¿Por qué los adolescentes odian a sus padres y madres?

Qué hacer cuando un hijo te rechaza

¿Por qué los adolescentes odian a sus padres y madres?

El rechazo de un hijo adolescente puede ser algo muy frustrante para un padre, cuando existe amor.

En realidad, más allá de que pueda haber una conducta que manifieste rechazo, esto no quiere decir que tu hijo no te quiera, sino que de alguna forma, está manifestando un enojo por algo.

Verás en este artículo, las causas por las cuáles tu hijo puede rechazarte y qué hacer para evitar dicho rechazo.

La adolescencia es una edad un tanto complicada, ya que el adolescente se encuentra inmerso en una serie de cambios y transformaciones tanto físicas como emocionales e intelectuales, que le provocan grandes cambios de humor. Muchas veces el blanco de estos vaivenes de carácter provoca que la relación padre hijo o la relación madre hijo no sea buena.

Si te parecen conocidas las frases: mi hijo me rechaza o mis hijos no me quieren más, ¡no te preocupes! Es en general un sentimiento pasajero, si bien el rechazo se puede dar, seguramente como respuesta a algo, lo primordial que tienes que tener en claro, es que tus hijos desean ser queridos y amados. Por lo que más allá de manifestaciones de conductas que parezcan ser de rechazo, en realidad el rechazo o que te digan: te odio mama, no es tal, sino que es una respuesta a algo que no le ha gustado.

Los motivos más frecuentes que causan el síndrome de alienación parental, puedes encontrar:

  • Invasión del espacio personal. El adolescente necesita tener su propio lugar, su mundo. Es muy común escuchar a los adolescentes quejarse de que sus padres no les dejan tomar decisiones ni tener privacidad.
  • Poca o excesiva demostración de afecto. A veces por tratar de seguirles la corriente, los padres pueden caer en el error de demostrarles mucho cariño, como cuando eran niños o bien darles pocas palabras de aliento, abrazos o besos.
  • Falta de comunicación. En la actualidad, la jornada laboral muchas veces resulta extenuante, sumado a problemas en el tráfico, etc, hacen que los padres muchas veces no tengan tiempo para conversar con sus hijos.
  • Conflictos en el hogar. Un hecho que afecta tanto a niños como a adolescentes es vivir en un clima de hostilidad o agresividad. Si los padres discuten todo el tiempo, esto afectará sin lugar a dudas la estabilidad emocional del adolescente, que buscará estar tranquilo fuera de casa.

Ahora bien, ¿qué se puede hacer con los hijos que odian a su madre o a su padre? Toma nota de los siguientes consejos.

Cómo mejorar la relación madre hijo

Para prevenir o solucionar el rechazo manifiesto de tu hijo detallo una serie de aspectos a tomar en cuenta:

  • Sé cariñoso, debe tener amor hacia tu hijo y manifestarlo con acciones y palabras.
  • Comprende que en etapas como la adolescencia es importante respetar su espacio e independencia.
  • Intenta no ser autoritario ni demasiado permisivo, busca el punto medio.
  • Trata siempre de ser sincero y comunicativo.
  • Evita ser invasivo y atormentarlo con tus propios conflictos.
  • Promueve valores de equidad y solidaridad con tu ejemplo.
  • Ante un conflicto o problema siempre trata de dialogar y no llegar nunca al castigo físico. Hay otras formas de darle una lección para poner límites.
  • Intenta ser modelo real de los valores que le exijas, es decir, evita la hipocresía.
  • Reconoce los errores propios y reconoce sus virtudes.
  • Aliéntalo en sus proyectos más allá que no sean los que hubieras querido.
  • No intentes vivir a través de tus hijos tus propios deseos.

Consejos para mejorar la comunicación durante la adolescencia

Si quieres mejorar la relación padre hijo o relación madre hijo, una buena estrategia es averiguar cuáles son los problemas que en este momento lo están atormentando, para de esta forma poder ayudarlo a mejorar sus relaciones de amistad, su aprendizaje, etc. Te recomiendo que leas atentamente los artículos de la siguiente lista, que seguramente te serán muy útiles.

No escuchan nada de lo que les digo

725/206

No comen la comida que les preparo

353/332

Hablar con ella para que escucha yo lo quiero es que estudiaelisa ¿Te ha sido útil este artículo?¡Gracias por tu aporte!
(Puntos: ; votos: )
IMPORTANTE: La misión de «Qué hacer cuando un hijo te rechaza» es ayudarte a estar informado, NUNCA sustituir la consulta médica.

Источник: http://www.innatia.com/s/c-consejos-para-los-padres/a-que-hacer-cuando-un-hijo.html

5 cosas que los hijos jamás olvidan de sus padres

¿Por qué los adolescentes odian a sus padres y madres?

Todos los padres quieren tener hijos maravillosos. Que de niños sean afables y de adultos se comporten como gente responsable y útil para la sociedad.

Sin embargo, se pone mucho más empeño en pensar ese mañana que en sembrar sus bases durante el presente sobre el que caminamos.

Algunos padres piensan que cuando los hijos son pequeños solo deben obedecer y que de eso se trata la crianza.

El resultado es que cada vez tenemos más niños inconformes y más adultos infelices. Cuando no hay criterio para la crianza consistente, lógico y estable, aumenta la probabilidad de que los hijos muestren comportamientos rebeldes y/o herméticos.

Quizás caprichosos, quizás autoritarios y, en todo caso, inestables. Así, los hijos no logran establecer un vínculo afectuoso y estrecho con sus padres, sino que, por el contrario, viven en una guerra sorda o abierta con ellos.

“El problema con el aprendizaje de ser padres es que los hijos son los maestros”

-Robert Braul-

Una de las partes más importantes de nuestra vida es la infancia. Es allí donde se construyen los cimientos de una mente saludable y de un corazón limpio. De este modo, algunas actitudes de los padres dejan una huella para siempre: a veces positiva, a veces negativa, pero la mayoría de las veces profunda. Estas son 5 de esas conductas que los hijos pocas veces olvidan.

1. Los hijos jamás olvidan el maltrato

Ninguna relación es perfecta, y mucho menos una tan intensa como la de los padres con sus hijos. Siempre habrá momentos de contradicción o de conflicto y eso es algo perfectamente normal. Lo que cambia es la manera de sortear esas dificultades y, lamentablemente, muchos padres asumen equivocadamente que el maltrato es una herramienta para educar.

Puede que con el maltrato se logre intimidar a un hijo para que haga exactamente lo que el padre quiere. Pero esos malos tratos se convertirán en el germen de la falta de autoestima y en una fuente de rencor.

Ponen al niño en una situación muy compleja: ama y odia al mismo tiempo. También aprende a temer. El corazón de un niño es muy susceptible, y si se hiere de manera constante, con el tiempo se convertirá en alguien insensible.

2. El trato que se le da al otro padre

La relación entre los padres es el patrón de que parte el niño para forjar una actitud frente a las relaciones de pareja. Es muy probable que, consciente o inconscientemente, de adulto repita con su pareja lo que vio en casa entre sus padres. Antes probablemente lo repita con las personas que quiere.

La manera en la que se relacionen los padres, influirá en las relaciones futuras de los hijos.

Piensa que los conflictos entre los padres generan angustia en el hijo. Una de las posibles consecuencias será que se meterá en problemas solamente para atraer la atención de unos padres que no le atienden porque están centrados en el conflicto que mantienen. Además, disfrutará o no de las relaciones afectivas según esos patrones aprendidos.

3. Los momentos en que se sintieron protegidos

Los miedos de los niños son más grandes e insidiosos que los de los adultos. Los pequeños no logran distinguir bien la frontera entre realidad y la imaginación.

Los padres son las personas en las que más confían para obtener la sensación de seguridad que necesitan para aprender y explorar lo desconocido.

Así, si son los padres los que causan este miedo van a sentirse totalmente desprotegidos.

Los padres deben escuchar con atención esos temores, sin criticarlos, ni minimizarlos. Deben hacerles entender que no se encuentran en peligro. Esto incrementará el sentimiento de seguridad de los hijos y hará mucho más fuerte el vínculo de amor y de respeto con los padres.

4. La falta de atención

Para un niño, el amor que le profesan sus padres está íntimamente relacionado con la atención que reciben de ellos. Para los hijos no existen expresiones de afecto tales como trabajar más de la cuenta para poder pagarle un colegio caro. Ellos no creerán que tú los amas si no compartes tiempo con ellos para conocerlos y estar al tanto de su mundo.

Los hijos no necesitan regalos, necesitan que les dediques tiempo.

Los hijos nunca olvidan que el padre o la madre les regalaron una camisa verde, cuando habían dicho hasta la saciedad que quería una morada o que prometió algo que jamás cumplió.

Experimentan la falta de atención como una suerte de abandono, como un mensaje que dice: “no eres suficientemente importante”. Por eso quedará una huella de dolor en sus corazones.

5. La valoración de la familia

Los hijos van a recordar siempre que su padre o su madre fueron capaces de poner como prioridad a la familia en distintas circunstancias. Los niños necesitan y disfrutan de las celebraciones, no importa si es con más o menos regalos. También para ellos es muy importante que el padre y la madre tomen en serio la Navidad.

Si los padres ponen a la familia por encima de todo, el hijo aprenderá el valor de la lealtad y del afecto. De adulto, también será capaz de dejar de lado otros compromisos para ir a ver a sus padres cuando ellos lo necesiten. Se sentirá compensado y tendrá mayor capacidad para dar y recibir afecto.

Todas esas huellas que se imprimen durante la infancia nos acompañan durante el resto de nuestra vida. Muchas veces representan la diferencia entre tener una vida saludable mentalmente y una vida plagada de conflictos. Una crianza impregnada de amor y cariño es el mejor regalo que puede hacerle un ser humano a otro.

Источник: https://lamenteesmaravillosa.com/5-cosas-los-hijos-jamas-olvidan-padres/

¿Por qué los adolescentes odian a sus padres y madres?

¿Por qué los adolescentes odian a sus padres y madres?

Los años de adolescencia son una montaña rusa emocionalmente hablando. Durante un periodo corto de tiempo los adolescentes pueden experimentar tristeza, fatiga, felicidad, ira…  Los adolescentes dirigen estos comportamientos hacia las personas de su entorno como sus madres o sus padres y, al igual que existen momentos de calma, también hay momentos tensos y de odio.

Índice

El odio en la adolescencia

Como padre o madre, puede que hayas llegado al punto de pensar que tu hijo adolescente te odia. Es probable que tu hijo llegue a pensarlo en un momento de enfado o estrés, pero en el fondo no lo siente.

Lo notas irritante, como si todo le molestara.

Si te interesas por el examen que tuvo o por qué hizo aquella tarde con sus amigos puede que te responda de malas maneras diciéndote que eres un cotilla, que preguntas demasiado o que parece que le vigilas.

No todos los adolescentes tienen cambios de humor bruscos, pero ciertas faltas de respeto o conducta son partes normales de la adolescencia.

Esto se debe en parte a que tu hijo está expresando ideas independientes, por lo que habrá momentos en los que no esté de acuerdo contigo o con lo que pensaba él con anterioridad. Desarrollar la independencia es una parte clave del crecimiento. Es una buena señal de que tu hijo está tratando de asumir más responsabilidad. Está en un momento profundo, aprendiendo cómo manejar el desacuerdo y las opiniones diferentes de manera adecuada.

Además, el adolescente está tratando de equilibrar su necesidad de privacidad con su necesidad de mantenerse conectado y mostrar interés por aquello que le gusta. Entonces, en el momento en el que un adolescente siente que alguien está invadiendo su espacio, casi automáticamente responderá de manera irrespetuosa, a veces sin ser consciente de ello.

El estado de ánimo del adolescente también puede cambiar rápidamente debido a la forma en que se está desarrollando el cerebro. No siempre va a saber manejar los cambios de emociones y reacciones ante cosas cotidianas o inesperadas.

Y esto a veces puede conducir a una sensibilidad excesiva, que a su vez puede conducir a mal humor, ira o grosería.

El desarrollo del cerebro adolescente también puede afectar a la capacidad de tu hijo para empatizar y comprender las perspectivas de otras personas, incluida la suya.

A veces, el mal comportamiento puede ser una señal de que se siente particularmente estresado o preocupado por algo. Como si estuviera en una rueda de la que no puede salir y observar las cosas con perspectiva. Las faltas de respeto también pueden darse porque piensan que podría ser una forma de impresionar a los demás, o porque han visto a sus amigos comportarse de esta manera.

¿Qué piensa tu hijo adolescente?

‘’Es que tú no me entiendes’’ es una frase muy repetida por muchos adolescentes cuando se sienten abatidos. Los adolescentes están comenzando a pensar más profundamente sobre las cosas, por lo que pueden tener pensamientos y sentimientos que nunca antes habían tenido.

Algunos jóvenes parecen tener una visión conflictiva y radical sobre todo, y podrían cuestionar creencias previamente mantenidas. Este cambio hacia un pensamiento más profundo también es una parte normal del desarrollo. A veces pueden sentirse tan confundidos o estresados que prefieren apartarse, no hablar con nadie. Este rechazo un padre puede interpretarlo como odio hacia él.

Tienen tantas cosas en la cabeza entre el instituto, un círculo de amigos adolescentes en el que cada uno también pasa por un desarrollo, asignaturas nuevas y más difíciles, cambios físicos provocados por las hormonas… están empezando a ser conscientes de quiénes son y quiénes quieren ser, y quieren hacerlo solos.

Que una persona adulta como puede ser su padre o madre le diga cómo comportarse, qué hacer, cómo vestirse… pueden interpretarlo como que el adulto no confía en ellos, como si los demás pensaran que sigue siendo un niño.

Su sentimiento de odio hacia ti, hacia el mundo o incluso hacia sí mismo se puede traducir en un sentimiento de incomprensión o de sentir que todo va en su contra, cuando en realidad lo que falla es la actitud con la que afronta las cosas.

 

¿Qué puedo hacer como padre?

En casa es importante mantener una buena comunicación con tus hijos desde que son pequeños, cuidarla para no perderla. Esto hará que la familia esté más unida y haya más confianza para contar las dudas o inseguridades.

Ante una discusión, mantén la calma, mantente firme, pero sin perder los nervios. Tienes que tratar de que tu hijo adolescente se relaje para que pueda pensar con claridad.

Usa el humor, una risa compartida puede romper el hielo, aportar una nueva perspectiva, aligerar el tono y sacar la tensión de una situación. Simplemente evita burlarte de tu hijo, o ser sarcástico. Si ves que tu hijo tiene el día torcido y no está comportándose como debería, quejándose demasiado, por ejemplo, pero que normalmente su actitud es buena, no se lo recrimines porque le suceda un día. Déjale su espacio y, cuando lo veas más calmado, pregúntale qué tal está. A veces los adolescentes son irrespetuosos sin querer serlo. Tienes que hacer que se den cuenta de que ciertos tonos o comentarios pueden hacer sentir mal a la otra persona. Elógialo cuando lo merezca, que no piense que las conversaciones largas son solo para cuando las cosas van mal. Hablar de proyectos futuros y darle tu opinión estrechará los lazos.

Ten en cuenta que puedes ser amigo de tu hijo, pero que sobre todo eres su padre, y que las continuas faltas de respeto o mal comportamiento no deben tolerarse. Si las cosas van a peor, consulta a un profesional de la psicología. 

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/psicologia-infantil/por-que-los-adolescentes-odian-a-sus-padres-y-madres-11540

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: