Pies hinchados en el embarazo

15 consejos para pies hinchados durante el embarazo

Pies hinchados en el embarazo

Durante el embarazo es normal experimentar tobillos y pies hinchados, especialmente en el tercer trimestre. Esta hinchazón es causada por la retención de líquidos, el aumento de volumen sanguíneo y la mala circulación de la sangre de las venas a las piernas debido al crecimiento del útero.

Se estima que hasta el 75% de las mujeres embarazadas sufre este trastorno en algún momento de su embarazo, la mayoría a partir del séptimo mes. Es más frecuente en mujeres con embarazos múltiples o con exceso de líquido amniótico.

La hinchazón suele empeorar al final del día, cuando hace mucho calor o después de estar mucho tiempo de pie o sentada.

El porqué de los pies hinchados durante el embarazo

La hinchazón aparece cuando se acumula demasiado líquido en los tejidos, algo que es normal durante el embarazo.

Además, según explican en la web de Inatal, el útero es cada vez mayor y ejerce presión en las venas de la pelvis y en la vena cava.

Esta se encuentra en el lado derecho del cuerpo y es la encargada de transportar la sangre desde las extremidades inferiores hasta el corazón.

 La presión del útero hace que la sangre que va desde tus piernas hacia el corazón circule más despacio, causando hinchazón en los pies y los tobillos.

Consejos para disminuir la hinchazón

Este problema no afecta a la salud del bebé, pero sí puede resultar molesto para la embarazada. A pesar de que no se puede evitar, hay una serie de medidas que puedes tomar para reducir la hinchazón y mejorar la salud de tus pies.

Evitar estar mucho tiempo de pie o sentada

Evitar estar en la misma postura demasiado tiempo y hacer pausas cada hora. Sentarte si has estado mucho tiempo de pie y dar cortos paseos si has estado sentada. Además, caminar unos minutos ayudará a activar la circulación y a aliviar la hinchazón de tus pies.

Pies en alto

Cuando estés sentada o acostada intenta poner los pies en alto, utilizando un reposapiés o un cojín. Si estás tumbada, intenta que queden por encima de la cadera.

Mueve tus pies

Mueve los pies estirando los dedos hacia la pierna y haz movimientos circulares con los tobillos para ayudar a disminuir la retención de líquidos.

También puedes mover los dedos de los pies para activar la circulación. Esto puedes hacerlo en cualquier lugar; en casa, en el trabajo, en un restaurante mientras comes con tus amigas, etc.

¡Recuerda! El movimiento es importante para disminuir la hinchazón de tus pies.

No cruces las piernas

Evita sentarte con las piernas o los tobillos cruzados, esto dificulta aún más la circulación de la sangre. Intenta cambiar de posición cada 20 minutos para mejorar la circulación.

Hay muchos mitos sobre este punto y es que sobre todo las personas mayores, decían cosas como:

– “No cruces las piernas que el feto no puede respirar”.

– “Si cruzas las piernas, se enrolla el cordón umbilical en el cuello del bebé”.

– “No cruces las piernas que el niño nacerá orejón”.

Estas afirmaciones no tienen ninguna base científica, pero lo que sí es cierto es que cruzar las piernas dificulta la circulación de la sangre y como consecuencia, se hinchan los pies.

Usa medias

Puedes usar medias especiales o de descanso para mejorar la circulación en tus piernas. Consulta con tu médico y te aconsejará las medias que mejor se adapten a ti.

Además, estas tienen otros beneficios. Entre ellos:

– Reducen la fatiga.

– Aumentan la fluidez de la sangre.

– Mantienen la temperatura corporal.

– Reducen molestias musculares.

– Previenen la aparición de las varices.

Ropa holgada

Usa ropa holgada que no presione ninguna parte de tu cuerpo.

Además, la ropa cómoda te permitirá moverte con libertad y como se mencionó anteriormente, es importante mantenerse en movimiento para activar la circulación y evitar la hinchazón de los pies.

Calzado cómodo

Olvídate de los tacones altos. El tacón que debes usar durante el embarazo debe estar entre los 2 y 4 centímetros de altura.

Sin embargo, esto no quiere decir que una mujer embarazada no pueda usar un tacón más alto en una ocasión especial en la que no tiene que estar mucho tiempo de pie. Y además, muy importante: el zapato no te debe oprimir el pie.

Para ello, es recomendable usar zapatos de horma ancha y tejidos naturales y semi sintéticos que tienen cierta flexibilidad y permiten que el pie se adapte.

Acuéstate sobre tu lado izquierdo

La vena cava pasa por el lado derecho. Por ello, es preferible que duermas sobre tu lado izquierdo; de esta manera mejorará la circulación de tus piernas hacia el corazón y podrás disminuir la hinchazón mientras estas tumbada.

Masajes

Masajea tus pies con crema cada día para mantenerlos hidratados y mejorar la circulación. Si tu pareja u otro familiar te los hace, mejor. Pero si no, puedes darte el masaje tú misma. Esto además te ayudará a relajarte y liberar la tensión acumulada en las piernas durante todo el día. ¡Recuerda! Los movimientos deben ser circulares y ascendentes para ayudar a aliviar la hinchazón.

Beber mucha agua

Beber mucha agua para mantenerte hidratada y ayudar a expulsar los residuos del organismo. Durante el embarazo debes tomar al menos 2 litros de agua cada día. Puedes llevar siempre contigo una botella de agua e ir bebiendo pequeños sorbos de agua a lo largo del día. De esta manera no llegarás a deshidratarte y beberás sin darte cuenta.

Ejercicio físico

Hacer ejercicio físico cada día es muy beneficioso para las embarazadas y mejora la hinchazón de los pies. Caminar y nadar son dos actividades muy recomendadas durante la gestación. Sin embargo, consulta con tu médico antes de iniciar cualquier actividad física.

Evita o reduce la sal en las comidas

La sal empeora los edemas, así que evita añadir sal a tus comidas. Puedes usar hierbas aromáticas para darle más sabor a tus comidas. Además, la comida salada tampoco te beneficiará si tienes la presión arterial alta; otro problema frecuente durante el embarazo.

Cuida tu alimentación

Lleva una dieta equilibrada, con comidas ligeras y bajas en grasas. Un aumento excesivo de peso durante el embarazo puede empeorar este problema. Realiza varias comidas pequeñas y saludables durante el día e intenta llevar unos buenos hábitos de alimentación en la gestación.

No te expongas a altas temperaturas

El calor empeora la hinchazón en los pies. Evitar las altas temperaturas y estar expuesta al sol durante mucho tiempo. Es bueno que tomes un poco de sol, pero evita las horas de más calor e intenta mantener tu temperatura corporal fresca.

Pon tus pies en agua caliente o fría

Los baños de pies pueden ser en agua caliente o en agua fría. Si es con agua caliente, añade un puñado de sal gorda y pon los pies en el agua durante 10 minutos. Si prefieres el agua fría, coloca agua y añade hielo; el agua debe estar tan fría como aguantes. Deja los pies en remojo durante 8 minutos: esto activará la circulación y bajará la hinchazón.

¿Cuándo debes preocuparte?

Tener los pies y tobillos hinchados es normal durante el embarazo. Sin embargo, si se te hincha la cara y la hinchazón de las manos y pies es muy brusca, deberás acudir al médico, ya que puede ser un síntoma de preeclampsia, un problema grave que debe ser tratado lo antes posible.

Si tienes una pierna mucho más hinchada que la otra y sientes dolor o molestia en la pantorrilla o el muslo. Esto podría ser una señal de un coágulo sanguíneo, una condición grave que también precisa de atención médica inmediata.

Después del parto, la hinchazón desaparecerá a medida que tu cuerpo elimine el exceso de líquido. Por ello, es normal que durante los primeros días orines con frecuencia y sudes más de lo normal.

Resumiendo

La hinchazón de los pies y los tobillos durante el embarazo es normal y frecuente en las mujeres embarazadas. La retención de líquidos y la mala circulación son las principales causas. Hay que seguir los consejos mencionados para disminuir la hinchazón y después del parto tus pies volverán a la normalidad.

Fuente: Maternidad Fácil

Источник: http://www.vidacel.cl/vidacel-blog/pies-hinchados-embarazo/

Trucos para decir adiós a los pies hinchados en el embarazo

Pies hinchados en el embarazo

Tener los pies hinchados es uno de los síntomas físicos más comunes de la gestación y prácticamente todas las mujeres sufren esta dolencia a lo largo del embarazo.

Aunque no tiene efectos para el bebé, tener los pies hinchados en el embarazo puede ser molesto para la madre.

De ahí la importancia de saber por qué se produce la hinchazón para prevenirla y reducirla al máximo.

¿Por qué se hinchan los pies en el embarazo?

Prácticamente todas las mujeres llegan a tener los pies ytobillos hinchados en el embarazo. Esta hinchazón, que se conoce como edema, es especialmente habitual en el último trimestre de la gestación y en los meses de verano. Estar sentada durante un tiempo prolongado también produce pies  muy hinchados en el embarazo.

Los pies hinchados en el embarazo son un síntoma normal, consecuencia del aumento de producción de fluidos corporales y su posterior retención en los tejidos.

Además, el tamaño del útero va aumentando constantemente durante el embarazo y ejerce una presión cada vez mayor en las venas de la pelvis y la vena cava.

Esta última se encuentra en el lado derecho y su función es transportar la sangre desde las extremidades inferiores al corazón. Sin embargo, por la presión del útero, la circulación se vuelve más lenta.

La hinchazón en pies y tobillos es un problema relacionado con la circulación que, aunque no puede eliminarse, sí puede tratarse, prevenirse y reducirse.

Embarazo y pies hinchados: ¿cuándo es más común y por qué?

Más del 75 % de las mujeres embarazadas sufren hinchazón de pies y tobillos en algún momento de la gestación siendo muy habitual a partir del séptimo mes.  En el caso de mujeres con embarazos múltiples o con exceso de líquido amniótico, suele producirse antes ya que el tamaño de útero aumenta antes y la presión ejercida por éste es más temprana.

Al igual que ocurre en otras mujeres que tienen problemas de circulación, los pies hinchados en el embarazo suelen empeorar al final del día, cuando hace más calor o tras habar pasado muchas horas de pie o sentada.

Aunque tras el parto el organismo expulsa el exceso de líquido (a través del sudor y del aumento de las micciones), tener los pies hinchados después del partotambién es relativamente común y los síntomas irán remitiendo poco a poco.

¿Cuándo debo preocuparme?

Como hemos dicho, la hinchazón de piernas y tobillos durante el embarazo es una condición frecuente y normal. Sin embargo hay que estar muy atentos si se producen síntomas adicionales como:

  • La hinchazón de los pies se produce de una forma muy brusca
  • Dicha hinchazón se traslada a la cara y/o la manos
  • La mujer tiene una pierna mucho más hinchada que la otra
  • Siente un dolor muy intenso o molestias en la pantorrilla o el muslo

En ese caso, la mujer puede sufrir preeclampsia, una condición que ocurre cuando la madre desarrolla hipertensión arterial después de la semana 20 de gestación. La preeclampsia afecta a entre el 5 y 8% de las embarazadas y puede tener consecuencias para el feto (es causa común de parto prematuro), por eso debe ser tratada cuanto antes.

También es aconsejable acudir al médico para prevenir problemas graves como coágulos.

Mantente activa

Esto implica hacer ejercicio moderado (caminar, practicar natación o gimnasia acuática) y evitar estar durante un tiempo prolongado en la misma postura.

Tanto si estás de pie o sentada, por ejemplo en tu trabajo, conviene hacer cambios posturales cada media hora, es decir, sentarte si has estado mucho tiempo de pie y dar cortos paseos si has estado sentada.

Descansa con los pies en alto

Uno de los consejos más habituales para prevenir los pies hinchados en el embarazo es ponerlos en alto mientras estés sentada o tumbada. Para conseguirlo puedes utilizar un cojín o un reposapiés y, si en posición en reposo total, que los pies se sitúen siempre por encima de la cadera.

Cuida tus pies

La salud de tus pies puede mejorar gracias a pequeños gestos y ejercicios:

  • Flexionar los pies hacia arriba te ayudará a estirar los músculos de la pierna.
  • Rotar los tobillos y mover los dedos favorecerá la disminución de la retención de líquidos.
  • Los masajes y los baños con agua fría o agua caliente también mejoran la circulación reduciendo la hinchazón en tobillos y relajando piernas y pies durante todo el día. Descansarás mejor y reducirás la pesadez considerablemente.

Elige posturas cómodas y seguras

Posiciones como los pies o las piernas cruzadas dificultan la circulación de la sangre y eso puede tener como consecuencia hinchazones más agudas.

Controla lo que comes y lo que bebes

Cuidar la alimentación es un consejo generalizado durante todo el embarazo. Además, controlando nuestro peso también controlaremos la hinchazón en pies y tobillos.

Como método preventivo, hay que tener en cuenta que la sal puede favorecer la retención de líquidos, por lo que hay que evitarla.

Por el contrario, se recomienda aumentar la hidratación por múltiples motivos, entre ellos favorecer la expulsión de líquidos eliminando el mayor número de toxinas de nuestro organismo.

Ponte ropa y calzado cómodo

Llevar una ropa cómoda y holgada que no presione ninguna parte de tu cuerpo te ayudará a estar cómoda, moverte con soltura y a mantenerte más activa.

Algunas mujeres utilizan medias de compresión graduada durante el día que facilitan el reflujo venoso y proporcionan una sensación de bienestar en las piernas. Esta prenda, además de reducir los pies y tobillos hinchados en el embarazo, mantiene la temperatura corporal, reduce las molestias musculares y previene la aparición de varices.

Por otra parte, se recomienda a todas las embarazadas utilizar un calzado cómodo sin tacones demasiado altos ni completamente planos.

La norma general es que el zapato no oprima el pie.

Se recomienda calzado de horma ancha y, preferiblemente, fabricado con materiales naturales o semisintéticos, más flexibles, que permitan la correcta transpiración y que el pie se adapte antes.

¿Cómo darse correctamente los masajes?

Como hemos dicho, una de las formas de aliviar los pies hinchados es aplicando masajes relajantes sobre los mismos.

El objetivo de estos masajes es ayudar a que se reactive la circulación sanguínea y de esta manera evitar la retención de líquidos, haciendo que estos fluyan con normalidad, no se queden estancados en determinadas partes del cuerpo y se eliminan por la orina.

Beneficios de los masajes

  • Evitar o reducir las molestias provocadas por los pies hinchados
  • Prevenir o aliviar los calambres y la sensación de hormigueo en las piernas
  • Mejorar tu estado anímico, sentirte más feliz y relajada y aliviar tensiones
  • Mitigar la sensación de cansancio, permitiéndote llevar una vida más activa
  • Ayuda a hidratar mejor tu piel
  • Evitan que te salgan durezas en los pies y así podrás caminar mejor

Las claves de un buen masaje de pies en el embarazo

No existe una única forma de dar masajes para combatir los pies hinchados en el embarazo, y también puedes hacerlo tu misma o pedir, a tu pareja por ejemplo, que te los dé.

En cualquier caso te vamos a explicar una técnica de masajes en el agua, dividida en 5 pasos, que suele dar unos buenos resultados:

  1. Lo primero que hay que hacer es sumergir los pies hinchados en agua templada (y si te atreves incluso fría). Para ganar efectividad te aconsejamos añadir al agua un puñado de sal, salvia, harina de avena o manzanilla.
  2. Mientras los mantienes sumergidos en el agua, mueve los pies en círculos muy suavemente. El propósito es activar la circulación.
  3. Ha llegado el momento de comenzar los masajes. Lo puedes hacer con los pies en el agua o sacarlos, pero lo verdaderamente importantes es que te des los masajes con las yemas de los dedos, yendo del tobillo hacia los dedos de los pies y, sobre todo, con mucha suavidad.
  4. Mientras tanto, al mismo tiempo que los masajeas, continúa con los movimientos circulares de los pies o mueve los dedos de arriba hacia abajo
  5. Para finalizar, aplica a tus pies una crema hidratante de calidad

Comodidad durante el embarazo

¿Quieres estar cómoda y relajada durante tu embarazo? La seguridad de que tu bebé está creciendo bien es una de las mayores comodidades del embarazo, con el test prenatal no invasivo NACE te podrás asegurar de que el bebé nacerá sin ninguna anomalía cromosómica.

Se lleva a cabo con una sencilla extracción de sangre periférica de la madre y tiene la tasa de informatividad más alta del mercado.

¿Quieres informarte? Solicita información y nos podremos en contacto contigo.

Источник: https://nace.igenomix.es/blog/pies-hinchados-en-el-embarazo/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: