Placenta anterior baja

Placenta Previa: ¿en qué consiste este tipo de placenta?

Placenta anterior baja

Seguro que en algún momento has escuchado aquello de la placenta previa. Es una situación especial durante el embarazo. Muchas me preguntáis en la consulta, y por eso hoy me he decidido a solucionar vuestra dudas.

Placenta Previa, ¿Qué es?

Habitualmente la placenta se inserta en el fondo del útero, y dependiendo de la cara del útero donde se implante, hablaríamos de:

  • Placenta anterior
  • Placenta posterior

La placenta previa es cuando la placenta se inserta en la parte baja del útero, lejos de su lugar habitual en el fondo del mismo.

Es una consecuencia de una alteración en el momento de la implantación.

Cuando se implanta en la parte baja del útero, puede ser que cubra totalmente el cuello del útero, que lo cubra de forma parcial, que lo toque, o que esté muy cerca pero no lo toque.

Dependerá mucho del momento del diagnóstico de las medidas a tomar.

Porque si la placenta está baja en la ecografía de la semana 12 o en la ecografía de la semana 20,muy probablemente se mueva. Porque conforme crece el bebé, el útero también crece y la placenta se puede desplazar.

Causas de la placenta previa

La placenta previa es una situación relativamente frecuente, la frecuencia que tiene es de un caso de cada 200-300 partos.

Aunque no existen unas causas definitivas, hay más casos en las siguientes situaciones:

  • Muchos embarazo previos.
  • Útero con anomalías
  • Cicatrices en el útero
  • Mujeres de edad avanzada ( se considera que aumenta el riesgo a partir de los 35 años)
  • Tabaco
  • Consumo de cocaína

Formas de placenta previa

  • Placenta previa Marginal: uno de los bordes llega al orificio interno del cuello del útero, pero no lo cubre totalmente.
  • Placenta previa parcial: la placenta cubre parte de la abertura del cuello del útero.
  • Placenta previa oclusiva, o completa: cubre totalmente la abertura del cuello del útero.

Síntomas de la placenta previa

La hemorragia es el síntoma dominante. La aparición de la primera hemorragia suele ser hacia la semana 28-30 de embarazo.

Las hemorragias suelen ser espontáneas, no se acompañan de dolor, son de sangre roja y se presentan de forma intermitente, con intervalos variables. La tendencia es que cada vez se hagan más frecuentes y más graves.

Es frecuente que la posición del bebé no sea de cabeza, y puede estar de culete, atravesado…Porque la cabeza dificulta la acomodación de la cabeza del bebé en la pelvis.

Durante el parto aumentan las hemorragias. Independientemente del tipo de placenta , con las contracciones de parto aumenta la hemorragia porque se acentúa el despegamiento placentario.

¿Cómo se diagnostica la placenta previa?

Para diagnosticarla, suele ocurrir con las ecografías que se hacen a lo largo del embarazo.

Como os comentaba antes, puede ser que os digan en la ecografía de la semana 12 o la semana 20 que la placenta está baja.Pero eso no quiere decir que sea una placenta previa. Habría que esperar a la ecografía del 3º trimestre, para ver donde está la placenta.

Pero si en estas semanas, es placenta previa oclusiva, significa que está por encima de la abertura del cuello del útero totalmente, esa placenta previa continuará durante todo el embarazo. Ya no se va a mover de ahí.

Riesgos de la placenta previa

Uno de los riesgos más importantes es la hemorragia. Puede ser que al principio sea una hemorragia escasa, pero en casos de hemorragia masiva, es muy importante acudir de forma muy urgente a un hospital. Puesto que la madre y el niño estarían en peligro.

Otro de los riesgos para la madre es la aparición de anemia, ya que si hay hemorragias repetidas, se está perdiendo sangre.

Puede ocurrir que el bebé tenga un retraso en el crecimiento, por verse afectada la función de la placenta.

Y hay un aumento del riesgo de sufrir un Desprendimiento prematuro de placenta.

Tratamiento de la placenta previa

Cuando sea una placenta que está por encima del cuello del útero, ya sea totalmente, de forma marginal, o levemente, se elegirá un nacimiento por cesárea.

Se aconseja que sea una cesárea, porque el parto vaginal aumenta considerablemente el riesgo de tener un desprendimiento prematuro de placenta durante el parto, y tener una hemorragia importante.

Cuidados para la mamá con placenta previa

Se recomienda que la madre con placenta previa:

  • Guarde reposo, dependiendo del tipo de hemorragias será reposo absoluto o relativo. Si estás en reposo, y no puedes desplazarte para recibir las clases de preparación al parto, puedes prepararte para la llegada del bebé con mi curso de preparación al parto online.
  • Vigilancia del estado de la mamá
  • Valoración del estado del bebé
  • Abstinencia de relaciones sexuales
  • No utilizar tampones, …

Si os han diagnosticado una placenta previa, debéis seguir los cuidados que os diga el ginecólogo, y consultar con el médico ante cualquier hemorragia. Se considera que es un embarazo de riesgo, y por ello tendréis que tener unos cuidados especiales.

Si te ha gustado este post; te invito a inscribirte en mi curso online de «Preparación al Parto Online«. Únete a todas las madres y padres que se preparan para la llegada de su bebé, y aprenderás:

  • Cuidados durante el embarazo
  • Aprenderás a conocer tu suelo pélvico
  • Conocerás que va a ocurrir en tu cuerpo en el momento del parto.
  • Recursos para el alivio del dolor durante el parto.
  • Cómo superar el postparto con éxito.
  • Pasos para conseguir una lactancia materna exitosa
  • Los primeros cuidados de tu bebé.

¡Comienza a aprender ya!

Aprende a tu ritmo

Sin fechas ni horarios​

Resuelve tus dudas con Maribel.

Aprovecha el descuento de más del 50%

Sin Riesgos

Si no es lo que buscas te devolvemos el dinero

¡Anímate! Echa un vistazo al curso online de Preparación al Parto

Источник: https://www.maralmaternal.com/placenta-previa-que-es/

PLACENTA PREVIA: ME SUENA, PERO QUÉ ES EXACTAMENTE?

Placenta anterior baja

Hoy toca un post científico otra vez, antes de marcharme de vacaciones y ponerme a escribir posts de planes molones con los peques o de ideas para cuidarnos.

Y he pensado que la placenta previa es un tema que seguro que a todas las futuras mamás os suena, verdad? Pues bien, una cosa es haber oído hablar de ella y otra es entender exactamente qué implica y cómo se ha de tratar, así que en este post voy a intentar aclararos el concepto, de forma súper fácil y cercana, ok?

imagen de creative commons

Las que me seguís desde el principio igual ya lo sabéis, pero por si acaso os lo “confieso” otra vez: yo tuve una placenta previa, chicas. Sí, sé de lo que hablo, no sólo como médico sino como paciente!! Mi hija tuvo a bien complicarme un poco más de la cuenta el embarazo y venir con una placenta previa, en este post os cuento un poco más al respecto!

En fin, que vamos al lío, ok? Os cuento qué es la placenta previa, cómo se diagnostica y las implicaciones que tiene para el embarazo y el momento del parto

  • Hablamos de placenta previa cuando la placenta se inserta total o parcialmente por delante del cuello del útero, en una zona del útero que los ginecólogos llamamos segmento inferior uterino. Es una complicación poco frecuente, con una incidencia aproximada del 0,5% de los embarazos únicos.
  • Hay diferentes factores que pueden aumentar el riesgo de tener una placenta previa:
    • Tener cesáreas previas (el riesgo aumenta conforme el número de cesáreas)
    • Cirugía uterina previa
    • Edad materna avanzada
    • Embarazo por técnicas de reproducción asistida
    • Tabaquismo
    • Raza negra o asiática
    • Embarazo gemelar

imagen de creative commons

  • El diagnóstico se puede sospechar ya en la ecografía morfológica, a las 20-22 semanas, cuando hacemos una valoración vía vaginal para ver la longitud del cuello del útero. En ese momento podemos ver una placenta que está demasiado próxima al cuello o que incluso está por delante del mismo, lo que nos obligará a controlar la evolución en la ecografía del 3º trimestre.
  • La clasificación de la placenta previa es un poco liosa, pero básicamente hablamos de:
    • Placenta previa oclusiva: la placenta cubre totalmente el cuello del útero
    • Placenta previa parcial: placenta que cubre parcialmente el cuello del útero
    • Placenta marginal: la placenta llega hasta el cuello del útero, sin cubrirlo totalmente
    • Placenta de inserción baja: el borde de la placenta está a menos de 2cm del cuello del útero
  • No todas las pacientes con diagnóstico de placenta previa en el 2º trimestre van a tener una placenta previa hacia el final del embarazo, pues el útero va creciendo conforme avanzan las semanas y en ocasiones la placenta se “desplaza” hacia arriba con dicho crecimiento. Para que lo entendáis bien, yo siempre pongo un ejemplo muy gráfico: el útero es como un globo que vamos hinchando a medida que avanza el embarazo. La placenta puede estar colocada en cualquier superficie de este globo menos delante del nudo (que equivaldría al cuello del útero), y si está delante del nudo hay que ver si se queda allí fija o no conforme vamos hinchando el globo. Si se queda allí, es una placenta previa.
  • Y cuáles son los síntomas de una placenta previa? El síntoma principal es hemorragia vía vaginal. Es un sangrado de sangre roja, fresca y que más frecuentemente ocurre en el 3º trimestre. Todas las pacientes con placenta previa tienen sangrado? Pues no, pero la mayoría presentarán algún sangrado a lo largo de su embarazo:
    • 30% lo harán antes de la semana 30
    • 30% entre la semana 30 y la 36
    • 30% sangrarán a término (por encima de las 36 semanas)
    • 10% de las pacientes no presentarán sangrado
  • Recomendaciones para una paciente con diagnóstico confirmado de placenta previa en el 3º trimestre:
    • Reposo relativo: la paciente ha de llevar una vida tranquila, para evitar la aparición de posibles contracciones (pues las contracciones aumentarán el riesgo de que presente un episodio de sangrado). Chicas, por experiencia propia: si os aconsejan reposo, hacedlo. La placenta previa no duele, eso es lo malo, y cuesta mucho eso de “portarse bien” cuando no te duele nada. Pero yo tuve un primer episodio de sangrado en la semana 32, estuve ingresada tres días y luego a casa, a hacer reposo. Qué pasó? Pues que en casa del herrero…cuchillo de palo! Y yo al cabo de nada estaba haciendo vida normal. Cuestión? Sangrado otra vez en la semana 35 y en la semana 36, cesárea urgente de madrugada…en fin, un follón!
    • Prevención de la anemia materna (seguramente será necesaria una suplementación con hierro), advertir a la paciente del riesgo de sangrado y explicarle que la vía del parto será mediante cesárea.

imagen de creative commons

  • Manejo clínico de la paciente con placenta previa:
    • Si la paciente permanece asintomática durante todo el embarazo se programará una cesárea por encima de las 37 semanas.
    • Si la paciente presenta episodios de sangrado importante a lo largo del embarazo lo más probable es que requiera un ingreso hospitalario hasta la estabilización del cuadro. En casos que ocurre el sangrado antes de las 36 semanas se debería realizar lo siguiente:
      • Administrar medicación para inhibir las contracciones
      • Poner corticoides según protocolo para maduración de los pulmones del feto
      • Control analítico de la paciente
      • Mantener reposo hasta el cese de las pérdidas. Si se controlan las pérdidas, se puede plantear el alta tras 48h sin sangrado y organizar una cesárea por encima de las 36 semanas. Si no se controlan, será necesario hacer una cesárea
    • Si el sangrado ocurre por encima de las 36 semanas se realizará una cesárea
  • Las pacientes con placenta previa han de ser controladas de forma estricta a lo largo del embarazo, han de ser conscientes de los peligros que puede implicar y han de ser informadas de que la cesárea puede ser quirúrgicamente compleja, pues tienen mayor riesgo de hemorragia postparto (en este post os cuento más al respecto)

imagen de pixabay

Pues bien, hasta aquí la parte científica del post de hoy, espero que la información haya sido de vuestro interés.

Antes de acabar os quiero contar un poco mi caso, ok? Porque leyendo un caso real estoy segura de que os ayudará a entender mejor lo que significa una placenta previa:

  • Tras un primer embarazo y parto de libro, me quedé embarazada de Inés. Al igual que con Nicolás, yo me encontraba de diez, pletórica, feliz y…inconsciente de los peligros que podía conllevar esa placenta que ya en la eco de las 20 semanas vimos que no estaba “del todo bien puesta”.
  • Yo, sacándole importancia, pensaba: esta placenta se moverá seguro, subirá con el paso de las semanas. Así que hice vida absolutamente normal, con mis guardias de 24h, cuidando de Nicolás, mudándome de casa, etc…
  • Y un buen día, por la noche, me quedé dormida en el sofá. De repente noté como si me hubiese hecho pis encima y miré..

    madreeee, aquello parecía la matanza de Texas, todo lleno de sangre.

    Estaba sola en casa porque el padre tenía un congreso, así que llamé a Mónica, una ginecóloga súper crack que trabaja en la clínica conmigo y que es vecina mía, y le dije: oye, tú crees que he de ir a la clínica? (lo pienso ahora y me digo: pero Sofía, tú estabas atontada, no? Crees que he de ir??? Pues claro, mujer!).

    Suerte que ella le puso cabeza, me acompañó y claro, me tocó ingresar durante tres días.

  • Al alta, el “miedo en el cuerpo” me duró un par de días. Luego, volví a mi día a día, parque con el peque, arriba y abajo, acabando la mudanza…en fin, que lógicamente volví a sangrar un par de veces más y yo, como ciega, no lo quería ver.

  • Acabó como tenía que acabar, con una cesárea urgente a las 36 semanas tras un nuevo episodio de sangrado. Suerte de Marta y Sonia, mis gines, mis ángeles de la guardia, que no perdieron la calma en ningún momento y me hicieron una cesárea al momento.
  • La cesárea fue complicada, sangré mucho, y el post? Pues ni os cuento, anémica perdida, con una bebé que sólo lloraba, un peque de dos añitos y todo el desajuste hormonal del postparto…en fin, unas primeras semanas de esas para olvidar!
  • Ahora, cada día cuando veo a Inés pienso: hija mía, tu tienes un carácter fuerte, fuerte…eres de armas tomar desde que estabas en mi barriga!
  • CONCLUSIÓN: si os dicen que tenéis una placenta previa y que os conviene hacer reposo, haced caso, portaos bien y cuidaos mucho, ok?

Inés

Como colofón al post: queréis más información sobre el embarazo?

En mi libro “Voy a ser mamá ¿y ahora qué?” seguro que encontráis lo que estabais buscando!

Источник: http://www.unamamiquesemima.com/placenta-previa-me-suena-exactamente/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: