¿Por qué los adolescentes beben alcohol?

Contents
  1. Las 8 Razones Principales Por Las Cuales Los Adolescentes Experimentan Con Drogas Y Alcohol
  2. 1. Otras personas
  3. 2. Medios de comunicación populares
  4. 3. Escape y automedicación
  5. 4. Aburrimiento
  6. 5. Rebeldía
  7. 6. Gratificación instantánea
  8. 7. Falta de confianza
  9. 8. Mala información
  10. Alcohol
  11. ¿Qué es el alcohol?
  12. ¿De qué manera afecta al cuerpo?
  13. ¿Por qué beben los adolescentes?
  14. ¿Por qué no debería beber?
  15. ¿Cómo puedo evitar la bebida?
  16. ¿Dónde puedo obtener ayuda?
  17. ¿Qué debo hacer si me preocupa el consumo de alcohol de otra persona?
  18. ¿Por qué los jóvenes consumen tanto alcohol?
  19. Efectos neurocognitivos (entre otros)
  20. Necesidad de una ley específica
  21. Normalización y arraigo cultural: un cambio necesario
  22. Consumo de alcohol en adolescentes: causas y consecuencias
  23. Causas del consumo de alcohol en adolescentes
  24. ¿Por qué beben los adolescentes? Motivos del consumo de alcohol
  25. Consecuencias del alcohol en los jóvenes
  26. ¿A qué edad afecta más el alcohol?
  27. El alcoholismo en la adolescencia
  28. Síntomas de alcoholismo en adolescentes
  29. ▷▷ Por qué los jóvenes consumen alcohol a temprana edad
  30. Contexto de la problemática del consumo de alcohol en la juventud
  31. Las razones de por qué los jóvenes consumen alcohol
  32. Jóvenes, ocio nocturno y consumo de alcohol a temprana edad
  33. La cultura del ocio en los jóvenes
  34. Los riesgos del consumo de alcohol en la adolescencia
  35. Los riesgos del alcohol a temprana edad
  36. ¿Por qué los jóvenes consumen alcohol a temprana edad?
  37. Motivaciones de los jóvenes para el consumo de alcohol
  38. Conclusión
  39. Prevención del consumo de alcohol
  40. Referencias Bibliográficas

Las 8 Razones Principales Por Las Cuales Los Adolescentes Experimentan Con Drogas Y Alcohol

¿Por qué los adolescentes beben alcohol?

No hay solo una razón por la cual los adolescentes usan drogas y consumen alcohol. El Dr. Neil I.

Bernstein en su libro How to Keep Your Teenager Trouble and What to Do if You Can’t (Cómo mantener a su hijo adolescente fuera de problemas y qué hacer si usted no logra hacerlo) detalla algunos de los temas centrales e influencias que se encuentran detrás del consumo de drogas y alcohol entre los adolescentes.

Es importante que usted, como padre, entienda estas razones y hable con sus hijos sobre los peligros de beber y usar drogas.

1. Otras personas

Los adolescentes ven a muchas personas usando varias sustancias. Ven a sus padres y otros adultos consumiendo alcohol, fumando y, algunas veces, abusando otras sustancias. Además, con frecuencia la escena social de los adolescentes gira alrededor de beber y fumar marihuana.

Algunos de los amigos se presionan entre sí para probar bebidas o fumar algo, pero es igualmente común que los adolescentes empiecen a usar alguna sustancia porque se encuentra fácilmente disponible, además de que ven a todos sus amigos disfrutándola.

En sus mentes, ven el uso de drogas como una parte normal de la experiencia de ser adolescente.

2. Medios de comunicación populares

El cuarenta y siete por ciento de los adolescentes estuvieron de acuerdo en que las películas y los programas de televisión hacen que parezca que está bien usar drogas, según un estudio que se llevó a cabo en el año 2011.

Entonces, no es sorprendente que los niños de 12 a 17 años de edad que vieron tres o más películas con clasificación “R” por mes, eran siete veces más propensos a fumar cigarrillos, seis veces más propensos a usar marihuana, y cinco veces más propensos a beber alcohol, en comparación a los que no vieron películas con clasificación “R” (Amy Khan 2005).

3. Escape y automedicación

Cuando los adolescentes se sienten infelices y no pueden encontrar una salida saludable para sus frustraciones o una persona de su confianza con quien hablar, pueden recurrir a sustancias químicas en busca de consuelo.

Dependiendo de lo que usan, pueden sentirse felizmente inconscientes, maravillosamente felices o llenos de energía y confianza.

Los años de la adolescencia son a menudo difíciles y pueden tener un costo emocional en los niños, a veces incluso llegando a causar depresión, así que cuando a los adolescentes se les da la oportunidad de tomar algo que los haga sentirse mejor, muchos no pueden resistir.

4. Aburrimiento

Los adolescentes que no pueden tolerar estar solos, que tienen problemas manteniéndose ocupados o que anhelan las fuertes emociones, son los principales candidatos para el abuso de drogas.

No solo el alcohol y la marihuana les dan algo que hacer, sino que esas sustancias ayudan a llenar el vacío interno que sienten.

Es más, proporcionan un base común para interactuar con otros jóvenes similares – una manera de establecer vínculos instantáneos con un grupo de niños.

5. Rebeldía

Diferentes adolescentes rebeldes eligen usar diferentes sustancias basado en sus personalidades. El alcohol es la droga de elección para el adolescente que siente enojo, porque lo libera para comportarse de manera agresiva.

La metanfetamina también fomenta el comportamiento agresivo, violento, y puede ser mucho más peligrosa y potente que el alcohol. La marihuana, por otro lado, a menudo parece reducir la agresión y es más una droga de evasión.

LSD y los alucinógenos también son drogas de escape, a menudo utilizadas por los adolescentes que se sienten incomprendidos y anhelan poder escaparse a un mundo más idealista y amable.

Fumar cigarrillos puede ser una forma de rebeldía para hacer alarde de su independencia y hacer que sus padres se enojen. Las razones por las que los adolescentes usan drogas son tan complejas como lo son los propios adolescentes.

6. Gratificación instantánea

Las drogas y el alcohol funcionan rápidamente. Los efectos iniciales son muy buenos. Los adolescentes recurren a las drogas porque ellos las ven como un acceso directo, a corto plazo, hacia la felicidad.

7. Falta de confianza

Muchos adolescentes tímidos a quienes les falta confianza indican que mientras se encuentran bajo la influencia de las drogas o del alcohol hacen cosas que de otra manera no se atreverían a hacer.

Esto es parte del atractivo que tienen las drogas y el alcohol aun para los adolescentes que tienen confianza en sí mismos; les da el valor de pararse a bailar aunque no sean buenos bailarines, o a cantar a pleno pulmón aunque su voz sea terrible, o a atreverse a darle un beso a la chica que les gusta. Y el alcohol y otras drogas no solo tienden a relajar sus inhibiciones, sino a aliviar la ansiedad social. No solo tienen algo en común con las demás personas a su alrededor, sino que existe la mentalidad de que si se hace o se dice algo estúpido, todo el mundo creerá que es porque tomaron unas copas de más o que fumaron demasiada marihuana.

8. Mala información

Quizás la causa de abuso de sustancias que más se puede evitar es la información incorrecta acerca de las drogas y el alcohol.

Casi todos los adolescentes tienen amigos que dicen ser expertos en diversas sustancias recreativas, y que les pueden asegurar que los riesgos son mínimos.

Eduque a su hijo adolescente sobre el uso de drogas para que conozcan los hechos reales acerca de los peligros del consumo de drogas.

Источник: https://drugfree.org/article/las-8-razones-principales-por-las-cuales-los-adolescentes-experimentan-con-drogas-y-alcohol/

Alcohol

¿Por qué los adolescentes beben alcohol?

  • Tamaño de texto más grande

Casi todos saben que para poder beber legalmente en los Estados Unidos es necesario tener más de 21 años. Pero según los datos del Centro Nacional para las Adicciones y el Consumo de Sustancias, aproximadamente el 80% de los estudiantes de secundaria han probado el alcohol.

Optar por beber o no es una decisión personal que en algún momento tendrás que tomar. Este artículo ofrece algo de información sobre el alcohol, lo cual incluye cómo afecta tu cuerpo, para que puedas tomar una decisión con conocimientos.

¿Qué es el alcohol?

El alcohol se genera cuando los cereales, las frutas o las verduras fermentan.

La fermentación es un proceso que hace uso de levaduras o bacterias para transformar los azúcares de los alimentos en alcohol.

La fermentación se utiliza para fabricar muchos productos necesarios; desde el queso hasta los medicamentos. El alcohol tiene diferentes formas y se puede usar como limpiador, antiséptico o sedante.

Entonces, si el alcohol es un producto natural, ¿por qué los adolescentes necesitan preocuparse si lo beben? Cuando una persona bebe alcohol, este es absorbido por el torrente sanguíneo (la sangre).

Desde allí, afecta al sistema nervioso central (el cerebro y la médula espinal), que controla prácticamente todas las funciones del organismo.

Como los expertos ahora saben que el cerebro humano continúa en desarrollo durante la adolescencia, los científicos están investigando los efectos que tiene el consumo de alcohol sobre el cerebro de los adolescentes.

¿De qué manera afecta al cuerpo?

El alcohol es un depresor. Esto significa que hace más lento el funcionamiento del sistema nervioso central. En realidad, el alcohol bloquea algunos de los mensajes que intentan llegar al cerebro. Esto altera las percepciones, las emociones, los movimientos, la vista y el oído de una persona.

En cantidades muy pequeñas, el alcohol puede ayudar a una persona a sentirse más relajada o menos ansiosa. Más alcohol provoca mayores cambios en el cerebro y causa una intoxicación. Las personas que han consumido alcohol en exceso tal vez se tambaleen, pierdan la coordinación o arrastren las palabras al hablar.

Probablemente estén confusos o desorientados. Según el caso, la intoxicación puede hacer que una persona se vuelva muy amigable y conversadora o muy agresiva y enojada. Los tiempos de reacción se reducen drásticamente; por eso, las personas no deben conducir si han bebido. Las personas intoxicadas tal vez piensen que se están moviendo adecuadamente cuando no es así.

También pueden actuar de manera extraña.

Cuando se consumen grandes cantidades de alcohol en un breve período de tiempo, el resultado puede ser una intoxicación grave por alcohol.

En una intoxicación grave por alcohol, el cuerpo está intoxicado o «envenenado» por grandes cantidades de alcohol. Por lo general, el primer síntoma de la intoxicación grave por alcohol son los vómitos violentos.

Esta intoxicación puede provocar mucha somnolencia, desmayos, dificultad para respirar, niveles de azúcar en sangre peligrosamente bajos e, incluso, la muerte.

¿Por qué beben los adolescentes?

La experimentación con el alcohol durante la adolescencia es común. Algunos de los motivos por los cuales los adolescentes consumen alcohol y otras drogas son los siguientes:

  • curiosidad
  • para sentirse bien, reducir el estrés y relajarse
  • para encajar
  • para sentirse más grandes

Desde muy pequeños, los niños ven mensajes publicitarios que muestran a personas hermosas que disfrutan de la vida… y del alcohol. Y como muchos padres y otros adultos beben alcohol socialmente (por ejemplo, toman una cerveza o vino para cenar), muchos adolescentes creen que el alcohol no puede hacerles daño.

¿Por qué no debería beber?

Si bien en los Estados Unidos es ilegal que una persona menor de 21 años compre alcohol, la mayoría de los adolescentes tienen acceso al alcohol. Por lo tanto, de ti depende la decisión de tomar o no. Además de la posibilidad de volverte adicto, beber tiene algunas desventajas:

El castigo es grave. Los adolescentes que beben se arriesgan a tener problemas graves con la ley (es ilegal y pueden arrestarte). Los adolescentes que beben también tienen más probabilidades de involucrarse en peleas y de cometer delitos que quienes no beben.

Las personas que beben habitualmente también suelen tener problemas con la escuela. La bebida puede afectar la capacidad de estudiar bien y obtener calificaciones razonables, además de afectar el desempeño en los deportes (la coordinación).

Puedes verte como un tonto. La impresión es que beber es genial, pero los cambios que el alcohol provoca en el sistema nervioso pueden hacer que una persona haga cosas estúpidas o bochornosas, como vomitar u orinarse encima. La bebida también les da a las personas mal aliento y nadie disfruta de una resaca.

El alcohol pone tu salud en riesgo. Los adolescentes que beben tienen más probabilidades de ser sexualmente activos y de tener sexo sin protección. Los embarazos y las enfermedades de transmisión sexual que contraen pueden cambiar su vida, o incluso terminarla.

Además, el riesgo de sufrir una lesión, incluso mortal, es más alto cuando estás bajo los efectos del alcohol. La mitad de los fallecimientos por ahogamiento en los adolescentes están relacionados con el consumo de alcohol.

El consumo de alcohol incrementa enormemente las probabilidades de que un adolescente se vea envuelto en un accidente de automóvil, un homicidio o un suicidio.

Los bebedores adolescentes también tienen más probabilidades de engordar o tener problemas de salud.

Un estudio de la Universidad de Washington determinó que las personas que tomaban regularmente cinco o más bebidas seguidas a partir de los 13 años tenían muchas más probabilidades de tener sobrepeso o tensión arterial alta a la edad de 24 años que quienes no beben.

Las personas que continúan bebiendo grandes cantidades de alcohol en la vida adulta corren el riesgo de sufrir daños en órganos, como el hígado, el corazón y el cerebro.

¿Cómo puedo evitar la bebida?

Si todos tus amigos beben y tú no quieres hacerlo, puede resultar difícil decir: «no, gracias». A nadie le gusta correr el riesgo de sentirse rechazado o dejado de lado.

Las diferentes estrategias para rechazar el alcohol pueden servir para distintas personas.

Algunos se dan cuenta de que es útil decir que no sin dar ninguna explicación, otros creen que es mejor ofrecer una explicación (por ejemplo, «no bebo», «tengo un juego mañana» o «mi tío falleció por la bebida»).

Si rechazar el alcohol te hace sentir incómodo delante de las personas que conoces, échales la culpa a tus padres o a algún otro adulto. Tal vez resulte un poco más fácil decir que no si dices: «mis padres me vendrán a buscar pronto», «ya me metí en problemas por beber, no puedo volver a hacerlo» o «mi entrenador me matará».

Si vas a ir a una fiesta y sabes que habrá alcohol, planifica tu estrategia con anticipación. Por ejemplo, tú y un amigo pueden acordar una señal para cuando sea momento de irse. También puedes asegurarte de tener planes para hacer algo más que pasar la noche en un sótano bebiendo cerveza.

Planifica una ida al cine, al centro comercial, a un recital o a un evento deportivo. También puedes organizar a tus amigos para formar un equipo de voleibol, bolos o softball; cualquier actividad que te mantenga en movimiento.

Los adolescentes con una buena autoestima tienen menos probabilidades de convertirse en bebedores problemáticos que quienes tienen baja autoestima.

¿Dónde puedo obtener ayuda?

Si crees que tienes un problema con la bebida, obtén ayuda lo antes posible. El mejor enfoque consiste en hablar con un adulto de tu confianza.

Si no puedes hablar con tus padres, habla con tu médico, el consejero escolar, un líder religioso, un tío o una tía.

Para algunas personas puede ser difícil hablar con adultos sobre estos temas, pero una persona comprensiva con posibilidad de ayudar puede enviar a los estudiantes a un terapeuta especializado en drogas y alcohol para que los evalúe y los trate.

En algunos estados, el tratamiento es absolutamente confidencial. Después de evaluar el problema de un adolescente, es posible que el terapeuta recomiende una breve estadía en un centro de rehabilitación o un tratamiento ambulatorio. Estos centros de tratamiento ayudan a las personas a superar gradualmente la dependencia física y psicológica del alcohol.

¿Qué debo hacer si me preocupa el consumo de alcohol de otra persona?

A veces, las personas viven en hogares en los que un padre u otro familiar bebe demasiado. Tal vez esto te enoje, te asuste y te deprima. Muchas personas no pueden controlar la bebida sin ayuda. Esto no significa que te amen menos o se preocupen menos por ti. El alcoholismo es una enfermedad que necesita tratamiento como cualquier otra enfermedad.

Las personas que tienen problemas con el alcohol no pueden dejar de beber hasta que están preparadas para admitir que tienen un problema y buscar ayuda. Esto puede hacer que los integrantes de la familia y los seres queridos se sientan inútiles.

La buena noticia es que hay muchos lugares a los que puedes acudir en busca de ayuda: un adulto comprensivo, como un terapeuta o consejero, o un pariente o un hermano mayor comprenderán lo que te está pasando.

Además, las organizaciones profesionales como Alateen pueden ayudarte.

Si tienes un amigo y te preocupa su relación con la bebida, asegúrate de que esté seguro. Por ejemplo, no permitas que conduzca si ha bebido.

Si puedes, intenta evitar que tus amigos que han bebido hagan cosas peligrosas, como intentar volver caminando a casa solos por la noche o comenzar una pelea. Y protégete a ti mismo.

No te subas a un automóvil si el conductor ha estado bebiendo, incluso aunque esa persona sea la que debe llevarte de regreso a casa. Pídele a un adulto sobrio que te lleve o llama a un taxi.

Todos deciden si beben y cuánto, incluso los adultos. Es posible disfrutar de una fiesta con la misma intensidad, o incluso con más intensidad, si no bebes. Y con el sistema nervioso central funcionando como debe, recordarás más claramente el gran momento que pasaste.

Revisado por: Steven Dowshen, MD

Fecha de revisión: septiembre de 2016

Источник: https://kidshealth.org/es/teens/alcohol-esp.html

¿Por qué los jóvenes consumen tanto alcohol?

¿Por qué los adolescentes beben alcohol?

Aunque los datos más recientes apuntan a una ligera tendencia a la baja del consumo, la ingesta de alcohol entre los jóvenes españoles sigue siendo un serio problema de salud pública respecto al que aún queda mucho por hacer, sobre todo teniendo en cuenta sus efectos y consecuencias a todos los niveles en este sector de la población.

Así, y según la XII Encuesta sobre uso de drogas en enseñanzas secundarias en España (ESTUDES 2016-2017), realizada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad entre jóvenes de 14 a 18 años, si bien se mantiene la tendencia a la baja iniciada en 2012, la prevalencia del consumo de alcohol sigue siendo muy elevada: el 76,9% de los estudiantes ha probado alguna vez en su vida el alcohol; el 75,6% lo ha consumido en el último año, y el 67 % lo ha hecho en el último mes. Además, un 31,7% afirma que en el último mes ha practicado un atracón de alcohol (binge drinking), es decir, ha bebido cinco o más copas de alcohol en un intervalo de dos horas.

“La edad media de inicio del consumo de alcohol en España son los 14,0 años, y alrededor del 25 % de los adolescentes ha probado el alcohol antes de los 13 años, siendo esta situación similar a la media global en Europa”, comenta Marina Bosque Prous, profesora de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC y coordinadora del Grupo de Trabajo sobre Alcohol de la Sociedad Española de Epidemiología.

Montero dice sobre Iglesias que ella habría gestionado su salida de otra manera

Entre las razones que favorecen el inicio y el mantenimiento del consumo a estas edades destacan, por un lado, la baja percepción del riesgo que hay en torno a este hábito y, por otro, el fácil acceso que se tiene a esta sustancia.

En cuanto a la primera, según ESTUDES, el alcohol es la sustancia que se percibe como menos peligrosa, con una diferencia notable frente a todas las demás (tabaco, cannabis, hipnosedantes, cocaína…), tal y como demuestra el hecho de que solo el 56,1% atribuya muchos o bastantes problemas al consumo de 5 o 6 unidades de bebidas alcohólicas (cañas o copas) en el fin de semana.

Respecto a la accesibilidad, 9 de cada 10 estudiantes afirma que no encuentra ninguna dificultad para adquirir estas bebidas, una facilidad que resulta especialmente significativa en el grupo de edad de entre 14 y 17 años, jóvenes a los que la ley prohíbe vender o facilitar alcohol y que, sin embargo, afirman conseguirlo ellos mismos en el 34,9% de los casos.

Efectos neurocognitivos (entre otros)

Todos estos datos evidencian la necesidad de hacer hincapié en los efectos perjudiciales que se asocian a este hábito tanto a corto como a largo plazo. “El consumo de alcohol en la adolescencia tiene importantes consecuencias negativas para la salud, tanto física como mental y social.

En concreto, se ha relacionado con diferentes lesiones (tanto mortales como no mortales), comportamientos violentos y delictivos, conductas sexuales de riesgo, intentos de suicidio, uso de otras drogas, fracaso escolar y problemas físicos y emocionales.

Las consecuencias de este consumo serán más graves cuanto más joven sea el adolescente”, explica Marina Bosque.

Asimismo, las numerosas investigaciones dirigidas a medir el impacto de este tóxico sobre el desarrollo de varios órganos corporales han sido rotundas: en un menor de edad, el consumo de alcohol debe ser cero.

En este sentido, Bosque destaca que el cerebro adolescente es particularmente vulnerable a los efectos del alcohol, por lo que su consumo a estas edades puede dar lugar a problemas de salud mental y neurocognitivos, tanto a corto como a largo plazo.

“Se sabe que puede producir cambios funcionales y estructurales en el cerebro que pueden persistir en la edad adulta.

Además, el cerebro de los adolescentes también es más vulnerable a los efectos adictivos del alcohol y otras drogas durante el periodo de neurodesarrollo.

Por otro lado, y a largo plazo, el consumo en la adolescencia se ha relacionado con un mayor riesgo de dependencia de esta sustancia en la edad adulta”.

Necesidad de una ley específica

El reto es, por tanto, reducir el consumo de alcohol entre los jóvenes españoles y para ello es necesario actuar en tres frentes concretos: “Los estudios científicos demuestran que disminuir la accesibilidad (subida de tasas y precios mínimos) y la disponibilidad (control estricto de la venta y consumo a menores), así como regular o disminuir la publicidad y la promoción del alcohol (limitar la presencia de marcas y logotipos en el ambiente urbano) y el patrocinio de cualquier actividad de ocio por la industria alcohólica, permitirían reducir significativamente el consumo de alcohol entre los menores”, señala la profesora de la UOC.

“Por ello, desde el punto de vista de la salud pública, está muy clara la necesidad de una ley específica para reducir el consumo de alcohol en menores”, añade Marina Bosque, para quien, sin embargo, existen intereses en contra de la aprobación de una legislación en esta línea: “Por un lado, España es un país productor de bebidas alcohólicas, principalmente vino, y hay una presión por parte del lobby de la industria alcoholera para evitar endurecer estas políticas en relación con el consumo de alcohol. Esto ha producido que nuestras políticas sean mucho más laxas que la media europea y que tengamos mucho margen de mejora al respecto”.

Normalización y arraigo cultural: un cambio necesario

En cuanto al posible papel “disuasorio” que tendría el hacer más hincapié sobre los efectos negativos del alcohol en las campañas y los mensajes que se transmiten a los jóvenes (de forma similar a lo que se hace con el tabaco o con los accidentes de tráfico), Bosque opina que, más que endurecer los mensajes, la raíz del problema está en que el alcohol está muy arraigado y, también, normalizado en nuestra cultura (por ejemplo, la bebida está tradicionalmente asociada a las celebraciones y los padres tienden a ser más permisivos con el alcohol que con otras sustancias), lo que favorece que niños y jóvenes estén expuestos de forma continua a esta sustancia. Es necesario, por tanto, un cambio de la percepción que se tiene de este hábito.

“No se debería pensar en el alcohol como un problema individual, sino que habría que realizar acciones dirigidas a concienciar a la sociedad en su conjunto sobre las consecuencias de ese consumo.

Por ejemplo, promover un ambiente urbano sin exposición a la publicidad de bebidas alcohólicas; prohibir la venta y el consumo en la vía pública; aumentar el control de la venta y el consumo en menores, etc.

”, explica la experta.

Asimismo, Marina Bosque incide en la necesidad de recordar a la población que el alcohol es uno de los principales factores de riesgo de enfermedad y mortalidad a escala mundial: “Su consumo está relacionado con más de doscientas enfermedades, como por ejemplo diferentes tipos de cáncer. Sin embargo, parece que solo somos conscientes de las consecuencias en personas que sufren una adicción, aunque estas son una parte pequeña de los consumidores.

No hay que olvidar que cualquier persona que consuma alcohol asume un riesgo para su salud, ya que no existe una cantidad de consumo que pueda considerarse beneficiosa o sin efectos perjudiciales, pues las consecuencias superan con creces a los beneficios potenciales de su ingesta”, concluye.

Источник: https://www.elconfidencialdigital.com/articulo/te_lo_aclaro/jovenes-consumen-tanto-alcohol/20191228122213136430.html

Consumo de alcohol en adolescentes: causas y consecuencias

¿Por qué los adolescentes beben alcohol?

Definimos la adolescencia como un periodo de transición entre la niñez y la edad adulta. En esta etapa de desarrollo solemos experimentar con todo tipo de vivencias y sustancias, entre ellas, el alcohol. Hoy en día, son pocos los adolescentes que no toman alcohol o que no lo han probado. De hecho, es la droga más consumida entre los jóvenes por encima del tabaco y del cannabis.

Aunque muchas personas beben para pasarlo bien o desinhibirse, es muy importante conocer los riesgos y los efectos del alcohol a largo plazo. Uno de los problemas que suele conllevar este consumo en edades tempranas es el alcoholismo o dependencia al alcohol.

¿Por qué aumenta el consumo de alcohol en los adolescentes? ¿Cuáles son sus causas y consecuencias? En el siguiente artículo de Fromm Bienestar, te daremos a conocer toda esta información para comprender y tratar el alcoholismo en los más jóvenes.

Causas del consumo de alcohol en adolescentes

Según las estadísticas del Gobierno de España, mientras que a los 14 años la mitad de jóvenes no han probado el alcohol, a los 18 años el 92% de adolescentes ya lo ha consumido alguna vez.[1] ¿A qué se debe este cambio tan repentino?

Tanto padres/madres como profesionales nos preguntamos cuáles son las causas del consumo de alcohol en adolescentes.

Aunque muchas veces no sea alarmante el hecho de experimentar o querer encajar en un grupo social, es importante conocer todas las razones por las que un adolescente bebe alcohol.

De este modo, podremos diferenciar entre un consumo puntual y un abuso del alcohol.

Es fundamental tener en cuenta que la adolescencia no solo es una etapa de experimentación sino también de diferenciación. Esto significa que muchos jóvenes adoptan actitudes contrarias a las aprendidas en el núcleo familiar y empiezan a formar una personalidad y hábitos propios.

Estos hábitos suelen ir dirigidos al objetivo de encajar entre otros jóvenes. Por esta razón, muchos adolescentes utilizan el alcohol como lubricante social o como herramienta para poder formar parte de un grupo.

¿Por qué beben los adolescentes? Motivos del consumo de alcohol

Las causas o razones principales por las que los adolescentes beben alcohol son las siguientes:

  • Para encajar dentro de un grupo social
  • Por la curiosidad de sentir los efectos del alcohol
  • Para desinhibirse en reuniones sociales
  • Para liberar tensiones y malestar en la familia
  • Para gestionar las emociones: en este caso, es muy importante detectar el consumo ya que puede desarrollarse una adicción.
  • Porque el alcohol les hace “sentir bien”

Existen muchísimas otras razones y cada adolescente nos puede contar sus motivos, pero a grandes rasgos podríamos agruparlas en la clasificación anterior.

Consecuencias del alcohol en los jóvenes

Una vez conocemos las principales causas del consumo de alcohol, debemos tener en cuenta qué puede llegar a pasar si un joven no controla su relación con la bebida.

A pesar de que sea algo legal y beber sea un acto muy normalizado, es fundamental recordar que el alcohol es una droga.

Por lo que beber de manera abusiva puede producir dependencia y una importante adicción. De hecho, el alcohol es una droga con un alto potencial adictivo.

Por esta razón, entre las personas que van a un centro de desintoxicación, hay muchísimas más que acuden por consumo de alcohol que de cualquier otra sustancia.

¿A qué edad afecta más el alcohol?

Según los datos estadísticos, según pasan los años, más personas presentan alcoholismo, sobre todo a partir de los 55 años.

[2] Aun así, el abuso de alcohol es nocivo en todas las edades, sobre todo en aquellas en las que no se controla la cantidad que se bebe y podemos sufrir las consecuencias negativas de manera inmediata: las borracheras o el coma etílico.

Por lo tanto, el consumo abusivo de alcohol es nocivo en prácticamente todas las edades. Para poder evitar los efectos negativos, la clave es la moderación en su consumo.

El alcoholismo en la adolescencia

Otro de los retos que se nos presenta es la prevención del alcoholismo en la adolescencia.  Ya que, pesar de que a corto plazo es difícil distinguir el uso del abuso, Algunos jóvenes ya empiezan a mostrar dependencia psicológica de la bebida. Este problema es una de las consecuencias directas del consumo de alcohol en adolescentes.

Síntomas de alcoholismo en adolescentes

Para poder detectar una dependencia al alcohol en edades tempranas, es importante observar los siguientes síntomas:

  • Síntomas físicos: enrojecimiento de la piel, cansancio, dolores de cabeza, náuseas, dificultad para concentrarse…
  • Síntomas emocionales: desinterés en general, bajo estado de ánimo, dificultad para expresar emociones (esto se conoce como aplanamiento afectivo y se da en fases más avanzadas del alcoholismo), irritabilidad, impulsividad y comportamientos de riesgo.

También podemos observar síntomas familiares o sociales como las discusiones constantes, aislamiento, problemas escolares… El consumo de alcohol en adolescentes es un problema que debe tratarse para poder prevenir sus consecuencias negativas, tanto a corto como a largo plazo. Aunque es cierto que es importante darles el espacio para que puedan experimentar, también debemos establecer una buena comunicación con el/la adolescente a nuestro cargo para tratar de evitar que su consumo se convierta en una adicción.

[1] INFORME, O. E. D. T. Alcohol, tabaco y drogas ilegales en España. Madrid: Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar social, 2018 [2] Estadísticas del 2015 del Observatorio Español de las Drogas y las Toxicomanías.

Источник: https://frommbienestar.es/consumo-de-alcohol-en-adolescentes-causas-y-consecuencias/

▷▷ Por qué los jóvenes consumen alcohol a temprana edad

¿Por qué los adolescentes beben alcohol?

Por qué los jóvenes consumen alcohol a temprana edadHaz click para twittear

Contexto de la problemática del consumo de alcohol en la juventud

En nuestras sociedades occidentales, el desarrollo del ocio recreativo nocturno se ha vinculado de forma funcional y simbólica a las drogas; y especialmente al consumo de bebidas alcohólicas.

Así, en España, los jóvenes entre 14 a 18 años han consumido alcohol alguna vez en el 75 % de los casos; el 60 % se han emborrachado alguna vez.

Y el 50 % de ellos no considera perjudicial para la salud el beber durante el fin de semana varias copas. Las cifras hablan por sí solas…

Los adolescentes son muy vulnerables a los efectos de las drogas y sus consecuencias altamente tóxicas e incapacitantes, porque se hallan en pleno desarrollo orgánico. A su vez, su consumo viene motivado por el contexto vital en que se encuentran.

Es decir, en un momento donde se confrontan sus roles como menores y su evolución hacia una vida más autónoma. Una etapa de transición donde sus iguales cobran gran influencia; y se adentran en ritos de pasos que incluyen el contacto con sustancias propias de adultos.

Las razones de por qué los jóvenes consumen alcohol

No obstante, parte de las razones de por qué los jóvenes consumen alcohol a temprana edad hay que buscarlas en el contexto en que conviven.

 La sociedad actual, con su ritmo de cambios acelerados y sus influjos consumistas y competitivos, invita a experimentar más riesgos de los necesarios.

  Y los cambios de estilo de vida frenéticos merma la transmisión de unos valores efectivos y responsables de padres a hijos.

Asimismo, cierta desadaptación de muchos adolescentes y jóvenes a un mundo creado por adultos genera un sentimiento de rebeldía. Al igual que la asunción de distracciones insanas resulta un modo de evadirse.

En este sentido, el alcohol y otras drogas adquieren una representación funcional en la vida de los jóvenes.

Es decir, son un medio para integrarse a su grupo de colegas, para desafiar las normas establecidas por los adultos y sentirse más independientes.

Jóvenes, ocio nocturno y consumo de alcohol a temprana edad

Las dificultades sociales que encuentran en los jóvenes, con un futuro laboral incierto y precario, les motiva a vivir el día a día. Y no es de extrañar que contemplen su vida con cierto pasotismo, sin pensar en el futuro.

A su vez, la publicidad comercial los incita a probar nuevas experiencias y a consumir constantemente como modo de tapar vacíos.

Y siendo hijos de la sociedad del bienestar, conciben al ocio como un derecho y una necesidad que hay que atender.

La cultura del ocio en los jóvenes

Es evidente que los jóvenes de hoy en día disfrutan de una permisividad sin parangón. Los sistemas morales que imperan en la sociedad se han vuelto muy laxos en cuanto a la vida recreativa. Además, el paro juvenil y la prolongación de la estancia de los hijos en la vivienda familiar; influye en la tenencia de un estilo de vida ocioso.

En efecto, la cultura del tiempo libre y el consumismo se ha insertado con fuerza en la sociedad occidental. Para los jóvenes significa un tiempo para sí, lejos de la vigilancia y las exigencias familiares o sociales. Y dentro del tiempo de ocio, la vida nocturna se considera su espacio de libertad y convivencia con sus amistades.

La publicidad comercial los incita a probar nuevas experiencias y a consumir constantemente como modo de tapar vacíos

Sin embargo, la vida recreativa nocturna favorece el uso y abuso de alcohol y otras drogas. Este contexto viene avalado por una industria del ocio, cuya oferta y espacios destinados a la juventud incitan al gasto en locales, copas y drogas.

Esto influye mucho en la concepción que los adolescentes tienen del ocio nocturno.

Así, si no pueden acceder al circuito de la vida nocturna comercial, se ven estimulados a experimentarlo en espacios abiertos o privados; de donde surge el fenómeno del botellón.

Es así como en la sociedad contemporánea aparece el trino que aúna juventud, ocio y alcohol —u otras drogas; que parece responder a por qué los jóvenes consumen alcohol a temprana edad.

Los riesgos del consumo de alcohol en la adolescencia

Si hay una costumbre estrechamente ligada al mundo juvenil es la del alcoholismo de fin de semana. Si bien encuestas como ESTUDES confirman que esta tendencia se realiza principalmente entre jóvenes de 14 y los 25 años; la franja de edad que más conflictos y preocupaciones despierta en la sociedad es la que va de los 14 a los 18 años.

Y es que, los adolescentes cada vez se adentran más pronto al consumo excesivo de alcohol sin contemplar el enorme riesgo que conlleva. No solo por los efectos del alcohol en su salud física y mental; sino también por la influencia negativa que provoca en su autodominio emocional y su conducta social.

Pero, siendo las bebidas etílicas de comercialización legal y fácilmente accesible —a pesar de la prohibición de venta a menores—; y con presencia en la mayoría de sus hogares; resulta bastante comprensible que los adolescentes no perciban su riesgo. Además, el hecho de realizar consumos solo los fines de semana y considerar al alcohol un elemento social y recreativo; refuerza su percepción de sustancia inocua.

Los riesgos del alcohol a temprana edad

Sin embargo, el riesgo de consumir bebidas alcohólicas en menores de edad es mayor, si cabe, que en otras franjas etarias.

La presencia de elevadas dosis de etanol en el organismo altera el correcto desarrollo del crecimiento en los adolescentes; pues su metabolismo aún no está preparado para soportar o neutralizar los efectos tóxicos del alcohol.

Consecuencia de ello son las numerosas intoxicaciones etílicas en menores que se registran en las urgencias pediátricas u hospitalarias.

Por otra parte, las funciones cerebrales se ven especialmente afectadas por el consumo de alcohol juvenil, que suele darse en forma de atracones etílicos. De ahí que muchos adolescentes presenten a temprana edad:

  • Alteraciones cognitivas
  • Dificultad para la concentración
  • Deterioro del sistema nervioso y su capacidad de reacción
  • Impulsividad, susceptibilidad y agresividad excesivas
  • Dificultad para tomar decisiones correctas
  • Mayor tendencia al alcoholismo

¿Por qué los jóvenes consumen alcohol a temprana edad?

La edad actual de inicio al consumo de alcohol ha bajado a los 13 años, lo que constata una acción cada vez más precoz. Las motivaciones que la población juvenil alega sobre su decisión de consumir bebidas alcohólicas son diversas.

Por un lado, el beber alcohol es percibido como un ritual social de los jóvenes de transición a la vida adulta y recreativa. Ya que la idea de irse de copas o de botellón está estrechamente ligada a la socialización y el disfrute de la libertad. Según una encuesta difundida por fuentes gubernamentales, ésta es la motivación que mentan el 63,6 % de los adolescentes.

Por otro lado, los jóvenes o adolescentes que beben buscan experimentar el efecto desinhibidor de la droga. El sentirse más seguros, más extrovertidos y eufóricos, es la motivación del 14,5 %.

A ello hay que sumar la curiosidad por experimentar nuevas sensaciones y nuevas formas de diversión —según el 15,2 % de los jóvenes—; así como la necesidad de evadirse de la realidad anodina y de las exigencias diarias, como declara el 15 % de los encuestados.

Motivaciones de los jóvenes para el consumo de alcohol

Y, por último, las motivaciones más relacionadas con el consumo de alcohol en menores; se vinculan a su necesidad de pertenencia a su grupo de iguales. La mayoría de los jóvenes afirmaban que consumían alcohol siempre acompañados por sus amigos o compañeros. De lo que se deduce que la bebida se considera un elemento socializador y de integración dentro del grupo.

Además,  piensan erróneamente, que pueden controlar su hábito y que consumir solo los fines de semana les aleja de la posibilidad de caer en el alcoholismo. 

Es aquí cuando se vislumbra la necesidad de mayores campañas y lecciones de prevención del uso de alcohol en adolescentes. Tanto por la parte familiar, como por las instituciones sociales.

Conclusión

El impacto en las conductas de riesgo de los jóvenes; y los problemas de salud que de ello se deriva se convirtió en todo un fenómeno social. Sin embargo, no existe una respuesta clara a la cuestión de por qué los jóvenes consumen alcohol a temprana edad; aún cuando conocen sus efectos negativos.

Lo que está claro es que sigue siendo poderosa la creencia social de considerar al alcohol como un hábito placentero e inocuo. En ello influye el que las bebidas alcohólicas están amparadas por la aceptación social y su calificación de droga lícita; lo que transmite un mensaje contradictorio para muchos jóvenes en cuanto a sus efectos nocivos.

Prevención del consumo de alcohol

Los programas de prevención y educación para la salud destinados a este colectivo son cada vez más numerosos. En este sentido; el objetivo de la prevención debe centrar sus esfuerzos en erradicar la idea de normalización del uso de alcohol como un hábito inofensivo.

Se trata de enseñarles los efectos tóxicos que las drogas tienen para su salud y su calidad de vida.

De ahí que sea de suma importancia fomentar en los menores factores de protección —como la autoestima y la responsabilidad—; así como un estilo de vida recreativo saludable.

Pero, para ello, es menester educar desde la responsabilidad personal, brindándoles información adecuada, apoyo emocional y orientación. El problema está en con frecuencia en el ámbito familiar; se trata el asunto de las drogas desde una óptica de prohibición tajante, pero carente de información. Lo que puede incitar a los más jóvenes a beber por mera rebeldía.

Sea como fuere, ante cualquier signo de alarma de que nuestros hijos adolescentes consuman bebidas alcohólicas de forma abusiva —o sustancias psicoactivas—; hemos de solicitar ayuda profesional. Desde los centros de desintoxicación se trabaja la prevención de adicciones o, en el peor de los casos, en la cura y rehabilitación de las drogodependencias.

Referencias Bibliográficas

Calafat, A., Juan, M., Becoña, E., Mantecón, A., & Ramón, A. (2009). Sexualidad de riesgo y consumo de drogas en el contexto recreativo. Una perspectiva de género. Psicothema, 21(2), 227-233. Recuperado de https://www.redalyc.org/pdf/727/72711654009.pdf Echeverría, E. (2001). Abuso de alcohol. Madrid. Editorial Síntesis.

Espiño, I. (2007). Alcohólicos de fin de semana. Recuperado de https://www.elmundo.es/elmundosalud/2007/09/28/neurociencia/1190999418.html

López-Ibor, M. I. (2007). Drogas fuera. La mejor guía para evitar que los adolescentes consuman. Ediciones Temas de Hoy, Madrid.
Ministerio de sanidad, política social e igualdad (s/f). Consumo 0º. Recuperado de https://www.mscbs.gob.es/campannas/campanas11/alcoholenmenoresnoesnormal/index.html
Puebla, C. (2016). Jóvenes y alcohol. «Atendemos en urgencias a un menor cada dos semanas por coma etílico». Recuperado de https://cadenaser.com/programa/2016/11/04/la_ventana/1478274968_689759.html

Источник: https://comodejarelalcohol.es/por-que-los-jovenes-consumen-alcohol-a-temprana-edad/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: