Pectus excavatum en niños

Pectus excavatum en niños

Pectus excavatum en niños

El pectus excavatum es una deformidad de la pared del tórax que consiste en un hundimiento aparente del esternón respecto a las estructuras costales que lo rodean. Es decir, el pecho se nota muy hundido en la región del esternón. El tratamiento es quirúrgico y se lleva a cabo si el paciente se encuentra acomplejado o causa problemas respiratorios.

Indice

  • ¿Qué es el pectus excavatum?
  • ¿Cuál es el tratamiento en bebés y niños?

¿Qué es el pectus excavatum?

Esta deformidad congénita aparece en 1 de cada 1.000 personas es su versión más leve y en una de cada 10.000 en la más grave.

Es un problema que aparece a causa de un desarrollo defectuoso de los cartílagos que unen las costillas con el esternón.

Generalmente, el único síntoma asociado a este problema es el hundimiento del esternón, es decir, es un problema solamente estético.

Sin embargo, en los casos más graves, en los que el hundimiento es más profundo, puede acusar diversas complicaciones como neumopatías crónicas, complicaciones respiratorias, tendencia a sufrir procesos congestivos e infecciones broncopulmonares, disminución de talla y peso, cansancio y fatiga constante, menor gasto cardiaco y desarrollo muscular.

A todo esto hay que añadir las consecuencias estéticas que pueden causar un serio problema de complejo y daños psicológicos que impidan al niño llevar una vida social normal y le lleven a evitar ciertas actividades como las piscinas o la playa para no tener que quitarse la camiseta. Incluso puede afectar de mayor a sus relaciones amorosas.

¿Cuál es el tratamiento en bebés y niños?

En bebés y niños pequeños solo se realiza tratamiento cuando causa problemas de salud. Si no, se puede esperar a que el niño crezca para ver si es necesario operarle o no a causa de los posibles problemas psicológicos que le cause este defecto.

El tratamiento tiene como objetivo colocar el esternón en una posición anterior, en el mismo plano que los cartílagos y las costillas, para así evitar el hundimiento.

La operación clásica consiste en extirpar los cartílagos, liberar el esternón hacia delante y colocar una osteosíntesis o malla que lo mantenga en la posición correcta.

Esta se suele llevar a cabo en pacientes a partir de los 18 años, cuando el sistema óseo esté consolidado.

Otra técnica que se usa para corregir esta malformación es la técnica de Ravitch o condroesternoplastia, una cirugía invasiva que consiste en fracturar el esternón hacia afuera para fijarlo en la posición correcta por la línea de fractura mediante una placa de metal que se sitúa por detrás del esternón para mejorar la fijación y que no se hunda.

Sin embargo, en los últimos años se ha desarrollado una técnica menos invasiva, recomendable en caso de bebés y niños, que se llama la técnica de Nuss.

Consiste en colocar, bajo control de una endoscopia, una barra que, al girarse, coloque el esternón delante.

Solo se puede llevar a cabo en niños o edades jóvenes, antes de que haya calcificación de los cartílagos para que estos sean flexibles para poder realizar esta técnica.

Además, si el pectus excavatum no tiene impacto funcional, la técnica de los implantes de silicona a medida, concebidos con las tecnologías 3D, es un tratamiento cada vez más reconocido.

Mucho menos invasivo que las técnicas de Nuss o Ravitch, y con muy buenos resultados, se puede llevar a cabo desde los 14 años, una vez pasada la pubertad.

En España hay varios cirujanos que lo llevan a cabo en Madrid y Barcelona.

Y se están haciendo investigaciones con un sistema llamado pectus up, aún menos invasivo.

Displasia

Definición:

Es una anormalidad en el aspecto de las células debido a los disturbios en el proceso de la maduración de la célula.

También llamada hiperplasia atípica es una alteración del desarrollo de las células epiteliales y mesenquimatosas, que han experimentado proliferación y alteraciones citológicas atípicas, que afectan a la orientación celular dentro de un epitelio, al tamaño, forma y organización de las células.

Esto puede ser el indicativo de un paso temprano hacia la transformación en una neoplasia, es por lo tanto un cambio pre-neoplásico o precanceroso. La forma más conocida de displasia son las lesiones precursoras al cáncer cervical, llamada neoplasia intraepitelial cervical (CIN). Esta lesión es causada a veces por una infección con el VPH (virus del papiloma humano).

Síntomas:

La displasia cervical es casi siempre insospechada por la mujer. Es descubierta generalmente por un examen de investigación (prueba de Papanicolaou).

Tratamiento:

Las lesiones persistentes se deben quitar con cirugía, quemado químico, el calor quemante, quemándose con el láser, o congelar (crioterapia).

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/salud-bebe/pectus-excavatum-en-ninos-8385

Pectus excavatum: campana de vacío

Pectus excavatum en niños

  • Tamaño de texto más grande

El pectus excavatum es una afección donde el esternón (el hueso de donde salen las costillas) se hunde hacia dentro. Esto ocurre porque las costillas y el esternón crecen anormalmente hacia el interior del cuerpo del paciente.

Los profesionales de la salud sugieren a veces que los niños usen una campana de vacío para ayudar a corregir el pectus excavatum sin tener de acudir a la cirugía (operar al niño).

¿Qué es una campana de vacío?

Una campana de vacío es un dipositivo de goma en forma de campana o de copa que está conectado a una bomba.

Usted coloca el dispositivo en forma de campana sobre la parte delantera del pecho de su hijo y usa la bomba para succionar aire hacia el exterior del dispositivo. Esto crea una succión, o vacío, que tira o arrastra el pecho hacia delante.

Con el paso del tiempo, la pared torácica y el esternón permanecen orientados hacia delante por sí solos y mantienen la nueva forma que han adquirido.

El profesional de la salud que lleva a su hijo revisará con usted las instrucciones sobre cómo usar la campana de vacío en casa.

¿Cómo usar la campana de vacío en casa?

Para usar la campana de vacío:

  • Coloque la campana sobre el pecho de su hijo. El centro de la campana debería estar justo encima de la parte más honda del pectus excavatum del niño.
  • Presione la campana sobre el pecho de su hijo para que quede bien sellada.
  • Utilice la bomba portátil para extraer el aire de la campana. Si el profesional de la salud que lleva a su hijo le indica que debe bombear hasta que haya una presión determinada, siga sus instrucciones. En caso contrario, bombee hasta que usted vea que se adelanta la pared torácica de su hijo.
  • Retire la bomba portátil y cierre bien el extremo del tubo, para que su hijo se pueda mover sin que se le escape de la campana.
  • Deje la campana colocada en el pecho de su hijo durante la cantidad de tiempo recomendada por el profesional de la salud que lo lleva.
  • Extraiga la campana del pecho de su hijo cuando haya transcurrido ese tiempo.

Si su hijo no ha cumplido los 10 años, debería ayudarle a usar la campana de vacío o bien colocársela usted. La mayoría de los niños mayores pueden utilizar la campana de vacío por sí solos.

¿Durante cuánto tiempo tienen que llevar puesta la campana de vacío los niños?

Al principio, la campana de vacío se debe llevar puesta unos 30 minutos seguidos, dos veces al día. Durante las siguientes 4 a 6 semanas, se podrá ir aumentando lentamente esa cantidad de tiempo, hasta un máximo de unas 2 horas dos veces al día (o como se lo indique el médico de su hijo).

La mayoría de los niños necesitan usar una campana de vacío durante un año o más.

Siga las recomendaciones del médico sobre con qué frecuencia y durante cuánto tiempo seguido debe llevar su hijo puesta la campana de vacío. Así, su hijo podrá obtener los mejores resultados.

¿El uso de la campana de vacío se asocia a algún problema?

Generalmente, la campana de vacío no causa problemas, salvo un ligero enrojecimiento o formación de moretones donde se fija en el pecho del niño.

Estos suelen desaparecer por sí solos al cabo de pocas horas.

Si se lo recomienda el profesional de la salud que lleva a su hijo, reduzca la intensidad de la succión para reducir las probabilidades de que se le enrojezca el pecho o le salgan moretones.

Con menor frecuencia, algunas personas tienen dolor en la espalda o una sensación de quemazón o de hormigueo en los brazos mientras llevan puesta la campana. De ocurrir esto, extraiga la campana y pruébela de nuevo utilizando una presión más baja al cabo de pocas horas. Llame al médico de su hijo si prosiguen los síntomas después de haber reducido la presión.

¿La campana de vacío es dolorosa?

Puede costar un tiempo acostumbrarse a usar una campana de vacío. Algunos niños pueden notar un poco de incomodidad al empezar a usar este dispositivo, pero la mayoría de ellos se acostumbra bastante deprisa.

¿Y si mi hijo no se la quiere poner?

La mayoría de los niños no tienen problemas paras usar una campana de vacío. Pero, si su hijo se rebela, trate de ser comprensivo con él. Colabore con su hijo para hallar soluciones y propóngale incentivos que favorezcan el uso de la campana. Se puede usar la campana de vacío debajo de una camiseta o mientras se está durmiendo.

El equipo médico que atiende a su hijo es un buen recurso, tanto para usted como para su hijo. Está ahí para responder a cualquier duda o pregunta que puedan tener y para ayudarles, a usted y a su hijo, a obtener los mejores resultados de la campana de vacío.

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/vacuum-bell-device-esp.html

Trastorno de la pared torácica: pectus excavatum

Pectus excavatum en niños

Información de Salud Para Padres

El pectus excavatum es una malformación genética en el pecho, que hace que varias costillas y el esternón crezcan de forma anormal.

Generalmente, las costillas y el esternón se proyectan hacia delante. Pero en el pectus excavatum, el esternón se proyecta hacia dentro, formando una depresión en el pecho. Esto da al pecho un aspecto ahuecado o cóncavo; por eso, esta afección también se llama pecho en embudo o pecho hundido.

¿Cuál es la causa del pectus excavatum?

Los médicos no saben exactamente qué es lo que causa esta afección. En algunos casos, se da por familias.

Los niños que la padecen suelen presentar otra afección, como:

  • el síndrome de Marfan, un trastorno genético que afecta al tejido conjuntivo
  • el síndrome de Poland, una anomalía congénita muy poco frecuente caracterizada por el subdesarrollo de los músculos de un lado del cuerpo, especialmente perceptible en los principales músculos del pecho
  • el raquitismo, un trastorno causado por la falta de vitamina D, calcio o fosfato, que conlleva un reblandecimiento y un debilitamiento de los huesos
  • la escoliosis, un trastorno en que la curvatura de la columna vertebral es incorrecta

¿Cuáles son los signos y los síntomas del pectus excavatum?

El pecho hundido es el signo principal de esta afección. Puede no ser perceptible durante los primeros años de vida o, a veces, hasta la adolescencia, aunque está presente desde el nacimiento.

Los casos leves pueden ser muy poco visibles. Pero los casos graves de pectus excavatum pueden crear una profunda hendidura en el pecho que ejerce presión sobre los pulmones y el corazón, pudiendo causar:

  • problemas al hacer ejercicio o mucha actividad física
  • cansancio
  • dolor de pecho
  • frecuencia cardíaca rápida o palpitaciones
  • infecciones respiratorias frecuentes
  • tos, resuello u opresión de pecho

Esta afección empeora conforme el niño va creciendo, y afecta más a los niños que a las niñas.

¿Cómo se diagnostica?

Los profesionales de la salud suelen diagnosticar el pectus excavatum basándose en una exploración física y en los antecedentes médicos del niño. En caso necesario, también pueden solicitar pruebas como:

  • una radiografía de pecho o de tórax para determinar la gravedad de la afección
  • una tomografía computada (TC)
  • un electrocardiograma (ECG) para evaluar la función cardíaca
  • pruebas de la función pulmonar para evaluar los pulmones
  • pruebas genéticas para detectar los síndromes relacionados

¿Cómo se trata?

Los niños y los adolescentes con pectus excavatum, a quienes no les preocupe su aspecto físico y que no tengan problemas para respirar, no necesitan tratamiento alguno.

En algunos casos, el pectus excavatum se puede tratar mediante cirugía.

En el procedimiento de Ravitch, un cirujano extrae el cartílago dañado, corrige o reconstruye el esternón y coloca una barra (o varias barras) en la pared torácica para sostenerla en la posición adecuada.

La barra se suele extraer en una operación posterior, generalmente al cabo de unos 6 meses. Esta operación se suele hacer en pacientes de 13 a 22 años de edad.

Una técnica más reciente, el procedimiento de Nuss, es menos invasiva. El cirujano introduce una barra metálica curvada a través de una incisión de tamaño reducido para empujar el pecho hacia delante.

Y se añade una barra estabilizadora para mantenerlo en su sitio. El pecho se remodela constantemente durante 2 a 4 años y ambas barras se extraen quirúrgicamente.

El procedimiento de Nuss se puede utilizar con pacientes de 9 años en adelante.

Los médicos también pueden recomendar fisioterapia y ejercicios para fortalecer los músculos débiles del pecho.

De cara al futuro

Un pectus excavatum leve no requerirá tratamiento alguno si no afecta a cómo funcionan los pulmones ni el corazón. Pero, cuando la afección es claramente visible o causa problemas de salud, la auotoimagen de la persona se puede ver negativamente afectada. En estos casos, el tratamiento puede mejorar el bienestar físico y emocional del niño.

A la mayoría de los niños y los adolescentes que se operan les va muy bien y están muy contentos con los resultados.

  • Last Reviewed: June 1st, 2018
  • Reviewed By: Cynthia Reyes-Ferral, MD;Andre Hebra, MD

Источник: https://www.connecticutchildrens.org/health-library/es/parents/pectus-excavatum-esp/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: