¿Por qué los adolescentes le dan tanta importancia al físico?

Cambios en la adolescencia, ¿Qué le pasa al cuerpo?

¿Por qué los adolescentes le dan tanta importancia al físico?
Desde la pubertad hasta la post-adolescencia, el cuerpo tanto de chicos como de chicas cambia muy rápidamente, marcando definitivamente el inicio de la etapa adulta.

Sin duda, las verdaderas protagonistas de esta etapa son las hormonas, que son las responsables de todos los cambios físicos que experimentan tanto los chicos como las chicas.

La palabra adolescencia adolescere en latín significa transición, crecimiento.

La adolescencia es una etapa llena de cambios físicos y psíquicos durante la cual es normal tener muchas dudas.

Los cambios más importantes en las chicas suelen darse a partir de los 11 años, mientras que en los chicos aparecen un poco más tarde, a partir de los 12-13 años. Los cambios físicos marcan las diferentes etapas en las que se divide la adolescencia.

La tiranía del cuerpo

Debido a la influencia que los medios de comunicación
y la publicidad tienen sobre los adolescentes, la imagen corporal adquiere tanta importancia que incluso, teniendo un aspecto físico correcto, existe la posibilidad de
no sentirse a gusto con una misma. Esta preocupación puede llegar a ser excesiva, así ocurre en casos extremos como cuando se sufre anorexia o bulimia. Es importante aceptarse y sentirse cómoda con la propia imagen.

La adolescencia puberal

A partir de los 11 años en las chicas y más tarde en los chicos se inicia la pubertad, que va acompañada de un cambio físico notable, aunque no todo el cuerpo se desarrolla al mismo tiempo. Las manos y los pies se desarrollan antes que los brazos y las piernas, y posteriormente lo hacen el tronco y otras zonas.

Así, a la vez que crecen las manos, los pies y la nariz, se estilizan y alargan las piernas y a continuación el tronco, lo que produce un aumento de la estatura.

En ocasiones, estos cambios se dan de forma muy rápida, pero no debe preocuparnos, a veces se tarda un tiempo en acostumbrarse a la nueva apariencia, pero poco a poco la nueva forma se hará más familiar.

La adolescencia media

A partir de los 13 años aumentan los cambios; se afina el tono de la voz, aparece el acné, los chicos desarrollan sus músculos y las chicas unas formas más redondea- das representativas de los cambios hormonales que van sucediendo.

Pero además de todos estos cambios físicos, se entra en una etapa en la que, a menudo, aumentan la sensación de ridículo o de vergüenza y se da mucha importancia 
a la imagen corporal. También se forma una perspectiva más crítica y receptiva hacia los demás.

Se siente una fuerte necesidad de romper con todo lo establecido.

Durante esta etapa es importante aprender a valorar las cualidades de uno mismo y aprender que quererse no significa verse como un ser perfecto y maravilloso, sino aceptarse como tal, aceptando los defectos y potencian- do las virtudes.

La adolescencia tardía

Alrededor de los 15 y hasta los 18 años es una etapa en la que la identidad se va definiendo dentro de un grupo de amigos. Una vez superada la fase de aislamiento.

Se siente la necesidad de rodearnos de amigos con los que crear un microcosmos, vestir igual, hablar igual, ir a los mismos lugares, escuchar la misma música y vivir las mismas experiencias.

Una palabra que define muy bien esta etapa es «salir»; descubrir un mundo lleno de experiencias nuevas; discotecas, bares musicales, conciertos, asociaciones, centros deportivos, cultura, diversión y ocio.

El grupo de amigos es vital en esta etapa, porque proporciona la comprensión y el sentido de pertenencia a un grupo, que a veces no ofrecen los padres. Pero esta influencia puede ser tan fuerte que en ocasiones marque incluso el estado de ánimo. Ante determinadas situaciones hay que aprender a decir que ‘no'. Una amistad real es un punto de apoyo fundamental pero también se debe tener la libertad suficiente para tomar decisiones propias.

Post-adolescencia

La etapa de los 18 a los 22 años es un período de privilegios. Se alcanza la mayoría de edad y permite sentirse parte activa de la comunidad y obtener más autonomía.

A los 18, muchas dudas van desapareciendo y la personalidad se hace fuerte. Se adquieren derechos y responsabilidades como conducir, votar, etc.

Al no sufrir cambios importantes en el cuerpo, se adquiere una mayor seguridad en las relaciones sociales y de pareja.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Esperamos que sí! Dale me gusta o déjanos un comentario. Tal vez quieras leer más sobre Salud sexual, entrevista con el experto o Quiero quedarme embarazada.

Источник: https://www.proximaati.com/bienestar/cuidado-femenino/cambios-en-la-adolescencia-que-le-pasa-al-cuerpo

La importancia de la popularidad para los adolescentes

¿Por qué los adolescentes le dan tanta importancia al físico?

Desde pequeños nos damos cuenta de que nuestro hijo tiene cierto carisma. Los niños de su clase le invitan a todos los cumpleaños, todos quieres ser su amigo o sentarse cerca de él.

Todos recordamos a aquel compañero de clase que siempre era el que llevaba la voz cantante.

Ser popular o no se puede convertir en un problema importante para nuestros hijos cuando van creciendo.

En la adolescencia los chicos y las chicas tienen que lidiar con los cambios en su cuerpo y emociones y comienzan a preocuparse por lo que piensan los demás. Todos quieren ser populares y gustar a la mayoría del grupo en la pandilla o en el colegio.

Para ser populares las chicas suelen fomentar su belleza física, adquirir ropa de moda, intentar ser sociables y atraer a los chicos.

Para los chicos lo más importante suele ser estar en buena forma física, las habilidades sociales y poseer tecnología a la última como el ordenador o el móvil.

“La popularidad puede atribuirse a distintos criterios, como el prestigio (por razones académicas o destreza en los deportes), aspectos emocionales y relativos a su relación en el grupo (como el compañerismo, simpatía y buen carácter) y por representar el ideal del grupo. Los adolescentes populares muestran una mayor competencia social y habilidades cognitivas, una menor conducta agresiva y disruptiva, así como menos sentimientos de soledad”, explica el estudio Las Relaciones sociales en la Escuela: El Problema del Rechazo Escolar.

Si la popularidad se basa en sus capacidades y sus habilidades sociales y cognitivas siempre será bueno para nuestros hijos. Tener muchos amigos en el Instituto puede convertirse en un plus para nuestros hijos.

Las habilidades sociales que se desarrollen en esa etapa pueden ser la base para enfrentarse a la vida profesional en el futuro.

El problema surge cuando esa popularidad solo se basa en aspectos externos como la ropa, el estilo o los aparatos tecnológicos.

El objetivo vital de muchos adolescentes es ser populares para sentir más seguridad en sí mismos. Cuando nuestros hijos van creciendo comienza ese sentimiento de inseguridad por su cuerpo, su forma de expresarse o de vestir. Ser popular les ayuda a sentirse aceptados por el grupo.

Para ser popular necesita sentirse aceptado y para lograrlo es fundamental en primer lugar una buena imagen física y un montón de amigos. Además necesita ir vestido a la moda e incluso marcar tendencia, tener los últimos aparatos electrónicos del mercado y que le admiren sus compañeros. Los demás miembros del grupo querrán vestirse como él o ella y le imitarán.

Cuando un adolescente inicia una carrera por ser cada día más popular surgen muchas inseguridades y complejos. Su objetivo será ser un modelo para los demás o seguir a alguien que se ha convertido en un modelo. Los adolescentes se intentarán parecer a otros, no aceptarse a sí mismos.

Consejos para ayudar a nuestro hijo adolescente

Si el objetivo de la vida de nuestro hijo adolescente es ser popular centrará toda su vida y todas sus relaciones en lograrlo.

Como padres, aunque sabemos que la adolescencia es la etapa de rebeldía por excelencia, debemos escucharles pero también darles nuestra opinión sincera.

Os vamos a dar varios consejos útiles para ayudar al hijo adolescente a ser una persona independiente que pueda ir adquiriendo confianza en sí mismo.

1. Reforzar su autoestima

Los padres tenemos que hacer comprender a nuestro hijo que le queremos porque es único para nosotros. Debemos reforzar su autoestima y ayudarle a que se aprecie a sí mismo por sus valores y capacidades.

Le tenemos que explicar que la adolescencia es una etapa y que nosotros siempre le vamos a apoyar sea o no popular.

Debemos ser sinceros con nuestro hijo o hija y explicarle que para nosotros tienen más importancia sus otras capacidades.

2. Ayudarle a fomentar las buenas amistades

Cuando un adolescente es popular está rodeado de muchos amigos que se acercan a él para ser populares o para destacar. Sin embargo seguro que se siente totalmente solo porque se dará cuenta en algún momento que esa amistad es transitoria.

Los padres debemos ayudarles a fomentar las relaciones de amistad sanas. Tenemos que intentar que nuestros hijos encuentren amigos que le aprecien por su personalidad y carácter y no por la ropa que lleva o el smartphone que tiene.

3. No rechazar a los amigos de toda la vida

Intentar ser popular a toda costa, puede llevar a nuestro hijo a rechazar a amigos de toda la vida cuya compañía no nos conviene para mantener ese «estatus de popularidad» en la pandilla o en la escuela. Los padres tenemos que preguntar a nuestros hijos las razones por las que se alejan de amistades de toda la vida y procurar que reflexionen sobre su actitud.

Si hablamos con nuestros hijos sobre estos temas lograremos que se den cuenta de que lo importante no es ser popular, ni cuantos amigos tienen sino que esas amistades sean de calidad. Seguro que nadie en su entorno se lo explica y quizás le estemos ayudando más de lo que piensa. En un futuro nos lo agradecerán.

ConsejosPsicologíaAdolescencia (13-17 años) Preadolescencia (11-12 años)

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/consejos/psicologia-infantil/importancia-popularidad-adolescentes/

Imagen corporal y autoestima

¿Por qué los adolescentes le dan tanta importancia al físico?

  • Tamaño de texto más grande

¿Has deseado alguna vez cambiar algo de tu cuerpo? Si tu respuesta es afirmativa, no estás solo. Mucha gente está insatisfecha con alguna parte de su aspecto físico. Si te obsesionas con lo que te disgusta de tu aspecto físico, tu autoestima podría salir muy mal parada. 

No necesitas tener un cuerpo perfecto para tener una buena imagen corporal. Si te gusta tu cuerpo tal y como es en este momento, tu imagen corporal se verá reforzada. Y tu autoestima también.

Pero ¿y si necesito ponerme en forma? Hay gente que cree que «Cuando me ponga en forma, me gustará mi cuerpo». Pero es mejor empezar al revés. Primero, acepta tu cuerpo.  Encuentra cosas que te gusten sobre él.  Cuida bien de tu cuerpo. Cuando a uno le gusta su cuerpo, le resulta más fácil tratarlo bien. 

¿Te quieres sentir mejor y tener mejor aspecto?  Aquí tienes algunos consejos: 

Acepta tu cuerpo 

  • Nadie es perfecto. Pero a todo el mundo le gusta que lo acepten tal y como es. Esto es cierto para cualquier tipo de cuerpo. Ve tu cuerpo tal y como es.   Sé menos crítico con él. Míralo con buenos ojos. 
  • No te avergüences de tu propio cuerpo.  Cuando haces comentarios duros sobre tu cuerpo, dañas tu propia autoestima. Esto es cierto independientemente de que te lo digas a ti mismo o de que lo digas en voz alta. Te perjudica tanto como si te lo dijera otra persona. Sé amable contigo mismo. Respétate, incluso aunque haya algunas cosas en las que deberías trabajar.  
  • Desarrolla un hábito más positivo.   ¿Tienes el hábito de desprecia a tu cuerpo?  Para romper con este mal hábito, sustitúyelo por otro que sea positivo.  Habla contigo mismo sobre lo que te gusta de tu cuerpo, en vez de sobre lo que te disgusta. Sigue haciéndolo hasta que se convierta en un hábito. 

Valora tu cuerpo 

  • Encuentra cosas que te gusten de tu aspecto físico.  Tal vez te gusta tu cabello, tu cara o tus manos. ¿Y qué me dices de tu cintura, tus hombros y tus piernas? ¿De tus ojos y de tu sonrisa?  Dite a ti mismo qué es lo que te gusta y por qué.  Si no se te ocurre ninguna parte de tu cuerpo que te guste, piensa en lo que dicen tus buenos amigos sobre tu aspecto.  Acepta lo que te digan. Piensa en que hay muchas cosas que gustan de ti. Déjate sentirte bien. 
  • Céntrate en aquello que se le da BIEN a tu cuerpo.  Hay muchas más cosas en tu cuerpo que su aspecto.  Cuando practicas un deporte, caminas, bailas, nadas, mantienes a tu cuerpo en plena acción. Tu cuerpo también está ahí cuando te estiras, alcanzas algo, trepas o saltas mientras disfrutas. Cuando trasportas cosas, construyes cosas y también cuando le das una abrazo a otra persona. Sorpréndete de lo mucho que te da tu cuerpo. Y siéntete agradecido. 
  • Toma conciencia de tu cuerpo. No ignores tu cuerpo a lo largo del día. Aprende a respirar lenta y tranquilamente cuando te muevas y te estires. Aprende a identificar cuándo tu cuerpo necesita alimento o reposo.   Disfruta de la forma en que se siente tu cuerpo cuando andas, corres y juegas. 

Cuida bien de tu cuerpo

  • Come alimentos saludables.  Aprende qué alimentos son buenos para ti, y qué cantidad es la adecuada.  Tómate tu tiempo para comer.  Saborea detenidamente la comida.   Disfrútala. Alimentarse bien ayuda a tener un aspecto óptimo. Te da la energía que necesitas.  Y refuerza tu imagen corporal.  Cuando trates bien a tu propio cuerpo, te sentirás bien contigo mismo. 
  • Duerme bien y lo suficiente.  Aprende cuántas horas de sueño necesitas para tu edad. Métete en la cama temprano. Apaga todas las pantallas antes de que llegue la hora de acostarte para poder dormir bien. 
  • Está activo cada día.  Tu cuerpo necesita moverse para estar fuerte, en forma y sano. Puedes estar activo haciendo deporte.  Puedes correr, caminar, hacer yoga, nadar o bailar.  Escoge aquellas actividades que te gusten.  Disfruta de ellas. 
  • Alcanza y mantiene un peso corporal saludable.  Tener un peso saludable es bueno para ti.   Y te ayuda a sentirte bien con tu cuerpo.  Pero no te pongas a dieta por ti solo. Habla siempre con tu padre o tu madre o con tu médico.  Tu médico te puede indicar formas de alcanzar y de mantener un peso que sea adecuado para ti. 

¿Y si necesito ayuda para tener una buena imagen corporal y autoestima? 

A veces, los problemas relacionados con la imagen corporal y la autoestima son excesivos para sobrellevarlos sin ayuda. Las cuestiones relacionadas con la salud, la depresión o los traumas pueden afectar a cómo te sientes contigo mismo. Los trastornos de la alimentación pueden causar una imagen corporal negativa muy alejada de la realidad. 

Explica a uno de tus padres, un médico o un terapeuta qué es lo que te ocurre.  Pide ayuda. La imagen corporal y la autoestima pueden mejorar con la ayuda y la atención necesarias.

Revisado por: D'Arcy Lyness, PhD

Fecha de revisión: agosto de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/teens/body-image-esp.html

¿Por qué los adolescentes le dan tanta importancia al físico?

¿Por qué los adolescentes le dan tanta importancia al físico?

La adolescencia está caracterizada por ser una etapa llena de altibajos e inseguridades. El cuerpo de los niños empieza a sufrir una transformación tanto física como psicológica, que les llevará a la etapa adulta. En este proceso de cambio los adolescentes dan un mayor peso a ciertos aspectos como el físico o las amistades.

Índice

La adolescencia y el físico

La adolescencia comienza aproximadamente a los 12 años de edad y trae consigo una serie de cambios y novedades para el nuevo adolescente. El vello empieza a crecer, los chicos experimentan cambios en la voz, las chicas empiezan a desarrollar los pechos… Pueden ser momentos de shock para el adolescente, que se da cuenta de que su cuerpo cambia a pasos agigantados.

La pubertad también trae consigo cambios psicológicos, igual o más importantes que los físicos. Es el principio de una etapa en la que la consciencia de uno mismo es mayor.

El adolescente es consciente de que es un ser individual y único, y como consecuencia quiere crear una personalidad propia para diferenciarse de los demás, pero a la vez busca la aceptación de un grupo del que quiere formar parte.

Sabiendo esto, el físico de una persona no lo componen solamente las características de su cuerpo: estatura, peso, color de piel, largura de pelo… sino también el sentimiento de esa persona hacia su propio físico. Tener un sentimiento positivo hacia las propias características corporales, aceptarse como uno es, es esencial para la salud psicológica y el impacto que esta puede tener en la física.

Las influencias en la adolescencia

La imagen corporal de tu hijo adolescente está influenciada por muchos factores. Cada sociedad tiene sus propios cánones de belleza que la mayoría de las personas quiere cumplir. 

Estos factores incluyen el entorno familiar, la capacidad o discapacidad, las actitudes de los compañeros, las redes sociales, la sociedad, los antecedentes culturales y más.

En esta etapa es esencial que el entorno del adolescente sea positivo y seguro. Las inseguridades se adueñarán de su mente en muchos momentos, pero si las personas que lo rodean lo influencian bien y aconsejan adecuadamente cuando sea necesario, el camino del adolescente será menos duro y le beneficiará de cara a definirse como persona.

Es necesario que los adolescentes empiecen a distinguir entre malas y buenas influencias y empiecen a trabajar en ellos mismos, para de la misma manera, ser una buena influencia para su propio entorno.

Hacerse preguntas de uno mismo como: ¿Hice algo mal de lo que me arrepiento? ¿Cuál es mi punto débil? ¿Cómo puedo hacer para cambiar esto que no me gusta de mí?, ayudan a replantearse la línea que se está siguiendo.

De igual manera, el adolescente deberá hacerse preguntas parecidas sobre su entorno: ¿Esta persona se preocupa por mí o es puro interés? ¿Mi grupo de amigos se alegra de mis logros? ¿Me siento apoyado en casa? Darse cuenta de los problemas en uno mismo y en las influencias es el primera paso para empezar a trabajar en la persona adulta que va a ser.

¿Por qué es tan importante el físico para los adolescentes?

La importancia que los adolescentes dan al aspecto físico está relacionado con lo explicado en los párrafos anteriores.

Llegan a la edad en que las comparaciones, las inseguridades y las influencias son mayores.

Quieren parecerse a esa persona que siguen en redes sociales y que muestra una imagen limpia y perfecta, sin darse cuenta de que no todo lo que se muestra en internet es real.

Relacionan un buen aspecto físico con la aceptación dentro de uno o varios grupos. Intentan vestir a la moda para intentar dejar así atrás su faceta de la niñez y demostrar que han crecido.

Otra razón por la que le dan más importancia a su aspecto físico es por los cambios que sufren a nivel hormonal: acné, vello… y que hacen que en muchos casos se vean más inseguros que antes a la hora de mostrar ciertas partes de su cuerpo.

El aspecto físico es importante en medida a tener un cuerpo saludable, dentro de los parámetros de edad, sexo y altura correspondientes. Hacerles entender que estar sano es lo más importante es esencial.

Riesgos de un trastorno relacionado con la apariencia

Por desgracia, la importancia que los adolescentes dan al aspecto físico puede volverse en su contra si lo convierten en una obsesión o tienen una imagen distorsionada de la realidad. Algunos problemas de psicología a los que se pueden enfrentar los adolescentes, relacionados con el aspecto físico son:

– Depresión

– Anorexia

– Bulimia

– Fobia social

– Trastorno de ansiedad generalizada

– Trastorno por atracón
 

¿Qué puedo hacer como padre?

Como padre o responsable de un hijo adolescente es necesario primeramente que mantengas una buena relación con él y que la comunicación sea fluida.

Reservar cierto momento del día o de la semana para hablar de sus sentimientos, de aquello que le ha sucedido o de los miedos que le plantea el futuro representa una buena oportunidad para detectar problemas de falta de autoestima o sentimientos depresivos.

Se trata de elogiar a tu hijo por quién es y lo que puede hacer, más que por su altura o apariencia.

Puedes decirle a su hijo que estás orgulloso de él por cosas que no están relacionadas con la apariencia. Esto puede incluir el sentido del humor, el esfuerzo en la escuela u otras habilidades especiales.

También puedes animarle a dedicar tiempo a otros intereses y actividades que lo hagan sentir bien.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/psicologia-infantil/por-que-los-adolescentes-le-dan-tanta-importancia-al-fisico-11667

Cambios físicos y psicológicos

¿Por qué los adolescentes le dan tanta importancia al físico?

La pubertad es la etapa que indica el final de la niñez y el inicio de la madurez sexual.

Es un fenómeno biológico complejo a través del cual se desarrollan los caracteres sexuales secundarios,se obtiene la maduración sexual completa y se alcanza la talla adulta. En los seres humanos, la pubertad se manifiesta no solamente en forma de cambios hormonales y físicos, sino también con cambios conductuales y psicológicos.

Debéis saber que ha existido una tendencia secular de disminución de la edad de inicio de la pubertad en niñas. De esta forma, sabemos que la edad de la menarquia a mediados del siglo XIX se situaba entre los 16 y 17,5 años, para un siglo después, colocarse entre los 12,5 y 13,5 años.

Este hallazgo ha sido relacionado con la mejoría en las condiciones de vida de niños y adolescentes, fundamentalmente en lo referente a aspectos nutricionales. No obstante, este adelanto de la edad de aparición de la pubertad parece haberse atenuado en las dos últimas décadas del siglo XX.

La definición de pubertad normalobedece a criterios estadísticos, es decir: si la aparición de los caracteres sexuales secundarios se encuentra dentro del intervalo para sexo y población de referencia.

Así, se considera una pubertad normal la que sucede entre los 8 y 13 años en niñas y entre9 y 14 años en niños.

Algunos niños pueden experimentar estos cambios antes del intervalo de edades mencionado, lo que se conoce como pubertad precoz, mientras que otros lo hacen más tarde como ocurre en la pubertad tardía.

Hay un periodo llamado pubertad adelantada entre los 8-9 años en niñas y los 9-10 en los niños. Todos estos cambios serán valorados por el paciente en las revisiones de salud habituales realizadas por su pediatra.

1.1 Cambios físicos de la pubertad

El inicio de la pubertad en las niñas lo marca la aparición de telarquia, que es el botón mamario (aproximadamente entre los 10,5 y 11 años de media); en los niños el primer signo de inicio puberales aumento del tamaño testicular (≥4 m, entre los 11,5 y 12 años de media). Seguidamente, de forma progresiva, se desarrollan el resto de los caracteres sexuales secundarios y el incremento del ritmo de crecimiento.

En el caso de los varones, tras el aumento de tamaño de los testículos, siguen otra serie de cambios al iniciarse la producción de la hormona sexual masculina o testosterona.

Esta hormona estimula el crecimiento del pene, los huesos y músculos, el aumento del vello corporal que comenzará a aparecer en las axilas, ingle y a nivel facial, cambios en la voz y sudoración con olor prominente.

En las niñas el desarrollo de los ovarios lleva a que se inicie la producción de estrógenos, que son la hormona sexual femenina.

Esta hormona induce el crecimiento en estatura, cambios en la distribución de la grasas corporal, desarrollo de las mamas, aparición de vello en las axilas y zona del pubis y una serie de cambios en el útero que lleva a que en un lapso de 18 a 24 meses se de inicio al ciclo menstrual.

1.2 Cambios psicológicos de la pubertad

Los cambios físicos que suceden en el cuerpo del niño en esta etapa hacen que quiera tener mayor privacidad, por lo que puede comenzar a sentir vergüenza al vestirse o desvestirse o cuando deba usar un bañador.

Sienten la necesidad de una mayor intimidad y rechazan la intervención de los padres en sus asuntos.

El crecimiento del cuerpo muchas veces puede ocurrir a mayor velocidad en determinada región, esto hace que por algún tiempo el cuerpo parezca estar algo desproporcionado o desgarbado haciendo que sea difícil que la ropa quede bien y ocasionando algunos » complejos». Es importante hacerle ver al niño que estos cambios son pasajeros y que al finalizar este proceso su cuerpo tendrá una mayor armonía. Esto ayudará a que los cambios no afecten su autoimagen y por lo tanto su autoestima.

Algunos niños experimentan cambios en sus emociones que pueden ser difíciles de controlar: pueden sentirse enfadados, molestos o muy sensibles ante ciertos cambios o situaciones del entorno. Estos cambios a nivel de la esfera mental pueden afectar la conducta de tu hijo.

La adolescencia es un periodo de múltiples cambios: las trasformaciones físicas y la aparición de un mayor sentido de la realidad hace de esta etapa un periodo crítico.

La contradicción de querer ser adulto, pero sin dejar de ser niño hace que los adolescentes experimenten este periodo como una época convulsa.

Es, por tanto, muy importante hacerles saber que cuentan con la ayuda de los padres y con el apoyo y conocimiento de su desarrollo y sus problemas por parte de los profesionales que los tratamos, con todo ello el adolescente madura y se convierte, en la mayoría de los casos, en un adulto competente.

1.3 La herencia juega un importante papel en el crecimiento

La estatura y algunas características corporales están determinadas por su genética.

Esto es lo que se conoce como potencial genético y determina en gran parte la velocidad con la que ocurrirán los cambios que acompañan al desarrollo sexual, así como los rasgos que tendrán en la edad adulta.

Existe una vinculación muy estrecha entre metabolismo y reproducción, esto es debido a las señales periféricas que informan del estado nutricional al cerebro.

Así, la obesidad se relaciona con adelanto puberal y la desnutrición se vincula con retraso puberal.

Para que tu hijo pueda desarrollar este potencial es necesario que logre un crecimiento y desarrollo adecuado, por lo que factores del ambiente como la alimentación, la actividad física y el estímulo juegan un importante papel.

1.4 Crecimiento repentino o estirones

Una de las principales características de la a etapa de la pubertad es la aparición de períodos de crecimiento repentino que suelen llamarse estirones. En estas fases los niños aumentan de estura rápidamente.

Las niñas suelen hacer este pico de crecimiento antes que los varones.

Por lo general al inicio de la secundaria, hacia los 12 años, las niñas son más altas que los varones, pero en un lapso de unos dos años los varones las sobrepasan en estatura.

Aunque esto es lo habitual, cada niño tiene su ritmo y velocidad de crecimiento, algunos comienzan más temprano, mientras que otros lo hacen un poco más tarde.

Un factor de gran importancia en estos períodos de crecimiento es la alimentación, ya que aumenta la demanda de nutrientes necesarios para formar nuevo tejido.


Bibliografía

  • AEP Asociación Española de Pediatría. Cruz Tratado de Pediatría, 11ª edición. Madrid: Editorial Médica Panamericana; 2017
  • Manual de diagnóstico y terapéutica en Pediatría». 6º edición. Ed. Panamericana. J. Guerrero-Fdez. A. Cartón Sánchez. A. Barreda Bonis. 2016
  • Nelson textbook of paediatrics Miller EK, Williams JV. Rhinoviruses. En: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme III JW, Schor NF.. 20ª ed. Elsevier. Philadelphia. 2018. p. 1612-3.
  • www.familiaysalud.es. AEPAP

Источник: https://www.quironsalud.es/kenko/es/11-14-anos/cambios-fisicos-psicologicos

Estas son las razones que incitan a las adolescentes a dejar la actividad física

¿Por qué los adolescentes le dan tanta importancia al físico?

Hace unos días, se hizo público, en The Lancet, un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el que se afirma que “la mayoría de los adolescentes no cumple con las pautas actuales de actividad física”.

En concreto, la publicación habla de que el 80% de los adolescentes de todo el mundo, de entre 11 y 17 años, no realiza la actividad diaria mínima para estar saludable y que los estándares de dicha organización establecen en una hora de movimiento diaria.

El dato no es lo único que sorprende de este informe. También el hecho de que el sedentarismo sea más habitual entre chicas que entre chicos. En el total mundial, un 78% de los varones jóvenes es sedentario, frente a un 85% en el caso de las chicas.

Precisamente esta diferencia entre ambos géneros fue objeto de estudio por parte de Fundación Mapfre que, en colaboración con la Universidad Rey Juan Carlos, publicó el pasado verano Mujer Joven y Actividad Física, en el que se analizan las razones de que ellas dejen el deporte antes que ellos.

Más exigentes y estudiosas

Fernando del Villar Álvarez es coautor de este estudio. Él encuentra factores internos y externos entre los motivos para un mayor sedentarismo femenino.

De entre los primeros, el hecho de que “las chicas tienen una visión más utilitarista de la práctica deportiva, otorgando gran importancia al componente social en la actividad, que en ocasiones no se ve satisfecho en la oferta deportiva actual.

Por otro lado, tienen un mayor sentido de la responsabilidad y por tanto, mayor preocupación por su rendimiento académico”. Pero además, el coordinador del Título de Grado de CC.

Actividad Física y del Deporte entiende que “la mujer presenta un mayor nivel de autoexigencia y, por ende, percibe un menor grado de competencia y destreza en el desempeño motriz, lo que obstaculiza su mayor implicación en el ámbito deportivo”.

Respecto a los factores externos, el coautor del estudio observa que “la oferta deportiva que existe actualmente fomenta en mayor medida la competitividad que las relaciones interpersonales y el trabajo en equipo, valores con los que se identifican más ellas y que, según nuestros resultados, contribuirían a incrementar su interés y motivación hacia la realización de actividad física”. Además, encuentra que aún hay una menor aceptación social de la joven como mujer deportista y que cuentan con menor apoyo que los chicos en su entorno próximo para seguir haciendo deporte.

A estas conclusiones se ha llegado tras entrevistar a más de 10.000 adolescentes y jóvenes españoles de 12 a 25 años. Muchas de las entrevistadas ya en pleno sedentarismo, porque su abandono es más temprano y abrupto. Generalmente coincide con el paso de la ESO a Bachillerato, en torno a los 16 años.

Mientras que ellos suelen dejarlo al llegar a la Universidad. Esta es una de las explicaciones a este fenómeno, según Villar Álvarez: “La madurez adelantada de la mujer y la aparición de otros intereses sociales, así como la falta de continuidad en la oferta deportiva acorde a sus prioridades fuera del contexto escolar”.

A esto hay que sumarle su mayor interés en los resultados académicos.

Hacer deporte mejora los resultados académicos

Pero este mismo estudio habla de los beneficios académicos de la práctica deportiva, porque los buenos resultados académicos y el deporte no son incompatibles. Más bien al contrario.

Fernando del Villar Álvarez: “Si se hace práctica física por la mañana y a continuación hay que dedicarle cinco horas al estudio, esas cinco horas van a tener más rendimiento porque los cambios metabólicos de aumento de la circulación sanguínea y aumento de la función metabólica hacen que esa persona tenga mayor bienestar mental, mayor capacidad de concentración, de atención y capacidad ejecutiva”. Las chicas para quienes las notas son tan importantes deberían tener en cuenta que este estudio avala que incorporar 60 minutos de actividad física al menos tres días en semana ayuda a mejorar los rendimientos académicos.

Por supuesto, la salud en general mejora con la práctica regular de actividad física, “tanto en el plano fisiológico, psicológico, como social, contribuyendo positivamente a mejorar la calidad de vida, bienestar personal y desarrollo integral del individuo”.

El desarrollo de hábitos positivos de actividad física en estas edades parece ser un “factor preventivo frente al posible desarrollo de enfermedades futuras como la diabetes tipo II, enfermedades cardiovasculares, osteoporosis o el riesgo de padecer diferentes tipos de cáncer no metastásico en la edad adulta.

Esto, unido a que la práctica de actividad física también actúa como factor protector frente a la adquisición de hábitos de vida nocivos, reducción en el consumo de tabaco, alcohol u otras sustancias ilícitas, ponen de manifiesto la importancia prioritaria de actuar sobre este colectivo ante orientar futuras estrategias de promoción de la salud pública”, asegura del Villar Álvarez.

Deportes de equipo para compartir vivencias

Reducir la brecha de género es posible a medio plazo, siempre y cuando se tengan pongan en marcha una serie de medidas estratégicas por parte de las administraciones, los centros deportivos y los escolares.

El estudio de la Rey Juan Carlos propone, por ejemplo, que “se reformule la oferta deportiva según las preferencias de la mujer joven”. Es decir, que exista una oferta deportiva diferenciada por género. Porque a ellas les gustan actividades diferentes y, sobre todo, maneras diferentes de ponerlas en marcha.

“Son más sociales, capaces de encontrar mayor satisfacción cuando se comparan con un igual y pueden compartir el rendimiento, los retos, los objetivos”. Por eso, la oferta no debe ir dirigida a una chica en concreto sino a un colectivo: “Si enganchas a tres amigas, las tres se comprometerán a ir y se animarán la una a la otra.

En el momento en que una se desenganche, lo dejarán las tres. Ellas hacen deporte para compartir y tener una vivencia social”. Ellos, para ganar.

Quizás también es necesario que la sociedad siga haciendo pequeños cambios en el concepto que se tiene del deporte y, sobre todo, de las deportistas. “Entre las propias chicas aún no es un factor de liderazgo social. Ellas no lo valoran tanto”. Tampoco a la hora de divertirse.

No escogen actividades lúdicas relacionadas con la actividad física tanto como los chicos. El dato lo facilita Carlos García, CEO de Urban Planet: “El 65% de nuestros clientes son chicos, frente a un 35% de chicas.

No obstante, desde la empresa de ocio activo tratan de que estos porcentajes cada vez se igualen más”. Están especializados en ofrecer una manera de entretenimiento diferente a “niños y niñas para poder divertirse al tiempo que hacen ejercicio, alejándolos por unas horas de las pantallas”.

Entre su oferta destaca el parkour, la escalada, la tirolina y, sobre todo, las camas elásticas.

Puedes seguir De mamas & de papas en , o suscribirte aquí a la Newsletter.

Источник: https://elpais.com/elpais/2019/12/04/mamas_papas/1575453768_331739.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: