¿Por qué lloran los niños?

¿Por qué lloran los niños?

¿Por qué lloran los niños?

Todos los bebés lloran a lo largo del día. De hecho es la primera manifestación que realizan al llegar al mundo. Después, el llanto les servirá para comunicar sus necesidades. Sin embargo no todos los niños son iguales y algunos más inconsolables que otros pueden poner al límite la paciencia de sus padres.

Indice

Si es tu caso trata de averiguar cuál es el motivo de sus lágrimas e intenta considerar su llanto como una conversación más que como una conspiración innata trazada para acabar con tus buenas intenciones de ser el padre perfecto.

Y es que, como nos cuenta Esperanza Gómez-Olazábal, educadora infantil, “llorar es una exteriorización de nuestros sentimientos, consustancial al ser humano. Todas las personas, lloran para liberarse de las emociones que le invaden interiormente. Los niños pequeños al no saber hablar, sólo pueden expresarse a través del llanto.

El recién nacido, cuando tiene sensaciones desagradables o necesidades fisiológicas como hambre, sueño, dolor, frío… llora y su madre acude a satisfacer esa necesidad o aliviar esa sensación desagradable.

Poco a poco el niño va asociando esta causa-efecto, siendo consciente de las intenciones cariñosas de los adultos cuando le cogen, le acunan, le hablan y le acarician, y de este modo reacciona ante ellas”.
 

¿Por qué llora el recién nacido?

Según la Dra. Stoppard, autora del libro Padres Primerizos, las circunstancias del nacimiento pueden influir en los lloros del recién nacido. De este modo, tu bebé puede ser más llorón si:

– Se empleó anestesia general en el parto

– El alumbramiento fue largo

– En el parto han utilizado fórceps

– Es niño. Ellos suelen llorar más que las niñas ante una situación desconocida.

¿Cómo responder al llanto del bebé?

Los estudios al respecto demuestran que un bebé se desarrolla mejor si se le atiende con prontitud cada vez que llora. En contra de los dichos populares un niño no es “bueno” si no llora y “malo” si lo hace. El sollozo de tu bebé nada tiene que ver con su comportamiento.

Necesita comunicarse contigo, pero su repertorio es limitado; el llanto será por tanto su única vía para transmitir sus sentimientos. No le ignores porque estará tratando de decirte algo. “El lloro de los primeros días desconcierta mucho a los padres, indica Esperanza, pues no saben por qué lo hace.

Pero pronto comprenderán su significado ya que el pequeño utilizará el llanto para un determinado fin, variando el tono de voz. Después aprenderá otros mecanismos para comunicarse, como gritos, sonidos y gestos.

Mi consejo es que siempre que el niño llore, se debe de acudir, porque muchas veces con la simple cercanía del adulto basta para tranquilizarse”.

¿Por qué siempre hay que responder al lloro del bebé?

No atender su llanto puede ser interpretado por el bebé como una señal de rechazo. Si no le respondes, llorará más tiempo y no cesará hasta que reciba la atención que precisa, estableciendo un patrón de llanto frecuente. Quiere satisfacer inmediatamente sus necesidades y no entiende por qué no ocurre así.

Pero si le haces esperar con afecto, la experiencia le va enseñando mecanismos para autocomplacerse, como cambiarse de posición, coger el chupete o distraerse solo con sus manitas y piernas o con sonidos producidos por él mismo.

A la vez, va aprendiendo que pronto llegará el biberón, viendo los preparativos que su madre realiza.
 

¿Qué hacer cuando llora tu bebé?

Hambre: Lleva dormido un par de horas y se despierta rompiendo a llorar persistentemente. Comienza con pequeños gemidos y va aumentando en intensidad. 

Solución: Dale una toma. Si sigue llorando después, quizás tenga más hambre.

Inseguridad: Una situación inesperada como un ruido repentino, una luz brillante, un movimiento brusco, un cambio de temperatura, etc. puede asustarle y producirle inseguridad. 

Solución: Manéjale suavemente para evitarlo. Si ya ha comenzado a llorar, cógele y acúnale para darle seguridad.

Cólico: El llanto es prolongado, (entre 2 y 4 horas) generalmente al final de la tarde y por la noche, estira las piernas y brazos y arquea la espalda. Suele producirse entre la 3ª semana y el 3er mes. 

Solución: Túmbale bocabajo sobre tu regazo. Sujeta la cabeza y masajéale la espalda y las piernas o sostenle sobre una lavadora en funcionamiento. ¡Sin soltarlo! O sujétalo erguido mientras caminas.

Dolor: Puede tener dolor de oídos, de encías por la erupción de los dientes, por irritación del pañal… El llanto es fuerte e intenso con pequeños intervalos de apaciguamiento.  

Solución: Si no hallas la causa de su dolor acude al médico. Si éste es debido a los dientes (salen a partir del 6º mes y la zona roja estará roja y caliente), ofrécele algo frío y blando que morder para aliviarle.

Incomodidad: Un pañal mojado puede resultarle incómodo y provocar el llanto. También puede estar sintiendo frío o calor. 

Solución: Verifica el pañal y cámbialo si hace falta. Comprueba la temperatura de la habitación.

Cansancio Tu bebé puede llorar por estar cansado y alterarse por la falta de sueño. Crea un ritual para dormirle. Acuéstale siempre a la misma hora con balanceos o caricias suaves.

Aburrimiento: Al crecer toma conciencia de las personas que hay a su alrededor y llora porque se siente solo y quiere compañía. 

Solución: Acúnale y déjale juguetes a su alcance. A las 4-6 semanas podrás colocarle en una hamaquita para que pueda verte y oírte.

Frustración: Al hacerse mayor, querrá hacer cosas que sobrepasen su capacidad, se frustrará y llorará. Llorará intensamente de forma constante. 

Solución: Cámbiale los juguetes a menudo y juega con él para que pueda aprender.

Miedo: A partir del 6º mes llora cuando se separa de ti y se pone nervioso con otras personas. 

Solución: Desde el principio acostúmbrale a que conozca gente nueva antes de llegar a esta etapa.

¿Cómo calmar al bebé cuando está llorando?

Colócale en un portabebés: Le encantará estar en contacto contigo y el movimiento al andar.

Ponle en posición erguida: Apóyale contra tu hombro (cúbrete con un paño por si regurgita leche) y frótale la espalda mientras caminas y le cantas o le hablas suavemente.

Ponle el chupete: Su nombre en inglés, pacifier (pacificador), ya indica su misión. Anímale a usarlo mejor que el pulgar. Ya que el chupete, con el tiempo, podrá ser retirado y el dedo obviamente no. Aunque el chupete será siempre un alivio temporal. Debes averiguar la causa de su desconsuelo y usar el chupete como último recurso.

Mécele: Casi todos los bebés se calman con un movimiento rítmico. Era lo habitual en la tripa de mamá. Mécele suavemente en la cuna o en un cochecito.

Túmbale sobre tu pecho: Recuéstate sobre la cama o un sofá apoyándote sobre unos almohadones y pon a tu bebé sobre tu pecho bocabajo. Frótale la espalda para relajarle, pero no te duermas, ya que aumenta el riesgo de muerte súbita.

 

Objetos de consuelo para el bebé

Seguramente antes de cumplir su primer año ya tendrá un juguete o un objeto preferido del que no suele separarse y al que recurre en los momentos “críticos”. Estos objetos suelen ser un peluche, un chupete, una mantita, etc.

y le ayudarán a dormirse, consolarse, o simplemente sentirse seguro en determinadas situaciones. No hay motivo para preocuparse si depende de él, ni razón para retirárselo escudándose en que le puede crear “malos hábitos”.

Con el tiempo se irá haciendo más independiente y terminará por olvidarlo.

¿Por qué llora un niño mayor?

Cuando el bebé crece y toma conciencia de su entorno, su patrón de llanto cambiará, porque aprenderá más medios para comunicarse. Ahora sus lloros también serán más fáciles de interpretar. “Un paso fundamental en la comunicación del niño es la adquisición del lenguaje, explica Esperanza.

Cuando esto sucede el llanto pasa a ocupar la expresión de sentimientos afectivos más que las necesidades fisiológicas.

Utilizándolo para mostrar rabia, pena, dolor o conseguir lo que desean” La experta en educación y directora de la Escuela Infantil Jauja, nos muestra cómo proceder en cada circunstancia:

– Cuando el sentimiento es de rabia, es muy sano exteriorizarlo en forma de llanto. En estos casos, el niño pasa rápidamente del lloro escandaloso a una situación de absoluta normalidad, porque ha tenido la oportunidad de manifestar lo que sentía y por lo tanto le es más fácil recobrar la serenidad.

– Distinto es el caso del niño que llora para conseguir lo que quiere (el berrinche). Ante esto no se debe ceder, sino dejarle llorar, para que se vaya apaciguando poco a poco. Durante una pataleta es absurdo tratar de razonar con él.

Hay que estar a su lado y, cuando se haya calmado, hablar de lo que ha ocurrido. Si consentimos, el niño aprenderá a utilizar esta herramienta para conseguir lo que quiere. Si por el contrario comprueba que este recurso no es eficaz, dejará de utilizarlo.

– Cuando el niño se hace daño se suele actuar de dos formas distintas a la par que equivocadas. Trata de evitar:

a. Coger al niño y llenarle de besos, exagerando lo ocurrido. Lo que se consigue es que se asuste al creer que el incidente es más grave de lo que creía y llorará desconsoladamente.

¿Qué se suele hacer llegados a este punto? Ofrecerle un premio para que “deje de doler”. A partir de entonces estamos perdidos: el niño aprenderá el patrón y reproducirá la misma escena cada vez que se lastime. b.

Subestimar la magnitud del daño, diciéndole: “no llores más, no ha sido nada”, “los chicos no lloran”, etc. Cuando se ha caído, probablemente le duela y se haya asustado.

Por tanto, hay que tranquilizarle y comentar el susto que se ha dado más que el accidente o el daño que se haya hecho.

– Motivo de llanto también es el miedo, y reírse de sus lloros para quitarle hierro al asunto no es una actitud que le beneficie.

Pese a tratarse de una circunstancia inocua, a él, desde sus pocos años, puede parecerle aterradora una situación nimia para un adulto (subir a una montaña rusa, montar en bici, en patines, etc.).

Respeta su miedo y razona con afecto, explicándole que no existe tal peligro. Ofrécele seguridad, ya que esto le sucederá a menudo con los sueños, fenómenos atmosféricos o animales.

 

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/psicologia-bebe/por-que-lloran-los-ninos-664

La importancia de llorar en los niños

¿Por qué lloran los niños?

Cuando los niños son bebés los padres están acostumbrados a que lloren porque es lo normal en el desarrollo, los bebés no tienen otra forma para mostrar sus emociones o para dejar claro a los adultos de alrededor que tienen algunas necesidades básicas que deben ser atendidas.

Es muy importante que los niños puedan llorar, pero, ¿qué pasa con los niños que son más mayores y también lloran?

Los niños lloran cuando necesitan expresar emociones

Que los niños lloren es lo más normal y natural que pueden hacer, es más… el llanto es algo que no debe reprimirse y debe entenderse como la necesidad del niño para mostrar sus emociones.

Cuando un niño es pequeño aún no tiene las habilidades necesarias para mostrar sus emociones negativas (ira, tristeza, enfado…), y el llanto es una forma de mostrar estas emociones y canalizar de este modo los sentimientos que generan estas emociones.

Pero los pequeños deben aprender que las emociones deben entenderse por lo que es papel del adulto hacerles entender qué les ocurre, por qué lloran y ponerle nombre a las emociones. Así los niños podrán entender por qué lloran y controlar mejor sus reacciones y sus conductas en el futuro.

Pero, ¡ojo! Enseñar a los niños a entender sus emociones no significa que deba prohibirse que las exprese. 

El llanto es una forma saludable para expresar las emociones fuertes

Los adultos también usamos el llanto para expresar la tristeza, la desesperación o la ira. Las lágrimas son una forma de liberar emociones, y es bien sabido que suprimir las emociones no es saludable y puede conducir a una gran cantidad de problemas psicológicos.

A los padres les puede resultar algo molesto el escuchar a sus hijos llorar, el sonido del llanto parte el corazón a los padres. Pero debes tener en cuenta que, al igual que ocurre con los adultos, el llanto es una forma saludable de expresar y liberar las emociones fuertes.

Es necesario tener cuidado en cómo se reacciona ante el llanto de los hijos, es necesario actuar adecuadamente para asegurar un buen desarrollo social y para que su autoestima no se vea perjudicada. 

No se debe prohibir el llanto a ninguna edad

Llorar es una reacción natural del ser humano para poder expresar y canalizar las emociones por lo que nunca (¡nunca!) se debe prohibir a un niño llorar. El adulto debe buscar el motivo del llanto y que entre el adulto y el niño se puedan buscar las soluciones a su malestar, siempre desde el respeto, la comprensión y la empatía.

Es un error pensar que los niños deben aprender a controlar sus emociones aprendiendo a no llorar, en ningún caso esto es un acierto. Los niños deben llorar ya sea porque tienen dos años y una rabieta o porque son adolescentes y están teniendo problemas con los amigos. El llanto les ayudará a entender que no están bien y que deben buscar una solución a su malestar.

No se debe ignorar nunca el llanto de un niño

Si los intentos de un niño para comunicar sus emociones de tristeza o ira son ignoradas de forma habitual, pensará que sus emociones no son importantes (y su autoestima quedará gravemente afectada) y además no podrá aprender a cómo expresar sus sentimientos con palabras.

Cuando un niño llora debe recibir una respuesta adecuada y positiva por parte del adulto para que vea que sus sentimientos son aceptados.

Si sus sentimientos no son aceptados, se ignoran o incluso se castiga el lloro, recibirá el mensaje que la tristeza o la ira no son aceptados y que no importa en la forma en la que se exprese (generando así un comportamiento agresivo al no saber expresar las emociones ni saber por qué le ocurren esos sentimientos).

Es imposible que un niño entienda que la expresión de tristeza, rabia o ira puede ser aceptada si piensa que los adultos de referencia reniegan de esas emociones.

Un niño sólo puede comunicarse si se le deja hacerlo, así a medida que vaya creciendo podrá darse cuenta que sus sentimientos son valorados y podrá tener la confianza suficiente con sus padres para poder comunicarse y explicar lo que le suceda.

Todos lo niños hacen lo posible de acuerdo con su edad, su experiencia y sus circunstancias para poder expresar y comunicarse de la mejor forma que sabe. Necesita aprendizaje por lo que es injusto castigar a un niño por intentar comunicarse.

Источник: https://eresmama.com/la-importancia-de-llorar-en-los-ninos/

Por qué lloran los bebés

¿Por qué lloran los niños?

El llanto es la única forma que tiene un bebé de comunicarse, pero no significa que esto sea agradable para los padres. Siempre pensamos que cuando un bebé llora algo malo sucede, sin embargo, no siempre es así y a continuación lo descubrirás.

¿Por qué lloran los bebés? Vamos a conocer la forma de interpretar el llanto de un bebé y algunos consejos para calmarlo cuando sea necesario. Además, te incorporamos un ejemplo del llanto del bebé para que te sea más fácil identificarlo.

Cómo interpretar el llanto de un bebé

Saber por qué llora tu bebé, aunque sea tu hijo, no es fácil al principio. Tendrá que pasar un tiempo para que puedas saber qué significa el llanto de tu bebé recién nacido.

Llanto del bebé por hambre

Así suena el llanto del bebé cuando tiene hambre:

Lo primero que pensamos cuando un bebé llora es que tiene hambre, y sí, es posible que tenga hambre, pero es importante que el bebé no llegue a llorar por hambre. Con el paso de los días, aprenderás a reconocer las señales y sabrás cuándo tu bebé quiere comer sin necesidad de que llore.

Dejar que el bebé llore por hambre solo le creará ansiedad, provocará que coma más rápido y que pueda tener más problemas digestivos como, por ejemplo, los gases.

¿Tiene el pañal sucio?

Así suena el llanto del bebé cuando está sucio o está irritado:

Muchos bebés lloran cuando tienen el pañal sucio. Esto es muy fácil de comprobar, ya que tan solo tendrás que mirar si tiene el pañal mojado. Con el paso del tiempo, sabrás interpretar el llanto que significa “cámbiame el pañal”.

Tu bebé llora porque quiere dormir

Así suena el llanto del bebé cuando tiene sueño:

Es posible que tu bebé se ponga irritable y llore de forma descontrolada en algunas ocasiones porque quiere dormir. Dormir no es fácil para un bebé, especialmente si está muy cansado.

Por ello, no te recomendamos que dejes a tu bebé que se canse para ponerlo a dormir. Ante el menor indicio de sueño, intenta acunarlo y dormirlo, evitarás que llegue a estar irritable por el sueño.

Quiere estar en brazos

Los bebés necesitan mucha atención. Ellos quieren sentir cerca a sus padres, escuchar sus voces y olerlos, es por eso por lo que quieren estar en brazos. Y para que los cojan, a veces, lloran. Cuando son un poco mayores comenzarán a echar los brazos, pero cuando son bebés, llorarán para que los cojan en brazos..

Tiene demasiado frío o calor

A la hora de cambiarlo de ropa o de pañal, es posible que tu bebé llore. Tiene frío y es la forma de comunicártelo. Ten en cuenta que los bebés siempre necesitarán estar más abrigados que nosotros. Como regla general, necesitarán una prenda más para sentirse cómodos.

¿Tu bebé llora porque le están saliendo los dientes?

Este momento es bastante doloroso para los bebés. Ten en cuenta que los dientes empujarán sus encías, por lo que es completamente normal que llore cuando esto sucede.

Necesita menos estimulación

Una de las causas de llanto es que necesitan menos estimulación. Luces, sonidos, caras desconocidas…, todo esto termina cansando al bebé.

Es cierto que algunos bebés reclaman más estimulación que otros pero, al final, todos acaban llorando para expresar que “ya basta por hoy”.

Mi bebé llora mucho, ¿es normal?

Si ya has descartado las causas anteriores y tu bebé llora mucho, puede que tenga cólicos del lactante. El llanto por los cólicos es muy difícil de calmar y comienza sin razón aparente.

El llanto por cólicos, o gases, se prolonga durante varias horas al día, varios días a la semana y varias semanas. ¿Qué hacer ante esto? Nuestro consejo es que visites al pediatra cuanto antes para comprobar que realmente es un cólico y ponerle solución.

Mi bebé llora cuando mama

Que el bebé esté inquieto o llore cuando mama el pecho es una situación que no tiene por qué indicar que algo va mal, siempre y cuando el crecimiento del bebé sea normal. A pesar de esto, es importante estar atentos a cualquier tipo de cambio por parte del bebé, y no solo si llora al amamantar, también si rechaza las tomas.

Aquí te dejamos más información si te preguntas por qué tu bebé llora cuando mama.

Cómo calmar a un bebé

Calmar el llanto de un bebé sano puede parecer complicado, hasta que sabes qué le pasa exactamente. Con el paso de los días aprenderás qué necesita tu bebé en cada momento y podrás ponerle remedio.

Cuando el llanto del bebé indica que necesita un cambio de pañal, la solución es sencilla. Ahora bien, cuando el problema es otro como, por ejemplo, la dificultad para dormir, es más complicado calmar al bebé. Recomendamos:

  • Crear un ambiente relajado que le ayude a conciliar el sueño.
  • Cogerlo en brazos y acunarlo paseando por casa.
  • Cantar o dejar que suene una música tranquila.
  • Tomarle la temperatura para comprobar su estado de salud.
  • Controlar las siestas.

¿Te ha resultado útil este artículo? Descubre mucha más información y consejos sobre el embarazo, el parto y el crecimiento de tu bebé formando parte de nuestro Club Enfamamá.

¡Únete ahora y empieza a disfrutar de todos sus beneficios!

Advertencia importante: la lactancia materna proporciona la mejor nutrición a los bebés. El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobe el cuidado y la alimentación de tu hijo, y sobre los alimentos que debes añadir a la dieta conforme va creciendo.

Bibliografía:

  • Asociación Española de Pediatría.
  • Organización Mundial de la salud.

En Familia, un proyecto de la Asociación Española de Pediatría

Источник: https://www.enfamil.es/blogs/desarrollo-de-mi-bebe/por-que-lloran-los-bebes

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: