misma calle podremos ver todavía dos molinos: el Moulin Blute-Fin y el Moulin Radet, este último convertido en restaurante.(4) Localizar los dos molinos.
  • Ahora en la place Marcel Aymé toca descubrir donde se encuentra la estatua del hombre que atravesaba las paredes (Passe-Muraille).(5) Lolizar al hombre que atraviesa el muro.
  • Nuestro paseo nos ofrece una preciosa vista del barrio de Montmartre, llegamos a otro sitio donde podremos ver el famoso conejo de Gill, en la fachada del Cabaré «Au Lapin Agile» (22 rue des Saules) y justo delante tenemos el único viñedo activo que existe en toda París: Clos Montmartre.(6) Localizar al famoso conejo.
  • En breve llegaremos a la Place du Tertre donde se concentran numerosos artistas (pintores, retratistas, dibujantes,…) y es la zona más alegre del barrio que no defraudará.(7) Contar cuantos pintores hay en la plaza.
  • A escasos metros encontraremos la entrada al Sacré-Coeur, del cual podemos visitar su interior de forma gratuita y subir a la cúpula previo pago para disfrutar de una de las mejores vistas de París.(8) Contar las escaleras que llevan a la entrada.

    Si lo consiguen todo helado para los niños.

Para la bajada hay un pequeño funicular pero al ser una distancia relativamente corta casi es mejor bajar por las escaleras, que nos dejará en una amplia zona de restaurantes y tiendas de recuerdos, para en poco tiempo llegar a la misma estación de metro, nuestro punto de partida.

3. Museo del Louvre

Seguro que visitar el Museo del Louvre un día entero puede ser excesivo si vamos con niños, lo ideal será dedicarle una mañana o tarde, aquí sí que recomendamos ser de los primeros en entrar porque luego las colas kilométricas no paran. La entrada es gratuita para los menores de 12 años :).

El museo es muy muy grande por lo que si hacemos la visita con niños y una vez tengamos el plano en nuestras manos, lo mejor es planificar una visita a los hitos más importantes.

El plano que te facilitarán en la entrada indica aquellos obras maestras que no nos podemos perder en nuestra primera visita al museo. Por descontado todo debería pasar por ver una de las obras favoritas de los peques: «La Gioconda», la obra más conocida de Leonardo da Vinci. Este cuadro se encuentra sin duda en una de las partes más espectaculares y bonitas del Louvre.

Sus largos pasillos nos ofrecen obras de todo tipo y no debemos perdernos: Afrodita llamada Venus de Milo, los diferentes sarcófagos egipcios, la Victoria de Samocracia, el escriba sentado o los majestuosos aposentos de Napoleón III.

El museo abre todos los días, excepto los martes y algunos días festivos. La apertura es de 9 a 18 horas excepto miércoles y viernes que abre hasta las 21,45h.

Para completar el día y satisfacer el descanso de los niños una buena opción es visitar los Jardines de las Tullerias donde pueden encontrar botes a vela,  un carrusel, zona de juegos y durante el verano se instalan atracciones mecánicas y una noria.

4. Notre Dame y alrededores

En este caso vamos a centrarnos en 3 lugares, no debemos olvidar que vamos con niños y hay que ir a otro ritmo, igualmente ampliar o reducir la jornada dependerá siempre del estado de ánimo y el cansancio de los pequeños.

En abril de 2019 la desgracia se apoderó de París, un incendio durante la reforma de la Catedral de Notre Dame redujo considerablemente la catedral a cenizas. Un acontecimiento que impresionó a todo el mundo.

Aún así, sus preciosas torres principales siguen levantadas y recomendamos su visita. Siguen siendo la obra maestra de la arquitectura gótica francesa.

Pese a que las obras de restauración siguen su curso entendemos que pasarán años antes de poder volver a visitarla, aquí dejamos una foto de su interior majestuoso a modo de homenaje.

Si nos situamos delante de la fachada de la catedral, a mano derecha, a escasos metros encontramos la librería más famosa del mundo: Shakespeare & Company, se trata de una librería especializada en literatura anglosajona y que cuenta con dos pisos repletos de todo tipo de libros, pero es mucho más que eso, está llena de espacios mágicos por donde han pasado numerosos artistas literarios como el mismísimo Ernest Hemingway. Por descontado tiene una preciosa zona de literatura infantil. Merece la pena perderse un rato entre sus innumerables estanterías. También es un alojamiento que muchos utilizan de forma gratuita a cambio de trabajar unas horas en la propia librería.

La tercera propuesta fue uno de nuestros lugares favoritos y una gran sorpresa para toda la familia, también ubicada muy cerca de Notre Dame, encontramos la Sainte Chapelle, otra joya del gótico.

Ubicada en la calle 4 boulevard du Palais, dentro de la sede del Palacio de Justicia, no podremos creer lo que estamos viendo, prácticamente una capilla rodeada de vidrieras multicolores y quizás uno de los monumentos más hermosos de París.

5. Centro Pompidou

El Centro Pompidou es un museo de arte moderno tanto por fuera como por dentro. Su fachada llama la atención desde cualquier parte. Es un museo que ofrece numerosas actividades para familias.

En la parte exterior, en su característica plaza, es un lugar perfecto para descansar y que los niños puedan jugar y correr.

Una vez dentro, antes de acceder a las taquillas, existe un área de descanso, una librería y wifi gratuita :).

Si se dispone de tiempo se ubica muy cerca de allí el Ayuntamiento de París (Hotel de Ville), un edificio de bella factura que también merece la pena ver.

Nos dejamos muchas cosas: el Arco del Triunfo, el barrio latino, los campos elíseos, … pero será cada uno quien elija entre toda la variada oferta, también os podéis dejar llevar y explorar sus numerosos rincones, sus monumentos y pasear simplemente por la orilla del sena.

Cosas a tener en cuenta si vas a París con niños

  • El mejor transporte sin duda es el metro, es el más económico y podéis comprar bonos de varios días, donde toda la familia puede viajar. Los bonos son por días naturales, es decir si compramos un bono a las 18 horas sólo servirá hasta las 00,00 del mismo día. Es recomendable comprarlo pues a primera hora de la mañana. Los niños menores de 4 años no pagan.
  • El problema de las grandes ciudades es el tráfico y París no puede ser menos, por eso los buses turísticos pueden tener su encanto pero en muchos casos pueden ser una trampa  si lo que pretendemos es tener una vista panorámica y evitar que los niños caminen: además del tráfico que puede relentizar mucho el paseo,  suelen parar varios minutos en las paradas para ver si se llenan y a veces incluso unifican 2 buses perdiendo el sitio privilegiado que llegas a conseguir. Nuestra experiencia  no fue la mejor, además de caros estaban muy sucios y el trato del personal poco agradable.
  • Por toda la ciudad hay fuentes de agua fresquita y buena, se puede beber sin problema. Es bueno llevar botellitas de plásticos para ir rellenado por el camino, aprovechad las fuentes para volver a llenarlas.
  • Para comer existen todo tipo de restaurantes muchos de ellos con menús pero ninguno incluye la bebida, eso sí, si queréis ahorrar algo pedir una jarra de agua (una carafe d’eau) que es gratuita, los camareros si os despistáis os traerán agua embotellada.
  • No abundan los menús infantiles y las tronas por lo que una buena opción es comprar sándwiches o crepes y hacer un picnic en algún parque.
  • La ciudad dispone de muchos baños públicos gratuitos y en su mayoría en buen estado. En la parte de atrás suelen tener fuentes de agua.
  • Mucho cuidado con los pasos de cebra, no siempre son respetados por los conductores, busquemos siempre un acceso seguro.
  • Hay muchos museos donde los niños no pagan o tiene precio reducido.
  • Existen numerosos parques y zonas infantiles donde podremos hacer paradas técnicas.
  • Más información sobre París en familia.

Источник: https://www.turismepetit.com/viajes/paris/paris-con-ninos/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: